Los médicos descubrieron ayer un linfoma cancerígeno en etapa inicial al presidente paraguayo, Fernando Lugo, ex obispo católico, quien se encuentra a nueve días de cumplir dos años de su llegada al poder al frente de una amplia coalición.

Lugo, de 59 años, fue sometido el miércoles pasado en un sanatorio de Asunción a una intervención quirúrgica en la ingle para extirparle un ganglio, cuya biopsia develó un «linfoma cancerígeno maligno».

El gobernante tiene previsto viajar el martes a Brasil para someterse a nuevos estudios en el hospital Sirio Libanés de la ciudad de Sao Paulo, para determinar si será sometido a eventuales tratamientos de quimioterapia.

Lugo, cuyo mandato concluye el 2013, también fue sometido con éxito el 8 de enero a una «intervención endoscópica prostática».