jueves 4 mar 2021 | Actualizado a 01:46

Fernando Miranda: La dedicación detrás del oficio de la imagen

Fernando Miranda, fotógrafo

/ 27 de enero de 2021 / 09:53

Con mucha paciencia y algo de romance, este fotógrafo boliviano se vale de cámaras analógicas para capturar la luz en el momento preciso y dar vida a imágenes únicas

Te voy a contar una anécdota”, dice el fotógrafo Fernando Miranda. Detrás de él, un estante de libros de fotografía sirve de fondo para unas cuántas cámaras fotográficas antiguas y magníficas, tan cuidadas que parecen recién fabricadas. “En los noventa, hubo una época en que los fotoperiodistas argentinos hicieron un paro y diarios como Clarín, o La Nación, y todos los demás, salieron sin fotografías”, rememora Miranda, entendiendo que su interlocutor todavía no logra captar la magnitud de esa historia.

“Ni siquiera las publicidades tenían imagen, solo había textos”, continúa. Está vestido casualmente y sonríe ligeramente mientras habla. Entre los libros hay ejemplares de los cinco libros de fotografía que ha publicado hasta el día de hoy. Justo detrás de él, en varios estuches negros, descansan archivados los negativos de su extensa obra: 31 años de trayectoria profesional como fotógrafo. 

“Un docente en Argentina me decía que los diarios tienen un epígrafe grande y su fotografía para que cuando lo pongas en el quiosco, de lejos no leas sino veas el título del diario y la foto y eso te atraiga”, explica Miranda, quien se define como fotógrafo por oficio.

Aquellos diarios sin fotos, sustituidas por una cruz o una mancha negra, abundantes en letras pequeñas sin nada que las ilustren, son un episodio fuerte en la memoria de un hombre que ha dedicado su vida al oficio de la imagen.

Si bien de profesión tiene el título de técnico en sonido de grabación y música, Miranda es un fotógrafo cuyas habilidades lo han llevado a dar talleres sobre el tema en Argentina y Bolivia, así como a ser restaurador y curador de fotografía en el Museo Nacional de Etnografía y Folklore, con quienes trabajó en la colección de Damián Ayma, patrimonio documental del mundo.  

“De chico siempre he soñado con imágenes. Mi sueño era hacer pintura, pero si me transporto en el tiempo, en esas épocas era muy difícil estudiar pintura. Así que me quedo enamorado de una cámara de mi padre, que aún la tengo y funciona. Ahí empieza mi camino con la imagen”.

Para Miranda la imagen es un vehículo de expresión que lo ha ayudado a traspasar muchas barreras en lo personal, con el beneficio añadido de conocer a mucha gente interesante y varios países.

Romántico y analógico

En tiempos digitales, Miranda elige todavía ser analógico. Lo suyo son los carretes para la cámara, el revelado de negativos en un laboratorio y el esfuerzo casi artesanal que debe poner en cada fotografía analógica. 

“No reniego para nada de lo digital. Lo hago también”, aclara quien fue fotoperiodista en Argentina y que abandonó esa línea de trabajo para dedicarse a su obra autoral. Para él, la fotografía digital puede ser una herramienta muy útil. Sin embargo, en Bolivia se sentía como una imposición.

“Cuando vuelvo a Bolivia, encuentro con pena un país que había matado lo analógico. Ibas a un negocio a comprar un rollo de 35 mm y quien te atendía te miraba como si fueras un marciano. A lo mejor no entendía lo que habías pedido y llamaba a alguien más y decía ‘el señor está buscando algo que no sé’”.

Amante del laboratorio de revelado y sus químicos, Miranda ha aprendido a hacer fotos con varias técnicas de primera época. Collodion, fotografías en vidrio, cianotipia, calitipia. Todo forma parte de un cuidadoso proceso, que empieza con el fotógrafo planificando cuidadosamente cómo utilizará la luz.

“En el mundo de hoy tienes rapidez para sacar la foto y verla en el instante. Si no me gusta, la borro. Y así muchos de los fotógrafos pareciera que están jugando jueguitos con un joystick en la mano borrando y borrando”.

Para él la imagen es un momento específico al que se tiene que esperar y lo analógico le permite soñar con ello, mientras pacientemente interpreta la luz, listo para recibir ese momento, sin la idea de que luego podrá meterlo en una computadora para arreglarlo.

“A lo mejor, cuando llegue al laboratorio con los negativos descubriré, lleno de sorpresa, que la foto que hice está buena, pero que a veces la de al lado está mejor. Eso todavía me llena de satisfacción”.

Casi retando a su interlocutor a que lo llame un romántico, Miranda cree que el verdadero valor de la fotografía es saber ver y saber entender.

Miranda en su estudio. Foto: Álvaro Valero

Foto: Álvaro Valero

Miranda colecciona máquinas antiguas y las usa para poder ejercer su oficio como fotógrafo en sus términos. Foto: Álvaro Valero

Miranda realiza fotos de primera época con técnicas únicas que requieren el mezclado de sustancias químicas en su laboratorio. Foto: Álvaro Valero

Foto: Álvaro Valero

La democratización de la imagen

“Creo que, en el mundo de hoy, gracias a la inmediatez, se han perdido las pequeñas cosas que son grandes al final. El saber valorar ese tempo de que la vida no es toda rápida, que en la vida todavía hay que tomarse un momento para observar y ver”.

Para él, la fotografía es el oficio de pintar con la luz y el oficio de la imagen es tiempo y dedicación. Algo que no se encuentra en la democratización de la imagen que trajeron los celulares y las fotos inmediatas. Pueden ser buenas, pero les falta la entrega que tiene alguien con oficio.

“Ansel Adams, un fotógrafo americano, tomaba apuntes de un lugar y volvía después de un año para recién tomar la foto. Por eso es el maestro que es”.

Miranda lo dice pues sabe que no es lo mismo mostrarle a un coleccionista que paga $us 6.000 por imagen una foto en plotter pegada en trupán, que, en un papel de algodón, copiado en laboratorio. “Pero ¿cuánta gente tiene acceso a eso?”, se pregunta y con ello recalca que a su modo el oficio de la imagen es uno muy duro de ejercer pero lleno de satisfacciones.

“La fotografía nunca ha sido barata (por costos y esfuerzo). El cómo, el cuándo, el por qué, todo importa. Ese es el respeto que uno tiene que tener por su trabajo. Todo el mundo puede hacer imágenes, pero no todos son fotógrafos. Yo, por ejemplo, amo cocinar, digamos que sé cocinar, pero no soy un chef”.

Pero, con el mundo retornando, cada vez más, a la tendencia analógica en fotografía, Miranda se siente emocionado por lo que eso podría significar para los muchos fotógrafos bolivianos que conoce y que, en algunos casos, ha ayudado a formar.

Y mientras tanto, Fernando Miranda seguirá trabajando en sus retratos, restaurando fotos históricas con el Musef, y entendiendo la imagen desde el lente que su oficio le ha dado, siempre viajando y conociendo gente y momentos nuevos.

Matisse González: Contar historias con dibujos animados

La animadora del corto ‘Era solo una roca que se parecía a alguien’ quiere hacer películas y series con la técnica con la que mejor sabe expresarse

Por Adrián Paredes

/ 3 de marzo de 2021 / 11:51

De repente, cuando el 5 de febrero Cartoon Network Latinoamérica transmitió el corto animado Era solo una roca que se parecía a alguien, la animadora paceña Matisse González Jordán, su directora, se vio convertida en tendencia de redes sociales. El corto sigue a dos astronautas que se encuentran aislados en un planeta desierto, tan aburridos y desesperados que empiezan a tener alucinaciones que los hacen muy felices.

Recién comenzaba 2021 y parecía que todo el mundo estaba viendo en YouTube el corto de la boliviana de 27 años que tuvo la chance de presentar este trabajo como un episodio piloto que, dependiendo del impacto que genere, podría convertirse en una serie del canal.

Cartoon Network llevaba tiempo esperando el momento adecuado para aprobar el estreno del corto cuando, en septiembre del año pasado, se hizo en la octava edición del festival mexicano de animación Pixelatl, resaltándolo como ganador de la convocatoria  del programa Girl power, Pitch me the future.  

Antes del estreno, el plan de González era irse a México a trabajar en Era solo una roca, pero la pandemia por COVID-19 sucedió y tuvo que quedarse en Berlín, donde pasa sus días dividida entre un trabajo de medio tiempo coloreando en una serie llamada Primal y una rutina que le permite manejar el día a su gusto, con suficiente espacio como para ganar algo de dinero sin descuidar sus proyectos personales.

“Dinero es dinero, pero prefiero no tener tanto y poder dedicarme a hacer mis cosas”, sentencia desde Alemania.

Entre esas “cosas” está su próximo proyecto: una película llamada Condenaditos, el siguiente paso importante que dará. “Hacer un largometraje de animación es tan difícil… Muchos directores alcanzan a hacer solamente uno y después se mueren (ríe). Yo no quiero hacer cortos porque siento que nadie ve los cortos. Quiero hacer o pelis o series o cosas que la gente vea; que sean largas y muy significativas”.

Este empeño lleva con ella muchos años, incluso desde antes de que la animadora lo notara por completo. De niña estuvo rodeada por una atmósfera artística, gracias a sus padres Susana Jordán Camacho y el premiado pintor boliviano-estadounidense Keiko González. Eso la animó a empezar a dibujar desde muy pequeña, aprendiendo mucho sin darse cuenta de que le debía ese aprendizaje a crecer rodeada de pinturas. “Me gustaba mucho dibujar en el cole. Hacía cómics sobre mis profesores, más que todo”, se ríe.

En su último año en el colegio alemán Mariscal Braun de La Paz, tras una experiencia en un taller de animación, decidió aplicar a una beca para estudiar eso como carrera en la academia Baden-Württemberg  de la ciudad de Stuttgart.

“No sabía qué hacer. Quería hacer algo con arte o con literatura o con cine… No sabía que existía la carrera de animación. ¿A quién se le va a a ocurrir? Sobre todo en Bolivia”, dice  pensando en 2012.

Ya era perfecto desde entonces. La animación en su vida siempre ha sido una forma de mezclar la literatura, el dibujo y el cine; es su manera de encontrar qué es lo suyo en el mundo del arte, sin la presión que significa el trabajo de su padre.

Y al mismo tiempo, es una chance como ninguna para poder inventar ficción. “Aquí es donde puedo contar historias, porque lo que a mí más me apasiona es contarlas”, se emociona.

PROFESIONAL. Tras terminar el colegio, González fue a estudiar animación en una academia especializada en Alemania hasta 2019. Foto: Matisse González

Cosas del destino

A Matisse González le fascina trabajar con un dibujo que se mueve. Puede jugar con su desplazamiento, con su fluidez, incluso con el ritmo en general. Mediante el lenguaje cinematográfico puede crear un mundo. “Y te mueves a través de él”.

La paceña es quien decide los límites que tendrán estas historias, pues siempre tienen algo de ella misma. Era solo una roca, de hecho, es un relato bastante personal, que desde Alemania extraña Bolivia y quería jugar con la nostalgia de dejar el hogar para perseguir un sueño, justamente lo que ella hizo cuando eligió convertirse en una animadora.

“No sé qué habré dicho (en el pitch de presentación a Cartoon Network), pero luego me hicieron saber que lo que les gustó era que este era un concepto nuevo que nunca habían visto. Era tan original que trajo un poco de miedo porque no sabían cómo hacer que esto le vaya al ADN de Cartoon, que vaya con lo que el canal generalmente muestra”, relata González.

El corto ya se encuentra en su pasado. Puede o no convertirse en una serie a futuro y eso, según la gente de Cartoon Network, nunca se sabe.

Hay series que se aprueban con base en sus posibles fanáticos y otras que grandes directores miran y resaltan, forzando a la cadena a darles una oportunidad. Ya les sucedió antes con comentarios de Guillermo del Toro.

“Me dijeron: ‘No hay fórmula. No hay nada que lo haga convertirse en una serie o no. Esas son cosas del destino’”.

No importa. Ella simplemente está sorprendida con la buena recepción del público a su corto y, más que nada, contenta de que sus temáticas de soledad y aislamiento hayan sido tan bien asimiladas.

“Me daba miedo que no se entienda la parte más simbólica, pero muchos lo hicieron. Sobre todo con la pandemia, muchos pueden verse en todo esto de la soledad y el aburrimiento y eso me pareció muy genial. Estoy muy feliz”.

El universo de Matisse González

Foto: Matisse González

Foto: Matisse González

TÉCNICA. A González le gusta trabajar con caricaturas 2D dibujadas en PC y stop motion de plastilina

Foto: Matisse González

Foto: Matisse González

Los nuevos desafíos

Animadora en 2D, sus producciones también incluyen la técnica stop motion, realizada con plastilina. Ambas se pueden apreciar en sus cortos previos Gravedad (2019) y Planeta de Queso (2015).

“Me ha debido tomar unos dos o tres meses escribir el guion de Era solo una roca que se parecía a alguien. Después hice lo que se llama un animatic, donde dibujé lo que iba a pasar. Se hace como un videíto con dibujos sencillos, es como un borrador. Así puedes imaginarte más o menos cómo va a ser el humor, la historia, qué funciona, qué no funciona”, explica.

El momento más importante de una animación es el animatic, enfatiza González, por lo tanto está bien tardar en esta etapa. Solo hacer el que después se transformaría en Era solo una roca duró como cinco meses en los que ella definía la historia y Cartoon Network coordinaba  para hacer alguno que otro ajuste.

“Una vez que tienes eso listo, empiezas a hacer los diseños de fondo, de personajes, de props (cosas que usarán los personajes) y cómo se moverán cada uno de estos elementos”.

Con todo eso terminado, se procede a la animación, se agregan sonidos y música hasta que se completa la posproducción.

Entre chiste y chiste, Era solo una roca… estuvo completado tras un año de trabajo.

Ahora González se alista para repetir todo el proceso con Condenaditos, una película cuya protagonista será Kiki, la miembro más joven de una familia maldecida, pues cada miembro está condenado a sufrir una tragedia arruinavidas.

Coproducida junto a su prima Yashira Jordán, directora y guionista, que forma parte de la generación 2007 del Berlinale Talent del Festival de Cine de Berlín; la historia tomará algunos elementos de la novela de Junot Díaz La maravillosa breve vida de Óscar Wao y los juntará con algunas memorias de la familia de ambas.

“Kiki ve cómo todos sus tíos y primos están en este estado de no poder vivir sus vidas por la injusticia de la maldición y quiere romperla. Así que va conociéndola mejor hablando con cada familiar”.

González solo espera poder conseguir suficientes fondos que, a diferencia de Era solo una roca, le permitan vivir de su arte mientras se dedica tiempo completo a este nuevo proyecto, un paso más en su sueño de ser una reconocida animadora.

Si bien más de un millón de euros son necesarios para hacer el filme, por ahora la ilustradora se conforma con pitchear el concepto por Europa y América. Si logra financiar la realización del guion, podrá centrarse en, pasito a pasito, ir llegando a la meta.

“¿Por qué me hago esto a mí misma?, ¿por qué me odio?”, bromea González ante esa perspectiva. Pero está contenta de poder dedicarse a algo donde pone su alma y su imaginación.

“Quiero hacer pelis, para poder hacer más pelis”, declara entre seria y alegre.

Comparte y opina:

Continúa el festejo de 25 años de Pokemón con un disco con Post Malone y Katy Perry

El disco se estrenará a finales de año y contará con 14 pistas de 11 artistas diferentes firmados bajo Universal Music Group.

Por Adrián Paredes

/ 1 de marzo de 2021 / 21:48

Pokemón, el fenómeno que se estrenó en forma de videojuego el 27 de febrero de 1996, celebró su 25 años de vida con varios anuncios para videojuegos nuevos y un concierto virtual del rapero Post Malone, según el portal boliviano Malditos Bots.

Pero los festejos no terminaron ahí. Este lunes 1 de marzo, The Pokemon Company International anunció una colaboración el sello musical Universal Music Group para realizar una compilación colaborativa para fin de año.

Con el título Pokemon 25: The Album, el disco contará con artistas como Post Malone, J Balvin y Katy Perry y estará formado por canciones relacionadas al universo Pokemón. Entre covers de canciones del animé, versiones novedosas de la música de los videojuegos y composiciones de cada artista relacionada a los pocket monsters.

“Pokemón está haciendo todo lo posible para P25 Music, y estoy encantado de unirme al programa como uno de sus principales colaboradores”, dijo J Balvin en un comunicado. “Estoy deseando añadir mi propio sabor único a esta enorme fiesta Pokemón y añadir más buenas vibraciones a la celebración”.

El disco se estrenará a finales de año y contará con 14 pistas de 11 artistas diferentes firmados bajo Universal Music Group. Todavía no hay una fecha oficial, según el portal NME.

Comparte y opina:

Tras 10 años, la banda alemana Rammstein anuncia un nuevo disco

No hay una fecha de estreno para el nuevo disco, pero los miembros de Rammstein tienen planificado salir de gira con la banda en mayo de 2021.

Por Adrián Paredes

/ 1 de marzo de 2021 / 20:48

Han pasado más de 10 años desde que la banda alemana Rammstein estrenara un disco. Liebe ist für alle da (El amor está ahí para todos, en alemán) salió al público en 2009 fue una de las últimas cosas que hizo la banda antes dedicarse enteramente a tocar en vivo, sin material nuevo.

Eso fue hasta que llegó la pandemia. En una entrevista con la revista Motor Music, el tecladista Christian «Flake» Lorenz dijo que el encierro, el no poder tocar conciertos, de alguna forma estimuló la creatividad de los músicos. «Tuvimos más tiempo para pensar en cosas nuevas y menos distracciones. Como resultado, grabamos un disco que no habíamos planeado», añadió.

El nuevo trabajo de Rammstein tendrá como temática la locura de la gente, no solo a partir del encierro sino por todo lo que sucedió antes. Lorenz puso de ejemplo al gobierno del expresidente Donald Trump.

No hay una fecha de estreno para el nuevo disco, pero los miembros de Rammstein tienen planificado salir de gira con la banda en mayo, siempre que las prohibiciones por el COVID-19 lo permitan.

Comparte y opina:

La Secretaría de Culturas difunde el patrimonio paceño a través de un programa virtual

Del 1 al 5 de marzo habrán eventos virtuales para conocer las diferentes facetas del patrimonio paceño.

Por Adrián Paredes

/ 1 de marzo de 2021 / 17:26

El patrimonio de La Paz será promovido y valorizado en ocho actividades del programa Vive el patrimonio cultural paceño desarrollado por la Secretaría Municipal de Culturas, según un comunicado difundido por esta entidad.

Entres las actividades virtuales se incluye la entrega de trabajos en 12 fachadas patrimoniales, la restauración de la iglesia de Cañaviri y la publicación de catálogos son algunas de las dinámicas virtuales a desarrollarse hasta el viernes 5 de marzo.

“La Paz es una ciudad maravilla porque contiene una variedad de expresiones que tienen distintos orígenes que han generado un espacio de diálogo y encuentro traducidos en manifestaciones únicas en el mundo. En esta semana podremos conocer las distintas facetas y experiencias sobre la protección de nuestro patrimonio material e inmaterial”, explicó el secretario municipal de Culturas, Andrés Zaratti.

La directora de Patrimonio Cultural del GAMLP, Ximena Pacheco, expresó que durante las jornadas se compartirán dos catálogos que documentan el patrimonio material e inmaterial del Municipio.

“Tenemos un catálogo en referencia al Patrimonio Arquitectónico Urbano que permitirá conocer la diversidad de conjuntos, tramos e inmuebles que han sido identificados y que corresponden a los diferentes periodos del desarrollo de la ciudad”, explicó. El documento lleva adjunto un plano con las casi 450 construcciones identificadas como patrimoniales, además de otras 250 reconocidas para su declaratoria.

El segundo catálogo, titulado “Patrimonio Cultural Inmaterial de la ciudad de La Paz”, comprende un registro de Declaratorias de Patrimonio Cultural Inmaterial, mueble y documental del municipio paceño entre 1995-2020. “Los Usos rituales en la Feria de Alasita, el Gran Poder y otras 34 expresiones están incorporadas en este texto con la descripción e información técnica que corresponde a cada una de ellas”, detalló Pacheco.

Las actividades se realizarán a través de las redes sociales de la SMC: La Paz Culturas. De igual manera, los textos mencionados y el programa Vive el patrimonio cultural paceño serán compartidos a través de esas plataformas.

Programación virtual

El evento empieza el lunes 1 de marzo a las 19.00, con el conversatorio Del Valle de Putu Putu al barrio de Miraflores en el que se describirá la historia y desarrollo de esta zona paceña. Asimismo, se compartirá el desarrollo del proyecto de restauración y resignificación de la plaza Tejada Sorzano (Templete semisubterráneo) recuperando la visión del arqueólogo Arturo Posnansky.

El martes 2, a las 10.00, se compartirá las experiencias de trabajo de la Escuela Taller de Restauración La Paz. A las 19.00 se llevará a cabo el conversatorio Las voces de Chuquiago, diálogo sobre la recuperación de la memoria histórica a través del reconocimiento a personajes, la nominación de calles y el emplazamiento de monumentos.

Un día después, a las 12.00, se develarán 12 fachadas patrimonales restauradas en las calles Sagárnaga, Linares y Jiménez y se entregará el proyecto de Resignificación de la Plaza Alonso de Mendoza. Ambas labores forman parte de la primera fase de revalorización del circuito tradicional-ancestral Conjunto Patrimonail San Francisco.

Finalmente, el viernes 5 se presentará el trabajo de restauración de la cubierta y la torre de la iglesia de Cañaviri, en el macrodistrito de rural de Zongo. “Se ha desarrollado una labor de más de dos años para que la población conozca este lugar potencial de turismo en nuestra ciudad”, precisó Zaratti. El programa concluirá esa misma jornada con el conversatorio “Conociendo el Patrimonio Arqueológico del municipio de La Paz”, a las 19.00.

Comparte y opina:

St. Vincent estrenará pronto un nuevo disco

El disco sonará a 'Nueva York de 1973' y se estrenará el 14 de mayo.

Por Adrián Paredes

/ 1 de marzo de 2021 / 17:05

El próximo disco de la cantante indie St. Vincent está cada vez más cerca, tal como confirmó la artista al portal Pitchfork.

Grabado a finales de 2020, tiene el título tentativo de Daddy’s home y St. Vincent, cuyo nombre real es Annie Clark, declaró que el sonido de este disco será como el de Nueva York de 1973.

“En retrospectiva, me di cuenta de que el (más reciente disco) Masseduction y la gira eran tan increíblemente estrictos, ya fueran los trajes que llevaba puestos lo que literalmente me restringía, que el espectáculo era apretado y la música era angular y rígida. Cuando envolví eso, estaba como ‘oh, solo quiero cosas que sean fluidas y onduladas y quiero que esta música se vea como una película de Cassavetes’”, dijo.

“Quería que fuera tonos cálidos y no realmente distorsionado, para contar estas historias de personas defectuosas que tienen defectos y hacen lo mejor que pueden. Que es algo así como lo que es mi vida”, dijo a la revista Glamour.

Esta semana se colocaron los primeros posters promocionales en las calles de Nueva York. Se especula que el disco se estrenará el 14 de mayo.

Comparte y opina: