domingo 25 jul 2021 | Actualizado a 14:59

La Fiscalía de Perú allana viviendas en caso de juicio de destitución de Vizcarra

También fueron allanados los domicilios de la asistente del despacho presidencial, Karem Roca, y del cantante Richard Cisneros, protagonista de este caso con tintes rocambolescos.

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, está contra las cuerdas. Foto: AFP

/ 12 de septiembre de 2020 / 20:48

La fiscalía peruana allanó este sábado las viviendas de funcionarios investigados por el escándalo de contratos de un cantante que provocó que el Congreso aprobara el viernes someter a un juicio de destitución al presidente Martín Vizcarra, un caso que ya afecta a una economía en recesión por la pandemia.

Por su parte, el gobierno acusó este sábado al jefe del Congreso, Manuel Merino, quien debe asumir el poder si Vizcarra es destituido, de haber tomado irregularmente contacto con jefes militares para involucrarlos en el proceso contra el mandatario.

Entre las viviendas registradas por fiscales y policías figura la de la secretaria general de la presidencia peruana y asistente personal de Vizcarra, Miriam Morales, la funcionaria más cercana al mandatario investigada por este caso.

También fueron allanados los domicilios de la asistente del despacho presidencial, Karem Roca, y del cantante Richard Cisneros, protagonista de este caso con tintes rocambolescos.

Tanto Morales como Roca son figuras claves en unos audios grabados a escondidas en los que se escucha a Vizcarra hablando sobre el escándalo e incitándolas a mentir ante la comisión parlamentaria que investiga el caso.

Estos audios son la base de la acusación del Congreso, que necesita 87 votos de un total de 130 para destituir al mandatario.

 – Fuerzas Armadas –

El jefe del Congreso, Manuel Merino, fue acusado por el gobierno de tratar de involucrar a las fuerzas armadas en el proceso destitución en curso.

«Hemos sido testigos de un hecho gravísimo», declaró el primer Ministro, Walter Martos, un general retirado del Ejército.

«La actitud del presidente del Congreso ha sido temeraria (…). Las Fuerzas Armadas no son deliberantes», dijo el ministro de Defensa, Jorge Chávez, también general en retiro, quien habló para los medios junto a Martos.

Merino se defendió diciendo en rueda de prensa que «se ha tratado de confundir a la población, haciendo creer que hay un complot».

De su lado los presidentes de Bolivia, Colombia y Ecuador, que integran la Comunidad Andina junto a Perú, exhortaron a evitar la destitución en un contexto de emergencia santaria por la pandemia.

«Invocamos a sus autoridades a evitar acciones que podrían poner en riesgo el legítimo ejercicio del poder y el proceso político institucional democrático» en Perú, dice un comunicado firmado por la presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez y sus pares de Colombia, Iván Duque, y Lenín Moreno de Ecuador.

– Contra las cuerdas –

Vizcarra, que carece de partido y bancada, deberá comparecer el 18 de septiembre ante el plenario a ofrecer sus descargos, tras lo cual los legisladores debatirán y procederán a votar si lo destituyen o no.

La difusión de las grabaciones llevó a seis de los nueve partidos representados en el Congreso a exigir la remoción de Vizcarra, quien asumió el poder en marzo de 2018 tras la dimisión de Pedro Pablo Kuczynski, de quien era vicepresidente.

La decisión de llevarlo a juicio fue adoptada el viernes con el voto de 65 legisladores, 36 en contra y 24 abstenciones.

– Economía en apuros –

La incertidumbre política ha tenido efectos en la economía peruana, que ya enfrentaba fuertes tempestades por la pandemia.

La cotización del dólar cerró las dos últimas jornadas en alza, acumulando 7,9% de aumento en el año por causa de la pandemia, la recesión y ahora la crisis política.

La moneda estadounidense cerró el viernes en 3,578 soles, un alza de 0,86% respecto a la víspera, en un contraste con 2019, cuando el tipo de cambio se mantuvo estable a lo largo del año.

Para frenar el alza del dólar, el Banco Central intervino dos veces el viernes en el mercado cambiario.

Paralelamente, la Bolsa de Lima cerró el viernes con baja de 0,42%, mientras los bonos soberanos de Perú cayeron levemente en el mercado internacional de valores.

La economía peruana está en recesión luego de que el PIB se desplomara 30% en el segundo trimestre, periodo que coincidió casi íntegramente con el confinamiento obligatorio.

En el primer trimestre había caído 3,4% y el Banco Central estima que este año la contracción llegará al 12,5%, la peor cifra en tres décadas.

Vizcarra, de 57 años, ha tenido altos índices de popularidad en sus dos años y medio en el poder, lo que se reflejó la noche del viernes en un cacerolazo en Lima en su apoyo.

La crisis estalló cuando Perú es uno de los países más afectados por la pandemia, con más de 716.000 contagios y 30.470 muertos.

Proporcionalmente a su población, Perú es la nación más enlutada del mundo por el coronavirus, con 94,86 decesos por cada 100.000 habitantes, según ranking de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos.

Comparte y opina:

Plan económico de Castillo en Perú: ‘nada que ver con Venezuela’, dice su asesor principal

"Como ha dicho el profesor Pedro Castillo, no tenemos nada que ver con la propuesta de Venezuela. No haremos expropiaciones, no haremos estatizaciones, no haremos controles de precios generalizados", dijo el asesor Pedro Francke

El candidato Pedro Castillo

/ 11 de junio de 2021 / 19:18

Los cambios al modelo económico peruano que promueve el líder izquierdista Pedro Castillo despertaron temores entre el empresariado, inversionistas y sectores de la sociedad civil, pero no tienen «nada que ver con la propuesta de Venezuela», asegura en entrevista con AFP su principal asesor, Pedro Francke.

«Como ha dicho el profesor Pedro Castillo, no tenemos nada que ver con la propuesta de Venezuela. No haremos expropiaciones, no haremos estatizaciones, no haremos controles de precios generalizados, no haremos un control de cambios que haga que no puedas comprar y vender dólares y sacar los dólares del país», dijo el encargado del programa económico del candidato presidencial que lidera por estrecho margen el escrutinio del balotaje del domingo ante la derechista Keiko Fujimori.

«Se va a mantener la autonomía del Banco Central de Reserva, es importante en el Perú que hemos tenido una inflación baja. Mantendremos una política de sostenibilidad fiscal de mediano plazo, entonces en realidad nuestra política no se parece casi en nada o en nada a la de Venezuela», agrega Francke en entrevista con la AFP, en su hogar de Jesús María, un distrito de clase media de Lima.

Casado dos veces y padre de tres hijas, este máster en economía de 60 años, formado en la Universidad Católica del Perú, se declara como «hombre de izquierda». En la primera vuelta asesoró a la candidata izquierdista Verónika Mendoza, cuyo partido se sumó a la campaña de Castillo para el balotaje.

«Un modelo peruano»

Pregunta: Si se confirma el triunfo de Castillo, ¿tenderán puentes con sectores que no votaron por él?

Respuesta: Definitivamente [sí], tanto por los resultados de la segunda vuelta, como por el resultado de la primera vuelta, que muestran una fragmentación y una composición del Congreso que nos exige un esfuerzo grande de concertación. P: ¿Pretenden seguir un modelo económico extranjero?

R: No, nosotros pensamos más en un modelo peruano. Y creo que es totalmente exacto. Como experiencia de izquierda en América Latina, Uruguay es súper interesante, pero es un país tan distinto al Perú, mucho más pequeño, sin estas fracturas étnicas y sociales, con un nivel educativo y desarrollo productivo mucho mayor.

P: ¿Pero hay sectores que temen estatizaciones

R: No está planeado hacer ninguna estatización, expropiación ni control general de precios, ni nada de eso. Hay un cambio sí, porque queremos que las economías populares mejoren y que esa sea la prioridad en nuestro gobierno, el empleo.

Conflictos sociales

P: ¿Han hablado con la Confiep, principal gremio de empresarios?

R: Con el gremio no, pero sí hemos contactado con varios empresarios de distintos sectores y estamos todavía promoviendo nuevos encuentros.

P: ¿Cree que Castillo puede acabar con los conflictos sociales que frenan algunos proyectos mineros?

R: Sí, por supuesto. Como vocero trato de alguna manera reflejar de la mejor manera su punto de vista […], y creo que en el tema de la minería él es realmente el candidato que puede tener un diálogo con los pueblos para poder reducir los conflictos sociales.

Fíjate que en áreas del sur minero, donde hay muchos conflictos sociales, es donde Pedro Castillo ha sacado 80, 90% de votos. Desde luego hay una posibilidad de llegar a esa población mucho mayor que la que tendría Keiko Fujimori.

«Mayores impuestos»

P: ¿Qué harán para tranquilizar a la mitad del país que teme a los cambios y votó por Fujimori?

R: Más de la mitad de la población que votó Castillo, quiere una propuesta de cambios […], por lo tanto hay que tener una inversión pública, un mayor gasto social en el Perú, (..) y mantener el equilibrio con mayores impuestos cobrados a las grandes empresas y las mineras.

Y el segundo gran tema es, bueno, hay que dar empuje sobre todo a la economía popular, lo que pasa por generar empleos, muchos empleos.

P: ¿Y quién va a pagar esos mayores impuestos?

R: Las grandes empresas que ahora evaden y eluden impuestos, más de la mitad del impuesto a la renta es evadido en Perú, eso no puede continuar. Hoy tenemos esta ventaja del precio del cobre a 4,70 dólares [la libra].

En Perú se recauda poquísimo [en impuestos], por eso tenemos una salud que no tiene camas UCI, médicos ni medicinas, y ha dejado 180.000 muertos (por la pandemia), la mortalidad mas alta del mundo en nuestro país.

Reforma integral de pensiones

P: Ustedes hablan de reformar el sistema de pensiones, manejado por compañías privadas. ¿Qué proponen?

R: Hace falta una reforma integral y también un poco más de competencia en el ahorro individual […]. El tema de las AFPs (Administradoras de los Fondos de Pensiones) es muy visible, porque la gente se siente muy abusada por las APFs, pero hay un problema más grande, que es el de la política pública.

En el Perú debe estar ahorita aportando un 25%, 30% de la población económicamente activa y con la crisis debe ser menos. Por eso el tema de cobertura es esencial. Ahora, la solución no es fácil.

Comparte y opina:

Aborto y bodas gay seguirán ilegales en Perú gane la izquierda o la derecha

En lo único que coinciden ambos candidatos -ideológicamente en las antípodas-, es en la defensa de la "familia tradicional" recurriendo incluso a referencias bíblicas.

Foto: AFP

/ 5 de junio de 2021 / 09:08

Gane quien gane el polarizado balotaje presidencial del domingo entre el izquierdista Pedro Castillo y la derechista Keiko Fujimori, Perú seguirá manteniendo un perfil conservador con el rechazo a legislar sobre aborto, matrimonio homosexual e identidad de género.

En lo único que coinciden ambos candidatos -ideológicamente en las antípodas-, es en la defensa de la «familia tradicional» recurriendo incluso a referencias bíblicas.

«Lo religioso no divide a seguidores de Fujimori ni de Castillo, todos son conservadores como es el pueblo peruano en el fondo», dice a la AFP el analista Luis Pásara.

Ese enfoque sintoniza con buena parte de la sociedad peruana, que tiene enraizados valores por su formación católica y que rechaza reconocer derechos a las minorías.

«El rechazo al aborto, a las bodas gay son mayoritarios en el Perú, en ese punto no tienen por qué pelearse los candidatos», agrega Pásara, investigador en temas religiosos.

Fujimori es católica, igual que Castillo, cuya esposa es evangélica. «No hay pelea política entre ellos por estos temas», apostilla Pásara.

«Voto crítico»

Aunque la hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori defiende el libre mercado y el maestro de escuela rural aboga por un papel económico activo del Estado, ambos tienen más coincidencias que diferencias en los temas que forman parte de la agenda del siglo XXI en muchos países.

Ambos son antiaborto, defienden la noción de familia tradicional -conformada por un hombre y una mujer-, y no dan importancia a los derechos de la comunidad LGBTI.

Los dos se oponen además a legalizar la marihuana y la eutanasia.

A ello se suma el cuestionamiento del enfoque de género en la educación sexual en las escuelas, un tema contra el que las Iglesias católica y evangélica hacen causa común en Perú.

«Es lamentable que no haya en segunda vuelta un candidato que recoja la lucha por la comunidad LGBTI, pero yo voto por el señor Castillo», dice a la AFP la activista trans Gahela Cari, que considera al izquierdista como «el mal menor».

«Es un voto crítico, porque a pesar de su machismo y de su tremenda ignorancia sobre estos temas, por lo menos hay posibilidad de pelear por las reformas».

«Ahora la única opción es cerrarle el paso al fujimorismo, porque ellos son los que han obstaculizado la lucha por conseguir derechos», agrega la activista, quien apoyaba en la primera vuelta electoral a la candidata izquierdista Verónika Mendoza.

Citas bíblicas

«Voy a defender siempre la vida, desde la concepción hasta la muerte natural», dijo a la radio RPP Fujimori al expresar su rechazo al aborto.
Ella está en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo, aunque admite que se debería reconocerles derechos patrimoniales.

De su lado Castillo llama a «defender a la familia en la escuela. Pensar en otra cosa es quebrar a la familia».

El profesor, que al igual que su rival, en ocasiones cita pasajes de la Biblia, ha expresado en varias entrevistas su rechazo a legalizar el aborto, el matrimonio igualitario y la eutanasia.

«Para nada legalizaría el aborto y peor todavía el matrimonio igualitario», dijo a la radio RPP en abril.

«A mí me han inculcado valores y me han enseñado a cortarme las uñas, eso lo vamos a trasladar al pueblo», remató.

«Cuestión de salud pública»

«Lo religioso opera como factor de movilización social en Perú, pero no en torno a temas religiosos», resume Pásara sobre las manifestaciones del colectivo «Con mis hijos no te metas», donde convergen católicos y evangélicos en rechazo al aborto, bodas gay y enfoque de género.

La identidad de género forma parte del currículum escolar peruano desde hace un quinquenio pese a las protestas de las iglesias, que alegan destruye a la familia.

En Perú, la religión católica es mayoritaria con más de un 80% de fieles, secundada por la evangélica con 15% en un país con 33 millones de habitantes.

«Nos preocupa el desinterés y desconocimiento del enfoque de género de ambos candidatos. No tienen como prioridad los derechos de las mujeres y mucho menos de la población LGBTI» dijo Liz Meléndez, directora de la organización feminista Flora Tristán.

Para ese grupo «la legalización del aborto es una cuestión de salud pública» en un país donde cada año se practican unos 370.000 abortos clandestinos, según estimaciones de colectivos de la sociedad civil. La ley solo admite el aborto terapéutico, cuando peligra la vida de la madre.

«Aborto legal, seguro y gratuito para no morir», reclama Flora Tristán.

Comparte y opina:

Francisco Sagasti, el ‘Quijote’ que toma las riendas de Perú

Elegido este lunes como nuevo presidente del Congreso por sus colegas, asumirá como presidente de Perú el martes en la tarde en una sesión solemne.

Francisco Sagasti Presidente de Perú

Por AFP y Luis Jaime Cisneros

/ 16 de noviembre de 2020 / 23:01

Francisco Sagasti, un exfuncionario del Banco Mundial cuyo físico evoca al Quijote de la Mancha, llega a la presidencia de Perú con el enorme desafío de administrar un país sacudido por una crisis política y una pandemia devastadora que ha provocado una fuerte recesión.

Elegido este lunes como nuevo presidente del Congreso por sus colegas, asumirá como presidente de Perú el martes en la tarde en una sesión solemne.

A sus 76 años, Sagasti es un debutante en la arena política y en el parlamento, del que forma parte desde marzo de 2020 como uno de los nueve legisladores del partido Morado.

«Don Quijote Sagasti es el nuevo presidente del Perú!!!! Ahora a trabajar contra la corrupción y la crisis política!!!», tuiteó la congresista izquierdista Rocío Silva Santisteban para saludar la elección del nuevo presidente del Congreso y del país.

Su barba canosa contribuye a su semejanza con el Quijote, aunque los retos de gobernar Perú asoman gigantes comparados con los molinos de viento a los que hizo frente el célebre personaje de Cervantes.

La moderación de Sagasti surgió como una carta de consenso entre las nueva bancadas del Congreso, la mayoría populistas.

Su nombre permitió destrabar la crisis iniciada hace una semana cuando ese mismo foro destituyó a Martín Vizcarra y encendió la mecha de masivas protestas que dejaron dos muertos y un centenar de heridos.

Como líder de la bancada del Partido Morado, sustentó las razones por las cuales su partido rechazaba la destitución de Vizcarra.

En el Congreso ejercía la presidencia de la Comisión de Ciencia, Innovación y Tecnología.

Se inició en la política partidaria en 2016 con la creación del Partido Morado, del cual es cofundador.

Formado como ingeniero industrial en la Universidad Nacional de Ingeniería en Lima, se doctoró en ciencias sociales en Estados Unidos, en la Pennsylvania State University.

Trabajó en el Banco Mundial como asesor y jefe de la División de Planeamiento Estratégico a fines de la década de 1980.

Ha sido docente en la Universidad del Pacífico y en la Pontificia Universidad Católica del Perú. En España enseñó en el Instituto de Empresa de Madrid y en Estados Unidos en la escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania.

Nieto de héroe de guerra con Chile

Nacido en Lima el 10 de octubre de 1944, Sagasti es nieto de Francisco Sagasti Saldaña, quien formaba parte del ejército peruano que derrotó a las fuerzas chilenas en la batalla de Tarapacá, en noviembre de 1879. Luego combatió en otras batallas de la guerra.
Su familia materna es de origen austríaco y se afincó en Chile, donde vive.

Sagasti fue uno de los 700 rehenes del comando terrorista MRTA que tomó por asalto la residencia del embajador japonés en Lima en diciembre de 1996 (hasta abril de 1997). Permaneció cinco días antes de ser liberado.

La receta de Strauss

La música es una de sus mayores aficiones: toca piano, guitarra, compone temas y ama la música clásica.

Además de su parecido con el Quijote, Sagasti es una suerte de Mick Jagger político. No aparenta le edad que tiene.

La receta para ello es que además de hacer ejercicios y alimentarse bien, está «aplicando la receta de Johann Strauss: él tiene un vals que se llama Wine, women and song… la manera de mantenerme joven es con lo que traduciría como: ‘vino, amigas y canciones'», explicó en una entrevista de febrero 2017 a la periodista Tamara Wong Fuster.

Casado tres veces y padre de siete hijos, el nuevo presidente peruano asegura haber cumplido ya con el «servicio marital obligatorio» durante 37 años.

(16/11/2020)

Comparte y opina:

Manuel Merino, el breve presidente de Perú

La represión policial, que alcanzó niveles desproporcionados por los disparos de perdigones y canicas a manifestantes pacíficos, marcó a fuego su breve y polémica gestión.

Manuel Merilo

/ 15 de noviembre de 2020 / 20:35

Manuel Merino, el jefe del Congreso que asumió el martes la presidencia de Perú tras impulsar la destitución del popular mandatario Martín Vizcarra, renunció este domingo en medio de multitudinarias protestas en su contra, cuya represión dejó dos muertos y un centenar de heridos.

«Presento mi renuncia irrevocable al cargo de presidente de la República», dijo Merino este domingo en un mensaje al país que desató el júbilo en las calles, donde miles de personas celebraron la noticia con cacerolazos y vítores.

«Ha salido un dictadorzuelo del palacio», reaccionó Vizcarra.

Luego de una llegada al poder que sorprendió a los peruanos y agitó los temores de los mercados, el centroderechista Merino quedó arrinconado tras cinco días de protestas protagonizadas por miles de indignados en el país, principalmente jóvenes.

La represión policial, que alcanzó niveles desproporcionados por los disparos de perdigones y canicas a manifestantes pacíficos, marcó a fuego su breve y polémica gestión.

Merino ignoró las protestas y su número dos, el jefe de gabinete Ántero Flores-Aráoz, había descartado que diera un paso al costado. Pero la situación se hizo insostenible cuando el sábado en la noche el nuevo jefe del Congreso, Luis Valdez, lo instó a renunciar de inmediato.

«Le pido al señor Merino que evalúe su inmediata renuncia», dijo en la televisión Valdez, quien había apoyado a Merino en el juicio relámpago contra Vizcarra y le había colocado la banda presidencial el martes.

De segundo plano

Tras dos décadas en un segundo plano, en las que fue representante ante el Congreso de la región norteña de Tumbes, la más pequeña de Perú y fronteriza con Ecuador, Merino salió del anonimato en septiembre al impulsar un primer proceso de destitución contra Vizcarra que no prosperó.

«Es un momento muy difícil para el país, aquí no hay nada que celebrar», había afirmado el martes en su primer discurso como presidente, al día siguiente de la destitución de su predecesor.

Como jefe del Congreso, Merino era el primero en la línea de sucesión en Perú, que no tiene vicepresidente.

Al asumir la presidencia el martes, había asegurado que respetaría el calendario de las próximas elecciones previstas para el 11 de abril de 2021 y que dejaría el poder el 28 de julio de 2021, el día en que el mandato de Vizcarra llegaba a su fin.

El sesgo populista de las leyes económicas que el Congreso aprobó bajo su dirección en los últimos meses durante la pandemia, como autorizar el retiro de los fondos de pensiones y congelar deudas con la banca privada, despertó temores en los círculos financieros.

Además del costo del juicio político relámpago a Vizcarra, que tiene una alta popularidad pese a las acusaciones en su contra, las protestas y las dudas sobre su legitimidad resultaron ser un gran desafío para Merino.

La composición del Congreso también complicó la solidez de su gobierno, con cuatro partidos populistas rivales compartiendo el control en una compleja alianza.

Tras Vizcarra, que asumió la presidencia el 23 de marzo de 2018, a raíz de la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski, un exbanquero acorralado por el Congreso ante denuncias de corrupción, Merino llegó al poder siendo casi un desconocido.

«De vieja escuela»

Ese ingeniero agrónomo y ganadero de 59 años había sido elegido en marzo como presidente del Congreso. Ganó entonces un escaño -con solo 5.271 votos- en los comicios legislativos extraordinarios de enero, convocados por Vizcarra tras disolver constitucionalmente el Congreso el 30 de septiembre de 2019.

Su elección como jefe del Congreso fue impulsada por la bancada de Acción Popular, formación a la que pertenece desde hace 41 años y primera minoría en la Cámara.

Pero la oportunidad de hacer historia se le presentó finalmente a Merino, casado desde hace 35 años con la maestra de escuela Jacqueline Peña, con quien tiene tres hijas.

Nacido el 20 de agosto de 1961 en la región de Tumbes, Merino fue legislador entre 2001 y 2006, y luego de 2011 a 2016, antes volver al Congreso en marzo.

«Es un típico cacique provinciano, un político discreto que ha sido elegido tres veces representante de Tumbes», dice a la AFP el analista José Carlos Requena.

«No es un tipo que descolle, afiliado a un solo partido toda su vida, es percibido como un político tradicional, de vieja escuela», agrega.

(15/11/2020)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Alarma en Perú tras derrota con Chile y antes de recibir a Argentina

Las miradas críticas se centran en el atacante Raúl Ruidíaz, del Seattle Sounders de Estados Unidos, a quien se le reprocha haber desperdiciado la mejor ocasión de gol de la escuadra inca

Una incidencia del encuentro del viernes.

/ 14 de noviembre de 2020 / 14:51

Perú sumó ante Chile su segunda derrota consecutiva en la clasificatoria al Mundial de Catar-2022, acumulando apenas un punto en tres partidos y mostrando una alarmante falta de jerarquía cuando se le viene encima la Argentina de Lionel Messi el martes en Lima.

Las miradas críticas se centran en el atacante Raúl Ruidíaz, del Seattle Sounders de Estados Unidos, a quien se le reprocha haber desperdiciado la mejor ocasión de gol de la escuadra inca, en un mano a mano con el portero chileno Claudio Bravo cuando agonizaba el primer tiempo con Chile ya adelante 2-0.

«Si el primer tiempo termina 2-1, estamos hablando de otro partido», indicó el comentarista deportivo Diego Rebagliati en el programa de televisión Al Ángulo.

«Es injusto cargarle la mano a un solo futbolista, no voy a caer en ese error. (Pero) Estuvo claro que Ruidíaz no estuvo bien y a esta altura (de la eliminatoria) está en duda si debe tener minutos o no», añadió.

El técnico de Perú, el argentino Ricardo Gareca, defendió a Ruidíaz ante la prensa diciendo que «esencialmente se le está negando el gol».

«Dejó un sinsabor»

«Ruidíaz volvió a tener una noche gris con la selección peruana. No gravitó y no supo definir en dos ocasiones», destacó el diario deportivo Líbero.

«La selección sigue sin levantar cabeza», agregó Líbero. Y es que en el fútbol, «goles son amores y no buenas razones».

«El equipo dejó un sinsabor de cara al próximo partido ante Argentina», resaltó el diario Depor al resumir la frustración por la derrota.

La dificultad para generar ocasiones de gol por las obligadas ausencias de sus figuras Paolo Guerrero y Jefferson Farfán, ambos lesionados, y la ausencia de un jugador creativo vienen mermando el rendimiento del equipo.

Para contrarrestar la escasez de poder ofensivo, Gareca convocó al ítalo-peruano Gianluca Lapadula, del Benevento en Italia, quien a sus 30 años debutó por la selección ante la Roja en Santiago.

Lapadula reemplazó a Ruidíaz los 30 últimos minutos del duelo, en los cuales Perú mejoró. Sin embargo, le faltó afinar su juego y perdió otra buena ocasión de gol ante Bravo.

Gareca dejó entrever además dificultades de comprensión entre Lapadula y sus compañeros.

«Lapadula no conoce a nadie acá. Creíamos que era importante darle un tiempo de adaptación», dijo el técnico sobre las razones por las que no arrancó desde el inicio ante Chile.

«Sigamos trabajando juntos. Unidos somos más fuertes», escribió Lapadula en las redes sociales. La dinámica y el entusiasmo del ítaloperuano en el área por buscar el balón dejaron satisfecha a la prensa limeña.

«Sin levantar cabeza»

«Yo no noté la falta de jerarquía y carácter. Fue un tiempo para cada uno. Perú hizo un segundo tiempo muy bueno», declaró el volante Yoshimar Yotún tras el ‘Clásico del Pacífico’.

«Nosotros tenemos un equipo que tiene jerarquía. No pasa por ahí el problema de rendimiento, agregó.

Sin embargo, Yotún admitió que los jugadores peruanos estuvieron «imprecisos». «Pero es parte de la presión del rival y de la importancia del partido», afirmó.

La ausencia del goleador Guerrero, quien recién podrá volver a las canchas en abril de 2021, le está pasando factura a Perú.
Igual ocurre con Jefferson Farfán, que se lesionó ante Brasil en Lima y estará fuera del campo hasta inicios de 2021.

La dependencia peruana de estos jugadores, ambos de 36 años, desnudó las secuelas del confinamiento por la pandemia: falta de ritmo para que el equipo se acople mejor. Pero esto es igual entre todas las selecciones.

Gareca tiene la virtud de haber armado un equipo competitivo desde las pasadas eliminatorias, pero el reto exige ahora recambios. Y el tiempo bien puede no estar de su lado.

(14/11/2020)

Comparte y opina: