jueves 7 jul 2022 | Actualizado a 09:41

La OMS cuestiona ‘medidas generales’ por el nuevo coronavirus

Según el último balance, la epidemia de COVID-19 ha causado 1.770 muertos y más de 70.500 contagios en China, desde su aparición en diciembre en Wuhan.

Por AFP

/ 17 de febrero de 2020 / 16:54

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó este lunes que no era necesario suspender los cruceros y manifestó su oposición a cualquier "medida general" de este tipo para frenar la propagación del nuevo coronavirus.

"Las medidas tienen que ser proporcionadas a la situación, tomadas en base a pruebas y elementos de salud pública. Y las medidas generales puede que no sean útiles", declaró a la prensa el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, añadiendo que "no existía el riesgo cero".

Estas declaraciones tuvieron lugar después de que un operador de cruceros estadounidense buscara desesperadamente a centenares de turistas que desembarcaron la semana pasada en Camboya, luego de que una de las pasajeras diera positivo al test del nuevo coronavirus.

Los pasajeros de otro crucero, el "Diamond Princess", seguían en cuarentena frente a las costas de Japón, mientras el número de casos del coronavirus no dejaba de aumentar en el navío.

Fuera de la provincia china de Hubei (centro), "esta epidemia afecta a una muy pequeña proporción de la población. Si tenemos que interrumpir todos los cruceros del mundo por si hay un potencial contacto con un posible agente patógeno, ¿hasta dónde iremos?", dijo el doctor Michael Ryan, director de emergencias de la OMS.

"¿Tenemos que detener a los autobuses en todo el mundo? ¿Y qué pasará cuando otros países se vean afectados?", se preguntó en una rueda de prensa en Ginebra.

Según el último balance, la epidemia de COVID-19 ha causado 1.770 muertos y más de 70.500 contagios en China, desde su aparición en diciembre en Wuhan.

Fuera del gigante asiático, se han registrado cinco muertes (una en Filipinas, una en Hong Kong, una en Japón, una en Francia y una en Taiwán). (17/02/2020)

Comparte y opina:

Los peregrinos de La Meca empiezan a llegar a Mina, etapa crucial del hach

En este ritual, numerosos fieles viajan a pie hasta Mina, a siete km de distancia de la Gran Mezquita de La Meca, el lugar más sagrado del islam

Los peregrinos llegan a su campamento en Mina, cerca de la ciudad santa saudí

Por AFP

/ 7 de julio de 2022 / 09:31

Centenares de miles de peregrinos musulmanes llegaron el jueves a Mina, procedentes de La Meca, para celebrar uno de los principales rituales del hach, pese a la pandemia del COVID-19 y un inmisericorde calor.  

En este ritual, numerosos fieles viajan a pie hasta Mina, a siete km de distancia de la Gran Mezquita de La Meca, el lugar más sagrado del islam, situado en el oeste de Arabia Saudita.

El miércoles, llevaron a cabo en la Gran Mezquita el ritual del «tawaf», o la «circunambulación» de la Kaaba, una estructura cúbica negra hacia la cual los musulmanes de todo el mundo se vuelven para rezar.

«Me siento muy bien. Todo esto es para estar más cerca de Dios», dijo el peregrino tunecino Khaled Bin Jomaa, de 44 años, mientras entraba al campamento a pie, con un paraguas, para protegerse del sol, y una alfombra de oración.

Debido al covid, la muchedumbre de peregrinos fue limitada a un millón de fieles, dos veces menos que en 2019. Pero es mucho más que en los dos últimos años, cuando los participantes quedaron reducidos a algunas decenas de miles, y los extranjeros quedaron excluidos.

Unos 850.000 musulmanes llegados de todo el mundo fueron autorizados este año, a condición de estar vacunados y de presentar un test PCR negativo.

El más importante hach desde 2019 se celebra en un contexto de rebrote epidémico en varios países del Golfo, que restablecieron recientemente medidas restrictivas.

A su llegada a Mina, los peregrinos recibieron unas bolsitas con mascarillas y gel desinfectante. Además, en varias entradas del lugar, había ambulancias estacionadas.

También se instalaron cuatro hospitales y 26 centros de salud en Mina, según las autoridades. Muchos peregrinos llevaban paraguas para protegerse del inclemente sol, con una temperatura de 42º C.

Con sus atuendos ligeros, los fieles pasarán la noche en tiendas blancas climatizadas, ya que el lugar se halla en un estrecho valle rodeado de montañas.

El viernes, punto culminante del hach, los fieles iniciarán la subida al monte Arafat, donde el profeta Mahoma habría pronunciado su último sermón. Los peregrinos orarán y recitarán el Corán durante varias horas en el monte.

El sábado, deben proceder a la lapidación simbólica de Satanás, lanzando piedras contra lugares que representan al diablo.

Alta seguridad

El hach, en general una de las mayores congregaciones religiosas del mundo, figura entre los cinco pilares del islam. Todo musulmán que cuente con los medios para ello debe realizarlo al menos una vez en la vida.

Los rituales se llevan a cabo bajo medidas de alta seguridad, y hay puestos de control policiales en diversos lugares de La Meca, con el fin de evitar tragedias como las que han ensangrentado la historia de la mayor peregrinación musulmana.  

En 1979, hombres armados se encerraron en el interior de la Gran Mezquita durante un asalto que dejó 153 muertos, según el balance oficial.

En 2015, una estampida en Mina provocó la muerte de hasta 2.300 personas.   Por otro lado, la llegada de peregrinos extranjeros supone también una ventaja económica para la monarquía del Golfo, que depende principalmente de la exportación de petróleo.

Con el retorno de cientos de miles de fieles, los sectores hoteleros de La Meca y los comerciantes especializados en el turismo religioso esperan recuperarse de las enormes pérdidas de los dos años precedentes debido a la pandemia.

Desde el inicio de la crisis sanitaria, Arabia Saudita (34 millones de habitantes) registró más de 795.000 casos de coronavirus, incluyendo 9.000 decesos.

(07/07/2022)

Comparte y opina:

El proceso para reemplazar a Boris Johnson

La elección de un nuevo líder conservador -el tercero en seis años- es una contienda tradicionalmente repleta de giros, sorpresas y drama

El primer ministro británico, Boris Johnson, regresa al número 10 de Downing Street en el centro de Londres después de hacer una declaración

Por AFP

/ 7 de julio de 2022 / 09:23

La dimisión de Boris Johnson como líder del Partido Conservador británico prepara el terreno para una batalla por la dirección de la formación gubernamental, que determinará quién será el próximo primer ministro. 

La elección de un nuevo líder conservador -el tercero en seis años- es una contienda tradicionalmente repleta de giros, sorpresas, drama y puñaladas por la espalda.  

Johnson afirmó que el calendario para la elección se fijará la próxima semana y los barones del partido esperan tener un nuevo líder cuando en octubre celebren su congreso anual.

Primer paso, liderar el partido

Los candidatos al liderazgo del partido deben ser diputados conservadores y contar con el apoyo de al menos dos colegas.

Nadie se ha presentado oficialmente aún pero, según un sondeo de YouGov entre miembros del partido publicado el jueves, el ministro de Defensa, Ben Wallace, de 52 años, ganaría frente a otros posibles contendientes; seguido por Penny Mordaunt, de 49 años, exministra de Defensa y actualmente secretaria de Estado de Comercio Exterior.

Los diputados expresan sus preferencias entre todos los candidatos en una serie de votaciones secretas hasta que sólo quedan dos.

Son entonces los miembros del partido quienes deciden entre los finalistas, que llevan a cabo una campaña de varias semanas por todo el Reino Unido. 

Pero el proceso puede ser más rápido. Theresa May, que precedió a Boris Johnson en Downing Street, se convirtió en líder del partido en julio de 2016 sin necesidad de una votación de los afiliados, tras la retirada de su rival Andrea Leadsom.

Camino a Downing Street

El jefe del oficialmente denominado «gobierno de su majestad» es designado por la reina Isabel II, que elige a la persona con más probabilidades de obtener la confianza de la Cámara de los Comunes, en general el líder del principal partido político.

En este caso, se trata de los conservadores, que tienen mayoría absoluta en la Cámara de los Comunes desde su victoria triunfal en diciembre de 2019, cuando, liderados por Johnson, obtuvieron una mayoría que no se veía desde los años 1980 bajo el empuje de Margaret Thatcher.

No siempre gana el favorito

los conservadores británicos, el favorito para hacerse con el liderazgo no gana necesariamente, ni mucho menos.   En 1965, Reginald Maudling era considerado favorito, pero ganó Edward Heath.

Heath convocó nuevas elecciones en 1975 para asentar su autoridad y se esperaba que ganara fácilmente. Pero Margaret Thatcher ganó sorprendentemente, convirtiéndose en la primera mujer en liderar el Partido Conservador. Heath nunca la perdonó.  

En 1990, fue Thatcher quien tuvo que hacer las maletas tras ser superada por su contrincante Michael Heseltine. Pero John Major entró en la carrera y ganó a Heseltine.  

En 2005, se predijo que David Davis ganaría, pero fue derrotado por David Cameron, un joven y modernizador ‘outsider’. 

Y en la votación de 2016, que dio la victoria a May, el exalcalde de Londres Boris Johnson era el favorito antes de que su aliado Michael Gove lo dejara caer, obligándole a retirarse.

(07/07/2022)

Comparte y opina:

Boris Johnson, el escapista político que se quedó sin trucos

El político de la indisciplinada cabellera rubia, con un cierto aire de payaso logró contra todo pronóstico el mejor resultado electoral de los conservadores en 40 años

El primer ministro británico, Boris Johnson, conduce una carretilla elevadora mientras visita los muelles de Tilbury en Tilbury

Por AFP

/ 7 de julio de 2022 / 08:42

Enormemente carismático y aún más controvertido, Boris Johnson era conocido por su talento para escapar a las crisis políticas pero, acorralado por el Partido Conservador británico para que dimitiese como su líder, se quedó sin trucos.

«He acordado con (…) el presidente de nuestro grupo parlamentario que el proceso de elección de un nuevo líder debe comenzar ya», afirmó Johnson al anunciar su dimisión como jefe de la formación, aunque permanecerá en el cargo de primer ministro hasta que se elija a su sucesor.

Cernido por los escándalos, en los últimos meses no había cesado de perder apoyos en el seno del partido.

En las últimas 36 horas dimitieron unos 60 miembros de su gobierno y algunos de sus más cercanos aliados le pidieron que dejase el poder, al que llegó triunfante en 2019 gracias a su promesa de llevar a cabo un Brexit que parecía imposible tras años de bloqueo.

El político de la indisciplinada cabellera rubia, un experiodista de 58 años con un cierto aire de payaso, había logrado entonces contra todo pronóstico el mejor resultado electoral de los conservadores en 40 años.

Con esa aplastante mayoría, cuyo apoyo ha perdido ahora, cumplía el sueño de su vida: ser primer ministro británico, después de haber deseado siendo niño convertirse en «rey del mundo», según palabras de su hermana Rachel.    

Solo cree en sí mismo

Alexander Boris de Pfeffel Johnson nació en 1964 en Nueva York, en el seno de una familia de políticos, periodistas y celebridades mediáticas.  

Uno de sus bisabuelos era turco y fue ministro del último Imperio Otomano.

Algo que él siempre recuerda cuando se lo acusa de islamofobia, como cuando comparó a las mujeres vestidas con burka con buzones de correos, unas declaraciones que le valieron también acusaciones de misoginia.

«Lo único en lo que Boris Johnson cree es en Boris Johnson», aseguró a la AFP el exdirector general de la Organización Mundial del Comercio (OMC) Pascal Lamy, que conoce a su familia desde que Boris era un muchacho y estudiaba en la Escuela Europea de Bruselas, donde su padre fue eurodiputado.

Algo que según algunos se demuestra con el inusual ejercicio que realizó para decidir su posición sobre el Brexit: columnista del diario conservador The Daily Telegraph, preparó un artículo anunciando que apoyaba la permanencia en la Unión Europea y otro afirmando lo contrario.

Esto alimentó la impresión de que este gran admirador de Winston Churchill –sobre el que escribió una biografía– basó su decisión en un cálculo político.

Mentiras e «integridad»

 Siguiendo el recorrido clásico de las élites británicas, estudió en las prestigiosas Eton y Oxford.

En 1987 comenzó una carrera de periodista en The Times, que le despidió un año después por inventar unas declaraciones. Entre 1989 y 1994 fue corresponsal del Telegraph en Bruselas, donde escribió artículos que ridiculizaban las regulaciones europeas.

«No inventaba las historias pero siempre caía en la exageración», recuerda Christian Spillmann, periodista de la AFP en Bruselas en esos años.

Elegido diputado en 2001, perdió un puesto en la cúpula conservadora tres años después por mentir sobre una aventura extramatrimonial. Uno de los varios escándalos personales de un político que no quiere decir cuántos hijos tiene… además de los siete reconocidos.

Divorciado dos veces, ahora vive en Downing Street con su tercera esposa, Carrie, de 34 años, y los dos hijos de ambos, Wilfred, de dos años, y Romy, de 6 meses.

Adquirió rango de estrella tras ser elegido alcalde de Londres en 2008 y, aunque se le achacan algunos proyectos desastrosos, acabó brillando por los exitosos Juegos Olímpicos de 2012.

Fue nombrado ministro de Relaciones Exteriores por Theresa May en julio de 2016 y se le acusa de haber cometido graves errores diplomáticos.

Dimitió por su desacuerdo con ella sobre cómo llevar a cabo el Brexit y llegó al poder en agosto de 2019 tras la dimisión de May, bajo la presión de su partido. Después, en elecciones generales convocadas en diciembre, se alzó con su gran victoria electoral.  

Poco después del Brexit, llegó la pandemia y Johnson fue fustigado por su errática gestión, pero logró hacer olvidar las críticas apoyándose en una exitosa campaña de vacunación.  

Sin embargo, a partir de diciembre de 2021 empezaron a acumulársele los escándalos, encabezados por las fiestas ilegales celebradas en Downing Street durante los confinamientos, y perdió el apoyo de una mayoría en su Partido Conservador que lo acusó de falta de «integridad».

(07/07/2022)

Comparte y opina:

Boris Johnson, una caída brutal tras tres años turbulentos en el poder

Desacreditado por los escándalos, el hombre que siempre se había negado a renunciar, fue empujado a la puerta de salida por su propio Partido

Cronología de la carrera política de Boris Johnson, primer ministro británico, que dimitió el 7 de julio como líder del Partido Conservador - AFP / AFP

Por AFP

/ 7 de julio de 2022 / 08:23

Tras su llegada triunfal al poder a mediados de 2019, Boris Johnson duró tres años al frente del gobierno británico. Desacreditado por los escándalos, el hombre que siempre se había negado a renunciar, fue empujado a la puerta de salida por su propio Partido Conservador.

Julio de 2019: victoria aplastante

Tras la renuncia de Theresa May, el líder de los pro-Brexit Boris Johnson fue elegido al frente del Partido Conservador el 23 de julio de 2019 tras una aplastaste victoria frente al ministro de Relaciones Exteriores Jeremy Hunt.

Al día siguiente, es nombrado primer ministro por la reina Isabel II y promete una rápida salida de la Unión Europea.

Enero de 2020: héroe del Brexit 

Ultrapopular, obtiene en diciembre de 2019 una mayoría histórica para los conservadores en la Cámara de los Comunes, tras haber convocado elecciones legislativas anticipadas.

Los diputados aprueban su acuerdo sobre el Brexit y el 31 de enero de 2020, tres años y medio después del referéndum, el Reino Unido sale de la Unión Europea.

Abril de 2020: pandemia y cuidados intensivos 

El primer ministro anuncia el 27 de marzo que dio positivo del nuevo coronavirus luego de haber experimentado síntomas leves.

El 5 de abril Johnson es hospitalizado. Al día siguiente lo transfieren a cuidados intensivos, donde permanecerá tres días.

Abril de 2021: los primeros escándalos 

El primer ministro es criticado desde el inicio de pandemia por su gestión de la crisis, acusado por ejemplo de haber tardado en reaccionar. En abril de 2021, desmiente supuestas declaraciones en las cuales se oponía a un tercer confinamiento.

Boris Johnson lucha con un caso de lobby que salpica a algunos miembros de su gobierno y una polémica por el tema del costoso financiamiento de la renovación de su residencia oficial.

Mayo de 2021: reforzado en las urnas

A pesar de todo, el partido del primer ministro gana terreno frente a los laboristas en las elecciones locales del 6 de mayo de 2021, conquistando el histórico bastión de Hartlepool en el noreste de Inglaterra.

Diciembre de 2021: el «partygate» 

A principios de diciembre se acumulan las revelaciones sobre varias fiestas ilegales organizadas en Downing Street durante los confinamientos. Los británicos denuncian un doble rasero, ya que Johnson acababa de anunciar un endurecimiento de las restricciones anti-COVID-19.

La lista de fiestas se amplía en las semanas siguientes y se abren investigaciones al respecto.

El 12 de abril, Boris Johnson anuncia que recibió una multa de la policía por haber infringido la ley -algo nunca visto para un primer ministro en ejercicio- por participar en una fiesta de cumpleaños sorpresa en junio de 2020 en Downing Street. Sus explicaciones varían, pero ante el Parlamento asegura no haber violado las reglas.

Mayo de 2022: derrota electoral

El escándalo hunde su popularidad y los británicos -que sufren por otra parte el aumento del costo de vida- se lo hacen saber en las urnas imponiéndole una derrota en las elecciones locales del 5 de mayo.

Junio de 2022: voto de censura 

Boris Johnson sobrevive el 6 de junio a un voto de censura de los diputados de su Partido Conservador impulsado por un grupo de parlamentarios cansados por el «partygate». Más del 40% de los diputados indican ya no tener confianza en el primer ministro, lo que refleja la amplitud del malestar.

Julio de 2022: escándalos sexuales 

 Al «partygate» se suma una serie bochornosa de escándalos sexuales entre los conservadores, por ejemplo un diputado sospechado de violación detenido y luego liberado bajo fianza a mediados de mayo, y un exparlamentario condenado en mayo a 18 meses de prisión por agresión sexual contra un adolescente.

El 5 de julio, Boris Johnson pide disculpas y reconoce un «error» al haber nombrado en febrero en su gobierno a Chris Pincher, encargado de la disciplina parlamentaria de los diputados conservadores, cuando ya sabía de antemano de acusciones de carácter sexual en su contra.

Julio de 2022: renuncia como líder conservador 

El mismo día, cansados de los escándalos, dos ministros de alto rango renuncian. Son seguidos por una avalancha de dimisiones dentro del gobierno.

Acorralado por el Partido Conservador, Boris Jonhson renuncia este jueves como su líder, aunque seguirá en el cargo de primer ministro hasta que sea elegido su sucesor.

(07/07/2022)

Comparte y opina:

Los posibles candidatos para reemplazar a Boris Johnson

Varios nombres, sin un claro favorito, circulan para suceder al primer ministro británico Boris Johnson como líder del Partido Conservador

Boris Johnson, mira hacia el podio mientras asiste a una conferencia de prensa virtual en el número 10 de Downing Street

Por AFP

/ 7 de julio de 2022 / 08:17

Varios nombres, sin un claro favorito, circulan para suceder al primer ministro británico Boris Johnson como líder del Partido Conservador, tras su renuncia este jueves a ese cargo.

Cronología de la carrera política de Boris Johnson, primer ministro británico, que dimitió el 7 de julio como líder del Partido Conservador – AFP / AFP

Ben Wallace

El ministro de Defensa, de 52 años, es más popular que nunca tras la ayuda a Ucrania a raíz de la invasión rusa.   Aunque siempre ha negado su interés por hacerse con el liderazgo del Partido Conservador, los conservadores lo consideran una persona franca y capaz. 

Según una encuesta de YouGov entre miembros del partido conservador publicada el jueves, Wallace, en el ministerio de Defensa desde 2019, ganaría frente al resto de sus rivales en elecciones para elegir un nuevo líder de la formación, que automáticamente se convertiría en primer ministro.

«Algunos de nosotros tenemos la obligación de mantener la seguridad de este país, sea quien sea el primer ministro. El partido tiene un mecanismo de cambio de dirigentes y aconsejo a mis colegas que lo utilicen. Mientras tanto, los ciudadanos no nos perdonarían que dejáramos sus ministerios vacantes», dijo el jueves, confirmando que seguiría en el gobierno pese a la cascada de dimisiones.

Penny Mourdaunt

Exministra de Defensa y actualmente secretaria de Estado de Comercio Exterior, Penny Mordaunt, de 49 años, fue una de las figuras de la campaña a favor del Brexit en 2016 y desde entonces ha trabajado para negociar acuerdos comerciales para el Reino Unido.  

Considerada como una buena oradora, se estima que podría ser una candidata de unidad, capaz de obtener apoyos de diferentes alas del Partido Conservador.

Según la encuesta de YouGov, sería la segunda candidata mejor situada para liderar el Partido Conservador, sólo por detrás de Wallace.

Rishi Sunak

 El ya exministro de Finanzas, Rishi Sunak, primer hindú en ocupar el cargo, fue uno de los dos destacados ministros que dimitió el martes desencadenado esta crisis política.

Había sido en su día el gran favorito para suceder a Johnson, pero perdió legitimidad a raíz de una serie de escándalos.

Giraban en torno al ventajoso estatuto fiscal de su multimillonaria esposa india, que le permitía evitar pagar millones en impuestos en el Reino Unido, y al permiso de residencia en Estados Unidos que Sunak tuvo hasta el año pasado.  

Exanalista del banco Goldman Sachs y empleado de un fondo especulativo, casado con la hija de un magnate indio, Sunak, cuyos abuelos emigraron del norte de India al Reino Unido en la década de 1960, acumuló una importante fortuna personal antes de convertirse en diputado en 2015.  

Defensor del Brexit, de 42 años, fue nombrado ministro de Finanzas en 2020, un puesto clave en plena pandemia, pero ha sido criticado por hacer muy poco para contrarrestar la asfixiante crisis por el disparado coste de la vida.  

Jeremy Hunt

El exministro de Relaciones Exteriores y de Salud, Jeremy Hunt, de 55 años, perdió frente a Boris Johnson en las elecciones al liderazgo conservador de 2019, en las que se presentó como la alternativa «seria».

Desde entonces se considera que ha estado esperando el momento y preparándose para volver a presentarse, construyendo sus apoyos y manteniéndose fuera del gobierno de Johnson.

Compañero de este y del ex primer ministro conservador David Cameron en la Universidad de Oxford, Hunt, que enseñó inglés en Japón y domina el japonés, es presidente de la comisión parlamentaria de Salud.   Tiene una imagen de «tipo simpático», aunque algunos consideran que le falta carisma.

Liz Truss

Sin pelos en la lengua y muy crítica con los movimientos reivindicativos bautizados «woke», la ministra de Relaciones Exteriores, Liz Truss, se ha hecho muy popular en las bases del Partido Conservador.

Esta mujer de 46 años, que durante una década trabajó en los sectores de la energía y las telecomunicaciones, fue nombrada jefa de la diplomacia como recompensa por su trabajo como ministra de Comercio Internacional durante la salida británica de la Unión Europea.

En ese puesto, esta gran defensora del libre comercio que votó por permanecer en el UE antes de cambiar de bando consiguió cerrar una serie de importantes acuerdos comerciales posbrexit.

Sajid Javid

El ministro de Salud, Sajid Javid, fue el otro peso pesado del gobierno y el Partido Conservador que renunció el martes en protesta contra el primer ministro.

Hijo de un conductor de autobús inmigrante paquistaní, era un banquero de renombre antes de convertirse en ministro de Finanzas de Johnson. Dimitió en 2020 y volvió al gobierno hace un año.  

Javid, de 52 años, votó en 2016 a favor de la permanencia en la UE por los beneficios económicos que aportaba, pero luego se sumó a la causa del Brexit.

Priti Patel

La ministra del Interior, Priti Patel, de 50 años, es la más conservadora de los ministros de Johnson. Firme partidaria del Brexit, también votó en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo.  

Nació en Londres en el seno de una familia ugandesa-india y ha adoptado una línea muy dura en materia de inmigración. A pesar de sus promesas, el número de inmigrantes que llegan ilegalmente a través del Canal de la Mancha alcanza actualmente niveles récord.  

Gran admiradora de la ex primera ministra Margaret Thatcher, y acusada de acoso laboral a sus colaboradores, Patel trabajó en relaciones públicas antes de entrar en política.

Comparte y opina:

Últimas Noticias