El presidente saliente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha pedido este miércoles «unidad» y reconciliación a la oposición en torno a quien será su sucesora a partir del 1 de octubre, Claudia Sheinbaum, de cara al interés general, marcado por los resultados de las pasada elecciones.

«Espero que haya unidad y que se cierren filas para apoyar a la presidenta», ha dicho López Obrador, quien ha lamentado que durante su sexenio tuvieran que enfrentarse a «medidas muy irracionales» por parte de una oposición que ordenó bloquear cualquier iniciativa de Morena «aunque fuese en beneficio del pueblo».

Revise también: Claudia Sheinbaum, primera presidenta de México

Reconciliación

Así, confía en que esa postura «sectaria» y «totalmente alejada de la justicia y la imparcialidad» dé paso a la «gente de buena voluntad» de dentro de la oposición. Para que no se repitan situaciones como el bloqueo del fortalecimiento de la industria eléctrica. O el traspaso de la Guardia Nacional al Ministerio de Defensa.

López Obrador se ha deshecho en elogios hacia Sheinbaum, de quien ha dicho que estará entre las tres mejores gobernantes del mundo. «Puede parecer exagerado», ha concedido, si bien se ha preguntado con quién podría compararse la nueva presidenta mexicana. «Estamos hablando de una gran dirigente», ha ensalzado.

(19/06/2024)