lunes 25 oct 2021 | Actualizado a 16:39

Los argentinos temían un mal año, pero se presenta mucho peor

"Argentina viene de años complicados, ya sabíamos que iba a ser muy complicado, pero esto..." , comenta Eduardo Cabrera, de 41 años, que tiene tres empresas, una de software, una de logística y una vinculada al turismo, que incluye viajes en cruceros.

Vista aérea de la vacía avenida 9 de Julio en Buenos Aires, este viernes 20 de marzo. Foto: AFP

/ 20 de marzo de 2020 / 16:27

Buenos Aires y la mayoría de las ciudades argentinas parecen este viernes pueblos fantasmas. Los argentinos sabían que el 2020 iba a ser un año malo, pero jamás imaginaron que una pandemia los iba a dejar encerrados, con las cuentas en rojo.

"Argentina viene de años complicados, ya sabíamos que iba a ser muy complicado, pero esto…" , comenta Eduardo Cabrera, de 41 años, que tiene tres empresas, una de software, una de logística y una vinculada al turismo, que incluye viajes en cruceros.

Al menos su empresa de software sigue funcionando pero las demás están "totalmente paradas", cuenta.

Para detener la propagación del COVID-19 en Argentina, el presidente Alberto Fernández decretó el aislamiento "preventivo y obligatorio" de la población a partir de este viernes hasta el 31 de marzo.

Hasta ahora, en el país sudamericano de 44 millones de habitantes, se registraron 128 personas infectadas. Tres de ellas fallecieron.

"Va a dejar a muchos en el camino"

Sandra, una empresaria de eventos, no quiere dar su apellido ante el caos que esto ha significado en su negocio.

"Es un golpe que va a dejar en el camino a muchos de los que trabajan con nosotros. Tenés un lucro cesante y los gastos los tenés que pagar, los sueldos los tenés que pagar, el alquiler lo tenés que pagar", dice con voz entrecortada.

"Estamos reprogramando casamientos pero no es fácil lidiar con algunos clientes. Muchas novias no quieren casarse en invierno porque tenían un vestido de verano, otros te dicen que tienen las alianzas con las fechas ya grabadas", cuenta.

"Nosotros no sabemos si vamos a estar en 2021", se lamenta.

Infierno financiero

Los barrios céntricos de Buenos Aires, usualmente repletos de turistas, están casi vacíos. La capital argentina registra el 70% de los contagios de Argentina.

El turismo era hasta hace muy poco uno de los pilares económicos del país en tiempos de crisis, impulsado por la devaluación del peso.

El año 2020 se presentaba muy alentador para el sector pero tras la pandemia, las expectativas se desmoronaron. Los viajes fueron cancelados y los hoteles y operadores de viaje viven un infierno financiero.

"Ahora teníamos contratos que vencen y no los renovaremos. Al resto por ahora los mantenemos un buen tiempo más. Pero si esto se extiende… ya veremos", advirtió Cabrera.

2020 será bastante peor

Desde que se reportó el primer caso de coronavirus a fines del año pasado, el brote pandémico se ha propagado a una velocidad abrumadora y paraliza la economía mundial.

Con una inflación de casi un 54% anual, una de las mayores del mundo, y una pobreza que alcanza a más de 15 millones de personas, la pandemia no pudo llegar en peor momento.

El año 2020 ya pintaba como el tercero consecutivo en recesión. "Pero va a ser incluso peor, la previsión de caída del PIB era de 1,6% y ahora se calcula que va a estar cerca de 3%; sino peor, todo depende de cuanto dure esto", señaló el analista político Carlos Fara.

"Llovido sobre mojado"

La crisis sanitaria puede agudizar la devaluación del peso en momentos en que la estabilidad cambiaria era uno de los pilares del programa económico de este gobierno.

Y si el dólar se dispara aún más, Argentina ni siquiera podrá cubrir el pago de intereses de su deuda.

"Tenemos menor demanda internacional sobre nuestros productos. Esto genera menor cantidad de dólares y pone en riesgo la capacidad del gobierno de negociar la deuda. Si a esto se suma que Argentina puede entrar en default, algo que ya suponen los mercados, el panorama se complica aún más: Es llovido sobre mojado", advirtió Fara.

El país sudamericano se había propuesto presentar a mitad de marzo su oferta a los bonistas privados extranjeros para negociar la reestructuración de casi 70.000 millones de dólares de su deuda pública, que totaliza más de 311.000 millones de dólares. Pero ante la inestabilidad global pospuso ese lanzamiento.

"Quedate en casa"

Sobre Buenos Aires sobrevuelan helicópteros con la leyenda "Quedate en casa".

"Es un parate para el sector informal, cerca de un 40% en Argentina. Esto tiene un alto costo. Muchos de ese sector no tienen ingresos", añadió Fara.

Rudi Zarate trabaja en la construcción y no puede parar. "La verdad, estoy necesitando plata y estoy yendo a trabajar como sea", explicó este joven de 21 años.

Pero el presidente argentino fue muy claro: "Todos deben quedarse en sus casas", dijo. De lo contrario, aseguró, será "inflexible" con quienes incumplan la norma. (20/03/2020)

Comparte y opina:

El peronista Alberto Fernández gana la elección de Argentina

De esta manera, este abogado de 60 años que postuló en la fórmula con la expresidenta Cristina Kirchner (2007-2015) es el próximo presidente del país de 44 millones de habitantes.

El peronista de centroizquierda Alberto Fernández, quien ganó este domingo la elección presidencial en Argentina. Foto: AFP

/ 27 de octubre de 2019 / 22:17

El peronista de centroizquierda Alberto Fernández ganó este domingo la elección presidencial en Argentina sin necesidad de un balotaje contra el gobernante liberal Mauricio Macri, quien culmina su mandato con la peor crisis de la historia del país en los últimos 17 años.

Con el 83,7% de las mesas escrutados, Fernández obtuvo 47,59% de los votos, contra el 40,96% de Macri.

De esta manera, este abogado de 60 años que postuló en la fórmula con la expresidenta Cristina Kirchner (2007-2015) es el próximo presidente del país de 44 millones de habitantes.

"Es un gran día para la Argentina", dijo muy sonriente Fernández, al salir de su casa a saludar a simpatizantes después del cierre de la elección.

Para ganar en primera vuelta, Fernández debía obtener más del 45% de los votos o más del 40% y superar en al menos 10 puntos a su rival.

Bajo un clima de tensión en varios países de América Latina, con masivas protestas en Chile, Bolivia y Ecuador, y una crisis en Venezuela, la elección de Argentina es clave en la configuración de fuerzas en la región.   "Paciencia y tranquilidad"

Miles de personas cantaron y saltaron frente al comando de campaña del Frente del Todos al grito de "íSe siente, se siente, Alberto presidente!", en medio de banderas con el rostro de la expresidenta.

Nora Martínez, una agente de 59 años, es una de ellas. "Quiero que este gobierno se vaya pronto, en cuatro años le hicieron un daño muy profundo al país".

Mientras que los rostros de desazón en el comando de campaña oficialista eran visibles. Macri aún no apareció ni se pronunció.

Este ingeniero, de 60 años, termina su mandato con el país sumido en la peor crisis económica desde 2001, con alta inflación (37,7% a septiembre) y un aumento de la pobreza (35,4%). El presidente defiende que debió hacer ajustes para ordenar el desequilibrio económico que encontró al asumir en 2015, y que a partir de ahora se verán los resultados.

Al menos Juntos por el Cambio, la coalición del presidente, retuvo la alcaldía de Buenos Aires con Horacio Rodríguez Larreta, que consiguió el 55,51% de los votos y repite como jefe de la ciudad.

En segundo lugar, pero lejos, quedó el candidato del peronismo de centroizquierda, Matías Lammens, con el 35,42% de los votos.   "Presión sobre el peso"

Los inversores temen que un gobierno de Fernández implique el retorno de las políticas intervencionistas del kirchnerismo (2003-2015). Analistas se preguntan además quien gobernará: Fernández -exjefe de gabinete de Cristina y de su esposo, el fallecido Néstor Kirchner- o la expresidenta de 66 años.

Fernández aseguró una y otra vez que los depósitos bancarios argentinos están a salvo y rechazó que se vuelva a repetir el fantasma de la crisis del año 2001, cuando se congelaron y se pesificaron los que eran en dólares.

Pero los argentinos ya dieron muestras de pánico. Desde las primarias, hubo retiros de depósitos en dólares por más de 12.000 millones (36,4% del total). Y tan solo el viernes, el Banco Central perdió otros 1.755 millones de dólares en reservas para frenar la depreciación de la moneda.

El lunes "habrá mucha presión sobre el peso y sobre los bancos, pero los mercados ya anticiparon los resultados, la reacción no será tan brutal como luego de las primarias" de agosto, vaticinó Nicolás Saldías, investigador del Wilson Center.   

"Esa Argentina que soñamos"

En el último mes, Macri concentró sus esfuerzos en convencer a los indecisos para sumar votos que permitan ir al balotaje, al recordar las denuncias de corrupción contra el kirchnerismo y su entorno.

A mediados de julio de 2018, en medio de una corrida bancaria, Macri acudió al Fondo Monetario Internacional que otorgó un préstamo de 57.000 millones de dólares a cambio de un ajuste fiscal que frenó aún más la economía. Todavía falta la entrega de 13.000 millones, pero el FMI espera el resultado electoral.

Fernández aseguró en varias oportunidades que cumplirá con el pago. Pero además de los mercados, necesita dar seguridad a los millones de personas que votaron por Macri.

"Fernández deberá restaurar la confianza en el kirchnerismo. En los meses que vienen, y hasta que asuma (el 10 de diciembre), Macri será el presidente y Fernández tendrá el poder", explicó Saldías.

"Tienen que dar señales de que trabajan juntos, de lo contrario, la situación se hará insostenible", advirtió. (27/10/2019)  

Comparte y opina:

La UE incluye a brazo armado de Hezbolá en lista de grupos terroristas

Holanda y Reino Unido querían que los europeos dieran una respuesta, tras "la implicación" de las milicias del movimiento chiita proiraní en el atentado de Burgas (Bulgaria), en el que fallecieron cinco turistas israelíes y un búlgaro el 18 de julio del año pasado.

/ 22 de julio de 2013 / 16:33

La Unión Europea (UE) decidió este lunes incluir al brazo armado de Hezbolá en su lista negra de organizaciones terroristas, pero deberá resolver un asunto práctico: cómo distinguirlo del brazo político del movimiento islamista chiita, que forma parte del gobierno libanés.   «Es positivo que la UE haya decidido llamar a Hezbolá lo que es: una organización terrorista», celebró el ministro de Exteriores holandés, Frans Timmermans.

La decisión de la UE supone «congelar sus haberes, bloquear su financiación y por lo tanto limitar su capacidad de acción», añadió el ministro.

La UE ha «enviado un mensaje claro y unánime contra el terrorismo», se congratuló el británico William Hague. En igual sentido se pronunció Israel: la decisión muestra al mundo entero que Hezbolá es «terrorista».

Holanda y Reino Unido querían que los europeos dieran una respuesta, tras «la implicación» de las milicias del movimiento chiita proiraní en el atentado de Burgas (Bulgaria), en el que fallecieron cinco turistas israelíes y un búlgaro el 18 de julio del año pasado, además del presunto autor.

Además del atentado en Bulgaria, los europeos citan la condena en Chipre en marzo de un presunto miembro de Hezbolá, acusado de haber planeado un ataque contra los intereses israelíes en la isla mediterránea.

Sobre eso había consenso entre los 28 países de la UE, pero el problema es que a algunos países como España, Italia, Malta o Irlanda, les preocupaba el impacto que podría tener tal decisión en Líbano, donde Hezbolá tiene una enorme presencia e influencia política y social.   Para España, es necesario que el acuerdo «no prejuzgue el diálogo con todos los partidos que forman parte del Gobierno de Líbano, que no prejuzgue la ayuda humanitaria o las transferencias financieras», dijo el ministro José Manuel García-Margallo, a su llegada a Bruselas.

Los ministros se comprometieron a «mantener el diálogo» con todos los partidos políticos libaneses, incluido Hezbolá, que desempeña un papel clave en el seno del gobierno del primer ministro saliente Najib Mikati, donde es mayoría.

Pocos días atrás, Líbano exhortó a la UE que no incluya al brazo armado de la milicia chiita en su lista de organizaciones terroristas «sin que haya pruebas objetivas y decisivas».

La situación en Líbano es complicada ante una creciente inestabilidad política y social, que se ha deteriorado debido al conflicto en Siria. Y en ese sentido en nada ayudó la participación de Hezbolá, aliado de Damasco, en los combates en Siria.   El país preveía celebrar elecciones generales el 16 de junio pasado pero éstas fueran pospuestas hasta fines de 2014 y el Parlamento prorrogó la actual legislatura otros 17 meses.

La inscripción en la lista negra de la UE implica a las personas involucradas la prohibición de visa de ingreso a cualquier país del bloque. Pero en este caso, ¿cómo distinguir al brazo militar del resto del movimiento?  Estados Unidos no hace distinciones, explicó un portavoz del departamento de Estado. «Los numerosos brazos y filiales de Hezbolá comparten los mismos objetivos, miembros y financiación común para apoyar todo tipo de acciones violentas», añadió.

Por eso los expertos advierten contra lo que califican una política ambigua de la UE.

«Distinguir el ala política de la militar es un gesto ambiguo ya que es muy difícil identificar los miembros del ala militar», consideró Waddah Charara, profesor de sociología de la Universidad en Líbano y autor del «Estado Hezbolá».

«Las restricciones y las ambigüedades de la decisión dejan una margen muy amplio de acción para Hezbolá en tanto que este partido ha actuado siempre de forma encubierta y posee muchos recursos», añadió.

Hay además un problema de identidad, como recuerda Francisco Barroso Cortés en un estudio del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE).

«Definir a la milicia chiita de Hezbolá, se presenta como una labor bastante complicada, puesto que podríamos catalogarla como un grupo terrorista, un movimiento religioso islámico, un partido nacional libanés, o una marioneta en manos de Irán y Siria», explicó.

Comparte y opina: