Wednesday 7 Dec 2022 | Actualizado a 22:29 PM

Miles de bañistas en las playas de Rio de Janeiro pese a restricciones por covid

En la popular playa de Ipanema, en el sur de Rio de Janeiro, miles de bañistas se instalaron este domingo con sus sillas, pareos y sombrillas en la arena

Por AFP

/ 6 de septiembre de 2020 / 18:29

Miles de bañistas se volcaron a las playas de Rio de Janeiro durante un fin de semana con más turismo interno en Brasil debido al feriado del lunes y a la flexibilización de la cuarentena por el covid-19, que deja más de 4,1 millones de contagios y más de 126.000 muertes en el país.

En la popular playa de Ipanema, en el sur de Rio de Janeiro, miles de bañistas se instalaron este domingo con sus sillas, pareos y sombrillas en la arena, pese a que la alcaldía lo prohibió y solo autorizó que las personas se tomen un baño en el mar. Muchos incluso iban sin mascarilla.

«Es un absurdo que esa playa esté llena de esa manera porque existe una ley y debe ser cumplida para poder proteger al prójimo», dijo a la AFP Vera Lucia, una administradora de 63 años que iba en bicicleta por Ipanema.

Para otros como Mateus da Silva fue irresistible ir a disfrutar del mar en un día soleado. «Miedo tenemos, pero la felicidad de estar aquí en la playa es más fuerte», comentó este panadero de 24 años, quien iba sin mascarilla.

El turismo interno se reactivó este fin de semana debido al feriado del lunes por la Independencia de Brasil.

Atracciones como el Cristo Redentor también fueron escenario de aglomeraciones este domingo, según imágenes del canal Globo.

Los hoteles de Rio registraron una media de 46% de ocupación entre el viernes y este lunes, con los barrios de Ipanema, Leblon, Leme y Copacabana entre los más demandados, informó el viernes el sindicato Hotéis Rio.

Debido a la pandemia «la reanudación del turismo ocurre de forma gradual» y algunos hoteles «todavía operan con capacidad reducida», agregó.

La alcaldía de Rio autorizó también la apertura de museos, galerías y parques, entre otros, en una nueva fase de flexibilización de las medidas de cuarentena, que prevé la prohibición de aglomeraciones y el uso obligatorio de mascarillas.

En Sao Paulo también se registraron extensas filas de autos saliendo de la ciudad rumbo a las playas del norte del estado, donde los alcaldes pidieron un refuerzo de la policía militar para controlar que los bañistas cumplan las restricciones.

Tras varios meses en una meseta con un promedio diario de más de mil muertos, el gigante sudamericano registra desde fines de agosto una leve disminución y computó en la última semana una media de 869 muertes y unos 40.000 contagios cada día.

El Ministerio de Salud afirma que los números revelan una «caída» en la curva, pero los especialistas independientes sostienen que la mejora todavía es «muy tímida» y «muy reciente». La tendencia debe mantenerse por al menos dos o tres semanas para confirmarse.

(06/09/2020)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Expresidente guatemalteco Otto Pérez condenado a 16 años de cárcel por corrupción

Pérez, de 72 años, renunció al cargo y fue encarcelado el 3 de setiembre de 2015 tras masivas manifestaciones.

Otto Pérez condenado a 16 años de cárcel por corrupción.

Por AFP

/ 7 de diciembre de 2022 / 22:22

Un tribunal penal de Guatemala condenó este miércoles al expresidente Otto Pérez, un general retirado, a 16 años de prisión conmutables por un fraude en las aduanas que lo obligó a renunciar en 2015, tres años después de asumir el poder.

Otto Pérez «es penalmente responsable en concurso real de los delitos: autor del delito de asociación ilícita y por ser cómplice responsable del delito de casos especiales de defraudación aduanera», dijo la presidenta del Tribunal de Mayor Riesgo B de la capital, Irma Jeannette Valdés, al leer la sentencia.

A cada delito se le impuso una pena de ocho años de cárcel, para sumar 16 años en total, más un millón de dólares de multa. Una sentencia idéntica recibió su exvicepresidenta, Roxana Baldetti, también acusada de encabezar el fraude.

Ambos fueron absueltos del delito de enriquecimiento ilícito.

«El tribunal no duda en ningún momento que existió algún tipo de incremento patrimonial ilícito», explicó la jueza vocal Katty Sarceño, que no obstante admitió que la Fiscalía no lo pudo probar.

Pérez, de 72 años, renunció al cargo y fue encarcelado el 3 de setiembre de 2015 tras masivas manifestaciones.

Le puede interesar: Otto Pérez Molina denuncia estar ‘retenido ilegalmente’ desde hace meses.

El caso que involucra a Pérez, conocido como «La línea», consistía en un sistema de evasión fiscal en las aduanas. Fue destapado por la Fiscalía con el acompañamiento de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), un ente de las Naciones Unidas que apoyó el combate de estructuras criminales dentro del Estado.

El exmandatario, vestido con un traje azul oscuro y camisa celeste con corbata del mismo color, aseguró antes del fallo que estaba con «fe y esperanza» de que saldría absuelto de las acusaciones que lo llevaron a renunciar cuatro meses antes de entregar la presidencia.

Sin embargo, la decisión del tribunal le cambió el semblante. «Yo verdaderamente me siento frustrado, me siento decepcionado», dijo Pérez a periodistas.

«¿Qué sentido tiene que defraude al Estado si no pudieron comprobar el enriquecimiento ilícito? ¿Entonces el dinero dónde está?», cuestionó molesto, y agregó que apelará el fallo.

Según la investigación, el monto por las coimas recibidas por la estructura ascendió a unos 3,5 millones de dólares, mientras que el monto defraudado al Estado por la evasión de impuestos llegó a casi 10 millones de dólares durante la operación detectada entre 2013 y 2015.

Comparte y opina:

Las proezas y las promesas del telescopio James Webb

Las imágenes que llegan del Webb son inicialmente invisibles al ojo humano, porque opera esencialmente en el espectro de infrarrojo, a diferencia del Hubble.

El telescopio espacial James Webb entregó a lo largo de 2022 imágenes excepcionales. Foto: NASA.

Por AFP

/ 7 de diciembre de 2022 / 22:14

El telescopio espacial James Webb entregó a lo largo de 2022 imágenes excepcionales, apenas un esbozo de lo que podría llegar en un futuro no lejano. Está en órbita desde mediados de año para escudriñar los confines del Universo y la atmósfera de los planetas lejanos.

Los resultados del Webb, situado a 1,5 millones de km de la Tierra, superan de lejos a los del veterano telescopio Hubble. Éste sigue en funcionamiento pero sin la precisión de las lentes de su joven competidor.

Gracias a su exitoso lanzamiento, Webb debería operar durante al menos 20 años, en lugar de los diez que se preveía inicialmente.

«Se está comportando mucho mejor de lo que esperábamos», asegura a la AFP Massimo Stiavelli, jefe de misión en el Space Telescope Science Institute, que pilota ese artefacto espacial.

«Los instrumentos son más eficaces, las lentes más precisas y estables», explica. Esa estabilidad es clave para lograr imágenes nítidas.

Las imágenes que llegan del Webb son inicialmente invisibles al ojo humano, porque opera esencialmente en el espectro de infrarrojo, a diferencia del Hubble.

Pero gracias a la espectacular coloración de esas fotografías, ha conseguido deslumbrar a los aficionados.

Con esa frecuencia de las ondas infrarrojas, el James Webb puede detectar los rastros lumínicos más débiles del Universo, o analizar con espectrógrafo la atmósfera de los exoplanetas (planetas fuera del Sistema Solar).

También puede leer: Las primeras galaxias pudieron formarse antes de lo pensado por los astrónomos

18 pétalos

El lanzamiento del James Webb a bordo de un cohete Ariane 5, a finales de 2021, coronó una odisea iniciada por la Nasa hace más de 30 años.

Tras varios fracasos, una inversión de 10.000 millones de dólares y la contribución de 10.000 personas, el telescopio se colocó de manera perfecta en su órbita. Y fue a mediados del verano boreal, en particular con el despliegue de un parasol de la talla de una cancha de tenis.

Su principal espejo, de 6,5 metros de diámetro, consta de 18 pétalos que se fueron abriendo y calibrando hasta alcanzar una precisión inigualable. Las piezas tienen un margen de error de apenas un millonésimo de metro.

El telescopio James Webb envió el 12 de julio de 2022 cinco imágenes que pusieron de relieve sus capacidades. Miles de galaxias, algunas formadas poco después del Big Bang, hace 13.800 millones de años.

Meses después pudo fotografiar a Júpiter con lujo de detalles, lo que ayudará a comprender el funcionamiento interno de ese gigantesco planeta gaseoso.

«Exceso» de galaxias

Otras imágenes coloreadas que provocaron asombro fueron los «Pilares de la Creación», enormes estructuras de gas y polvo repletas de estrellas, de tonos azulados, rojos y grises.

Estas imágenes y datos invitan a los científicos a «revisar sus modelos sobre la formación de las estrellas», explica la Nasa.

Apenas cinco meses después de su entrada en funcionamiento, el telescopio permitió a los astrónomos atisbar una galaxia que se formó apenas 350 millones de años después del Big Bang.

Esas formaciones galácticas son mucho más brillantes de lo que se suponía y quizás se formaron mucho antes de lo que se calculaba.

«Tenemos un ‘exceso’ de galaxias respecto a los modelos teóricos en el Universo lejano». Así explicó a la AFP David Elbaz, director científico del Departamento de Astrofísica del Comisariado de Energía Atómica y Energías Alternativas de Francia (CEA).

Ahí donde Hubble veía solamente «galaxias de formas irregulares», la precisión del James Webb «las convierte en magníficas espirales galácticas» de una forma similar a la nuestra.

Una especie de «patrón universal» que podría ayudar a desentrañar la formación de las estrellas.

En cuanto a los exoplanetas, se logró la primera confirmación de la presencia de dióxido de carbono en la atmósfera de Wasp 39-b. Y es que en sus nubes podrían producirse fenómenos fotoquímicos.

Según Massimo Stiavelli, esas primeras observaciones hacen presagiar «grandes sorpresas» en un futuro no muy lejano.

Comparte y opina:

Pedro Castillo, el maestro rural que fracasó en su intento de reformar Perú

Castillo, de 53 años, era prácticamente desconocido hasta hace cinco años, cuando lideró una gran huelga del magisterio que forzó al gobierno a aumentar los salarios.

Por AFP

/ 7 de diciembre de 2022 / 22:04

Cuando fue electo el año pasado, el maestro rural de izquierda Pedro Castillo se convirtió en el primer presidente de Perú sin lazos con las élites.

Generó esperanzas de reformas, pero como varios de sus predecesores, fue destituido el miércoles en medio de acusaciones de corrupción, horas después de que intentara infructuosamente disolver el Congreso.

Más tarde, la fiscalía de Perú anunció su detención.

Castillo, de 53 años, era prácticamente desconocido hasta hace cinco años, cuando lideró una gran huelga del magisterio que forzó al gobierno a aumentar los salarios.

Nació el 19 de octubre de 1969 en Puña, un pueblo del distrito de Chota, en la región norteña de Cajamarca, donde fue maestro de una escuela rural durante 24 años. Es el tercero de nueve hermanos y sus padres son campesinos analfabetos.

De niño, ayudaba a sus padres en el trabajo de la granja y debía caminar varios kilómetros para ir a la escuela.

«Por primera vez, nuestro país será gobernado por un campesino, una persona que pertenece a los sectores oprimidos», dijo el día que asumió la presidencia, emocionado, vistiendo un traje tradicional andino negro y un enorme sombrero blanco típico de  su pueblo.

Le puede interesar: El Congreso de Perú destituye al presidente Pedro Castillo.

«No más pobres en un país rico», repitió como un mantra el ahora expresidente durante su campaña como abanderado de Perú Libre, un minoritario partido marxista leninista.

Con su sombrero blanco de copa alta típico de Cajamarca recorrió el país, a veces a caballo, para conseguir votos. En ocasiones poco formales, vestía poncho y sandalias confeccionadas con neumáticos usados.

Prometió «un país sin corrupción» y conquistó el sentimiento de indignación de millones de peruanos.

Dio una gran sorpresa al superar por estrecho margen en el balotaje a la derechista Keiko Fujimori, hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori (1990-2000).

Tras ser electo, sin embargo, un asesor de imagen le aconsejó que abandonara el sombrero para mejorar sus bajos índices de aprobación.

Católico, acostumbraba citar pasajes bíblicos para justificar su rechazo al aborto, al matrimonio homosexual y a la eutanasia.

En el patio de su casa hay un cuadro de Jesús rodeado de ovejas con la leyenda en inglés «Jehova is my shepherd» (Jehová es mi pastor).

– «Ataque sin cuartel» –

La destitución de Castillo por «permanente incapacidad moral» fue aprobada el miércoles, horas después de que el mandatario anunciara la disolución del Congreso, instalara un toque de queda y dijera que gobernaría por decreto.

Apenas dos horas después, la vicepresidenta Dina Boluarte asumió la jefatura del Estado en el Congreso hasta el fin del mandato de Castillo, en julio de 2026.

Fue el tercer intento del Congreso por sacar del poder a un presidente que registraba un rechazo de 70% y que tiene seis investigaciones judiciales en su contra por corrupción y fraude. Varios familiares y allegados suyos también han sido acusados de corrupción.

La pertinaz pugna entre el Ejecutivo y Legislativo se atizó este año por una investigación fiscal contra el líder sindical por dirigir una presunta «organización criminal» que reparte contratos públicos a cambio de dinero.

La oposición le acusaba además de falta de rumbo. Criticaban sus constantes crisis ministeriales que se tradujeron en cinco gabinetes y una rotación de 80 ministros, algo inédito en Perú.

Para la mayoría del Congreso «no es posible que un campesino gobierne al país», dijo el miércoles el expresidente al anunciar que cerraba el parlamento.

Pero las fuerzas armadas y la policía no lo apoyaron, y el Congreso lo ignoró y aprobó su juicio político.

Una moción similar derivó en la caída de los exmandatarios Pedro Pablo Kuczynski en 2018, y Martín Vizcarra en 2020. El expresidente Alberto Fujimori fue destituido por el Congreso en noviembre de 2000.

En 2017, durante la huelga magisterial que encabezó, el gobierno vinculó a los líderes del magisterio con el Movadef, brazo político de la derrotada guerrilla maoísta Sendero Luminoso, considerado «terrorista» en Perú.

«Rechazo categóricamente las denuncias», replicó Castillo, quien había integrado en Cajamarca las «rondas campesinas» armadas que resistían incursiones de Sendero durante el conflicto interno (1980-2000).

Cerca de su casa, Castillo tiene una granja de una hectárea donde cultiva maíz y patatas, y cría pollos y vacas.

Cuando conoció en el palacio de gobierno a su predecesor, el presidente interino Francisco Sagasti, le preguntó en broma dónde colocaría a todos sus animales de la granja.

Sugirió entonces que la residencia presidencial podría convertirse en un museo para quebrar los símbolos de la época colonial, y dijo que volvería a ser maestro cuando terminara su mandato en 2026.

Comparte y opina:

Los rastafaris sudaneses luchan contra los prejuicios y la represión

En las sentadas, marchas y concentraciones, las banderas con el retrato de Bob Marley, los gorros rojo-verde-amarillo y los grandes temas del reggae en inglés o árabe están por todas partes.

Sudaneses visitan una exposición de ojetos rastafaris en la capital de Sudán, Kahrtoum, el 14 de octubre de 2022. Foto: AFP.

Por AFP

/ 7 de diciembre de 2022 / 21:48

Con sus largas rastas y su gorro de lana, Abdallah Ahmed sabe que es uno de los rastafaris, y que puede traerle problemas en su país, Sudán.

Si bien en Jamaica el emperador etíope Haile Selassie es considerado un mesías por los rastafaris que le siguen, en Sudán, el rastafarianismo es un movimiento más cultural que místico.

Sin embargo, bajo el régimen del dictador Omar al Bashir, Abdallah Ahmed -de nombre artístico Max Man- sufrió la saña de su policía islámica. En 2017 fue detenido en un concierto de reggae acusado de posesión de drogas. Fue condenado a 20 latigazos.

En esos años, la policía de la moral no dudaba en rapar las rastas en público y en agredir a los rastafaris por incumplir el estricto código de vestimenta que el régimen imponía entonces.

También puede leer: Galería Altamira pone 107 obras en subasta, la última del año

«Los rastafaris no mueren»

En 2019, cuando el ejército derrocó a Bashir bajo la presión del pueblo, los rastafaris «estaban super entusiastas», cuenta este sudanés de 31 años.

«Surgieron muchos músicos y artistas», dice a la AFP este hombre que durante la dictadura tuvo que vivir su pasión en la clandestinidad.

Sin embargo, cuando el general Abdel Fatah al Burhan restableció el poder militar con su golpe de Estado hace un año, todas las puertas volvieron a cerrarse.

Entre los 121 manifestantes muertos en la represión había varios rastafaris, afirma Afraa Saad, una cineasta de 35 años que también lleva largas rastas.

A menudo, en las redadas que preceden o siguen las convocatorias de manifestaciones, los rastafaris dicen que son los primeros en caer, porque son los más visibles. Y entre estos jóvenes de pelo largo, varios han salido de detención con la cabeza rapada.

Para Abdallah Ahmed, los rastas, con su aspecto atípico, son un «objetivo» de las autoridades.

«Pero eso nunca les impidió dejarse las rastas, algunos murieron por no esconder» el hecho de ser rastafaris, añade.

Tanto es así que junto a los habituales eslóganes «¡Militares a los cuarteles!» y «¡Poder para los civiles!», ha aparecido el ya emblemático «Los rastafaris no mueren».

«Luchar por nuestros derechos»

En las sentadas, marchas y concentraciones, las banderas con el retrato de Bob Marley, los gorros rojo-verde-amarillo y los grandes temas del reggae en inglés o árabe están por todas partes.

«El rastafarianismo nos enseña a decir la verdad, a ser valientes, a luchar por nuestros derechos», dice Abdallah Ahmed.

Y sin embargo, señala Afraa Saad, existe un prejuicio muy arraigado en Sudán y otros países, de que «alguien que lleva rastas es un drogadicto que no sabe comportarse correctamente».

«A menudo la gente me pregunta cómo una chica puede llevar rastas cuando hay otros peinados respetables», dice.

Pero para ella, llevar rastas es mucho más que una cuestión estética. Es un mensaje político.

Bajo el régimen de Bashir, la vestimenta de las mujeres estaba estrictamente controlada y su papel en la sociedad se redujo considerablemente.

En respuesta, Afraa Saad se dejó crecer rastas. «Se han convertido en mi identidad, en lo que soy», dice.

Saleh Abdallah, diez años menor que ella, se dejó crecer el pelo para protestar contra el golpe.

«Y me dejaré las rastas hasta que caiga el régimen militar», asegura durante una manifestación antigolpista.

Comparte y opina:

Ecuador impone el uso de mascarilla en espacios cerrados por casos de COVID-19

Ecuador había relajado progresivamente las medidas restrictivas por el COVID-19, luego de que disminuyeran los casos. En octubre, Lasso declaró el fin de la pandemia en el país.

Ecuador impone el uso de mascarilla en espacios cerrados por COVID-19.

Por AFP

/ 7 de diciembre de 2022 / 19:37

Ecuador impuso este miércoles nuevamente el uso obligatorio de mascarilla en lugares cerrados, tras el aumento de enfermedades respiratorias, entre ellas, el COVID-19.

El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional dispuso «para toda la ciudadanía utilizar la mascarilla de forma obligatoria en espacios cerrados, lugares poco ventilados y donde no se pueda mantener el distanciamiento», dijo en rueda de prensa Juan Zapata, ministro del Interior y presidente del COE.

El organismo también recomendó el uso del tapabocas en lugares abiertos donde se desarrollen eventos masivos, así como el aislamiento voluntario por cinco días cuando haya síntomas de enfermedades respiratorias.

Ecuador había relajado progresivamente las medidas restrictivas por el COVID-19, luego de que disminuyeran los casos. En octubre último, el presidente Guillermo Lasso declaró el fin de la pandemia en el país, que fue uno de los primeros focos de la enfermedad en Latinoamérica.

Le puede interesar: Al menos tres centros penitenciarios fueron aislados por casos de COVID-19.

«La gravedad por las infecciones por covid es baja», señaló el ministro de Salud, José Ruales, agregando que «no observamos una variación importante» en el número de defunciones.

Sin embargo, las autoridades reconocieron que en el país de 18 millones de habitantes han aumentado los casos de influenza, gripes estacionarias y covid, especialmente en niños y ancianos.

Además, el COE dispuso al ministerio de Salud elaborar planes de contingencia para la atención de enfermedades respiratorias a fin de ampliar los servicios de salud destinados para su tratamiento y garantizar el abastecimiento de medicamentos.

Ecuador, que declaró la presencia del virus en su territorio el 29 de febrero de 2020, registra más de un millón de casos y alrededor de 36.000 muertos, de acuerdo con la estadounidense Universidad Johns Hopkins.

En el país el 84% de la población en edad para vacunarse ha recibido el esquema completo de inmunización contra el COVID-19.

Comparte y opina:

Últimas Noticias