miércoles 28 jul 2021 | Actualizado a 10:23

Ninguna mujer en carrera a la Casa Blanca: ¿víctimas del sexismo en EEUU?

Cuatro años después de la derrota de Hillary Clinton, ¿son las candidatas víctimas del sexismo en Estados Unidos?

Elizabeth Warren durante un acto público. Foto: @ewarren

/ 6 de marzo de 2020 / 17:33

La salida de Elizabeth Warren, la última mujer con chances de ser elegida presidenta de Estados Unidos, deja en manos de tres hombres una carrera hacia la Casa Blanca iniciada con una diversidad récord.

Cuatro años después de la derrota de Hillary Clinton, ¿son las candidatas víctimas del sexismo en Estados Unidos?

"La parte más difícil de esto son todas esas niñas que van a tener que esperar cuatro años más para ver una mujer en la Casa Blanca", dijo Warren, de 70 años, al anunciar su retiro de la carrera por la nominación demócrata el jueves.

Su partida deja solo a una mujer en liza, la congresista Tulsi Gabbard que hasta ahora solo ha logrado pequeños logros en las urnas, y dos hombres de más de setenta años, Joe Biden y Bernie Sanders.

La salida de Warren se explica por no lograr convencer a los votantes, especialmente al no poder encontrar su espacio en el ala más moderada del Partido Demócrata.

"¿Hizo una campaña perfecta? Por supuesto que no", dijo Debbie Walsh, directora del Center for American Women and Politics (CAWP).

"Nadie lo hace. Bernie Sanders no realizó una campaña perfecta y Joe Biden ciertamente no realizó una campaña perfecta. Pero es difícil imaginar que un candidato masculino, con sus habilidades, su inteligencia, su empatía y su conexión con las multitudes" no habrían llegado "mucho más lejos en esta elección" que Warren.

"Esto muestra que en este país, las mujeres aún no están en igualdad de condiciones, que todavía hay sexismo, misoginia" cuando se trata de postularse al cargo político más alto, explicó Walsh a la AFP.

Un sesgo aún más acentuado este año es que los votantes demócratas tienen un gran objetivo en mente: vencer a Donald Trump en noviembre.

Sin embargo "las mujeres y las minorías todavía son percibidas como opciones arriesgadas" para ganar, lamenta Walsh.

Por los hombres, pero especialmente por las mujeres, según una encuesta de CNN de enero: el 20% de las mujeres encuestadas aseguraron que una mujer no podía ganar la Casa Blanca, frente al 9% de los hombres.

"Elementos de misoginia"

"Esto es una competencia, hacen campaña y la gente los sigue" o no, "pero realmente creo que hay un cierto elemento de misoginia", dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, el jueves.

"Pero creo que los estadounidenses están listos" para ver a una mujer presidenta, agregó, y señaló que Hillary Clinton estuvo "muy cerca" en noviembre de 2016.

Al ser vencida por Donald Trump, ella declaró: "Sé que todavía no hemos roto el techo de cristal más alto y duro, pero algún día alguien lo hará y con suerte antes de lo que imaginamos".

Dos años después, en 2018, los estadounidenses eligieron un número récord de mujeres para el Congreso estadounidense, especialmente gracias a la movilización de los votantes.

"Perseverando"

Otras exaspirantes a la Casa Blanca, como la senadora Kamala Harris o la autora Marianne Williamson, han hablado sobre su experiencia después de la partida de Elizabeth Warren.

Las candidatas quedan atrapadas, enfatiza Debbie Walsh, porque deben, por un lado, demostrar más que los hombres que son "fuertes" y "competentes". Pero, como en el caso de Warren, "si ella señala sus competencias, la percibimos como arrogante".

Sus virulentos ataques contra el multimillonario Michael Bloomberg también le valieron ser llamada "agresiva", una palabra que rara vez fue asociada a Bernie Sanders, conocido por su tono combativo.

"Ella es mala y a la gente no le agrada", afirmó Donald Trump el viernes.

Elizabeth Warren no pierde la esperanza. "Tomará un poco más de tiempo antes de que podamos tener una mujer en la Casa Blanca", dijo en MSNBC.

"No podemos perder la esperanza porque la única forma en que cambiará es volver a eso mañana y reanudar la lucha. Estamos perseverando". (06/03/2020)

Comparte y opina:

La Cámara Baja de EEUU remite el acta de acusación contra Donald Trump

Desde este martes, la Cámara Alta convocará oficialmente a Trump para este proceso, que comenzará el 9 de febrero.

El expresidente Donald Trump, al abordar el helicóptero presidencial. Foto: AFP

/ 25 de enero de 2021 / 23:46

La Cámara de Representantes de Estados Unidos presentó formalmente al Senado este lunes el acta de acusación contra Donald Trump, marcando la apertura oficial de su histórico juicio político por «incitación a la insurrección» en los hechos violentos perpetrados por sus seguidores en el Capitolio el 6 de enero.

Desde el martes, la Cámara Alta convocará oficialmente a Trump para este proceso, que comenzará el 9 de febrero.

Los senadores prestarán juramente ese día para convertirse en jurados de este juicio doblemente histórico: Trump es el primer presidente estadounidense en ser objeto dos veces de un «impeachment». Y será el primero en ser juzgado tras abandonar la Casa Blanca.

Menos de una semana después de la investidura del demócrata Joe Biden, Trump vuelve a dominar las noticias.

Tras un fin de semana de silencio que contrastó con la frenética actividad en Twitter de Trump, Biden continúa firmando decenas de decretos para paliar la crisis sanitaria y económica del país, entre otras medidas.

El demócrata anuló este lunes la prohibición de su predecesor de que las personas transgénero sirvan en las fuerzas armadas, una decisión que era considerada discriminatoria.

Y más tarde firmó un nuevo decreto reforzando el «Made in America», que da prioridad a las empresas y productos estadounidenses en los contratos con el gobierno federal.

«En peligro la seguridad de EEUU»

Bajo un silencio solemne, los nueve «fiscales» designados por la presidenta demócrata de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, cruzaron para llegar al Senado los mismos pasillos decorados con estatuas y pinturas que fueron tomados por asalto por partidarios de Trump hace menos de tres semanas.

Luego, su jefe, el congresista Jamie Raskin, leyó el acta de acusación por «incitación a la insurrección» en el hemiciclo del Senado, la misma sala que los alborotadores invadieron poco después ser evacuada.

Donald Trump incitó «a la violencia» y «puso gravemente en peligro la seguridad de Estados Unidos y de sus instituciones», dijo el congresista demócrata, citando principalmente sus «falsas declaraciones» negando la victoria de Joe Biden en las presidenciales de noviembre.

El millonario republicano está acusado de haber incitado a sus seguidores a asaltar la sede del Congreso mientras los legisladores certificaban la victoria electoral de Biden.

«Nunca recuperarán nuestro país siendo débiles», dijo Trump a los manifestantes poco antes del ataque al Capitolio, que dejó cinco muertos. «Tienen que mostrar fuerza».

La violencia desatada horas después conmocionó a Estados Unidos y al mundo.

Pero una condena del Senado parece poco probable en este momento, ya que el magnate inmobiliario, todavía muy popular entre sus electores, sigue contando con partidarios clave en la Cámara Alta.

Yellen confirmada

Antes de la ceremonia, el Senado aprobó el nombramiento de Janet Yellen como secretaria del Tesoro. La votación de confirmación del futuro jefe de la diplomacia estadounidense Antony Blinken podría ser el martes.

Con un panorama sombrío en Estados Unidos por los cerca de 420.000 muertos por la pandemia y la crisis económica que ha provocado, Biden propuso un gigantesco plan de reactivación por 1,9 billones de dólares.

Pero su adopción en el Congreso parece por el momento comprometida por la fuerte oposición de los republicanos, pero también por la reticencia de los demócratas moderados.

Las negociaciones «apenas están comenzando», matizó Biden a periodistas el lunes, dándose «dos semanas» para tener una idea clara del apoyo a este vasto plan en el Congreso.

Los demócratas controlan la Cámara de Representantes. Pero su mayoría en la Cámara Alta es muy frágil: ocupan 50 de los escaños frente a los otros 50 de los republicanos. En caso de empate, es la vicepresidenta Kamala Harris quien tiene el voto decisivo.

Pero se necesitan 60 votos para someter a votación las principales reformas. Y dos tercios del Senado para condenar a Trump, un objetivo que parece difícil de lograr, incluso aunque su influyente líder de la minoría republicana, Mitch McConnell, no descartó votar por la condena.

«Encuentro este juicio estúpido», señaló el senador republicano Marco Rubio el domingo en Fox. «El país ya está en llamas y es como echar gasolina a este fuego».

Otros incluso esperan bloquear por completo la celebración del juicio, declarando inconstitucional juzgar a un expresidente.

Gran crítico de Trump, el senador republicano Mitt Romney es una de las pocas voces de su partido que apoya el procedimiento, aunque no se ha pronunciado públicamente sobre su voto. Romney fue el único republicano que condenó al magnate inmobiliario en su primer juicio político.

Entre los demócratas, sin embargo, los votos son casi unánimes.

«Debe enfrentarse a sus responsabilidades. El futuro de este país está en juego», dijo el lunes el jefe del Comité Judicial de la Cámara, Jerry Nadler.

En diciembre de 2019, Trump había sido inculpado por «abuso de poder» y «obstruir el buen funcionamiento del Congreso» por supuestas presiones a Ucrania para perjudicar a Biden. Pero fue absuelto el 5 de febrero de 2020 por el Senado, entonces de mayoría republicana

Más allá del Congreso, el futuro judicial del expresidente sigue siendo muy complicado, con múltiples demandas iniciadas en todo el país.

Pero la Corte Suprema iluminó su horizonte este lunes al ordenar cerrar los casos relacionados con las rentas de origen extranjero extraídas de sus grandes hoteles.

Comparte y opina:

La Cámara Baja de EEUU remite el acta de acusación contra Trump por toma del Capitolio

Trump está acusado de haber incitado a sus seguidores a asaltar la sede del Congreso el 6 de enero, mientras los legisladores certificaban la victoria electoral de Biden.

Donald Trump, expresidente de EEUU

Por Elodie Cuzin / AFP

/ 25 de enero de 2021 / 16:01

La Cámara de Representantes de Estados Unidos remitirá al Senado este lunes la acusación contra Donald Trump por «incitación a la insurrección» en la asonada al Capitolio, lo que desencadenará el primer juicio político de un expresidente estadounidense.

Menos de una semana después de la investidura del demócrata Joe Biden, Trump vuelve a dominar las noticias.

La presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, dijo que acusación contra el exmandatario republicano será entregada sobre las 19.00 (00.00 GMT del martes) al secretario de la Cámara Alta.

El proceso contra Trump en el Senado comenzará durante la semana del 8 de febrero. Demócratas y republicanos acordaron retrasar el inicio para darle más tiempo a Trump de preparar su defensa y a Biden la posibilidad de que el Senado confirme su gabinete.

Tras un fin de semana de silencio que contrastó con la frenética actividad en Twitter de Trump, Biden continúa firmando decenas de decretos para paliar la crisis sanitaria y económica del país, entre otras medidas.

Biden anuló la prohibición de su predecesor de que las personas transgénero sirvan en las fuerzas armadas, una decisión considerada discriminatoria.

Y esta tarde se espera que firme un nuevo decreto reforzando el «Made in America», que da prioridad a las empresas y productos estadounidenses en los contratos con el gobierno federal.

Histórico «impeachment»

Con el cargo de alentar a la insurrección aprobado en la Cámara de Representantes el 13 de enero, Trump se convirtió en el primer presidente estadounidense en ser acusado dos veces en un proceso de juicio político («impeachment» en inglés).

En diciembre de 2019, había sido inculpado por «abuso de poder» y «obstruir el buen funcionamiento del Congreso» por supuestas presiones a Ucrania para perjudicar a Biden. Pero fue absuelto el 5 de febrero de 2020 por el Senado, entonces de mayoría republicana.

Esta noche, los «fiscales» de la Cámara Baja caminarán por los largos y ricamente decorados pasillos que los separan del Senado para presentar el acta de acusación contra el 45º presidente de Estados Unidos. Luego, la leerán frente a los senadores.

Trump está acusado de haber incitado a sus seguidores a asaltar la sede del Congreso el 6 de enero, mientras los legisladores certificaban la victoria electoral de Biden.

«Nunca recuperarán nuestro país siendo débiles», dijo Trump a los manifestantes poco antes del ataque al Capitolio, que dejó cinco muertos. «Tienen que mostrar fuerza».

La violencia desatada horas después conmocionó a Estados Unidos y generó el rechazo de numerosas personalidades.

Pero una condena del Senado parece poco probable en este momento, ya que el magnate inmobiliario, todavía muy popular entre sus electores, sigue contando con partidarios clave en la Cámara Alta.

Juicio «estúpido»

Antes de la ceremonia, el Senado debe aprobar el nombramiento de Janet Yellen como secretaria del Tesoro. El voto de confirmación del futuro jefe de la diplomacia estadounidense Antony Blinken podría tener lugar el martes.

Con un panorama sombrío en Estados Unidos por los cerca de 420.000 muertos por la pandemia y la crisis económica que ha provocado, Biden propuso un gigantesco plan de reactivación por 1,9 billones de dólares.

Pero su adopción en el Congreso parece por el momento comprometida por la fuerte oposición de los republicanos, pero también por la reticencia de los demócratas moderados.

Es cierto que los demócratas dominan ahora el Senado además de la Cámara de Representantes.

Sin embargo, su mayoría en la Cámara Alta es muy frágil: ocupan 50 de los escaños frente a los otros 50 de los republicanos. En caso de empate, es la vicepresidenta Kamala Harris quien tiene el voto decisivo.

Pero se necesitan 60 votos para someter a votación las principales reformas. Y dos tercios del Senado para condenar a Trump, un objetivo que parece difícil de lograr, incluso aunque su influyente líder de la minoría republicana, Mitch McConnell, no descartó votar por la condena.

«Encuentro este juicio estúpido», señaló el senador republicano Marco Rubio el domingo en Fox. «El país ya está en llamas y es como echar gasolina a este fuego».

Otros incluso esperan bloquear por completo la celebración del juicio, declarando inconstitucional juzgar a un expresidente.

Gran crítico de Trump, el senador republicano Mitt Romney es una de las pocas voces de su partido que apoya el procedimiento, aunque no se ha pronunciado públicamente sobre su voto.

Este excandidato presidencial fue el único republicano que condenó al magnate inmobiliario en su primer juicio político.
Entre los demócratas, sin embargo, los votos son casi unánimes.

«Debe enfrentarse a sus responsabilidades. El futuro de este país está en juego», dijo el lunes el jefe del Comité Judicial de la Cámara, Jerry Nadler.

Más allá del Congreso, el futuro judicial del expresidente sigue siendo muy complicado, con múltiples demandas iniciadas en todo el país.

Pero la Corte Suprema iluminó su horizonte este lunes al ordenar cerrar los casos relacionados con las rentas de origen extranjero extraídas de sus grandes hoteles.

Comparte y opina:

Juicio político a Trump gana terreno entre los demócratas en EEUU

La negativa de McGahn a comparecer ante el Comité Judicial fue la más reciente en una creciente lista de maniobras de la Casa Blanca para frustrar las investigaciones de la cámara controlada por los demócratas.

El presidente Donald Trump en un acto desde la Casa Blanca Foto: AFP

/ 21 de mayo de 2019 / 17:40

Las discusiones en el Partido Demócrata respecto a un eventual "impeachment" se intensificaron el martes luego de que Don McGahn, exabogado del presidente Donald Trump, se negara a declarar sobre acusaciones de obstrucción a la justicia formuladas contra el presidente de Estados Unidos.

Los líderes demócratas de la Cámara de Representantes rechazaron la presión de colegas y compañeros de partido para relanzar la posibilidad de un juicio político luego de que la Casa Blanca obstaculizara nuevamente la investigación parlamentaria sobre la connivencia del equipo de Trump con Rusia en las últimas elecciones estadounidenses.

Furiosos porque McGhan faltó este martes a una citación en el Congreso, legisladores demócratas amenazaron con llevar el caso a los tribunales.    McGahn, quien entregó al fiscal especial Robert Mueller indicios de que Trump intentó torpedear la investigación sobre un supuesta trama rusa, faltó a la citación ante la Comisión Judicial de la Cámara de la Representantes tras ser instruido por la Casa Blanca.

La negativa de McGahn a comparecer ante el Comité Judicial fue la más reciente en una creciente lista de maniobras de la Casa Blanca para frustrar las investigaciones de la cámara controlada por los demócratas.

La portavoz del Ejecutivo, Sarah Sanders, dijo el lunes que la investigación de Mueller sobre la supuesta colusión de Trump con Rusia exoneró al presidente, por lo que no es necesario seguir indagando.

Los arreglos para que Mueller testifique se han estancado por su insistencia en que el grueso de su testimonio se realice en privado.

Y la Casa Blanca apeló el martes una orden de la corte federal para que los contadores de Trump entreguen sus declaraciones de impuestos a otro comité de la Cámara.

Se ha negado igualmente a entregar al Congreso una versión completa del informe de Mueller y los documentos vinculados a la investigación.

Furia

Ante esta serie de actitudes de la presidencia, diputados de la oposición volvieron a la carga para enjuiciar a Trump.

"Debemos iniciar una investigación de juicio político", declaró el representante Mark Pocan, uno de los líderes de ala progresista del Partido Demócrata.

"Tenemos que hacer nuestro trabajo y pronunciarnos sobre el impeachment", tuiteó otra diputada de la izquierda demócrata, Alexandria Ocasio-Cortez.

La presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, quien hasta ahora ha rechazado esa opción, programó una reunión para el miércoles para discutir el tema.

El presidente de la Comisión Judicial de la Cámara de Diputados, Jerry Nadler, dijo que cada uno de los incidentes que McGahn describió en el informe de Mueller "constituyen un delito" y que el exasesor tiene que testificar ante el Congreso.

"Nuestras citaciones no son opcionales", afirmó al inicio de la audiencia.

"Permítanme ser claro: este comité escuchará el testimonio del señor McGahn, incluso si tenemos que acudir a los tribunales para garantizarlo", advirtió.

La Casa Blanca asegura que un exasesor de Trump no puede ser obligado legalmente a declarar, un argumento con el que Nadler no está de acuerdo.

La sombra de 2020

Nadler dejó claro, no obstante, que está a favor de mantenerse apegado a la postura del partido de lanzar investigaciones públicas y no avanzar hacia un procedimiento de destitución.

En el mismo sentido se pronunció el diputado Steny Hoyer, otro de los principales referentes demócratas en la Cámara.

The Washington Post informó sin embargo que el lunes por la noche, Nadler, cuyo comité manejaría cualquier acción de juicio político, le dijo a Pelosi que estaba a favor de abrir una investigación de impeachment, el primer paso en ese proceso.

La representante Sheila Jackson Lee, miembro del comité de Nadler, declaró por su lado a la prensa que presentará formalmente una "resolución de investigación" para el juicio político "en las próximas 48 horas".

Pero Hoyer argumentó que sus compañeros demócratas aún no estaban listos para una iniciativa de este tipo.

"No creo que haya ningún demócrata que piense que Trump no ha hecho algunas cosas que probablemente justifican el juicio político", señaló.

"Habiendo dicho eso (…) -completó- pienso que la mayoría de los demócratas siguen creyendo que debemos continuar en la senda en la que hemos estado". (21/05/2019)

Comparte y opina: