lunes 17 may 2021 | Actualizado a 16:01

Pese a la crisis, el mercado externo valora la alpaca

TEJEDORAS. Los productos de estas mujeres artesanas son apreciados en el mercado internacional POR COMUNIDAD ANDINA SUMA SATAWI (CASSA)

/ 2 de mayo de 2021 / 19:13

Oportunidad. CASSA impulsa la venta de prendas ‘hechas a mano’ en cinco países

EMPRENDIMIENTO

Tras la crisis económica por el coronavirus COVID-19, las prendas bolivianas tejidas en fibra de alpaca tienen más aceptación en el exterior que en el mercado nacional. El “hecho a mano” es más valorado en países de Europa y Norteamérica. En este tiempo de crisis, muchas familias en el país prefieren ahorrar y sobre todo priorizar sus gastos en alimentos, bioseguridad y salud. Esta situación difiere en naciones desarrolladas donde el consumidor busca “exclusividad” en los productos que adquiere y además un factor de diferenciación.

Este último se ha convertido en una oportunidad de negocios y nicho de mercado para las productoras de Comunidad Andina Suma Satawi (CASSA), institución que impulsa el desarrollo socio económico y cultural en diferentes regiones del país.

Según su director de ventas, Miguel Achá, la comercialización de estas prendas en el mercado interno, en los últimos años, bajó considerablemente, razón por la cual buscaron oportunidades de negocios a escala internacional.

“Un chompa tejida en fibra de alpaca tiene un costo de Bs 300 (mercado nacional), por la cantidad de lana invertida y la mano de obra”, mientras que en el mercado internacional el precio puede incrementarse, sostuvo.

Agregó que el consumidor de países de Europa y Norteamérica tiene conciencia y valora las cualidades del tejido artesanal en alpaca, por ello acepta los costos de producción.

Las ventas externas de prendas tejidas de CASSA, en 2019, sumaron Bs 180.000 y el pasado año en plena crisis sanitaria y económica generaron Bs 150.000, confirmando la importancia del mercado internacional para el sector.

A la fecha, estos productos se exportan a Suiza, Suecia, Estados Unidos, Canadá y Australia.

“Nuestras prendas y accesorios son elaborados a mano y no dañan el medio ambiente. Ninguna prenda es igual a otra, son diseños exclusivos, esto es apreciado en países europeos”, dijo Achá al detallar que las principales beneficiarias de la comercialización de los productos son mujeres tejedoras. “La mayoría de nuestras beneficiarias son mujeres indígenas del departamento de La Paz, que ahora pueden decidir sobre su dinero en su familia, eso ayuda en su autoestima”.

Frente a los resultados alcanzados, CASSA se trazó un nuevo desafío: ingresar al mercado internacional de la moda.

“Este mercado mueve millones de dólares. Es exclusivo, donde se produce poco, y está acorde a nuestra producción en fibra de alpaca, porque ninguno de los productos son similares”, anticipó.

ARTESANAS. Calixta Durán, una tejedora de la comunidad Totorapampa de la provincia Sud Yungas de La Paz, relató a La Razón que aprendió su oficio con palillos de paja y actualmente con esa actividad puede pagar los gastos de los servicios básicos en su hogar y ahorrar para el futuro de sus hijos.

“Siempre me gustó el tejido, desde niña me enseñaron a tejer con palillos de paja y a hilar lana de alpaca”, dijo la artesana al destacar que las prendas que elabora con sus manos son calientes y suaves a la piel, a diferencia del tejido sintético.

En tanto Valeria Prado, artesana de la provincia Chilcani, comentó que produce vestidos para señoritas, así como guantes, chalinas, gorros a crochet. “Me siento feliz porque mis prendas son usadas en el exterior”.

A su vez, Achá destacó que “cada artesana recibió capacitaciones constates durante los últimos años para que sus productos sean de alta calidad de exportación y cumplan estándares de los mercados internacionales”.

AGRICULTURA URBANA Autoconsumo y oportunidad comercial

Producción. En medio de la crisis, productoras de El Alto encontraron un mercado.

CULTIVOS. Cualquier espacio es utilizado para producir alimentos para el consumo.

Por Sheila Olivarez

/ 16 de mayo de 2021 / 18:05

EMPRENDIMIENTO

La crisis económica provocada por el COVID-19 motivó a varios sectores de la población a cultivar sus propios alimentos. En El Alto, un total de 300 productores, en su mayoría mujeres, encontraron una oportunidad en la agricultura urbana.

Estas productoras se agrupan en la Fundación Sembrando Esperanza (Focapasi), la cual en 2015 implementó un programa de agricultura urbana con el objetivo de promover una alimentación sana de las familias alteñas.

En los primeros años, este grupo de mujeres, aprendió a sembrar, cultivar en carpas y otras opciones en sus viviendas, además cosechar los alimentos para su autoconsumo. No obstante en 2020, a consecuencia de la emergencia sanitaria por el coronavirus, sus productos comenzaron a ser altamente demandados por los vecinos de sus barrios.

“En la pandemia producían para la alimentación de sus familias, pero los vecinos comenzaron a buscar a las productoras para comprar sus productos. Algunas lograron llevar a distintos puntos de la ciudad los alimentos orgánicos frescos y naturales”, comentó a LA RAZÓN la agrónoma de Focapasi, Sandra Laura.

Al no contar con suficiente espacio en sus domicilios, las productoras aprendieron a sembrar verduras y frutas “en macetas, bolsas de yute y tubos de plástico”.

CARPAS. Familias productoras en El Alto cultivan verduras. FOTOS FOCAPACI

COMERCIO. Los cultivos de estas productoras se encuentran ubicados en los distritos 7, 8, 12 y 14 de El Alto. Tras su cosecha, la producción de frutillas, duraznos y hortalizas como zanahoria y rábano, así como las plantas aromáticas como albaca, cilantro, menta, hierbabuena, quirquiña, tomillo, entre otras, son comercializadas en La Paz y la urbe alteña.

“En la Plaza del Tinku, en Ciudad Satélite, estamos cada segundo domingo del mes. En Sopocachi, barrio en La Paz, nos encuentran en la plaza Lira todos los sábados. En la extranca de Río Seco (El Alto), los días lunes. Los jueves en las puertas de nuestra institución ubicada en Villa Julián”, dijo.

Para los cultivos, estas productoras utilizan semillas naturales y en reemplazo de agroquímicos “utilizan biopreparados, para el control de plagas, con extractos de ajo, cebolla, manzanilla, cola de caballo, para que la producción sea orgánica”, habilidades que aprendieron en Focapasi.

Las capacitaciones en esta organización no tienen costo así como el asesoramiento técnico que brinda a través de sus especialistas para la construcción de carpas. De igual manera, varios materiales son entregados en forma gratuita como el agrofilm así como la provisión de semillas a las familias productoras.

Según Jaime Coarite, ingeniero de esta fundación, al inicio del programa de agricultura urbana, en promedio cada productora comenzó a sembrar sus alimentos en un metro cuadrado y a la fecha triplicaron sus áreas de cultivo.

CAPACITACIÓN.Mujeres y hombres aprenden agricultura urbana. FOTOS FOCAPACI

“Un total de 150 familias ahora cuentan con una carpa solar, en un área de 30 metros cuadrados de cultivos, que les abastece para su autoconsumo en un 60% y tienen un excedente de aproximadamente 40%, que lo destinan para la comercialización”, apuntó.

Como ejemplo, citó que por la venta de hortalizas una familia productora puede generar ingresos de entre Bs 800 y Bs 2.100 de forma mensual.

Finalmente, destacó que del grupo de beneficiarios de los servicios de Focapasi, un total de 16 mujeres productoras obtuvieron becas de estudio de esta organización y que este año lograrán el título de Técnico Superior Agropecuario de la Universidad Católica Boliviana San Pablo.

Comparte y opina:

Arminda Choque: ‘No debemos tener miedo a destacar y ser mejores’

Es la primera mujer que dirige la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (AASANA), una entidad pública encargada de controlar y proteger la navegación aérea en el país, que afronta una crisis económica por falta de liquidez.

Por Sheila Olivarez

/ 9 de mayo de 2021 / 22:46

ENTREVISTA

Diseñar e implementar un plan de reactivación económica de AASANA, que implique la generación de recursos propios, cobro de deudas y el mejoramiento de infraestructura para la prestación de servicios a la navegación aérea en todo el espacio aéreo nacional, es el reto que se ha trazado llevar adelante Arminda Choque, directora general ejecutiva de esta entidad. Un desafío que asumió con responsabilidad y segura de su experiencia, pese a las críticas de sus compañeros de trabajo, a las que no dio importancia pues tiene un objetivo concreto, superar la crisis.

—¿Cuál es su experiencia laboral en AASANA?

—Yo comencé mi trabajo como ayudante de almacenes, posteriormente ascendí a secretaria, puesto en el que estuve por ocho años, en ese ínterin logré hacer mis estudios en la Universidad San Simón de Cochabamba. Ya con mi título de abogada, reconocieron mi trabajo y fui ascendida por mi capacidad como Jefa de Recursos Humanos, donde trabajé tres años, cargo que me permitió conocer a mis compañeros y el tema de AASANA en toda su magnitud.

—¿Cómo recibieron sus compañeros de trabajo su designación al cargo de Directora General Ejecutiva de AASANA?

—El ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Édgar Montaño, tuvo una visión de dar paso a la mujer para mostrar también que podemos asumir el liderazgo. En 54 años de vida de AASANA, soy la primera mujer en condición de pollera que asume esta responsabilidad; es todo un desafío y una oportunidad que asumo con mucha responsabilidad y compromiso con la institución y el Estado boliviano. Porque AASANA es de los bolivianos. El objetivo de mis compañeros de trabajo y el mío es trabajar por la institución y en ese marco avanzamos. Existieron comentarios que jamás esperé después de mi posesión, tanto positivos como negativos. Los negativos fueron comentarios racistas difundidos por las redes sociales que daban a entender que mi persona no tenía preparación profesional. Eso me causó malestar, pero no di importancia.

—Ante esta situación, ¿hizo la denuncia ante las autoridades correspondientes?

—Hice las denuncias correspondientes, las autoridades deben estar dando curso. Me vi obligada como ninguna autoridad a hacer público mi título de abogada, eso fue doloroso y me causó molestia.

Estos comentarios racistas estaban fuera de la realidad. Estamos en un Estado Plurinacional, tenemos que abrir los cambios en nuestro país. Durante mi trabajo, estos años, alguna vez escuché algún comentario racista pero jamás di atención porque si estaría enfocada en ese tema no podría avanzar en mi vida. Lo mismo apliqué cuando fui posesionada, no puedo estar pendiente de lo que me dicen, tengo objetivos concretos en mi cargo y debo estar concentrada en eso.

—¿Qué la impulsó a seguir adelante a pesar de las dificultades?

—El mejor incentivo a seguir adelante es el que te puedes dar a ti misma. Yo misma me impulsé todos estos años, a prepararme, a estudiar, a no estar pendiente a lo que dicen de mí; y ahora estoy enfocada en cumplir con mi compromiso con los bolivianos.

—Tras esa experiencia, ¿cuál es su recomendación?

—Para las profesionales, debemos romper con estereotipos, dejar de lado los comentarios que algunos hacen a nuestra condición de pollera, debemos prepararnos, estudiar, no tener miedo a destacar y ser mejores. Todo sacrificio tiene su recompensa.

—¿Quién la apoyó a tomar la decisión de asumir la Dirección General Ejecutiva de AASANA?

—Mi esposo, es maravilloso; siempre me apoya, ahora es padre y madre de mi hijo y al mismo tiempo lleva adelante su trabajo.

—¿Cómo enfrentará la reactivación de AASANA, una entidad que atraviesa por una crisis económica y deudas?

—La aviación ha sido golpeada fuertemente a nivel mundial y Bolivia no es la excepción. AASANA está pasando una crisis económica como otras empresas aéreas en el mundo. Sabemos que hay deudas y estamos trabajando en un plan de reactivación, que contempla la infraestructura, pistas, el sistema de comunicación, y a los trabajadores. Analizamos también la posibilidad de realizar intercambio de servicios, que ayude a generar recursos económicos. Asimismo, queremos implementar publicidad en los aeropuertos. También pretendemos modernizar nuestros servicios, diagnosticando todos los gastos, para darle otro tratamiento lo más rápido posible.

PERFIL

Nombre: Arminda Choque Paca

Profesión: Abogada

Cargo: Directora General Ejecutiva de AASANA

EXPERIENCIA

Estudió Derecho en la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) de Cochabamba.

Cuenta con cuatro diplomados en diferentes especialidades.

Trabajó 12 años en la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (AASANA), donde comenzó como ayudante de almacén hasta alcanzar el cargo de Jefa Regional de Recursos Humanos de esta entidad en el departamento cochabambino.

El 14 de abril pasado fue designada como Directora General Ejecutiva de AASANA, institución dependiente del Ministerio de Obras Públicas, Servicios y Vivienda.

En 54 años de vida institucional, Choque es la primera mujer que dirige esta entidad pública.

Comparte y opina:

ANH alerta sobre la conversión ilícita de GNV

Seguridad. En Santa Cruz se descubrió un caso que preocupa y activa el control de los talleres

CONVERSIÓN. El proceso requiere especialización y la autorización de la ANH para el taller de servicio.

Por Sheila Olivarez

/ 25 de abril de 2021 / 17:41

ECONOMÍA

Un nuevo caso de conversión ilícita de gas natural vehicular (GNV) puso en alerta a la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) sobre la existencia de talleres y personas “inescrupulosas” que no dudan en poner en peligro la vida de la población por ganar dinero.

El 15 de abril pasado, en Santa Cruz se descubrió que una conversión ilícita de GNV, efectuada con cilindros de oxígeno y helio, provocó la pérdida de la vida de dos personas. Este hecho evidencia “la peligrosidad y el acto criminal” de algunos inescrupulosos que realizan estos ilícitos, afirmó a La Razón el director ejecutivo de la ANH, Germán Jiménez.

“Encontramos 30 cilindros, de los cuales 22 estaban modificados (…), son hechos criminales que atentan contra la vida de la sociedad y de las familias de las personas que están en este tipo de actividad”, dijo el ejecutivo.

Precisó además que el uso de cilindros de oxígeno y helio para la conversión de gas natural vehicular es ilegal, porque incumple la normativa nacional e internacional de seguridad del sector de hidrocarburo, que tienen como objetivo evitar poner en riesgo la salud y vida de las personas que buscan este servicio.

“Esta actividad tiene que cumplir aspectos legales y técnicos establecidos en el Decreto 27956, establecido para la construcción y operación de una estación de servicio de GNV y de talleres de conversión de GNV. Por ello, aquel ciudadano que quiere entrar a la actividad de hidrocarburos presenta sus requisitos técnicos desde la etapa de establecimiento de condiciones de seguridad, posteriormente se emite la autorización para la construcción. Además, los equipos que va a comprar el taller son verificados por la ANH para determinar si cumple con el certificado de garantía”, detalló Jiménez.

Ante este nuevo caso de conversión ilícita, la Agencia Nacional de Hidrocarburos se constituirá en parte de la investigación judicial “hasta llegar a los autores intelectuales de este hecho”.

A la fecha, la ANH autorizó el funcionamiento de 257 talleres de conversión de GNV, así como 27 talleres de calificación de cilindros, los cuales operan siete días a la semana y 24 horas al día.

Estos talleres cuentan con una “licencia” impresa en la cual se indica la autorización de la ANH, una característica que no deben olvidar las personas para no “caer en manos de “inescrupulosos”.

Asimismo, recomienda que al efectuar una conversión vehicular a GNV se debe exigir la ficha técnica del proceso que garantice el servicio.

Ante cualquier duda puede ingresar a la página web www.anh.gob.bo/w2019

Fuente: ANH

SUMINISTRO. El director ejecutivo de la ANH anunció que su administración está concentrada en garantizar y controlar el normal abastecimiento de combustibles en el país como diésel, gasolina y gas licuado de petróleo (GLP). “Es un tema de responsabilidad, por mandato (Gobierno), ahí están los principios de hidrocarburos, ahí dice continuidad, que no exista interrupción en el tema del servicio”.

La Agencia Nacional de Hidrocarburos lleva adelante el seguimiento a las operaciones de todas las actividades de la cadena de hidrocarburos así como de las refinerías en el país, dijo y recordó que durante el gobierno transitorio, por “mala planificación y gestiones negligentes”, el abastecimiento de combustibles no fue una prioridad.

 

Comparte y opina:

Incertidumbre y confusión en tres policlínicos de la CNS, la vacunación está suspendida

En los establecimientos de Miraflores, Villa Fátima y Miraflores no se sabe con seguridad cuándo se retomará el plan de inmunización, mientras adultos mayores aún acuden en espera de recibir sus dosis. El Gobierno señaló que este martes llegan 200.000 Sputnik V.

El registro previo en el policlínico de Miraflores. Fotos: Rodwy Cazón

/ 19 de abril de 2021 / 16:40

Mientras adultos mayores acuden aún con esperanza de inmunizarse contra el COVID-19, en los tres policlínicos de la ciudad de La Paz en que se suspendió la vacunación, léase el de Miraflores, Villa Fátima y 9 de Abril, se brinda diferente información y hay incertidumbre sobre cuándo se dará continuidad al plan.

La Razón realizó este lunes un recorrido por los tres establecimientos en que, según comunicó la Caja Nacional de Salud (CNS), la vacunación tuvo que ser suspendida por falta de dosis suficientes. Para esta semana estaba programada la inmunización de personas entre los 70 y 79 años de edad.

Personal médico del policlínico Miraflores se ubicó a unos pasos de la puerta de ingreso y mencionó que el trabajo se limitaba a un preinscripción de los adultos mayores de 60 años y más, el cual se ejecutaba en una mesa fuera de las instalaciones.

“No sabemos cuándo llegaran más dosis, en cuanto tengamos la vacuna llamaremos a las personas que hoy se están anotando”, dijo a La Razón un integrante del personal que atendía la fila de ancianos, que acudieron a la espera de recibir su dosis, algunos acompañados de sus familiares.

Se indicó que la vacunación se realizó con las últimas dosis hasta este lunes, pero solo a personas mayores de 80 años. “Solo me dijeron que me van a llamar”, comentó uno de los adultos mayores que asistió para consultar si lo podían vacunar y que dejó sus documentos en espera de una programación.

El panorama era similar en el policlínico Villa Fátima, donde una enfermera en la puerta de ingreso declaró que las vacunas contra el COVID-19 se habían terminado el viernes 16 de abril.

“No tenemos más dosis, y no sabemos cuándo llegaran más vacunas a nuestro policlínico. Pedimos a las personas que vengan la próxima semana, para darles más información”, explicó la enfermera.

En la zona de Sopocachi, el personal médico administrativo del policlínico 9 de Abril, informó que hasta este lunes se había inoculado a personas mayores de 60, 70 y 80 años, sin embargo, al igual que los otros dos centros, este trabajo quedó suspendido.

“Hoy (lunes) se vacunó a las personas que asistieron por orden de llegada, pero ya no contamos con más dosis para el martes y miércoles; les pedimos que los afiliados vengan el jueves 22, cuando esperamos contar con la vacuna”, indicó.

La Razón intento comunicarse con el Jefe de Epidemiología de la CNS para conocer el informe oficial sobre el reinicio de la vacunación en estos policlínicos, sin embargo, se informó que no podía atendernos. La CNS informó el domingo, mediante un comunicado, que la vacunación se “reprogramará hasta contar con las dosis requeridas”.

El Gobierno señaló que este martes llegan al país otras 200.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V y que el presidente Luis Arce se comunicó con su par de Rusia, Vladimir Putin, quien le garantizó la llegada de otras 200 vacunas hasta fin de mes, y que hasta junio se cumplirá con las 5,2 millones dosis acordadas con el laboratorio.

Comparte y opina:

Ventas de las mañaneras bajan un 70% por la crisis y por la ropa china

Producción. Las confeccionistas piden apoyar lo ‘Hecho en Bolivia’

VENTAS. En la calle Tumusla y la plaza Eguino de La Paz, desde tempranas horas del día, las mañaneras venden sus confecciones para superar la crisis

Por Sheila Olivarez

/ 18 de abril de 2021 / 19:10

ECONOMÍA

Las mañaneras, tradicionales confeccionistas que comercializan sus productos en las calles Tumusla y la plaza Eguino en La Paz, sufren las secuelas de la crisis económica ocasionada por el COVID-19 y la importación de ropa china. Sus ventas bajaron hasta un 70%.

La emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus afectó duramente a este sector productor, provocando el cierre de talleres, desempleo y una reducción considerable de su capacidad de producción. Una situación que se agravó en los últimos meses por la importación de ropa china de muy bajo costo que compite con las prendas que confeccionan.

LA RAZÓN efectuó un recorrido por la calle Tumusla y la plaza Eguino de La Paz, zonas donde a muy tempranas horas del día, hasta antes de las 10.00, ubican sus puestos de venta las productoras de ropa nacional denominadas “las mañaneras”.

En esa ruta la oferta es variada así como los precios de los productos, sin embargo la afluencia de los compradores bajó.

Según relato de Sonia Pérez, una productora de este gremio, las ventas bajaron en un 70% debido a factores como la crisis económica ocasionada por la pandemia y el bajo costo de las prendas chinas que se importan al país sin control de las autoridades.

“Hay afiliadas que fallecieron por el COVID-19, por ello algunas tienen problemas físicos que no están relacionados al coronavirus, pero por miedo a ser contagiadas ya no salen a vender, ya no producen”, comentó a este medio.

Para apoyar a las mujeres confeccionistas que tienen problemas de salud, se realizan colectas entre las afiliadas para colaborar con los gastos médicos o el sepelio en caso de fallecimiento de alguna productora, dijo Pérez.

De igual manera para Angélica Mamani, productora afiliada a la Asociación de Trabajadores Comerciantes Minoristas y Artesanos Tumusla-Eguino, “las prendas chinas están en todos los mercados y galerías, nadie controla el ingreso de estas ropas al país”.

Esta productora confecciona y vende chompas en tela polar y algodón, en diversas tallas y colores para varón desde Bs 40.

“La venta bajó demasiado, yo tenía seis y hasta ocho costureros; ahora solo costuramos con mis hijos”, lamentó.

A Mamani le preocupa que el Estado no cuente con medidas de control para regular la llegada de ropa china a Bolivia y recordó que estas mercancías continuaron ingresando al país a pesar del confinamiento el pasado año.

“La producción nacional está desapareciendo, no tenemos un mercado para exportar nuestra producción, nos hemos llenado de ropa china”, advirtió.

Foto: Sheila Olivarez

APOYO. Celia Mamani, afiliada a la Asociación de Vestuarios Illampu, explicó que antes de la pandemia confeccionaba entre 10 y 20 docenas por mes y que a la fecha solo produce una a dos docenas.

“Vivimos al día, estamos totalmente fregados (…) ya no tenemos trabajo los costureros”, dijo.

Mamani explicó que su asociación tiene 300 afiliados y a pesar de la crisis siguen produciendo ropa, pero en menor cantidad.

Como tercer factor que afecta a la producción de ropa nacional identificó a la venta de ropa usada.

Por ello pidió a la población apoyar la producción nacional comprando abrigos, chompas y pantalones confeccionados por productores bolivianos. “No busquen prendas extranjeras, apóyennos en esta crisis”, enfatizó.

Comparte y opina: