miércoles 6 jul 2022 | Actualizado a 02:49

México y la maldición de los octavos

¿Si fue falta? Pensábamos que hubo un 25% de pisotón y 75%  de ficción, pero que algún toquecito había existido.

/ 30 de junio de 2014 / 09:04

México quedó como un niño al que se le pincha el globo. Venía jugando feliz, animado, siendo una de las revelaciones del torneo y ¡puf…! Una vez más se le cruzó la maldición del cuarto partido. En los últimos cinco mundiales había chocado contra ese muro impasable de concreto. Ayer sumó la sexta decepción consecutiva. Ahora fue el seleccionado de Holanda el verdugo que le tronchó la ilusión de seguir soñando. ¡Y cómo…! Porque hasta faltando cinco minutos ganaba y acariciaba el pase; le empataron; y en tiempo de descuento le dieron el golpe inesperado, cruel: gol de Holanda, penal… Y de un penal discutidísimo.

¿Si fue falta…? Pensábamos que hubo un 25% de pisotón y 75% de ficción, pero que algún toquecito había existido. Sin embargo, el propio Arjen Robben incendió al árbitro portugués Pedro Proença con su declaración posterior: “Fue un clavado y me disculpo por ello. Reconozco que Márquez nunca me tocó”, admitió. Da rabia que un partido se decida por una simulación, porque el eliminado es un latinoamericano que lo estaba haciendo bien, y  porque Holanda no alcanzó a merecer la victoria.

Luego Robben salió a aclarar que no había fingido en el penal definitorio sino en una jugada del primer tiempo, en la que también cayó en el área. Pero todo fue muy confuso. Tal vez alguien le dijo que esa declaración era una locura, un atentado al Juego Limpio, y la corrigió. De lo contrario, la FIFA podía actuar de oficio y sacarlo del torneo. Solo él sabe la verdad.     

¿POR QUÉ UN EUROPEO? La pregunta es ¿por qué un árbitro europeo para dirigir un partido entre un equipo de Europa y otro de Concacaf? ¿Por qué no un africano, asiático, oceánico o incluso sudamericano, puesto que es esta otra confederación? Hay que reducir el margen de suspicacias siendo lo más ecuánime posible. Y eso se lograba con un juez de otro continente. Para el cotejo Argentina-Suiza se repetirá el tema: fue designado el sueco Jonas Eriksson. No está bien.

MUY TERRENAL. Después de aquel lapidario 5 a 1 a España (con la que también se lució Chile), pareció que Holanda era una aplanadora que dejaba lisos y planchados a todos. Frente a México se nos disolvió esa imagen. Fue un equipo normalito, hasta menos que eso, con un Robben siempre peligroso y un Van Persie errático, con el que Van Gaal acertó un pleno: lo reemplazó por Huntelaar y este fue decisivo: bajó muy bien de cabeza un centro para que Sneijder metiera el empate con un balazo bajo y luego convirtió el penal en gol.

EL PECADO AZTECA. Retrasarse y revolearla. A veces uno no quiere meterse atrás, lo lleva el rival. Pero México, después de 60 minutos siendo superior en todo, se fue encajonando. Un poco porque Holanda necesitaba el empate y pujó hacia adelante, otro poco porque el “Tri” comenzó a revolear la pelota a cualquier lado. Cuando esto sucede, lo único que se hace es interrumpir el asedio adversario por unos segundos, no más. Saca un zaguero, mete un zapatazo de 50 metros y la aleja, pero en un instante está de nuevo el rival soplando en la puerta, como el viento. Lo reconoció el propio entrenador mexicano Miguel Herrera, quien se hizo famoso en este Mundial por la forma en que vive los partidos. “Creo que desde el primer gol nos equivocamos, se tira muy atrás el equipo”, dijo. Y esta es una historia muy conocida: quien cree que defiende la victoria atrincherándose en torno a su área, tarde o temprano, pierde. Esta vez fue tarde.

RETRATO DE VAN GAAL. Marcio Santos, destacado zaguero del Brasil campeón mundial de 1994, hizo ayer una dura semblanza de Louis van Gaal, técnico de Holanda, a quien tuvo como DT en el Ajax, en 1995. “Trataba a todos los jugadores como niños, pero no puedes manejarte con futbolistas de experiencia como si fueran criaturas. Yo llegué siendo campeón del mundo y él pensaba que debía decir amén tras cada una de sus órdenes. Es un excelente entrenador, pero no habla mucho. Su problema es el carácter. Está siempre serio. Ni su dentista le debe conocer los dientes. Las únicas veces que lo vi sonreír fue para las fiestas de fin de año, cuando estaba bebido. Debería tomar un poco de alcohol para ir a trabajar. En las comidas separaba a los negros de los blancos”. O sea, no le quedó un buen recuerdo.

MILAGRO PROPIO. Paulo César Cajú, aquel número “10” de Brasil en 1970 que alternaba el puesto con Gerson es ahora columnista de O Globo, magnífico diario carioca. Al menos lo es en este Mundial. Es muy crítico del juego de su selección, ya desde el primer partido. Ayer escribió: “Cero imaginación, cero conjunto. Va a ser así hasta que Dios quiera. No hay tiempo para cambiar. Solo dependemos de un milagro. Y ante Chile le debemos la victoria a él. ¿A quien? Al milagro. La gente está feliz, pero yo soy del tiempo en que quienes precisaban de milagros eran los rivales de Brasil”.

‘SALVADORES DE LA PATRIA’. Fue el título de portada en O Globo. Y abajo lo amplía: “Julio Cesar y el travesaño”. Los dos factores que salvaron de la eliminación a Brasil. “Si Brasil perdía, se acababa el Mundial”, opinaron muchos periodistas. Para nada, seguía tranquilamente. El Mundial es de todos.

FALLO EXAGERADO. O Estado de Sao Paulo, uno de los dos diarios principales de Brasil, publicó este domingo una jugosa declaración del Dr. Joaquim Barbosa, presidente de la Corte Suprema de Justicia de Brasil, quien consideró como “desproporcionado” el castigo a Luis Suárez. Preguntado por Sonia Racy, de la columna Directo de la Fuente, el ministro admitió que el jugador debe ser sometido a una evaluación psicológica. “Después de todo, su actitud no es trivial y repitió por tercera vez. Pero la FIFA no muestra el mismo rigor en situaciones similares”, concluyó.

Jorge Barraza, Periodista argentino, columnista de La Razón

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Eliminatoria: todos contra todos y desde marzo

Jorge Barraza, columnista de La Razón

Por Jorge Barraza

/ 3 de julio de 2022 / 17:28

Circuló en estos días una especie según la cual la Eliminatoria para el Mundial 2026 se disputaría en un nuevo y extraño formato: dos zonas de cinco equipos, que no se enfrentarían entre sí sino con los del otro grupo, y que los dos primeros de cada segmento irían directo al Mundial, en tanto los terceros y cuartos disputarían luego un cuadrangular para determinar a otros dos representantes. Y que la FIFA estaba estudiando la viabilidad.

El presidente de una importante asociación de fútbol sudamericana nos puso luz al respecto desmintiendo la noticia: “Sinceramente, eso es una desinformación que no sé de dónde pudo haber salido, nunca se habló de tal esquema y no tiene ninguna veracidad. Hoy hay ocho países que siguen firmes con la idea de continuar en el sistema de todos contra todos, exactamente como hasta ahora. Sólo Argentina quiere cambiar, y un poquito Brasil. Pero pienso que va a seguir todo igual. La decisión se tomará en la reunión de Conmebol prevista para los primeros días de julio en Cali, el día anterior a la inauguración de la Copa América femenina”.

La FIFA no interviene en la modalidad de disputa, lo deja a criterio de las confederaciones, por eso las seis clasificatorias mundialistas son diferentes en cada continente. Porque estas se adaptan al número de participantes, a las distancias y peculiaridades de cada región. “Lo que sí está confirmado es que a partir del próximo Mundial habrá 6 cupos y medio para nuestro continente”, nos confió la misma fuente. Y que, al igual que el Premundial pasado, comenzará en marzo. Serán, pues, otras 18 fechas y con el mismo calendario con que se han venido disputando las últimas dos carreras mundialistas. Los seis primeros ganarán un boleto y el séptimo irá a un repechaje con rival a designar.

Lo curioso es que sean justamente Argentina y Brasil quienes se opongan al todos contra todos, pues para ellos es la vía más segura. En cualquier sistema por eliminación podrían correr algún riesgo, de este modo no. Deberían salir octavos para quedar fuera de Estados Unidos, México y Canadá. Y eso parece ciertamente de ciencia ficción. Menos cuando están los dos atravesando un óptimo momento en sus selecciones.

El hecho de que comiencen los partidos en marzo, con tanta antelación (más de tres años antes del Mundial 2026), responde a que es un año que ha quedado en blanco en cuanto a competencias oficiales, de modo que se aprovecharían las fechas FIFA de 2023 para adelantar la Eliminatoria y descomprimir la Copa América 2024, que se supone debería realizarse en Ecuador, de acuerdo al cronograma estipulado hace años. Y porque existe la idea de que en esa misma temporada Sudamérica juegue la Liga de Naciones con Europa.

Que la maratón para el Mundial 2026 empiece apenas tres meses después de Catar 2022 conmina a las asociaciones a tener asegurado a su entrenador nacional. Eso explica por qué Chile y Colombia se apresuraron a contratar uno, y por qué Argentina, Ecuador y Perú están ansiosos por renovarles a los que tienen en funciones. Todos buscan comenzar el nuevo proceso cuatrienal de selección con los cuerpos técnicos ya armados con meses de anticipación para no dar ventajas.

En este rubro, el más importante, porque sin un conductor capaz no se llega a nada aunque haya buenos jugadores, el panorama no está claro. Tite acaba de anunciar que su objetivo máximo es ganar el título el 18 de diciembre. “Ahora toca llegar a la final y ser campeones, no hay más”, se sinceró. “Y si eso se da, puedes elegir. Mi idea definitivamente no es seguir trabajando en Brasil“. Pero, en todo caso, triunfe en Catar o no, se olfatea que se despediría. Tampoco se sabe qué ocurriría con Lionel Scaloni. AFA tiene toda la intención de que siga y ya le ofrecen renovar, pero él podría querer continuar su profesión en Europa, puesto que vive en Mallorca y hace años se lo pasa viajando constantemente. Uruguay está muy satisfecho con Diego Alonso, que le dio el pasaje mundialista al dirigir los últimos cuatro partidos eliminatorios y ganar los cuatro. Es joven y le ha inyectado un giro más técnico y menos defensivo al estilo de la Celeste. Chile optó por Eduardo Berizzo, quien viene de estar al frente de Paraguay. Berizzo dejó un gran nombre en Chile cuando en 2013 se coronó con el modesto O’Higgins haciendo un trabajo impecable con recursos mínimos, según todo el medio.

Colombia ya se decidió por Néstor Lorenzo, exasistente de Néstor Pekerman en la selección amarilla. En su primera experiencia en solitario, Lorenzo está a punto de lograr una hazaña: ser campeón con el inopinado Melgar FC, de Arequipa. Aparte, colocó a Melgar en los octavos de final de la Copa Sudamericana ganándole el grupo a Racing. Y esto en un año nefasto para los clubes peruanos en lides internacionales. José Pekerman liderará, esta vez desde el inicio, la ilusión venezolana de llegar por primera vez a un Mundial. Y con el aumento de cupos, ahora puede darse. No es ningún imposible. Más allá de cómo le vaya en Catar, Ecuador busca extender el vínculo con Gustavo Alfaro, que ha resultado para ellos toda una revelación. Se metió en la piel de los ecuatorianos.

Paraguay, como Uruguay, cambió de jinete antes de finalizar la carrera anterior. Le pidió la renuncia a Berizzo y contrató al mellizo Guillermo Barros Schelotto, quien está llevando a cabo una profunda renovación en el alicaído fútbol guaraní. Ya veremos con qué resultados. Perú ruega al Señor de los Milagros y espera casi con angustia que Ricardo Gareca dé el sí a la renovación y permanezca otros cuatro años. Para ello le han ofrecido incluso mejorar su contrato, muy alto de por sí (2.300.000 dólares anuales para todo el comando técnico). Pero todo indica que, sin otras opciones en la mano ahora mismo, el Flaco firmaría de nuevo en la nación inca.

La preeminencia de entrenadores argentinos en clubes y selecciones resulta abrumadora. Es muy marcada desde hace décadas, aunque nunca como ahora. En principio, siete de ellos comandarán a las diez selecciones del continente, un récord mundial que quizás nunca se iguale. Si se da lo de Batista o algún otro compatriota suyo en Bolivia, serían ocho, algo que entraría en el terreno de lo insólito. El goleador colombiano Rafael Borré explicó el por qué: “La tendencia es por la mentalidad, por la competitividad del fútbol argentino, de sus entrenadores”.

El único sin técnico, y sin conversaciones por ahora, es Bolivia. Se mencionaron algunos posibles candidatos (Miguel Ángel Portugal, Beñat San José, Erwin Sánchez, Sergio Batista), pero sin profundizar en el tema. El vicepresidente de la FBF, Ronald Paz, aclaró que abordarán la cuestión del técnico una vez hayan cerrado el contrato por los derechos de televisación de la Eliminatoria. “Cuando sepamos cuánto se percibirá por ese rubro, tendremos claro a quién podremos contratar -dijo en la transmisión de La-Razon.com-. Por la Eliminatoria pasada Bolivia cobró 12 millones de dólares, ahora estamos negociando una cifra mayor”.

Aún sigue el debate sobre si debe ser un nacional o un extranjero. El ingeniero Guido Loayza, histórico expresidente del Bolívar y de la Federación Boliviana, sin duda el factótum de la campaña que consiguió un lugar en Estados Unidos 1994, declaró: “No se trata de nacional o extranjero, sino de traer lo mejor, y lo mejor no está acá”. Él fue quien descubrió -y acertó- a Xabier Azkargorta cuando en Sudamérica nadie lo conocía. Guido se decantó: si fuera por él, elegiría al español Beñat San José.

Comparte y opina:

La casa es chica, pero el corazón es grande

Jorge Barraza, columnista de La Razón

Por Jorge Barraza

/ 26 de junio de 2022 / 19:36

Creo que en los días que estuve en Doha no caminé más de cuatro cuadras en total, para ir a cualquier lado tomaba un taxi”, dice el colega peruano Luis Enrique Negrini, de Ovación radio. Y explica: “El calor es tan abrumador que no puedes estar en la calle, cuando llega a 40 grados se te bloquean los celulares, yo llevo cuatro encima y quedaron muertos los cuatro”. Negrini fue al país que hospedará el Mundial acompañando a Perú en su fatídico repechaje ante Australia. A su vez, su compatriota Omar Ruiz de Somocurcio, director de Deportes de Panamericana Televisión, quedó sorprendido de una temperatura tan hostil: “Es un calor extremo, pero sin sol, muy extraño, está siempre nublado, como si hubiera tormenta y fuese a llover.

Creo que por eso no se ve gente en las calles, los edificios son imponentes, pero no ves a nadie. En junio es así, vas del hotel al estadio o donde tengas que ir, y cuando sales te vuelves a meter al hotel. No queda otra.

En el estadio no es problema porque todos están refrigerados a 23 grados, lo pasas hermoso. Incluso cuando llegas, al aproximarte a unos tres metros de la entrada ya sientes una brisa fresca, por los climatizadores. Debajo de cada butaca hay una o dos bocas de aire acondicionado. Pero dicen que, en noviembre y diciembre, cuando llegue el Mundial, la temperatura baja mucho y es agradable”.

De acuerdo a la tradición nacida en 1930, cada cuatro años, entre junio y julio el planeta está focalizado en la Copa del Mundo. Hoy deberíamos habernos preparado para ver quizás Ecuador-Holanda, Inglaterra-Estados Unidos o Francia-Dinamarca. Pero no, nada.

El gran acierto de la FIFA respecto al Mundial 2022 es haberlo retrasado seis meses a causa del clima. En un primer momento se pensó que sería irrealizable, ahora se ve que no es grave. Si el fútbol sobrevivió a la pandemia, todo es posible. “Cuando llegue el momento, Qatar estará muy bien preparado y seguro será un Mundial extraordinario, un súper Mundial por tecnología, por estadios y porque es una ciudad nueva, que crece todos los días y dentro de cinco meses, a la velocidad que van las obras, estará todo mucho mejor, han pensado en cada detalle”, augura Somocurcio. ¿Es todo tan ultragaláctico como aparenta?, le preguntamos.

“Huuummm… no, no lo vi tan así. Sí muy desarrollado, el down town de Doha, con esos edificios impresionantes, impacta, aunque también hay sectores pobres, escondiditos, pero los hay, seguro donde viven los trabajadores indios. El estadio donde fuimos es refaccionado, precioso por fuera, confortable dentro, pero diría normal”.

Uno de los estadios se desmontará al concluir la Copa, los otros servirán para desarrollar comunidades a su alrededor. Y los 32 centros de entrenamiento —uno para cada selección— se convertirán en complejos deportivos o en áreas de esparcimiento. Y se montarán los fan fest para los hinchas que lleguen. “Hay gigantografías y alusiones al Mundial por todos lados, se habla mucho del tema, está instalado”. Y saben de qué se trata: el estado de Qatar es dueño del Paris Saint Germain, que tiene a tres de los ases del fútbol: Messi, Neymar y Mbappé.

Cuando Somocurcio dice “es una ciudad” se refiere a Doha, la capital de este miniestado que sobresale como un hongo dentro del Golfo Pérsico. Doha será el epicentro de toda la actividad mundialista. Cinco de los ocho estadios que albergarán el torneo están dentro de Doha o en sus bordes, a escasos minutos del cordón de rascacielos que se levanta frente a la bahía. Y los tres restantes se localizan “un poquito más allá”, a una media hora por autopista. Pero no será preciso manejar, el Gobierno qatarí invirtió 48.000 millones de dólares para construir el metro, que lleva hasta la puerta de los ocho escenarios.

“El metro es fabuloso. Ahora estaba vacío, supongo que durante el Mundial se verá lleno. Funciona perfecto, es de lujo, va todo por vía subterránea, incluso cuando sale al desierto. Y cuesta muy barato, por un dólar con sesenta diarios se puede viajar todas las veces que se desee”, explica Omar, quien ya piensa volver, aunque Perú no esté presente.

No obstante, quienes vayan por el Mundial, sea turismo o trabajo, deberán ir pertrechados. “No hay muchos negocios, por suerte encontré un minimercado y pude comprar algunas cosas, como papitas saladas, galletas y esas cosas. Comer o tomar algo en los hoteles es casi prohibitivo. Una cerveza chica sale 14 dólares, una gaseosa siete, un plato de comida, 45. Sí se puede tomar alcohol, hay espacios especiales para eso en los hoteles”, agrega Negrini.

Pese a los precios, el qatarí sabrá de la fuerza arrasadora del fútbol. Si 16.000 peruanos se allegaron para alentar a la Bicolor ante Australia, una avalancha humana les caerá en noviembre, cuando comience la fiesta.

Qatar tiene 2,6 millones de habitantes y seguramente recibirá un millón y medio de visitantes. En la segunda fase de venta de entradas, ya se han despachado un millón doscientas mil. Y en ventanas sucesivas saldrá el millón restante. En total habrá un poco más de 3 millones de localidades, pero un tercio se lo queda la FIFA para protocolo, venta a las asociaciones y entrega a sus patrocinadores. Se registraron 40 millones de demandas de boletos, 17 millones en la primera fase de venta y 23 millones en la segunda. «Pienso que la petición es un récord», declaró sorprendido Hassan Al-Thawadi, secretario general del comité de organización del torneo.

¿Cómo hacer con tantos invitados…? Habrá apartamentos para alquilar y ya hay cruceros anclados en la bahía que ofrecen un camarote, tres comidas diarias y diversión a cambio de 4.000 dólares por los 28 días del certamen. Se verán invadidos, pero de algún modo están acostumbrados. De esos 2,6 millones de habitantes apenas unos 250.000 son qataríes, el resto, extranjeros que han ido a trabajar. Y, además, era el objetivo buscado cuando se presentó la ambiciosa candidatura.

Los 200.000 millones de dólares que el emirato invertirá en el Mundial están destinados a eso, a poner a Qatar en el mapa de la consideración internacional, a prestigiar su nombre, a aumentar y diversificar sus negocios, no solo de petróleo y gas. Es la apuesta que dividirá en cuatro la historia del país: antes y después de descubrir petróleo (en 1940), antes y después del Mundial 2022.

Lo que los riquísimos Arabia Saudita, Emiratos Árabes y otros estados asiáticos no pudieron, lo logró el pequeño vecino de al lado: tener un Mundial, la mayor atracción de la humanidad. Y en la elección se lo arrebató nada menos que a Estados Unidos y Australia. Qatar cabe 790 veces en Estados Unidos y 668 en Australia. Es un peso mosca que mandó a la lona a Mike Tyson y a Muhammad Alí, a los dos juntos…

Florentino Pérez les quiso arrebatar a Mbappé. ¿Pensó que eran un rival sencillo…?

Comparte y opina:

Desconsuelo nacional en Perú

La Selección era el chiche adorado de la población y se estrelló contra el piso

Jorge Barraza, columnista de La Razón

Por Jorge Barraza

/ 19 de junio de 2022 / 18:32

Lima es un cementerio”, nos dice gráficamente Freddy Lazo, un león de micrófono. Y sigue: “Caló muy hondo esta eliminación. De cada cien peruanos, noventa y seis aseguraban que Perú estaría en el Mundial. Hubo exceso de triunfalismo”. Y sobre Ricardo Gareca: “El 95% de la gente quiere que se quede, la prensa está dividida, un 60% pide que siga, un 40% opina que ya cumplió su ciclo, que su imagen con los jugadores y dirigentes está desgastada”. ¿La imagen de Gareca desgastada con los dirigentes…? Vaya… esa sí que es Mundial.

“Es como si hubieran apagado al país, como si lo hubieran desconectado”, grafica Miguel Villegas, editor de Deportes de El Comercio. “Sobre todo se apagó la sonrisa, ese regalo que nos había hecho la Selección. Este equipo tapaba tantas cosas que pasan en el país…”
“Perú es un velorio, se respira un ánimo sombrío en la patria, una tristeza nacional. Ni ruido hay… La gente lo toma como que se va Gareca, que se acabó un ciclo brillante y que tardaremos otra vez treinta y seis años en volver a un Mundial”, dice el colega y amigo Ricardo Montoya.

Continúa: “Conseguir un gran director técnico es muy difícil. Conseguir uno que además tenga la clase de Ricardo, casi imposible. Y no hay recambio de jugadores. El fútbol representaba la única alegría del país, ahora ni eso”. No para, sigue su dolorido monólogo: “Gareca nos devolvió la identidad de juego, nos hizo ser competitivos, fuimos a un Mundial, llegamos a una final de Copa América, en otra salimos terceros y en una más, cuartos; le cortamos la racha a Chile ganándole 3 a 0, descubrió jugadores donde no había…. Hizo mucho”.
“La gran depresión”, tituló el prestigioso medio deportivo Dechalaca.com. Y amplió: “El drama de todo un país por no decir presente en la Copa del Mundo se mantiene latente y llevará tiempo superarlo”.

Un aroma fúnebre cubre desde hace días el cielo de la nación inca. Es curioso: en todos los periódicos del mundo, cuando uno va a secciones, aparecen por orden de importancia más o menos así: últimas noticias, opinión, política, economía, mundo, ciudad, cultura… Deportes marcha octavo o noveno con dos vueltas menos, pero sucede que, por lo general, ningún acontecimiento impacta a la población como la suerte de su selección de fútbol. Nada convoca más, nada alegra o entristece ni siquiera un diez por ciento de lo que ese fenómeno vinculado al sentido de pertenencia. Y esto se da en todas las capas sociales. Ninguna otra actividad es capaz de llevar cuarenta mil ciudadanos a Rusia o veinte mil a Qatar. En bonanza o en crisis. Es la fuerza arrasadora de este juego-pasión.

La Selección (con mayúscula) era el chiche adorado de la población y se estrelló contra el piso, saltó en mil pedazos. En Colombia y Chile causó frustración la eliminación, pero ni comparar. Ambas selecciones ya venían mal y se veía posible la extremaunción. En cambio, Perú elevó las ilusiones a la estratósfera. Y cuando había que asomar, el equipo asomaba. Encima le tocaba el repechaje con Australia, que en su grupo de Asia venía de empatar 2 a 2 con Omán y de perder 2-0 con Japón (en Sidney) y 1-0 con Arabia Saudita. O sea, ¿qué era Australia…? Aparentemente nada según la prensa y el ambiente. Se juntó todo: la euforia, el aferrarse a esa soga hermosa que era la Selección, la idea de ir a copar de nuevo el Mundial —esta vez en Qatar— con cuarenta o cincuenta mil peruanos, la subestimación del rival, la seguridad absoluta de clasificar… Y un penal rompió todo. ¿Por qué, Señor…? ¿Por qué a nosotros…? ¿No se puede volver el tiempo atrás, retroceder esta película y que patee otro…? ¿O que el mismo Valera la tire a la izquierda de Redmayne…?

No, imposible, el sueño mundialista ya está en manos de Dios. Lo peor es que no se puede culpar ni al referí, a nadie.

¿Qué fue lo que pasó…? ¿Se equivocó Gareca…? ¿Por qué remató Valera, un muchacho con un puñadito de minutos en selección y dos veteranos como Trauco y Zambrano… ¿se borraron? La responsabilidad del técnico queda a salvo en tanto el planteo y los nombres —excepto Yotún, lesionado— fueron los mismos. Pasó que los jugadores no respondieron. Son héroes de batallas anteriores, pero en Doha no dieron nada. Hubo un apagón general. Justo el día que más se necesitaba. Acaso el Oreja Flores roza el 7, Zambrano y Callens el 6, Gallese también, porque no le patearon casi, pero después tapó un penal. El resto no pasa de cinco. Con suerte. Y, lo más relevante, no existió el triángulo virtuoso de este equipo, la usina de fútbol, que es Yotún-Carrillo-Cueva. Un triángulo invertido cuya base es Yotún.

Como en la historia del Titanic, el drama se fue dando silenciosamente. Primero no estuvo Ruidíaz, luego llegó al repechaje Australia y no Emiratos, que era más conveniente, por último, la lesión de Yotún y, revolviendo todo ese estofado, el exitismo. Fatal. Sin Yotún, que es la brújula, la inspiración quedaba a cargo de los otros vértices del triángulo. Carrillo, seguramente sin haber alcanzado su mejor ritmo de competencia, no aportó ninguna luz. Y a Cueva le bajaron la palanca, estuvo a oscuras. No hubo una pizca de fútbol, ni unas gotas de creatividad. Porque a Australia no se le ganaba corriendo, sino jugando. Los únicos arrestos de sobrevivencia los puso Édison Flores porque tiene clarísimo que el fútbol es con arcos y, donde puede apoyar el empeine sobre la bola, saca el fusil. Esté donde esté.

Los creativos de un equipo son el motor del auto, si ellos no funcionan la carrocería no se mueve. Y no se movió. A veces aparece un cabezazo salvador, un bombazo de afuera del área, un rebote afortunado. Esta vez no se dio nada. Y en los penales surgió ese arquero inopinado, enorme, con su barba de pastor protestante o de leñador noruego que se movía insistentemente, inquietantemente. Era el fantasma de la película. Buscaba confundir. Y confundió. Indujo al error. El DT australiano Graham Arnold tenía esa carta en la manga y la jugó en el minuto 120. Bien jugado, está en el Mundial.

Arnold pensó igual que Marcello Lippi en el Mundial 2006: Francia tiene el 70% de posibilidades de ganar y nosotros el 30. Pero si llegamos a los penales estamos 50 y 50. Así ganó Italia. ¿Y Gareca, qué…? El Flaco ya está más allá del bien y del mal en Perú. Imposible cuestionarlo. Haciendo una retrospectiva histórica: ¿Es mejor que Didí…? ¿Mejor que Tim…? ¿Más que los dos juntos…? Difícil responder esas preguntas, que parecen irrespetuosas, pero tienen su base de lógica. Pocas veces la obra de un técnico emerge tan nítidamente en un proceso futbolístico. Cuando pase el tiempo, el trabajo de Gareca en Perú quedará grabado en mármol. Él generó ese estado de euforia colectiva, de felicidad nacional.

¿Cómo culparlo de algo…? Sin grandes elementos hizo de Perú un relojito que siempre daba la hora exacta. Hasta que un día se paró. Fin.

Comparte y opina:

La opinión del señor Mbappé

Jorge Barraza, columnista de La Razón

Por Jorge Barraza

/ 12 de junio de 2022 / 20:21

Dijo Mbappé: «Argentina y Brasil no juegan partidos de mucho nivel para llegar al Mundial. El fútbol no está tan avanzado como en Europa». Y despertó el indio que llevamos dentro los sudamericanos. César Luis Menotti, cabreado, le respondió: “Que Mbappé venga a jugar a Chacarita. Que vaya a San Martín (N. del A.: donde está la cancha de Chaca, equipo de la segunda categoría argentina con fama de bravo). Nosotros hemos invadido los grandes tesoros del fútbol de Europa”. Y dio en un clavo: a fines de los años ’30, escapando del franquismo, una generación dorada de futbolistas vascos salió de España y formó la Selección Vasca que realizó una recordada gira por América. Varios se radicaron en México y otros en la Argentina. Quizás sus dos mejores intérpretes recalaron en San Lorenzo de Almagro y fueron ídolos: Ángel Zubieta, defensa de clase y capitán azulgrana por doce años, e Isidro Lángara, fantástico goleador que arribó a Buenos Aires un domingo por la mañana. Es un caso célebre: bajó del barco, lo llevaron a un hotel y de allí al estadio del Ciclón, que esa tarde jugaba contra River. Le preguntaron si se animaba a jugar y dijo que estaba presto. El suyo fue el debut más estruendoso de que se tenga noticia: San Lorenzo pisó a River: 4 a 0 con cuatro goles de Lángara. Lo sacaron en andas.

Pero fuera de esos dos casos, no se recuerdan otros talentos europeos que hayan hecho historia en el fútbol sudamericano. Podría agregarse a Sekularac, crack yugoslavo que causó sensación en Colombia a fines de los ’60. No obstante, apenas un puñadito de ellos jugó aquí. Sin embargo, miles de cracks de nuestro continente invadieron Europa desde 1910, cuando arribaron los primeros argentinos a Italia y, desde entonces, son la fruta más codiciada de los clubes del Viejo Continente. En 1934, Italia ganó su primer título mundial con el aporte de cuatro argentinos (Orsi, Monti, Guaita y Demaría) y un brasileño (Guarisi). Ni falta hace enumerar lo que representaron en aquello lares Di Stéfano, Sívori, Kempes, Maradona, Batistuta, Messi, Schiaffino, Forlan, Suárez, Cavani, Falcao, Ronaldo, Ronaldinho, Romario, Rivaldo, Neymar y centenares más.

Ellos nos enseñaron las reglas hace ciento cincuenta años, nosotros les mostramos cómo era la técnica a partir de 1924, cuando Uruguay se coronó campeón olímpico deslumbrando al público parisino. Seguramente, Mbappé no hizo su declaración con mala fe, aunque es necesario remarcar que demerita por desconocimiento. Los cuatro ases del olimpo son de acá: Di Stéfano, Pelé, Maradona y Messi.

Por lejanía, el atacante francés tal vez no sabe lo que es una Eliminatoria Sudamericana, jugar en la altura de La Paz, en el húmedo sopor de Barranquilla, ignora lo que es ser visitante en La Bombonera, enfrentar el biotipo físico ecuatoriano en Quito, tener que vérselas seguido contra Brasil en Río o San Pablo, toparse con los uruguayos…

Para ilustrarlo a Kylian: Argentina y Brasil se midieron 110 veces desde 1914. Francia apenas tuvo enfrente 16 veces a la Verdeamarilla. ¿dónde está lo fácil…? Francia pierde en los historiales con Brasil y con Argentina. O sea, está debajo de quienes considera inferiores. Sin contar con que Francia es una neopotencia. Hasta la aparición de Platini y hasta que decidió convertirse en multicultural y nacionalizar extranjeros, la selección francesa no protagonizaba, hacía número nomás. Era una Bélgica, una Hungría.

Un buen ejemplo es el de Cristiano Ronaldo y Messi. Cristiano marcó 117 goles a nivel de selecciones, Leo 86, aunque con 26 partidos menos. Pero, ¿cuántos goles tendría Messi si defendiera a una selección europea…? La UEFA tiene 55 miembros, siete de ellos poseen selecciones poderosas, como Alemania, Italia, España, Francia, Inglaterra, Holanda, Portugal. Luego viene un segundo estrato de considerable fortaleza: Bélgica, Dinamarca, Croacia, Suecia, Serbia, Suiza, Polonia, Escocia, Rusia, República Checa, Austria, Hungría. En un tercer lote ubicaríamos a Noruega, Rumania, Grecia, Ucrania, las Irlandas, Turquía, Islandia, Eslovenia, Macedonia del Norte. Y detrás se apelotona una veintena a las que podríamos definir como simpáticas o entusiastas, caso Gibraltar, San Marino, Chipre, Malta, Luxemburgo, Lichtenstein, Islas Feroe, Andorra, Albania, Montenegro, Kosovo, Estonia, Armenia, Azerbaiyán, Letonia, Lituania, Moldavia, Kazajistán, Georgia, Bielorrusia.

Si Messi le hace cinco goles a Venezuela, “no jugó contra nadie”, si Cristiano Ronaldo le marca cinco a Chipre, “es un animal competitivo”. La diferencia es la óptica, la fuerza política y mediática, el prisma eurocentrista. Además, Cristiano tiene a disposición decenas de enfrentamientos contra esos rivales del cuarto escalón. Porque además en Europa hay más partidos: Eurocopa, clasificatorias de Eurocopa, Mundiales, clasificatorias de Mundiales, Liga de Naciones. Y la UEFA arma las Eliminatorias de modo tal que faciliten la clasificación de los grandes. Un ejemplo: en el reciente Premundial, a Inglaterra le tocó con Polonia, Albania, Hungría, Andorra y San Marino. El primero va directo al Mundial, más sencillo, imposible. En ese grupo, a diez partidos, Messi podría anotar veinte goles, sin despeinarse. Frente a esos adversarios, Argentina y Brasil posiblemente ganarían los diez juegos y marcarían 40 ó 50 goles.

Hay, sí, una realidad, las cosas han cambiado radicalmente en los últimos veinte años. Hasta 2002, en los duelos directos entre europeos y sudamericanos por Mundiales, América del Sur ganaba 16 a 9. Alemania 2006 fue una bisagra; desde allí en adelante se impone Europa 15 a 4. También ha bajado la cantidad de estrellas que se exportan desde aquí hacia allá. Y los títulos, que desde ese 2006 han ido a parar a manos de la UEFA. Pero eso puede cambiar en Catar 2020. Brasil y Argentina, incluso Uruguay, mejoraron y lucen fuertes, podrían dar el zarpazo de nuevo. Tienen tradición, buenos planteles, entrenadores actualizados y capaces, sus asociaciones están organizadas y casi todas sus figuras son triunfadoras en los mejores clubes de Europa. El delantero del PSG ubicó a las dos mayores potencias sudamericanas por debajo de las europeas, sin embargo, no hay ningún ítem en el cual pueda aseverarse que Francia, Alemania, España, Portugal, Inglaterra u Holanda estén por encima de nuestros colosos del Atlántico. Si ganan aquellos es porque tuvieron una mejor tarde, un día más inspirado, no porque deban considerarse superiores.

Mbappé hizo su particular evaluación el 24 de mayo, siete días después se midieron en Londres los campeones de Europa y Sudamérica: Argentina venció 3 a 0 con un baile memorable. Sobre todo, con una calidad que debe haber deslumbrado al propio Mbappé. Inmediatamente después, por la Liga de Naciones, Italia empató con Alemania 1-1 y venció 2-1 a Hungría, que venía de derrotar a Inglaterra 1 a 0.

Mbappé tiene 23 años, vio poco fútbol y juega mejor de lo que opina.

Comparte y opina:

El fútbol que le gusta a la gente

Jorge Barraza, columnista de La Razón

Por Jorge Barraza

/ 5 de junio de 2022 / 18:26

“Hay una degeneración del gusto”, se queja Ángel Cappa, refiriéndose al aspecto estético del fútbol. Cierto. Repasando las redes sociales, que han permitido pulsar el sentir del hincha, especialmente del hincha joven, se advierte un desprecio evidente por la belleza. Es generacional: agrada lo tosco, lo defensivo, hasta lo bruto. Si un zaguero pega y comete todo tipo de tropelías, genera idolatría: “A mí dámelo siempre”. Beckenbauer o Bobby Moore, que eran limpios y elegantes para defender, tuvieron suerte de actuar en los ’60, en esta época hubiesen sido tratados de cándidos. Si gana el que propone jugar (ejemplo, Guardiola), se lo demerita hasta el límite de lo posible. “Gana torneítos”, “Es por la chequera”, “Que mire a Mourinho”. Gusta el vivo de la cuadra. Inteligente es el que juega mal, pero gana. La Biblia es el resultado.

Sin embargo, todo ese edificio de pensamiento se viene abajo cuando vemos un espectáculo como el Argentina 3 – Italia 0, que en rigor debió ser seis o siete a cero. Un recital que reivindicó al juego sudamericano, a su ancestral forma de sentirlo. Nuestra pasión por el fútbol deviene del sentido artístico que siempre le dieron los jugadores nacidos en este continente. No se trata de ser dogmático, hay diversas maneras de jugar bien; la fuerza, la potencia, la bravura son también una forma de belleza. Saber defender, tener un buen plan táctico es indispensable. Y sin presionar no se puede competir actualmente. Pero no hay expresión más sublime que el toque preciso con movilidad, el juego por abajo, el pase inteligente, la triangulación, la gambeta, el engaño, el rapto de inspiración, todo con espíritu colectivo y ofensivo. Y con gol. Porque sin coronar no está completo, es fútbol platónico.

Y los propios detractores del buen fútbol lo saben. Ejemplo claro es el hincha de Boca: confiesa su adoración por el empuje, la entrega, el sudor, pero ubica en su pedestal a Riquelme, Maradona y Rojitas, tres exquisitos. En el alma del hincha no hay sitio para picapiedras. O sea, el valor estético está por encima de todo. El zaguero más amado por la Número Doce fue Julio Meléndez, un peruano que te quitaba la pelota como quien te roba la billetera en el subterráneo, sin que te enteres. El ídolo más grande de Estudiantes de La Plata en sus 117 años de existencia no es alguien que hacía piquetes de ojos, que demoraba el juego o pinchaba con alfileres, es Juan Ramón Verón, un genio que jugaba en puntas de pie y enhebraba gambetas colosales.

Pasa en todos lados. En Uruguay se enarbola la garra, que es seductora, por cierto, pero la garra sola no llena estadios, los llenan los Ruben Paz, los Francescoli, los Recoba, los Suárez, Forlan y Cavani, todos esos gigantes del diminuto país oriental. El ícono de Colombia es el Pibe Valderrama, el de Bolivia, Etcheverry, el de Perú, Sotil, Cubillas, Paolo Guerrero… Nadie inmortaliza a un pegapatadas. La encuesta más seria realizada en el periodismo deportivo brasileño (por la revista Placar) sobre el técnico más querido del fútbol btasileño arrojó ganador -por demolición- a Telé Santana. No ganó ninguno de los cinco títulos mundiales de Brasil, a la gente no le importó. Telé era la generosidad total, les daba show de bola, mandaba el equipo al frente y a jugar. Los hacía sentir orgullosos de ser brasileños. A propósito: ¿Qué es “jugar al fútbol”…? Todos lo saben.

Hay, también, una manera argentina de jugar al fútbol. No siempre se da. O más bien, muy de tanto en tanto. Pero la hay. Intento recordar una Selección Argentina fuerte, bella y contundente y debe uno remitirse muy atrás en el tiempo, a la versión Basile.2, aquella de la Copa América 1991 o del Mundial 1994. Reunía la tres G del fútbol: ganaba, goleaba y gustaba. No obstante, esta del miércoles ante Italia ha alcanzado la más brillante interpretación de lo que en la Argentina se denomina “el gran fútbol argentino”, o ”el fútbol que le gusta a la gente”. O sea: pelota a ras del piso, altísima condición técnica para manejarla, toque, dinámica, personalidad para sostener la posesión, vocación ofensiva, contundencia, presión de marca para recuperar y firmeza para defender, juego colectivo e individualidades. Todo aderezado con energía.

”El fútbol que le gusta a la gente” no se dio muchas veces, porque semeja a encontrar un filón de oro en la montaña. Seguramente se vio en los años ’40 (nos lo contaron los mayores), luego en los ’70 y un poco en los ’90. Pero existe ese estilo. Y, cuando se da, disfrutamos en grande. Eso es etiqueta negra, doce años de añejamiento, el elixir de este juego, su máxima expresión. La satisfacción fue doble porque el baño de fútbol Argentina se lo dio a Italia, consagrado campeón de Europa hace apenas diez meses y que llegaba con sólo 2 derrotas en sus últimos 44 partidos (porque ahora resulta que Italia no es nada). Qué esté en el Mundial o no es un detalle, en el Mundial estarán Túnez, Irán, Canadá, Ghana, tal vez Nueva Zelanda o Australia y otros que no son más que Italia. Y porque fue en Wembley, con los ojos del mundo viendo el festival. Para recuperar respeto y prestigio. Si me dieran a elegir entre que Argentina juegue siempre así o que gane el Mundial jugando mal, elijo la primera opción, sin la menor duda.

Exactamente siete días antes del baile argentino sobre la Azzurra, Kilyan Mbappé había declarado: «Argentina y Brasil no juegan partidos de mucho nivel para llegar al Mundial. El fútbol no está tan avanzado como en Europa». Le patinó el embrague. Tal vez piense que el fútbol empezó ayer. Pero Brasil y Argentina están, de nuevo, a la par de los europeos, en condiciones de traer gloria de vuelta a Sudamérica. Ojalá pueda sumarse Uruguay a este tren de reivindicación. Desde luego, nadie puede garantizar que ganen el Mundial o mantengan su nivel de juego dentro de cinco meses y medio, pero jugando así hay mayor ilusión de que puedan hacerlo.

El Mundial es el torneo de mayor repercusión y entrega un reconocimiento eterno a quien lo gana, aunque está sobreestimado su nivel futbolístico. Sin ir demasiado lejos, el último lo ganó Francia, un correcto equipo del que no se ocuparán demasiado los libros de historia y al que no le cantarán los poetas.

Comparte y opina: