jueves 6 may 2021 | Actualizado a 09:15

El Real Madrid gana bajo la lluvia con un doblete de Ronaldo

Por AFP

/ 26 de noviembre de 2016 / 18:21

Bajo una intensa lluvia el Real Madrid ganó 2-1 al Sporting de Gijón (18º) con un doblete de Cristiano Ronaldo, este sábado en la 13ª jornada, y amplió su ventaja como líder a 7 puntos con el Barcelona (2º), que el domingo visita a la Real Sociedad (5º).

Tras los dos gigantes de la Liga están el Sevilla (3º a 9 del líder), el Villarreal (4º) y la Real Sociedad (ambos a 11) y el Atlético (6º a 12), que debe ganar el domingo en la cancha de Osasuna (19º) si no quiere descolgarse definitivamente.

En el Santiago Bernabéu el Real Madrid encaminó la victoria con dos goles de Ronaldo antes de los 20 minutos (5 de penal y 18). Pero el Sporting dio vida al partido gracias a un excelente remate de Carlos Carmona (35).

El equipo visitante tuvo su gran oportunidad en el minuto 78 con un penal. Pero el croata Duje Cop levantó en exceso el balón, que pasó cerca del larguero de la portería defendida por el costarricense Keylor Navas.

Antes del gran Clásico del fútbol español la próxima semana en el Camp Nou el equipo dirigido por Zinedine Zidane cumplió con un triunfo sin alardes en un duelo en el que no pudo contar con el galés Gareth Bale, lesionado en el tobillo, y el francés Raphael Varane, con problemas en la rodilla.

Ronaldo fue el hombre del partido, con un penal y un gran remate de cabeza que le permiten alcanzar los 10 goles y situarse como máximo goleador de la Liga en solitario.

Con este triunfo el Real Madrid encadena su 31º partido sin derrota contando todas las competiciones, a tres del récord absoluto del club.

– James no brilló como titular

«íBalón de Oro, Cristiano Balón de Oro!», coreó el estadio para animar al gran favorito al trofeo individual, que se anuncia el 13 de diciembre y que sería el cuarto de su colección.

El Sporting de Gijón fue valiente pero ineficaz ante el marco de Navas, fallando un buen puñado de ocasiones.

En el equipo blanco jugó como titular por primera vez desde hace un mes el colombiano James Rodríguez, pero su actuación fue discreta, sin aportar gran cosa al grupo.

Llamó la atención la camiseta del Real Madrid, más blanca que de costumbre, con la publicidad y el escudo del club difuminados en la parte delantera. Se trata de una prenda fabricada con plásticos recogidos en el Océano Índico y tiene como objetivo concienciar sobre la necesidad de cuidar el medio ambiente.

Antes, en el primer partido de este sábado, el Málaga (9º) se impuso al Deportivo de la Coruña (17º) por 4-3, con dos goles del delantero uruguayo Michael Santos, mientras que por el conjunto gallego firmó otro doblete el costarricense Celso Borges.

El equipo andaluz, que sumó su tercer partido consecutivo sin perder, se asienta en la zona media-alta de la tabla, mientras que el conjunto gallego podría caer a puestos de descenso luego de sumar su sexto partido seguido sin ganar.

Este sábado se disputan otros dos partidos del campeonato español. El Espanyol (12º) recibe al Leganés (15º) y el Sevilla del argentino Jorge Sampaoli al Valencia (16º). (26-11-2016)

Comparte y opina:

De ícono a paria: Trump y las redes sociales

Algunas claves de la turbulenta relación entre el expresidente estadounidense y las redes sociales luego que un panel independiente de Facebook mantuviera el bloqueo a su cuenta en esa plataforma.

Por AFP

/ 6 de mayo de 2021 / 09:15

Donald Trump fue uno de los políticos más efectivos en el uso de la redes sociales hasta que las principales plataformas lo proscribieron abruptamente.

A continuación algunas claves de la turbulenta relación entre el expresidente estadounidense y las redes sociales luego que un panel independiente de Facebook mantuviera el bloqueo a su cuenta en esa plataforma.

SIN FILTROS

Trump tenia 88 millones de seguidores en Twitter y 35 millones en Facebook y utilizaba sus cuentas personales más que las oficiales, incluso para declaraciones políticas.

Sus críticos sostienen que reiteradamente violaba las normas de las redes contra las expresiones de odio o abusivas pero hasta los meses finales de su mandato, publicaba todo lo que quería sin que nadie filtrara sus mensajes.

Su inusual uso de las redes hizo que se convirtieran un espacio importante para el discurso político.

El bloqueo de Trump a quienes lo criticaban en Twitter generó una demanda y en 2019 una corte sentenció que su cuenta personal era un «foro público» que debía permitir todas las voces.

EXCEPCIONES A LAS REGLAS

Hasta el año pasado, las grandes redes rechazaron los llamados a eliminar contenidos a menudos falsos o incendiarios de Trump. Sostenían que aunque transgrediera sus normas, los comentarios de un presidente de Estados Unidos debían ser mantenidos porque eran noticia.

A menudo Trump criticaba las redes y les atribuía prejuicios políticos. Pero invitó en 2019 al fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, a una cena privada en la Casa Blanca lo que despertó la suspicacia de que la mayor red social le daba un trato especial.

ETIQUETAS DE ADVERTENCIA

En 2020, Facebook y Twitter comenzaron a añadirle etiquetas de advertencia a muchos mensajes de Trump, por ejemplo cuando instó a votar dos veces: una por correo y otra en persona. «Cuando se abran las urnas, vayan al local de votación para ver si (su voto) fue contado. Si no es así, ¡voten!», posteó.

En junio, Facebook eliminó un anuncio publicitario que utilizaba el triángulo invertido que los nazis colocaban a los presos en campos de concentración y gradualmente las grandes plataformas procuraron moderar los mensajes del presidente.

Facebook eliminó un comentario en el que afirmó que Estados Unidos había «aprendido a vivir» la temporada de gripe «tal como estamos aprendiendo a vivir con el COVID-19, que en muchas poblaciones es, por lejos, menos letal». Twitter ocultó ese mensaje y requería a los usuarios hacer clic para verlo.

LA CAÍDA

Tras una encendido proceso electoral en el que Trump era visto como la mayor fuente de desinformación, las plataformas tomaron acciones más enérgicas luego del mortal asalto de sus simpatizantes al Capitolio el 6 de enero.

«Los tremendos hechos de las últimas 24 horas, mostraron claramente que el presidente Donald Trump intenta utilizar el tiempo que le queda en el cargo para socavar una transición legal y pacífica a su sucesor electo, Joe Biden», escribió Zuckerberg en su página de Facebook.

Twitter tomó el mismo camino, pero su fundador Jack Dorsey admitió su cuota de culpa por dejar que las cosas se le fueran de las manos.

«Vetar una cuenta tiene ramificaciones reales y significativas», dijo Dorsey en una serie de tuits sobre la decisión de la empresas de eliminar Trump de su red.

«Si bien hay obvias y claras excepciones, siento que una prohibición es, en ultima instancia, un fracaso nuestro en promover conversaciones sanas», dijo.

Comparte y opina:

Cali vive una pesadilla en medio de las protestas en Colombia

Las revueltas dejaron 32 muertos en Cali, "siete relacionados con las marchas", según la alcaldía. La situación se agravó por la crisis económica desatada por la pandemia

La gente se reúne alrededor de velas durante una vigilia el 5 de mayo de 2021 en Cali, Colombia, en honor a los manifestantes que murieron

Por AFP

/ 6 de mayo de 2021 / 09:13

Las noches se volvieron pesadilla en Cali. La violencia de las protestas contra el gobierno colombiano estalló en esta ciudad donde convergen los males de un país sumido en seis décadas de guerra.

En la llamada «capital del posconflicto», el acuerdo de paz firmado con la guerrilla FARC en 2016 no trajo la calma esperada.  

Desde que comenzaron el 28 de abril, las manifestaciones contra el presidente Iván Duque se tornaron en revueltas en la urbe, duramente reprimidas por la fuerza pública, y la situación empeoró cuando cayó el sol el 3 de mayo.

La AFP recabó tres testimonios de las escenas de terror que sacudieron la capital del Valle del Cauca, con 2,2 millones de habitantes, y el municipio aledaño de Palmira.  

Las revueltas dejaron 32 muertos en Cali, «siete relacionados con las marchas», según la alcaldía.

La ciudad ha recibido una migración campesina y pobre en medio del conflicto armado, que no logró integrar del todo y eso provoca «demasiada desigualdad», describe a la AFP Edgar Barrios, rector de la Universidad del Valle.  

La situación se agravó por la crisis económica desatada por la pandemia, que afectó la industria, el comercio y la agricultura de esta ciudad del suroeste del país, donde la violencia repunta tras el acuerdo de paz.

En Cali se juntaron descontento social, pobreza, «economía ilegal de narcotráfico» y «distintas formas de criminalidad» que se arraigan en barrios deprimidos, añade el académico.

A los bloqueos de vías, que provocan desabastecimiento de gasolina y medicamentos en plena pandemia, el gobierno respondió con la militarización de la ciudad.  

Muerto a bala

Kevin Agudelo, de 22 años, asistió el lunes a una protesta con velas en Siloé, un barrio marginal de Cali.   Su madre recuerda que le prometió no acercarse al «alboroto».

«Pero decía que iba a marchar por el bienestar de Colombia», añade entre sollozos Ángela Jiménez. Fue la última vez que lo vio con vida.  

Según 12 testimonios recabados por la AFP, policías antidisturbios y fuerzas especiales arremetieron contra la protesta pacífica sin ninguna concesión.

Agudelo cayó junto con dos personas, todas baleadas según se aprecia en fotos y videos.

«Nos tuvimos que esconder porque estábamos todos asustados (…) todo el mundo corría», relata uno de los asistentes al evento que pidió no revelar su identidad. 

«Lo que hice fue correr, salvarme por mi vida porque yo ya vi que no se podía hacer nada», agrega.   Las muertes se están investigando. La ONU se dijo «profundamente alarmada» por los excesos de la fuerza pública en Cali, cuando «la policía abrió fuego contra manifestantes (…), matando e hiriendo a varias personas».

(06/05/2021)

Comparte y opina:

El lago Salda en Turquía, un lugar único y en peligro debido a su popularidad

Esta vasta extensión de agua se hizo famosa cuando científicos de la NASA comenzaron hace unos años a estudiarlo para preparar el despliegue del rover 'Perseverance' en Marte.

Por AFP

/ 6 de mayo de 2021 / 09:13

Con sus aguas turquesa y su arena blanca, el lago Salda, en el sureste de Turquía, guarda secretos que podrían ayudar a entender los misterios de Marte, pero su creciente popularidad también amenaza su existencia.

Esta vasta extensión de agua se hizo famosa cuando científicos de la NASA comenzaron hace unos años a estudiarlo para preparar el despliegue del ‘rover’ «Perseverance» en Marte.

Antes de que el ingenio se posara en el planeta rojo, en febrero, la agencia espacial estadounidense compartió una foto del lago Salda, que revela su importancia para preparar la misión.

Sacando partido de esta exposición, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha integrado al lago, con una superficie de 45 km2, en un amplio programa para crear más espacios verdes que atraigan al público.

Pero ante tanto entusiasmo, los ecologistas locales temen que el doble interés de la NASA y Erdogan abra las puertas al turismo masivo y dicte la sentencia de muerte de este lago, destruyendo su ecosistema.

«El futuro del lago está en peligro si llegan millones de turistas», advierte Gazi Osmak Sakar, líder de la Asociación para la Preservación del Lago Salda.

LAGO «VIVO»

El lago es conocido sobre todo por sus «Islas Blancas», pequeñas ínsulas de un blanco brillante, así como por su flora y fauna únicas, en que destaca el pez sapo de Salda.

Los minerales raros del lugar también atrajeron la atención de la NASA, como la hidromagnesita, que se parece a sustancias detectadas en el cráter Jezero, donde se posó «Perseverance».

Los científicos creen que la hidromagnesita presente a lo largo de la orilla del lago Salda es un residuo de grupos de microbialitas, rocas formadas con la intervención de microbios.

Este material capta la atención de investigadores que se plantean si existió vida en forma microbiana en Marte hace miles de millones de años.

Pero lo original del lago Salda, explica el ingeniero geólogo Servet Cevni, es su ecosistema cerrado.

«Lo que lo hace tan especial son las bacterias, los organismos unicelulares que hay allí (…) muy frágiles ante las influencias externas», indicó a la AFP.

Pero esta influencia ya se está materializando con la construcción de nueve albergues cerca de un jardín público en desarrollo cerca del lago.
«Este proyecto debe anularse. El lago no se puede proteger si se explota», advirtió Sakar.

…PERO «MORIBUNDO»

Si bien bañarse está prohibido en la zona de las «Islas Blancas», los visitantes pueden regalarse con un chapuzón en otras partes del lago.
Sus defensores creen que debería quedar prohibido bañarse en el lago para proteger su frágil ecosistema.

«Si un organismo unicelular se extingue, Salda se arruina», advierte Cevni. «Las ‘Islas Blancas’ no se pueden recrear», añade.

Si se toman medidas ya, el lago podría regenerarse en 150-200 años, continúa Cevni. «De lo contrario, nunca se recuperará», afirma.

Pero la tarea se revela ardua. La demanda de la asociación para la preservación del Lago fue rechazada por un tribunal al que acudió para detener la construcción del jardín público.

Sakar ahora pide a la Unesco que clasifique al lago como Patrimonio de la Humanidad, una promesa de protección.

«Salda está muriendo», apostilló.

TURISMO RESPONSABLE

Pero esto choca con el interés económico provocado por su popularidad, que muchos ribereños esperan explotar.

Suleyman Kilickan, camarero de un café junto al lago, dice que los visitantes aumentaron exponencialmente tras el interés la NASA. «Si hay turismo, hay vida», afirma, señalando que los visitantes son instados a ser responsables. «Se prohíbe recoger arena o tierra».

Los turistas ya comenzaron a cambiarle el rostro a Salda.

«Nuestro lago y nuestro poblado estaban mucho más limpios hace años», dice Aysel Cig, pastor asentado cerca de Salda.

Consciente del peligro, el ministerio de Medio Ambiente anunció hace un mes que limitará a 570.000 los visitantes anuales.

En 2019, fueron 1,5 millones y 800.000 en 2020, pese a la pandemia.

Comparte y opina:

Tribus indígenas esperan que tribunal de Taiwán proteja sus tradiciones de caza

El tribunal debe determinar, a raíz de una sentencia de cárcel contra un local, si las restricciones de caza impuestas a los aborígenes son discriminatorias y, por lo tanto, inconstitucionales.

Por AFP

/ 6 de mayo de 2021 / 09:10

Antes de dirigirse a las montañas de Taiwán con su rifle artesanal, el cazador indígena Tama Talum suele rezar y hacer ofrendas a los espíritus con vino de arroz y nuez de areca.

Talum, de 62 años, fue uno de los centenares de miembros de la tribu Bunun que participaron la semana pasada en el Mala Hodaigian, un festival anual que honra tanto a los cazadores como a los animales salvajes.

Pero en las festividades de este año, los participantes estaban pendientes, sobre todo, del histórico fallo que el Tribunal Constitucional debe anunciar el viernes y puede tener importantes consecuencias para los pueblos aborígenes.

El tribunal debe determinar, a raíz de una sentencia de cárcel contra Talum, si las restricciones de caza impuestas a los aborígenes son discriminatorias y, por lo tanto, inconstitucionales.

«Para los indígenas, cazar es un acto de supervivencia y es nuestra cultura», dice Talum a la AFP desde su bucólica vivienda en el condado de Taitung, en el sur de Taiwán, donde este antiguo conductor de remolques siembra verduras y cuida a su madre de 99 años.

Los problemas de Talum con la justicia empezaron hace ocho años cuando fue a cazar comida para su madre, que según él estaba acostumbrada a comer carne de animales salvajes.

Fue detenido por matar un muntiacus o muntjac (una especie de cérvido) y un capricornis de Formosa con un rifle modificado, y acusado de poseer armas ilegales y cazar especies protegidas.

Fue condenado a tres años y medio de cárcel.

La acusación suscitó la ira de las comunidades indígenas de Taiwán, que se niegan a aceptar las restricciones legales modernas que han cercenado sus tradiciones.

Como dice Dahu, un cazador de 42 años y amigo de Talum: «El tribunal debería reconocer que la caza forma parte de nuestra cultura y no es un crimen».

LÍMITES ESTRICTOS

Bajo la legislación actual, los cazadores indígenas solo pueden utilizar armas artesanales, que según ellos, son peligrosas y han causado heridas – y cazar en días específicos con autorización previa.

La condena a Talum llegó hasta el Tribunal Supremo, que ratificó el fallo y su pena de cárcel.

Pero los jueces tomaron una decisión inhabitual y pidieron al Tribunal Constitucional que se pronuncie y valore si la actual legislación viola los derechos de las comunidades indígenas.

Una sentencia del mismo Tribunal en 2017 convirtió a Taiwán en el primer país de Asia que legalizó el matrimonio del mismo sexo.

Los activistas esperan que un fallo a su favor empiece a reparar algunas de las restricciones legales y sociales impuestas a las comunidades indígenas.

Pero la campaña preocupa también a algunos activistas de los derechos animales y conservacionistas.

Pero los grupos indígenas aseguran que se puede llegar a un equilibrio.

«Cazamos animales para comer, no para venderlos o hacer dinero», alega Talum, que empezó a cazar con su padre a los 11 años.
«No es que vayamos a cazar cada día o tratar de acabar con los animales».

CULTURAS AUSTRONESIAS

Taiwán reconoce que las tribus indígenas vivieron durante miles de años de forma similar antes de la llegada de los primeros inmigrantes procedentes de China continental en el siglo XVII.

Son austronesios —sus idiomas, sus culturas y tradiciones están mucho más cercanas a las poblaciones del sureste asiático y al Pacífico que a China.

Mucho más parecidos a las poblaciones originarias de Australia y América, los primeros habitantes de Taiwán fueron decimados por oleadas de inmigración y han tenido que enfrentarse a una larga historia de discriminaciones tanto bajo la colonización japonesa como la dictadura del Kuomintang.

Actualmente representan un 2,5% de los 23 millones de habitantes de Taiwán y siguen marginados, mal pagados y con altos niveles de desempleo y pésimos indicadores de salud.

Taiwán se ha transformado en una de las democracias más progresista de Asia en las últimas décadas y existe una concienciación creciente de que los errores del pasado pueden ser corregidos.

En 2016, el presidente Tsai Ing-wen -el primer líder de Taiwán con sangre indígena- pidió perdón por el trato que habían dispensado los gobiernos de la isla a su población autóctona.

«RESPETO MUTUO»

La campaña por los derechos de caza tradicional está considerada como un test legal para la cultura indígena.

Las habilidades cazadoras se transmiten de generación en generación. Pero Talum dice que su condena ha disuadido a algunos jóvenes.

«Cuando vamos a las montañas estamos de buen humor pero nos embarga la ansiedad cuando descendemos», dice.

Husung, un soldado profesional de 28 años y miembro de la tribu Bunun, dice que estaba dividido entre querer seguir las tradiciones y preocupado por si lo sorprendían cazando.

Y teme que la caza se pueda perder como muchas otras tradiciones indígenas.

«¿Cómo podemos transmitir las tradiciones a las próximas generaciones si tenemos miedo de cazar?»

Piya, un profesor de danza de 27 años, de la tribu Paiwan, dice que una victoria legal sobre la caza solo sería un principio ya que sus comunidades «siguen sufriendo muchas injusticias» como la pérdida de los derechos ancestrales de la tierra.

Buena parte de lo que fue territorio tribal forma parte ahora de los parques nacionales en Taiwán, lo que no hace más que acrecentar las disputas por la caza, la pesca y la recolección para lo que se necesitan permisos.

«Somos los dueños originarios de Taiwán y queremos respeto mutuo», dice Piya.

Comparte y opina:

Las mujeres de Kosovo libran una guerra contra el patriarcado

En las últimas elecciones legislativas las mujeres alcanzaron un nivel de representación política inédito en la historia del Estado, dominado durante mucho tiempo por personalidades masculinas.

Por AFP

/ 6 de mayo de 2021 / 09:07

Como tantas otras mujeres, Vasfije Krasniqi-Goodman fue violada durante la guerra de Kosovo, pero es la única en haberse atrevido a contarlo públicamente. Ahora como diputada quiere luchar por los derechos de las mujeres, tratadas con frecuencia como ciudadanas de segunda.

En las últimas elecciones legislativas las mujeres alcanzaron un nivel de representación política inédito en la historia del Estado, dominado durante mucho tiempo por personalidades masculinas de la lucha por la independencia, proclamada en 2008.

Hay un récord de diputadas y una mujer ha sido elegida presidenta de la antigua provincia de Serbia.

La sed de cambio es palpable en Kosovo como en otras zonas del mundo donde el movimiento #MeToo ha tenido eco.

La falta de oportunidades económicas y los prejuicios sexistas y patriarcales son algunos de los elementos que alimentan este ansia de transformación.

Pero el camino hacia la igualdad no parece que vaya a ser fácil.

Según un estudio publicado en 2019 por una ONG, solo el 12,6% de las kosovares tenían un trabajo en el territorio de 1,8 millones de habitantes, donde la responsabilidad de los niños recae en las mujeres. Según los últimos datos oficiales, solo el 15% de las mujeres tienen propiedades.

Para Vasfije Krasniqi-Goodman, de 38 años, el combate comenzó con la defensa de las mujeres violadas, su reconocimiento como víctimas de guerra y su derecho a denunciarlo sin ser estigmatizadas por la sociedad.

«LA VOZ DE LAS VÍCTIMAS»

«Soy la voz de las víctimas de violencia sexual pero la esfera de mi combate se amplía a todos los temas que afectan» a las mujeres, dice.
Dos serbios, uno de ellos policía, la violaron cuando tenía 16 años.

Según estimaciones oficiales, alrededor de 20.000 kosovares fueron violadas durante la guerra de 1998-1999 entre la guerrilla albanesa y las fuerzas serbias.

Nadie ha sido condenado por ello, ni en Serbia ni en Kosovo.

Esta diputada es la única en haber hablado del calvario que vivió.

Vasfije Krasniqi-Goodman vivió dos décadas en Estados Unidos y regresó con su hija para asumir su escaño en el Parlamento.

«Dejo mi vida en Estados Unidos para aportar mi contribución en Kosovo» llevando a cabo proyectos a favor de las mujeres para «realmente mejorar sus vidas», declaró a la AFP antes de las elecciones de febrero. Y en general asegura que quiere defender todos los derechos humanos.

Con la llegada al poder del movimiento reformista de izquierda Vetëvendosje (VV) de Albin Kurti, las mujeres están mejor posicionadas para que se les escuche.

«NO PAREN DE AVANZAR»

Ocupan más de un tercio de los 120 escaños de diputados, dos puestos de adjuntas al primer ministro, varios ministerios y la presidencia.

«Las mujeres tienen el derecho de estar donde quieran», declaró la presidenta Vjosa Osmani poco después de ser electa. «No paren, no dejen de avanzar. Todos sus sueños pueden cumplirse», afirma esta jurista muy popular de 38 años.

Su nombramiento demuestra que la política «no es solo un ámbito de los hombres», comenta Luljeta Demolli, directora del Centro para los Estudios de Género.

Pero el sexismo no tardó en manifestarse. En el momento en el que Osmani estaba siendo elegida, un diputado y profesor de ciencias políticas hizo referencia en las redes sociales a una figura femenina de la era otomana con una «barriga como un barril» y una «cara hinchada y roja como un pimiento».

Como se montó un revuelo y hubo llamamientos pidiendo su destitución, Ardian Kastrati retiró el comentario publicado y aseguró que no se refería a la jefa del Estado.

Para muchos, la igualdad sigue siendo un espejismo en este rincón pobre de Europa donde el salario medio es de $us 600.

«DESIGUALDAD ECONÓMICA»

«La desigualdad de género comienza con la desigualdad económica», opina Leonida Molliqaj, una socióloga de 28 años. «Vivimos en un país muy pobre, donde los maridos también son víctimas de la pobreza. Adquieren una mentalidad de opresores hacia los que todavía tienen menos, es decir las mujeres».

Una peluquera de 30 años, con un diploma de gestión, afirma haber sufrido acoso durante «al menos 40 entrevistas» por un trabajo en su sector.

«Me humillaban. Me daban ‘consejos de amigos’ pidiéndome que no perdiera el tiempo porque la gestión es cosa de hombres, no de mujeres», dice esta mujer que ha pedido el anonimato. Optó por abrir una peluquería en Pristina en la que es su propia jefa.

Las mujeres están tomando conciencia de sus derechos. Aumentan las protestas contra la violencia de género que, como en otros países, ha empeorado durante la pandemia de coronavirus, con 2.069 casos registrados en 2020 contra 1.500 en 2018, según la policía.

Después del asesinato en marzo de Sebahate Morina, una madre de 44 años, a manos de su exmarido, la población se echó a las calles de Pristina para gritar: «¡Ni una más!».

Algunas esperan que las cosas cambien. «Los jóvenes tienen un enorme potencial», recalca Leonida Molliqaj. «Nunca ha habido tanta militancia, nunca tantas mujeres jóvenes interesadas por el feminismo».

Comparte y opina:

Últimas Noticias