viernes 22 oct 2021 | Actualizado a 02:24

Perú cierra preparación para Copa América, sin poder ofensivo y frágil defensa

Pese a contar con su artillero estrella Paolo Guerrero, la selección dirigida por el argentino Ricardo Gareca careció el domingo de la potencia que necesitaba para superar a una entonada Colombia que lució a sus máximos exponentes.

El técnico Gareca imparte instrucciones durante el encuentro con Colombia, el fin de semana. Foto: AFP

/ 10 de junio de 2019 / 19:49

Sin poder ofensivo y con una frágil zona defensiva, Perú cerró su preparación a la Copa América de Brasil-2019 con una dura derrota a domicilio por 3-0 ante Colombia que desnudó sus errores en su propia casa.

La derrota dejó un sabor amargo en Perú, que viaja a Brasil con un balance negativo desde su participación en el Mundial de Rusia-2018: tres triunfos, un empate y seis derrotas en 10 amistosos en los que anotó diez goles y encajó 15.

Pese a contar con su artillero estrella Paolo Guerrero, la selección dirigida por el argentino Ricardo Gareca careció el domingo de la potencia que necesitaba para superar a una entonada Colombia que lució a sus máximos exponentes.

El panorama resulta inquietante si sumamos los problemas defensivos, que el entrenador no ha logrado solucionar en los últimos meses.

La salida de los titulares mundialistas Alberto Rodríguez, por lesión, y Christian Ramos, por falta de continuidad en su equipo, pesa mucho en el rendimiento de la selección inca.

Llegarán bien a la Copa

Gareca puso paños fríos a la derrota, apelando a la calma proverbial que lo caracteriza y aplicando la cuota de realismo con la que enfrenta a una prensa ávida de titulares.

"Los resultados son preparativos. Vamos a llegar bien a la Copa América, aunque tuvimos algunos inconvenientes", matizó el 'Tigre' Gareca.

"Las expectativas son de clasificar a la siguiente ronda", acotó el argentino que clasificó a Perú a un Mundial por primera vez después de 36 años.

Por su lado, Paolo Guerrero dijo que el traspié ante los cafeteros ayudará a enmendar errores que no se deben cometer en la Copa América.

"Comenzamos bien, pero no supimos manejarnos con tranquilidad, buscamos el gol rematando de cualquier lado y eso no nos sirve", agregó el atacante de 35 años.

Gareca, de 61 años, dirige a Perú desde marzo de 2015. Desde entonces acumula 25 triunfos, 13 empates y 18 derrotas.

Errores por corregir

El periodista Pedro Canelo, del diario El Comercio, indicó que Gareca tiene un extensa lista de deberes antes del debut en la Copa América, el sábado contra Venezuela por el Grupo A, que completan Brasil y Bolivia.

"Hay que ponerse serios y corregir lo pendiente. A la Copa América, así sea en Brasil, Perú no podía viajar de modo carnaval", señaló Canelo.

El comentarista deportivo Diego Rebagliati, por su parte, dijo que la selección tiene que corregir varios aspectos, porque contra Venezuela no puede errar.

"Venezuela será el primer partido y deberá ser el decisivo, ellos son un buen equipo", advirtió Rebagliati citado por el diario Perú 21.

"Debemos jugar con mucha humildad para defender y tener paciencia, criterio e inteligencia para atacar", anotó.

Perú debutará el 15 de junio en el Grupo A de la Copa América ante Venezuela en el estadio Arena do Gremio, en Porto Alegre. Tres días después jugará contra Bolivia en el Maracaná, en Rio de Janeiro, y cerrará la fase de grupos el 22 de junio contra Brasil, en el Arena Corinthians, en Sao Paulo. (10/06/2019)

Comparte y opina:

Familiares de desaparecidos en Perú piden cremar cuerpo de Abimael Guzmán y evitar que tumba sea lugar de culto

Sendero Luminoso lanzó una "guerra popular del campo a la ciudad" marcada por cruentas acciones terroristas desde 1980 hasta su derrota ante las fuerzas de seguridad en 2000.

Abimael Guzmán

/ 18 de septiembre de 2021 / 16:53

Los familiares de peruanos desaparecidos durante el conflicto interno entre 1980 y 2000 piden una sola cosa: los restos del líder de la guerrilla maoísta Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, fallecido hace una semana en prisión, deben ser cremados y entregados a sus familiares y evitar así que su tumba se convierta en lugar de culto.

«Yo no estaría de acuerdo que lo entierren en un mausoleo, sino que lo incineren y entreguen sus cenizas a sus familiares. Hay que llevarlo lejos del Perú», dice a la AFP Adelina García, presidenta de la Asociación Nacional de Familiares de Secuestrados, Detenidos y Desaparecidos del Perú (Anfasep).

Es «lo que merece este señor asesino. Este señor Abimael Guzmán inició la violencia», agrega indignada esta mujer de 58 años, sentada al lado del cuartel del ejército en Ayacucho, capital del departamento homónimo.

Esta región surandina, marcada por la pobreza y una población de mayoría campesina, fue cuna de Sendero Luminoso y epicentro del terror que durante dos décadas tuvo a la población bajo el fuego cruzado de las guerrillas y las fuerzas armadas que las combatieron.

Sendero Luminoso lanzó una «guerra popular del campo a la ciudad» marcada por cruentas acciones terroristas desde 1980 hasta su derrota ante las fuerzas de seguridad en 2000.

La violencia política dejó 70.000 muertos y más de 21.000 personas desaparecidas, según cifras oficiales actualizadas en 2018.

Ayacucho, cuyo nombre en quechua significa «rincón de los muertos», concentra 40% de los casos de desaparecidos de Perú.

Mientras que una Comisión de la Verdad y Reconciliación determinó en 2003 que los guerrilleros son responsables de 54% de las muertes durante el conflicto, también señaló a los militares por el 46% restante.

‘La Hoyada’

‘La Hoyada’ es un terreno baldío en la ciudad de Ayacucho. Colinda con el cuartel ‘Los Cabitos, donde los militares incineraban en hornos los cadáveres de detenidos sospechosos de pertenecer a Sendero Luminoso, según testimonios públicos.

En este inmenso terreno, de 4,5 hectáreas, se levantan ahora decenas de cruces blancas y marrones rodeadas de ichu (pasto del altiplano andino) con los nombres de las víctimas de desapariciones forzadas entre 1980 y 2000.

Adelina García, vestida con sombrero andino y pollera, recuerda a su esposo, Zósimo Tenorio, desaparecido ahí hace 38 años.

«En este lugar muchas personas han perdido la vida, muchas pidieron auxilio. A las personas inocentes los han desaparecido, los han quemado», indica frente a los restos del reservorio de combustible que abastecía al horno del cuartel.

«Ellos nos negaron el humo que salía, (decían que) era porque hacían pan y los huesos eran de animales», evoca García.

Se estima que el horno, del que aún se conservan restos, sirvió de crematorio para desaparecer los cuerpos de más de 100 personas.

«Los militares los traían acá y mataban a las personas con culpa o sin culpa. En esos años no estaba bien lo que hicieron, culpaban a todos de senderistas», dijo en quechua a la AFP Caledonia Yucra Escalante.

Pero esta mujer de 58 años no olvida quién lanzó el primer disparo.

«Por culpa de él (Abimael Guzmán) mataron a parte de mi familia y quemaron mi casa. Lo odiamos, él empezó todo», declaró Yucra apoyada en la traducción por su hija.

Guzmán murió hace una semana a los 86 años en la prisión donde cumplía condena a perpetuidad desde 1992, como autor intelectual de los crímenes de su agrupación.

Santuario de la Memoria

Anfasep gestiona la construcción de un ‘Santuario de la Memoria’ en ‘La Hoyada’ para evitar invasiones y mantener vivo el recuerdo de las víctimas.

Entre 2005 y 2010, un equipo forense de la fiscalía realizó 3.031 excavaciones en el área y determinó la existencia de dos hornos crematorios y los restos óseos de 109 personas.

De esos restos, 54 eran cuerpos íntegros con ropa, manos atadas y cabeza cubierta. Todos tenían orificios de disparos en el cráneo. También se encontraron restos de mujeres que cursaban embarazos, según la Anfasep.

Las desapariciones, torturas y asesinatos en «Los Cabitos» datan de 1983, cuando las fuerzas armadas fueron encargadas de la lucha contra el terrorismo.

«A nivel nacional hay 21.800 desaparecidos, pero en Ayacucho más de 8.000 desaparecidos faltan aún por encontrar», asegura García.

El gobierno de Perú promulgó el viernes una ley que permite cremar el cuerpo de Guzmán, que yace desde el sábado en una morgue.

Comparte y opina:

Vizcarra descarta ir a la final de la Copa América y el Ministerio de Salud pide serenidad a hinchas peruanos

La llegada de Perú a la final continental después de 44 años ha desatado tal pasión entre los aficionados, por lo que el Ministerio llamó a evitar excesos que puedan causar problemas de salud.

Un hombre vende camisetas del equipo nacional de fútbol de Perú en el mercado central de Lima. Foto: AFP

/ 5 de julio de 2019 / 19:46

El Ministerio de Salud peruano recomendó este viernes a la población tomar con serenidad la final de la Copa América-2019 entre Perú y Brasil el domingo, mientras los boletos aéreos para acudir al partido se agotaron.

La llegada de Perú a la final continental después de 44 años ha desatado tal pasión entre los aficionados, por lo que el Ministerio llamó a evitar excesos que puedan causar problemas de salud.

"Nos aferramos a una victoria para sentirnos eufóricos y muy contentos, pero cuando es una derrota nos frustra y nos pone muy tristes e incluso malhumorados", dijo el siquiatra Carlos Bromley, del equipo de salud mental del Ministerio.

"Estamos siempre con la expectativa que nuestra selección gane todos los partidos que juega, no teniendo en cuenta que en el deporte a veces se gana y a veces se pierde", recordó en un comunicado.

Bromley recomendó que, de cara a la final, las personas con problemas coronarios descansen bien, duerman temprano, eviten comer mucho, fumar o beber alcohol, y respeten los tratamientos para controlar la presión arterial o diabetes.

Agregó que los peruanos deben prepararse para aceptar tanto la victoria como la derrota.

"Ver un partido nos emociona, y que nuestro equipo gane nos llena de ilusión y esperanza de que todas las cosas se pueden mejorar", señaló.

Boletos aéreos agotados

En tanto, los boletos aéreos para viajar desde Perú a Brasil para asistir a la final se agotaron, informó la Asociación Peruana de Agencias de Viajes y Turismo.

"Los vuelos volaron, se acabaron los cupos", dijo Ricardo Acosta, presidente de la entidad, al canal ATV.

"Lo que pasa es que la gente desde que Perú clasificó a la final estaba eufórica, llamaron a sus agencias de viajes y agotaron los boletos a Brasil", explicó.

Los billetes aéreos se vendieron entre 1.500 y 1.800 dólares en los últimos días, el doble que la tarifa habitual.

Acosta informó que unas 12.100 personas han viajado a Brasil para asistir a la Copa América.

Presidente Vizcarra descarta ir a Brasil

Quien optó por quedarse en casa para ver el partido por televisión es el presidente peruano, Martín Vizcarra, aunque había sido invitado al Maracaná por la Conmebol.

"Lo veremos desde aquí, no podremos viajar, pero tenemos que sumar esfuerzos y desde aquí mandarles (a los seleccionados incas) todas las energías y buenas vibras", dijo Vizcarra a los periodistas.

"Tenemos confianza en lograr un buen resultado", agregó.

Un millón de camisetas

Por otro lado, la Coordinadora de Empresarios de Gamarra, el famoso emporio textil limeño, espera vender un millón de camisetas este fin de semana.

"La expectativa va a crecer a favor de nosotros. Dependiendo de la reacción de cada hincha, podemos llegar a vender un millón de camisetas", dijo al diario Gestión Susana Saldaña, presidenta de la Coordinadora de Empresarios de Gamarra.

Las camisetas se venden a unos 3 dólares y las ventas se han incrementado en 90% tras avanzar la blanquirroja a la final del domingo en el Maracaná.

La selección peruana vuelve a una final de la Copa América después de 44 años de la mano del técnico argentino Ricardo Gareca, que también llevó a los incas al Mundial de Rusia-2018, tras estar ausente desde España-1982.

Los peruanos han ganado dos veces la Copa América. Una en 1939, cuando era un torneo de todos contra todos, y la segunda en 1975, con una final en la que venció a Colombia en Caracas. (05/07/2019)

Comparte y opina:

Comienza juicio a 14 militares peruanos por violaciones sexuales

Los inculpados, ya todos retirados del Ejército, están acusados de perpetrar violaciones sexuales en forma reiterada contra las nueve mujeres de las localidades de Manta y Vilca, en la región andina de Huancavelica, de las más pobres de Perú.

/ 13 de marzo de 2019 / 22:02

Un tribunal civil peruano inició el miércoles el juicio a 14 militares acusados de violar sistemáticamente a nueve mujeres campesinas durante una década, en el marco de la lucha contra la guerrilla maoísta de Sendero Luminoso.

Los 14 inculpados, ya todos retirados del Ejército, están acusados de perpetrar violaciones sexuales en forma reiterada contra las nueve mujeres de las localidades de Manta y Vilca, en la región andina de Huancavelica, de las más pobres de Perú.

«Producto de los vejámenes sexuales que padecieron, varias de las agraviadas resultaron embarazadas», señaló el Poder Judicial en un comunicado.

Algunas víctimas eran menores de edad cuando fueron abusadas por los militares, que servían en una base de lucha antisubversiva contra Sendero, según la fiscalía, que solicitó condenas de entre ocho y 18 años de prisión para los 14 acusados, algunos de ellos oficiales.

El caso fue expuesto en 2003 por la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), que recogió 35 denuncias por estos hechos, ocurridos entre 1984 y 1995, durante la época más cruenta de la guerra entre Sendero y las fuerzas militares.

«La (denuncia) de la CVR fue una suerte de revelación: no solo se habían cometido desapariciones forzadas, tortura, asesinatos u otros crímenes, sino que, en ambos bandos, se había utilizado la práctica de la violación sexual como una estrategia de guerra», dijo el abogado de derechos humanos Carlos Rivera a la agencia estatal Andina.

El caso fue formalmente denunciado en 2004 y la fiscalía de Huancavelica lo investigó durante cuatro años, recopilando antecedentes de estas nueve víctimas, aunque los casos son muchos más.

Tras 15 años de investigaciones y diligencias judiciales, el juicio comenzó este miércoles en Lima en presencia de cinco de los 14 imputados en la Segunda Sala Penal Nacional.

Después de una breve audiencia, el presidente del tribunal, Edhín Campos, citó a las partes para una próxima sesión para el 27 de marzo.

Además, el tribunal ordenó que las víctimas cuenten con apoyo psicológico para testificar sobre los hechos y que tengan traductores de quechua, idioma nativo que hablan unos cuatro millones de peruanos, principalmente en la sierra.

Activistas de derechos humanos y familiares de las víctimas hicieron una breve manifestación pacífica, afuera del tribunal, para llamar la atención sobre este caso.

«Justicia, justicia», coreaban unas mujeres vestidas con velos rojos y faldas negras.

538 denuncias

Según el informe de la CVR, durante las dos décadas de violencia armada que vivió Perú (1980-2000) hubo cientos de casos de violaciones sexuales, desnudos forzados, prostitución forzada, uniones forzadas, esclavitud sexual y abortos forzados.

La Comisión recibió 538 testimonios de abusos sexuales, de 527 mujeres y 11 de hombres. De estos casos, solo nueve denuncias llegaron ahora a juicio.

Además, el Registro Único de Víctimas del Consejo de Reparaciones del Ministerio de Justicia incluye 4.567 casos de violaciones sexuales durante los años de violencia armada y otras 1.500 víctimas de otras formas de violencia sexual.

El conflicto interno peruano (1980-2000) dejó más de 69.000 muertos y desaparecidos, según la Comisión de la Verdad, y hubo casos de abusos de ambas partes.

Sendero Luminoso quedó descabezado en 1992, cuando cayeron sus principales líderes, incluido su fundador Abimael Guzmán, quien cumple una condena de perpetuidad. (13/03/2019)

Comparte y opina:

Comienza juicio a 14 militares peruanos por violaciones sexuales

Los inculpados, ya todos retirados del Ejército, están acusados de perpetrar violaciones sexuales en forma reiterada contra las nueve mujeres de las localidades de Manta y Vilca, en la región andina de Huancavelica, de las más pobres de Perú.

Efectivos peruanos en un puesto militar. Foto referencial.

/ 13 de marzo de 2019 / 22:02

Un tribunal civil peruano inició el miércoles el juicio a 14 militares acusados de violar sistemáticamente a nueve mujeres campesinas durante una década, en el marco de la lucha contra la guerrilla maoísta de Sendero Luminoso.

Los 14 inculpados, ya todos retirados del Ejército, están acusados de perpetrar violaciones sexuales en forma reiterada contra las nueve mujeres de las localidades de Manta y Vilca, en la región andina de Huancavelica, de las más pobres de Perú.

«Producto de los vejámenes sexuales que padecieron, varias de las agraviadas resultaron embarazadas», señaló el Poder Judicial en un comunicado.

Algunas víctimas eran menores de edad cuando fueron abusadas por los militares, que servían en una base de lucha antisubversiva contra Sendero, según la fiscalía, que solicitó condenas de entre ocho y 18 años de prisión para los 14 acusados, algunos de ellos oficiales.

El caso fue expuesto en 2003 por la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), que recogió 35 denuncias por estos hechos, ocurridos entre 1984 y 1995, durante la época más cruenta de la guerra entre Sendero y las fuerzas militares.

«La (denuncia) de la CVR fue una suerte de revelación: no solo se habían cometido desapariciones forzadas, tortura, asesinatos u otros crímenes, sino que, en ambos bandos, se había utilizado la práctica de la violación sexual como una estrategia de guerra», dijo el abogado de derechos humanos Carlos Rivera a la agencia estatal Andina.

El caso fue formalmente denunciado en 2004 y la fiscalía de Huancavelica lo investigó durante cuatro años, recopilando antecedentes de estas nueve víctimas, aunque los casos son muchos más.

Tras 15 años de investigaciones y diligencias judiciales, el juicio comenzó este miércoles en Lima en presencia de cinco de los 14 imputados en la Segunda Sala Penal Nacional.

Después de una breve audiencia, el presidente del tribunal, Edhín Campos, citó a las partes para una próxima sesión para el 27 de marzo.

Además, el tribunal ordenó que las víctimas cuenten con apoyo psicológico para testificar sobre los hechos y que tengan traductores de quechua, idioma nativo que hablan unos cuatro millones de peruanos, principalmente en la sierra.

Activistas de derechos humanos y familiares de las víctimas hicieron una breve manifestación pacífica, afuera del tribunal, para llamar la atención sobre este caso.

«Justicia, justicia», coreaban unas mujeres vestidas con velos rojos y faldas negras.

538 denuncias

Según el informe de la CVR, durante las dos décadas de violencia armada que vivió Perú (1980-2000) hubo cientos de casos de violaciones sexuales, desnudos forzados, prostitución forzada, uniones forzadas, esclavitud sexual y abortos forzados.

La Comisión recibió 538 testimonios de abusos sexuales, de 527 mujeres y 11 de hombres. De estos casos, solo nueve denuncias llegaron ahora a juicio.

Además, el Registro Único de Víctimas del Consejo de Reparaciones del Ministerio de Justicia incluye 4.567 casos de violaciones sexuales durante los años de violencia armada y otras 1.500 víctimas de otras formas de violencia sexual.

El conflicto interno peruano (1980-2000) dejó más de 69.000 muertos y desaparecidos, según la Comisión de la Verdad, y hubo casos de abusos de ambas partes.

Sendero Luminoso quedó descabezado en 1992, cuando cayeron sus principales líderes, incluido su fundador Abimael Guzmán, quien cumple una condena de perpetuidad. (13/03/2019)

Comparte y opina:

Rally Dakar tendrá masiva presencia femenina y protección de zonas arqueológicas

"Es una prioridad nuestra estar al punto de protección del medioambiente y zonas arqueológicas", declaró el director de la carrera, Etienne Lavigne, en una conferencia de prensa en Lima.

El rally Dakar en tierras peruanas.

/ 4 de diciembre de 2018 / 21:55

El Rally Dakar 2019, que partirá el 6 de enero, contará con gran presencia femenina y tendrá resguardos especiales para proteger el ambiente y el patrimonio arqueológico de Perú, dijeron el martes los organizadores.

«Es una prioridad nuestra estar al punto de protección del medioambiente y zonas arqueológicas», declaró el director de la carrera, Etienne Lavigne, en una conferencia de prensa en Lima.

Tras coordinaciones con los ministerios peruanos del Ambiente y de Cultura, Lavigne dijo que el recorrido de la prueba prioriza la preservación de los ecosistemas y el cuidado de los sitios arqueológicos, que abundan en Perú.

«Vamos a armar una flota de vehículos que controlarán el respeto de las zonas culturales», expresó.

Con nombres como Loeb, Peterhansel, Al Attiyah, Carlos Sainz o Nani Roma, el Dakar 2019 presenta un cartel de lujo, en una edición más corta que de costumbre y que acoge en exclusiva Perú, por primera vez un solo país en 41 años.

«Esta edición promete ser atípica», reconoció Lavigne, quien la semana pasada había bromeado en París al presentar la carrera diciendo que será un «Perú-Dakar».

El rally, que partirá el 6 de enero desde una playa de Lima, recorrerá 5.000 kilómetros de dunas y desiertos en sus diez etapas.

«Quisiera decirle a los competidores que preserven su condición física, utilicen bien sus conocimientos, naveguen con inteligencia porque este año tenemos un desafío gigante con este recorrido atípico», recomendó Lavigne.

En la 41ª edición de la carrera motorizada «más dura del mundo», los vehículos tendrán que pasar por verificaciones técnicas en una base militar antes de la competencia, que tendrá también a Lima como meta el 17 de enero.

Para la carrera están inscritos 334 vehículos, que serán conducidos por 537 pilotos y copilotos.

17 mujeres pilotos

El ministro peruano de Comercio Exterior, Rogers Valencia, dijo que el rally generará ingresos por 60 millones dólares para el país.

De este monto, «alrededor de 40,7 millones dólares corresponderán directamente al sector turístico», indicó Valencia, quien acompañó a Lavigne en la conferencia de prensa.

Dijo que 9.000 personas, incluidos miles de policías, trabajarán en los asuntos de seguridad de la competencia.

«Se ha escogido este circuito, se ha trabajado con mucho detalles en cada zona», indicó Valencia.

El rally tendrá la mayor participación de mujeres desde 2009, incluyendo dos equipos 100% femeninos, según los organizadores.

Competirán 17 mujeres pilotos, entre ellas las peruanas Fernanda Kanno en auto y Gianna Velarde en moto.

«Estoy enfocada en la carrera que será muy difícil. El Dakar será el evento más trascendental en mi vida», dijo a la AFP Velarde, de 24 años, quien debutará en un rally tras superar un cáncer de ganglios.

«Estoy lista para terminar la carrera más dura del mundo, hemos entrenando mucho más», declaró Kanno, quien en su segunda participación conducirá una camioneta que antes era de la policía de carreteras.

En sus 5.000 kilómetros -el 70% de ellos en la arena- el Dakar recorrerá Lima y las regiones sureñas de Ica, Arequipa, Moquegua y Tacna, esta última fronteriza con Chile.

La etapa más dura para cada auto y camión será el maratón de 370 kilómetros entre Arequipa y Tacna, en la quinta jornada (10 de enero).

Dos bajas antes de la largada

A un mes de la largada, el Dakar 2019 ya cobró sus primeras víctimas en Perú: la ministra de Cultura, Patricia Balbuena, y el viceministro, Luis Villacorta, quienes tuvieron que renunciar la semana pasada.

Ambos perdieron sus cargos tras revelarse que una empresa del viceministro había ganado un contrato con el ministerio para hacer evaluaciones de 44 sitios arqueológicos con el fin de determinar si podían ser afectados por el rally.

Lima fue la meta del Dakar en 2012 y la largada en 2013 y 2018, en las tres ocasiones en las que Perú fue parte de su trazado, en medio de reclamos de arqueólogos y ambientalistas.

Debido principalmente a políticas de austeridad se fueron Bolivia y Argentina (2018), Paraguay (2017) o Chile (2015). Perú ha sido el único país sudamericano que permanece fiel a la prueba. (04/12/2018)

Comparte y opina:

Opinión