lunes 12 abr 2021 | Actualizado a 08:55

Wilstermann ya trabaja en un proyecto para implementar bioseguridad

El DT de Wilstermann, Cristian Díaz, observa a sus jugadores en un entrenamiento. Foto: Archivo-APG

/ 27 de abril de 2020 / 17:46

Será necesaria una inversión adicional para contar con todos los implementos. ‘Habrá cambios drásticos’, anticipa el médico Antezana.

Desde hace una semana, Wilstermann ya trabaja en cómo cumplir los protocolos de bioseguridad para cuando vuelvan los entrenamientos de su primer plantel. Lo primero es presupuestar una inversión adicional que no será menor en base a recomendaciones de la Comisión Médica de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol).

El médico aviador Álex Antezana informó que su club ya está realizando gestiones para implementar las nuevas condiciones, a fin de que todo esté listo para cuando los futbolistas vuelvan a los entrenamientos.

“Va a demandar inversión, tiempo y logística. Está totalmente descartado que trabajemos como antes, habrá cambios drásticos”, explicó el profesional a través de una videoconferencia.

Camarines, campo de juego y demás ambientes del complejo de Wilster en Alalay contarán con sistemas de desinfección. Asimismo, el manejo de ropa y los implementos de prácticas serán diferentes.

El volante de Wilstermann, Cristián Chávez, junto al médico Alex Antezana. Foto: Alex Antezana.

Por grupos

“En las prácticas como tal, estamos pensando en dividir al plantel en dos o tres grupos de 11 jugadores; éstos deberán llevar barbijos y guantes. Dentro de cada grupo volverlos a dividir de a tres personas, quienes trabajen con separación de tres a 10 metros. Son algunas bases”, explicó Antezana.

El protocolo de bioseguridad con el jugador comenzará desde que salga de su domicilio, su llegada y permanencia en el complejo y el regreso a su casa. Incluso habrá control de sus familiares.

“Se deben hacer pruebas continuas y rápidas a los jugadores, no solo para las prácticas, sino para cuando jueguen los partidos. Al estadio, los planteles deberán presentarse con pruebas negativas de COVID-19 de sus jugadores, con fecha y hora actual”.

Antezana opinó que antes de volver a jugar serán  necesarios unos 45 días de trabajo en esas condiciones.

(27/04/2020)

Bolívar, el más laureado del país, cumple 96 años rumbo a su centenario

Un 12 de abril de 1925 en una casa de la calle Junín se reunieron para formar un club un grupo de jóvenes liderados por Humberto Bonifaz y Carlos Terán, en ese momento no sabían la magnitud del proyecto que estaban comenzando

Una formación del club Bolívar en los años 70

Por Rodolfo Aliaga

/ 12 de abril de 2021 / 07:43

Este lunes el club Bolívar, el más laureado del balompié nacional, cumple 96 años de vida institucional. La entidad celeste se viste de gala para festejar otro aniversario rumbo a su centenario, el 2025 entra en el selecto grupo de los equipos con 100 o más años de existencia.

“El recordar el 12 de abril es una cosa muy importante porque con nuestra cultura matinal nosotros pensamos que cada festejo es una sumatoria de nuevos sueños y nuevas esperanzas y ahora más que nunca porque estamos muy cerca de cumplir 100 años y Bolívar tiene una agenda nutrida, grande que quiere concretarla para consolidarnos como la entidad más grande del país en todo aspecto”, enfatizó Guido Loayza, expresidente y voz autorizada al ser uno de los dirigentes más representativos y con 15 títulos en su haber.

Un 12 de abril de 1925 en una casa de la calle Junín se reunieron para formar un club un grupo de jóvenes liderados por Humberto Bonifaz y Carlos Terán, en ese momento no sabían la magnitud del proyecto que estaban comenzando.

Dieron paso a la creación del “Club Atlético Bolívar” en honor al gran Libertador; con el paso de los años el nombre se redujo solo a Club Bolívar. Le pusieron los colores del celeste cielo andino.

La primera directiva se conformó con Armando Gamarra (presidente), Guillermo Ortiz (vicepresidente) y escoltados por Carlos Terán, Humberto Bonifaz, Luis Ernesto Sanz, Héctor Salcedo, Rafael Navarro y Felipe Gutiérrez.

La Academia es el club boliviano más exitoso con 29 campeonatos conseguidos, un palmarés que ningún otro equipo nacional puede ostentar, el resto está lejos de igualar esa trayectoria.

Cosechó seis títulos en la denominada etapa profesional entre 1950 y 1976, una trayectoria destacada en la Asociación de Fútbol de La Paz. Luego se alzó con 23 coronas en la extinta Liga del Fútbol Profesional Boliviano ahora nombrada División Profesional.

En el contexto internacional también tiene laureles, fue subcampeón de la Copa Sudamericana en el año 2004 y semifinalista en la Copa Libertadores de 2014, sin dejar de lado las grandes actuaciones en certámenes internacionales en las que ganó el respeto de las otras instituciones y la opinión pública.

Según los escritores un logro que marcó la historia fuel el título en condición de invicto en 1956 pero la mejor etapa fue la que condujo Mario Mercado Vaca Guzmán (+) entre los 70 y 90 que coronó con la inauguración del estadio Libertador Simón Bolívar en Tembladerani (1977).

Mercado fue sin duda el dirigente más importante en Bolívar, bajo su mando la Academia se cansó de dar vueltas olímpicas y nutrir su plantilla con los jugadores más apreciables del país, extranjeros de jerarquía y entrenadores de renombre.

Plan Centenario

La actual directiva que comanda el empresario Marcelo Claure Bedoya lanzó este año su plan Centenario.

Concretó una alianza con City Football Group, un holding que administra a clubes de Inglaterra, Estados Unidos, Australia, India, Japón, España, Uruguay, China, Bélgica y Francia.

Además anunció la construcción de un estadio, un centro de entrenamientos, una academia de formación, entre otros emprendimientos, todo bajo la supervisión de su nuevo socio.

El plan Bolívar rumbo al centenario se apoya en cuatro pilares: formar talentos, conquistar logros deportivos, infraestructura deportiva y autosostenibilidad financiera.

LAS ESTRELLAS DEL FIRMAMENTO CELESTE

La Razón Digital

Bolívar tuvo en sus filas a sobresalientes futbolistas del ambiente nacional e internacional. Los ídolos de la hinchada celeste.

Años 30 y 40

El primer gran ídolo fue el “Cañonero” Mario Alborta, líder y conductor del primer equipo campeón en 1932. Alborta no solo contribuyó con su talento a ganar el primer campeonato académico, también fue arquitecto en los de 1937, 1939 y 1940.

Otros caudillos tuvo Bolívar en la faena por los títulos de 1941 y 1942, destacaban Walter Saavedra, Rojas, Romero, Plaza, Gutiérrez y Garzón.

Década del 50

En los años 50 comenzó el idilio entre la hinchada y el popular Víctor Agustín Ugarte, estandarte celeste para las coronas de 1950, 1953 y 1956. “El maestro” que nació en Tupiza un 5 de mayo de 1926 es catalogado el mejor jugador boliviano de todos los tiempos, Jerarquía, clase y técnica caracterizaban al jugador bolivarista.

La siguiente década tuvo apariciones como Mario Rojas, Mario Mena, René Rada o Ramiro Blacut que fueron directos responsables de los campeonatos ganados entre 1966 y 1969.

Apariciones en los 70 y 80

En los 70 llegaron otros talentosos como Édgar Góngora, Carlos Aragonés y el argentino Ricardo Troncone.

Para los años 80 apareció la famosa máquina celeste que vio brillar a jugadores como Erwin Romero, Carlos Borja, Vladimir Soria, Carlos López, Jorge Hirano o Fernando Salinas.

La era moderna entre los 90 y 2000

La década de los 90 trajo consigo a baluartes como Marco Antonio Etcheverry, Julio César Baldivieso, Luis Cristaldo, Marco Antonio Sandy, Daniel Hernández o Miguel Ángel Rimba.

Después surgen nuevas joyas desde la cantera como la dupla Gatti Ribeiro-Joaquín Botero, Danner Pachi, entre otros.

De Ferreira al ‘conejo’ Arce

En el último tiempo fueron jugadores llegados del extranjero y sin mucho renombre los que hicieron gala de sus atributos para continuar con los éxitos. El goleador uruguayo William Ferreira, el español Juan Miguel Callejón o el paraguayo Nelson Cabrera siguieron con la tradición.

El último gran referente fue Juan Carlos Arce, emblema y capitán de la Academia; uno de los que brilló en la Libertadores de 2014 y artífice de varios títulos.

(12/04/2021)

Comparte y opina:

La grandeza no se mide por resultados

Jorge Barraza, periodista argentino

Por Jorge Barraza

/ 11 de abril de 2021 / 22:12

Primero, vaya un homenaje a los veintiocho futbolistas que entraron al campo en el maravilloso Bayern Munich 2 – Paris Saint Germain 3. Saltaron al césped ya con una intensa nevada y se entregaron con extraordinario fervor durante 94 minutos pese al frío y la mojadura. Nadie lloriqueó, hubo fragor y limpieza. Compusieron un partido que honra al juego, lo prestigia. Y con tribunas vacías, no había gente alentando ni pidiendo huevos. No hacía falta. El jugador cuando entra al campo deja todo. Es su parte más noble.

“El que gana siempre es el mejor”, dice una frase hecha, una de tantas que se acuñan en el fútbol y quedan. Porque suenan redondas, sentenciosas, no por sabiduría. No concordamos con ella. El miércoles, el mejor fue el derrotado. El Bayern dio una exhibición de buen fútbol, coraje y determinación. ¿Y por qué recibió tres goles si jugó bien…? Porque esto es fútbol, donde dos más dos son siete. Una vez le dijeron a Alfio Basile que paraba mal a sus jugadores y respondió con una ironía de salón: “Yo los paro bien, el problema es que después se mueven”. Los técnicos proponen, luego la dinámica dispone. No se juega sentado, como en el ajedrez.

Se le dio todo mal al multicampeón alemán, a los tres minutos ya estaba 0-1 abajo tras una excelente maniobra de Neymar, que arrastró todas las marcas y dejó sólo a Mbappé, quien definió bastante mal, al cuerpo, donde nunca debe apuntar un delantero; o simplemente le salió ahí, pero la pobre defensa de Neuer permitió que la pelota se colara igual (entre sus piernas). A partir de allí, el cuadro de Hansi Flick debió tomar la ruta del salmón, siempre contra la corriente. Cada avance rojo era como remontar río arriba, con diez esperando atrás y rechazando de cualquier manera. En tal persistencia, otra genialidad de Neymar (digan lo que quieran, pero como talento es indiscutible) puso a Marquinhos en soledad total frente a Neuer. El zaguero y mediocentro brasileño -cada vez más jugador- sí finalizó fantástico, a una punta, y ahí Neuer nada que hacer.

La corriente se embraveció y el Bayern sacó a relucir su historia, su grandeza, la chapa de club gigante, el que refundaron Gerd Müller y Beckenbauer en 1965, el que nunca se entrega y riega el pasto con sudor y sangre. Siguió dominando y martillando. ¿No estaba Lewandowki, el supergoleador…? No importa, vamos con todo igual. Pareció ser la consigna. Eric Choupo-Moting, el camerunés nacido en Hamburgo, clavó un cabezazo impecable, de pique al suelo y calentó el ambiente: 1-2.

Más arreció el dominio alemán, más atrás se refugió el PSG y más se agigantaó la figura de Keylor Navas, magnífico arquero (grueso error del Real Madrid dejarlo ir). De tanto machacar, Thomas Müller alcanzó el empate con otro testazo inatajable. Y la justicia pareció sobrevolar entre la nieve. Pero ocho minutos después Mbappé pateó otra vez el tablero del Bayern, ahora sí con una definición brillante. Di María le dio un pase al espacio, se hamacó entre dos rivales, se perfiló como para darle combado al segundo palo (lo pensamos todos, incluido Neuer) y le pegó bajo al primero. Letal, 3 a 2. Testarudo, enorme, el Bayern volvió a la carga los 24 minutos finales con más ahínco pero ya no pudo. Hubo al menos 85 minutos de asedio alemán. Careció de eficacia, la que le sobró al PSG. Quince córners forzó, contra uno del equipo francés; 31 remates, de los cuales 12 fueron al arco. Simplemente, no se le dio. El PSG pateó 5 veces y ganó.

“Se impuso el planteo de Pochettino”, escuchamos. ¿Cuál planteo…? Ningún técnico de la tierra planifica algo así. “Vamos a dejar que nos dominen todo el tiempo, defenderemos muy atrás, esperaremos que aparezca algún contraataque para nosotros y que ellos hagan un gol menos. Y tu, Keylor, debes ser la figura. ¿Entendido…? Bien, a la cancha…”

¿Así fue la charla técnica de Poche…? Si el partido se juega cien veces de este modo, en noventa y nueve gana el Bayern. En esta triunfó el PSG por la maravilla de la imprevisibilidad de este deporte. Como hincha de fútbol (nunca dejamos de serlo) así quiero que me represente mi equipo. Imaginamos el orgullo que sentirán los hinchas del Bayern, que siempre juega igual. Y el partido en Paris será similar. El Bayern se sabe más, lo irá a buscar. Y no le va tan mal con ese estilo: ha ganado 30 ligas, 20 Copa de Alemania, 6 Champions, 4 Mundiales de Clubes. Sin hurgar demasiado, hace ocho meses, este mismo plantel y cuerpo técnico derrotaron al PSG en la final de Europa. 

Esto no va en desmedro del PSG. De ningún modo. A veces uno no se atrinchera, lo atrinchera el adversario. Fue lo que aconteció. Al club franco-catarí hay que aplaudirle el oportunismo, la contundencia y el ardor con que defendió. Los amantes del resultadismo están felices. Pero la grandeza no se mide por el resultado. A este cronista le importan las formas. Es como elegir entre riqueza y dignidad. Vamos por la segunda.

Párrafo final para Mbappé. “Cualquiera que disponga de cinco metros de espacio parece un buen futbolista, porque no está sometido a ninguna presión”, dice Johan Cruyff en su libro “14 La autobiografía”. Y vemos que cuando Kylian encuentra esos cinco metros es un tsunami futbolístico, un genocida de equipos descuidados. Su velocidad y potencia física son devastadoras. Es un sensacional contraatacante, sí. Ahora: ¿qué pasa cuando debe atacar y lo esperan diez atrás, como le pasó al Bayern contra su equipo…? ¿También arrasa defensas…? Huuummmm… En zonas congestionadas no es igual. En Europa brilla más porque lo conocen menos, en la liga de Francia también destaca, pero lo toman mejor. Los entrenadores miran los partidos y se habrán dado cuenta que cuando su equipo está atacando frente al PSG y jugando cerca del área rival deben encimarlo y anticiparlo, no dejarlo recibir. Ahí se reduce su importancia.

¿Es un monstruo del fútbol…? Paciencia, el tiempo nos responderá.

Comparte y opina:

El Tigre se pasea por la ‘Llajta’

Ricardo Bajo, periodista

Por Ricardo Bajo H.

/ 11 de abril de 2021 / 21:01

Introducción: Illanes hace dos cambios de su onceno inamovible. Marteli ocupa el lugar de Valverde y en una extraña decisión Rafinha entra por Willie Barbosa. El resto -y el dibujo- son los mismos de siempre. Es la base dura del «flaco». Blackburn -ya perdonado- vuelve a la convocatoria. No ocurre lo mismo con el español Mateos que tiene una cruz del técnico al ser un fichaje de la dirigencia. En Wilstermann, el «Loco» Soria vuelve a las dos líneas de cuatro, una vez deshechada su idea de los tres zagueros y los dos carrileros. En el arco “rojo” -tras la grave lesión del «Pipo»- aparece el joven Daniel Sandy (hijo de Marco), toda una invitación a patear de lejos. El Tigre luce una publicidad nueva (y enorme) en su pecho, es la «te» del Teleférico. La cancha del «Capriles» es un campo minado.

Nudo: la posesión de la pelota tiene color gualdinegro, fiel al estilo de Illanes, juegue donde juegue. Reinoso -que juega por delante del tridente Ramiro-Rafinha-Chura- se pierde el primer mano a mano al inicio del «match». El ocho, Vaca, comienza a patear de lejos -lo hará toda la tarde/noche- para probar las manos blandas de Sandy. Una mano de Rodrigo Morales trae el gol stronguista de penal con palo y baile de Jair. La lesión de Rafinha provoca la entrada de Willie Barbosa que va a cambiar el partido asociado a su compadre Ramirito Vaca. A estas alturas, Serginho juega gratis por (mal)simular faltas de forma reiterada. La banda derecha del «Aviador» es una pista habilitada para las constantes subidas de José Sagredo, en gran estado de forma.

Desenlace: la segunda parte arranca idéntica a la primera (con Jair fallando otro mano a mano). Illanes aprende la lección y cierra el partido, metiéndose atrás con las líneas bien juntitas para matar a la «contra». Mientras tanto, Ramiro sigue a lo suyo: tercer pelotazo de lejos contra el arco local. Las variantes ofensivas del Tigre son un manual perfecto de guerra: disparos, paredes por dentro, relevos por afuera, ruptura de líneas, ataque a los espacios. En un robo, gracias al “pressing” alto, un Barbosa vertical y gambeteador se junta con Vaca (Reinoso arrastra marca) y llega el 0-2 casi definitivo. Es la primera mejor hora del “Flaco” fuera de casa desde hace tiempo. Soria mete tres cambios a la desesperada (Gilbert, «Pochi» y Adriel) pero el olor a camarilla se siente por todo Cala Cala con un equipo entregado y displicente. Así, llega el 0-3 final con otro pase de Barbosa para una diagonal de Chura. Con el «score» resuelto, el gualdinegro mueve la banca para dar refresco a unos y minutos/ritmo a otros. Entran el «Toro» Blackburn (por Jair); Mateo Zoch (por Chura); y Arrascaita por Raúl Castro.

Post-scriptum: el Tigre –que se coloca a dos puntos del líder Royal Pari- termina perdonando una goleada de escándalo ante el Wilstermann más desconocido de los últimos años en su casa. Illanes regala la versión más pragmática, ordenada y sólida fuera de La Paz –su asignatura pendiente- y comienza a saber como cerrar los partidos de visita. La clave pasa por hacerse fuerte atrás cuando obtiene la ventaja y salir al contragolpe con rapidez y eficacia. Es la mejor noticia cuando queda semana y media para debutar en Copa Libertadores frente a Boca Juniors en el “Siles”.

Comparte y opina:

The Strongest vence en Cochabamba a un alicaído Wilstermann

Hubo nervios en ambos bandos pero sobre todo en el local que ante la presión del público entró en desesperación y cada gol del equipo atigrado era como una puñalada.

Por Rodolfo Aliaga

/ 11 de abril de 2021 / 20:42

The Strongest jugó a gran nivel y derrotó  este domingo a Wilstermann en Cochabamba por tres tantos contra cero en el encuentro destacado de la cuarta fecha, del campoenato único de la División Profesional. El Aviador mostró poco en el cotejo disputado en el Félix Capriles.

El cuadro  que dirige Mauricio Soria continúa sin convencer y su hinchada volvió a expresar el descontento por el rendimiento de su equipo.

Hubo nervios en ambos bandos pero sobre todo en el local que ante la presión del público entró en desesperación y cada gol del equipo atigrado era como una puñalada.

Jair Reinoso abrió la cuenta de tiro penal en el minuto 23 de la primera etapa tras una mano en el área cometida por el zaguero Cristian Coimbra, uno de los más bajos en el equipo rojo.

Con el 1-0 terminó el primer episodio, Wilster buscó llegar al arco de Daniel Vaca pero con desorden.

Ramiro Vaca, la figura del partido, anotó el segundo para la vista a los 13 del complemento y Yeyson Chura cerró guarismos a los 19.

La expulsión de Sebastián Reyes en el dueño de casa, por doble tarjeta amarilla, ahondó la crisis y sepultó las esperanzas del equipo del valle.

El Tigre alcanza el segundo lugar en la tabla con 10 unidades y a dos del líder Royal Pari que jugó el viernes y se impuso 3-2 a Real Santa Cruz. Wilstermann ocupa la casilla 14 con tres puntos.

En las huestes del equipo valluno se sintió la ausencia del golero Arnaldo Giménez que se rompió el tendón de Aquiles en un entrenamiento, el joven Daniel Sandy custodió la portería y aunque tuvo atajadas de mérito, cometió errores que a la postre fueron lapidarios.

(11/04/2021)

Comparte y opina:

Soliz gana la primera carrera nacional de rally de este año

La carrera tuvo dos etapas, la primera se efectuó el sábado y el vencedor fue Soliz, mientras que el domingo se realizó la segunda y Careaga tuvo una mejor performance que el local

Por Julio Céspedes

/ 11 de abril de 2021 / 20:23

El piloto cochabambino Cristhian Soliz ganóeste domingo el Rally de La Concordia de Cochabamba, primera de las ocho carreras del Campeonato Nacional de Rally 2021 que lleva adelante la Federación Boliviana de Automovilismo Deportivo (Febad).

La prueba tuvo la participación de 65 pilotos, quienes cumplieron los protocolos de bioseguridad ante la pandemia del nuevo coronavirus. El año pasado no se pudo efectuar carreras nacionales por el COVID-19 y la realización de esta competencia en el valle es importante para la actividad del deporte tuerca en el país.

Soliz, que compitió en la categoría RC2N, tuvo una dura lucha con el potosino Rolando Careaga Alurralde (Proto), a quien le sacó apenas 10 segundos de ventaja en la clasificación general de la prueba, que constó de 168, 31 kilómetros en total, de los cuales  115, 40 fueron cronometrados y 52, 91 de enlace.

La carrera tuvo dos etapas, la primera se efectuó el sábado y el vencedor fue Soliz, mientras que el domingo se realizó la segunda y Careaga tuvo una mejor performance que el local, después de la suma de tiempos el cochabambino quedó primero con 1 hora, 24 minutos y 42 segundos y Careaga acabó segundo con 1h24’52”.

“Me siento muy contento por haber comenzado con el pie derecho el campeonato. La verdad que me siento feliz de este resultado, en especial porque estoy volviendo de tiempo al volante, esto me da un impuso para la temporada”, sostuvo Soliz, quien defiende el título nacional de la categoría RC2N que logró en 2019.

En RC2N fue segundo el paceño Ali Abo El Nour, con registro de 1h25’21”, y tercero el chuquisaqueño Luis Sandoval, con 1h26’13”.

En R2B logró el triunfo el potosino Jhonny Tarqui (01h32’39”), en R1B venció el valluno Nelson Ponce (01h34’41”0), mientras que en Turismo Departamental fue primero Mirael Gutierres (01h52’01”1).

El vicepresidente de la Febad, Yamil Segovia, dijo sentirse “contento por el inicio de temporada”, y sobre la carrera afirmó que tuvo un “balance es positivo”, pese a que 30 de los pilotos no pudieron acabar las dos etapas.

Comparte y opina:

Últimas Noticias