martes 2 jun 2020 | Actualizado a 23:00

El alcalde Gatty Ribeiro: ‘tenemos que ganar el partido contra el virus’

El exfutbolista pandino y actual alcalde de Cobija, Luis Gatty Ribeiro. Foto: Archivo

/ 17 de mayo de 2020 / 21:00

El exjugador y figura de Bolívar está camino a completar su mandato y ahora lucha por derrotar al coronavirus en su natal Cobija.

En junio próximo, Luis Gatty Ribeiro cumplirá oficialmente su mandato como alcalde de su natal Cobija, en Pando. Su gestión se prologará un poco más debido a la pandemia del coronavirus. Afirma que ahora juega “el partido más difícil” de su vida en procura de precautelar la salud de los ciudadanos de su región.

En su momento fue el lateral más cerebral, rápido y técnico del fútbol boliviano. Jugó especialmente en Bolívar durante 10 años y también lució sus atributos en el terreno de juego vistiendo la camiseta Verde de la selección nacional.

Habla, primero, de su función actual como burgomaestre: “Acá estamos, cumpliendo los protocolos que se determinaron en base a los decretos nacionales y medidas departamentales que hemos asumido desde la alcaldía por la cuarentena. Junto con las recomendaciones de los médicos estamos llevando adelante esta emergencia sanitaria”.

Ribeiro es la principal autoridad de una ciudad con unos 65.000 habitantes. “Estamos trabajando en forma conjunta entre todas las instituciones para evitar que el virus se expanda más, tenemos pocos infectados y estamos tratando de controlar al resto. A nivel familiar, gracias a Dios todos nos estamos cuidando. La estamos pasando asustados, pero bien”.

‘El gol más importante’

Acostumbrado a jugar infinidad de partidos difíciles cuando era jugador, hoy la situación amerita esas mismas agallas para afrontar un virus que pone en riesgo la vida.

“Creo que en lo personal estoy jugando el partido más importante de mi vida, es uno de los más importantes. Como decimos en el ámbito deportivo, tenemos que marcar el gol más importante y ganar el partido contra un virus que nadie esperaba, que es un rival difícil y complicado, pero creo que la unión de la población y el cuidado particular y familiar, que en este caso lo llamaríamos como la hinchada, se tiene cumplir para ayudarnos a ganar este cotejo”.

Como autoridad también pone de su parte “el cien por ciento de trabajo, como lo hacía como jugador, pero la ayuda de todos hará que salgamos de este momento, solo así vamos a poder vencer y dar la vuelta la página. Después, seguro que vamos a cambiar nuestro ámbito de vida, deberemos tener más orden y asumir los protocolos como departamento y como país. Juntos, esa es la cuestión”.

De escuela a club

Ribeiro fundó una escuela de fútbol que llevaba su nombre y en la que formó a varios jugadores. “Pero la escuelita dejó de funcionar por falta de tiempo, porque todos querían que el profesor Gatty fuera el que enseñe a los chicos y jóvenes; sin embargo, al asumir en la Alcaldía ya no me quedaba tiempo disponible, así que la tuve que cerrar”.

Sin embargo, creció en lo futbolístico porque desde hace dos temporadas fue conformado un club de fútbol que está en la Asociación Pandina y ya participó en primera división.

“No pudimos alcanzar a disputar en la Copa Simón Bolívar, pero ese es el próximo reto. Ahora todo el fútbol está parado por el tema del virus”.

Sin embargo, desde su función de alcalde no ha dejado de lado la formación de niños y a través del municipio “hemos creamos las escuelas de fútbol que son gratuitas y están encabezadas por Miguel Mercado, quien es el director de Deportes”.

Mercado también fue jugador, su compañero en Bolívar. Como delantero marcó época e incluso estuvo en la selección.

‘Invertir bien’

Ribeiro se da tiempo para hacer un seguimiento a lo que ocurre hoy en el fútbol nacional. Lamenta que el tema económico siga siendo complejo, peor aún con la pandemia.

“Ustedes saben que para mantener a un equipo, mínimo para poder darle a los jóvenes oportunidades, hay que invertir bien, lo estamos haciendo de a poco y creo que le daremos más fuerza, porque queremos dar oportunidad a los jóvenes para que puedan emigrar. En su momento yo no tuve oportunidad, nadie me ayudó a llegar a algún equipo. En cambio, ahora nuestro objetivo es el de orientar a nuestros jugadores y darles la posibilidad para que vayan a Bolívar, The Strongest, Oriente, etcétera, y puedan mostrarse. Pero ojo, deben estar bien preparados y entrenados para que cuando llegue el momento de salir estén realmente listos”.

Siete títulos

Luis Gatty Ribeiro jugó durante 10 temporadas en Bolívar. Fue uno de sus mejores valores en su época. La afición lo elevó a calidad de ídolo por sus actuaciones. Transcurridos los años, él no lo olvida.

“Tengo grandes recuerdos, gané siete títulos con el plantel, jugamos una final de Copa Sudamericana. La gran hinchada que tiene siempre me apoyó en las buenas y en las malas, lo viví cuando tuve la rotura de ligamento de la rodilla derecha, entonces me apoyó mucho y me dio fuerzas para volver a las canchas”.

Estuvo en la Academia “desde el internado”, que es la fase a la que llegan jóvenes futbolistas con posibilidades de dar el salto a la primera división si dentro de su formación demuestran sus capacidades.

“Llegar a la primera fue mi sueño desde niño, cuando junto con mi padre escuchaba los partidos por radio siguiendo a Carlos Borja, a Juan José Urruti, Jorge Hirano, Vladimir Soria. Eso me incentivó a ir preparándome”.

Justamente con varios de ellos llegó a jugar en el primer plantel. “Ellos me ayudaron para que me hiciera futbolista profesional”.

Por todo “Bolívar es parte de mi vida, allá logré hacer amigos, periodistas como ustedes que compartían el día a día en el trabajo, es una historia larga, es un sentimiento y un orgullo haber pertenecido al Bolívar, el haber defendido sus colores en competencias internacionales”.

Ribeiro con la casaca de Bolívar en la Copa Sudamericana 2002

El popular Gatty

Ribeiro se acuerda de algunos episodios de su carrera luciendo la celeste: “Fui parte de uno de los mejores equipos, fuimos a Brasil a ganar en su momento al campeón Atlético Paranaense, fueron momentos buenos, hicimos historia y por todo ello le agradezco a la hinchada”.

Luis Gatty Ribeiro se convirtió con el tiempo en el pandino más famoso gracias al fútbol. Admite que esa imagen le ayudó para ser candidato a la alcaldía y luego ser elegido alcalde de Cobija.

“También fue el trabajo y la responsabilidad que demostré en Bolívar. En ese club aprendí no a ser político sino a demostrar esfuerzo y capacidad, conceptos que se requiere en el fútbol y en la vida misma. Mi pasión por hacer algo por los demás me llevo a tener la opción, por casualidad, de ingresar a la política. Creo que Dios nos llevó por este camino. Por ahí la popularidad que gané con el fútbol ante la gente me llevó a la Alcaldía. Eso y mi trabajo”.

(17/05/2020)

Bolívar: personal de BAISA SRL será el primero en volver al trabajo

El club aplicará medidas de bioseguridad para sus trabajadores e iniciará la logística del protocolo destinado al primer plantel

/ 31 de mayo de 2020 / 11:04

Las oficinas de BAISA SRL en la zona Sur de La Paz

Por Jaime Ayllón

Bolívar comenzará a aplicar un protocolo de bioseguridad desde este lunes 1 de junio, cuando se prevé que personal de BAISA SRL, la empresa que administra al club, vuelva al trabajo. Así arrancarán los cuidados de salubridad que luego serán puestos a disposición del primer plantel a la hora de su regreso a los entrenamientos, debido a la emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus.

Las oficinas ubicadas en el quinto piso del Edificio Mario Mercado, donde funciona desde este año BAISA SRL, son las primeras en ser adecuadas, como también el bus, que por lo general está al servicio de los jugadores y que ahora transportará a los trabajadores administrativos.

El lunes también comenzará el diseño de bioseguridad en los ambientes del estadio Simón Bolívar: vestuarios, gimnasio, sala de videos, etcétera. Habrá incluso una señalética que marcará las diferentes fases y controles que deberán pasar los jugadores, cuerpo técnico y gente de apoyo.

«El borrador de bioseguridad consensuado por los médicos ya fue entregado a la Federación Boliviana de Fútbol y los clubes ya debemos ir delineando los pasos a seguir en nuestros escenarios habituales de trabajo. Aunque aún no se sabe cuándo volverán las prácticas, el tiempo transcurre rápido y debemos tomar recaudos para estar listos», dijo Freddy Patti, médico de la Academia.

(31/05/2020)

Comparte y opina:

Cuatro jugadores de Bolívar asisten a las sesiones de la selección

Juan Carlos Arce encabeza la nómina celeste de los futbolistas que a diario también trabajan al mando de Farías.

/ 29 de mayo de 2020 / 18:05

(De izq. a der.) Arce, Gutiérrez, Castellón y Ábrego

Por Jaime Ayllón

Al menos cuatro jugadores de Bolívar se «desdoblan» a diario para asistir a las prácticas del primer plantel celeste y a las que realiza la selección nacional, en ambos casos por videoconferencia.

Si bien se trata de sesiones en horarios diferentes, tanto el esfuerzo que hacen los jugadores como el tiempo que le dedican es el doble.

La nómina académica la encabeza el capitán y delantero Juan Carlos Arce, y entre los que también son tomados en cuenta están el zaguero Luis Gutiérrez, además de los delanteros Víctor Ábrego y Vladimir Castellón.

En medio de la emergencia sanitaria por el coronavirus, casi todos los clubes de la División Profesional «conectan» a sus jugadores vía Zoom, y lo propio hace la selección encabezada por el técnico César Farías.

En la Verde, Farías toma en cuenta a unos 70 jugadores, que son «candidatos» a ser convocados cuando se reanuden las competencias.

(29/05/2020)

Comparte y opina:

El equipo ‘Pre’ de Bolívar y el femenino también trabajan por Zoom

Wálter Flores conduce los entrenamientos por videoconferencia. Como ocurre con el primer plantel, las videoconferencias son a diario.

/ 28 de mayo de 2020 / 20:48

Flores dirige a la preprofesional de Bolívar

Por Jaime Ayllón

El plantel pre profesional de Bolívar también trabaja a través de videoconferencias, tal como acontece con el primer equipo. A diario, el técnico Wálter Flores y el preparador físico Rolando Crespo reúnen al grupo y desarrollan las sesiones. Incluso esa labor llega al equipo femenino.

Alrededor de 60 jugadores cumplen las tareas diarias, lo hacen divididos en varios grupos. Para ello utilizan la aplicación Zoom.

“Aparte de realizar la labor de mantenimiento físico estamos abocados a trabajar la táctica, explicamos con videos los diferentes sistemas de juego, todo lo que se puede aplicar en un partido. Intentamos que los chicos asimilen lo mejor posible. Lo hacemos también con el equipo femenino para que vayan dominando y asimilando los conceptos más importantes del fútbol”, contó Flores.

El exfutbolista contó que, por la amistad que tiene, ha recibido en algunos casos asesoramiento del exgolero Carlos Leonel Trucco. “Hablamos mucho con él, pues aparte de ser un ex compañero, es valiosa su orientación por la experiencia que tiene en México”, donde trabaja para el Pachuca.

Lo mal es la incertidumbre porque Flores y compañía no saben cuándo va a retornar la actividad ni qué competencias podrán afrontar si hay luz verde.

“Lo que hacemos es aprovechar este tiempo para que nuestros jugadores estén listos por si les toca ascender” a la División Profesional.

(28/05/2020)

Comparte y opina:

Always Ready: Cabrera está en aislamiento en un lujoso hotel de Asunción

El futbolista viajó a Paraguay para reunirse con su familia, pero primero debe completar la cuarentena que rige para las personas provenientes del exterior.

/ 28 de mayo de 2020 / 20:45

El paraguayo naturalizado Nelson Cabrera

Por Jaime Ayllón

El zaguero de Always Ready Nelson Cabrera cumple un aislamiento en Asunción de Paraguay antes de reunirse con su familia. Si bien salió de Bolivia el 22 de mayo, todavía le quedan 8 días de encierro antes de ser autorizado a abandonar la cuarentena debido a la pandemia del coronavirus.

Todos los países han adoptado medidas de salubridad, una de ellas es que las personas provenientes del extranjero pasen un tiempo en un encierro estricto, donde son controladas a fin de establecer su condición de salud.

El lujoso hotel Yacht y Golf Club, en las afueras de Asunción, es uno de los centros elegidos en la capital paraguaya para el aislamiento, en ese lugar está Cabrera. Se prevé que el 5 de junio ya pueda salir.

“Aparte de los controles que a diario nos hacen, estoy en un lugar muy acogedor y cómodo, tengo todo lo que necesito, me están tratando muy bien y no me puedo quejar de nada. Solo debo esperar el momento de poder salir tras la última prueba que me realicen para empezar una vida tranquila junto con mi familia”, contó el futbolista.

Bajo control

En Paraguay la pandemia ha sido controlada, las actividades se están reanudando de a poco e incluso el fútbol se alista para volver a las prácticas.

Desde ese lugar, Cabrera sigue participando en las prácticas por videoconferencia que realiza el primer plantel de Always Ready.

“Me levanto temprano, luego de la revisión médica me traen el desayuno a la habitación. Todo lo que hacemos es en este encierro, no salimos para nada. También veo alguna película o leo algún libro. El mate es infaltable”, matizó.

Cabrera está bien. Los controles han sido todos favorables. “El sacrificio vale la pena para, una vez que pase el aislamiento, por fin estar al lado de tu familia. Sé que cuando retorne a La Paz, tendré que hacer lo mismo”.

Habla a diario con su esposa Julia Pedroso y sus hijas Julieta, Giovanna y su pequeño Nelson. Ellos y sus padres Nelson y Dionisia, ya lo están esperando.

(28/05/2020)

Comparte y opina:

Por arriba, el Chapaco Fernando Salinas era imparable

Una lesión en su rodilla apresuró el retiro del gran goleador de Bolívar y de la selección

/ 28 de mayo de 2020 / 10:59

Salinas destacó en filas de Bolívar durante los años 80 y 90

A sus 60 años cumplidos hace poco, Fernando Salinas disfruta de la vida en su natal Tarija, donde trabaja con su hijo Fernando, quien es ingeniero civil. Ambos se han lanzado a la construcción de obras.

Fue notable goleador del fútbol boliviano. Destacó sobre todo en Bolívar, cuya camiseta lució durante 13 años. También jugó en la selección nacional.

Lo que hace ahora es diferente. La cancha y la pelota están lejos. Hoy son la verificación de las obras, los cálculos de la inversión, los materiales de construcción.

“Es complicado, porque se deben cumplir plazos de ejecución, no es fácil; pero hasta ahora tuvimos mucha suerte y logramos siempre cumplir”, afirma.

Con su esposa Maritza López tienen cuatro hijos: Fernando y Gabriel son ingenieros civiles, Lorena está por titularse como ingeniera comercial y además es modelo y Christian es capitán de Policía.

Los recuerdos

“Llegué a Bolívar el año 80 y jugué hasta el 92. Me fui debido a una lesión en la rodilla, pues constantemente tenía derrame del líquido sinovial. En el segundo semestre del 93 colgué los cachos en Ciclón, cerré mi carrera muy joven por esa molestia física”.

El ‘Chapaco Salinas’ hacía saltar de sus asientos a los hinchas celestes cada que convertía goles. Es uno de los máximos artilleros de la historia del fútbol boliviano. Su fuerte era el cabezazo.

“Compartí con compañeros de gran calidad humana y capacidad futbolística, era complicado mantenerse en la titularidad, pero yo tenía la facilidad de manejar ambas piernas y de un buen remate, pero con la cabeza era más certero, me elevaba bien. Siempre dije que el que va a cabecear tiene que tener un buen cálculo del tiempo y distancia, son conceptos fundamentales; además, tienes que estar con los ojos bien abiertos para saber golpear la pelota y colocarla donde quieres. Cuando estás arriba, en el aire, tienes un excelente panorama de la ubicación del arquero, entonces puedes darle dirección al balón y creo yo que era más preciso en esas jugadas”, rememora.

En su posición de centrodelantero tuvo mucha competencia. “Siempre Bolívar tuvo grandes nueves, como Jesús Reynaldo, Juan César Silva, Raúl Horacio Baldessari, Víctor Hugo Antelo, Álvaro Peña o Miguel Sanabria, pero siempre terminé siendo titular. También en esa época jugábamos con dos punteros bien abiertos que hacían una gran labor, como Luis Enrique Padilla, Raúl Alberto Morales, Carlos Borja, Porfirio Tamayá Jiménez, que fueron los derechos; y Juan José Urruti, Jorge Hirano, Miguel Aguilar, grandes jugadores, hábiles por la izquierda. Ellos facilitaban las jugadas de gol”.

Salinas también jugó en la selección. Foto: Fernando Salinas

Gracias a Barack

Da un dato que quizás es escasamente conocido. Habla del técnico peruano Moisés Barack, el que a Gustavo Quinteros lo convirtió de delantero a zaguero en The Strongest con gran éxito.

“Recuerdo que cuando llegué a Bolívar jugaba de mediocampista, como 8 o 10. Precisamente debuté reemplazando a Édgar Pacho Góngora y de entrada marqué un gol. Pero cuando llegó Barack, me vio y me dijo: ‘Usted desde hoy juega como centroatacante’, me puso en esa posición y nunca más la dejé, incluso a la selección nacional fui en ese puesto, llegué a jugar siete eliminatorias y dos copas América”.

En su recuerdo también están los “clásicos 10”. Hábiles con el balón, buen manejo de tiempo y espacio, pelotas al vacío.

“Tuve la suerte de jugar con hombres de gran calidad técnica, comencé con Édgar Góngora, luego aparecieron Carlos Aragonés, Ovidio Messa, Carlos Ángel López, con quien compartí muchos años, y también estuvieron Marco Etcheverry, Francisco Takeo, Julio César Baldivieso, Luis Abdeneve y Erwin Romero. Chichi Romero fue de los mejores 10 que pasaron por Bolívar. Todos ellos te facilitaban la labor, eran grandes asistentes y sobre todo no eran egoístas, eran muy generosos. Con esa clase de jugadores cómo no ibas a ser goleador”, matiza.

Una postal de la familia Salinas. Foto: Fernando Salinas

No se olvida

Se hizo jugador “en una cancha cuadrada del barrio de La Pampa”, donde nació.

En Bolívar tuvo “grandes momentos”, fue cinco veces campeón nacional, goleador en tres ocasiones, disputó cinco ediciones de la Copa Libertadores de América y con la selección nacional también fue uno de los grandes.

Han pasado los años. El 18 de mayo cumplió 60. Es feliz en su natal Tarija, pero no se olvida de La Paz: “La Paz es tierra de grandes oportunidades, a mí me dio una imagen jugando en Bolívar, allí conocí a mi esposa Maritza, me dio grandes satisfacciones. Mi segundo hijo, Cristhian, nació allá, así que para mí La Paz tiene una gran historia familiar”.

Comparte y opina: