lunes 19 oct 2020 | Actualizado a 11:54

Martins vs. Messi, así fue el roce tras el partido

Martins (der.) junto a Messi y los árbitros

/ 14 de octubre de 2020 / 17:26

La producción individual de cada capitán fue más que interesante, porque Martins volvió a anotarle un gol a los albicelestes, una situación que se hizo costumbre.

Los capitanes Marcelo Martins, de Bolivia, y Lionel Messi, de Argentina, terminaron el partido del martes con un cruce de palabras que generó una trifulca entre los jugadores de ambos equipos.

De acuerdo con las imágenes del cotejo, concluido el partido Messi le reclama algo al asistente de la Verde, Lucas Navas, situación en la que interviene Martins y el ‘10’ argentino le responde.

Cuando ambos pretenden encararse aparecen los jugadores de ambas selecciones. Se observa al portero Carlos Lampe dialogar y tratar de serenar a Messi, mientras jugadores de uno y otro equipo cruzan palabras en un tumulto en el centro de la cancha. Entra en escena el árbitro peruano Diego Haro, quien amonesta a Martins, quien se toma el rostro en señal de incredulidad y protesta.

En todo caso, la producción individual de cada capitán fue más que interesante, porque Martins volvió a anotarle un gol a los albicelestes, una situación que se hizo costumbre.

El atacante del brasileño Cruzeiro lleva cinco goles contra la Argentina en Eliminatorias: en el 6-1 del 2009 en La Paz, en el 1-1 del 2011 en Buenos Aires, en el 11 del 2013 en el Hernando Siles, en el 2-0 de 2017 también en suelo paceño y ayer en el 1-2, en la caída ante la albiceleste.

En tanto, Messi, quien fue la figura desequilibrante en el equipo nacional, finalmente quebró su mala racha en La Paz. En dos presentaciones anteriores cayó goleado y empató; y cuando vino en 2017 ni siquiera jugó pese a que llegó con la delegación, debido a que fue castigado a último momento y se quedó en vestuarios.

(14/10/2020)

Rubén Almagro: ‘Tuve la fortuna de jugar en el 31 de Octubre que marcó época’

Con el estilo de Ovidio Messa (+), pero más rápido, el tartagalés-paceño Rubén Almagro fue un jugador hábil y dúctil de la década de los 70. Símbolo del club 31 de Octubre y Always Ready.

Rubén Almagro en su primer año en 31 de Octubre, de La Paz

Por Rafael Sempértegui

/ 19 de octubre de 2020 / 10:30

Sin mucha prensa, pero bastante reconocido por los jugadores contemporáneos de su época, el exmediocampista Rubén ‘Pato’ Almagro brilló en el club paceño 31 de Octubre, que entre los 60 y 70 fue bastante poderoso.

— ¿Cómo empezó en el fútbol?

— Desde niños los siete hermanos y mi padre jugamos al fútbol, ellos se quedaron amateurs y en mi caso seguí hasta ser profesional. A los 14 ya estaba a nivel competitivo, comencé a jugar con el Atlético Tartagal del barrio San José, donde jugaban Humberto y Luis Gutiérrez. Años después tuve una temporada en las menores de Independiente de Avellaneda en Buenos Aires.

— ¿Cómo fue esa experiencia en Independiente?

— Fue muy bonita, pero había demasiados buenos jugadores en esa época. Un amigo me dijo que podemos ir a probarnos y como yo tenía a mi hermano en Buenos Aires, me animé a ir. En esa época jugué con (Ricardo) Bochini, Bertoni, Sayorato y bastantes jugadores renombrados.

— ¿Cómo era el histórico Bochini, símbolo de Independiente?

— Él estaba en las inferiores, era muy chico, ya era gran jugador y después hizo una grandísima carrera hasta ser el más grande ídolo de Independiente, una leyenda. Años después nos volvimos a ver. Independiente Unificada hizo un cuadrangular en Potosí, invitó a Independiente y yo fui a jugar con 31 de Octubre. Nos vimos luego de muchos años.

— ¿Cómo así Rubén Almagro llega a Bolivia?

— Fue a través de Vicente Díaz, quien era de Tartagal y dirigía a Stormers de Sucre, luego, el 72, él pasó a 31 de Octubre y me trajo como refuerzo a La Paz; fue en 1972, cuando me encontré con varios jugadores del norte argentino como Juan Américo Díaz, Álvarez, Juan Farías, Luis Liendo y el propio Ricardo Fontana.

— ¿Era un fenómeno especial?

— Sí, yo diría que en ese tiempo, Bolivia descubre el fútbol del norte argentino entre los 60 y 70, donde había buenos jugadores y tenían mejor cabida que en su propio país. Además que los de esa región nos adaptábamos mejor a la altura, no nos quejamos nunca. Recuerdo también que vinieron de Jujuy Telmo Paredes, Héctor Cáceres y Roque Segundo Escobar, entre otros.

— ¿Cómo le fue en su primera época en Bolivia?

— Pienso que bien, porque uno trataba de mostrarse, que la gente lo reconozca y sin fijarme en la parte económica vine al país. Me encontré con mucho cariño, respeto y ni pensaba seguir tantos años y al final me quedé e hice mi vida acá.

— ¿Recuerda su debut?

— Sí, por su puesto, al inicio me pusieron de a poco, pero la directiva observó al técnico que un extranjero no podía estar en el banco. Debuté en el antiguo Hernando Siles ante The Strongest del ‘Perro’ Rolando Vargas y el Tanque (Juan Américo) Díaz. Nos ganaban 1-0, luego Paredes empató y yo anote para el 2-1. El Tigre venía de jugar la Copa Libertadores.

— ¿Que tan protagonista era 31 de Octubre?

— Teníamos este equipo: Roque Segundo Escobar; Wildo Estrada, Alberto Tórrez, Jesús Cuéllar y Alberto Cordero; Mario Saavedra y Ramiro Quevedo y adelante estaban: Castro, Paredes, Almagro y Yepez.

— ¿Que tan fuerte era ‘31’?

— Teníamos lo nuestro, por los grandes jugadores que hubo desde antes que yo llegue y después igual, se sumaron  valores como Hugo Yépez, Tomás Porcel, Vicente Castro y otros. En esa época, con el respeto de siempre, pero que mucha gente de ahora no sabe del equipo, ese ‘31’ hacía temblar a Bolívar y al Tigre. Ellos tenía popularidad, pero nosotros contábamos con mayor poder.

— ¿Tanto así, cómo eran esos torneos de los 70?

— Quienes jugaron esa época o vieron partidos de esa época corroborarán que los protagonistas de los torneos no eran Bolívar y The Strongest, no repercutían tanto, sino clubes como ‘31’ y Mariscal Santa Cruz, que tenía la delantera de la selección boliviana del 69, Ferroviario, Municipal, Chaco Petrolero, Litoral, Fígaro tenían buena solvencia y eran hegemónicos ante el resto. En mi caso, pienso que tuve la fortuna de jugar en el 31 de Octubre que marcó época.

— ¿Luego del ‘31’ qué sigue?

— Después del 77 pasé a San José, otro equipo minero cuando se dio la fundación de la Liga. A propósito ‘31’ se mantuvo fiel a la Asociación de Fútbol de La Paz y no quiso ser parte de la fundación. No estuve mucho tiempo en Oruro, porque el 79 ya pasé a Always Ready que jugaba la Liga.

— ¿Cómo le fue en la banda roja?

— Jugué dos años, hasta 1981, con actuaciones interesantes con Carlos Dalmazone, Carlos Barreiro, Rogelio Delfín, Cornejo, Juan Américo Díaz y buenos jugadores, aunque ya no con el entusiasmo y las características de antes de fundarse la Liga. Se hizo buenas campañas, aunque no se ganó el título.

— ¿Se despidió en Always?

— No, porque aún pasé a Bolívar, con 29 años. El DT era el polaco Ian Skripco. Gregorio Gallo jugaba de ‘6’, yo de ‘8’ y Romero de ‘10’. Adelante estaban (Fernando) Salinas, (Juan César) Silva y (Elías) Figueroa. Luego se cambió de DT; el nuevo me puso al banco y en eso apareció un gran amigo, “Papi” (Luis) Siles, quien me invitó a jugar el torneo bancario y eso cambió radicalmente mi vida.

— ¿Por qué fue radical?

— Por que tomé la mejor decisión, dejar Bolívar y aprender a trabajar de obrero, desde almacenero en el BBA (Banco Boliviano Americano) hasta escalar otros puestos. Además de aprender a trabajar, igual estudié contaduría pública. En esto tengo que agradecer al señor Siles, porque cambió mi destino, y a don Mario Mercado, que me dejó salir de Bolívar sin oponerse. Con esa decisión tuve un gran futuro, trabajé feliz y con buena salud durante 38 años más.

— Para quienes no lo vieron ¿cómo jugaba?

— Era el ‘10’ clásico de antes, con mucha cualidad técnica, gran dominio de balón, era un armador y administrador de pelota, tenía visión y panorama. Me decían que era igual a Ovidio Messa o (Erwin) Romero, pero que yo era más rápido, porque no la pensaba mucho. Los dos eran mis amigos. Messa era de Sanandita, cerca de Yacuiba, que está a una hora de Tartagal, eramos casi paisanos de esos pagos.

— ¿Cómo así hizo una carrera extensa de funcionario?

— Porque después que trabajé 15 años en el BBA, este se cerró, murió el señor Siles y como yo jugaba fútbol en los torneos administrativos, tenía amigos en la Caja Nacional de Salud, donde me pidieron mi currículum y trabajé como un obrero más, era un archivador de todo el papeleo y de los legajos que se hacían.

— ¿Qué otras labores hizo?

— Pasé a bóveda, donde contaba los billetes, aprendí a hacer eso y pasaban por mis manos millones y millones de bolivianos, en ese entonces había billetes de Bs 2 y 5 en papel y también monedas nacionales y extranjeras. Luego fui encargado de bóveda, cajero y cambio de cheques.

— ¿Cómo así mantuvo su esencia de un obrero más?

— Pienso que en estos dos trabajos aprendí a trabajar de verdad. Me puse un overol, cargué cajas, hice limpieza, seguí de almacenero, ahí supe lo que es realmente trabajar desde abajo, con gran esfuerzo físico y sudor e igual comencé a ascender hasta ser administrativo en almacenes generales y luego fui al hospital Luis Uría como contador, mi verdadera profesión. Estuve 23 años en la caja, también muy feliz por tener un trabajo así, aunque igual de sacrificado y responsable.

— ¿Ahora a qué se dedica?

— Soy jubilado, vivo feliz y tranquilo, a una cuadra y media del estadio, donde voy a veces cuando hay partidos de expectativa. Soy de 31 de Octubre y de San José, gracias a ellos conozco todos los centros mineros del país y a los compañeros mineros, que son trabajadores a los que debemos admirar y respetar por el trabajo que hacen.

— ¿De dónde es el apodo de ‘Pato’?

— Es desde Tartagal, tenía la sangre caliente, no me gustaba perder, o hacer las cosas mal, eso me enfada y enoja bastante.

El exvolante de ‘31’ junto con sus seres queridos en un festejo navideño. Foto: Familia Almagro

Perfil

Nombre: Francisco Rubén Almagro Salazar.

Nacimiento: Tartagal (Salta, Argentina), 21.08.1952.

Familia: Juan y Juana (padres); Tatiana (hija) y Javier Alejandro (nieto)

Boliviano

Almagro estudió en el colegio San Francisco de Asis de Tartagal), y en La Paz estudió Contaduría Pública luego de que  dejó el fútbol profesional. Se naturalizó boliviano un año después de llegar al país, y está cerca de cumplir 50 años en suelo boliviano, donde dice que se quedará hasta el fin. Se siente boliviano desde su naturalización.

(19/10/2020)

Comparte y opina:

El balance de Farías en la selección es negativo

La Verde perdió más de lo que empató o ganó bajo el mando del entrenador venezolano

Farías en el partido con Brasil en San Pablo

Por Rodolfo Aliaga

/ 19 de octubre de 2020 / 10:21

El seleccionador nacional César Farías ha tenido más fracasos que satisfacciones dirigiendo a la Verde. Los resultados no le han acompañado; bajo su mando Bolivia ha disputado 14 encuentros tomando en cuenta su primer ciclo como interino en 2018 y el segundo como entrenador oficial entre 2019 y 2020.

Solo ganó dos, empató cinco y perdió siete; el equipo nacional anotó 13 goles y su valla fue vulnerada en 28 ocasiones. La estadística señala que dirigió dos cotejos oficiales (ambos por eliminatorias a Qatar-2022) y 12 encuentros amistosos. Pese a los magros resultados, el venezolano aún confía en que el proceso que lleva adelante dará sus frutos, ve que circunstancias ajenas a lo deportivo confabularon para que no se obtengan los resultados esperados y señaló que pese a esas adversidades sigue con la misma expectativa de proyectar a la selección al futuro.

“No se nos dieron las cosas que queríamos y después es difícil por las circunstancias, todos los días sorteamos dificultades. Que no te prestan los jugadores, dificultades con un club que retira a sus jugadores y otras que no salieron públicamente. Es difícil, es Bolivia contra Bolivia”, puntualizó Farías tras la derrota 1-2 con Argentina.

Su tarea comenzó en 2018 cuando asumió transitoriamente, en ese año comandó a Bolivia en nueve encuentros, todos amistosos y fuera del país.

En ese periodo solo alcanzó un triunfo ante la débil Myanmar (3-0) en Yangon. Cabe mencionar que el lance contra Corea del Sur, el 7 de junio, no estuvo presente debido a que dirigía a The Strongest en las finales del torneo Clausura.

Su primera experiencia como conductor de la selección llegó a su fin en noviembre en el empate 0-0 con Irak en Sharajh, Emiratos Árabes. Fue contratado después de la Copa América de Brasil 2019 en reemplazo de Eduardo Villegas.

Desde entonces ha conducido a la Verde en otros cinco cotejos: tres amistosos y dos por las clasificatorias a Qatar, solo ganó uno contra Haití (3-1). Comenzó con esperanza enfatizando que confiaba en el rendimiento de los jugadores.

“Estamos para competir y vamos a dejar a la gente con el orgullo de ver a su selección; que puede competir de tú a tú con cualquiera”, dijo el DT en una entrevista antes de las eliminatorias.

También encaró el reto de comandar a la selección Sub-23 en el Preolímpico de Colombia a principios de 2020. En ese torneo dejó buena impresión con dos victorias y dos derrotas. Le hizo frente a poderíos como Uruguay y Brasil.

El equipo patrio quedó eliminado en primera fase pero dejando buenas señales. Se impuso a Uruguay (3-2) y a Perú (2-1), además de poner en aprietos a Brasil con la que cayó 3-5. Fue arduamente criticado en el arranque de las Eliminatorias por no incluir a jugadores consagrados en las convocatorias y los resultados ante Brasil y Argentina ahondan la crisis.

No agradó en la afición la goleada (05) en San Pablo y perder en casa después de 15 años con Argentina.

El Técnico hizo debutar a once jugadores

Los futbolistas que debutaron con César Farías en la selección absoluta de Bolivia en los dos compromisos por Eliminatorias ante Brasil y Argentina fueron 11. El cuerpo técnico del llanero lleva adelante un proceso de renovación generacional.

El lateral derecho Jesús Sagredo de Blooming tuvo su estreno en el choque con Brasil en el Neo Química Arena de San Pablo, jugó 90 minutos. Cristian Árabe disputó pasajes en los dos encuentros, el volante ofensivo de Always Ready jugó 63 minutos contra la Canarinha y tres con la Albiceleste.

El defensor José Carrasco de Blooming completó los dos partidos eliminatorios.

Luis Fernando Saldías, delantero de Vinto Palmaflor, debutó con el seleccionado brasileño sumando 45 minutos.

Antonio Bustamante tuvo acción en los dos lances.

El mediocampista mixto de Blooming estuvo 80 minutos contra Brasil y 45 con Argentina.

Boris Céspedes, mediocampista del Servette suizo, es otro que se estrenó y jugó en los dos compromisos, 45 minutos con Brasil y 36 frente a Argentina.

El atacante de Blooming César Menacho actuó solo con la pentacampeona mundial, completando 62 minutos.

El medio centro de The Strongest Franz Gonzales estuvo 10 minutos en cancha contra la selección brasileña.

El más joven de todos es Leonardo Zabala, zaguero de Palmeiras, que disputó seis minutos en Brasil.

Comparte y opina:

Ricardo Fontana: ‘En Bolivia tengo un lugar y un nombre’

Llegó a Bolivia en 1970, dejó el fútbol en 1991 y continúa en suelo boliviano. Sentó raíces en suelo paceño, donde cuenta que ya van 30 años y la afición —de The Strongest en particular— lo reconoce y expresa su afecto.

Fontana en el programa DXTV, de Víctor Hugo Mendoza

Por Rafael Sempértegui

/ 19 de octubre de 2020 / 10:17

El exzaguero de The Strongest y de la selección boliviana Ricardo Fontana está de cumpleaños. Hoy celebra 70 abriles, de los cuales medio siglo los vive en Bolivia, donde se enraizó e hizo su vida, que la cuenta al detalle.

—¿Cómo se encuentra con 70 años de vida?

—Desgraciadamente ya no me gusta cumplir años. Ya son muchos y no hay forma de parar esto (risas). Bueno son 70, doloroso, pero qué vamos a hacer. Ya en serio, me encuentran bien de salud, al final uno debe cuidar eso a esta altura de la vida. Siempre fui sano, no cometí excesos y me siento bien, pues no tengo ningún mal.

—¿Por qué desgraciadamente?

—Es que uno está cada vez más grande; muchos amigos ya no están, unos viven enfermos, otros regular. Yo estoy lejos de la familia, que por esta pandemia no se puede viajar. A ver cuándo voy a ver a los hijos, a los hermanos; hay mucha nostalgia.

—¿Cuántos años en Bolivia?

—Ya estoy 50 años en Bolivia. Llegué en mayo del 70. Vine por seis meses y mira todo lo que me quedé. No es que me queje, pero hubo momentos difíciles, sobre todo en los primeros años, cuando hasta nos tocó pasar dificultades para alimentarnos porque no cumplían los sueldos. En Always no andaban económicamente bien y aguantamos porque teníamos 19 años, y porque quería jugar.

—¿Recuerda cómo se dio su llegada a Bolivia?

—Recuerdo como si fuera ayer. Estaba en la tercera de San Lorenzo y luego de un partido me dicen que dos personas querían hablar conmigo: uno era Miky Jiménez y otro el coronel Correa de Always Ready, me propusieron venir a Bolivia, consulté a mi familia, me animaron y me vine.

—¿Por seis meses, como dice?

—Sí, después de esos seis meses ya me iba a volver, con esos líos ya no daba, pero justo antes me habló René Rada, DT de Litoral, y me convenció cambiar de equipo,  igual tocó duro, no se ganaba mucho y era difícil cobrar y volví a Argentina a hacer el servicio militar.

—¿Cómo se dio la transferencia a The Strongest?

—Fue por lo que hicimos en Litoral y Always, The Strongest se fijó y compró mi pase y la situación mejoró bastante y me quedé 15 años en el club, de ahí salté a una preselección el 85 y luego a la selección el 89 con Jorge Habegger y estuvimos cerca de ir al Mundial de Italia 90 y el 91 dejé el fútbol luego de 22 años intensos. Pasaron como 30 años que dejé el fútbol y sigo en Bolivia.

—¿Cuándo decide y por qué se queda en Bolivia?

—Cuando me casé y comenzaron a venir los hijos en el 85. Eso me obligó a pensar distinto y una vez que dejé el fútbol fui unos meses a Argentina y ves que es un país complicado, la seguridad y otras cosas, y aquí tú vives en paz, mayor tranquilidad y decidí quedarme. El ambiente fue importante para seguir acá y pasan los años y uno se quedó nomás.

—¿Qué le grada de Bolivia?

—Siempre digo una cosa: yo vuelvo a mi barrio en Buenos Aires y nadie sabe quién eres, para nada, ni el verdulero. Vuelvo a Bolivia y paso la frontera y a l g u i e n siempre te sorprende con un saludo que te reconforta y ni qué decir en La Paz y en Santa Cruz. Hace 30 años dejé de jugar y no sé, los padres o abuelos contarán y te saluda gente joven.

—¿Qué tan gratificante es eso?

—Mirá, primero que uno no vive ni de los saludos ni abrazos, pero que como hace 50 años sientas un aprecio de la gente, de The Strongest y hasta de Bolívar. Siento que en Bolivia tengo mi lugar y un nombre de que algo habré hecho Eso me deja tranquilo, me llena el alma.

—¿Qué le dio Bolivia?

—Prácticamente todo: mi trabajo, mi familia y aquí encontré amigos de verdad, esos que dicen de vida, ahora no voy a decir que todos me quieren, tuve problemas y varios, pero ya pasó. Me gusta el fricasé, el chicharrón. Me siento un paceño y un boliviano más, que lo soy, porque me naturalice e iré a votar. Me acostumbré a los problemas sociales y protestas en La Paz, soy un stronguista más y la altura siempre me sentó bien, pero nunca lo sentí, para nada. Soy un boliviano muy querido, así me siento.

—¿Fue la mejor decisión venir a Bolivia y quedarse?

—Y sí, por supuesto, sino no seguiría. Al principio la pasé mal, como conté, pero luego se dieron las cosas y creo que hicimos algo de historia, sobre todo en el Tigre, por eso será tanto cariño. De verdad, si voy para el centro en La Paz, como 20 personas que ni conozco te hablan y uno agradecido responde.

—¿Qué significa The Strongest para Ud.?

—Es el desarrollo de la parte importante de mi carrera, no me hice millonario, pero me alcanzó para vivir relativamente bien y, bueno, no me quejo. Lo más importante es que tengo es salud y mucho aprecio.

—¿Tres cosas que le marcaron vistiendo la casaca atigrada?

—La primera es que caí bien de entrada, mi forma de jugar y de ser se adecuó al equipo. Nunca olvido la bravura que tenían los jugadores del Tigre de antes, a eso yo le puse mucha técnica y la gente de antes me elogia eso. La vida quiso que marquemos época y eso a la gente le gustó. Luego haber conocido a don Rafael Mendoza, Jaime Pando y al general Quinteros, personas que hicieron grande al Tigre. Y lo tercero es este cariño, ya te digo, dejé de jugar hace 30 años y se siguen acordando, hay jugadores que se fueron hace un año y ni los reconocen, algo será.

—¿Cuál habrá sido el mejor equipo atigrado que conformó?

 —Pienso que ese que ganó en 1977, ese primer campeón de la Liga, creo que tenía de todo, técnicos, aguerridos, caudillos, obreros, de todo.

—¿Los clásicos con Bolívar?

—Era un lujo jugar contra Bolívar, ellos tenían equipazos. Nunca me olvido que los clásicos lo jugábamos con 45 mil a 50 mil personas, no sé cómo pasaba eso. Ellos tenían a Aragonés, Reynaldo, Tamayá Jiménez, Miguel Aguilar, unos monstruos. Nos ganaban y les ganábamos. Luego vinieronlos Borja, Soria, Salinas, Urruti y Carlos López, qué equipazo, muy bravo.

—¿Cómo fue su pasó a Bolívar?

—Una gente mala que estuvo de paso por The Strongest me dejó abandonado, lesionado y me prestaron a Oriente y luego a Bolívar. No fue mi decisión, mi pase era del club y ellos me negociaban. Otro club grande, eso no se puede negar, me fue bien. Cuando se fue esa gente, volví y di cinco años más al Tigre.

—¿Qué significó la selección?

—Cuando me llamaron a la selección boliviana fue uno de los mejores días. Tenía 38 años y jugué todo, nunca me cambiaron. Desde un amistoso contra Paraguay en Asunción cuando debuté, hasta el último partido en Montevideo ante Uruguay, jugué todo, todo. Nunca hice banco.

—Estuvieron cerca de un Mundial.

—Estuvimos a un gol de ir a Italia, porque hicimos buena Eliminatoria y ya esa vez había gente mala en la Federación, porque nunca nos pagaron lo acordado y no importa, el gusto de vestir la casaca verde nadie te lo quita.

—¿La anécdota con Maradona en la Copa América?

—Fue en Brasil. Argentina venía de ser campeona del mundo; estaban Maradona, Cannigia y ya en el vestuario le dije a Eligio (Martínez) que estemos atentos, si no nos pintan la cara, y en la cancha se me salió y le dije: ‘Eligio, agarralo al petiso’, y Maradona se enojó y me recordó que era campeón del mundo y le contestamos y no nos ganaron.

—¿Cómo ve el presente?

—Ya veía venir todo esto, por el conjunto de pícaros como son algunos dirigentes. Hay mucho dinero en el fútbol desde lo que manda FIFA, Conmebol, sueldos, viáticos, derechos de televisión, hay tanta plata que por eso se pelean, no es porque sean patriotas.

—¿Quiénes deberían asumir?

—Los exjugadores de fútbol, quiénes mejor. En Cochabamba están Jhonny Villarroel, William Ramallo; en Santa Cruz están Erwin Sánchez, Marco Etcheverry, Milton Melgar, y aquí en La Paz están Carlos Borja, Vladimir Soria, que tienen conocimiento y saben de fútbol.

—¿Qué le parece el candidato Fernando Costa?

—Creo que es una persona honesta y trabajadora. En pocos años mire a dónde llevó a Always, que estaba por desaparecer y recuperó un sitial. Pero tengo miedo de que estos pícaros lo rodeen y hagan más de los mismo.

—En lo futbolístico, ¿qué le pareció la selección?

—Y nos dejó tristes, mal y con un señor que tiene no sé cuántos colaboradores, pero no se vio eso en la selección. No sé, da la impresión de que lo engañó al señor (César) Salinas en su buena fe de querer apuntar alto y lejos. Que iba a hacer esto y lo otro. Está bien, Brasil nos ganó y goleó; pero aquí en La Paz, Argentina nos superó y eso dolió.

(19/10/2020)

Comparte y opina:

La FBF dará respaldo al técnico César Farías

Marcos Rodríguez, confirmó que el lunes se reunirá con Farías para planificar la próxima concentración y también le entregó todo el respaldo

César Farías en una práctica de la selección

Por Paulo Apaza

/ 19 de octubre de 2020 / 10:09

El Comité Ejecutivo de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) otorgará su apoyo al seleccionador de la Verde César Farías, pese a los cuestionamientos al técnico tras las dos primeras jornadas de la Eliminatoria mundialista a Qatar 2022.

Rolando Aramayo, director de la Federación, consideró que dentro del análisis se debe agregar la negativa inicial de algunos clubes de no ceder a los jugadores y por ello mismo no haber contado con un mejor onceno para enfrentar a las grandes selecciones del continente.

“Los dos partidos merecen un análisis muy especial, por la situación de división generada por (Robert) Blanco y otros dirigentes que sabe la opinión pública, además de la negativa de no ceder a jugadores destacados al inicio y luego decir que lo hacían, pero ya habían generado un ambiente en contra”, argumentó Aramayo.

El dirigente cochabambino consideró prudente realizar una reunión con el entrenador de la Verde para apuntar a conseguir puntos en la tercera —en casa contra Ecuador— y cuarta fecha —visitante ante Paraguay— y devolver la ilusión al pueblo boliviano para creer que se puede pelear por hacer una mejor campaña.

“El cuerpo técnico buscó echar mano de lo que pudo y con esas limitaciones tuvo que enfrentar las dos primeras batallas de inicio de la Eliminatoria, no fuimos a la guerra con nuestros mejores soldados”, consideró el dirigente federativo.

Por su parte, el titular en ejercicio de la Federación Boliviana de Fútbol, Marcos Rodríguez, confirmó que el lunes se reunirá con Farías para planificar la próxima concentración y también le entregó todo el respaldo. El lunes 26 es la fecha tentativa para que la Verde vuelva al trabajo en La Paz. Actualmente Farías se encuentra en Santa Cruz.

“Esperemos que la próxima, esos señores dirigentes y ese sindicato (Fabol) no sigan con el boicot al país y a la selección”, sentenció Aramayo. Farías recibió la crítica de William Ramallo, mundialista de 1994, quien consideró que la mano del DT no se notó en el juego contra Argentina.

Mientras que el exmediocampista Jhonny Villarroel señaló a la división que existe en la dirigencia de los clubes con los denominados grupos G8 (clubes que apoyan a Rodríguez) y G6 (que respaldan a Robert Blanco).

Por otra parte, se confirmó que Rodríguez, presidente en ejercicio de la FBF, tienen orden de aprehensión porque no cumplió con la decisión de un amparo constitucional que permite a Robert Blanco convertirse en el titular de la Federación.

Mientras que los otros cuatro directores federativos: Rolando Aramayo, Antonio Decormis, Lily Rocabado y Jaime Cornejo fueron citados a declarar, pero hasta el momento no lo hicieron al argumentar que es un tema deportivo y no de Justicia Ordinaria. 

¿Citará a jugadores de los dos equipos coperos?

El entrenador de la selección boliviana, el venezolano César Farías, tendrá de nuevo la opción de convocar a los jugadores de Wilstermann y Bolívar; ambos planteles disputarán la próxima semana partidos por Copa Libertadores de América.

Antes de los partidos con Brasil y Argentina, surgieron los pedidos de ambas dirigencias y de los otros cuatro clubes que conforman el denominado G-6 para no convocar a sus jugadores para esos primeros encuentros de la Eliminatoria; además que la dirigencia de Oriente Petrolero, presidida por el exdefensa Ronald Raldes, retiró a tres jugadores de la concentración cerrada: Ronaldo Sánchez, Mateo Zoch y Ferddy Roca, en forma de protesta por no hacer cumplir supuestamente un amparo constitucional a favor de Robert Blanco, quien busca ser el presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF).

El profesional venezolano tiene toda la chance de convocar a jugadores de Bolívar y Wilstermann y de otros clubes, porque hay una norma que ampara a las selecciones.

“Está comenzando todo. Brasil y Argentina asisten a todos los mundiales. Con este arranque sería imprudente decir lo contrario. Creo que va a haber dos etapas de Eliminatorias. Una con estos líos y después cuando se normalice con gente, jugadores en ritmo adecuado y las selecciones armadas”, dijo Farías a radio Colonia, de Argentina.

(19/10/2020)

Comparte y opina:

Wilstermann ensaya al menos cuatro variantes para la Copa

El equipo que dirige el argentino-boliviano Gustavo Quinteros no levanta cabeza pero aspira a lograr algo en el ámbito internaciona

El volante de Wilster, Carlos Melgar

Por Rodolfo Aliaga

/ 19 de octubre de 2020 / 09:58

Las inclusiones de Esteban Orfano y Carlos Melgar y el cambio posicional de otros dos jugadores son las cuatro variantes que Wilstermann alista para enfrentar el martes (20.30) a Colo Colo en Santiago de Chile.

Orfano es incluido por el carril derecho en vez de Patricio Rodríguez y Melgar ocupará en la mitad el lugar de Leonel Justiniano, suspendido. Mientras que Rodríguez jugará mucho más adelantado y el brasileño Serginho irá como delantero neto, dejando en la banca a Gilbert Álvarez.

Wilstermann ensayó el siguiente once en la práctica a puertas cerradas con Palmaflor este jueves, en la que ensayó una línea de 5-4-1: Arnaldo Giménez; Esteban Orfano, Ismael Benegas, Edward Zenteno, Ronny Montero y Juan Pablo Aponte; Didí Torrico, Melgar, Cristian Chávez y Rodríguez; Serginho.

Chilenos

En tanto que el club Colo Colo sigue magullado por la severa crisis deportiva que atraviesa, sumido en la penúltima posición del torneo trasandino, mermado por las bajas por lesiones de sus jugadores y con limitaciones físicas por el trajín de partidos que ha tenido en su campeonato.

El equipo que dirige el argentino-boliviano Gustavo Quinteros no levanta cabeza pero aspira a lograr algo en el ámbito internacional. Lo que más le preocupa al estratega son las ausencias, al menos 10 jugadores del primer plantel se encuentran lesionados.

“Sinceramente, no pensé que íbamos a tener estos problemas tan graves. Porque si tuviéramos a todos a disposición, podríamos refrescar en varias posiciones”, enfatizó Quinteros.

El cuerpo médico de los albos reportó que Felipe Campos, Matías Zaldivia, Julio Barroso, Ronald de la Fuente, Williams Alarcón, Matías Fernández, Carlo Villanueva, Leonardo Valencia, Pablo Mouche y Javier Parraguez están lastimados; y hay otros que se recuperan. Quinteros asumió hace más de una semana la conducción del equipo, en ese lapso empató con Coquimbo (2-2) y cayó con Unión Española (3-5). Debutará en el banquillo de los chilenos en Libertadores este martes en Santiago por la última fecha del Grupo C.

El elenco santiaguino ocupa la última posición de la serie con seis puntos, los mismos que el uruguayo Peñarol, pero éste con mejor diferencia de gol, Wilstermann es segundo con siete y el brasileño Atlético Paranaense con 10 unidades ya clasificado. Con un triunfo, Wilstermann clasifica sin depender de nadie; si empata, deberá aguardar que el equipo charrúa no le gane a Paranaense que ya no tiene urgencia de ganar.

Quinteros busca recuperar a lesionados

El entrenador de Colo Colo, el argentino naturalizado boliviano Gustavo Quinteros, se empeña en trabajar en el tiempo que resta para preparar al equipo que enfrente a Wilstermann por la Copa Libertadores y pretende recuperar a los lesionados con perspectivas al lance internacional.

“Esperamos recuperar dos o tres de los que están afuera para la Copa Libertadores, no estábamos al tanto de tantos lesionados”, señaló el DT en una entrevista con el Canal de Fútbol de Chile.

Quinteros está intranquilo no solo por el alto número de futbolistas lesionados, sino también por el rendimiento físico de su plantel, dijo que su equipo no está para jugar 90 minutos y que falta mucho por mejorar en el aspecto físico, detalle que vio estas semanas.

“Sinceramente estamos para jugar medio tiempo al cien por cien, hay que trabajar mucho, son medios tiempos buenos y medios tiempos en que se baja la intensidad, la dinámica, perdemos en los duelos, nos cuesta el retroceso. Son cosas que nos dan los análisis”, agregó el estratega del Cacique.

Para compensar las ausencias, el DT ha tenido que subir a varios juveniles a la primera categoría, en algunos casos los futbolistas jóvenes no han dado la talla, pero a su cuerpo no le queda otra que dar oportunidades a los canteranos.

(19/10/2020)

Comparte y opina: