sábado 5 dic 2020 | Actualizado a 12:57

Medvedev agota a Nadal y jugará la final del Masters ante Thiem

Medvedev (der.) y Nadal durante la semifinal

Por AFP

/ 21 de noviembre de 2020 / 19:28

La competición que reúne a los ocho mejores del año volverá a tener un nuevo campeón. Medvedev, que el año pasado debutó con tres derrotas en la fase de grupos, desafiará a un Thiem

El ruso Daniil Medvedev (4º ATP) remontó y batió al español Rafael Nadal (2º) por 3-6, 7-6 (7/4) y 6-3, este sábado en Londres, y disputará el domingo la final del Masters ante el austriaco Dominic Thiem (3º).

En la primera semifinal Thiem había batido al número 1 mundial Novak Djokovic; 7-5, 6-7 (10/12) y 7-6 (7/5).

La competición que reúne a los ocho mejores del año volverá a tener un nuevo campeón. Medvedev, que el año pasado debutó con tres derrotas en la fase de grupos, desafiará a un Thiem que en 2019 perdió la final frente al griego Stefanos Tsitsipas.

Este sábado, en un vacío 02 Arena debido a la pandemia, en el set decisivo a Nadal se le agotó la gasolina, acumulando pelotazos a la red y sin su energía habitual, mientras que Medvedev mantuvo su nivel, lo que le sirvió para lograr su cuarta victoria de la semana y jugar el partido por el título.

Antes, el español había tenido muy cerca la victoria tras remontar en la segunda manga, hasta que una rotura por parte del ruso desencadenó el empate.

En la primera manga Nadal, con problemas para cerrar los juegos con su saque, sacó partido a un momento de dudas de Medvedev, muy sólido con su servicio hasta que se enredó con los restos del español.

(21/11/2020)

Los años neoyorquinos, un soplo de libertad para John Lennon

Nueva York había sido durante casi 10 años símbolo del renacimiento para el ex Beatle y autor de "Imagine"

Un fan toma una foto en el mosaico "Imagine" en el Strawberry Fields Memorial de John Lennon, en Central Park, Nueva York

Por AFP

/ 5 de diciembre de 2020 / 11:44

El 8 de diciembre de 1980, las puertas de hierro forjado del edificio Dakota frente al Central Park pasaron a la historia como el lugar donde le dispararon a John Lennon.

Nueva York, sin embargo, había sido durante casi 10 años símbolo del renacimiento para el ex Beatle y autor de «Imagine».  

Cuando llegó a la primera metrópolis de Estados Unidos en 1971, la ciudad estaba plagada de pobreza y crimen. Pero también estaba en plena efervescencia artística y poblada de tantas celebridades que incluso una estrella mundial como Lennon podía tomarse un café a la vuelta de la esquina, en el «Café La Fortuna», sin ser acosado por admiradores y paparazzi.  

«Realmente nos sentimos en sintonía con los neoyorquinos», contó quien fuera su pareja icónica, Yoko Ono, ahora de 87 años, en el documental «LENNONYC» (2010).  

«He conocido a muchos neoyorquinos que se quejan, pero nadie se va», dijo él. «Es el mejor lugar del mundo».    

Orden de expulsión

La pareja se había instalado primero en Greenwich Village, en aquel entonces el distrito artístico por excelencia.   «Él no quería ser John Lennon, el ex Beatle, una celebridad», dice Susan Ryan, una escritora neoyorquina que organiza visitas guiadas relacionadas con los Beatles.  

El apartamento del número 105 de Bank Street, donde vivieron de 1971 a 1973, ha estado ocupado desde hace 25 años por el mismo inquilino, Roger Middleton, «consciente de la herencia» del lugar. 

 John y Yoko se unieron rápidamente a los círculos izquierdistas de la época y en 1972 lanzaron un álbum, «Some Time in New York City», muy político, que abordaba el racismo, el sexismo y el encarcelamiento.  

El FBI comenzó a rastrear los pasos de Lennon y el gobierno de Richard Nixon ordenó su deportación, el comienzo de una larga batalla legal. El ex Beatle no obtuvo su permiso de residencia hasta 1976.    

John el bromista 

Fue durante esta batalla que Bob Gruen tomó la famosa foto de Lennon haciendo el signo de la paz frente a la Estatua de la Libertad.  

El fotógrafo capturó otras imágenes que se han vuelto emblemáticas, como aquella en la que el cantante de pequeñas gafas redondas con el pelo hasta los hombros luce orgulloso una camiseta con la inscripción «New York City».  

Gruen cuenta que le complació fotografiar a una estrella «siempre lista para jugar con las palabras y bromear».   «Me hubiera gustado mucho ver lo que hubiera hecho con Twitter, era tan bueno con las frases cortas», dice el septuagenario.   Allan Tannenbaum, autor de retratos íntimos de John y Yoko, también recuerda su sentido del humor.   En una oportunidad, cuenta, cuando la pareja estaba desnuda y simulaba una escena de sexo que estaba siendo filmada, Lennon besó a Ono durante tanto tiempo que en un momento dado se dio la vuelta y dijo: «¿Qué es esto? ¿Ben Hur?», en referencia a la famosa película de casi cuatro horas estrenada en 1959…  

«Rompió el hielo, todos se rieron», recuerda Tannenbaum.   «Y tengo la foto de ese momento, él con una gran sonrisa en su rostro mientras está encima de Yoko. Y ella riéndose. Fue lo mejor».    

«Amo de casa»

Esa sesión de fotos se remonta a noviembre de 1980, poco después de que Lennon volviera a la música y un mes antes de su asesinato. Él y Yoko acababan de sacar «Double Fantasy», su último álbum lanzado en vida.  

Cinco años antes había nacido su hijo Sean, que selló la reconciliación de la pareja después de unos 18 meses de separación, descritos por Lennon como un «fin de semana desperdiciado».  

Se habían reencontrado el 28 de noviembre de 1974 durante lo que sería el último concierto de Lennon cuando, para sorpresa de todos, se unió a Elton John en el escenario del Madison Square Garden.  

Después del nacimiento de Sean en octubre de 1975, Lennon vivió recluido en el Dakota. La seguridad del edificio, donde vivían otras estrellas como Lauren Bacall y Judy Garland, era muy superior a la que habían experimentado en Greenwich Village.  

«Cuidaba al bebé, hacía pan y era un amo de casa», dijo el ex Beatle acerca de esa época.   La historia de Dakota está marcada ahora por las balas que segaron su vida y las coronas de flores que llegan a depositar, aún hoy, los fanáticos del músico.    

Amor mutuo

Después de su muerte, Yoko Ono financió la construcción del monumento Strawberry Fields en la entrada de Central Park, frente al Dakota.  

Con su mosaico «Imagine», donado por artesanos italianos, ese homenaje, aunque discreto, se ha convertido en un lugar de peregrinaje.   Para Ryan, que tenía 19 años en 1980, el asesinato del ex Beatle resonó en Nueva York más que en cualquier otro lugar.  

«Todos en la ciudad sabían que quería vivir aquí, que quería ser uno de nosotros», dice esta mujer mientras observa el mosaico. «Los neoyorquinos amaban a John». 

Y este amor fue mutuo.   «En todas partes es alguna parte, y en todas partes es igual, de verdad», dijo Lennon sobre la ciudad a la revista New Yorker en 1972.  

«Dondequiera que estés, es allí donde estás. Pero aún más aquí en Nueva York».   «Aquí es más dulce y tengo debilidad por los dulces».

(05/12/2020)

Comparte y opina:

Ringo y Paul, los supervivientes de los Beatles que siguen haciendo música

Los supervivientes de los Beatles, siguen haciendo música, cada uno por su cuenta y a su manera

Paul McCartney durante un concierto en 2016

Por AFP

/ 5 de diciembre de 2020 / 09:39

Cuarenta años después de la muerte de John Lennon, Paul McCartney y Ringo Starr, los supervivientes de los Beatles, siguen haciendo música, cada uno por su cuenta y a su manera.

Nuevo álbum para Paul 

A los 78 años, Paul McCartney publica un nuevo álbum el 18 de diciembre. «McCartney III» será su disco número 18 en solitario, pero el tercero que hace realmente solo, tocando todos los instrumentos: piano, guitarra, bajo, batería, además de hacerse cargo de todos los arreglos.

El título es una referencia a su álbum «McCartney», publicado en 1970, y a «McCartney II», en 1980, realizados totalmente en solitario.

«McCartney es uno de los pioneros del ‘home-studio’, es decir, del músico que sabe tocar todo», dice a la AFP Stan Cuesta.

Su primer álbum, hace 50 años, dio de qué hablar ya que se estrenó acompañado de una carta del músico en la que advertía que nunca más tocaría con los Beatles, aunque la separación del grupo no era aún un hecho.

En este caso, su disco será sin duda elogiado por sus cualidades musicales que muestran que este mito de la música está vivo y disfruta plenamente de lo que hace.

El disco se ha grabado en pleno confinamiento, en su casa de Inglaterra, donde vive con su familia.   «Cada día grababa con el instrumento para el cual había escrito la canción y después superponía el resto.

Era muy divertido. Era hacer música para uno mismo y no para el trabajo, así que puedo decir que he hecho algo que quiero», explicó el exBeatles.

«McCartney envejece de manera muy noble y cuando se encuentra en un callejón sin salida musical, como fue el caso en los 80 y 90, sale de repente con cosas increíbles·», dice Cuesta.

El baterista siempre vigente

A los 80 años, el baterista de los Beatles dedica su talento musical al «All Starr band», un espectáculo con amigos de prestigio.   Ringo no tiene el magnetismo de Paul McCartney, pero sigue activo y si la crisis sanitaria lo permite, ha previsto incluso reanudar los conciertos con este grupo en junio de 2021 en Estados Unidos.

Esta loca aventura, en la que tienen lugar guitarristas como Joe Walsh (Eagles) o Steve Lukather (Toto), le permiten divertirse como un pequeño diablillo, como cuando canta con ellos a todo pulmón «Yellow submarine».

«Ringo es el buen amigo, el tipo simpático, el que unía a los Beatles, y los otros siempre componían una canción que él pudiera cantar, así que canta siempre las mismas canciones, pero como está rodeado de personas conocidas, que cantan y cambian, el espectáculo se renueva», dice a la AFP Stan Cuesta, autor de «The Beatles» (ediciones del Layeur).

Grandes como Dr. John o Clarence Clemons (saxofonista del E Street Band, banda de apoyo de Bruce Springsteen), hoy ambos ya fallecidos, fueron parte de la aventura.

Este proyecto fue el salvavidas de Ringo, el que más dificultades tuvo tras la separación del grupo.

«En un momento, estaba perdido. Desde un punto de vista comercial sus álbumes eran un desastre y las compañías discográficas le cerraban las puertas en las narices», cuenta Stan Cuesta.  

«Este proyecto de ‘All Starr’, con sus famosos amigos, le permite hacer giras, sacar videos regularmente, tiene una producción pletórica», afirma el especialista.  

El nombre de este combo refleja su afición por los «juegos de palabras, que hacía que sus respuestas fueran muy esperadas en las ruedas de prensa de los Beatles. Es el que hacía soplar el espíritu de Liverpool», subraya a la AFP Yves Bigot, director general de TV5Monde y ex director de discográfica.   

(05/12/2020)

Comparte y opina:

Hace 40 años, conmoción mundial después del asesinato de John Lennon

Pese a esos años de silencio, John Lennon, que escandalizó años antes al comparar la popularidad de los Beatles con la de Jesús, recibió homenajes multitudinarios.

La estatua de John Lennon en Liverpool

Por AFP

/ 5 de diciembre de 2020 / 09:25

Nueva York, 8 de diciembre de 1980, poco antes de las 23.00. John Lennon y su esposa Yoko Ono vuelven a su casa tras una sesión de grabación, cuando un hombre surge ante el edificio y dispara cinco veces contra el músico.

Gravemente herido, Lennon es llevado urgentemente a un hospital en el asiento trasero de un coche de policía. Pero había perdido demasiada sangre y «no tenía la menor posibilidad de sobrevivir», explicaó un médico.

«El exBeatle John Lennon ha sido asesinado el lunes frente a su domicilio en Nueva York»: el primer despacho de aquella noche inicia una amplia cobertura de la AFP sobre el trágico asesinato de un artista cuya popularidad era planetaria.

El asesino, detenido en el lugar del crimen, se llama Mark Chapman, tiene 25 años y dice no haber podido resistir a las «voces» que lo impulsaron a matar a Lennon.

Horas antes de pasar al acto, Chapman se había sumado a otros fans frente al domicilio del cantante, que le garabateó un autógrafo en un ejemplar de «Double Fantasy», su nuevo disco.

A los 40 años, el músico británico volvía al primer plano tras varios años de silencio. Pero nadie lo había olvidado, incluso 10 años después del final de los Beatles, como revelan los archivos de la AFP sobre los homenajes que se le rindieron.

«Gran tragedia»

Es una «gran tragedia», afirmó el entonces presidente electo de Estados Unidos, Ronald Reagan, poco después del anuncio de la muerte del músico, mientras que miles de personas se congregaban cerca de Central Park, ante el prestigioso «Dakota Building» donde residía Lennon con Yoko Ono y su hijo Sean.

Pese a esos años de silencio, John Lennon –que escandalizó años antes al comparar la popularidad de los Beatles con la de Jesús– recibió homenajes multitudinarios.

El 14 de diciembre, entre 100.000 y 200.000 personas desafiaron el frío en Central Park, a dos pasos del escenario del crimen, para rendirle tributo.

En Miami, Los Angeles, Chicago, Seattle o Boston, decenas de miles de admiradores se reunieron «en parques, plazas, simples estacionamientos o en el anfiteatro natural de Red Rocks, en las Rocosas, donde los Beatles habían dado un concierto en 1964».

Centenares de radios estadounidenses divulgaron incesantemente música de los Beatles durante toda una jornada, y observaron los diez minutos de silencio deseados por la viuda del músico.

Hasta Moscú

«Hay que remontarse a la trágica muerte de John Kennedy o del pastor Martin Luther King en los años 1960 para encontrar semejante conmoción por la muerte de una personalidad», aseguró la AFP aquel día.

En el Reino Unido, el impacto fue enorme. En Liverpool, ciudad natal del músico pacifista, «unas 20.000 personas cantan a coro ‘Give Peace a Chance'», al final de un concierto organizado en su honor ese 14 de diciembre.

Como en las épocas de la Beatlemanía, los fans lloran y se desmayan. «John Lennon no ha muerto. Mientras viva su música, él no morirá», lanza el antiguo empresario del grupo, ante la enlutada muchedumbre.   Los homenajes llegarán hasta Moscú, donde la policía tendrá que intervenir para dispersar a centenares de jóvenes congregados cerca de la universidad, portando retratos de Lennon.

La Unión Soviética no había quedado el margen del fenómeno de los Beatles, el grupo pop del siglo, cuyas grabaciones importadas se vendían en el mercado negro.

Décadas después de su muerte, aún se venden a elevados precios en las subastas algunas de las reliquias de John Lennon.  

El piano en el que compuso «Imagine» fue vendido en 2000 en Londres por 2,45 millones de euros (2,95 millones de dólares) y una de sus guitarras por más de 2 millones de dólares (1,66 millones de euros) en Estados Unidos en 2015.  

Algunos nostálgicos tampoco dudaron en pagar 137.500 libras (152.000 euros, 182.000 dólares) por un par de sus famosos anteojos de sol redondos, e incluso 35.000 dólares en Texas en 2016 por un mechón de su cabello.

(05/12/2020)

Comparte y opina:

Critican ‘La Corona’ en el Reino Unido por su parcialidad en la relación entre Carlos y Diana

El ministro de Cultura de Inglaterra, Oliver Dowden, teme que una generación de telespectadores que no conocieron los hechos tomen esta ficción por la realidad

Parte del elenco de la serie de Netflix 'La corona'. Foto: www.eldictamen.mx

Por AFP

/ 5 de diciembre de 2020 / 09:10

«Totalmente parcial», «calumnia», «ataque» contra el príncipe Carlos, son algunas de las acusaciones en contra de la última temporada de la serie The Crown (La Corona), que habría abordado un recuerdo aún sensible para los británicos tomándose muchas libertades con la realidad.

En primera línea figura el tratamiento que la exitosa serie de Netflix, que retorna al reino de Isabel II, hace de la relación entre el príncipe Carlos, heredero de la corona, y su esposa, la fallecida princesa Diana.

La temporada cuatro está consagrada a la entrada de «Lady Di» a la familia real, que Emma Corrin caracteriza como novia solitaria y luego joven casada llena de angustia ante un esposo frío e infiel, siempre apegado a Camila, su amor de juventud.

El creador de La Corona, Peter Morgan, asume una parte de ficción, especialmente en las escenas más íntimas. Pero para muchos cronistas de la realeza y allegados a la familia real, esta vez fue demasiado lejos.

Las reacciones

El episodio «hace de Diana la víctima y de Carlos el malvado, cuando ambos eran víctimas», afirma la especialista de la realeza Penny Junor.

Junor le reprocha a la serie culpar a la relación con Carlos de la bulimia de Diana, o afirmar que él seguía sosteniendo una relación con Camila justo después de la boda.

«La manera como Carlos es representado es una calumnia», denunciaron, según Times, algunos amigos del príncipe. Toda la serie es «un ataque» parcial contra él, agregó Dickie Arbiter, ex agregado de prensa del Palacio de Buckingham.

En The Guardian, el biógrafo de la realeza Hugo Vickers denuncia, por su parte, una temporada «totalmente parcial».

Carlos y Diana, en una escena de la serie ‘La Corona’ de Netflix. Foto: Netflix.

Ficción y realidad

Para Ioanis Deroide, historiador y autor de Inglaterra en series, la relación entre el príncipe Carlos y Diana es «verosímil». Según él, más allá de «la verdad» de cada persona, es «el papel que se desempeña en la dinámica general de la familia real» el que es interesante, y en eso La Corona hace un buen trabajo.

Deroide explica la reacción epidérmica de una parte del público por la «carga afectiva» que rodea aún a los acontecimientos abordados. «Para las temporadas anteriores se hablaba de acontecimientos antiguos y personajes a veces olvidados», y ahí los debates sobre la verosimilitud se convertía en «querellas de biógrafos».

El matrimonio fracasado de Diana y Carlos sigue siendo un asunto muy sensible desde la muerte trágica de la princesa de Galles en París en 1997. Y luego, el heredero del trono, que se casó con Camila, ha logrado rehabilitar su imagen.

The Mail on Sunday milita para que Netflix indique claramente que La Corona es ficción. El domingo, el tabloide recibió el apoyo del ministro de Cultura, Oliver Dowden, quien «teme que una generación de telespectadores que no conocieron los hechos tomen esta ficción por la realidad».

‘Responsabilidad moral’

La Corona tiene una «responsabilidad moral» de garantizar que su público no la confunda con un documental, afirmó la actriz Helena Bonham Carter, que interpreta a la hermana de la reina. La misma opinión expresó el hermano de Diana, Charles Spencer, quien es bastante crítico con la familia real.

«Es un poco ridículo», considera Deroide. Pese al «mimetismo impresionante» de la escenografía y el vestuario, no hay cómo tomar la serie por un documental, incluso por la fama de los actores.

«La Corona es un elemento entre muchos que permite a los británicos hacerse su visión de la familia real», señaló. «El papel de una serie no es en absoluto ser exacta. E incluso el historiador hace reconstrucción, porque nunca se recrea el pasado», aseveró.

Comparte y opina:

¡Cuidado con sólo vacunar a los ricos!, advierte fundación que financia vacunas

El inicio de las campañas de vacunación es una cuestión de días en el Reino Unido, y de semanas para Europa y Estados Unidos

Pruebas para vacuna experimental

Por AFP

/ 5 de diciembre de 2020 / 09:05

Creadas en un tiempo récord gracias a inversiones millonarias, las vacunas presagian un regreso a la normalidad en Europa y Estados Unidos, pero no se debe olvidar al resto del planeta, advierte una importante fundación que financia la investigación epidemiológica.

«Estoy muy preocupado», admite Frederik Kristensen, el número dos de la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI).

«Si se ven imágenes en todo el mundo que muestran a los habitantes de los países ricos vacunándose mientras no ocurre nada en los países en desarrollo, es un problema muy, muy grande», asegura.

Fundada en Oslo en 2017 para dar una respuesta común a amenazas epidémicas como el Ébola, la CEPI tiene un papel importante, pero desconocido, en la lucha contra el COVID-19.

Con donaciones de Estados, acciones filantrópicas como la Fundación Gates y donantes individuales o comerciales, esta coalición otorgó 1.100 millones de dólares para financiar el desarrollo de nueve proyectos de vacunas contra el virus, incluyendo el estadounidense Moderna y el británico AstraZeneca.  

«Es realmente importante concentrarse en la investigación y el desarrollo del mayor número de proyectos, ya que el mundo necesitará muchas vacunas para controlar de verdad este virus», afirma Kristensen en una entrevista con la AFP el viernes.

El inicio de las campañas de vacunación es una cuestión de días en el Reino Unido, y de semanas para Europa y Estados Unidos, pero para el resto del planeta, hay más interrogantes.   

(05/12/2020)

Comparte y opina: