lunes 18 ene 2021 | Actualizado a 12:50

Royal Pari se impone con comodidad a Palmaflor y no pierde de vista al líder

Incidencia del encuentro disputado en en la capital oriental

/ 3 de diciembre de 2020 / 17:07

Pese a la diferencia de goles, el encuentro resultó parejo, Palmaflor nunca desistió de atacar a su oponente que no perdonó en ataque

En un entretenido encuentro Royal Pari derrotó este jueves a Palmaflor por 3-1 en el estadio Ramón Aguilera Costas de Santa Cruz por la decimoquinta fecha del campeonato Apertura. Escaló provisionalmente al segundo lugar en el certamen y quedó a un punto de The Strongest, el líder.

Pese a la diferencia de goles, el encuentro resultó parejo, Palmaflor nunca desistió de atacar a su oponente que no perdonó en ataque.

Mirko Tomianovic abrió la senda del triunfo a los 10 minutos del primer tiempo, Iker Hernández aumentó cifras a los 39 vía lanzamiento penal, Rodrigo Vargas marcó el tercero de los locales en el minuto 24 del complemento y Jefferson Tavares fue el autor del descuento a 10 minutos de la finalización del cotejo.

“Feliz por el trabajo que venimos haciendo porque nos mantenemos arriba y a seguir así porque falta mucho en el torneo”, comentó Tomianovic.

El equipo Inmobiliario suma 27 puntos en 15 presentaciones, Palmaflor acopia 25. El cuadro benjamín llegaba al choque como escolta tras una resonante victoria sobre Bolívar (1-0); Royal había igualado (2-2) con Oriente Petrolero.

En el próximo episodio Royal Pari visitará al club Bolívar y Palmaflor será local ante Nacional Potosí.

Síntesis

(03/12/2020)

Opinión

Dellien entra en aislamiento durante 14 días antes del Abierto de Australia

En el vuelo del sábado en el que estaban varios jugadores y que se trasladaban a Melbourne habían casos positivos de COVID-19

El tenista nacional Hugo Dellien

/ 18 de enero de 2021 / 12:12

El tenista boliviano Hugo Dellien entró en cuarentena durante 14 días en Melbourne debido a que en el vuelo que viajó desde Doha (Qatar) para disputar el Abierto de Australia había personas que dieron positivo a pruebas de coronavirus, por lo que los 47 tenistas que se trasladaron en ese avión deben cumplir un rígido aislamiento.

“En el vuelo del sábado en el que estábamos varios jugadores provenientes de la fase de clasificación y que nos trasladamos a Melbourne (Australia) hubo casos positivos de COVID-19, no sabemos cuántas personas ni quiénes porque esos datos se los reservaron, por lo que vamos a estar otra vez en cuarentena, pero esta vez sin las cinco horas para entrenamiento que estaba programado inicialmente”, contó Dellien en un video en su cuenta de Facebook.

Crédito: Hugo Dellien

“Estaremos 14 días encerrados en la habitación, nos traen material para entrenamiento para que podamos realizar algo de preparación física (bicicletas estáticas y otros), tenis no vamos a poder hacer hasta el día que salgamos”, añadió.

El Abierto de Australia, el primer Grand Slam del año del tenis mundial, se disputará del 8 hasta el 21 de febrero. Dellien será el único representante nacional en el certamen en ese país de Oceanía.

Comparte y opina:

Bolívar toma forma: Rey y Quinteros se incorporan a la pretemporada

Para fines de la próxima semana el cuerpo técnico planificó partidos amistosos con el propósito de ganar ritmo futbolístico antes del arranque de las competencias oficiales.

Álvaro Rey (izq.) y Jairo Quinteros en el aeropuerto de El Alto

Por Rodolfo Aliaga

/ 18 de enero de 2021 / 09:56

Este lunes por la mañana arribaron a La Paz el volante ofensivo español Álvaro Rey y el defensor nacional Jairo Quinteros, con ellos Bolívar va completando el grupo en la pretemporada con perspectivas a la Copa Libertadores y el torneo de la División Profesional.

Rey demoró en llegar debido a un permiso que solicitó para resolver algunos pendientes personales. Quinteros, quien culminó contrato con la Academia en diciembre, renovará por seis meses más.

El zaguero tenía previsto integrarse al Inter de Miami en la Liga Mayor de EEUU, una gestión del presidente Marcelo Claure, quien también administra al equipo estadounidense, permitió que Quinteros juegue un semestre más en el cuadro celeste.

La Academia encara su segunda semana de preparación, el primer plantel trabaja en gimnnasio y la cancha de su estadio Libertador Simón Bolívar.

Para fines de la próxima semana el cuerpo técnico planificó partidos amistosos con el propósito de ganar ritmo futbolístico antes del arranque de las competencias oficiales.

Refuerzos

El domingo la dirigencia anunció la contratación del defensor uruguayo Felipe Carvalho, quien procede del balompié noruego. Con el charrúa Bolívar incorporó a ocho refuerzos, antes llegaron los delanteros Leonardo Ramos y César Menacho; los defensores Juan José Orellana y Harry Céspedes; los volantes Leonel Justiniano, John García y Álex Granell.

De acuerdo con las versiones de la dirección deportiva del club corroboradas por el DT José Ignacio González, el elenco paceño tiene en agenda fichar a dos jugadores más: un volante ofensivo y un atacante sin descartar que otro defensor nacional pueda llegar a casa celeste.

En los planes están los delanteros bolivianos Bruno Miranda y Kevin Salvatierra. El primero jugó en 2020 para Royal Pari y el segundo es futbolista de oriente Petrolero. El defensa José María Carrasco, de los registros de Blooming, es otra opción.

(18/01/2021)

Comparte y opina:

La grandeza de River, la flaqueza de Boca

Jorge Barraza, periodista argentino

Por Jorge Barraza

/ 18 de enero de 2021 / 08:51

Si existe un insulto imperdonable para un hincha de Boca es decirle que su equipo ‘gallineó’. Y más en Copa Libertadores. Pero esta vez los xeneizes no reaccionaron ante la “afrenta”, quedaron chatos, son conscientes del papelón. Ellos mismos masticaban rabia: “jugamos a lo River”. Agravado porque veinticuatro horas antes River había dado una sobrada muestra de coraje ante Palmeiras; a punto estuvo de la hazaña de levantar un 0-3 en Brasil, habiendo arrinconado durante 101 minutos al Verdão en el Parque Antarctica. Con once y con diez hombres. Y así como River casi consigue la proeza —le sobraron fútbol, guapeza y situaciones— Boca se pudo haber traído cinco o seis goles de Vila Belmiro; directamente, no compitió.

Más allá de los matices, fue una semana espectacular de Copa que prestigió la competición, jerarquizó el producto ante la televisión y los patrocinadores. Un solo encuentro, uno de los 155 que componen el torneo justificó todo el desarrollo y quedará grabado por años: Palmeiras 0 – River 2. Partido que honra a la Libertadores; evocó las grandes noches coperas de los ‘60, los ‘70 y los ‘80. Palmeiras fue a la final y River a su casa, pero la grandeza no se mide sólo con resultados, también con actitud. Vimos en River el fuego sagrado que distingue al jugador rioplatense. Fueron dos horas en que estuvo en vilo el continente futbolístico.

Remontar el 0-3 de la ida en Avellaneda parecía utópico ante un grande de Brasil y en San Pablo, pero el equipo de Gallardo (nunca tan certera la asociación) salió a comerse vivo a Palmeiras y a los 44 minutos ya estaba dos goles arriba con dos cabezazos, uno matador del paraguayo Rojas y otro del colombiano Borré. Lo tenía acorralado a Palmeiras futbolística y sobre todo anímicamente. Metido en su arco, atribulado, el once dirigido por el portugués Abel Ferreira no encontró respuestas en toda la noche ante la superioridad millonaria. Poco orgullosa forma de llegar a una final. Y hubo cinco jugadas polémicas, de las que habló Sudamérica: en las cinco se falló en contra de River. Un precioso gol de Montiel y un penal a Borré estuvieron bien anulados por mínimos fuera de juego anteriores; el penal de Alan Empereur a Suárez (lo vimos unas ochenta, cien veces) nos parece falta, aunque reconocemos que es discutible. Luego hubo dos más: una equivocada doble amarilla a Robert Rojas faltando 37 minutos cuando ni había cometido infracción; y, por último, un intento de rechazo del arquero Weverton que le erró a la pelota y le pegó con su puño en la cara al chileno Paulo Díaz; claro penal que el VAR, tan minucioso en otras, no vio. Muchas veces hablamos de la suerte de River con los arbitrajes, esta vez prácticamente se le escurre una Libertadores por errores en su perjuicio. Pese al éxodo de figuras desde 2015 hacia acá (Lucas Alario, Pity Martínez, Scocco, Juan Fernando Quintero, Martínez Quarta, Exequiel Palacios y varios más) Marcelo Gallardo ha sabido mantener a River en lo alto de la consideración, con el hambre competitivo intacto. Y con juego arrollador.

Luego vino otro plato fuerte: Santos-Boca. En 1963, con Pelé y Coutinho, el Peixe le ganó la final en La Bombonera; en 2003 el Boca de Tevez se desquitó en el Morumbí sobre el once de Diego y Robinho; y en esta semifinal, aún con Tevez en cancha (casi dieciocho años después), Santos lo dejó de a pie. En Buenos Aires se había dado un abúlico 0 a 0.

En su cajita de zapatos de Vila Belmiro, el eterno club de Pelé salió a buscar el partido en tanto Boca, irreconocible, asumía una actitud similar a la de Palmeiras, timorata, defensiva, impotente. No es buen equipo Boca y le quedaba grande el traje de finalista, pero se le esperaba otra respuesta espiritual. Flaqueó feo. El Santos que será recordado por sus dos bajitos -Marinho 1,68 y Soteldo 1,60- le ganó 3-0, que tranquilamente pudo ser el doble. Que el fútbol evoluciona lo marca este hecho: la camisa 10 que durante 20 años fuera de Pelé ahora es de un venezolano, Yeferson Soteldo. Y la lleva bien. Marcó un golazo que terminó de derrumbar a Boca.

La idea de que pudiera reeditarse una final entre Boca y River salpimentó el último tramo de la Copa. Se dio todo lo opuesto, definirán Palmeiras y Santos. Y aunque están llenos de historia, de tradición, no despiertan lo mismo que los Primos. Ahora parece una definición descafeinada. Sin distinción de colores y nacionalidades, todos los hinchas hubiesen preferido otra final entre Boca y River. Con fallas, con limitaciones, la pasión que ponen los equipos argentinos los torna atractivos en competencia, sobre todo en juegos eliminatorios. Ni hablar si llegan al choque decisivo. Y estas semifinales lo grafican: impactaron más por lo que hizo River y no hizo Boca que por las prestaciones de Santos y Palmeiras, aún ganando. Siempre hay algo para ver en un Boca-River: un espectáculo vibrante como el de Madrid en 2018, que encandiló al mundo, la intensidad, la rivalidad, las broncas. Hasta las patadas son memorables en un superclásico. Lo sintetizó Juan Carlos Barberis, un discreto lateral derecho que actuó en ambos equipos en los años ’60; antes de un clásico le preguntaron cómo afrontaría el gran duelo: “Hoy dejo la sangre en la cancha, la mía y la de los contrarios”, respondió. Así juegan, por eso gustan.

Las semifinales entre brasileños y argentinos -apasionantes- reeditaron la discusión sobre si hay que quitarles cupos a ellos para darles a otros medios menos poderosos. Muchos piensan así. ¿Y eliminar a quienes dan las mejores funciones…? Parece ir en contra de toda lógica.

Santos buscará sus cuarta corona y parte con una ventaja para la finalísima del sábado 30 de enero en Maracaná: su resonante victoria sobre Boca es una inyección de fe, de entusiasmo. Palmeiras es la contrafigura, la forma tan poco elegante de arribar a la cita lo deja con dudas. En su camino quedaron Guaraní, Bolívar, Tigre, Delfín, Libertad. Cuando le tocó un acorazado como River, le tembló el pecho. Pero esto es fútbol, el único territorio donde todo puede suceder.

Comparte y opina:

Opinión

Fútbol y tele, una burbuja

Ricardo Bajo, periodista

Por Ricardo Bajo

/ 18 de enero de 2021 / 08:47

¿Vive el mundo del fútbol una burbuja respecto a los derechos de televisación? Pareciera que si. Las empresas pagan al alza y los clubes contratan jugadores con sueldos estratosféricos, aquí y en la China. ¿Se puede pinchar ese globo como desapareció la burbuja financiera en 2008 dando paso a una crisis estructural capitalista? Pareciera que también.

El fútbol de Francia se quedará a partir de febrero sin televisión y sus hinchas no podrán ver a sus equipos favoritos en la pequeña pantalla. La cadena que ostentaba los derechos, Mediapro –con sus equipos se retransmite el fútbol boliviano- ha roto el contrato pues las cuentas no cuadran después de que el balompié galo congelara el torneo en abril pasado, incumpliendo por ende el número de partidos a retransmitir. La otra empresa –Canal Plus- que tenía los derechos (en un 20%) ha renunciado.

¿Cuáles serán las consecuencias? Un peligroso abismo, una rebaja de salarios de los futbolistas y una fuga de “estrellas”, como Neymar o Mbappé (a pesar de que el PSG vive del dinero de una dictadura absolutista como la de Catar). Los presupuestos de algunos clubes de España o Francia llegan a ser 90% dependientes de los derechos televisivos. De tanto explotar la gallina de los huevos de oro, el “bisnes” se puede arruinar solito.

En Bolivia los sueldos que se pagan a determinadas “figuras”, cercanos a los 20.000 dólares al mes, no están acorde con la economía nacional ni con lo (poco) que se genera. Esta inflación provocada por los grandes equipos ha traido una desigualdad acelerada y una apuesta obsesiva por la clasificación a torneos internacionales. Ya no importa tanto salir campeón como asegurarse fase de grupos de Copa Libertadores o lo que es lo mismo, tres millones de dólares de un saque. Dicha “manía” está matando la propia idiosincrasia del juego: morir por dar la vuelta olímpica y levantar la Copa.

El negocio del fútbol, tarde o temprano, cambiará su forma de consumo. Del actual sistema privado de cable al “pago por ver” para cada partido y de ahí al dominio de las “viejas” plataformas, como Amazon, o las nuevas como Twitch con periodistas abriendo sus canales en ellas para adaptarse a la nueva era. La burbuja se ha pinchado en Francia. ¿Se pinchará en Bolivia también con varias empresas poniendo 50 millones de dólares y condicionando los torneos por un negocio que no lo parece?

Comparte y opina:

Athletic gana al Barça y se lleva la Supercopa, Messi expulsado

El equipo vasco volvió a levantar el trofeo el domingo apenas seis años después de ganarlo en 2015 también contra el Barcelona.

Foto: AFP

Por AFP

/ 18 de enero de 2021 / 03:37

El Athletic de Bilbao ganó el domingo la Supercopa de España, la tercera en su palmarés, tras remontar por dos veces y forzar la prórroga para imponerse 3-2 al Barcelona, en el que fue expulsado Leo Messi en el último minuto.

Se adelantó el Barcelona con un tanto de Antoine Griezmann (40), Óscar de Marcos igualó (42), el delantero francés repitió para poner el 2-1 (77) y Asier Villalibre remató el 2-2 a bocajarro (89) enviando el partido a la prórroga.

En el alargue, Iñaki Williams puso el 3-2 con un disparo por la escuadra (93), que dio al Athletic su tercera Supercopa de España, en un partido que no acabó Messi.

El capitán azulgrana, víctima de la frustración, sufrió su primera expulsión con la camiseta azulgrana tras ver la roja directa en el último suspiro del encuentro por dar un manotazo a Villalibre (119).

El equipo vasco volvió a levantar el trofeo el domingo apenas seis años después de ganarlo en 2015 también contra el Barcelona.

Su primer título de Supercopa fue en 1984.

Para llegar a la final, el Athletic de Bilbao también había eliminado en semifinales al Real Madrid al que ganó por 2-1 el miércoles.

(18/01/2021)

Comparte y opina:

Últimas Noticias