martes 20 abr 2021 | Actualizado a 10:33

Cruzeiro, Atlético Mineiro y América, rivales de Bolívar en su gira por Brasil

Marcelo Martins juega en Cruzeiro, rival de Bolívar

/ 10 de febrero de 2021 / 19:38

A la espera del viaje, el primer plantel prosigue con sus entrenamientos en su reducto de Tembladerani. El entrenador José Ignacio González intensifica las labores tácticas y ejercicios de velocidad

Tal como se había anticipado hace algunas horas, el club Bolívar saldrá de gira a Brasil para disputar encuentros amistosos en el marco de su pretemporada. Los rivales confirmados son Cruzeiro, Atlético Mineiro y América; todos los cotejos se jugarán en Belo Horizonte.

“No detenemos nuestra preparación. Debemos alcanzar una forma física óptima, obtener ritmo de juego y roce internacional. Por ello hemos confirmado una Gira por Brasil ante equipos de primer nivel”, posteó Claure en sus cuentas de redes sociales.

De no tropezar con inconvenientes la delegación emprenderá viaje el domingo 14 de febrero a la ciudad del Estado de Minas Gerais. El lunes enfrentará a Atlético Mineiro.

El sábado 20 chocará con Cruzeiro y el martes 23 medirá fuerzas con América Mineiro. Se conoció que otros lances podrían pactarse en suelo brasileño.

De acuerdo con el plan del cuerpo técnico la plantilla completa se trasladará a Brasil, incluido Diago Giménez, el zaguero argentino de 23 años que se encuentra en periodo de prueba.

A la espera del viaje, el primer plantel prosigue con sus entrenamientos en su reducto de Tembladerani. El entrenador José Ignacio González intensifica las labores tácticas y ejercicios de velocidad con balón.

Bolívar se alista para jugar la Copa Libertadores, debuta el 19 de marzo en condición de visitante contra el equipo uruguayo que consiga el boleto en el torneo charrúa que sigue en disputa.

(10/02/2021)

La UEFA y la Superliga europea ante una posible batalla judicial

El lunes por la noche, el ministro de Deportes británico prometió hacer "todo lo posible" para bloquear la Superliga, incluida la vía de la legalización sobre la competencia

La UEFA y el líder de los 12 disidentes, Florentino Pérez

Por AFP

/ 20 de abril de 2021 / 10:26

El lanzamiento de un proyecto de Superliga europea privada puede conducir a la UEFA y a los doce clubes fundadores de la nueva competición a una batalla que es a la vez jurídica y política, con grandes implicaciones para el deporte del continente.

¿Quién acudirá a los tribunales? ¿Con qué argumentos y con qué posibilidades de ganar el proceso?   

¿Dónde estamos?

Para Antoine Duval, especialista en Derecho europeo del deporte en el Instituto Asser de La Haya, «entramos en una ‘curiosa guerra’, con los dos campos cavando sus trincheras a la espera de los ataques jurídicos por venir».

En un correo enviado el lunes a la FIFA y la UEFA, los promotores de la Superliga aseguraron haber lanzado ya «un proceso ante los tribunales competentes para asegurar la instauración y el funcionamiento sin contratiempos de la competición».

La idea es desactivar de antemano las represalias de las dos instancias, que amenazaron ya en enero con excluir a los disidentes de sus competiciones, dejando fuera, por ejemplo, de la Eurocopa y el Mundial de fútbol a los jugadores que tomen parte en el nuevo torneo privado.

Pero la Superliga no precisa a qué juez nacional o europeo ha acudido: tan solo se contenta de asegurar que las amenazas de la UEFA y la FIFA son «ilegales» y que provocan un «perjuicio irreparable».

Esta última fórmula, criterio clave de los procedimientos de urgencia, parece compatible con «una demanda de requerimiento, que permitiría a la Superliga obtener de un tribunal nacional un bloqueo provisional de las sanciones de la UEFA», explica Duval a la AFP.

¿Son legales las amenazas?

En su ofensiva, la Superliga europea puede basarse en la sentencia de diciembre de 2020 del Tribunal de Justicia de la Unión Europea referente a la Federación Internacional de Patinaje (ISU), que limita las acciones de las instancias deportivas para preservar su monopolio.

La jurisprudencia ISU «permite a la UEFA defender sus competiciones» invocando dos «objetivos legítimos», analiza Duval: la «protección de su calendario», en competencia frontal con el de la nueva Superliga, y la «preservación de su modelo redistributivo».

Anticipando estos argumentos, la Superliga asegura que «no tiene como objetivo sustituir a la Liga de Campeones o la Europa League» y promete «pagos de solidaridad», dos puntos que serán duramente debatidos.

Pero aunque la respuesta de la UEFA o de las ligas domésticas pueda calificarse de legítima, ésta tendrá que ser «proporcional a los objetivos», advierte por su parte Katarina Pijetlovic, investigadora en Derecho en la Universidad de Mánchester.

«Si las sanciones contra los clubes (por ejemplo una exclusión de las ligas domésticas) son suficientes para descartar la amenaza, entonces castigar a los jugadores no sería necesario», explica a la AFP.

¿Puede la UEFA acudir a la justicia?

La instancia europea, que el martes consultará a sus consejeros jurídicos, dispone también de un arma: puede atacar a los clubes fundadores por «entente ilegal» en base a las leyes anticártel, ya sea a través de una demanda ante la Comisión Europea o un recurso en indemnización ante un tribunal nacional.

«La Superliga tiene como objetivo distribuir los ingresos entre sus miembros y excluir de esta oportunidad comercial a otros potenciales participantes; por tanto, sí, es una entente», confirma Antoine Duval, precisando que se avecina «un rompecabezas importante para la Comisión Europea en los meses que vienen».

¿Se llegará al terreno político?

El lunes por la noche, el ministro de Deportes británico prometió hacer «todo lo posible» para bloquear la Superliga, incluida la vía de la legalización sobre la competencia.

Más ampliamente, «uno de los efectos secundarios» de la implosión del fútbol europeo «podría ser repensar completamente su regulación, metiendo a los Estados en ese juego», estima Duval.

París o Berlín -cuyos clubes se mantienen por ahora al margen del proyecto- o Londres podrían así pedir la opinión de las autoridades de la competencia o buscar vías europeas para consolidar el monopolio de la UEFA, explica el jurista.

(20/04/2021)

Comparte y opina:

Opinión

Infantino avisa a clubes de la Superliga europea que ‘deberán afrontar las consecuencias’

La Superliga europea, que entra en competencia con la actual Liga de Campeones de la UEFA, es "un club cerrado" y "disidente de las instituciones existentes", añadió el máximo dirigente de la FIFA

el presidente de la Federación Internacional de Fútbol, Gianni Infantino

Por AFP

/ 20 de abril de 2021 / 10:08

No existe «ni la menor duda» de que la FIFA «desaprueba con firmeza» el proyecto de Superliga europea anunciado el lunes por doce clubes europeos, que en su opinión «deberán afrontar las consecuencias» de su ruptura, afirmó el martes el presidente de la Federación Internacional de Fútbol, Gianni Infantino.

La Superliga europea, que entra en competencia con la actual Liga de Campeones de la UEFA, es «un club cerrado» y «disidente de las instituciones existentes», añadió el máximo dirigente de la FIFA en la apertura del Congreso anual de la UEFA, la organización que dirige el fútbol europeo.  

«O estás dentro, o estás fuera. No puedes estar mitad dentro y mitad fuera», añadió, agitando de nuevo la amenaza de la exclusión de los clubes impulsores de la Superliga europea y de sus jugadores de todas las competiciones nacionales e internacionales, sin citar sin embargo medidas concretas.

«Los ascensos y los descensos son un modelo que ha tenido éxito», estimó el dirigente, posicionándose en contra de un sistema de liga casi cerrada en el que los clubes fundadores tengan garantizada su clasificación cada temporada, en lugar de la fórmula actual de la Liga de Campeones, en la que los equipos tienen que obtener su billete a través de sus ligas nacionales.

El formato de la Superliga europea, la nueva competición anunciada por 12 de los clubes europeos más importantes el 19 de abril – AFP / AFP

Las palabras de Infantino en el Congreso de la UEFA eran especialmente esperadas por el mundo del fútbol europeo, que necesitará a la FIFA para las eventuales represalias que contempla aplicar a los clubes secesionistas, entre ellas la posibilidad de impedir a los jugadores de esas formaciones disputar partidos con sus selecciones y verse privados de torneos como el Mundial.

Unos minutos antes, el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, había criticado también el proyecto de la Superliga europea, que impulsan seis clubes ingleses (Arsenal, Chelsea, Tottenham, Liverpool, Manchester City, Manchester United), tres españoles (Real Madrid, FC Barcelona, Atlético de Madrid) y tres italianos (Juventus, AC Milan, Inter de Milán).

«El modelo deportivo europeo es un enfoque único (…) fundado en la apertura de una competición equitativa que da prioridad al mérito deportivo. Ese modelo está amenazado ahora (…) ante el desafío de un enfoque puramente guiado por los beneficios», lamentó.

Los doce clubes disidentes convulsionaron al fútbol europeo cuando en la noche del domingo al lunes (hora centroeuropea) emitieron un comunicado para anunciar el lanzamiento de su Superliga, que quieren que comience lo antes posible.

(20/04/2021)

Comparte y opina:

Always Ready sale a escena en la Libertadores frente a Inter

En su corto recorrido por el torneo el conjunto alteño no conoce de victorias. Logró un empate y cayó en cinco oportunidades. Marcó dos goles y su valla fue vulnerada 18 veces.

Plantel de Always Ready en 2021

/ 20 de abril de 2021 / 08:19

La espera para el club Always Ready terminó, después de 52 años el “millonario” vuelve a intervenir en la Copa Libertadores, este martes debuta en edición de este año frente al brasileño Internacional de Porto Alegre en La Paz por la primera jornada del grupo B que también integran el Olimpia paraguayo y el venezolano Táchira.

El encuentro arranca a las 18.15 en el estadio Hernando Siles, el árbitro designado es el colombiano Nicolás Gallo; John León y Alexander Guzmán sus asistentes.

El cuadro de la banda roja disputó en una ocasión certamen continental, fue en 1968. Su último encuentro data del 3 de marzo de 1968 frente a Wilstermann en condición de local  y cayó por un gol contra cero. En esa Copa también enfrentó a los peruanos Universitario y Sporting Cristal.

En su corto recorrido por el torneo el conjunto alteño no conoce de victorias. Logró un empate y cayó en cinco oportunidades. Marcó dos goles y su valla fue vulnerada 18 veces.

Omar Asad, el timonel del equipo boliviano asumió las riendas del equipo hace algunos días en reemplazo del chileno Sebastián Núñez y apunta a ganar reputación con el equipo al que ya dirigió en 2020 y al que sacó campeón nacional.

«No hay que aburguesarse con que ya salí campeón y me quedé con eso. No, quiero ganar la Copa, quiero ganar prestigio», dijo el argentino.

Al frente tendrá un duro escollo, el equipo de Porto Alegre participa por 14ª vez y ostenta dos coronas, las que consiguió en 2006 y 2010 además jugó lña final de 1980. Disputó 132 partidos con 64 victorias, 36 empates y 32 caídas. Anotó 190 goles y recibió 119.

En sus filas la máxima figura es el peruano Paolo Guerrero y sumó para esta temporada al atacante Taison quien proviene del balompié europeo. Su técnico es el español Miguel Ángel Ramírez.

Comparte y opina:

‘El fútbol tiene que cambiar’, dice Florentino Pérez, presidente de la Superliga

"El fútbol tiene que ir cambiando y adaptándose a los tiempos. El fútbol pierde interés. Algo hay que hacer", declaró Pérez, durante una entrevista en televisión

Florentino Pérez, presidente del Real Madrid. Foto: @elchiringuitotv

Por AFP

/ 19 de abril de 2021 / 19:12

El presidente del Real Madrid Florentino Pérez aseguró que el objetivo de la Superliga europea de fútbol que impulsan doce de los clubes más ricos del continente es salvar el fútbol.

«El fútbol tiene que ir cambiando y adaptándose a los tiempos. El fútbol pierde interés. Algo hay que hacer», declaró Pérez, que también preside la recién creada Superliga, en una entrevista al programa El Chiringuito del canal de televisión Mega.

«El fútbol es el único deporte que es global. La televisión tiene que cambiar para adaptarnos a los tiempos. Tenemos que pensar por qué los jóvenes de 16 a 24 años ya no tienen interés en el fútbol», añadió el mandatario.

«Hay muchos partidos de escasa calidad y hay muchas otras plataformas por donde entretenerse. El fútbol tiene que cambiar», insistió.

«Un grupo de clubes de algunos países de Europa quiere hacer algo para hacer más atractivo este deporte a nivel mundial».

Pérez negó las críticas de aquellos que asegura que el proyecto tiene como objetivo favorecer a los más poderosos: «No es algo de los ricos. Hacemos esto para salvar el fútbol, que está en un momento crítico».

El lunes, un grupo formado por seis clubes ingleses (Manchester City, Manchester United, Chelsea, Tottenham, Liverpool y Arsenal), tres españoles (Real Madrid, Barcelona y Atlético de Madrid) y otros tantos italianos (AC Milan, Juventus e Inter) anunció la creación de una Superliga de 20 equipos que comenzará «tan pronto como sea posible», sin precisar fechas y con un modelo de competición comparable al de los campeonatos profesionales norteamericanos de básquet (NBA) y fútbol americano (NFL) que generaría unos 3.500 millones de euros (unos 4.200 millones de dólares).

Este proyecto choca frontalmente con la Liga de Campeones, el torneo estrella de la UEFA y también se hace difícil su compatibilidad con los campeonatos nacionales.

Pérez, no obstante, negó que se trate de una liga casi cerrada y aseguró que el dinero ingresado por estos clubes «va para todos». «Esto es una pirámide. Si los de arriba tienen dinero, revierte a los de abajo».

Sobre las amenazas de la UEFA de excluir a estos equipos de las competiciones actuales, Pérez advirtió: «La UEFA es un monopolio y además tiene que ser transparente. La UEFA no tiene una buena imagen en su historia. Tiene que ser dialogante y no amenazante».

Comparte y opina:

Clubes brasileños dominan la Libertadores, aunque de la hegemonía asoman grietas

En las últimas diez ediciones de la Copa alzaron seis títulos -con equipos diferentes- frente a tres obtenidos por los argentinos (dos de River) y uno por los colombianos. Flamengo en 2019 y Palmeiras en 2020 garantizaron el bicampeonato para Brasil

Jugadores de Flamengo en el avión que los traslada a Buenos Aires donde se medirán con Vélez Sarsfield por el grupo G de la Libertadores

/ 19 de abril de 2021 / 18:45

Los clubes de Brasil ganaron seis de las últimas diez Libertadores -Palmeiras y Flamengo son los rostros más recientes de ese dominio-, pero una de las causas de su hegemonía puede ser, a la vez, su ruina: el dinero.

Aunque las victorias de Brasil difícilmente sorprenden desde que Pelé y su corte, a finales de los años 50, obtuvieron un asiento en el Olimpo, el poderío reciente de los brasileños en la Libertadores, que el martes inicia la fase de grupos, solo parece amenazado por el River Plate de Marcelo Gallardo.

En las últimas diez ediciones de la Copa alzaron seis títulos -con equipos diferentes- frente a tres obtenidos por los argentinos (dos de River) y uno por los colombianos. Flamengo en 2019 y Palmeiras en 2020 garantizaron el bicampeonato para Brasil, que en este siglo se ha sacudido del dominio histórico de los clubes de Argentina.

Las razones de la supremacía son variadas: una liga muy competitiva, similar a la Premier League, en la que un número amplio de candidatos pelea temporada a temporada por la estrella; materia prima privilegiada e ingresos por encima de sus rivales continentales.

«Hoy los clubes brasileños tienen mayor potencial de inversión financiera que sus vecinos, inclusive pueden contratar protagonistas de otras selecciones sudamericanas», explica a la AFP el comentarista Leonardo Bertozzi, de ESPN.

«Las diferencias en los valores de los derechos de transmisión de la liga brasileña frente a otros torneos sudamericanos ayuda a acentuar esas diferencias, además de los contratos de mercadeo y publicidad», agrega.

En 2019, la televisión repartió 1.052 millones de reales (253 millones de dólares al cambio promedio de ese año) a los clubes de primera división de Brasil, según el portal Globo Esporte. En Argentina, ese mismo año, se entregaron casi 91 millones de dólares, de acuerdo con el diario La Nación.

A eso se suma que los herederos de Pelé tienen más participantes en la Libertadores (siete para la edición 2021: Palmeiras, Flamengo, Fluminense, Sao Paulo, Internacional, Atlético Mineiro y Santos) y la Copa Sudamericana, que otorgan 229 millones de dólares en premios.

Talento abundante

Pese al derrumbe del real frente al dólar en el último año, los ingresos millonarios permiten a los brasileños contratar y retener internacionales como el paraguayo Gustavo Gómez, el uruguayo Giorgian de Arrascaeta, el chileno Mauricio Isla o el peruano Paolo Guerrero, figuras de sus respectivas selecciones, o últimamente la exestrella de River, Ignacio ‘Nacho’ Fernández, al Atlético Mineiro.

También atraer a entrenadores de renombre que suelen actualizar el balompié y llevarlo a niveles más competitivos. Tras dirigir en Brasil, los argentinos Eduardo Coudet y Jorge Sampaoli volaron para Europa. Lo mismo sucedió con el portugués Jorge Jesus.

«Gracias [al factor monetario] los buenos técnicos pueden ser importados», apunta Bertozzi. Jesus, con el ‘Fla’, y su compatriota Abel Ferreira, con Palmeiras, son los últimos ganadores de la Libertadores. Y también emigró a Brasil -fichó para el Sao Paulo- el entrenador argentino Hernán Crespo, último ganador de la Copa Sudamericana con el modesto Defensa y Justicia.

A la materia prima sustraída de otros países se suman las canteras, que además de aportar talentos también son fuentes considerables de ingresos. El año pasado, con un mercado tímido por la pandemia, el Benfica pagó 28 millones de euros al Gremio por Everton y 18 millones al Corinthians por Pedrinho.

Brasil (2.742) es el país que más exporta jugadores, seguido de Argentina (2.330) y Francia (1.740), según un reporte publicado en mayo de 2020 por el Observatorio del Fútbol CIES.

Deudas millonarias

Las divisiones menores son un salvavidas para muchos, como el Santos, subcampeón de la Copa, asfixiado por deudas e imposibilitado para fichar jugadores debido a una sanción de la FIFA.

Alimentado por los ‘Meninos da Vila’, la famosa cantera de la que surgieron Pelé y Neymar, el Peixe ejemplifica la paradoja de muchos clubes brasileños: éxito en el campo, problemas en los escritorios.

Santos no pagó el pase del venezolano Yeferson Soteldo al Huachipato de Chile y por eso no puede contratar jugadores. Otros equipos de Brasil han vivido lo mismo, ganándose fama de malas pagas con futbolistas y elencos, y reduciendo su desempeño en la cancha.

La pandemia golpeó a todos, con menos contundencia a Palmeiras o Flamengo, pero ahondó los aprietos de aquellos que iban por mal camino. El coronavirus acabó con los ingresos por taquillas y ahuyentó a algunos patrocinadores.

Las deudas de algunos -como Inter o Mineiro- se acercan a los mil millones de reales (unos 176 millones de dólares actualmente), según el diario O Estado de Sao Paulo.

«El fútbol, Brasil y el mundo deben cambiar después de la pandemia. Casi todos quedarán más pobres y habrá nuevas reglas. Los equipos con grandes deudas, aunque sean muy populares (…), tendrán muchas más dificultades para levantarse», advierte Tostao, campeón en México-1970, en el diario Folha.

Comparte y opina:

Opinión
Últimas Noticias