jueves 22 abr 2021 | Actualizado a 09:19

El único refuerzo se llama Lampedusa

Ricardo Bajo, periodista

/ 5 de abril de 2021 / 07:53

Los tres equipos paceños viven realidades diferentes/similares a la temporada pasada.

Uno: Always Ready, el actual campeón, sigue a lo suyo: despacito saca puntos de visita (ganó de visita a Real Santa Cruz) y se hace fuerte en su reducto inexpugnable de Villa Ingenio (donde siempre regala la primera parte para matar al final). La permanente espada de Damocles sobre su técnico provoca una tensión que tiene como consecuencia victorias de la mano de los “pesos pesados” (Ovejero, Galindo, Cabrera, Lampe…). La apuesta/debut por los jóvenes como el alteño José Eduardo Chambi está logrando una mayor identificación sociológica, si cabe, de la ciudad de El Alto con la “banda roja”. Los adhesivos en el transporte público se multiplican por doquier: “Soy de El Alto, soy del Always”.

Dos: The Strongest vive en un bucle sempieterno. Los once “refuerzos” no juegan de titular (salvo Jóse Sagredo y a ratos Rafinha). Illanes confía plenamente en un onceno/dibujo tipo. El sistema táctico es inamovible (el 4-2-3-1) y ni por si acaso se intenta sorprender a los rivales con otros esquemas, lo que hace al “team” previsible. El Tigre tropieza este año con las mismas piedras que la temporada 2020: carece de eficacia goleadora (tiene gran volumen ofensivo pero no transforma), comete imperdonables “horrores” abajo y se cae fácilmente en lo mental. El hándicap de visitante (domina pero no cierra los partidos) puede llegar a costar el puesto al técnico. La inestabilidad institucional tampoco ayuda.

Tres: Bolívar ha optado por un cambio radical. Es inédito/contraproducente que un equipo haga tantas transformaciones. ¿Está bien asesorado Claure que dirige a control remoto el club celeste? ¿cuánto tardará el vasco Natxo González en acoplar todas las piezas y dar una identidad de juego más allá de la tenencia insulsa de la pelota? Este jueves, la “Academia” disputa su primera “final” (ida de la Libertadores) ante Junior de Barranquilla. No entrar en la fase de grupos (llave de Boca Juniors) puede ser un misil en la línea de flotación del modelo 2021 caracterizado por la llegada de estelares fichajes/dt que aún no muestran su potencial (el catalán Granell, el albanés Sadiku, el argentino Leo Ramos…).

Los tres grandes paceños viven bajo el paraguas del “gatopardismo”: cambian todo/nada para que nada/todo cambie. El único refuerzo “real” se llama Lampedusa, el Príncipe.

Un Cerro Porteño contundente derrota al América de Cali 2-0 a domicilio por Libertadores

El atacante Robert Morales abrió el marcador con un violento remate desde el borde del área (29). Sobre el final del partido, Ángel Cardozo aprovechó un rebote para sentenciar las acciones (90).

Por AFP

/ 22 de abril de 2021 / 00:56

Con el libreto paraguayo en la mano, Cerro Porteño derrotó 2-0 al América de Cali como visitante para ponerse al frente del Grupo H de la Copa Libertadores 2021 tras la primera fecha.

El atacante Robert Morales abrió el marcador con un violento remate desde el borde del área (29). Sobre el final del partido, Ángel Cardozo aprovechó un rebote para sentenciar las acciones (90).

Aunque no controlo la pelota, el ‘ciclón’ se hizo fuerte atrás y fue letal en ataque. El ‘diablo’ colombiano se vio atascado en una seguidilla de pases que nunca rompieron las líneas paraguayas y ahora deberá compensar sumando puntos de visitante

El partido se disputo sin público en el estadio Alfonso López de Bucaramanga debido a las obras que se adelantan en la casa del América, el Pascual Guerrero de Cali.

La victoria ubica a los paraguayos en la cima del Grupo H de la Libertadores, por encima del brasileño Atlético Mineiro y el venezolano Deportivo La Guaira, que empataron 1-1 en Caracas unas horas antes y suman una unidad cada uno. América no suma puntos y es colista.

En la próxima fecha Cerro recibirá a La Guaira, mientras que América será visitante ante Mineiro.

Libreto conocido

El ‘diablo’ caleño salió del camerino golpeado por la baja de su capitán Adrián Ramos. El exjugador de Borussia Dortmund no se recuperó a tiempo de una lesión que arrastra desde finales de marzo.

Su compañeros echaron de menos su presencia adelante. Tuvieron la pelota desde el pitazo inicial, pero no supieron llevarla al área del ‘ciclón’.

Eventualmente la sucesión de pases intrascendentes de los tuvo un efecto somnífero sobre la propia defensa ‘escarlata’.

Sobre la media hora de juego, Cerró quitó la pelota y lanzó por la derecha a Enzo Giménez. El paraguayo sorprendió a espaldas de la defensa colombiana y tuvo serenidad para encontrar a Robert Morales en el borde del área. El delantero controló y luego atropelló la pelota con el empeine para mandarla al fondo del arco del venezolano Graterol, que nada pudo hacer.

Los paraguayos se acomodaron en un juego que les resulta familiar: hacerse fuertes atrás y aprovecharse de los espacios en el contragolpe. Giménez y Cardozo tuvieron chances para ampliar la ventaja antes del descanso pero el primero erró de cabeza y el otro se encontró con los reflejos de Graterol.

Justo premio

Para el complemento ambos entrenadores movieron piezas ofensivas. El DT paraguayo Francisco ‘chiqui’ Arce se la jugó por el atacante Mauro Boselli en lugar del goleador Morales, mientras que el argentino Juan Cruz Real eligió al atacante peruano Aldair Rodríguez para reemplazar a Luis Sánchez, admitiendo su fracaso en la apuesta por el juvenil como reemplazo de Ramos.

Pero el juego siguió la misma tónica de la primera parte: América rondando constantemente el área paraguaya y Cerro generando las mejores acciones de cara al arco rival.

Los paraguayos no solo fueron contundentes, sino que superaron a los ‘diablos’ físicamente en cada balón dividido. En una cancha vacía, se escucharon elogios del DT Arce para su mediocampista defensivo Ángel Cardozo, de partido impecable.

Sobre el final del juego Cardozo tuvo su premio cuando capturó un rebote en el área rival y convirtió el segundo ante una zaga colombiana que ya había bajado los brazos.

Comparte y opina:

Independiente vence 3-1 a Guabirá en Montero y es líder en Sudamericana

El cuadro argentino ganó con triplete de un inspirado Jonathan Herrera que anotó a los 8, 35 y 52 minutos. Bruno Pascua descontó a los 89 minutos para los locales.

Por AFP

/ 22 de abril de 2021 / 00:00

Independiente de Avellaneda derrotó 3-1 como visitante al club boliviano Guabirá, en duelo disputado este miércoles en el estadio Gilberto Parada, de la localidad de Montero, en el departamento de Santa Cruz, y lidera el Grupo B de la Copa Sudamericana-2021.

El cuadro argentino ganó con triplete de un inspirado Jonathan Herrera que anotó a los 8, 35 y 52 minutos. Bruno Pascua descontó a los 89 minutos para los locales.

La visita le amargó la noche a los ‘azucareros’ con un gol tempranero y no tuvo mayores obstáculos para hacerse de la victoria, en un encuentro en el que fue ampliamente superior a su rival que cedió espacios y careció de orden.

Independiente es líder parcial del Grupo B con 3 puntos, después se ubican Bahia de Brasil y Montevideo City Torque que empataron 1-1, mientras que Guabirá está sin puntos.

El próximo martes, Guabirá visitará al brasileño Bahia y un día más tarde Independiente será local ante el uruguayo Montevideo City Torque.

Balde de agua fría

El partido comenzó con un balde de agua fría sobre Guabirá. A los 8 minutos, en la primera incursión de Independiente, el delantero Jonathan Herrera sorprendió abriendo el marcador con un buen remate en su ingreso al área grande.

La última línea de los locales no hacía pie y seis minutos más tarde, nuevamente Herrera estuvo a punto de aumentar el marcador, pero no pudo conectar con precisión un incisivo desborde del colombiano Andrés Roa.

La visita continuaba martillando con incisivos ataques y su volumen de fútbol iba en aumento.

En contraste, el cuadro ‘azucarero’ carecía de orden. Sus mayores figuras, Kevin Mina y Juan Vogliotti no encontraban sus habituales sociedades, aunque generaron algunas llegadas.

Hasta el segundo cuarto de hora, Guabirá aparecía sin argumento para emparejar las acciones. Administrando los tiempos, el plantel de Avellaneda imponía su juego, con cambios de ritmo que sorprendían a una desprolija defensa que peligrosamente cedía espacios.

Fabricio Bustos, Alan Velasco, Andrés Roa y el propio Herrera provocaban serios dolores de cabeza a los ‘azucareros’. La ausencia del adiestrador de Independiente, Julio César Falcioni, afectado por un cuadro de covid-19, pasó inadvertida en el juego.

Cómodo triunfo

Los dos goles calaron hondo en el ánimo de los integrantes del plantel local que parecían físicamente más agotados que la visita.

El ‘Rey de Copas’ inició del segundo tiempo nuevamente con fortuna. El inspirado Herrera volvió a anotar a los 52 minutos, culminando de cabeza una jugada generada desde la derecha, después de que Andrés Roa estrellara el balón en el travesaño.

Jugando con comodidad, la visita continuó sus incursiones sobre la valla de Guabirá tratando de lograr la mayor diferencia posible de goles. Todo ataque del cuadro argentino era sinónimo de zozobra para la ‘furia roja’.

Guabirá reaccionó muy tarde. A los 89 minutos, el español Bruno Pascua anotó de cabeza el descuento.

Comparte y opina:

Opinión

Bolívar inicia su camino en la otra Copa

Este jueves tendrá su primera parada frente a Arsenal, al que ya enfrentó en 2004, el partido se jugará en el estadio Hernando Siles de La Paz (18.15).

Alex Granell (izq.) y Erwin Saavedra del club Bolívar

Por Rodolfo Aliaga

/ 21 de abril de 2021 / 21:35

Tras quedar eliminado de la Copa Libertadores en la fase preliminar tres, Bolívar inicia su periplo en una nueva edición de la Sudamericana, torneo en el que participa por duodécima vez y dio que hablar. Este jueves tendrá su primera parada frente a Arsenal, al que ya enfrentó en 2004, el partido se jugará en el estadio Hernando Siles de La Paz (18.15).

En 20 años de existencia, esta será la primera vez que la Copa Sudamericana cuente con fase de grupos en el marco de la ampliación de equipos.

Arsenal de Sarandí en 2004 cayó ante la Academia por 3-0 de visitante y la superó 1-0 en casa. De esa contienda, hace 17 años, no hay futbolistas en las actuales plantillas pero hay uno en los cuerpos técnicos. Vladimir Soria era el DT celeste y ahora es asistente técnico.

En la Academia hay optimismo por realizar una participación acorde a sus pergaminos y plasmar en realidad el proyecto de la dirigencia en el marco de su centenario: resaltar en competiciones internacionales.

“Nos preparamos muy bien pensando en el rival, sabemos que es un equipo muy intenso, estando de local tenemos que ir por la victoria y hacernos respetar en casa así sea sin gente en las tribunas”, exteriorizó el lateral Roberto Fernández.

“No nos gusta esta sensación de estar fuera, pero queda mucho por delante, mucho por escribir y ahora mismo debemos focalizarnos en la Copa Sudamericana”, enfatizó el volante Alex Granell.

El celeste tiene una baja confirmada, el atacante Leonardo Ramos se pierde el cotejo por la expulsión en el encuentro con Junior en Barranquilla, su lugar será ocupado por Armando Sadiku.

En las últimas horas trascendió que el zaguero nacional Jairo Quinteros sufre un desgarro muscular y podría ser baja ante los argentinos, el club no se manifestó al respecto. De no jugar Quinteros, Luis Alberto Gutiérrez hará pareja en la zaga con el español Alberto Guitián.

En el bando contrario hay tres ausencias: el volante Jesús Soraire, el atacante Alan Ruíz y el defensor Julián Navas quienes no conforman la delegación. Los dos primeros están lesionados y Navas dio positivo a COVID-19.

Para el entrenador de la visita, Sergio Rondina, Bolívar es un club histórico en competiciones internacionales por lo que merece ser respetado, sin embargo considera que no es tan vertiginoso como otros en la altura y ve que la ausencia de Leonardo Ramos le quita poderío ofensivo.

“Bolívar es un equipo histórico en competiciones internacionales, hay que respetarlo y tomar previsiones”, no es tan vertiginoso como otros que en la altura hacían partidos de ida y vuelta, busca tener más la pelota, asociaciones con salida prolija desde el fondo, tiene una idea de jugar con la pelota a ras del piso y a partir de ahí producir un desgaste en el contrario”, analizó Rondina.

La Academia está  invicta ante equipos argentinos en La Paz

En sus 11 participaciones anteriores en la Copa Sudamericana, el club Bolívar ha enfrentado a cinco equipos argentinos de local, ganó todo en La Paz. Con 12 goles a favor y tres en contra.

Su primer oponente fue Gimnasia y Esgrima de la Plata por cuartos de final en 2002, al que venció por cuatro goles a uno el 9 de octubre. Rubén Tufiño (6’ y 18’ PT), Gonzalo Galindo (23’ PT) e Iván Castillo (25’ ST) anotaron para el celeste; Martín Pautasso (39’ PT) hizo el descuento.

Ese mismo año llegó San Lorenzo de Almagro en la semifinal, chocaron el 5 de diciembre y la Academia se impuso por dos goles a uno. El tanto para el “Cuervo” de Boedo fue un gol en propia meta de Tufiño (10’ PT). Bolívar revirtió el marcador con Óscar Sánchez (11’ ST) y Miguel Ángel Mercado (42’ ST).

En 2004 el conjunto académico recibió a Arsenal el 4 de noviembre; fue victoria por tres a cero con goles de Julio César Ferreira (36’ PT), Horacio Chiorazzo (42’ PT) y Tufiño (9’ ST). En el bando bolivarista estaban el arquero Mauro Machado; los defensores Ferreira, Marco Antonio Sandy, Sánchez; los volantes Tufiño, Limberg Gutiérrez, Ronald García y los delanteros Chiorazzo y Roger Suárez, entre los destacados.

En la finalísima de la edición 2004, el club paceño superó a Boca Juniors por 1-0. Chiorazzo, a la postre goleador de ese certamen con cinco dianas, fue el autor del único gol en el minuto 30 del segundo tiempo.

El último rival fue Lanús el 25 de noviembre de 2020 y lo derrotó por 2-1, con goles de Marcos Riquelme y Luis Haquín.

Entretanto El cuadro argentino jugó dos encuentros por certámenes internacionales en la sede de Gobierno, no conoce de victorias, cayó con Bolívar el 4 de noviembre de 2004 por 0-3 por Sudamericana y ante The Strongest 1-2 por Libertadores el 15 de febrero de 2013.

Participa por séptima ocasión en la Copa Sudamericana, su mejor intervención fue en 2007, en esa edición se consagró campeón.

Comparte y opina:

Wilstermann se relaja en el final y cae 1-3 con Ceará por la Sudamericana

Cuando mejor jugaba recibió la estocada final que definió el compromiso en Fortaleza

John Mendoza ejecuta el penal que derivó en el segundo tanto de Ceará

Por Rodolfo Aliaga

/ 21 de abril de 2021 / 20:50

El club Wilstermann sufrió su primera derrota en la Copa Sudamericana este miércoles a manos del brasileño Ceará en Fortaleza 1 a 3 por la primera fecha del grupo “C”. El “Rojo” cochabambino puso en aprietos al elenco dueño de casa en el complemento, cuando mejor jugaba recibió la estocada final que definió el compromiso.

El encuentro que se disputó en el estadio Castelao tuvo dos etapas distintas. En el primer tiempo el conjunto albinegro fue el dominador del lance y pese a no exigirse del todo se fue al descanso con dos goles de ventaja.

En la segunda parte Wilstermann ingresó con otra actitud y desde el inicio equiparó las acciones, generó peligro sobre el arco  rival y logró el tanto del descuento, con ese aliciente ganó confianza y estuvo cerca del empate. En la recta final Ceará apretó el acelerador y aprovechó los espacios que dejó Wilstermann para sentenciar el cotejo.

El “Vozo”, como hace conocer el de Brasil, marcó el primer tanto a los 29 del primer tiempo por conducto de Pedro Naressi que recogió un balón al ingreso  del área tras un mal despeje de la defensa boliviana y remató de zurda y tras pegar en un poste el esférico ingresó en la portería de Rodrigo Banegas.

En el 37 el colombiano John Mendoza marcó la segunda conquista de tiro penal con un disparo rasante al medio del arco que pasó por debajo del cuerpo del golero. Con el 2-0 en favor de los locales culminó el primer episodio.

En el segundo periodo Wilster llegó al descuento también desde los 12 pasos a través de otro colombiano, Humberto Osorio que ejecutó con potencia y acomodó el balón en el ángulo superior izquierdo del arco defendido por Richard cuando transcurría el octavo minuto.

Al impulso de patricio Rodríguez el Aviador se fue con todo en dirección del arco oponente, parecía que el gol maduraba pero en un descuido soportó el tercer tanto de Ceará.

El atacante Vina escapó a la marca de sus cancerberos, eludió al guardameta y con un toque sutil envió el balón al fondo de las redes a ocho minutos de la conclusión del duelo.

Opinión de:

«La táctica nuestra fue impecable, tuvimos solvencia en lo que hacíamos y generamos ocasiones de gol pero pequeños detalles nos costaron el partido»

Mauricio Soria, DT de Wilstermann

Ceará logró su segunda victoria en el historial del certamen, Wilster toleró la tercera derrota en condición de visitante en sus cinco participaciones.

El jueves se completa la primera jornada de este grupo con el enfrentamiento entre Bolívar y Arsenal de Sarandí en La Paz (18.15).

LA FIGURA: VIZEU

El atacante de Ceará no solo generó peligro con sus embates también asistió a sus compañeros y generó presión alta en la línea defensiva de su oponente

EL ÁRBITRO: BIEN

El chileno Nicolás Gamboa, debutante en la Copa Sudamericana, dirigió sin complicaciones, se aferró al reglamento y siguió de cerca las acciones.

SÍNTESIS DEL PARTIDO

(21/04/2021)

Comparte y opina:

El Tigre tampoco mata

Ricardo Bajo, periodista

Por Ricardo Bajo H.

/ 21 de abril de 2021 / 20:36

Introducción: el Tigre de Illanes no cambia y el puesto de delantero centro es para el colombiano Jair Reinoso, esperando Blackburn su oportunidad. El resto y el dibujo son los mismos: 4-2-3-1 con los hermanos Sagredo en los laterales; Marteli-Castillo de centrales; Wayar y Castro al medio; y en el tridente Ramiro Vaca-Willie Barbosa-Jeyson Chura. Boca llega a La Paz con siete bajas, Tévez, Cardona y Zárate entre ellos. Entre sus 23 convocados hay 14 jugadores nacidos en sus divisiones inferiores. En el 4-4-2 de los xeneizes los cuatro del medio son jóvenes de la cantera (Medina-Varela-Almendra-Ovando). El veloz Villa, junto a Soldano, esperan para matar. El “Siles” aparece engalanado con decenas de “trapos”. Uno de ellos, en la recta, dice así: “la altura no mata, el Tigre si”.

Nudo: extraña e incomprensiblemente los del “Flaco” Illanes no ponen el pie en el acelerador. El ritmo inicial es pausado y facilita el cierre de espacios de la visita. En un resbalón de Jesús Sagredo, llega una pelota para Villa que rompe la cintura de Marteli para poner el 0-1. Ni el gol hace reaccionar a los stronguistas que no asfixian a Boca, que no aprietan ni hacen presión alta, que no imprimen velocidad al juego. El Tigre se hace sumamente previsible, centraliza en exceso y repite maniobras lentas. Los laterales no trepan ni llegan los desdobles ni el dos contra uno por los costados. Es la nada. El único recurso es el pelotazo de lejos, ora Castro, ora Vaca. El negocio es para Boca, que apenas transpira. El ahogado es el Tigre, cuya condición física es lamentable.

Desenlace: el Tigre tampoco compite en la segunda parte. Illanes insiste en el juego por adentro. La inexplicable parsimonia gualdinegra solo provoca bostezos. Boca perdona el 0-2 en varias ocasiones y solo Barbosa se desespera por encontrar los espacios. No hay dinámica, no hay alternativas, no hay respuestas. El desempeño colectivo e individual (lo de Ramiro Vaca es un misterio) es totalmente decepcionante. Entonces llega el carrusel de cambios de Illanes, a cada cual más incomprensible: Blackburn por Chura; Pastor por Marteli; Arrascaita por Castro…

Post-scriptum: la Copa Libertadores recién arranca y el Tigre –con la victoria de Barcelona en Santos- está con un pie fuera. No molesta el resultado, molesta la actitud irreconocible. Pocas veces se vio a un Tigre -viejo, pálido y cansino- sin garra, sin convicción propia, sin alma, sin creación. Es la nada al cuadrado. La altura –hace rato- que ya no “mata” a los rivales en La Paz, el Tigre tampoco.

Comparte y opina:

Últimas Noticias