miércoles 28 jul 2021 | Actualizado a 12:49

Rueda le pone un tapabocas a James: Colombia avanza sin la guía de su estrella

El mediocampista colombiano James Rodríguez.

/ 14 de junio de 2021 / 16:15

Antes del compromiso ante Ecuador, Rodríguez se dijo irrespetado por su no citación. En una conversación en vivo por Instagram con otros jugadores, se destapó con furia contra Rueda.

Reinaldo Rueda 3, James Rodríguez 0. Colombia avanza sin la guía de su estrella y la distancia entre ambos solo crece. Con su debut triunfal en la Copa América-2021, el seleccionador puso un tapabocas al deslenguado jugador.

En una actuación más bien discreta, que salvó una genialidad de laboratorio del volante del Boca Juniors argentino Edwin Cardona, el equipo colombiano rasguñó un triunfo 1-0 frente a Ecuador en el estreno del Grupo B de la Copa América que se disputa en Brasil.

Colombia rueda con Reinaldo: goleada (3-0) sobre Perú y empate a dos tantos con Argentina, por el premundial sudamericano, y un buen arranque en el torneo de selecciones más antiguo del mundo.

La victoria sobre los de Gustavo Alfaro supo además a pequeña revancha. Ecuador humilló 6-1 a los colombianos -con James Rodríguez en cancha- en noviembre por las eliminatorias al Mundial de Catar-2022, antes de que Rueda regresara al banquillo después de 15 años y en reemplazo del portugués Carlos Queiroz.

Y todo pasa sin James Rodríguez, el colombiano más talentoso con el balón de los últimos tiempos, el goleador de la Copa Mundo de Brasil-2014, el exvolante del Real Madrid, del Bayern Múnich y actual jugador del Everton…y a quien Rueda un día se atrevió a excluir porque no estaba en un «nivel óptimo».

«Por qué no te callas»

Lo ocurrido después podría resumirse como la tormentosa relación entre un técnico que solo se expresa (en) la cancha, y un jugador que cuando habla lanza llamas sobre el césped.

Antes del compromiso ante Ecuador, Rodríguez se dijo irrespetado por su no citación. En una conversación en vivo por Instagram con otros jugadores, se destapó con furia contra Rueda.

«Yo estaba para jugar la Copa América, fue una decisión del cuerpo técnico. Yo no lo comparto, porque me faltaron al respeto», para rematar después con «otra cosa es que ya te diga él ‘mira, yo no cuento contigo porque tú no me gustas como jugador’, listo, si eso es así, cierro el culo (me quedó callado) y me voy».

Rueda, con su serenidad estoica, ni ha respondido ni le ha cerrado la puerta a Rodríguez, pero ya comienza a configurar la nueva era de Colombia sin su guía. En ausencia del volante del Everton, le soltó, con acierto, el timón a la figura del Juventus Juan Guillermo Cuadrado.

Y Cuadrado ya habló dentro y fuera de la cancha. Ha sido el hombre clave en los tres juegos que ha dirigido el exseleccionador de Ecuador y Chile.

«Siempre hemos dicho que nadie es más que todo el equipo, porque cuando estamos unidos creo que somos más fuertes», sostuvo el extremo al término del compromiso con Ecuador.

Sus palabras fueron interpretadas como un espaldarazo a Rueda.

Lo cierto es que la selección marcha ajustando aquí y allá, mientras en la prensa ya se escucha un sonoro: «James, ¿por qué no te callas?». Fue la frase que le espetó Antonio Casale, a propósito de lo que alguna vez le dijo en una cumbre el rey emérito de España, Juan Carlos I, al fallecido Hugo Chávez.

«El técnico no tiene la obligación de darte mayores explicaciones sobre tus decisiones», escribió el columnista en el diario El Espectador en una suerte de carta al (¿ex?) 10 de la selección.

Tu problema James -continuó Casale- «no es de piernas (…) está en la cabeza. No se puede creer que en tu entorno no haya nadie que te lo diga o te haga caer en cuenta de que cada vez que sales con una de estas infantilidades te alejas más del equipo».

Menos severo, Gabriel Meluk, el editor de deportes del diario El Tiempo, reivindicó el derecho de Rodríguez de expresar su malestar… pero «el que manda, manda. Y el derecho a la protesta es sagrado. James, cada vez más lejos de la selección».

James Rodríguez

Eliminatorias: Colombia rueda de nuevo sin James y con Messi en la próxima parada

Colombia consiguió más de lo que se esperaba en su viaje a Lima. Ganó y recortó la diferencia de goles. Y el mérito es de un técnico que supo reordenar las fichas que el portugués había desorganizado.

Rodríguez, de Colombia

/ 4 de junio de 2021 / 16:35

Reinaldo Rueda, el resucitador. El técnico sacó a Colombia del hueco y la echó a andar sin James Rodríguez en la cuesta hacia el Mundial de Catar-2022, con una goleada 3-0 sobre Perú que colma de odas su regreso al banquillo después de 15 años.

El entrenador, siempre reposado y reflexivo, dio un golpe de autoridad después de excluir a Rodríguez de la nómina para enfrentar a los peruanos y a la Argentina de Lionel Messi el martes próximo en Barranquilla.

En el inicio de su campaña para remontar en el premundial, Rueda, de 64 años, dejó por fuera al principal referente de la selección para esas dos batallas decisivas, tras el fiasco del Carlos Queiroz al frente del equipo.

Colombia, con el portugués al comando de las naves, pasó por dos humillaciones contra Uruguay y Ecuador. Con la primera cayó 3-0 en Barranquilla y con el once del argentino Gustavo Alfaro perdió 6-1 en Quito, quedando por fuera de la zona de clasificación.

Queiroz salió y Rueda regresó a calmar las aguas, pero sorprendió con su decisión de desconvocar a Rodríguez por considerar que no estaba en el «nivel óptimo de competencia».

El 10 y un sector de la prensa deportiva reaccionaron mal al anuncio del exseleccionador de Ecuador y Chile. Rueda respondió en la cancha.

El jueves paró un equipo sólido que dejó de lado las aventuras del europeo y recobró la confianza con una goleada 3-0 sobre los dirigidos por Ricardo Gareca.

«La noche fue redonda. Volvió la alegría, volvió el colectivo, volvió un equipo que a partir de lo simple (…) encontró la eficacia», saludó el periodista Antonio Casale, de la cadenas RCN y ESPN, en su popular podcast.

Rueda, enfatizó el comentarista, «conoce al futbolista colombiano y quiere un equipo sudamericano, no un equipo europeo así esté integrado por jugadores que militan en Europa».

Brasil, con 12 puntos, comanda la eliminatoria, seguida de Argentina (11) y Ecuador (9).

Con las mismas siete unidades, Colombia marcha sexta detrás de Paraguay y Uruguay.

Un ‘Cuadrado’ perfecto

El defensa Yerry Mina, con un testazo, comenzó el camino hacia la reivindicación del balompié cafetero. Mateus Uribe cantó el 2-0 y Luis Díaz completó la faena.

Sin embargo junto a ellos, o incluso por sobre los tres, estuvieron el volante de la Juventus Juan Guillermo Cuadrado y un incombustible Gustavo Cuéllar.

Sí, Cuéllar, una de las caras menos publicitadas de esta selección, pero que Rueda conocía mejor que nadie. Fue su volante en el Flamengo y el jueves marcó los tiempos y las salidas del renovado conjunto cafetero.

Cuadrado, con su velocidad y gambeta, volvió a ser el extremo más valioso del fútbol colombiano: sirvió el primer gol y dejó con diez a los peruanos tras la falta que le hizo Miguel Trauco, expulsado a los 45.

Colombia consiguió más de lo que se esperaba en su viaje a Lima. Ganó y recortó la diferencia de goles. Y el mérito es de un técnico que supo reordenar las fichas que el portugués había desorganizado.

«Los jugadores que estuvieron en la cancha tuvieron un buen sistema táctico, lo manejaron bien, lo entendieron como Reinaldo lo quería», valoró el histórico exvolante Freddy Rincón en Win Sports.

El colombiano volvió y echó a andar a un equipo que se verá en la próxima parada con la Argentina de Messi, en Barranquilla, la ciudad que se prepara para recibir al astro en medio de reforzadas medidas de seguridad ante el movimiento de protesta que estalló hace más de un mes en Colombia.

El premundial otorga cuatro cupos para Catar-2022 y al quinto la posibilidad de una repesca contra una selección de otro continente.

Comparte y opina:

Uribe, el influyente expresidente de Colombia responde a la justicia

Fue la primera vez que un expresidente colombiano respondió en indagatoria ante la Corte Suprema. La indagatoria -a la que asistió sin medida de captura- se cumplió a puerta cerrada durante siete horas en el tribunal que juzga a los aforados.

El expresidente colombiano (2002-2010), Álvaro Uribe. Foto: Archivo-AFP

/ 8 de octubre de 2019 / 20:32

Álvaro Uribe, el expresidente y político más popular de este siglo en Colombia, fue interrogado este martes por el máximo tribunal, que ahora deberá definir si lo llama a juicio por manipulación de testigos.

Fue la primera vez que un expresidente colombiano respondió en indagatoria ante la Corte Suprema. La indagatoria -a la que asistió sin medida de captura- se cumplió a puerta cerrada durante siete horas en el tribunal que juzga a los aforados.

Uribe, quien gobernó entre 2002 y 2010 con una política de seguridad de mano dura tan aplaudida como criticada, ingresó a la diligencia fuertemente escoltado y sin declarar a medios. A las afueras del Palacio de Justicia se congregaron simpatizantes y opositores.

El peso político y popularidad del también senador Uribe -jefe del partido en el poder y mentor del actual mandatario Iván Duque- hacen que su caso trascienda el ámbito jurídico y más cuando restan días para las elecciones locales del 27 de octubre.

De 67 años, el exmandatario derechista enfrenta una investigación por manipulación de testigos en su calidad de senador, que podría llevarlo a juicio por dos delitos relacionados (soborno y fraude procesal) y que son castigados con unos ocho años de cárcel.

"No hay una palabra mía que viole la ley", ha dicho Uribe. Duque lo secundó este martes: "Yo resumo a Álvaro Uribe Vélez en una palabra: honorabilidad".

Colombia entra así en una tendencia que ha marcado a Latinoamérica: la de expresidentes populares investigados o enjuiciados tras dejar el poder y cuyos casos se convierten en terremotos políticos.

Ocurrió así con Lula en Brasil, Cristina Kirchner en Argentina, Rafael Correa en Ecuador, Alberto Fujimori en Perú o Ricardo Martinelli en Panamá.

Expectativa

Ahora los jueces que escucharon al exgobernante deberán determinar si lo inculpan o lo liberan de sospecha.

En el primer caso, enfrentaría un llamado a juicio y pueden incluso ordenar su detención para evitar que huya o interfiera en el proceso. Cualquier decisión tardará días en conocerse.

"Pienso que se va a fallar en Derecho y el presidente Uribe no va a tener problemas", dijo Fabio Palacios.

Como este abogado de 60 años cientos de personas marcharon en defensa del expresidente. Un puñado asistió temprano a una misa en la Catedral de Bogotá antes del comienzo de la citación y luego se trasladó a la corte.

Allí se encontraron con cientos de opositores del exmandatario, que exigen prisión para él. "No más Uribe", corearon.

Para Jairo Libreros, de la Universidad Externado, Colombia vive "un momento difícil".

El analista dijo a AFP que "el nivel de polarización del país ha llevado a que muchos colombianos tomen posturas de apoyo o de rechazo al senador única y exclusivamente atendiendo cuestiones emocionales o de identidad ideológica, y dejan en segundo lugar el tema jurídico".

Opositor del proceso de paz con los antiguos rebeldes de las FARC, Uribe no solo es el jefe del Centro Democrático (en el poder desde agosto de 2018), también fue el senador más votado y hoy es protagonista de la campaña para los comicios de alcaldes y gobernadores al lado de sus candidatos.

Aunque su apoyo ha mermado desde que abandonó la presidencia, según sondeos.

Bumerán

El exmandatario -señalado en varios frentes de vínculos con narcos y paramilitares- terminó enredado en un giro insospechado de la justicia.

En 2012 presentó una denuncia contra el senador de izquierda Iván Cepeda por un supuesto complot en su contra apoyado en testimonios falsos.

Uribe sostiene que Cepeda -uno de sus mayores adversarios políticos y testigo en su proceso- contactó a exparamilitares presos para que lo involucraran en actividades criminales de los grupos de ultraderecha que combatieron a sangre y fuego a las guerrillas izquierdistas.

Ambos bandos cometieron violaciones de derechos humanos en medio del conflicto que desde hace seis décadas desangra a Colombia, y que Uribe intentó sofocar sin éxito mediante una política de abierta confrontación.

Pero la corte se abstuvo de enjuiciar a Cepeda y en cambio decidió abrir en 2018 la investigación contra el exmandatario bajo la misma sospecha: manipular testigos contra su opositor y tratar de cambiar declaraciones que lo comprometen con paramilitares.

Además de este expediente, Uribe está vinculado a más investigaciones por presuntos delitos penales, aunque ninguna había avanzado como esta.

"Nunca pensé que la defensa del honor, en mi amor a Colombia (…) me creara estas dificultades judiciales", dijo el expresidente, que niega los señalamientos. (08/10/2019)

Comparte y opina:

Corte Suprema de Colombia dicta orden de captura contra líder de FARC por narcotráfico

En abril de 2018 Seuxis Paucias Hernández -nombre legal de Santrich- ya había sido detenido con fines de extradición a Estados Unidos.

El exguerrillero Jesús Santrich. Foto: AFP

/ 9 de julio de 2019 / 20:34

La Corte Suprema de Colombia ordenó este martes la captura por cargos de narcotráfico del congresista Jesús Santrich, exnegociador de paz de la disuelta guerrilla FARC y cuyo paradero se desconoce desde el 30 de junio.

En un auto divulgado a la prensa, el tribunal dictó la medida, que además incluye un pedido a la policía internacional (Interpol) para que ubique y arreste a Santrich con fines de extradición.

El excomandante rebelde pasó a ser prófugo tras incumplir este martes una diligencia de indagatoria en la corte para que responda por un presunto intento de traficar con cocaína después de haber firmado la paz en 2016.

Estados Unidos lo busca por los mismos cargos.

Los magistrados explicaron que en un principio privilegiaron el "derecho fundamental a la libertad" del exguerrillero, pero que ante su "inasistencia injustificada" ahora deberá ser capturado para que se defienda de los cargos de "concierto para delinquir agravado, fabricación, tráfico o porte de estupefacientes".

En abril de 2018 Seuxis Paucias Hernández -nombre legal de Santrich- ya había sido detenido con fines de extradición a Estados Unidos.

Pero en mayo de este año la Corte Suprema dispuso su excarcelación y asumió el expediente del congresista, quien siempre alegó que era inocente y que las acusaciones respondían a un complot de Estados Unidos y la fiscalía colombiana para torpedear la implementación de los acuerdos de paz.

FARC, decepcionada

De 52 años y con una aguda deficiencia visual, el dirigente del partido surgido de la firma de la paz abandonó su esquema de seguridad el 30 de junio, y desde entonces se desconoce oficialmente su paradero.

El abogado defensor Gustavo Gallardo afirmó este martes que no sabe los motivos de la decisión de su cliente, pero evocó "razones de seguridad" sobre las que no ahondó.

Santrich, quien llegó al Congreso como parte del pacto que terminó con medio siglo de lucha armada de las FARC, también debe acudir a la justicia especial de paz que investiga los peores crímenes cometidos durante el sangriento y prolongado conflicto.

Si incumple con esa obligación, podría igualmente perder los beneficios jurídicos que le otorga el acuerdo de paz, que condujo al desarme de unos 7.000 excombatientes.

El caso Santrich ha dado munición a los críticos de la negociación de paz, empezando por el gobierno del mandatario Iván Duque, que denuncian la impunidad que rodea supuestamente los compromisos firmados en Cuba bajo la pasada administración de Juan Manuel Santos (2010-2018).

De su lado, el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) crítico sin ambages la actuación de su exnegociador, y confió en que los colombianos "sabrán diferenciar entre las determinaciones individuales" y la "abrumadora mayoría" que está cumpliendo con los compromisos firmados.

Santrich "tiene responsabilidades políticas muy serias con todos los que confiamos en él. Nos decepciona y lastima profundamente", dijo el movimiento en un comunicado.

Además del legislador, las autoridades no tienen pistas sobre el paradero de otros tres excomandantes guerrilleros, quienes tampoco han comparecido a los llamados de la justicia de paz y están en proceso de perder las ventajas del acuerdo y quedar de nuevo en la mira de las autoridades.

El pacto con la otrora guerrilla comunista prevé que los responsables de graves delitos que confiesen sus crímenes y reparen a las víctimas reciban penas alternativas a la cárcel. En caso de incumplimiento, podrán recibir condenas de hasta 20 años. (09/07/2019)

Comparte y opina:

FARC y Gobierno colombiano logran nuevo acuerdo de paz tras revés en plebiscito

Durante tres semanas de intensas negociaciones, no exentas de momentos de tensión según dijo el miércoles el presidente Juan Manuel Santos, las partes trabajaron para salvar el acuerdo que suscribieron el 26 de septiembre, y que fue rechazado por un estrecho margen en la urnas.

Bruno Rodriguez Parrilla (centro) junto a Iván Márquez (izda.) y Humberto de la Calle. Foto: AFP

/ 13 de noviembre de 2016 / 00:52

Los rebeldes de las FARC y el gobierno colombiano anunciaron el sábado en La Habana un nuevo acuerdo de paz, tras el plebiscito que impidió implementar un pacto previo para acabar con 52 años de enfrentamiento armado.

«Hemos alcanzado un nuevo Acuerdo Final para la terminación del conflicto armado, que integra cambios, precisiones y aportes de los más diversos sectores de la sociedad y que revisamos uno a uno», según el comunicado conjunto leído por diplomáticos de los países garantes del proceso de paz, Cuba y Noruega.

En el texto, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas) y el gobierno invitaron «a toda Colombia y a la comunidad internacional (…) a acompañar y respaldar este nuevo acuerdo, y su pronta implementación para dejar en el pasado la tragedia de la guerra».

Asimismo, destacaron que «la construcción de una paz estable duradera (…) debe ser el compromiso común de todos los colombianos que contribuya a superar la polarización (en Colombia) y que recoja todas las expresiones políticas y sociales».

El nuevo entendimiento incorpora modificaciones a partir de las propuestas que formularon los sectores que encabezaron el voto en contra en el plebiscito del 2 de octubre, las cuales, según el comunicado conjunto, podrán ser consultadas por los colombianos «al finalizar el día» en el sitio web https://www.mesadeconversaciones.com.co/ .

Durante tres semanas de intensas negociaciones, no exentas de momentos de tensión según dijo el miércoles el presidente Juan Manuel Santos, las partes trabajaron para salvar el acuerdo que suscribieron el 26 de septiembre, y que fue rechazado por un estrecho margen en la urnas.

Ese sorpresivo revés impidió implementar lo acordado tras casi cuatro años de negociaciones en Cuba, por lo que la guerrilla y el gobierno acordaron mantener el cese al fuego vigente desde agosto y hacer ajustes y cambios al fallido acuerdo a partir de cientos de propuestas de los sectores que votaron en contra del pacto.

«Estamos convencidos de que este documento señala caminos viables y posibles», para poner fin a un conflicto armado de más de medio siglo que que deja unos 260.000 muertos, casi siete millones de desplazados y unos 45.000 desaparecidos, señaló el jefe negociador del gobierno, Humberto de la Calle.

Destacó que «los ajustes y precisiones que hemos realizado, no  sacrifican las convicciones que le dieron forma al primer Acuerdo».

Por su parte, el principal negociador de la guerrilla, Iván Márquez, dijo que en las negociaciones con el gobierno la organización armada hizo su «mayor esfuerzo por responder a los anhelos de paz» y que «al nuevo acuerdo el único camino que le queda es su implementación».

Los negociadores buscan que las FARC silencien definitivamente los fusiles después de más de cinco décadas, y se conviertan en partido político.

Colombia vive un conflicto armado que ha enfrentado durante más de 50 años a guerrillas, paramilitares y agentes de la fuerza pública, dejando unos 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados.

(12-11-2016)

Comparte y opina:

«Los tiempos están cambiando»: los Rolling Stones reconcilian a Cuba con el rock

A sus 72 años, Jagger llevó al delirio a los cientos de miles de cubanos, y muchos extranjeros, que esperaron pacientes por varias horas el inicio del espectáculo de luces y sonido más grande jamás visto en La Habana.

/ 26 de marzo de 2016 / 16:31

 

   Por Hector Velasco

 

«Los tiempos están cambiando, ¿verdad?», preguntó Mick Jagger en español a la multitud de cubanos extasiados que asistió la noche del viernes al primer concierto de los Rolling Stones en la isla comunista que alguna vez censuró el rock.

A sus 72 años, Jagger llevó al delirio a los cientos de miles de cubanos, y muchos extranjeros, que esperaron pacientes por varias horas el inicio del espectáculo de luces y sonido más grande jamás visto en La Habana.

Al menos 400.000 personas, según el portal estatal Cubadebate, desbordaron la Ciudad Deportiva en donde se desarrollo el show gratuito y al aire libre de los Stones.

La legendaria banda británica inició el recital a las 20H35 (00H35) con «Jumping Jack flash». Durante poco más de horas tocó 18 canciones.

Pero además de seducir con su voz y baile endemoniados, Jagger interactuó en español con el público y dejó mensajes que retumbarán por mucho tiempo.

«Aquí estamos finalmente, ¿ah? Estamos seguros de que esta noche será inolvidable», dijo el líder de los Rolling Stones.

Jagger sorprendió al evocar la censura del rock en el país comunista de los años sesenta y setenta, cuando la música en inglés era vinculada con el enemigo imperialista y con «desviación» ideológica.

Entonces los cubanos escuchaban a los Beatles o los Rolling Stones en la intimidad de sus cuartos, en placas metálicas en forma de vinilos o cintas magnetofónicas que intercambiaban como si fuera contrabando.

«Tiempo atrás era difícil escuchar nuestra música acá en Cuba», se dirigió Jagger a los asistentes, y remató con las frases que seguramente harán historia:

«Pero aquí estamos tocando para ustedes en su linda tierra…pienso que finalmente los tiempos están cambiando, ¿verdad?».

Jagger, Keith Richards, Charlie Watts y Ronnie Wood interpretaron éxitos como ‘Paint it black’, ‘Sympathy for the devil, ‘Star me up’, ‘Miss you’ y remataron con ‘Satisfaction’.

«!Gracias Cuba por el increíble e inolvidable show!», escribió la banda en su Twitter.

Los cubanos, que esta semana recibieron la visita histórica del presidente de Estados Unidos Barack Obama, mostraban su asombro con la descarga de música, luces y sonido que trajeron los dinosaurios del rock.

«Este es el primer concierto de verdad que ha habido en Cuba. Fue maravilloso. Soy roquero de todo la vida, y acá era prohibido escuchar todo», dijo a la AFP Abel Pérez, un artesano de 40 años de cabello largo.

Marben Mora, de 30, no solo se deslumbró con lo que vio a través de las pantallas gigantes.

«Fue fantástico. Esos roqueros ingleses hablando en español para el pueblo cubano fue mejor todavía. Hay muchos cambios, y vienen más todavía», comentó ese técnico de telecomunicaciones.

Los Rolling Stones descargaron en Cuba 61 contenedores con 500 toneladas de sonido, video y luces.

Fue la última parada de la gira América Latina Olé que incluyó a Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Perú México yUruguay

El país de la salsa, la trova y el son disfrutó a sus «majestades satánicas» el Viernes Santo sin ningún contratiempo en medio de un fuerte dispositivo de seguridad.

«El escenario nos sorprendió. Esa tecnología nunca se había tenido aquí. Todo está cambiando, solo con que ellos vinieran significa que está cambiando», señaló a la AFP Leonardo Pérez, un chofer de taxi de 56 años.

 Su esposa Iramis Méndez, de 53 años, cree otro tanto: «Somos de la época de la  prohibición. Todo ha cambiado, pensamos que Cuba no va a volver a ser igual».

Comparte y opina:

Últimas Noticias