Monday 3 Oct 2022 | Actualizado a 23:49 PM

La peruana Kimberly García gana los 35 km marcha, su segundo oro del Mundial de atletismo

La peruana Kimberly García

/ 22 de julio de 2022 / 17:38

García, primera medallista de Perú en unos Mundiales de atletismo, se coronó en el estreno de la distancia de 35 kilómetros marcha con un tiempo de dos horas, 39 minutos y 16 segundos.

La peruana Kimberly García se impuso este viernes en los 35 kilómetros marcha del Mundial de Eugene y completó un histórico doblete de oros después de su victoria en la prueba de 20 kilómetros una semana atrás.

García, primera medallista de Perú en unos Mundiales de atletismo, se coronó en el estreno de la distancia de 35 kilómetros marcha con un tiempo de dos horas, 39 minutos y 16 segundos.

El podio de los 35 kilómetros fue el mismo que el de los 20km, con la polaca Katarzyna Zdzieblo (2:40:03) alcanzando la plata y la china Shijie Qieyang (2:40:37) el bronce.

García, de 28 años, volvió a subir a lo más alto del podio siete días después de su sonado triunfo en los 20 kilómetros marcha, la primera medalla de Perú en los Mundiales y el primer oro entregado en Eugene-2022.

«Estoy muy contenta con estas medallas. La verdad, no esperábamos ganar, sí ubicarnos en un buen lugar pero a cada competencia venimos a pelear», afirmó García en la zona mixta.

La peruana se colocó en el grupo en cabeza desde el arranque. En la primera mitad del recorrido lideró la prueba junto a Zdzieblo hasta que, llegadas al ecuador, se desmarcó de la polaca y se quedó sin rivales en su fulgurante camino al segundo oro.

«Me he preparado muchísimo, trabajando muy duro para conseguir esto. Ha sido mi sueño desde muy pequeña y cumplirlo me hace estar orgullosa de mí misma», afirmó García, alentada por varios grupos de aficionados peruanos en el circuito de un kilómetro frente al estadio Autzen de Eugene (Oregón).

«Espero que todos los peruanos también estén orgullosos. Que se vea que Perú está también presente en el Mundial», subrayó.

Siete latinoamericanas en top-20

García, que no estaba considerada entre las favoritas a los podios de Eugene, ha reencauzado a lo grande su carrera con dos triunfos implacables.

Tras ganar la medalla de plata de los Juegos Panamericanos de Lima-2019, la peruana no pudo competir por una lesión en el Mundial anterior de Doha-2019.

El año pasado vivió una gran decepción al tener que abandonar en los 20 kilómetros marcha de los Juegos Olímpicos de Tokio, tras la cual llegó a tener problemas de depresión y se planteó abandonar el atletismo.

Las españolas Raquel González (2:42:27) y Laura Garcia-Caro (2:42:4)5 concluyeron en quinta y sexta posición.

Además de García, otras seis marchistas latinoamericanas concluyeron entre los 20 primeros lugares: la brasileña Viviane Lyra (8º), la ecuatoriana Magaly Bonilla (12º), la mexicana Nadia Lizeth González-Monjárrez (14º), la guatemalteca Mirna Ortiz (15º), la ecuatoriana Paola Pérez (16º) y la peruana Evelyn Inga (18º).

Con los dos triunfos de García, América Latina suma cinco medallas de oro en este Mundial junto a la de la venezolana Yulimar Rojas (triple salto), el brasileño Alison dos Santos (400 metros vallas) y el equipo de República Dominica de relevo mixto 4×400.

El español Alcaraz gana el US Open y es el número uno más joven de la historia

Alcaraz, 19 años y cuatro meses, se impuso a Ruud en Nueva York por 6-4, 2-6, 7-6 (7/1) y 6-3 en una final sin precedentes, en la que ambos podían conquistar a la vez su primer trofeo grande y el liderato de la ATP.

El español Carlos Alcaraz. Foto: US Open

/ 11 de septiembre de 2022 / 21:43

El español Carlos Alcaraz derrotó este domingo al noruego Casper Ruud en una extenuante final del Abierto de Estados Unidos y, de un solo golpe, alzó el primer título de Grand Slam de su meteórica carrera y se erigió en el número uno más joven del tenis masculino.

Alcaraz, 19 años y cuatro meses, se impuso a Ruud en Nueva York por 6-4, 2-6, 7-6 (7/1) y 6-3 en una final sin precedentes, en la que ambos podían conquistar a la vez su primer trofeo grande y el liderato de la ATP.

El español, que resistió a dos pelotas de Ruud para hacerse con el tercer set, es también el campeón de Grand Slam más precoz desde su compatriota e ídolo Rafael Nadal (Roland Garros, 2005).

Ganado el último punto, Alcaraz se desplomó en la pista, sonriendo y llorando de felicidad, y corrió a la grada a abrazarse con su padre, Carlos, y su entrenador, el ex número uno mundial Juan Carlos Ferrero.

«Es algo que he soñado desde que era un niño. Ser número uno mundial, ser campeón de un Grand Slam», dijo un radiante Alcaraz antes de recoger el trofeo del ícono local John McEnroe.

Alcaraz cumplió su doble sueño en una extenuante final de más de tres horas en la que se sobrepuso al alto nivel de Ruud, subcampeón del pasado Roland Garros, y la fatiga de dos semanas en que compitió un total de 23 horas y 40 minutos, más que nadie en un Grand Slam.

«Tienes que dar todo en la pista, todo lo que tienes dentro, es algo que trabajé mucho para conseguir y no es momento para estar cansado», recalcó.

El prodigio del pequeño pueblo de El Palmar (Murcia), con sonrisa de niño y marcas de acné en el rostro, resistió la presión en los momentos más difíciles y se coronó en un lluvioso 11 de septiembre de Nueva York, ovacionado por los 23.800 aficionados de la mayor pista de tenis del mundo.

Fulgurante carrera

Los hitos de la fulgurante trayectoria de Alcaraz están a la altura de los inicios del ‘Big 3’ (Nadal, Roger Federer y Novak Djokovic) y ahora, con su primer título grande en la vitrina, presenta su firme candidatura a liderar una nueva época en el tenis masculino.

«Felicidades Carlos Alcaraz por tu primer Grand Slam y por el número 1 que es el colofón a tu primera gran temporada que estoy seguro serán muchas más!», le felicitó Nadal inmediatamente por Twitter.

Desde la creación del ranking de la ATP en 1973, Alcaraz es el 28º jugador que alcanza la cima y el cuarto español, después de Nadal, Carlos Moyá y su propio entrenador, Ferrero.

En otro de los giros de esta final, Ferrero había sido el último tenista en asaltar el número uno en el US Open y lo hizo además en 2003, el año en que nació su pupilo Alcaraz.

El español superó la marca de precocidad del australiano Lleyton Hewitt, que llegó a la cima en 2001 con 20 años y nueve meses, en una asombrosa temporada en la que ha ganado más títulos (5) y partidos (51) que ningún rival.

En su recorrido en Nueva York, Alcaraz se vio beneficiado de la ausencia de Djokovic, por su negativa a vacunarse contra el coronavirus, y las tempranas eliminaciones de Nadal, que buscaba su 23º Grand Slam, y Daniil Medvedev, el número uno saliente.

Alcaraz solo se topó con un integrante del top-10 de la ATP, el propio Ruud, que saltará el lunes del séptimo al segundo puesto del ranking.

«Hoy era un día especial para Carlos y para mí, sabíamos lo que nos jugábamos y es divertido que mañana seamos número uno y dos», afirmó Ruud.

«Es un poco decepcionante pero estoy satisfecho con el número dos. Seguiré buscando el uno», afirmó el noruego en una premiación en que ambos jugadores mandaron un mensaje de solidaridad a la ciudad y los afectados por los atentados de 2001.

Contra las cuerdas

En la sala de espera de un histórico doble triunfo, Alcaraz arrancó el partido con tensión y el brazo algo encogido.

Desde la grada no tardaron en animar a su nuevo protegido, con gritos de «íLet’s go Carlos!» (Vamos, Carlos), y el español fue templando los nervios.

Alcaraz, que respiró con su primer quiebre, intentaba introducir velocidad al juego pero le faltaba chispa ante la consistencia del noruego.

El español mantuvo su escueta ventaja para anotarse el primer set pero en el segundo pareció asaltarle el costo físico y mental de su recorrido en Nueva York.

De menos a más en el partido, Ruud olió la oportunidad y se embolsó el segundo set, luciéndose incluso con algunas sutilezas más propias de su rival.

Con ventaja 4-5 en la tercera manga, Ruud gozó de dos pelotas de set en un taquicárdico desempate del que Alcaraz salió airoso con un último intercambio estratosférico que esta vez sí cayó de su lado.

Sin recuperarse del golpe, el noruego se entregó en el ‘tiebreak’ hasta perderlo por 7-1.

En el último set Ruud cedió su servicio en el sexto juego y, tras caer derrotado en junio en París por Nadal, claudicó ahora ante el nuevo fenómeno español.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Opinión

La polaca Swiatek vence a Jabeur y gana su primer Abierto de EEUU

La polaca, de 21 años y doble campeona de Roland Garros (2020 y 2022), sigue intratable en las finales, con un pleno de triunfos en las 10 últimas que ha disputado, sin ceder un solo set.

Foto: US Open

/ 10 de septiembre de 2022 / 20:45

En otra implacable actuación en una final, la joven tenista polaca Iga Swiatek derrotó este sábado a la tunecina Ons Jabeur para alzar su primer título del Abierto de Estados Unidos y tercer Grand Slam de su carrera.

Swiatek, la número uno mundial, superó a Jabeur, quien será número dos el lunes, por 6-2 y 7-6 (7/5) en una hora y 51 minutos de juego en la pista central de Flushing Meadows (Nueva York).

La polaca, de 21 años y doble campeona de Roland Garros (2020 y 2022), sigue intratable en las finales, con un pleno de triunfos en las 10 últimas que ha disputado, sin ceder un solo set.

«No sé» cómo lo he conseguido, aseguró la joven polaca en la premiación.

Al llegar a Nueva York «no esperaba mucho. Era un tiempo desafiante», recordó.

«Tenía que estar enfocada y este torneo fue muy desafiante porque Nueva York es tan ruidosa, tan loca, hay tantas tentaciones en la ciudad, gente inspiradora que he conocido. Es realmente increíble para mí y estoy muy orgullosa de haberlo sabido manejar mentalmente», afirmó.

Del otro lado, Jabeur, subcampeona en julio en Wimbledon, dejó escapar su segunda oportunidad de ser la primera tenista árabe y africana en alzar un título de Grand Slam.

La tunecina, de 28 años, se sobrepuso a un inicio fulgurante de Swiatek, que se llevó el primer set en media hora, y plantó batalla en el segundo hasta forzar el ‘tiebreak’, en el que llegó a tener una ventaja de 4-5.

«Lo he intentado de verdad, pero Iga no me lo ha puesto fácil», reconoció.

«Ella merecía ganar hoy. Hoy no me cae muy bien, pero no pasa nada», dijo con una ligera sonrisa. «Voy a seguir trabajando duro y vamos a conseguir este título pronto».

La nueva autoridad

Tras su derrota ante Elena Rybakina en Wimbledon, Jabeur protagonizó un espectacular recorrido en Nueva York en el que solo cedió un set en seis partidos y arrasó con la francesa Caroline Garcia, la jugadora más en forma.

Primera africana que competía por el trofeo del US Open, Jabeur se estrelló en la final con una Swiatek que había avanzado por el torneo con perfil bajo.

La polaca venía de ser eliminada en tercera ronda de Wimbledon y con un discreto paso por los torneos de pista dura que restó brillo a su fabuloso inicio de año, con seis títulos incluida su segunda corona de Roland Garros.

Pero en el partido decisivo, Swiatek presentó su versión más demoledora y agregó el trofeo de un segundo Grand Slam a su vitrina.

En un circuito femenino sin clara dominadora desde el ocaso de Serena Williams, Swiatek es la primera en conquistar dos de los cuatro Grand Slams en la misma temporada desde 2016.

En el torneo de despedida de Serena Williams, Swiatek también fue la primera jugadora en llegar a siete títulos en un año desde que lo logró en 2014 la estrella estadounidense.

Remontada frustrada

Ahuyentando la presión, Jabeur entró sonriendo a la pista y saludando al público mientras Swiatek seguía su ritual de concentrarse escuchando rock duro en sus audífonos.

Su arranque de partido fue igual de contundente. En un abrir y cerrar de ojos Swiatek estaba en cabeza 3-0.

Jabeur, con el brazo encogido y superada por la velocidad de piernas y golpes de Swiatek, tomó aire y conectó dos espectaculares golpes paralelos con los que comenzó a soltarse.

La reacción resultó un espejismo y la polaca mantuvo su trepidante ritmo y presión, sumando cuatro juegos consecutivos y anotándose la primera manga en media hora.

Jabeur, una de las jugadoras más consistentes del circuito, tampoco encontró respuestas al huracanado tenis de su rival en el inicio del segundo set, en el que dejó caer varias veces la raqueta de desesperación.

Swiatek no la dejaba levantar cabeza y la mandó al primer descanso con ventaja 3-0. La tunecina, ante el último tren para meterse en la final, pasó a asumir más riesgos y golpe a golpe fue recuperando la confianza.

Jabeur empató 4-4 y tuvo hasta tres pelotas para quebrar y servir para ganar el set.

Aunque Swiatek escapó de la situación, Jabeur contuvo después una pelota de partido y forzó el ‘tiebreak’ en medio del júbilo del público, que ansiaba vivir un tercer set.

En un desempate de alta tensión, la tunecina llegó a tener una ventaja de 4-5 pero dos errores la condenaron a sufrir su segunda derrota en finales grandes y permitir la consolidación de Swiatek como nueva autoridad del tenis femenino.

«Me alegro mucho de que no sea en efectivo», bromeó la polaca al recibir el cheque de 2,6 millones de dólares para la ganadora.

La final masculina la disputarán el domingo el español Carlos Alcaraz y el noruego Casper Ruud. El ganador alzara su primer título de Grand Slam y se convertirá también en el nuevo número uno de la ATP.

Comparte y opina:

El prodigioso Alcaraz tumba a Tiafoe y se asoma a la historia en el US Open

Alcaraz, de 19 años, acabó con la resistencia de Tiafoe por 6-7 (6/8), 6-3, 6-1, 6-7 (5/7) y 6-3 en otra maratón nocturna de cuatro horas y 19 minutos en la pista central de Flushing Meadows (Nueva York).

El tenista español Carlos Alcaraz. Foto: US Open

/ 10 de septiembre de 2022 / 07:52

En otra batalla hasta la medianoche, el tenista español Carlos Alcaraz venció el viernes al estadounidense Frances Tiafoe y clasificó a la final del Abierto de Estados Unidos, su primera de Grand Slam, donde también puede erigirse en el número uno más joven de la historia.

Alcaraz, de 19 años, acabó con la resistencia de Tiafoe por 6-7 (6/8), 6-3, 6-1, 6-7 (5/7) y 6-3 en otra maratón nocturna de cuatro horas y 19 minutos en la pista central de Flushing Meadows (Nueva York).

El español enfrentará el domingo al noruego Casper Ruud en una final con un doble premio para el ganador: su primer título de Grand Slam y el número uno de la ATP que dejó vacante en Nueva York Daniil Medvedev.

«Es increíble luchar por grandes cosas. Estoy por primera vez en una final de Grand Slam, puedo ver el número uno pero a la vez está muy lejos», dijo un emocionado Alcaraz tras el partido.

«Ahora mismo no le tengo miedo a ese momento. Me he preparado mental y físicamente para estar peleando por grandes cosas como el domingo», explicó después ante la prensa.

A Ruud «ya le gané en (el Masters 1000 de) Miami y soy capaz de ganarle en un Grand Slam, aunque él ya haya jugado una final», dijo Alcaraz en referencia a la derrota del noruego frente a Rafael Nadal en el pasado Roland Garros.

Por el momento Alcaraz ya es el finalista más joven de un torneo grande desde que su ídolo Nadal ganó el primero de sus 22 títulos en 2005 en Roland Garros.

Con su vertiginoso juego, carisma y puntos estratosféricos, el joven de El Palmar, un pueblo español de 20.000 habitantes, se ganó el apoyo de una buena parte de la pista más grande del mundo (23.000 aficionados) hasta que en la recta final se volcó con el jugador local en su trepidante pero fallida remontada.

En el set final, y ante un rival de gran potencia física, Alcaraz no se resintió de las casi cuatro horas de partido del lunes ante Marin Cilic y las más de cinco del miércoles frente a Jannik Sinner (5:15), este último hasta los 02.50 de la madrugada, hora récord en la historia del US Open.

Michelle Obama con Tiafoe

La ex primera dama Michelle Obama acudió, además de muchas otras personalidades, a Flushing Meadows a apoyar a Tiafoe, que dio la cara hasta el final en la pista Arthur Ashe, el anterior tenista negro en jugar una semifinal en Nueva York en 1972.

La inesperada aparición de Tiafoe, que solo tiene un lejano trofeo (Delray Beach en 2018), no solo reactivó al decaído tenis masculino estadounidense sino que resultó una gran inspiración para los jugadores afroestadounidenses en el mismo torneo en que se despidió Serena Williams.

«Siento que los he defraudado. Esto realmente duele (…) Volveré y ganaré esto algún día», prometió con los ojos vidriosos el primer semifinalista estadounidense en Flushing Meadows desde 2006.

«Di todo lo que tenía pero Carlos fue demasiado bueno esta noche», admitió. «Es tan joven. Le pega tan fuerte a la pelota. Y nunca he jugado contra un tipo que se mueva tan bien (…) Va a ser un problema para mucho tiempo».

«Un poco de magia»

Con la confianza de sus grandes victorias ante Nadal y Andrey Rublev, Tiafoe compitió mano a mano con Alcaraz en la primera manga.
Tiafoe necesitó de cinco pelotas de set pero logró adelantarse en el ‘tiebreak’, territorio en el que ha sido implacable en Nueva York ganando sus ocho disputados.

Pero Alcaraz ya empezaba a frustrar a Tiafoe con las vidas extra que le da su velocidad, como en un punto que ganó tras salvar tres dejadas de Tiafoe en la red.

«Nunca doy una bola por perdida. Alguna vez esos puntos me ayudan a venirme arriba, a sonreír, a disfrutar el momento. Algunas veces hay que sacar un poco de magia», explicó con una sonrisa.

Del otro lado, el estadounidense pagaba su escasa puntería en el primer servicio (apenas un 33% en el set decisivo) y permitió el primer quiebre de Alcaraz, suficiente para zanjar el segundo set.

El español no quitó el pie del acelerador y solo cedió un juego en el tercero.

Tiafoe, zarandeado de un lado a otro, inició un declive que parecía definitivo hasta que al inicio del cuarto set encontró su primer quiebre de la noche.

Con Michelle Obama de pie aplaudiendo brillantes puntos, el estadounidense y la grada se embarcaron juntos en una remontada que tomó impulso hasta forzar un segundo ‘tiebreak’, que también cayó del lado de Tiafoe.

La cancha era una olla a presión cuando Alcaraz, especialista en los duelos de larga distancia, rebajó la presión con un quiebre en el primer juego.

Tiafoe se negó a arrojar la toalla y alargó el set haciendo temblar de nervios en el palco a Carlos Alcaraz, el padre de la joya.
Pero una última genialidad del español le concedió tres pelotas para auparse a su ansiada primera final de Grand Slam.

Comparte y opina:

Rafael Nadal es eliminado en octavos del US Open por el estadounidense Tiafoe

Nadal, número tres de la ATP, sucumbió ante Tiafoe (26º) por 6-4, 4-6, 6-4 y 6-3 en la pista central de Nueva York y encajó su primera derrota en sus 23 partidos del año en torneos de Grand Slam.

El español Rafael Nadal. Foto: US Open

/ 5 de septiembre de 2022 / 19:15

El español Rafael Nadal cayó este lunes ante el estadounidense Francis Tiafoe en los octavos de final del US Open, donde aspiraba a aumentar su ventaja como tenista con más títulos de Grand Slam de la historia.

Nadal, número tres de la ATP, sucumbió ante Tiafoe (26º) por 6-4, 4-6, 6-4 y 6-3 en la pista central de Nueva York y encajó su primera derrota en sus 23 partidos del año en torneos de Grand Slam.

El español, que se mantiene con 22 trofeos de Grand Slam (por 21 del ausente Novak Djokovic), todavía tiene opciones de desbancar esta semana del número uno de la ATP a Daniil Medvedev, eliminado también en los octavos.

A sus 36 años, Nadal recuperará el liderato del ranking siempre que los dos candidatos que siguen en liza, el joven español Carlos Alcaraz y el noruego Casper Ruud, pierdan en semifinales o rondas anteriores.

«Le felicito (a Tiafoe), no hay excusas en absoluto. Estoy completamente feliz de reconocer que él fue mucho mejor que yo hoy», dijo Nadal en una conferencia de prensa minutos después del juego. «Al final tengo que analizar por qué no fui capaz de crear el daño que normalmente suelo hacer».

Nadal, que ya había atravesado turbulencias en los dos primeros cruces en Nueva York, se vio lastrado por una actuación gris al servicio frente a un energético y extramotivado Tiafoe, lanzado a por la victoria más importante de su carrera.

«Ni siquiera sé qué decir ahora. Estoy más que feliz, no puedo creerlo», reconoció Tiafoe después de romper a llorar al ver entrar su último punto.

«Definitivamente (Nadal) es uno de los mejores de la historia. Jugué un tenis increíble pero realmente no sé que pasó», dijo Tiafoe, que jugará sus primeros cuartos en Flushing Meadows ante el ruso Andrey Rublev.

El fornido estadounidense, que nunca ha superado la barrera de los cuartos en un torneo grande, contuvo cada intento de Nadal de tomar vuelo gracias a su potente servicio (18 aces por 9 de su rival) y su inspirada derecha.

La derrota impide que Nadal logre un tercer título de Grand Slam esta temporada, en la que alzó los trofeos del Abierto de Australia y Roland Garros y se retiró por lesión antes de las semifinales de Wimbledon.

«Quince minutos después de perder el último Grand Slam del año todo es oscuro, difícil para mirar lo que viene, pero es normal», dijo Nadal. «No queda nada más que seguir y confío en seguir teniendo la fuerza interior».

El español, cuya esposa está embarazada de su primer hijo, dijo que ahora se centrará en su vida personal antes de decidir sobre sus próximos retos.

«Ahora tengo que volver a casa, tengo cosas más importantes que el tenis que atender, y después se tomarán las decisiones que se deban tomar en base a como vaya todo en la vida personal, que pasa por delante de la profesional», recalcó.

Superado y sin ritmo

En la previa, Nadal había reconocido que necesitaba mejorar el tenis mostrado en Nueva York para ganar por tercera vez a Tiafoe en sus enfrentamientos.

Dominando el juego con un saque afilado, el estadounidense aprovechó dos errores de Nadal con el revés para romperle el servicio, por primera vez en los tres duelos que han sostenido.

El actor Ben Stiller, con quien Nadal ha compartido cena en Nueva York, observaba la escena desde el mismo palco, junto al padre y la hermana del tenista.

El español, que resoplaba ante la puntería de Tiafoe en difíciles golpes ganadores (48 en total), salvó dos pelotas de set pero no pudo con la tercera.

Nadal se veía obligado a remar contracorriente como en los dos primeros partidos ante Rinky Hijikata y Fabio Fognini.

Poco tardó el estadounidense en demostrar que no se iba a conformar con ganarle un set al español.

Tiafoe se mantuvo inexpugnable en el servicio hasta que permitió la primera oportunidad de quiebre a Nadal, que la hizo suya para adelantarse 4-5 y embolsarse el segundo set.

Con buena parte de sus compatriotas aplaudiendo al español, Tiafoe digirió rápidamente la pérdida de la ventaja e incluso era él quien daba ánimos a su propio equipo.

Tan lanzado estaba el estadounidense que logró un ‘break’ con un revés en carrera y no dejó de acelerar hasta su silla. Tiafoe ya no dejó escapar la ventaja y finiquitó el set con un ace.

En la última manga Nadal hizo varios intentos de rebelarse a la derrota, animándose con gritos, saltos y el puño en alto tras grandes golpes, pero nunca logró cambiar la dinámica del juego.

El estadounidense le devolvió una ruptura de servicio inicial y neutralizó después dos pelotas de quiebre ante un Nadal que mentalmente ya estaba asumiendo la derrota.

Comparte y opina:

Opinión

Los Lakers colgarán la camiseta de Pau Gasol junto a sus leyendas

"ííMás que agradecido y honrado!!", respondió en Twitter el pívot español, de 42 años y retirado de las pistas en 2021.

Foto: @PasionBasketNBA

/ 17 de agosto de 2022 / 23:03

Los Angeles Lakers anunciaron este miércoles que homenajearán al pívot español Pau Gasol retirando su número 16 en el partido que les enfrentará a los Memphis Grizzlies el próximo 7 de marzo.

La camiseta del español, quien conquistó dos anillos en sus siete temporadas en los Lakers (2008 a 2014), colgará de esta forma en lo más alto del Crypto.com Arena (antes Staples Center) junto a las de leyendas como Earvin ‘Magic’ Johnson, Kareem Abdul-Jabbar, Shaquille O’Neal o el fallecido Kobe Bryant.

«Un campeón, una leyenda y parte de la familia de los Lakers para siempre. El 7 de marzo de 2023 subiremos la camiseta de Pau Gasol al techo», anunció el equipo angelino.

«ííMás que agradecido y honrado!!», respondió en Twitter el pívot español, de 42 años y retirado de las pistas en 2021.

Gasol recibirá este homenaje, uno de los mayores que existen en las ligas deportivas norteamericanas, frente a otra franquicia especial, los Grizzlies, donde comenzó su carrera en la NBA en 2001 tras ser elegido con el número tres del Draft.

Entre otros reconocimientos en la NBA, el pívot fue elegido Novato del Año en 2002, seleccionado seis veces para el Juego de las Estrellas, tres de ellas durante su etapa en Los Ángeles, y miembro del segundo mejor quinteto de la liga en 2011.

Consolidado como gran figura de los modestos Grizzlies, Gasol fue traspasado en febrero de 2008 a los Lakers donde, bajo la dirección del emblemático Phil Jackson, se convirtió en la pieza que faltaba para que volvieran a pelear por el título.

Tras una final perdida ante los Celtics en 2008, Gasol fue una figura clave de los dos anillos consecutivos conquistados por los Lakers en 2009 y 2010 ejerciendo como el principal escudero de Kobe Bryant, con quien forjó una gran amistad dentro y fuera de las pistas.

En sus 429 partidos con el equipo angelino, Gasol promedió 17,7 puntos, 9,9 rebotes y 3,5 asistencias.

Exclusivo club

Gasol, líder de la selección española que conquistó el Mundial de 2006 y la medalla de plata de los Juegos Olímpicos de 2012 y 2016, será el undécimo jugador en ver retirado su número en los Lakers.

Anteriormente obtuvieron este reconocimiento Elgin Baylor (N.22), Jerry West (N.44), Wilt Chamberlain (N.13), Gail Goodrich (N.5), Magic Johnson (N.32), Jamaal Wilkes (N.52), Kareem Abdul-Jabbar (N.33), James Worthy (N.42), Shaquille O’Neal (N.34) y Kobe Bryant (N.8 y N.24).

Gasol será además el séptimo basquetbolista europeo que recibe este homenaje en la NBA, tras el croata Drazen Petrovic (Nets, a título póstumo), los serbios Peja Stojakovic y Vlade Divac (Kings), el lituano Zydrunas Ilgauskas (Cavaliers), el francés Tony Parker (Spurs) y el alemán Dirk Nowitzki (Mavericks).

Tras su salida de los Lakers, el jugador catalán militó dos campañas en los Chicago Bulls y otras tres en los San Antonio Spurs pero su rendimiento se vio ya lastrado por diversas lesiones.

También tuvo breves pasos por los Milwaukee Bucks, donde solo participó en tres partidos, y los Portland Trail Blazers, con los que no llegó a debutar.

En 2021, el pívot regresó a España para disfrutar de una última etapa en el Barcelona, el equipo donde se formó, donde preparó su participación en sus quintos y últimos Juegos Olímpicos en Tokio.

Comparte y opina:

Opinión