Monday 3 Oct 2022 | Actualizado a 22:35 PM

Luis Suárez regresa a Uruguay abrazado por la hinchada de su primer club

Luis Suárez

/ 31 de julio de 2022 / 09:43

El delantero de 35 años, que hasta finales de mayo integró la plantilla del Atlético de Madrid, arribará al Aeropuerto Internacional de Carrasco sobre las 11.00 locales

Con un recibimiento digno de un astro del fútbol mundial, Luis Suárez regresa este domingo a Uruguay para unirse a las filas de Nacional, el club en el que hace 17 años inició su camino como uno de los delanteros más importantes de su generación.

«El domingo lo presentamos en casa (…) y la monumental demostración de cariño que se vio en redes sociales será ahora un abrazo GIGANTE desde las tribunas», anunció Nacional el jueves cuando puso a la venta las entradas para la festiva jornada en su estadio, el Gran Parque Central (GPC).

El delantero de 35 años, que hasta finales de mayo integró la plantilla del Atlético de Madrid, arribará al Aeropuerto Internacional de Carrasco sobre las 11.00 locales (14.00 GMT), donde lo esperarán autoridades de Nacional, familiares y allegados.

Desde la terminal aérea, el jugador con su esposa e hijos realizarán en caravana un recorrido de unos 20 km hasta el GPC, en el barrio La Blanqueada de Montevideo, donde será presentado oficialmente «en el marco de una verdadera celebración».

Con espectáculos musicales y acogido por exglorias del club, Suárez firmará en la arena tricolor el contrato hasta el 31 de diciembre y volverá a ponerse la camiseta del Bolso, con la que debutó como profesional cuando tenía 18 años.

Fichado por la hinchada

El retorno de Suárez, máximo goleador histórico de la selección uruguaya y figura del fútbol mundial en la última década, es monotema en cada rincón del país sudamericano de 3,5 millones de habitantes desde al menos diez días, cuando la posibilidad del regreso comenzó a cobrar fuerza.

Pero la exaltación tiene particularmente niveles desbordantes entre los simpatizantes tricolores, que se adjudican el inesperado pase.

«La primera hinchada del mundo en hacer fichajes», bromearon, tras la confirmación de la noticia, seguidores del Bolso en Twitter, donde apenas 20 días atrás iniciaron una masiva campaña para devolver al jugador al club, convirtiendo el hashtag #SuárezANacional en tendencia mundial. Según la institución deportiva, la etiqueta fue replicada por más de 50 millones de cuentas en 35 países.

La inmensa oleada de afecto hizo que el Pistolero, libre desde fines de mayo, considerara seriamente la posibilidad del regreso.

Con el objetivo de llegar con continuidad al Mundial de Catar-2022 (21 noviembre-18 diciembre) y tras descartar múltiples ofertas de clubes por provenir de países en los que la familia prefería no asentarse o de equipos que no podían darle el nivel de competitividad que estaba buscando, la alternativa de Nacional comenzó a pasar de utopía a realidad.

El club uruguayo le garantiza la titularidad en al menos 16 encuentros, entre Copa Sudamericana y los campeonatos locales, durante los 100 días previos al Mundial, en un contrato corto que difícilmente otro equipo hubiera aceptado.

Asimismo, le permite estar a minutos del complejo deportivo donde concentra la selección, siempre en un ambiente cálido, con el respaldo incondicional de los hinchas y la contención de sus familiares que viven en Uruguay.

Romanticismo y marketing

Tras la confirmación de la noticia el miércoles pasado, la prensa local calificó el fichaje como el más importante en la historia del fútbol uruguayo y muchos hicieron hincapié en el romanticismo de la decisión del delantero.

A tres meses de competir en su cuarta Copa del Mundo, Suárez salta de una de las ligas más importantes del mundo a uno de los campeonatos más pobres de Sudamérica, donde por decisión propia no superará los sueldos tope del plantel principal, una ínfima parte de lo que recibía en Europa.

No obstante, trascendió que el club compartiría con el jugador las ganancias que genere su llegada, las cuales ya están asomando.

La noticia revolucionó la sede del GPC, donde en menos de 24 horas Nacional registró 5.000 nuevos socios y vendió 700 butacas para la temporada, indicó la prensa local.

Los hinchas también aguardan la salida a la venta de la camiseta con su nombre y el 9 en la espalda.

Actores de todas las áreas coinciden en que la llegada de Suárez atraerá los focos sobre la devaluada liga local e incluso sobre la marca país.

El propio presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, socio de Nacional desde hace muchos años, consideró que el arribo del ariete «le aporta mucho al país».

«Sabemos muchas veces que un jugador de fútbol (…) es mucho más influyente que un dirigente político», consideró el viernes en rueda de prensa, antes de pedir a los rivales que lo cuiden porque «lo necesitamos para el Mundial».

Su debut en la cancha se espera para el martes, cuando el equipo del entrenador Pablo Repetto enfrente en Montevideo al brasileño Atlético Goianense en la ida de los cuartos de final de la Copa Sudamericana-2022.

‘Torcedores’ brasileños comienzan a copar Montevideo en espera de la Libertadores

La primera delegación en arribar al aeropuerto internacional de Carrasco fue la del 'Fla', sobre el mediodía, y de inmediato partió hacia su hotel donde los aguardaba un entusiasta puñado de hinchas.

/ 24 de noviembre de 2021 / 17:03

Flamengo y Palmeiras, finalistas de la Copa Libertadores de América de 2021, aterrizan este miércoles en Montevideo, que poco a poco comienza a ser tomada por todo el color de los ‘torcedores’ brasileños, generando gran expectativa del sector turístico.

La primera delegación en arribar al aeropuerto internacional de Carrasco fue la del ‘Fla’, sobre el mediodía, y de inmediato partió hacia su hotel donde los aguardaba un entusiasta puñado de hinchas.

Se espera que sus rivales aterricen sobre la tarde, para luego asistir a sus lugares de entrenamiento.

Mientras los cariocas utilizarán el Campeón del Siglo, estadio de Peñarol, los paulistas del ‘Verdão’ entrenarán en el Gran Parque Central, casa de Nacional.

En simultáneo, miles de hinchas brasileños comenzaron a entrar lentamente al país, que espera el ingreso de unas 60.000 personas para el esperado partido del principal torneo de clubes de América.

Fácilmente identificables por las casacas de sus equipos, decenas de ‘torcedores’ almorzaban este mediodía en el Mercado del Puerto, tradicional paseo turístico ubicado en el casco antiguo de la capital uruguaya que por primera vez mostraba un movimiento de extranjeros tímidamente similar al prepandemia.

«íLlegamos para festejar el ‘tri’!», contó a la AFP Fabrício Gurmendes, un fanático del Flamengo que llegó a Montevideo junto a tres amigos para ver a su conjunto levantar su tercera Libertadores el sábado, logro que también buscará el Palmeiras.

Según informaron el martes autoridades del gobierno, ya se vendió el 95% de la tribuna Colombes del estadio Centenario, reservada para los simpatizantes del ‘Fla’, el club más popular de Brasil.

En tanto en la Ámsterdam, la cabecera dispuesta para los aficionados del también popular Palmeiras, se llevaban adquiridas más de la mitad de las entradas.

Cada una tiene un aforo de unas 14.000 personas.

Los hoteles de Montevideo y alrededores están a tope para este fin de semana desde hace más de un mes y los operadores turísticos apuestan a que el fútbol los ayude a repuntar tras un duro año y medio de pandemia.

Expectativa y cautela

«Se está hablando de 60.000 personas que vienen. Eso, más lo que vamos a movilizar internamente en el país, la verdad que es algo muy, pero muy positivo», dijo a la AFP Agustín Maddocks, secretario general de la Asociación de Hoteles y Restaurantes de Uruguay (AHRU).

«Es un empujón muy importante, que lo que hace es mitigar el impacto económico que venimos teniendo», agregó.

La final entre Flamengo y Palmeiras hace renacer la esperanza del sector tras la desilusión que generó el escaso movimiento provocado por la final de la Copa Sudamericana entre los brasileños Athletico Paranaense y Red Bull Bragantino, dos equipos de menor arraigo popular.

«No se vendió absolutamente nada. Teníamos previsiones de que iba a venir poca gente, pero no tan poquísima gente», sostuvo el lunes Daniel Fernández, expresidente y actual asesor del Centro de Almaceneros Minoristas, Baristas, Autoservicistas y Afines de Uruguay (Cambadu).

Aunque la Conmebol no difundió números de entradas vendidas, la final de la Sudamericana se jugó el pasado sábado con solo dos tribunas habilitadas en el Centenario debido al magro nivel de público, que no llegó a los 20.000 espectadores.

Fue «como que no hubiera pasado nada», agregó el comerciante al local canal 10, aseverando que espera que la tendencia se revierta este sábado. «El gran día es ese», afirmó.

Fernández dijo no ser «tan optimista» como para creer en «los números elevadísimos» que maneja el gobierno, en referencia a las 60.000 personas, «pero si viene la mitad va a mover la aguja para muchos comercios que están en una situación paupérrima».

Amplio operativo

También este miércoles comienza a operar el dispositivo de seguridad organizado por la Policía uruguaya, con 4.000 efectivos en todo el país que actuarán junto a Migraciones para reforzar todos los puntos de la frontera.

«Extremaremos los controles para que toda la gente que está en listas negras no pueda ingresar a nuestro país a hacer de esto una batalla campal que no estamos dispuestos a tolerar», dijo el ministro del Interior, Luis Alberto Heber, el martes en conferencia de prensa.

Las autoridades estarán en alerta por posibles enfrentamientos entre barras de Palmeiras y Flamengo, así como eventuales choques con hinchas uruguayos.

«Estamos trabajando mucho en la prevención. Cualquier situación en la que se den enfrentamientos entre barras de estos equipos, la Policía va a actuar porque no se van a permitir ese tipo de situaciones», aseguró el jefe del Estado Mayor de la Policía, Richard Cabral.

Los alrededores del estadio Centenario estarán bajo una amplia zona de exclusión que estará operativa desde las 06.00 del día del partido.

Las puertas se abrirán al público a las 13.00 (16.00 GMT), cuatro horas antes del pitazo inicial.

Comparte y opina:

Paranaense-Bragantino, por la conquista de la Copa Sudamericana 2021

El Paranaense buscará repetir un título que ya obtuvo en 2018, con lo que podría convertirse en el primer equipo brasileño bicampeón de este torneo, mientras que el 'Braga' apuesta a llevarse la copa por primera vez en su corta historia.

/ 20 de noviembre de 2021 / 12:46

Athletico Paranaense y Red Bull Bragantino salen a la cancha este sábado en un renovado estadio Centenario de Montevideo para definir quién se alzará con la Copa Sudamericana 2021, en una final de dos sorpresivos equipos brasileños que buscan ‘La Gran Conquista’.

Los conjuntos abren a las 17.00 locales (20.00 GMT) el telón del espectáculo del fútbol sudamericano para disputar la primera de la dos esperadas finales de torneos Conmebol.

El legendario escenario uruguayo también albergará el sábado próximo el partido definitivo de la Copa Libertadores entre Palmeiras, campeón defensor, y Flamengo.

El Paranaense buscará repetir un título que ya obtuvo en 2018, con lo que podría convertirse en el primer equipo brasileño bicampeón de este torneo, mientras que el ‘Braga’ apuesta a llevarse la copa por primera vez en su corta historia.

Además de los cientos de hinchas que arribaron desde Brasil, también los uruguayos aguardan el encuentro con curiosidad y expectativa frente a lo que puede ser una bisagra para el sector turístico tras un duro año de pandemia.

Trayectoria e inexperiencia

Con sus 90 años pero un reluciente olor a nuevo gracias a las obras de actualización realizadas por la Conmebol, el Centenario albergará el esperado partido bajo un sol radiante y temperaturas veraniegas.

En la antesala del choque, el dueto Os Baroes da Pisadinha, una banda de forró, género musical con raíces en el nordeste brasileño, realizará en la cancha un show en vivo para los hinchas.

Los dos equipos brasileños protagonizarán una final inesperada en un campeonato que contó con la participación de conjuntos de peso en la región, como los brasileños Gremio y Corinthians, el argentino Independiente, el colombiano América de Cali o los grandes uruguayos Peñarol y Nacional.

Si bien en los papeles el Paranaense llega con el respaldo de la trayectoria, frente a la inexperiencia internacional de Bragantino -surgido en 2019 de la fusión del tradicional Bragantino y el Red Bull Brasil-, en el club prefieren no considerarlo una ventaja.

«La experiencia es importante, sin lugar a dudas. Pero no nos apegamos a eso y no hablamos sobre eso dentro del club», dijo el DT del ‘Furacão’, Alberto Valentim, el viernes durante una conferencia de prensa en el Centenario.

El técnico de 46 años debutará en la competición en la final, tras asumir el cargo en octubre pasado.

«Tenemos la oportunidad de ser campeones y lo estoy aprovechando al máximo», agregó el DT, quien se presentó frente a los periodistas junto a David Terans, el uruguayo exPeñarol que ahora milita en las filas del Paranaense.

Del otro lado, el entrenador del ‘Braga’, Mauricio Barbieri, de 40 años, reconoció que el partido genera mucha ansiedad para su equipo, un plantel joven sin grandes nombres pero con una filosofía de fútbol intenso y ofensivo.

«Queremos ser un equipo fiel a nuestra identidad, eso es lo que nos trajo hasta aquí, tratando de ser competitivos, luchando desde el primer hasta el último minuto de juego», dijo el técnico en conferencia luego de que sus futbolistas hicieran el reconocimiento del campo.

El encuentro contará con el arbitraje del uruguayo Andrés Matonte, quien dirigirá por primera vez una final internacional.

Comparte y opina:

Uruguay patea el tablero del Mercosur y buscará negociaciones comerciales extrazona

Creado hace 30 años, el Mercosur agrupa a más de 300 millones de habitantes y es la quinta economía del mundo

/ 7 de julio de 2021 / 17:43

Uruguay pateó el tablero del Mercosur este miércoles al comunicarle a sus socios que comenzará a buscar acuerdos comerciales con terceros países, algo que hasta ahora requería consenso de los miembros, en una decisión que sacude al grupo antes de la cumbre presidencial del jueves.

«Uruguay, al tiempo que reivindicó su pertenencia al Mercosur, comunicó que comenzará a conversar con terceros para negociar acuerdos comerciales extrazona», señaló la Cancillería en un comunicado, tras la reunión ordinaria del Consejo del Mercado Común del bloque que también componen Argentina, Brasil y Paraguay.

El gobierno uruguayo «entiende que la decisión 32/00 (ndlr: del año 2000) no está en vigor», agregó el ministerio, en referencia al compromiso de los Estados parte de negociar acuerdos comerciales con terceros países o bloques únicamente en forma conjunta o tras la autorización de los demás socios del Mercosur.

La cancillería informó asimismo que en la reunión virtual, de la que también participó Bolivia como invitado, «no se aprobó la reducción del arancel externo común, a pesar de que Uruguay había apoyado algunas de las propuestas presentadas (sobre ese punto), las que siempre se entendieron formando parte de un mismo paquete con la flexibilización» de las negociaciones con terceros.

El anuncio cae como una bomba en la víspera de la cumbre semestral ordinaria de jefes de Estado del Mercosur, en la cual el argentino Alberto Fernández traspasará la presidencia pro témpore del bloque al brasileño Jair Bolsonaro.

¿Adiós al «lastre»?

Tanto la rebaja del arancel externo común como una flexibilización que permita alcanzar acuerdos comerciales sin el consenso de todos integrantes del Mercosur son asuntos que dividen al bloque fundado en 1991.

Uruguay ha sido el principal impulsor de una mayor apertura para negociar con terceros desde hace casi dos décadas, pero con poco eco. En el último tiempo, Brasil se ha mostrado proclive a acompañar la postura de Montevideo, mientras Argentina aparece como férreo opositor.

En una cumbre el 26 de marzo pasado, el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, chocó fuertemente con Fernández debido a sus posiciones contrapuestas sobre este tema.

En ese momento, el mandatario uruguayo sostuvo que el Mercosur «no puede ser un lastre» que impida el avance comercial de su país, a lo que Fernández contestó que si Argentina es considerado un lastre, «que tomen otro barco».

Tres días después, Lacalle insistió con que se le «afloje la piola (cuerda)» a su país para poder negociar con terceros.

«Tenemos vocación de integración regional. Tenemos vocación de que el Mercosur sea un trampolín y no un corset o un lastre», dijo en una rueda de prensa a fines de marzo.

El mandatario recordó que en Uruguay se habla de la flexibilización del Mercosur «por lo menos desde 2006», cuando gobernaba Tabaré Vázquez, exmandatario de izquierda que falleció el año pasado.

«Tanto va el cántaro a la fuente… que en algún momento capaz que tengamos suerte», señaló entonces Lacalle Pou.

Creado hace 30 años, el Mercosur agrupa a más de 300 millones de habitantes y es la quinta economía del mundo, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), con un territorio de más de 14 millones de kilómetros cuadrados

Comparte y opina:

Últimas Noticias