Tuesday 6 Dec 2022 | Actualizado a 00:23 AM

Brasil inicia su camino ante Serbia (2-0) con el sueño del ‘hexa’

Incidencia del encuentro Brasil-Serbia

/ 24 de noviembre de 2022 / 15:07

La ‘Canarinha’ buscará en Qatar 2022 su sexta corona tras los títulos obtenidos en 1958, 1962, 1970, 1994 y 2002

FIFA

Brasil inicia su camino ante Serbia (0-0) con el sueño del ‘hexa’ en cotejo concerniente al grupo G de la Copa del Mundo que se celebra en Qatar, este jueves en el estadio Icónico de Lusail.

Los organizadores aguardan lleno completo para ver a la gran candidata de la serie y aspirante a la corona.

Las otras dos selecciones que conforman la zona son Camerún y Suiza.

LEA TAMBIÉN

Suiza derrota con lo justo a Camerún y espera por Brasil

Brasil inicia su camino

El entrenador de los brasileños, Tite, optó por incluir al delantero del Real Madrid Vinicius Junior como atacante por el sector izquierdo, en una conformación inédita.

Con el delantero Vinicius, sale de la conformación el volante Fred para que Lucas Paquetá baje al medio sector.

En la medular hará pareja con Casemiro como volantes de contención.

La formación de la pentacampeona mundial contempla a cuatro delanteros en una clara muestra de la propuesta ofensiva de Brasil.

“Ahora llegó nuestra oportunidad. Tenemos un muy buen equipo, vamos a batallar por el título», aseguró el atacante Richarlison.

Los europeos llegan motivados al lance con la poderosa sudamericana, su entrenador anticipó que no le temen y que irán por la gloria.

“El juego empieza 0-0, por lo tanto Brasil tiene chance de ganar, pero Serbia también. No tenemos miedo de ningún equipo, incluido Brasil”, sostuvo Dragan Stojkovic, otrora jugadoryugoslavo en los mundiales de 1990 y 1998.

Alireza Faghani es el árbitro designado para impartir justicia junto a sus compatriotas Mohammadreza Mansouri y Mohammadreza Abolfazli; el qatarí Abdulla Al-Marri en el VAR.

Serbios y brasileños jugarán el jueves su partido número tres entre ambos. El saldo es dos victorias para el elenco amarillo y verde.

Una de esas contiendas en el marco de los mundiales: 2-0 en Rusia 2018. La otra en amistoso que acabó 1-0 en favor de Brasil.  

FORMACIONES

Brasil: Alisson; Danilo, Marquinhos, Thiago Silva, Alex Sandro; Casemiro, Lucas Paquetá; Richarlison; Raphinha, Neymar, Vinicius Jr. DT: Tite (BRA).

Serbia: Vanja Milinkovic; Milos Veljkovic, Strahinja Pavlovic, Nikola Milenkovic, Nemanja Gudlej; Andrija Zivkovic, Sasa Lukic, Filip Mladenovic, Aleksandar Mitrovic; Dusan Tadic, Sergel Milinkovic-Savic. DT: Dragan Stojkovic (SRB)

(24/11/2022)

Opinión

Deleite futbolístico

El periodista Oscar Dorado Vega

Por Oscar Dorado

/ 6 de diciembre de 2022 / 00:19

Obertura del “ jogo bonito”. Brasil en toda su dimensión. Una exhibición de armonía y contundencia.

Corea del Sur terminó aplastado, pero aún así –en homenaje a su dignidad y al respeto al espectáculo– elevó al portero Alisson al rango de figura (al menos dos atajadas espléndidas) y sólo consiguió superarlo un formidable disparo de Paik, cuando todo estaba inexorablemente resuelto.

El equipo de Tite estructuró un primer tiempo irreprochable, magnífico. Desplegó una rotación de alta efectividad, ocupando virtualmente todos los espacios, recobrando sin demora la pelota, priorizando la profundidad y maniatando a un rival veloz y voluntario, pero incapaz de hacer frente a semejante vendaval.

TAMBIÉN PUEDE LEER:
Tan lógico como ilógico

Está claro que si la “verdeamarela” repite lo hecho en ese arranque va a ser muy difícil contrarrestarla. No es un pronóstico aventurado.

Hasta se permitió unos cuantos lujos y el festejo alimentado de baile, en el que el propio entrenador participó.

Volvió Neymar, absolutamente recuperado, y hasta renegó cuando fue reemplazado con el final a la vista. Todo un símbolo de la estirpe de líder ganador, a la par de un conjunto capaz de minimizar a un adversario a límites impensados.

Brasil es, cuando se lo propone, una maciza conjunción de estructura táctica, derroche físico y talento. No por nada – vaya como ejemplo – sus zagueros centrales, Marquinhos y Thiago Silva, aparecen en la elaboración de los tantos, comprometidos mucho más allá de sus responsabilidades naturales.

Hasta en la distribución de las definiciones aparecieron distintos protagonistas: Vinicius, Neymar (desde el punto penal), Richarlison y Lucas Paquetá.

De los que suelen pisar el área contraria sólo faltó el acierto de Raphinha, a quien el arquero Kim Seung-Gyu le resultó un obstáculo insuperable.

Brasil es siempre candidato, pero con desempeños como el narrado acrecienta en bastante mayor medida su crédito.

Cuesta encontrarle un matiz de fragilidad. Las representaciones de antaño solían mostrar deficiencias en el pórtico. Hoy eso es historia, tal cual ya quedó explicado líneas arriba.

Sus veintiseis convocados han intervenido en lo que va del torneo (Weverton, tercer guardameta, se dio el gusto un rato en el estadio 974) y no deja de ser un detalle revelador porque involucra la gestión de su adiestrador con el grupo, no restando importancia a nadie. Son estos aspectos, aparentemente nimios, los que también revelan magnitud  y gobierno colectivos.

El complemento, en materia de resultado, sobraba, pero de todas maneras hubo acciones interesantes, de unos y otros. Como para completar un entretenido cotejo, de esos que la memoria retiene en el tiempo.

La canarinha se aproximó al concepto de máquina cuasi perfecta. Síntesis de su pasaporte a cuartos de final.

(05/12/2022)

Comparte y opina:

Opinión

Brasil, habrá baile

Ricardo Bajo

Por Ricardo Bajo

/ 6 de diciembre de 2022 / 00:01

A mediados de septiembre de este año estalló una polémica en España con tintes racistas. El español Koke Resurrección, del Atlético de Madrid, advirtió con “lío” si Vinicius Jr. se atrevía a bailar en el clásico de la capital.

Las redes sociales, cloacas usadas por la ultraderecha como altavoz, atacaron cobarde e impunemente al delantero brasileño.

Vinicius respondió por medio de un video y una frase que lleva tatuada: “Mientras el color de la piel sea más importante que el brillo de los ojos, habrá guerra”.

Es una cita del que fuera presidente de Etiopía, el mítico Haile Selassie, cita que hiciera famosa en una canción otra leyenda, Bob Marley. Cientos de jugadores brasileños apoyaron a su colega con la etiqueta: “Baila Vini”.

TAMBIÉN PUEDE LEER:
Inglaterra (siempre) mete miedo

Neymar, un tipo que se la jugó abiertamente por Bolsonaro en la última campaña electoral, escribió en su Twitter: “Regatea, baila y sé tu mismo. Feliz de como eres. Sube para la cima mi chico, el próximo gol, bailamos”.

Raphinha, el hombre del Barsa transformado por el “Loco” Bielsa en su etapa del Leeds, añadió: “Yo quiero ver danza, yo quiero ver alegría”. Anoche todos vimos esa alegría; anoche Brasil fue fiel así misma. Y “Vini” bailó con Neymar para el mundo con toda la banda.

“Si no se puede perrear, no es mi revolución”.

Ese fue el lema que hace unos años unas compañeras feministas inventaron para reivindicar el regetón y el derecho a bailar como te de la gana. El baile de las mayorías silenciadas es subversivo por naturaleza y por eso molesta a los que sabemos.

El “jogo bonito” viene con baile, llega con aroma de fútbol playa, con paredes imposibles sin que la pelota caiga a la arena. Son las maneras con las que la “verdeamarela” convierte un juego colectivo en obra de arte.

En la maravillosa primera parte de Brasil contra Corea del Sur (con el regreso de Neymar) vimos una innovación a la hora de festejar. Después de los goles, todos saltaron con el goleador al medio del grupo. Cuando casi todos se van, tres o cuatro se quedan. Alguien dice algo al odio del otro, es la contraseña. Entonces llega la coreografía preparada, imaginada como para ganar en el Sambódromo. Brasil transmite esa felicidad.

Si te enojas porque los brasileños se pone contentos y dichosos jugando a la pelota y bailando, el problema no es de ellos; el problema es tuyo.

Puede ser un problema parecido al de Koke Resurrección, el mismo jugador que pidió perdón por exhibir un símbolo nazi durante la celebración de la Copa Uefa en 2012.

El equipo de Tite, al que los jugadores buscan para sumarlo a la danza, ha metido a la pentacampeona en cuartos con una exhibición admirable, con una facilidad pasmosa. El homenaje a Pelé fue dentro y fuera de la cancha. Mientras el fútbol sea diversión, mientras que la piel de la fiesta sea más importante que el odio, habrá baile.

(05/12/2022)

Comparte y opina:

RESULTADO FINAL

Una Suiza sin miedo amenaza con echar a Cristiano Ronaldo del Mundial

A sus casi 38 años y sin equipo para cuando se reanuden las competiciones, Ronaldo es cada vez menos determinante.

Cristiano Ronaldo podría jugar este martes su último gran partido a nivel internacional. Foto: AFP

Por AFP

/ 5 de diciembre de 2022 / 23:12

Una Suiza hambrienta y sin miedos desafiará el martes a Portugal en el último partido de octavos de final de Qatar-2022, que podría ser el último en un Mundial de un Cristiano Ronaldo que empieza a ser cuestionado incluso en su país.

 A sus casi 38 años (los cumplirá en febrero) y sin equipo para cuando se reanuden las competiciones, Ronaldo es cada vez menos determinante, pero sigue condicionando el juego de la ‘Seleçao’.

 Cosa impensable hasta hace poco. En Portugal cada vez son más las voces que reclaman que Cristiano Ronaldo salga del equipo titular y que la delantera esté formada por jugadores jóvenes, rápidos y de gran calidad como Rafael Leao y Joao Félix.

 El diario A Bola, uno de los dos grandes rotativos deportivos portugueses, ha realizado una encuesta y el resultado no deja lugar a dudas: el 70% apuesta porque Ronaldo pierda la titularidad.

Un gol de Cristiano Ronaldo y de penal

En los tres partidos de la primera fase, Ronaldo solo logró un gol y de penal (en la victoria 3-2 contra Ghana), aunque sus compañeros, al menos públicamente, defienden a su capitán.

«Está en una forma extraordinaria», dijo hace unos días Ruben Neves, sin mostrarse preocupado por la falta de minutos del delantero esta temporada.

Lea más: Inglaterra y Brasil, las selecciones más valiosas de Qatar 2022

 No obstante parece poco probable que el seleccionador Fernando Santos, criticado también en su país, vaya a dejar en el banquillo a Ronaldo en el que podría ser su último gran partido a nivel internacional.

Con el riesgo también de activar una bomba que hiciera saltar todo, como le ocurrió a su homólogo Erik ten Hag en el United.

 Tras la derrota sin consecuencias frente a Corea del Sur (2-1) con un equipo ‘B’, Santos debería confiar en el mismo once inicial que en el partido contra Uruguay.

Con el único cambio del lesionado Nuno Mendes por Raphaël Guerreiro, y con Joao Félix acompañando a Ronaldo en el ataque.

El rival

 Frente al equipo luso estará una selección de Suiza que es una habitual de las fases finales (de las 10 últimas grandes competiciones solo faltó en la Eurocopa-2012).

Pero que salvo en la última Eurocopa nunca ha pasado de los octavos de final.

 Y a la generación dorada de la ‘Nati’, liderada por Xherdan Shaqiri, Granit Shaka, Ricardo Rodríguez, Fabian Shär y Yann Sommer, no le quedarán muchas más oportunidades de llevar a su selección a pelear por algún título.

 A esa generación se unieron en los últimos años jugadores más jóvenes que parecen haber llegado a esta cita en plena madurez, como Djibil Saw, Manuel Akanji, Vargas y Breel Mbolo.

 Suiza ya demostró hace un año que es un equipo incómodo de jugar, capaz de eliminar en octavos a Francia en los penales, antes de caer ante España en cuartos.

 Ambos equipos se enfrentaron además recientemente, en la Liga de Naciones, con una victoria para cada uno: 4-0 para Portugal en Lisboa y 1-0 para los suizos en Ginebra el 12 de junio.

 Suiza, además, ganó por 3-2 en el último partido de la fase de grupos a Serbia, la selección que obligó a Portugal a pasar por el repechaje para acudir a Qatar.

Cristiano Ronaldo sabe que no será un duelo fácil.

Comparte y opina:

RESULTADO FINAL
RESULTADO FINAL

Brasil juega al billar con Corea

Jorge Barraza, enviado especial a Qatar 2022

Por Jorge Barraza, enviado especial a Qatar

/ 5 de diciembre de 2022 / 23:11

Crimen de lesa fútbol: Primero escaló el Himalaya, luego tropezó con una piedra y cayó. Tras tumbar nada menos que a España y Alemania, dos pesos pesados, Japón estuvo cerca de eliminar también al subcampeón mundial, Croacia, pero falló en los penales.

El mundo estaba con Japón, esperaba celebrarle otra proeza. No se dio, igualaron 1-1, fueron al alargue, a los penales y Japón ejecutó mal tres disparos sobre cuatro, los tres parados por el magnífico arquero Dominik Livaković, a quien ya le habíamos visto una actuación consagratoria en el Dínamo Zagreb ante el Chelsea por Champions.

Experto en penales, en el Mundial anterior Croacia avanzó a cuartos de final y a semifinales ganando también por la vía de los doce pasos. Entonces, dejó fuera de carrera a Dinamarca y a Rusia, en aquel choque en que el público se desmayaba de emoción.

No hay duda posible: tiene oficio para este tipo de definición, tan atrapante y emotiva. O práctica. Japón pareció no hacerlo.

TAMBIÉN PUEDE LEER:
Agárrense fuerte: ¡Inglaterra-Francia…!

“Termina el suplementario y vamos a la lotería de los penales…”, informa el narrador radial o televisivo.

Lo de lotería es un clisé sin fundamento: pocas cosas tienen menos contenido de azar que el disparo de los doce pasos. Siempre decimos que si “la definición por tiros desde el punto del penal” (tal su denominación correcta) fuese una lotería, el entrenador elegiría a los cinco jugadores de más suerte que tiene en el equipo.

Pero no, elige a los cinco que mejor patean. Y, sobre todo, a los que más confianza se tienen. Incluso cuando se avizora que se va irremediablemente a definir por esa vía, si aún le queda un cambio y hay un buen ejecutante en la banca, el técnico lo pone y se asegura un disparo de calidad.

Lo que se omite decir es que la definición por penales suele no ser similar a las capacidades y a los méritos que dos equipos exhibieron durante el partido.

El que peor jugó puede ser el mejor en los lanzamientos. Incluso un futbolista con menos condiciones que otro puede ser superior en esta instancia que conlleva una carga emocional tremenda. Más en un Mundial sabiendo que carga la ilusión del país en sus hombros. En el penal, la cabeza manda. Y Croacia es fuerte de arriba.

El Estadio 974, construido con contenedores, cierra sus puertas para siempre tras el Brasil-Corea del Sur de anoche. Ahora será desarmado completamente y desaparecerá. Es el de más bajo costo de los ocho que presentó Qatar: 230 millones de dólares. Albergó cinco partidos de la Copa Árabe en noviembre de 2021 y siete de este Mundial. ¿Será el más efímero de la historia…? Fue construido para este torneo y duró catorce días.

Ahora habrá condominios allí. Al menos se despidió con una goleada de lujo: Brasil 4 – Corea 1. Que pudo ser ocho a cuatro, por la cantidad de situaciones generadas por ambos. Las chicas coreanas suspiran por Son, el crack que juega con el antifaz y es figura en Inglaterra. Es el ídolo nacional. Pero la TV no enfocaba más que brasileños.

Fue un entrenamiento con público. Apenas 6 minutos 43 segundos necesitó Brasil para quebrar la guardia coreana. Y cuando entró el primero quedó la puerta abierta. A los 35’ ya estaban 4 a 0 y, aunque uno no quiera, la mente se relaja. La fiera se ablanda, levanta el pie del acelerador y el partido pierde la tensión que supone un duelo equivalente. Las combinaciones de los hijos de Pelé sobre el rectángulo verde semejaban al billar, a pegarle a tres bandas. La inventiva brasileña es demasiado indescifrable para la rígida estructura mental coreana. Es la improvisación talentosa frente a la táctica férrea y el espíritu de combate. No hay color. Porque los brasileños también luchan. Y tienen esa larga amistad con la pelota. “Cuando juegan bien, juegan bien”, dice un colega imitando a Perogrullo. Pero se le entiende: cuando le suenan los violines, ¡qué orquesta…! Inglaterra inventó el fútbol, Argentina es la capital de la pasión y Brasil la patria del “jogo bonito”. El país que mejor lo ha interpretado.

Llevan el juego a un nivel inalcanzable para las otras 210 selecciones que el mundo tiene.

Uruguay protestó acremente por su eliminación en primera fase, pero podría estar contento: no debió enfrentar a este Brasil (si pasaba, le tocaba en lugar de Corea).

Lo mismo que Ecuador gambeteó el posible choque con Inglaterra. Se salvaron los dos. El problema con Brasil es que si se marca a Neymar quedan Raphinha, Vinicius, Richarlison y Paquetá. Si se marca a Neymar y Raphinha están los otros tres. Y así. Son cinco problemas y ninguna solución. Y está la histórica letalidad brasileña frente al arco rival.

Llegan 5 veces y anotan cuatro. Corea dispuso de cinco situaciones netas de gol, marcó uno solo. Le pasa lo que a Argentina, debe producir ocho jugadas de gol para ganar 2 a 1, así fue con Polonia y Australia. Eso se paga ante una máquina de producir fútbol como esta de Tite. Ahora le toca Croacia en cuartos y no debería tener problemas de avanzar. Si Argentina vence a Países Bajos se encontrarían en semifinales, una pena porque desde hace décadas el fútbol espera una final del mundo entre los “hermanos”.

Un Argentina-Brasil en la final es un acontecimiento como el cometa Halley, pasa una vez cada 75 años. No hay clásico mayor en el planeta, ni un Alemania-Inglaterra. Ahí, en las tribunas ganaría Argentina, en la cancha es favorito Brasil.

La mejor noticia para Tite, además del triunfo, es la vuelta de Neymar. No brilló, pero corrió sin dificultades. Su tobillo de cristal pareció recuperado. Cuando nos preguntan a quién vemos para ganar la Copa respondemos: ¿Cómo haría Brasil para no ser campeón? Parece imposible. Juega mucho.

A los cinco jinetes del Apocalipsis se agregan el mariscal Casemiro en el centro del campo, y tres centrales fantásticos atrás, Militão, Marquinhos y Thiago Silva. Y un arquero de garantías como Alisson. Grandes actores, sentido de equipo, mentalidad ganadora, estilo ofensivo. Mención aparte para Militão: es tan fantástico atléticamente, que se nos antoja el jugador perfecto para intentar anular a Mbappé en un duelo futuro. Tiene sus mismos atributos: velocidad, potencia, elasticidad. ¿Se verán en la final…?

Las casas de apuestas pagan cada día menos por una eventual coronación brasileña. Devuelven apenas 2,85 por cada euro invertido. No es mucho, pero es tan candidato que igual seduce. Francia paga 5,50, Argentina 7, Inglaterra 8, España 9 y Portugal 15. Para mejor, en la ruta de abajo del cuadro chocarán Inglaterra y Francia, uno de los dos empezará a pensar en el siguiente Mundial. Tite acuñó en 2019 una frase para el libro de citas: “Es imposible eludir el favoritismo, somos Brasil”. Tiene razón.

(05/12/2022)

Comparte y opina:

Enviado Especial

España busca los cuartos ante un Marruecos que quiere hacer historia

España afronta el partido todavía con el susto en el cuerpo tras la derrota contra Japón 2-1 en el último encuentro de la fase de grupos, que durante unos minutos la dejó fuera de la competición.

Los seleccionados de España listos para un duelo complicado ante Marruecos. Foto: AFP

Por AFP

/ 5 de diciembre de 2022 / 22:49

España se enfrenta a Marruecos el martes en busca del pase a cuartos de final del Mundial, en un encuentro con sabor a revancha para los norteafricanos, que buscan hacer historia en Qatar.

 En el último Mundial de Rusia-2018, Marruecos vio cómo la Roja empataba 2-2 en el último encuentro de la fase de grupos, para pasar a la siguiente fase del torneo.

 Cuatro años más tarde, las dos selecciones vuelven a encontrarse en Qatar, donde los entonces jóvenes Bono, Achraf Hakimi, Hakim Ziyech o Youssef En-Nesyri son ahora puntales de los ‘Leones del Atlas’.

 También de aquel encuentro sobreviven en la Roja jugadores como el capitán Sergio Busquets, César Azpilicueta o Jordi Alba.

 España afronta el partido todavía con el susto en el cuerpo tras la derrota contra Japón 2-1 en el último encuentro de la fase de grupos.

‘Centrados en Marruecos’

«En el momento de acabar el partido se te queda la sensación de que no has podido ni ganar ni empatar el partido y dependías en ese encuentro de que Alemania metiera más goles».

«Mmenos mal que sucedió eso, pero ya centrados en el partido de Marruecos», dijo a la AFP el centrocampista Carlos Soler.

 «Vamos a ver si retomamos el camino contra un equipo muy complicado porque Marruecos es una selección muy dura», advirtió el presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales.

 España augura un Marruecos que espere atrás, apoyado en su buen desempeño defensivo hasta el momento, para tratar de sorprender en velocidad.

Lea más: Cinco campeones mundiales entre los 16 mejores de Qatar

 «(Tendremos que) intentar hacer un partido de desgaste, de mover la pelota rápido de lado a lado y ser quizás un poco más verticales cuando se pueda», consideró Soler.

 Frente a Marruecos, Luis Enrique debería volver a confiar en su línea medular, comandada por el capitán Sergio Busquets, acompañado por los jóvenes Gavi y Pedri.

 Por delante, Álvaro Morata, goleador en los tres partidos que la Roja lleva en el Mundial de Qatar, debería volver a liderar la delantera.

 Morata tendrá la misión de perforar la portería defendida por Bono, que en tres partidos, sólo ha recogido el balón del fondo de su portería en una ocasión.

‘Días inolvidables’

La selección marroquí llega al encuentro tras pasar a octavos como líder del grupo F, donde empató con Croacia y ganó 2-0 a Bélgica, que acabó eliminada.

 «Después de 36 años hemos pasado a la historia», afirmó Abdessamad Ezzalzouli ‘Abde’, afirmando que «estos días son inolvidables e indescriptibles».

 Marruecos solo había accedido a los octavos en México-1986, cuando perdió 1-0 ante Alemania Federal con un gol de Lothar Matthaus en el minuto 88.

 Ahora tiene la oportunidad de superar su marca si logra ganar a España el martes en el estadio Education City de Doha.

 Sólidos en defensa, los ‘Leones del Atlas’ tratarán de sorprender con velocidad a una Roja, que siempre encuentra dificultades con los equipos cerrados atrás.

 «Si damos el 100% somos capaces de grandes cosas», dijo el seleccionador marroquí Walid Regragui, tras clasificarse para octavos.

 El siguiente paso para lograr ese objetivo será ganar a España el martes y meter a Marruecos por primera vez en cuartos de un Mundial.

Comparte y opina:

Enviado Especial