Sunday 25 Feb 2024 | Actualizado a 23:52 PM

Bolivia asiste con 60 atletas al Panamericano de Karate

Parte de la delegación boliviana que participará del XXXII Campeonato Panamericano de Karate.

/ 22 de agosto de 2023 / 08:10

El certamen se disputará desde este miércoles hasta el sábado en Santiago de Chile, donde habrá cupos para los Juegos Mundiales de Combate

Bolivia participará con 60 atletas en el XXXII Campeonato Panamericano de Karate U21, Juvenil, Cadetes y Niños que se disputará en Santiago de Chile desde este miércoles hasta el sábado, evento que es selectivo para los Juegos Mundiales de Combate en Ryadh, Arabia Saudita (20 y 21 de octubre).

La comitiva nacional partió en diferentes grupos a la ciudad del certamen, donde llegará hasta este martes.

Si bien son 60 atletas la comitiva boliviana tiene un total de 87 personas. También asisten seis técnicos, tres árbitros y 21 acompañantes como padres de familia.

En total participarán 23 naciones con un total de 849 deportistas que participarán en diferentes categorías.

“Confiamos en el desempeño de cada miembro de nuestro equipo, ya que tenemos a varios finalistas y medallistas sudamericanos; además de nuestra representante clasificada para los Juegos Panamericanos de Santiago 2023, por lo que esperamos obtener sitiales importantes en esta cita panamericana”, dijo Kjarol Herrera, presidente de la Federación Boliviana de Karate.

Este torneo es selectivo para los Juegos Mundiales de Combate en Ryadh, evento que es organizado por Sport Accord.

Lea también:

Chuquisaca arrasa en el Nacional de Karate

La categoría de U21 es la que entregará cupos para dicho certamen en el que estarán diferentes disciplinas como aikido, esgrima, boxeo, karate, kendo, taekwondo, entre otros.

(22/08/2023)

El once ideal es color sepia

Jorge Barraza, columnista de La Razón

/ 25 de febrero de 2024 / 22:40

Se acaba de iniciar la 65° edición de la célebre Copa Libertadores. Ocasión propicia para echar una mirada retrospectiva y alinear el equipo ideal de la historia de la Copa. Es un juego atractivo, muy periodístico. Miles la han jugado, cientos han destacado.

La condición esencial que nos hemos autoimpuesto al escoger es que los integrantes de este once deben ser campeones. Sería ridículo que un zaguero sin títulos, por extraordinario que fuera (el caso de Elías Figueroa) desplace a Pancho Sá, seis veces coronado. Lo mismo acontece con la gravitación de un futbolista en el título de un club.

Ejemplo: difícilmente vuelva a darse una actuación como la de Juan Carlos Henao en el Once Caldas campeón del 2004. Jugó excepcionalmente los 14 partidos. No hay duda posible: sin él, los de Manizales no levantaban la Copa. Ya habíamos acometido este ejercicio en marzo de 2009, pero quince años después nos obligan a realizar un par de cambios.

TAMBIÉN PUEDE LEER:

Mundial 2026: más partidos, menos estrellas

De antemano, duele marginar de este once hipotético a tantos grandes. A un monstruo como Falcão (subcampeón en 1980); a Carlitos Caszely, luminaria excluyente y goleador de la edición 1973 con Colo Colo; al cimbreante Willington Ortiz, figura enorme con tres casacas diferentes (Millonarios, Deportivo Cali, América), el Nene Cubillas, mas no dieron la vuelta olímpica. Y a tantos como ellos.

El puesto de arquero es, justamente, el más controvertido. Elegimos a Ever Almeida por ser un notable golero, doble campeón (1979 y ’90), atajador y rematador de penales, decisivo en las conquistas de Olimpia y hombre récord de la competencia (16 años y 113 partidos). Sin dudas Higuita, Henao, Chilavert, Rogerio Ceni, Zetti, Mazurkiewicz, Manga, Santoro le pisan los talones en calidad y rendimiento, sin embargo el uruguayo-paraguayo es el indiscutible arquero de la historia. Ever parecía el perfecto antiatleta, bastante rellenito y bajo, pero fue un casi heroico evitador de goles (por si acaso, la misión esencial de un guardameta). ¡Y lo que transmitía…!

El lateral derecho es la única duda que no nos permitimos dilucidar: Cafú y Hugo Ibarra, aquel de Boca. El brasileño fue el dueño de la banda, bicampeón y representó a un equipo histórico: el São Paulo de Telé Santana. Ibarra era completo: firme en la marca, bueno en las subidas, con gran remate y, sobre todo un hombre de temperamento, nacido para jugar finales. Cuatro coronas ganó el boquense. También es referente de un equipó inolvidable: el Boca de Carlos Bianchi. Los dos fueron fantásticos. Haber visto los bombazos teledirigidos de Nelinho también fue una fortuna. Pablo Forlán (Peñarol) y el Chiqui Arce (Gremio, Palmeiras) son otros magníficos ocupantes del puesto.

Hugo De León, triple ganador con Nacional y Gremio, caudillo con clase, personalidad y estampa, y Francisco Sá, hexacampeón con Independiente y Boca, gran intuitivo en la marca, es la dupla de zagueros. Sá estuvo cerca de ganar una séptima: perdió la final de 1979 ante Olimpia. Igual, la zaga es, quizás, donde menos estrellas recuerda la Copa. El lateral izquierdo debería ser unánime: el uruguayo Ricardo Pavoni, sangre charrúa, fabuloso en el mano a mano, abonado al gol, capitán, ganador, impasable. Junior, campeón con Flamengo en el ’81, es otra mención ineludible, pero el Chivo ganó 5 copas. Más que eso: Pavoni “es” la Libertadores. Incuestionable.

Todos los que jugaron o enfrentaron a Pedro Virgilio Rocha tienen un concepto unánime: fue un supercrack. Reunía técnica, potencia y gol. Coronado con Peñarol (’61 y ’66), ídolo en el São Paulo, es el “8” ideal de la Copa. Y un caballero de las canchas. Por si acaso, Pedro marcó 36 goles siendo volante…

Zito, esclarecido distribuidor de juego del Santos, era nuestro centromedio titular. Jugaba o raspaba, según viniera la mano. Para Pelé, “un fenómeno”. Claudio Marangoni, exquisito centromedio de Independiente en 1984, fue otro excepcional exponente del círculo central. Claudio lucía más, pero Zito era el comandante de la victoria. Con el paso de los años, Zito dejó su lugar en las preferencias a Juan Román Riquelme, conductor notable, tricampeón con Boca Juniors, eximio ejecutor de tiros libres, un as en el dominio del balón. Y con gol. Comenzó de 5, Riquelme, luego se fue adelantando en el campo. Su incidencia fue altísima en las conquistas boquenses. El hincha recuerda la de 2007 como “la Copa que ganó Riquelme”.

Ricardo Bochini es “el” 10, entre varios prodigios como Zico o Francescoli. Además de genio, Bochini los aventaja en números: ganó 4 coronas, siempre como figura esencial. El día que debutó en la Copa -la final de 1973 ante Colo Colo-, entró y dio vuelta el partido con su atrevimiento y su gambeta frontal.

Tres veces jugó la Libertadores, en dos fue campeón, en una goleador. Imparable, insuperable. Si aún no bastara con eso, digamos su nombre y termina todo: Pelé. Además de su magia, vaya un dato: jugó 15 partidos y anotó 16 goles, a un sensacional promedio de 1,07 por cotejo. Posiblemente el único futbolista de los miles que participaron de la Copa que tenga más goles que partidos jugados.

Cuando se arma el equipo de todos los tiempos se arranca con un ecuatoriano y diez más. Es Alberto Spencer. El 9 de la marca irrepetible: 54 goles. Y por si acaso, tricampeón (1960, ‘61 y ‘66). Luis Artime, Fernando Morena, Raúl Vicente Amarilla, Hernán Crespo, Antony De Ávila, ahora Gabigol y Germán Cano, hicieron muchos goles vitales. Pero ni se acercan a “Cabeza Mágica”. Es como la plusmarca de Pancho Sá, casi imposible que alguien los alcance.

La punta izquierda la retiró del mercado Juan Ramón Verón el día que dejó el fútbol. La Bruja, tricampeón con Estudiantes (68-69 y ’70), era completo: hacía los goles, enloquecía al público, daba brillo a un equipo mañero y áspero. Un inmortal. Su hijo Juan Sebastián, vencedor en 2009, también rezumaba calidad. De la savia nueva hay que contar a Neymar, campeón en 2011.

Que quede claro: son los que más méritos hicieron en la Libertadores. No cuentan títulos mundiales ni copas América ni otras conquistas o distinciones. Pasémoslo en limpio: Almeida; Cafú o Ibarra, De León, Sá y Pavoni; Rocha, Riquelme y Bochini; Pelé, Spencer y Verón. Cinco argentinos, 4 uruguayos, 2 brasileños, un ecuatoriano. Cuadrazo del revés y del derecho. Treinta y ocho títulos en un sólo combinado. Pero ninguno contemporáneo. ¿Por qué…? Si un futbolista es verdaderamente crack no dura más de un año en Sudamérica, lo que le impide ganar el trofeo o hacer historia. ¿Qué jugador de la época moderna hay indiscutible, que podamos recordar al instante…? En cuatro ediciones consecutivas Palmeiras fue dos veces campeón y dos semifinalista, ¿cuáles figuras recordamos del Verdão…? Acaso su capitán, el zaguero paraguayo Gustavo Gómez, ¿quién más…? Los únicos de los últimos 25 años que lograron meterse en este equipo de los sueños son Ibarra y Riquelme. Lo que califica las copas actuales.

Falta épica en estas ediciones. Un detalle nos refleja con crudeza lo que son las copas Libertadores de ahora: el jugador más moderno de esta selección es Riquelme, y disputó la Libertadores hasta 2013, pero cuyo último título es de 2007, diecisiete años atrás. Todos los demás integrantes son de hace 30, 40, 50 y hasta 60 años. Lo que nos revela que los de hoy no son mejores o no han reunido más méritos que aquellos o bien han participado mucho menos de la competencia.

(25/02/2024)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Blooming se aprovecha del mal momento de Oriente y le gana 2-1

La Academia remontó el clásico cruceño con los goles de Gómez y Menacho

Menacho (izq.) celebra el segundo tanto de Blooming junto con Rafinha

Por Paulo Apaza

/ 25 de febrero de 2024 / 22:25

Blooming se aprovechó del mal momento de Oriente Petrolero y le ganó el clásico cruceño por 2-1, por la tercera jornada del Apertura.

El refinero lleva tres derrotas consecutivas en el certamen y se aleja de la posibilidad de luchar por llegar a cuartos de final.

El entrenador experimentado Víctor Hugo Antelo buscó una reacción en los jugadores de Oriente Petrolero, en algunos tramos del partido mostró más ambición, pero un error del guardameta Rubén Cordano costó caro.

Oriente Petrolero sorprendió en los primeros minutos porque presionó, generó ocasiones de gol. Se puso en ventaja por intermedio de Hugo Rojas, quien aprovechó el rebote del guardameta Braulio Uraezaña luego del remate de Hugo Dorrego (25’PT).

Lea también:

Bolívar y The Strongest regalan un gran espectáculo y empatan 4-4

El empate llegó de inmediato a través de un tiro de esquina, lo aprovechó Richet Gómez de cabeza, aunqu el balón roza en el delantero refinero Marcos Riquelme (29’PT).

Blooming aumentó el marcador con un centro rasante por derecha, César Menacho se anticipó a su marcador y definió de primera, pero fue ayudado por una débil intervención de Cordano (38’PT).

Oriente buscó el empate con enjundia y poca claridad en los ataques que no le permitieron anotaron. 

Comparte y opina:

Argentino Báez gana en Rio de Janeiro su primer ATP 500

Quinto preclasificado y treinta en el escalafón mundial, el diestro de 23 años se impuso con autoridad por 6-2 y 6-1.

El tenista argentino Sebastián Báez

Por AFP

/ 25 de febrero de 2024 / 18:50

El argentino Sebastián Báez ganó este domingo su primer título de un ATP 500 al derrotar a su compatriota Mariano Navone en la final del torneo de Rio de Janeiro, el principal certamen de Sudamérica.

Quinto preclasificado y treinta en el escalafón mundial, en el que escalará nueve posiciones, Báez el diestro de 23 años se impuso con autoridad por 6-2 y 6-1.

Llegó a tener una ventaja de 4-0 en ambos sets de un duelo saldado en una hora y 22 minutos sobre la tierra batida del Jockey Club.

El bonaerense, hijo de un veterano de la guerra de Malvinas (1982), consiguió la máxima conquista de su carrera en su tercera participación en la calurosa y húmeda competición carioca. 

Alcanzó su quinto título del ATP Tour en la primera final argentina del evento y en un duelo inédito contra su connacional (113), de 22 años, la gran revelación al avanzar desde las clasificatorias al partido decisivo.

Lea también:

Murkel Dellien es bicampeón de tenis en Punta del Este

Antes del juego, en su vitrina reposaban cuatro trofeos del circuito: Winston-Salem, Kitzbühel y Córdoba de 2023 y Estoril de 2022, todos de categoría ATP 250.

Ahora hace parte de un selecto grupo que se consagró en la arcilla de la ciudad postal de Brasil, como los españoles Rafael Nadal (2014), David Ferrer (2015) y Carlos Alcaraz (2022) o el argentino Diego Schwartzman (2018).

(25/02/2024)

Comparte y opina:

River y Boca empatan en el superclásico del fútbol argentino

Pablo Solari puso al frente a River y Alan Medina igualó para los 'xeneizes'.

Por AFP

/ 25 de febrero de 2024 / 18:37

River Plate y Boca Juniors igualaron 1-1 este domingo en el superclásico del fútbol argentino en el estadio Monumental ante unos 85.000 espectadores, por la séptima fecha de la Copa de la Liga de 2024.

Pablo Solari (48) puso al frente a River y Alan Medina igualó a los setenta minutos para los ‘xeneizes’.

Como era de esperarse, River empezó el encuentro con un planteo avasallante, decidido a arrinconar a Boca contra su campo, en un lapso que abarcó los primeros 15 minutos de acción donde el local asfixiaba a la visita con una presión constante en todos los sectores.

Le costó a Boca salir de ese sofocón, aunque resistió con tenacidad en defensa. Mejoró cuando pudo tener más la pelota en el mediocampo y Kevin Zenón encontró espacios para asociarse con Lautaro Blanco por el carril izquierdo.

Zenón se animó con un zurdazo desde fuera del área que salió cerca del ángulo derecho, en la mejor llegada de Boca en la primera parte.

Respondió River en una buena jugada colectiva que inició Nacho Fernández y terminó en un gran toque de Colidio sobre el cierre de Advíncula, pero su derechazo rebotó en el caño izquierdo.

Boca pasó a emparejar el desarrollo, con una buena tarea del joven Jabes Saralegui, una sorpresa que dispuso el DT Diego Martínez en la formación inicial, y no hubo más llegadas claras en la primera parte.

La emoción que había faltado despertó en el amanecer del segundo tiempo, cuando River se puso en ventaja en una jugada veloz sobre la izquierda en la que Enzo Díaz envió un pase al vacío para Pablo Solari, que escapó solo entre los dos centrales, definió, ‘Chiquito’ Romero dio un rebote largo y el delantero aprovechó para batirlo en la segunda oportunidad.

Sintió Boca ese impacto y por un rato River retomó el control del partido. El DT Diego Martínez dispuso la salida del uruguayo Edinson Cavani, intrascendente en el ataque y de nuevo lejos del gol.

Por la izquierda encontró Bocae terreno favorable para avanzar, y Lautaro Blanco avisó con un centro cerrado que casi sorprende a Franco Armani, y poco después llegó la igualdad. Nueva escapada de Blanco, que desboró al charrúa Sant’Anna y mandó el centro atrás que Merentiel no pudo atacar pero sí lo hizo Medina, libre para definir con un tiro rasante.

Quedaban unos veinte minutos en los que el duelo se hizo abierto y entretenido, y los dos tuvieron ocasiones para quedarse con el triunfo.

El colombiano Miguel Borja, que llegaba entre algodones por una dolencia muscular, entró a los 65 y metió un cabezazo que exigió a Romero, y en la misma acción el arquero de Boca se estiró para arañar un remate de Sant’Anna que buscaba el rincón izquierdo.

Colidio, de lo mejor del ataque local, tuvo otra ocasión en remate apenas alto, y en tiempo de descuento el juvenil Mastantuono recibió solo por la derecha y su remate rozó el larguero. Boca, por su lado, tuvo su ocasión en un centro de Zenón que Merentiel no pudo desviar lo suficiente para que el balón llegara a la red.

El 1-1 terminó por quedarle bien al superclásico, con dos equipos que rindieron en buena forma, y en el que Boca supo controlar a River para firmar una justa igualdad.

Lea también:

Real Madrid gana al Sevilla en el regreso de Ramos al Bernabéu

El encuentro fue dirigido por Yael Falcon Pérez y así formaron los equipos:

River: Franco Armani – Andrés Herrera (Agustín Sant’Anna, 58), Leandro González Pírez, Paulo Díaz y Enzo Díaz – Rodrigo Villagra (Nicolás Fonseca, 77) – Ignacio Fernández (Franco Mastantuono, 77), Claudio Echeverri (Rodrigo Aliendro, 58) y Esequiel Barco – Pablo Solari (Miguel Borja, 65) y Facundo Colidio. DT: Martín Demichelis.

Boca: Sergio Romero – Luis Advíncula, Cristian Lema, Nicolás Figal y Lautaro Blanco – Jabes Saralegui (Lucas Blondel, 65), Cristian Medina (Nicolás Valentini, 79), Ezequiel Fernández y Kevin Zenón (Frank Fabra, 88) – Miguel Merentiel (Darío Benedetto 88) y Edinson Cavani (Luca Langoni, 65). DT: Diego Martínez.

(25/02/2024)

Comparte y opina:

Real Madrid gana al Sevilla en el regreso de Ramos al Bernabéu

Modric que entró en juego apenas unos minutos antes, envió un misil desde la frontal del área en el minuto 81 para dar la victoria al Real Madrid.

Festejo de Luka Modric con Lucas Vasquez y Rudiger tras el gol del Real Madrid al Sevilla.

Por AFP

/ 25 de febrero de 2024 / 18:27

El líder Real Madrid desatascó en la recta final su partido ante el Sevilla, ante el que venció 1-0 con un gol de Luka Modric, este domingo en la 26ª jornada de la Liga española, en la noche en la que Sergio Ramos volvía al Santiago Bernabéu como visitante.

El astro croata, que había entrado en juego apenas unos minutos antes, envió un misil desde la frontal del área en el minuto 81 para dejar los tres puntos en casa.

Con 65 puntos, el equipo ‘merengue’ se distancia todavía más al frente de la clasificación, donde vuelve a colocarse con ocho puntos de ventaja sobre el FC Barcelona, que el sábado se situó segundo después de golear 4-0 al Getafe (10º).

El Girona (3º) tiene la posibilidad de recuperar el segundo puesto el lunes, si puntúa en su duelo ante el Rayo Vallecano (14º). A la espera de ese partido, el conjunto revelación del campeonato ha quedado relegado a nueve puntos del primero.

Como curiosidad, el partido estuvo brevemente detenido hacia la hora de juego por la lesión del árbitro principal, Isidro Díaz de Mera, que fue reemplazado por el cuarto colegiado, Carlos Fernández Buergo, de 29 años.

El encuentro se vio precedido por un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas del brutal incendio que arrasó el jueves un edificio de viviendas en Valencia y que ha provocado diez muertos.

Lea también:

Liverpool conquista la Copa de la Liga con gol ‘in extremis’ de Van Dijk

El segundo acto previo al partido fue el saque de honor que se permitió hacer a Ilia Topuria, campeón mundial de peso pluma del campeonato UFC de artes marciales mixtas y reconocido hincha madridista.

(25/02/2024)

Comparte y opina: