Sunday 21 Jul 2024 | Actualizado a 16:52 PM

Flamengo, con su mediocampo de gala para sellar pase a octavos de Libertadores

Entrenamiento del Flamengo

Por AFP

/ 28 de mayo de 2024 / 08:12

El Flamengo es segundo, con siete puntos, tres menos que el líder Bolívar 

Con su mediocampo de gala a disposición, Flamengo buscará sellar el pase a octavos de final de la Copa Libertadores cuando reciba al eliminado Millonarios de Colombia el martes en el Maracaná en el cierre del Grupo E.

El exseleccionador brasileño Tite, cuestionado por el flojo nivel de su equipo, dueño de una de las nóminas más poderosas de América, podrá contar con los uruguayos Giorgian de Arrascaeta y Nicolás de la Cruz, así como el chileno Erick Pulgar y el brasileño Gerson.

El «cuadrado mágico», como se les conoce en Brasil, no empieza un partido desde febrero y su disponibilidad para el choque copero (20.00 HB) estaba en duda por molestias físicas, ya superadas, de De la Cruz y Pulgar.

Su posible presencia desde el arranque puede servir para que los cariocas venzan a un equipo noqueado y aseguren uno de los dos boletos del grupo a la siguiente ronda.

El ‘Fla’, tres veces campeón de la Libertadores (1981, 2019, 2022), es segundo, con siete puntos, tres menos que el líder Bolívar de Bolivia. 

El chileno Palestino, que visitará a los bolivianos en un partido que se jugará en simultáneo, tiene las mismas unidades que el ‘Mengão’, pero es tercero por diferencia de gol (+4 frente a -3).

Millonarios es colista, con tres, y no tiene chances de seguir compitiendo internacionalmente, ni en Libertadores ni en los playoffs de la Sudamericana, a la que clasifica el tercero de cada grupo.

Un triunfo clasifica al Flamengo, que también podría pasar de ronda con un empate, desde que Palestino no gane en la altura de La Paz (3.600 metros sobre el nivel del mar).

Lea también:

Bolívar busca los octavos de la Libertadores en La Paz ante un Palestino en emergencia

Reencuentro tensionante

El retorno del cuarteto puede ser garantía para que el ‘Fla’ enderece el camino en la Libertadores, en la que se esperaba que tuviera una clasificación tranquila.

Aparte del juego flojo, las aguas rojinegras se han enturbiado por polémicas de uno de sus ídolos: Gabigol, que ha perdido terreno en la titular desde la llegada de Tite.

Además de enfrentar un juicio por un supuesto intento de fraude en un control antidopaje, la directiva le retiró este mes la camisa ’10’ al delantero, luego de que se filtrara una foto suya usando una casaca del Corinthians de Sao Paulo.

El atacante, vital en la conquista de la Copa de 2019, ha sido duramente recriminado por la ‘torcida’, con la que se reencontraría en Rio de Janeiro por primera vez desde que se desató un escándalo que puede resultar en su salida del club.

Con el Brasileirao paralizado desde hace dos semanas debido a las devastadoras inundaciones en el sur del país, Gabigol e hinchada se vieron las caras el miércoles pasado en la victoria 1-0 ante el Amazonas, en Manaos, en la tercera ronda de la Copa do Brasil.

Aunque recibió algunas muestras de cariño a las afueras del estadio, en el recinto deportivo amazónico no fue bien acogido por su propia fanaticada.

Crisis embajadora

En el rival del martes tampoco hay calma. Millonarios quedó sin opciones de clasificar a la final del torneo local al empatar 2-2 en su visita al Deportivo Pereira el sábado.

La eliminación a falta de una jornada para el final de los cuadrangulares semifinales se suma a la caída anticipada del torneo internacional, su gran deuda histórica.

Los embajadores, sin embargo, viajan a Rio con lo mejor que tienen a disposición, en medio de una catarata de lesiones que les amargó el semestre y que los privará del goleador Leonardo Castro.

Alineaciones posibles:

Flamengo: Agustín Rossi – Guillermo Varela, Fabricio Bruno, Léo Ortiz, Ayrton Lucas – Erick Pulgar, Nicolás de la Cruz – Everton, Giorgian de Arrascaeta, Gerson – Pedro. DT: Tite.

Millonarios: Álvaro Montero – Delvin Alfonzo, Andrés Llinás, Juan Pablo Vargas, Danovis Banguero – Daniel Giraldo, Juan Carlos Pereira – Emerson Rivaldo Rodríguez, David Mackalister Silva, Daniel Ruiz – Juan Carvajal. DT: Alberto Gamero.

Árbitro: Facundo Tello (ARG).

(28/05/2024)

Kamala Harris, una pionera frente al último techo de cristal

La vicepresidenta, de 59 años, cuenta que de niña se manifestaba por los derechos civiles junto a su padre jamaicano, profesor de economía, y de su madre india, investigadora del cáncer de mama.

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris. (Foto archivo)

Por AFP

/ 21 de julio de 2024 / 16:32

La vicepresidenta Kamala Harris podría escribir una nueva página en la historia de Estados Unidos si consigue romper el techo de cristal con el respaldo de Joe Biden para ser candidata a la presidencia.

Ya lo ha hecho al convertirse, en enero de 2021, en la primera mujer, la primera afroestadounidense y la primera persona de origen asiático en ser vicepresidenta del país.

«Hoy deseo ofrecer mi total apoyo y respaldo a Kamala para que sea la nominada de nuestro partido este año», señaló Joe Biden en la red social X tras anunciar que se retiraba de la campaña a la reelección.

Lea también: Biden renuncia a su candidatura presidencial y apoya a Kamala Harris

Ya en marzo de 2023, Biden había declarado que su vicepresidenta había «roto un techo de cristal tras otro».

También consiguió el respaldo del expresidente Bill Clinton y su esposa y exsecretaria de Estado Hillary Clinton.

«Haremos cuanto podamos para apoyarla» porque «nada nos preocupa más por nuestro país que la amenaza que supone un segundo mandato de Trump. Ha prometido ser un dictador desde el primer día», afirman en un comunicado.

La vicepresidenta, de 59 años, cuenta que de niña se manifestaba por los derechos civiles junto a su padre jamaicano, profesor de economía, y de su madre india, investigadora del cáncer de mama.

LA ‘NIÑITA’ DEL BUS

En 2019 esta californiana atacó duramente a Joe Biden por haberse opuesto en el pasado a una política para trasladar en autobús a escolares negros a colegios en distritos blancos con el fin de poner fin a la segregación racial.

«La niñita (del autobús) era yo», dijo.

Esta salida de tono no salvó su fracasada campaña, que se interrumpió incluso antes de la primera votación de las primarias.

Joe Biden la invitó entonces a unirse a él, exponiéndola a los ataques de su oponente republicano Donald Trump.

En 2020, el republicano la calificó de «monstruo» y «mujer colérica», términos que evocan estereotipos racistas sobre las mujeres negras.

Tras el calamitoso debate de Joe Biden contra Donald Trump el 27 de junio, el millonario de 78 años volvió a atacarla.

Muy dado a buscar apodos para burlarse de sus rivales, Trump la llamó «Kamala la Jovial», porque se ríe a carcajadas, y su equipo de campaña la describió como una izquierdista empedernida.

Diplomada por la Universidad Howard, fundada en Washington para acoger a estudiantes afroestadounidenses, Kamala Harris está orgullosa de su trayectoria profesional, que encarna el sueño americano.

‘¡CÓMO SE ATREVEN!’

Después de dos mandatos como fiscal de distrito en San Francisco (2004-2011), fue elegida dos veces fiscal general de California (2011-2017), convirtiéndose en la primera mujer y la primera persona negra al frente de los servicios judiciales del estado más poblado del país.

Ha sido criticada por su mano dura contra los delitos menores que, según sus oponentes, perjudicó a las minorías.

En enero de 2017 juró el cargo en el Senado en Washington, donde se convirtió en la primera mujer del sur de Asia y en la segunda senadora negra de la historia.

Una vez vicepresidenta, dedicó su discurso de victoria a las mujeres que han luchado por la igualdad en el país.

En 2022 Kamala Harris defendió fervientemente el derecho al aborto, puesto en entredicho por la Corte Suprema.

«Algunos líderes republicanos intentan usar la ley contra las mujeres. ¡Cómo se atreven! ¡Cómo se atreven a decirle a una mujer lo que puede o no puede hacer con su propio cuerpo!», dijo.

Esta contundente declaración y la enérgica campaña llevada a cabo por Kamala Harris en todo el país durante el año pasado le han dado un nuevo impulso.

Al comienzo de su mandato cometió algunos errores en temas sobre diplomacia e inmigración.

‘SEGUNDO CABALLERO’

La prensa estadounidense ha criticado su trabajo, pero sus partidarios lo achacan a prejuicios sexistas.

La revista Vogue tuvo que defenderse por haber elegido, poco después de las elecciones, una foto de la vicepresidenta en zapatillas deportivas para su portada, en lugar de un retrato más formal, que habría puesto más énfasis en su posición.

Ella cultiva una imagen relajada, con la ayuda de su marido Doug Emhoff, un abogado judío que ejerce de «Segundo Caballero».

Él es una de las principales bazas de la Casa Blanca en la lucha contra el antisemitismo.

En las redes sociales la pareja finge discutir sobre baloncesto: él es seguidor del equipo de los Lakers de Los Ángeles y ella de los Warriors de San Francisco.

Kamala Harris, a quien sus familiares llaman «Momala», es una gran cocinera. Durante un viaje oficial a París, aprovechó para comprar unas cacerolas de cobre.

Comparte y opina:

Biden renuncia a su candidatura presidencial y apoya a Kamala Harris

"Hoy deseo ofrecer mi total apoyo y respaldo a Kamala para que sea la nominada de nuestro partido este año", dijo Biden en X.

Joe Biden junto a la vicepresidenta de EEUU, Kamala Harris. (Foto archivo).

Por AFP

/ 21 de julio de 2024 / 16:02

Joe Biden renunció este domingo a la carrera por su reelección en las presidenciales de noviembre en Estados Unidos, y respaldó a la vicepresidenta Kamala Harris como nueva candidata del Partido Demócrata, después de semanas de especulaciones sobre la capacidad física y agilidad mental del octogenario mandatario.

«Aunque mi intención ha sido buscar la reelección, creo que lo mejor para mi partido y para el país es que me retire y me centre únicamente en cumplir con mis obligaciones como presidente durante el resto de mi mandato», dijo Biden en una carta en la red social X mientras se recupera del covid en su casa de playa en Delaware (noreste).

Biden prevé dirigirse a la nación «esta semana con más detalles» sobre su decisión.

Biden anunció además que apoya como candidata de su partido a Kamala Harris, la primera vicepresidenta mujer, afroestadounidense y de origen surasiático de la historia de Estados Unidos.

«Hoy deseo ofrecer mi total apoyo y respaldo a Kamala para que sea la nominada de nuestro partido este año», dijo Biden en X. «Demócratas: es hora de unirnos y vencer a Trump. Hagámoslo».

El candidato republicano Donald Trump reaccionó rápidamente. «El corrupto Joe Biden no era apto para postularse como presidente, y ciertamente no es apto para servir — ¡Y nunca lo fue!», publicó en su red Truth Social.

Biden debe dimitir como presidente de Estados Unidos «inmediatamente», afirmó de su lado el domingo el líder republicano de la Cámara de Representantes, Mike Johnson.

Lea también: Biden, el presidente que quiso ‘salvar el alma’ de Estados Unidos

HISTÓRICO

El demócrata de 81 años engrosa así el club muy restringido de presidentes estadounidenses salientes que tiraron la toalla en su intento por conseguir un segundo mandato.

Pero es el primero en hacerlo a estas alturas de la campaña. Y el único que tuvo que darse por vencido por las dudas sobre su agudeza mental, a raíz de un debate calamitoso con su rival republicano Donald Trump.

El anuncio se esperaba, por mucho que su equipo de campaña y él mismo se empeñaran en afirmar que llegaría hasta el final.

Con todo da un vuelco a una campaña que ya ha experimentado muchas idas y venidas, sobre todo un intento de asesinato contra Donald Trump el 13 de julio durante un mitin.

Ahora el Partido Demócrata tendrá que encontrar a un sustituto o sustituta, cuando faltan pocos días para la convención prevista en Chicago (norte) a partir del 19 de agosto.

Harris es una elección natural, pero no automática. La última palabra la tienen los delegados del partido: 3.900 personas con perfiles muy variados y en su mayor parte completamente desconocidos para la opinión pública.

CAÍDO EN DESGRACIA

Fue el desastroso desempeño de Joe Biden durante su debate del 27 de junio con Donald Trump lo que precipitó los acontecimientos.

Ese día, desde los primeros segundos de la batalla verbal que él mismo había convocado, decenas de millones de telespectadores vieron a un Biden titubeante, confuso, una imagen que dejó a los demócratas consternados y desorientados.

Estaba resfriado y tosía con frecuencia. Su voz era apagada, se trababa al hablar y dejaba las frases inacabadas.

Un espectáculo doloroso que sacó a la luz las dudas sobre su edad, que su entorno más cercano se había esforzado en sofocar.

Tan pronto como terminó, la pregunta era inevitable: ¿quién sería el primero en pedirle que pasara el testigo?

El nerviosismo se contagió. Algunos congresistas demócratas se lo pidieron públicamente.

Con el paso de los días se fueron sumando pesos pesados del partido.

Uno tras otro, asustados por las encuestas que lo daban como perdedor y por miedo a una victoria abrumadora del republicano Donald Trump, le dieron la espalda. Al comienzo en privado, sugiriéndole que reconsiderara su candidatura.

Los medios de comunicación estadounidenses, citando fuentes anónimas, afirmaron que el expresidente Barack Obama, la exjefa de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi y los líderes demócratas en el Congreso Chuck Schumer y Hakeem Jeffries expresaron su preocupación.

Y las imágenes de Joe Biden dando positivo por covid-19, bajando con dificultades la pasarela de su avión, no hicieron más que amplificar el nerviosismo de su bando.

Entretanto Donald Trump, que milagrosamente sobrevivió a un intento de asesinato, parece disfrutar de un estado de gracia, con victorias legales y la consagración en la convención del Partido Republicano.

Comparte y opina:

La carta de Biden en la que renuncia a buscar la reelección

'Ha sido el mayor honor de mi vida servir como su presidente', escribió Biden en partes sobresalientes de su carta.

Joe Biden renunció este domingo a su reelección a la presidencia de EEUU.

Por AFP

/ 21 de julio de 2024 / 15:25

A continuación, la carta del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, con la que anunció este domingo que abandona la carrera por su reelección en las presidenciales de noviembre:

«Compatriotas estadounidenses,

En los últimos tres años y medio, hemos hecho grandes progresos como nación.

Hoy, Estados Unidos tiene la economía más fuerte del mundo. Hemos hecho inversiones históricas en la reconstrucción de nuestra nación, en la reducción de los costos de los medicamentos con receta para las personas mayores y en la ampliación de la atención sanitaria asequible a un número récord de estadounidenses. Hemos proporcionado la atención crítica que necesitan un millón de veteranos expuestos a sustancias tóxicas. Hemos aprobado la primera ley de seguridad de armas en 30 años. Hemos designado a la primera mujer afroestadounidense para la Corte Suprema. Y hemos aprobado la legislación climática más importante de la historia del planeta. Estados Unidos nunca ha estado mejor posicionado para liderar que hoy.

Sé que nada de esto podría haberse hecho sin ustedes, el pueblo estadounidense. Juntos, hemos superado una pandemia única en un siglo y la peor crisis económica desde la Gran Depresión. Hemos protegido y preservado nuestra democracia. Y hemos revitalizado y reforzado nuestras alianzas en todo el mundo.

Ha sido el mayor honor de mi vida servir como su presidente. Y aunque mi intención ha sido buscar la reelección, creo que lo mejor para mi partido y para el país es que me retire y me centre únicamente en cumplir con mis obligaciones como presidente durante el resto de mi mandato.

A finales de esta semana hablaré a la nación con más detalles sobre mi decisión.

Por ahora, permítanme expresar mi más profunda gratitud a todos aquellos que han trabajado tan duro para verme reelegido. Quiero dar las gracias a la vicepresidenta Kamala Harris por ser una colaboradora extraordinaria en todo este trabajo. Y permítanme expresar mi más sincero agradecimiento al pueblo estadounidense por la fe y la confianza que han depositado en mí.

Hoy creo lo que siempre he creído: que no hay nada que Estados Unidos no pueda hacer, cuando lo hacemos juntos. Solo tenemos que recordar que somos los Estados Unidos de América.

Joe Biden».

Lea también: Biden, el presidente que quiso ‘salvar el alma’ de Estados Unidos

Comparte y opina:

¿Quién podría sustituir a Biden en la carrera electoral?

La vicepresidenta Kamala Harris, que ya sucedería a Joe Biden en caso de muerte o incapacidad, está muy bien situada para ser la elegida por los demócratas.

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris. (Foto archivo).

Por AFP

/ 21 de julio de 2024 / 15:11

Ahora que Joe Biden ha tirado la toalla, los demócratas tienen que ponerse de acuerdo sobre su nuevo candidato a la Casa Blanca.

Biden ha respaldado a su vicepresidenta, Kamala Harris, para que sea la candidata del Partido Demócrata.

Pero hay más nombres circulando para representar al partido:

KAMALA HARRIS

La vicepresidenta Kamala Harris, que ya sucedería a Joe Biden en caso de muerte o incapacidad, está muy bien situada para ser la elegida por los demócratas.

Hija de padre jamaicano y madre india, fue la primera mujer y la primera persona negra en convertirse en fiscal general de California, y más tarde la primera senadora con familia originaria del sur de Asia.

Como fiscal se labró una reputación de severidad que podría rentabilizar en una campaña en la que pesan mucho los temas relacionados con la delincuencia.

Algunos progresistas, sin embargo, la critican por sus duras penas para delitos menores, que han afectado sobre todo a minorías.

Además, la vicepresidenta, de 59 años, tiene unos índices de popularidad anémicos, lo que podría llevar a los demócratas a optar por otro candidato.

Lea también: Biden cede y renuncia a su candidatura presidencial

GAVIN NEWSOM

No hay ninguna norma que estipule que el compañero de fórmula sustituya automáticamente al candidato en funciones. Por eso también se menciona el nombre del gobernador de California, Gavin Newsom, además del de la vicepresidenta.

El demócrata de 56 años y exalcalde de San Francisco lleva cinco años al frente del estado más poblado del país, California, que convirtió en un santuario del derecho al aborto.

Nadie duda de sus ambiciones presidenciales.

En los últimos meses, el gobernador ha viajado mucho al extranjero, ha emitido desenfrenados anuncios publicitarios ensalzando su trayectoria y ha invertido millones de dólares en un comité de acción política, alimentando las especulaciones de que podría presentarse en 2028. ¿O ya en 2024?

GRETCHEN WHITMER

Otra posible candidata para los demócratas es la gobernadora Gretchen Whitmer.

Esta mujer de 52 años dirige Michigan, que cuenta con tres electorados que los demócratas intentan captar: los obreros, los afroestadounidenses y los árabes.

Acérrima opositora a Donald Trump, es conocida por haber sido objeto de un plan de secuestro por parte de una milicia de extrema derecha.

El estado que dirige será uno de los más disputados en las elecciones presidenciales de noviembre, un argumento de peso, según sus partidarios, para designarla candidata del partido.

JOSH SHAPIRO

A sus 51 años, el gobernador de Pensilvania, Josh Shapiro, está a la cabeza del mayor «estado bisagra», es decir aquel que puede inclinarse hacia uno u otro partido en función de los candidatos y otros factores.

Este tipo de estados jugarán un papel decisivo en las elecciones de noviembre.

Antes de asumir el cargo en 2022, derrotando a un rival de la derecha radical respaldado por Donald Trump, este gran orador centrista fue elegido dos veces fiscal general de Pensilvania.

Como tal denunció las agresiones sexuales cometidas por sacerdotes católicos contra miles de niños y demandó al laboratorio Purdue, fabricante del potente opiáceo OxyContin.

LOS OTROS

También circulan los nombres de los gobernadores de Illinois, J.B. Pritzker; Maryland, Wes Moore; y Kentucky, Andy Beshear, pero sus posibilidades parecen más limitadas. Figuran también los de la senadora Amy Klobuchar y el secretario de Transporte, Pete Buttigieg, ambos excandidatos presidenciales en 2020.

Comparte y opina:

Biden, el presidente que quiso ‘salvar el alma’ de Estados Unidos

Biden, nacido en la ciudad obrera de Scranton, en Pensilvania, es un ejemplo de superación. Desde la infancia luchó contra la humillación. Se burlaban de él por su tartamudez, que el combatió recitando poesía.

El presidente estadounidense Joe Biden. (Foto archivo).

Por AFP

/ 21 de julio de 2024 / 14:56

«¡Cuando te tiran, te levantas!». Esta frase, pronunciada al día siguiente de su desastroso debate contra Donald Trump lo dice todo sobre Joe Biden, un presidente optimista y tenaz que quiso «salvar el alma» de Estados Unidos.

«Aunque fue mi intención buscar la reelección, creo que es en el mejor interés de mi partido y del país retirarme (de la contienda) y enfocarme únicamente en cumplir mis tareas como presidente por el resto de mi mandato», dijo Biden en una carta pública, cediendo a semanas de una fuerte presión en la batalla por su supervivencia política.

Este católico devoto dijo que sólo Dios podría convencerlo de renunciar a su candidatura presidencial. Pero el demócrata de 81 años claudicó finalmente ante un adversario imposible de derrotar: la edad.

Un final cruel para un hombre que lleva medio siglo en política.

En los últimos tiempos transmitía la imagen de un anciano. Los balbuceos y las frases inacabadas del debate contra Trump a finales de junio empeoraron las cosas y se acabó convirtiendo en un estorbo para el Partido Demócrata frente a un Trump implacable.

Biden, nacido en la ciudad obrera de Scranton, en Pensilvania (este), es un ejemplo de superación. Desde la infancia luchó contra la humillación. Se burlaban de él por su tartamudez, que el combatió recitando poesía.

«Nunca te doblegues, nunca te rindas», le decía su madre, descendiente de inmigrantes irlandeses.

Lea también: Biden cede y renuncia a su candidatura presidencial

‘DIGNIDAD’

Su padre, que era empresario, le hizo entender la «dignidad» de la clase media y los apuros para llegar a fin de mes.

Joe Biden entró en política durante la guerra de Vietnam, que marcó a toda una generación pero que en él no dejó huella. Como estudiante de derecho se libró de participar en los combates.

Profundamente centrista, Biden siempre prefirió las chaquetas a los estampados psicodélicos y observó con desdén las manifestaciones pacifistas.

Años más tarde este gran partidario de Israel pidió sin reparos la vuelta al «orden» frente a las movilizaciones propalestinas en algunos campus estadounidenses.

En 1972, cuando tenía 30 años, este hombre alto y risueño fue elegido senador.

Poco después su esposa Neilia y su hija, todavía bebé, murieron en un accidente de coche.

El nuevo senador prestó juramento en el hospital, junto a sus dos hijos supervivientes, Beau y Hunter.

Estados Unidos también recuerda la triste imagen de un Joe Biden devastado en 2015 por el dolor en el entierro de Beau, fallecido de cáncer.

Ante las pruebas de la vida y los reveses políticos, siempre mostró una gran resiliencia.

«Llegará el día en que el recuerdo del ser querido que perdiste te hará sonreír antes que las lágrimas (broten) en los ojos. Llegará. Te lo prometo», dice, compasivo, a las familias afligidas con las que se topa.

46° PRESIDENTE

Su pilar se llama Jill, su segunda esposa y madre de su hija Ashley.

Esta profesora universitaria, la primera en ejercer una actividad profesional siendo primera dama, lo reconforta.

En 2024 fue ella quien acudió a los tribunales cuando el hijo menor de Joe Biden, Hunter, un exadicto al crack, fue juzgado por posesión ilegal de un arma.

Senador durante 36 años, vicepresidente durante ocho años, Joe Biden siempre quiso las llaves de la Casa Blanca.

En Washington muchos lo consideraban comprensivo pero demasiado torpe.

En 1988 se lanzó pero tuvo que retirarse por acusaciones de plagio.

En 2008 volvió a fracasar frente a Barack Obama, quien lo eligió como vicepresidente.

El racismo y la violencia política hicieron que se presentara a las presidenciales para «salvar el alma» de Estados Unidos contra Donald Trump.

Después de una campaña marcada por la pandemia de covid-19, ganó los comicios de 2020.

El 46º presidente de Estados Unidos, que convirtió a Kamala Harris en la primera mujer y la primera afroestadounidense en ser vicepresidenta, lanzó un programa de vacunación, reactivó la economía y renovó las alianzas internacionales.

Pero en el verano de 2021, el relativo estado de gracia del que gozaba se esfumó por la caótica retirada de Afganistán y más tarde por un aumento histórico de la inflación.

Su índice de popularidad se desplomó.

‘ACABAR EL TRABAJO’

Por más que llevó a cabo reformas importantes, orquestó la respuesta occidental tras la invasión rusa de Ucrania y limitó los daños en las elecciones legislativas de medio mandato en 2022, el país dejó de creer en su promesa de prosperidad y reconciliación.

A sus 78 años, Donald Trump contraatacaba con una retórica de decadencia. También divaga, se confunde y hasta fue condenado por cargos penales, algo inaudito para un expresidente, pero el exmagnate proyecta una imagen de fortaleza que contrasta con la fragilidad de Biden.

Pese a su andar rígido y a su pérdida de elocuencia (aunque la oratoria nunca ha sido su punto fuerte), Biden se empeñó en «terminar el trabajo» y anunció su candidatura a un segundo mandato en abril de 2023.

Atrás había quedado su promesa de campaña de 2020: la de ser «un puente» hacia una nueva generación de dirigentes. Hasta que anunció finalmente su retirada de la carrera a la reelección.

Comparte y opina: