martes 15 jun 2021 | Actualizado a 13:29

Crujiente chicharrón de cerdo con sonsitos

El chicharrón es una preparación originaria de España, más precisamente de la región de Andalucía.

/ 9 de julio de 2015 / 04:00

Ingredientes para 6 porciones, tiempo de preparación: 60 minutos

El chicharrón

– 1 kilo de costilla de cerdo con grasa (deshuesada) picada en cubos de 5×5 y sin cuero.

– 12 dientes de ajo grandes sin pelar

– 250 ml de aceite de oliva

– 1 cuchara de sal

– ½ cucharilla de comino molido 

– 1 botella de Huari  pequeña

– 1 litro de agua

El sonso:

– 1 kilo de yuca cocida como para puré

– 2 tazas de queso criollo rallado

– 2 huevos

– 1 cucharilla de sal

– 2 cucharas de aceite de oliva

– ½ litro de aceite de oliva

– ½ cucharilla de urucú

– 1 taza de harina

Un encuentro entre oriente y occidente

El chicharrón es una preparación originaria de España, más precisamente de la región de Andalucía. Se convirtió muy popular en América Latina, en algunos países asiáticos y otros con influencia española; por lo general el ingrediente principal es el cerdo, pero también es preparado con carne de pollo, res y hasta de pescado. Este plato se caracteriza por su método de cocción, que es la fritura en mucha grasa, para lograr el crocante característico.
En nuestro país encontramos el más famoso chicharrón en Cochabamba, reconocido por su exquisito sabor y con cortes de cerdo sin hueso ni exceso de cuero, acompañado con mote fresco, chuño y la infaltable llajua.

Hoy les presento una preparación en la que encontraremos fusionados al oriente con el valle. La preparación de costilla de cerdo deshuesada y marinada en nuestra extraordinaria cerveza, el ajo y el comino resaltarán sus sabores en fritura lenta con aceite de oliva. Estos sabores se fusionan junto a la croqueta de yuca con queso y el delicado urucú. Esta unión de sensaciones los llevará por un viaje maravilloso entre dos de nuestras más hermosas regiones.  

  • Tips

Gracias a su delicado burbujeo y el exacto amargo que le da el lúpulo, la cerveza llega a cortar el exceso de grasa y enjuaga el paladar para degustar esta  preparación.

El chicharrón:

En una olla mediana verter la cerveza y el agua e introducir la carne de cerdo condimentada con la sal y el comino. Al primer hervor, ayudándose con un cucharón, sacar la espuma con impurezas que se crea en la superficie. Dejar cocinar por 30 minutos a fuego medio o hasta que se evapore todo el líquido, entonces agregar el aceite y a fuego lento freír con el ajo hasta que la superficie de los cortes de carne se pongan crocantes y de color café medio, por unos 30 minutos más.

El sonso:

Mezclar la yuca aplastada con la sal, huevos y aceite con ayuda de una cuchara de palo hasta incorporar muy bien todos los ingredientes y terminar con el queso rallado y el urucú. Unir hasta que se formen vetas del color del urucú. Luego, con ayuda de las manos, formar unas minicroquetas del tamaño de una pelota de ping-pong y con los dedos darle la forma de un dado, pasarlas ligeramente por la harina y dorarlas en aceite de oliva caliente hasta que queden ligeramente crocantes.

Para servir:

En un plato acomodar un dado de sonso y montar con dos cubos de chicharrón. Terminar rociando con una cuchara del aceite en el que se frió el cerdo y decorar con dos dientes de ajo caramelizados.

Comparte y opina:

Crujiente chicharrón de cerdo con sonsitos

El chicharrón es una preparación originaria de España, más precisamente de la región de Andalucía.

/ 9 de julio de 2015 / 04:00

Ingredientes para 6 porciones, tiempo de preparación: 60 minutos

El chicharrón

– 1 kilo de costilla de cerdo con grasa (deshuesada) picada en cubos de 5×5 y sin cuero.

– 12 dientes de ajo grandes sin pelar

– 250 ml de aceite de oliva

– 1 cuchara de sal

– ½ cucharilla de comino molido 

– 1 botella de Huari  pequeña

– 1 litro de agua

El sonso:

– 1 kilo de yuca cocida como para puré

– 2 tazas de queso criollo rallado

– 2 huevos

– 1 cucharilla de sal

– 2 cucharas de aceite de oliva

– ½ litro de aceite de oliva

– ½ cucharilla de urucú

– 1 taza de harina

Un encuentro entre oriente y occidente

El chicharrón es una preparación originaria de España, más precisamente de la región de Andalucía. Se convirtió muy popular en América Latina, en algunos países asiáticos y otros con influencia española; por lo general el ingrediente principal es el cerdo, pero también es preparado con carne de pollo, res y hasta de pescado. Este plato se caracteriza por su método de cocción, que es la fritura en mucha grasa, para lograr el crocante característico.
En nuestro país encontramos el más famoso chicharrón en Cochabamba, reconocido por su exquisito sabor y con cortes de cerdo sin hueso ni exceso de cuero, acompañado con mote fresco, chuño y la infaltable llajua.

Hoy les presento una preparación en la que encontraremos fusionados al oriente con el valle. La preparación de costilla de cerdo deshuesada y marinada en nuestra extraordinaria cerveza, el ajo y el comino resaltarán sus sabores en fritura lenta con aceite de oliva. Estos sabores se fusionan junto a la croqueta de yuca con queso y el delicado urucú. Esta unión de sensaciones los llevará por un viaje maravilloso entre dos de nuestras más hermosas regiones.  

  • Tips

Gracias a su delicado burbujeo y el exacto amargo que le da el lúpulo, la cerveza llega a cortar el exceso de grasa y enjuaga el paladar para degustar esta  preparación.

El chicharrón:

En una olla mediana verter la cerveza y el agua e introducir la carne de cerdo condimentada con la sal y el comino. Al primer hervor, ayudándose con un cucharón, sacar la espuma con impurezas que se crea en la superficie. Dejar cocinar por 30 minutos a fuego medio o hasta que se evapore todo el líquido, entonces agregar el aceite y a fuego lento freír con el ajo hasta que la superficie de los cortes de carne se pongan crocantes y de color café medio, por unos 30 minutos más.

El sonso:

Mezclar la yuca aplastada con la sal, huevos y aceite con ayuda de una cuchara de palo hasta incorporar muy bien todos los ingredientes y terminar con el queso rallado y el urucú. Unir hasta que se formen vetas del color del urucú. Luego, con ayuda de las manos, formar unas minicroquetas del tamaño de una pelota de ping-pong y con los dedos darle la forma de un dado, pasarlas ligeramente por la harina y dorarlas en aceite de oliva caliente hasta que queden ligeramente crocantes.

Para servir:

En un plato acomodar un dado de sonso y montar con dos cubos de chicharrón. Terminar rociando con una cuchara del aceite en el que se frió el cerdo y decorar con dos dientes de ajo caramelizados.

Comparte y opina:

Crujiente chicharrón de cerdo con sonsitos

El chicharrón es una preparación originaria de España, más precisamente de la región de Andalucía.

/ 9 de julio de 2015 / 04:00

Ingredientes para 6 porciones, tiempo de preparación: 60 minutos

El chicharrón

– 1 kilo de costilla de cerdo con grasa (deshuesada) picada en cubos de 5×5 y sin cuero.

– 12 dientes de ajo grandes sin pelar

– 250 ml de aceite de oliva

– 1 cuchara de sal

– ½ cucharilla de comino molido 

– 1 botella de Huari  pequeña

– 1 litro de agua

El sonso:

– 1 kilo de yuca cocida como para puré

– 2 tazas de queso criollo rallado

– 2 huevos

– 1 cucharilla de sal

– 2 cucharas de aceite de oliva

– ½ litro de aceite de oliva

– ½ cucharilla de urucú

– 1 taza de harina

Un encuentro entre oriente y occidente

El chicharrón es una preparación originaria de España, más precisamente de la región de Andalucía. Se convirtió muy popular en América Latina, en algunos países asiáticos y otros con influencia española; por lo general el ingrediente principal es el cerdo, pero también es preparado con carne de pollo, res y hasta de pescado. Este plato se caracteriza por su método de cocción, que es la fritura en mucha grasa, para lograr el crocante característico.
En nuestro país encontramos el más famoso chicharrón en Cochabamba, reconocido por su exquisito sabor y con cortes de cerdo sin hueso ni exceso de cuero, acompañado con mote fresco, chuño y la infaltable llajua.

Hoy les presento una preparación en la que encontraremos fusionados al oriente con el valle. La preparación de costilla de cerdo deshuesada y marinada en nuestra extraordinaria cerveza, el ajo y el comino resaltarán sus sabores en fritura lenta con aceite de oliva. Estos sabores se fusionan junto a la croqueta de yuca con queso y el delicado urucú. Esta unión de sensaciones los llevará por un viaje maravilloso entre dos de nuestras más hermosas regiones.  

  • Tips

Gracias a su delicado burbujeo y el exacto amargo que le da el lúpulo, la cerveza llega a cortar el exceso de grasa y enjuaga el paladar para degustar esta  preparación.

El chicharrón:

En una olla mediana verter la cerveza y el agua e introducir la carne de cerdo condimentada con la sal y el comino. Al primer hervor, ayudándose con un cucharón, sacar la espuma con impurezas que se crea en la superficie. Dejar cocinar por 30 minutos a fuego medio o hasta que se evapore todo el líquido, entonces agregar el aceite y a fuego lento freír con el ajo hasta que la superficie de los cortes de carne se pongan crocantes y de color café medio, por unos 30 minutos más.

El sonso:

Mezclar la yuca aplastada con la sal, huevos y aceite con ayuda de una cuchara de palo hasta incorporar muy bien todos los ingredientes y terminar con el queso rallado y el urucú. Unir hasta que se formen vetas del color del urucú. Luego, con ayuda de las manos, formar unas minicroquetas del tamaño de una pelota de ping-pong y con los dedos darle la forma de un dado, pasarlas ligeramente por la harina y dorarlas en aceite de oliva caliente hasta que queden ligeramente crocantes.

Para servir:

En un plato acomodar un dado de sonso y montar con dos cubos de chicharrón. Terminar rociando con una cuchara del aceite en el que se frió el cerdo y decorar con dos dientes de ajo caramelizados.

Comparte y opina:

Crujiente chicharrón de cerdo con sonsitos

El chicharrón es una preparación originaria de España, más precisamente de la región de Andalucía.

/ 9 de julio de 2015 / 04:00

Ingredientes para 6 porciones, tiempo de preparación: 60 minutos

El chicharrón

– 1 kilo de costilla de cerdo con grasa (deshuesada) picada en cubos de 5×5 y sin cuero.

– 12 dientes de ajo grandes sin pelar

– 250 ml de aceite de oliva

– 1 cuchara de sal

– ½ cucharilla de comino molido 

– 1 botella de Huari  pequeña

– 1 litro de agua

El sonso:

– 1 kilo de yuca cocida como para puré

– 2 tazas de queso criollo rallado

– 2 huevos

– 1 cucharilla de sal

– 2 cucharas de aceite de oliva

– ½ litro de aceite de oliva

– ½ cucharilla de urucú

– 1 taza de harina

Un encuentro entre oriente y occidente

El chicharrón es una preparación originaria de España, más precisamente de la región de Andalucía. Se convirtió muy popular en América Latina, en algunos países asiáticos y otros con influencia española; por lo general el ingrediente principal es el cerdo, pero también es preparado con carne de pollo, res y hasta de pescado. Este plato se caracteriza por su método de cocción, que es la fritura en mucha grasa, para lograr el crocante característico.
En nuestro país encontramos el más famoso chicharrón en Cochabamba, reconocido por su exquisito sabor y con cortes de cerdo sin hueso ni exceso de cuero, acompañado con mote fresco, chuño y la infaltable llajua.

Hoy les presento una preparación en la que encontraremos fusionados al oriente con el valle. La preparación de costilla de cerdo deshuesada y marinada en nuestra extraordinaria cerveza, el ajo y el comino resaltarán sus sabores en fritura lenta con aceite de oliva. Estos sabores se fusionan junto a la croqueta de yuca con queso y el delicado urucú. Esta unión de sensaciones los llevará por un viaje maravilloso entre dos de nuestras más hermosas regiones.  

  • Tips

Gracias a su delicado burbujeo y el exacto amargo que le da el lúpulo, la cerveza llega a cortar el exceso de grasa y enjuaga el paladar para degustar esta  preparación.

El chicharrón:

En una olla mediana verter la cerveza y el agua e introducir la carne de cerdo condimentada con la sal y el comino. Al primer hervor, ayudándose con un cucharón, sacar la espuma con impurezas que se crea en la superficie. Dejar cocinar por 30 minutos a fuego medio o hasta que se evapore todo el líquido, entonces agregar el aceite y a fuego lento freír con el ajo hasta que la superficie de los cortes de carne se pongan crocantes y de color café medio, por unos 30 minutos más.

El sonso:

Mezclar la yuca aplastada con la sal, huevos y aceite con ayuda de una cuchara de palo hasta incorporar muy bien todos los ingredientes y terminar con el queso rallado y el urucú. Unir hasta que se formen vetas del color del urucú. Luego, con ayuda de las manos, formar unas minicroquetas del tamaño de una pelota de ping-pong y con los dedos darle la forma de un dado, pasarlas ligeramente por la harina y dorarlas en aceite de oliva caliente hasta que queden ligeramente crocantes.

Para servir:

En un plato acomodar un dado de sonso y montar con dos cubos de chicharrón. Terminar rociando con una cuchara del aceite en el que se frió el cerdo y decorar con dos dientes de ajo caramelizados.

Comparte y opina:

Fetuchini de charque

Filetear la carne en cortes delgados de medio centímetro de grosor como para asados y, en una sartén con agua, cocinarla...

/ 29 de enero de 2015 / 04:00

Ingredientes

(4 personas)

  • El charque

– 300 gr de filete en cortes delgados de ½ centímetro de grosor como para asados

– 1 litro de agua

– 1 litro de aceite

  • La pasta

– 1 paquete de fettuccini, de su preferencia cocinados al dente (medio duros)

  • Los extras

– 100 gr de queso parmesano rallado

– 200 gr de tomates cherry cortados por la mitad o tomate perita maduro picado sin pepas 

-½ taza de aceite de oliva virgen 

– Sal a gusto

  • La receta

1: El charque

Filetear la carne en cortes delgados de medio centímetro de grosor como para asados y, en una sartén con agua, cocinarla por cinco minutos, luego de enfriarla y con la ayuda de los dedos, deshebrar o deshilachar los cortes. Después, en otra sartén con abundante aceite caliente freír toda la carne deshebrada hasta dejarla crocante, ayudándose con una espumadera de metal dejar reposar en una hoja de papel absorbente hasta que enfríe.

2: La pasta

En abundante agua hirviendo, a fuego fuerte, cocinar la pasta hasta que alcance el punto al dente o esté a su preferencia. Cuando la pasta esté lista, colar el agua caliente y devolver los fideos a la misma olla. Con cuidado insertar el charque, mezclar con una cuchara de palo, agregar los tomates con el aceite de oliva y volver a mezclar.

3: Para servir

En una bandeja familiar acomodar la pasta y rociarla con el queso parmesano.

Tip: Si los tomates y el aceite de oliva no hicieron suficiente jugo para la pasta, puede agregar más aceite de oliva virgen.

La pasta o fideo es un ingrediente muy versátil y neutro, que se puede combinar o fusionar con absolutamente toda clase de sabores, desde salados, pasando por los agridulces, e inclusive los dulces, para postres.

Originalmente traído de Asia, ha tenido nuevas incorporaciones para su elaboración, ya no solo es elaborado en base a harina de trigo, como se lo conoce en Europa, sino también en base a harinas de arroz, común en Asia; en nuestro país también se los elabora con harina de quinua.

En ese afán de rescatar nuestros ingredientes tradicionales en diferentes preparaciones se me permitió como chef rescatar esta tendencia tradicional-internacional de la pasta, fusionándola con nuestro charque de res.

El contraste de la combinación de texturas crocantes del charque y la suavidad de la pasta con la frescura de los tomates, más el dejo de las olivas en el aceite de oliva, son perfectas en el balance. Esta combinación única de texturas y sabores permite saborear todos los ingredientes en un solo bocado, colmando nuestro paladar con su intensidad.

El maridaje con la cerveza Huari en este caso es mágico, el oleaje del delicado burbujeo que crea la cerveza en el paladar lava los sabores equilibrados de la pasta y permite experimentar nuevamente el contraste de sabores. ¡Los invito a probar esta delicadeza plena de intensidad!

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Fetuchini de charque

Filetear la carne en cortes delgados de medio centímetro de grosor como para asados y, en una sartén con agua, cocinarla...

/ 29 de enero de 2015 / 04:00

Ingredientes

(4 personas)

  • El charque

– 300 gr de filete en cortes delgados de ½ centímetro de grosor como para asados

– 1 litro de agua

– 1 litro de aceite

  • La pasta

– 1 paquete de fettuccini, de su preferencia cocinados al dente (medio duros)

  • Los extras

– 100 gr de queso parmesano rallado

– 200 gr de tomates cherry cortados por la mitad o tomate perita maduro picado sin pepas 

-½ taza de aceite de oliva virgen 

– Sal a gusto

  • La receta

1: El charque

Filetear la carne en cortes delgados de medio centímetro de grosor como para asados y, en una sartén con agua, cocinarla por cinco minutos, luego de enfriarla y con la ayuda de los dedos, deshebrar o deshilachar los cortes. Después, en otra sartén con abundante aceite caliente freír toda la carne deshebrada hasta dejarla crocante, ayudándose con una espumadera de metal dejar reposar en una hoja de papel absorbente hasta que enfríe.

2: La pasta

En abundante agua hirviendo, a fuego fuerte, cocinar la pasta hasta que alcance el punto al dente o esté a su preferencia. Cuando la pasta esté lista, colar el agua caliente y devolver los fideos a la misma olla. Con cuidado insertar el charque, mezclar con una cuchara de palo, agregar los tomates con el aceite de oliva y volver a mezclar.

3: Para servir

En una bandeja familiar acomodar la pasta y rociarla con el queso parmesano.

Tip: Si los tomates y el aceite de oliva no hicieron suficiente jugo para la pasta, puede agregar más aceite de oliva virgen.

La pasta o fideo es un ingrediente muy versátil y neutro, que se puede combinar o fusionar con absolutamente toda clase de sabores, desde salados, pasando por los agridulces, e inclusive los dulces, para postres.

Originalmente traído de Asia, ha tenido nuevas incorporaciones para su elaboración, ya no solo es elaborado en base a harina de trigo, como se lo conoce en Europa, sino también en base a harinas de arroz, común en Asia; en nuestro país también se los elabora con harina de quinua.

En ese afán de rescatar nuestros ingredientes tradicionales en diferentes preparaciones se me permitió como chef rescatar esta tendencia tradicional-internacional de la pasta, fusionándola con nuestro charque de res.

El contraste de la combinación de texturas crocantes del charque y la suavidad de la pasta con la frescura de los tomates, más el dejo de las olivas en el aceite de oliva, son perfectas en el balance. Esta combinación única de texturas y sabores permite saborear todos los ingredientes en un solo bocado, colmando nuestro paladar con su intensidad.

El maridaje con la cerveza Huari en este caso es mágico, el oleaje del delicado burbujeo que crea la cerveza en el paladar lava los sabores equilibrados de la pasta y permite experimentar nuevamente el contraste de sabores. ¡Los invito a probar esta delicadeza plena de intensidad!

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Últimas Noticias