sábado 24 oct 2020 | Actualizado a 02:52

Estrategias contra el miedo ante la pandemia del COVID-19

/ 15 de abril de 2020 / 06:39

Celebrar o quejarse, tu elección puede marcar una real diferencia entre vivir una vida de gozo o una llena de pesadumbre.

“El miedo fundamental es el miedo a la muerte y todos los demás miedos son reflejos de éste. Todos los demás miedos se pueden reducir a uno solo: el miedo a morir, el miedo a desaparecer algún día: ‘Soy, pero llegará el día en que ya no seré’. He ahí el miedo fundamental”, decía Osho.

Estamos viviendo una experiencia nueva, un nuevo virus, una pandemia y las noticias en los medios de comunicación —rápidas y con fuentes variadas— muestran realidades de velocidad y diversidad, tanta, que a veces no nos damos cuenta de dónde viene lo que sabemos.

“El riesgo es real y existe, por supuesto. El COVID-19 no es una leyenda urbana y ya se ha hecho presente a escala mundial”, así lo afirma el psicoterapeuta Mario Guerra.

El miedo es una emoción totalmente natural. El ser humano en estos tiempos de cuarentena ha tenido un tiempo de comportamiento agotador y sumido en la preocupación, el estrés, la ansiedad y la inquietud, volviéndonos seres menos racionales.

El miedo ocurre a causa de una forma de pensamiento negativo instalado como hábito y que se pone en funcionamiento automáticamente, sin siquiera percibirlo. Estamos acostumbrados a hablar de temas que nos preocupan, a ver la televisión (los noticieros) y llenarnos de malas noticias, llenarnos de basura. Quizás nos rodeemos de personas negativas o criticonas que suelen hablar mal de los demás y de todo lo que sucede en general. Todo esto va alimentando a nuestro “monstruo interno”. Alimentamos sin darnos cuenta nuestros miedos hasta hacerlos inmanejables.

Este miedo va asociado a varios factores: tenemos una falta de confianza en el proceso de la vida, somos incapaces de pensar que todo está en un orden divino y que todo marchará sobre ruedas, falta de confianza en uno mismo, no hacemos lo que me gusta, no cambiamos de trabajo, preferimos lo conocido a lo nuevo que será capaz de mejorarnos como seres humanos, andamos por la vida con una falta de auto respeto y valoración, lo que pensamos y sentimos no vale, nuestras prioridades se han convertido en el cumplimiento de mediocres metas para no salir de nuestra zona de confort.

El miedo también nace del exceso de comparación con otros, nos comparamos con los demás, sin priorizar nuestros propios objetivos de vida, envidiando la vida, el auto, la casa, los hijos de los que me rodean.  No somos capaces de dedicarnos a la capacitación para adquirir recursos reales para afrontar desafíos reales. El estrés y la falta de tiempo no van permitiendo que mejoremos nuestros conocimientos y bueno, ahí nos quedamos, como siempre y donde siempre.

Ni que decir de mi miedo a morir, en realidad no me doy cuenta de que vivo una muerte viviente cada día, me dedico a hacer y tener un quehacer lo cotidiano, he perdido mi poder de elección, pero eso sí, no pierdo de vista que mientras más lejos la muerte me encuentre me sentiré todavía seguro.

Estos son algunos puntos en los que el miedo nos recuerda dónde andamos, cómo sentimos y pensamos, pero creo que ahora estamos invitamos a dar una giro extraordinario en nuestras vidas que se han quedado varadas, llenas de interrogantes y de grandes expectativas. Sentir miedo solo nos paraliza, comprenderlo lo minimiza, mediante esa parte creativa que todos poseemos.

Algunas pautas que han sido escogidas del autor Neale Donald Walsh que te ayudarán en este tiempo para minimizar ese miedo, trabajar y llamarte a la reflexión:

  • Recuerda que tú no eres tu cuerpo sino un alma que realiza con el cuerpo un viaje de gozo. Recuerda que, al ser Quien Eres, nada puede hacerte daño, y no necesitas nada para ser absolutamente feliz.
  • Si quieres vivir cualquier cosa en tu propia vida, haz que otro la viva en la suya. Si quieres vivir el amor, haz que otro sea amado. Si quieres conocer la abundancia, haz que otro tenga abundancia. Si quieres conocer el éxito, haz que otro alcance el éxito. Si quieres conocer el poder, haz poderoso a otro.
  • La felicidad no la encontrarás nunca en tu historia; sólo la encontrarás en tu decisión más nueva y más grandiosa acerca de ti mismo y de los demás. Esto puede significar tener que decirte a ti mismo, respecto de muchas cosas que han sucedido: Eso fue “entonces”; y esto es “ahora”.
  • Celebrar o quejarse: ésta es la opción de cada momento. Si eliges lo primero en vez de lo segundo, tu vida podrá llenarse de sonrisas para siempre.
  • Olvídate de cómo crees que “deben ser” las cosas. En el universo no existe el “debe ser”. El “deber ser” es una invención humana que no tiene nada que ver con la realidad última.
  • Y escucha. Simplemente, escucha. Escuchar es un gran arte. ¿Sabes que puedes hacer felices a las personas con solo escucharlas? ¿Sabes que te puedes hacer feliz a ti mismo a base de escuchar a los demás? Escuchar es una de las maneras más ricas de hacer el amor.

Seamos pues, capaces de amar a lo grande, de reír a lo grande, de brindar a apoyo a lo grande, de ser genuinos a lo grande y sobre todo a ser seres espléndidos a lo grande.

12 pautas para ayudar a las mamás que perdieron a un hijo

Solo en el idioma hebreo existe una palabra que designa a la persona que ha perdido un hijo: shjol. Su traducción más acertada sería “viud@ de hijo”.

Foto: Etapainfantil.com

/ 27 de mayo de 2020 / 21:53

Todos perdemos un ser querido, pero creo que no hay nada comparado con el dolor que deja la pérdida de un hijo, sientes que tu corazón ha dejado de latir, que tu cerebro ha tenido un corte circuito y solo sientes un desagarro en el fondo de tu ser, tu alma la has dejado de sentir.

Perdí a mi hijo Fares de 18 años el 5 de diciembre del 2014 por alguna razón que desconozco, su alma decidió partir sin previo aviso y he estado viviendo su pérdida con mucho dolor pero también he tenido algunos momentos de paz y ya a cinco años de aquello mi vida ha tomado un nuevo camino, una aceptación de la pérdida en favor de mi propio ser.

Poco a poco, empecé a encontrar un sentido a mi pérdida, entendí que mi dolor jamás pasará, aprenderé a vivir con él cada día hasta que yo también vuele a su lado. Aprendí a escucharlo a través de buenos pensamientos, de los buenos sentimientos, aprendí a esperar en ese canto de los pájaros cuando visito su tumba, aprendí a encontrarlo en esas músicas que escucho a diario y que sus letras me hablan a mí de lo que debo emprender.

Toda pérdida trae una ganancia

Aprendí este tiempo también que a diario aparecen los ángeles enviados, para darme fortaleza, ángeles que con palabras sencillas me hacen entender que él está más aquí que allá. Aprendí que en los cumpleaños y en las fiestas pasea a nuestro lado y al caer una lágrima en nuestros rostros te apuras en secarla para que vivíamos felices contigo y través de ti.

Aprendí que la resiliencia es la capacidad de recuperarse frente a la adversidad, pero yo asumo que ese poder solo viene de muy dentro de cada uno, también si quieres puedes tener la capacidad de hundirte en el dolor y dejarte morir.

Solo ese duelo nos llevara a demostrarnos a nosotros mismos que esta pérdida traerá siempre una ganancia, tal vez no se vea en algunos años, pero la vida te presenta muchas cosas que te permitan responderte. Busca, busca siempre ese para qué… que te permitirá vivir de forma diferente.

Nunca será fácil, pero tampoco será imposible darle un giro a tu sentir, tu vida es un regalo aprende a darle esa luz que necesitas y que viene de tu corazón….

Te regalo estas pautas que a mí me ayudaron:

  • Llora todo, saca todo y sonríe cuando puedas.
  • Cuando comiences a desesperarte, detente, relájate, no hagas nada, solo mira una película, lee o duerme hasta que comiences a recuperar la calma.
  • Haz lo que creas que es mejor para ti. No le debes rendir explicaciones a nadie por la manera en la que necesitas expresar tu duelo.
  • Si eres una persona de mucha fe, reza tanto como puedas.
  • Debes saber que no estás solo. Muchas personas han pasado por lo que tú estás pasando.
  • Durante la noche, cuando no haya nadie para ti y no puedas dormir, escribe una carta para tu hijo sobre el amor que sientes y sobre cuánta falta te hace.
  • No fijes fechas de recuperación. Pueden pasar años antes de que comiences a sentirte de manera normal nuevamente y esa etapa de estado normal será una nueva etapa.
  • Trata de recordar que nadie podrá entender lo que sientes realmente, a menos que hayan pasado por lo mismo que tú.
  • Hazle saber a tus seres queridos que pueden ayudarte y pídeles que respeten tus sentimientos.
  • Si puedes, recuerda la fuerza que has descubierto durante todo este proceso. Esto significa que podrás superar cualquier cosa en adelante.
  • Debes saber que hay incertidumbre en casi todo, incluso en seguir adelante.
  • No olvides que eres valiente por haber atravesado por esto.

Fares, lucharé porque esta pérdida no sea en vano y con las lágrimas en los bolsillos gritaré que tú fuiste quien nos permitió construirnos de nuevo. Ya no pregunto por qué te fuiste sino para qué.

* Tatiana Vallejos O. es fundadora de la Clínica del Alma Fares. Celular 73717282

Comparte y opina:

¿Debo darle leche de pecho a mi bebé si tengo síntomas de COVID-19?

La OMS y los Gobiernos recomiendan seguir dando de lactar en este caso. Sin embargo, un estudio reciente halló el nuevo coronavirus en la leche materna.

/ 27 de mayo de 2020 / 01:18

“Las niñas y niños, durante los primeros seis meses de vida deben alimentarse solo con leche materna porque tiene todo lo que necesitan para crecer sanos y fuertes”, explica un video educativo del Servicio departamental de salud (Sedes) La Paz que promueve la lactancia materna aún si la madre tiene síntomas de COVID-19.

En este caso recomienda “proteger a tu bebé poniéndote barbijo y lavándote las manos para darle pecho”. Esta es la misma posición de la Organización Mundial de la Salud (OMS) al respecto, aunque no hay estudios concluyentes que descarten que una madre enferma con el virus pueda transmitirlo a su bebé a través de la succión del líquido.

Hallaron virus en leche materna

Un estudio científico publicado el 21 de mayo en la revista científica The Lancet, halló que el virus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad, puede estar presente en la leche materna. “Sin embargo, sigue sin ser claro si el virus puede ser pasado a través del fluido”, explica Newsweek, medio que entrevistó a los investigadores de la universidad alemana Ulm a cargo de la investigación.

Se trata de la primera vez que se halla restos del virus en el líquido materno. Para esto se usó una técnica altamente sensitiva. Las leches maternas de dos mujeres de un hospital que dieron positivo al COVID-19 fueron analizadas. Incluso, el bebé de una de ellas también dio positivo al virus —el de la madre que presentaba signos de la enfermedad—, “pero el equipo no está seguro si el infante lo adquirió de su madre o si hubo otro medio de transmisión.

En todo caso, se sabe que otros virus, como el  HIV-1 pasan a través de la leche materna.

Alimentación, clave ante el COVID-19

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) promueve la lactancia como una manera de garantizar una buena nutrición de los infantes en tiempos del coronavirus COVID-19. En un conversatorio virtual denominado webinar, de la serie #unicefencasa, se definió que “la alimentación es clave ante el COVID-19 porque fortalece el sistema inmunológico, reduce complicaciones de cualquier infección o permite superar enfermedades. En el caso de los infantes, el primer paso es la lactancia materna, luego a partir de los seis meses”, informa ABI.

“La leche materna es fundamental porque es el mejor alimento, la lactancia debe iniciarse tras dar a luz, toda madre es capaz de producirla en la cantidad adecuada que requiere su bebé y cuanto más succione, mejor, habrá más leche”, dice María Eugenia Perales, de Unicef Bolivia.

Si tienes síntomas, busca ayuda

Si tienes los siguientes síntomas del COVID-19 y estás dado de lactar, busca ayuda inmediata:

  • dolor de garganta
  • fiebre
  • tos seca
  • dolor muscular
  • dolor de cabeza
  • pérdida del sentido del gusto o del olfato

Si tu bebé tiene fiebre o parece estar enfermo, no dudes, acude al médico cuanto antes.

A pesar de las directrices sobre este tema que insisten en continuar con la lactancia, no hay estudios concluyentes que eliminen el riesgo de contagio para el bebé. Por eso es importante que ante las dudas las converses con tu doctor, para salvaguardar tanto tu salud como la de tu niño.

Comparte y opina:

¿Cómo debo desinfectar frutas y hortalizas para prevenir enfermedades virales?

Una buena idea es lavarlas a fondo con un cepillo. Puedes dejarlas remojando en vinagre o gotas de lavandina, en caso de que no consumas la cáscara.

/ 26 de mayo de 2020 / 23:53

Una buena alimentación está compuesta sobre todo por frutas y hortalizas (verduras y también raíces, semillas y bulbos). Durante la pandemia del nuevo coronavirus que en Bolivia ha infectado oficialmente hasta este martes 26 de mayo a 7.136 personas, es importante que las laves con agua potable “como lo harías en cualquier circunstancia”, recomienda la Organización Mundial de la Salud en su portal Who.int.

Aunque las hayas comprado de mercado o supermercado “es importante desinfectarlas, porque comer una fruta o verdura sin desinfectar puede traer futuros problemas de salud”, explica a *Mía* la nutricionista María Rene Isidro.

Vinagre o lavandina

“Todos los días, personas de todo el mundo enferman por los alimentos que comen. Estas enfermedades se denominan enfermedades de transmisión alimentaria y son causadas por microorganismos peligrosos y/o sustancias químicas tóxicas. La mayoría de las enfermedades de transmisión alimentaria se pueden prevenir con una manipulación apropiada de los alimentos”, afirma el portal de la OMS.

Isidro explica que una recomendable de desinfectar frutas y verduras consiste en poner una cucharada de vinagre blanco en un litro de agua (4 tazas) y remojar frutas y verduras por unos 10 minutos.

En aquellas frutas o verduras de las que no consumirás las cascaras —por ejemplo, la papa— puedes usar media cuchara de lavandina o hipoclorito de sodio en dos litros de agua (8 tazas) y remojar 10 minutos.

Cepillo y uñas cortas

“Las frutas y verduras deben ser limpiadas con una esponja o cepillo y luego enjuagar con abundante agua”, advierte la nutricionista. “No olvide lavarse con más frecuencia las manos si los estará manipulando…las uñas deben estar cortas, porque las uñas largas guardan la acumulación de virus”, añade la OMS.

Otra recomendación es mantener la limpieza en el área donde guarda los alimentos. “Siempre separe alimentos crudos y cocinados, porque previene la transferencia de microorganismos. Procure cocinar completamente los alimentos y mantenga los alimentos a temperaturas seguras”, explica el organismo internacional.

Fuentes: Who.int y María René Isidro (Nutricionista, Tel.: 69732808)

Comparte y opina:

Los ojos también sonríen; mantén tu actitud detrás del barbijo

Distanciamiento físico no es lo mismo que distanciamiento social. Podemos seguir teniendo buena actitud y amabilidad cuando interactuamos con otras personas.

/ 26 de mayo de 2020 / 22:16

Las mascarillas o barbijos se han convertido en un accesorio y hasta una marca. Hasta podría definir a la mascarilla como el “Accesorio del Año 2020”. Si bien su uso no reemplaza lavarse las manos, nuestras vidas pueden depender de ésta.

Pero, ¿podremos confiar al saludar a alguien si solo se le ven sus ojos? Que no les incomode, mientras utilicemos una ligera reverencia o una sonrisa con los ojos será suficiente… ¡Los ojos también sonríen!

Que nuestra sonrisa frente a esta pandemia sea la de la BUENA ACTITUD y AMABILIDAD (en mayúsculas), la que todos debemos mostrar y tener; que no se pierda esa actitud de empatía y respeto frente a otros.

Es ahora que tenemos la oportunidad de que todo esto que nos está tocando vivir nos conduzca a ser más compasivos y tolerantes de otros porque la etiqueta es eso: vivir con respeto por los demás y pensar en ellos antes que en uno mismo. El ser compasivo no solo es una virtud, sino una señal de buena educación.

Una sonrisa ayuda a ser amable. Regala siempre una sonrisa, que sea natural, no forzada ni fingida, que sea sincera y muy valiosa. ¡Una sonrisa es la luz del rostro!

Sociales a la distancia

Tal vez, de manera equivocada, tratando de evitar la propagación de un virus altamente contagioso, se ha venido utilizando el término “distanciamiento social”. Mayormente, es una expresión para contactos de carácter formal: relaciones de trabajo, negocios o fiestas sociales como el apretón de manos, por ejemplo.  

Lo que realmente se quiere significar es mantener la “distancia física” entre las personas, que no siempre es distanciamiento social. 

Los humanos por naturaleza, socializamos, necesitamos estar en contacto, estar socialmente cerca con la mente y el corazón, alimentando la conexión humana. 

El distanciamiento físico no siempre equivale a distanciamiento social. Nuestras acciones, pensamientos, risas y sonrisas no se detienen a la directriz de mantener los dos metros de distancia, pero debemos ser socialmente responsables.

¡Mantengan la distancia física, pero manténganse socialmente cerca!

Opciones de saludo a reconsiderar

Ya sabemos que, por ahora, la larga tradición del el apretón de manos y/o el beso en la mejilla están fuera. En artículos pasados ofrecimos alternativas de saludo, sin embargo existen algunas que vale la pena reconsiderar:

  • El golpe de puños, pues se siguen tocando las manos.
  • El golpe de codos, pues las personas estornudan y tosen en esa área.

Entre las mejores alternativas, están:

  • El “Námaste”, saludo tradicional de la India, (las palmas juntas como si se estuviera rezando), que significa “Hola” y “Adiós” con una ligera reverencia.
  • Un gesto de palma abierta, especialmente si se saluda a varias personas.
  • Colocar la mano en el corazón, es un saludo muy gentil.

Si alguien se te acerca demasiado

Si se encuentran en la situación en la fila de un supermercado o una farmacia, está perfectamente permitido pedirle a la persona detrás, de forma muy cortés, que retroceda si se acerca demasiado. Solo necesitan actuar con amabilidad y mucha calma. Por ejemplo: “Estoy tratando de mantener distancia, ¿me permites?, gracias.”

Cabe aclarar que no son “nuevos comportamientos”, no es que los “modales” que tanto inculcamos, hayan sido revocados. La etiqueta, por su naturaleza, se adapta a las épocas, a las crisis y a las situaciones, pero siempre está basada en el respeto y la consideración. 

Como todos, esperamos que esta pandemia sea razonablemente contenida. Nuestro buen comportamiento puede salvar vidas.  

Tengan siempre en mente: ¡Las actitudes son contagiosas!

Comparte y opina:

Teletrabajo eficiente con base en buenos hábitos alimenticios

“La concentración para realizar el trabajo depende de los hábitos alimenticios que tengamos”, afirma la nutricionista Jamila Smith.

Foto:Psychologicalscience

/ 13 de mayo de 2020 / 02:50

“Lo que hacías antes de la cuarentena, lo vas a seguir haciendo, lo único que cambia es el lugar. Si antes no desayunabas, si salías tarde, si almorzabas como gallina, tarde, mal o nunca.  Es muy posible que, en esta situación sigas haciendo lo mismo. Recuerda que estar en casa implica ventajas, no problemas”, afirma el coach empresarial y administrador de empresas, Juan Carlos Vacaflor.

“Existe una estrecha relación de lo que es nuestro sistema digestivo y nuestro cerebro, por eso se conoce al sistema digestivo como el segundo cerebro; la concentración para realizar el trabajo depende de los hábitos alimenticios que tengamos”, afirma la nutricionista Jamila Smith.

Inicia el día con agua y frutos rojos

Un correcto hábito alimenticio te ayudará a realizar un teletrabajo más eficiente. “Inicia tus días a la misma hora siempre. Bebe un vaso de agua al despertar. Ahora que no tienes que transportarte al trabajo, aprovecha ese espacio para hacer ejercicio o hacer el desayuno, o arreglar tu habitación”, recomienda el coach. “Desayuna por favor, es necesario que lo hagas para realizar un trabajo eficiente”, añade.

Lo que debes incluir en tu desayuno para la concentración son los frutos rojos y cereales. “En este caso, las frutillas y arándanos azules, porque tienen bastante cantidad de antioxidantes y estos activan las enzimas del cerebro, mejora la memoria. Acompáñalos con cereales en panes o galletas, pero siempre y cuando no hayan sido procesados y sean de grano entero como la avena y el trigo. Estos ayudan porque tienen un elemento llamado ele triptófano que es absorbido por el cerebro para ayudar a producir la serotonina (ayuda a la relajación). Es ventajoso estar relajados para una buena concentración. Una avena con frutos rojos será perfecto”, asegura la nutricionista.

Empieza a trabajar con un toma todo

“Lleva a tu espacio un toma todo con agua. Que acabarlo hasta medio día sea tu meta. Mientras trabajas y te enfocas en tus objetivos. Date un espacio para darle unos sorbos a tu botella, estirarte, respirar profundo tres veces, pararte, ver por la ventana y regresar. Hasta medio día, habrás logrado trabajar unas cuantas horas bien trabajadas”, aconseja Vacaflor.

Pero si tienes ganas de un snack, “saca un plátano cortado en pedazos antes de empezar tu trabajo. Esta fruta tiene una buena cantidad de potasio y vitaminas del grupo B que ayudan a la producción de varios neurotransmisores relacionados con la concentración”, afirma la nutricionista.

A la hora del almuerzo, mejor pescado

Smith recomienda comer a mediodía un solo plato fuerte y un postre. “Que sean tu creatividad y la simplicidad, y no tus costumbres, las que te inspiren el menú”, dice el coach.

Algo sencillo de preparar es el “pescado, como el atún, que contiene una buena cantidad de ácidos grasos y omega3. Estos aceites son muy buenos para el sistema nervioso central, que está íntimamente relacionado con el buen funcionamiento del cerebro. Lo puedes acompañar con paltas que ayudar a mejorar la memoria y la concentración, reemplazando grasas monoinsaturadas, por grasas polinsaturadas, que son más sanas”, asegura la profesional.

Mejor siesta, con chocolate

“La siesta de 15 minutos podría ser una opción en este tiempo. Se ha comprobado que este recomendable hábito proporciona muchos beneficios para tu salud y la de los tuyos”, asegura Vacaflor. Para un buen descanso te ayudará el “chocolate con la mayor cantidad de cacao posible y que sea negro. Te quitará la ansiedad y te provocará cierta relajación”, añade Smith.

Ponte una hora de salida

“Sé de personas en esta cuarentena están trabajando hasta las 13.00 y otras, hasta las 15:00. Como sea que te organices, diseña una hora de salida, siempre que puedas. Que tu familia, sepa que luego de las 15.00 estarás fuera del trabajo. Muchas personas siguen de frente y se levantan de sus sillas ya entrada la noche… pero por favor, pon un objetivo a cada día y al cumplirlo, cierra el día”, sugiere el coach.

Si te toca trabajar por la tarde, el snack debe ser diferente, pues la tarde dura más. “Nueces, maníes, almendras y todos los frutos secos contienen antioxidantes, ácidos grasos y fitoquímicos que ayudan a proteger la salud cerebral. Además, omega3 y minerales que son excelentes para el funcionamiento del cerebro. Por lo tanto, ayudan mucho a la concentración. Claro, son calóricos, por lo que no se debe exagerar. Son un snack ideal, pero solo un pequeño manojo de los frutos secos que gustes será suficiente.

Cena, un tiempo de ocio creativo

“Debe ser un momento para verte con los tuyos en buena onda. A lo mejor ni comes, o tal vez una fruta o algo ligero, pero que la cena sea la seña de que tu día se va terminando. Es necesario que recuerdes que el día tiene tres espacios: descanso, trabajo y ocio creativo. La cena puede usarse como la señal del inicio del ocio creativo”, dice Vacaflor.

Sin embargo, algunos pueden sentir ansiedad y querer comer chatarra como papitas o chizitos. “Esto pasa porque tu cuerpo comió en el día, pero no se nutrió. Si te alimentaste en el día con los consejos dados, no tendrás esos antojos”, dice la especialista.

Recuerda que “cuando trabajes, trabaja. Cuando duermas, duerme. Cuando comas, come. Cuando converses, escucha”, concluye el administrador. “Es importante tener los descansos. Apaga tu computadora ese momento y disfruta la comida, así no sentirás antojos y la necesidad de picotear lo que encuentres en tu cocina de manera desmedida”, finaliza la nutricionista. 

Fuentes: Jamila Smith (Nutricionista, Tel.: 69777962) y Juan Carlos Vacaflor (coach empresarial y administrador de empresas, Tel.: 76776703).

Comparte y opina:

Últimas Noticias