Mundo

viernes 23 abr 2021 | Actualizado a 10:49

Chilenos votan en primarias con Bachelet como favorita e incertidumbre en oficialismo

Se trata de las primeras elecciones primarias nacionales que se realizan en Chile y a las que los partidos políticos se someten voluntariamente pero se comprometen a aceptan sus resultados vinculantes.

Una mujer deposita su voto en Santiago, Chile. Foto: AFP

/ 30 de junio de 2013 / 19:14

Los chilenos votaban este domingo en unas inéditas elecciones primarias, en las que la exmandataria Michelle Bachelet es la favorita para convertirse en la candidata de la oposición para las presidenciales de noviembre, mientras que en el oficialismo reina la incógnita.

De acuerdo con analistas, al final de la elección, deberían resolverse necesariamente dos enigmas: quién será el candidato del oficialismo con el que Bachelet disputará más estrechamente en las elecciones presidenciales en cinco meses más y el nombre del aspirante que la secunde, que tendrá mayores posibilidades de influir en la conformación de su eventual programa de gobierno. 

Las elecciones arrancaron a las 08.00 (hora chilena), y hasta el mediodía se instalaron la mayoría de las más de 13.000 mesas de votación en 1.371 locales en todo Chile, que estarán abiertas por 10 horas, según el Servicio Electoral (Servel).

«Sobre un universo de 13.543 mesas receptoras de sufragios, se encuentran instaladas un total de 13.538 mesas, equivalentes al 99%. El proceso de instalación de mesas ha concluido», anunció Juan Emilio Cheyre, presidente del Servel.

Se trata de las primeras elecciones primarias nacionales que se realizan en Chile y a las que los partidos políticos se someten voluntariamente pero se comprometen a aceptan sus resultados vinculantes.

Los candidatos perdedores no pueden postularse al mismo cargo en la elección posterior.

A esta elección, las dos principales coaliciones políticas del país, la oposición de centroizquierda y el oficialismo de derecha, decidieron someterse a primarias para elegir a sus únicos aspirantes para las elecciones generales del próximo 17 de noviembre, cuando se decidirá el sucesor del presidente Sebastián Piñera y se renovará gran parte del Congreso.

No hay encuestas que anticipen los resultados, pero Bachelet (2006-2010), del Partido Socialista, es la amplia favorita para ganar la nominación del Pacto Nueva Mayoría, que incluye a los partidos de la histórica coalición política Concertación más el Partido Comunista.

Bachelet, impedida por ley de acceder a la reelección inmediata y que arribó a Chile en marzo pasado tras liderar por casi tres años la oficina ONU-Mujer en Nueva York, votó temprano, en medio de una alta expectación periodística, haciendo un llamado a la población a votar.

El voto es voluntarios en Chile y en las últimas elecciones -las municipales de octubre pasado- la abstención se empinó hasta un 60%. Las autoridades han dicho que la votación sería exitosa si vota un 10% de los más de 13 millones de potenciales votantes, en un frío pero soleado día de invierno (austral) en Chile.

«Espero que la gente que de verdad quiera que el nombre de su candidato o candidata sea el que esté en la papeleta en noviembre pueda ir a votar», dijo Bachelet tras emitir su sufragio.

La exmandataria, de 61 años y médica pediatra de profesión, enfrenta al exalcalde demócrata cristiano Claudio Orrego, el senador del Partido Radical José Antonio Gómez y el independiente Andrés Velasco, quien fue ministro de Hacienda durante el gobierno de Bachelet.

Con Bachelet como favorita, la pelea en la oposición se instaló por el segundo lugar, con miras a la eventual configuración del programa de gobierno que la expresidenta ofrecerá en su campaña para noviembre.

Según analistas, Orrego tiene ventaja ya que su partido, la Democracia Cristiana, es uno de los que cuenta con mayor número de adherentes en  Chile.

«La Democracia Cristiana tiene una extensa historia de realización de primarias (internas) y su segundo lugar no debería estar amenazado», dijo a la AFP el politólogo Mauricio Morales.

¿Allamand o Longueira?

En el oficialismo, en tanto, la pelea es cerrada entre los candidatos Andrés Allamand, militante del partido del presidente Sebastián Piñera Renovación Nacional, y Pablo Longueira, de la ultraconservadora Unión Demócrata Independiente (UDI).

Allamand fue ministro de defensa de Piñera, mientras que Longueira ocupó el cargo de ministro de Economía. Ambos fueron adherentes de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y tienen una extensa trayectoria política.

Allamand y Longueira apuntan a darle continuidad al gobierno de Sebastián Piñera, que se convirtió en  2010 en el primer presidente de derecha tras 20 años de hegemonía de izquierda.

«Tengo esa convicción de que vamos a ganar hoy día, pero también queremos mostrar la unidad que la Alianza (de partidos de derecha) ha mostrado durante este proceso y vamos a coordinarnos, una vez conocido el resultado, mostrar esa unidad», dijo Longueira, luego de votar.

Las primarias fueron promovidas por el gobierno de Piñera en un intento de democratizar el sistema político -poco representativo y que ha consolidado el bipartidismo- basado en un sistema electoral confeccionado en los años de dictadura en Chile.

Comparte y opina:

Festival de Viña del Mar cierra imbuido en la crisis social de Chile

Los disturbios ocurrieron en la plaza central Vergara de Viña del Mar, balneario de la costa central chilena. En tanto, al interior de la Quinta Vergara, el anfiteatro donde se realiza el festival, se escucharon cantos contra Piñera y la Policía.

El cantante Ozuna. Foto: @elfestival

/ 29 de febrero de 2020 / 01:33

Protestas violentas y reivindicaciones sociales, Ricky Martin y Mon Laferte mostrando su cara más militante y el público coreando consignas en contra del gobierno de Sebastián Piñera: el Festival de Viña del Mar cerró este viernes como un espejo de la crisis que vive Chile.

Con 61 años de existencia y convertido en el evento de música popular más importante de América Latina, la edición 2020 de este tradicional festival será recordada por la tensión que lo rodeó durante sus seis días y las consignas políticas escuchadas, en su mayoría, en apoyo a la revuelta social que estalló en Chile el 18 de octubre.

En la sexta y última noche, se mantuvo la misma tónica, con protestas en las calles donde cientos de manifestantes se enfrentaron con piedras a agentes antidisturbios, quienes los dispersaron con gas lacrimógeno y carros lanza agua. Policías en motocicletas utilizaron bastones y gas pimienta contra los manifestantes, constató un periodista de la AFP.

Los disturbios ocurrieron en la plaza central Vergara de Viña del Mar, balneario de la costa central chilena.

En tanto, al interior de la Quinta Vergara, el anfiteatro donde se realiza el festival, se escucharon cantos contra Piñera y la Policía. Un público en su mayoría joven disfrutó del reguetonero puertorriqueño Ozuna.

"Viernes, este es el último día de festival y van a querer hacer, o algunos quieren hacer, incendiar la Quinta Vergara", dijo el presidente Piñera, durante la jornada.

Tras un estallido contra el alza en la tarifa del metro de Santiago, las manifestaciones rápidamente derivaron en un generalizado reclamo de profundas reformas sociales en el país, que era considerado uno de los más estables de América Latina. 

Violentas manifestaciones

Antes de la inauguración del festival -el domingo pasado- estallaron violentas protestas en los alrededores de la Quinta Vergara, por grupos radicales que buscaban impedir la realización del evento, en apoyo a las protestas sociales.

Encapuchados atacaron el tradicional hotel O'Higgins, que alojaba parte de la prensa y algunos miembros del equipo de producción del festival. Pasajeros y trabajadores fueron evacuados, mientras que ocho vehículos estacionados afuera fueron quemados.

La policía reportó 23 agentes heridos y cerca de una decena de detenidos.

En medio de las protestas, el automóvil que trasladaba hasta el festival al cantante puertorriqueño Ricky Martín fue apedreado por los manifestantes, según contó Jorge Ramírez, productor de la visita del cantante a Chile.

"Lo que pasó puede graficarse como si hubiera sido una emboscada en la época más violenta del narcotráfico colombiano", dijo Ramírez al diario El Mercurio.

Artistas en protesta

Sobre el escenario, todavía con la tensión en el ambiente, Ricky Martin reiteró sin embargo su apoyo a las manifestaciones chilenas. "Exijan lo básico, los derechos humanos, es básico, no pedimos nada. Yo estoy contigo, Chile, nunca callados, siempre con amor y con paz", soltó el cantante, que abrió la primera noche.

El lunes fue el turno de Mon Laferte, una de las artistas chilenas que más ha apoyado las protestas, y quien en una entrevista había deslizado que policías estaban detrás de los saqueos y ataques incendiarios al metro de Santiago. Por estas declaraciones, fue denunciada ante la justicia.

"Me querían citar a declarar por un delito, pensé que era una broma y hasta hace un momento estaba con mucho miedo. ¿Puede ser un delito expresar una opinión?", agregó. En ese momento, el público se unió para gritarle "íNo estás sola!".

"No permitamos que el país caiga en manos de unos pocos", dijo, por su parte, la mexicana Ana Gabriel, la tercera noche de festival, en un mensaje político interpretado por algunos como un rechazo a las manifestaciones.

También actuaron el cantante español Pablo Alborán, el argentino Luciano Pereyra y la banda Maroon 5.

Humor político

En las graderías de la Quinta Vergara abundaron las pancartas y los gritos en apoyo al movimiento social, que considera hasta ahora insuficientes las reformas impulsadas por Piñera, aludido también en las rutinas de humor que se presentaron.

El imitador chileno Stefan Kramer realizó el domingo una rutina que incluyó una ácida imitación al mandatario y un recorrido por los principales hitos del estallido social.

En una de las partes más polémicas de su show, Kramer hizo una mención a la llamada "primera línea", encapuchados que se enfrentan en Santiago en las protestas con la policía, lo que le valió fuertes críticas por un supuesto apoyo a la violencia. (29/02/2020)

Comparte y opina:

La ONU envía una misión de Derechos Humanos a Chile, donde sigue la crisis social

El gobierno reportó este jueves una disminución de los hechos de violencia, que suman 18 muertos, pero los incidentes siguen presentes en varios puntos del territorio.

La policía antidisturbios roció agua a los manifestantes durante los enfrentamientos en Santiago este 24 de octubre. Foto: AFP

/ 24 de octubre de 2019 / 18:48

Decenas de miles de personas volvieron a las calles este jueves para protestar contra las desigualdades sociales en Chile, adonde la ONU decidió enviar una misión para investigar presuntas violaciones de los derechos humanos.

Ante la multiplicación de denuncias de supuestos abusos por parte de los militares, que desde el sábado fueron desplegados en las calles, la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la expresidenta chilena Michelle Bachelet, anunció que había "decidido enviar una misión de verificación para examinar" la situación en el país.

La Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y una veintena de organizaciones sociales convocaron a una segunda jornada de paralización el jueves, pero muchos acudieron a sus trabajos y el comercio abrió tímidamente sus puertas. En la tarde, paulatinamente comenzaron a cerrar más temprano de lo habitual.

"Los problemas se han arrastrado en el tiempo, con todos los partidos políticos es lo mismo (…) Lo único es protestar. He venido desde hace tres días y voy a seguir protestando", dijo a la AFP Pamela Rosas, de 26 años.

En un intento por bajar la presión, el presidente Sebastián Piñera informó de un plan para terminar con los toques de queda, impuestos por primera vez desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), aunque esa medida se decretó para este jueves por sexto día consecutivo en varias regiones del país.

"Estamos trabajando en un plan de normalización de la vida de nuestro país", dijo el mandatario en un mensaje a la prensa.

El canciller chileno, Teodoro Ribera, confirmó por su parte que el foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) se reunirá el 16 y 17 de noviembre en Santiago, tal y como estaba previsto.

Custodiadas por el ejército, tres líneas del metro metropolitano funcionan parcialmente junto a 6.000 autobuses. El viernes se sumarán algunas estaciones de otras dos líneas del subterráneo, seriamente dañado por ataques incendiarios.

El gobierno reportó este jueves una disminución de los hechos de violencia, que suman 18 muertos, pero los incidentes siguen presentes en varios puntos del territorio.

Los disturbios, saqueos e incendios -registrados especialmente en zonas periféricas de la capital- disminuyeron, no se registraron fallecidos en las últimas 24 horas y los detenidos suman 735, desde los 979 del día anterior. Pero los enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad se mantienen en puntos álgidos de las manifestaciones, como la céntrica Plaza Italia.

El canto "Piñera, escucha, andate a la chucha (diablo)", toma fuerza en las calles.

Misión Bachelet

Las protestas continúan mientras aumentan las denuncias de abuso de los agentes del Estado. Cinco de las 18 muertes ocurridas en el estallido social perecieron a manos de las fuerzas del Estado.

Un último reporte del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) contabiliza, además, 584 heridos, 245 de ellos por armas de fuego.   Frente a los cuestionamientos, el ministro de Defensa, Alberto Espina, afirmó el jueves que los militares actuaban para proteger los derechos humanos de los chilenos, no para violarlos.

Además de la misión anunciada por Bachelet, el canciller Ribera informó que Piñera había invitado a Chile a la expresidenta y a José Miguel Vivanco, director de la división de las Américas de Human Rights Watch.

El padre de la alta comisionada de la ONU fue detenido y torturado tras oponerse al golpe de Pinochet y murió en la cárcel en 1974, y ella también fue torturada antes de exiliarse.

Una crisis que no cede

Las multitudinarias manifestaciones han derivado en un movimiento mucho mayor, heterogéneo y sin un liderazgo identificable, que pone sobre la mesa otras demandas, principalmente un aumento de las bajas pensiones del sistema privado que se mantiene como herencia de la dictadura.

"Esto ya es el reclamo de todo un país, nos cansamos", gritaba una manifestante en medio de una multitud que hacía sonar sus cacerolas ante los soldados en Santiago.

El anuncio de una batería de medidas del presidente Piñera el martes y su pedido de "perdón" parecen no haber surtido el efecto deseado.

El gobierno prometió una mejora de las pensiones de los más pobres, más impuestos para quienes tienen mayores ingresos y una disminución de las dietas parlamentarias y los altos sueldos públicos, además de congelar un aumento del 9,2% en las tarifas de la electricidad.

"Esperábamos que este momento de conflicto social aumentara la sensibilidad, pero son las mismas propuestas de hace meses", lamentó Izkia Siches, presidenta del Colegio Médico, también presente en las movilizaciones.

Los mercados se mostraron optimistas y la Bolsa de Santiago cerró con un alza de 2,13%. (24/10/2019)

Comparte y opina:

Ataque a sistema bancario chileno afecta datos de tarjetas de crédito

En Chile existen unas 38 millones de tarjetas de crédito, cuyo uso es habitual entre la población.

En Chile existen unas 38 millones de tarjetas de crédito, cuyo uso es habitual entre la población.

/ 26 de julio de 2018 / 23:30

El pirateo de datos correspondientes a unas 14.000 tarjetas de crédito emitidas por varios bancos nacionales y extranjeros desnudó los problemas de ciberseguridad del sistema financiero chileno, al que los hackers prometieron continuar vulnerando.

El grupo de piratas ‘ShadowBrockers’, que apareció por primera vez en 2016 cuando publicaron filtraciones que afectaron a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense, se adjudicó el robo y la divulgación en redes sociales de los números de las tarjetas, el código de seguridad y su fecha de expiración ocurrido el miércoles.

ShadowBrockers emitió este jueves un comunicado en redes sociales en el que adviertieron que el ciberataque «fue sólo un ejemplo» y que la filtración de datos de las tarjetas «es el camino a seguir, no lo podrán ver, su gente no lo pagará, su gobierno será el que pagará».

Horas antes, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, había tratado de minimizar el problema y tranquilizar a los usuarios al señalar que «no ha habido uso fraudulento de esta información».

También aseguró que el ataque no generó «un problema sistémico» ni puso en riesgo «la estabilidad del sistema financiero ni la cadena de pagos», aunque reconoció que este tipo de incidentes «afectan la confianza y la tranquilidad» de las personas que utilizan y operan en el sistema financiero.

Según el ministro, el robo de la información de las tarjetas no se produjo en el sistema bancario. Las autoridades manejaban las hipótesis de que los hackers se introdujeron por una cuenta internacional de Correos de Chile o desde los servidores de algún comercio.

Sin embargo, los hackers explicaron que obtuvieron los datos «mediante portales de pago directamente asociados a sus bancos».

La Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) alertó sobre el ataque la noche del miércoles, y conjuntamente anunció que se habían redoblado las medidas de seguridad para prevenir nuevos ataques.

No obstante, «no existe ninguna garantía de que estas cosas no se repitan», manifestó Mario Farren, superintendente del SBIF.

De las 14.000 tarjetas afectadas, 2.480 estaban activas al momento del ataque. No obstante, todas fueron bloqueadas y los bancos anunciaron que entregarán nuevos plásticos a sus clientes.

La fiscalía abrió una investigación para establecer si se cometió algún ilícito, como delitos informáticos o clonación de tarjetas. «Lo importante es que se recabe la información de distintas entidades bancarias y también se va a pedir información de Transbank», explicó el fiscal regional oriente, Manuel Guerra, citado por la prensa local.

Invertir en ciberseguridad

No es la primera vez que se produce un ataque de este tipo. En junio pasado, el Banco de Chile -uno de los más importantes del país- fue víctima de un ataque cibernético masivo que acabó en el robo 10 millones de dólares.

El ministro Larraín cree que estos hechos obedecen a la baja inversión en sistemas de ciberseguridad que se registra en el sistema bancario chileno.

«Es un tema que tenemos que abordar, porque de alguna manera estos temas están ahí y de repente nos ocurren estos casos y es importante que estemos preparados y trabajemos en conjunto. Vamos a tener que invertir más en ciberseguridad», insistió Larraín.

La SBIF por su parte hizo un llamado a la industria financiera para que redoble las medidas de seguridad, ya que a su juicio la industria «está al debe» en esta materia, afirmó el superintendente Farren.

En Chile existen unas 38 millones de tarjetas de crédito, cuyo uso es habitual entre la población. (26/07/2018)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Un Bosé histórico abre un Festival de Viña del Mar cargado de reguetón

Por su dilatada trayectoria en el festival, la Municipalidad de Viña del Mar, a cargo de la organización del festival, decidió entregar a Bosé por primera vez el premio 'Icono del Festival'.

Portada de Viña 2018

/ 20 de febrero de 2018 / 00:56

En su décima actuación sobre este escenario, el español Miguel Bosé será el encargado de inaugurar el martes el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, cargado este año de reguetón, y al contagioso ritmo del ‘Despacito’ de Luis Fonsi.

Creado en 1960, el festival, que se realiza todos los años en el balneario de Viña del Mar, en el litoral central chileno, es considerado el evento musical más importante de Latinoamérica, y en sus 59 años de historia ha recibido a artistas de la talla del español Julio Iglesias, el mexicano Luis Miguel o los británicos The Police y Elton John.

Premio a la décima presentación

El festival de este año arrancará con uno de sus hijos pródigos: Miguel Bosé, quien impulsó su carrera fuera de España en 1981 con su primera presentación en Viña del Mar. Tras ello, Bosé actuó en otras nueve ocasiones convirtiéndose en el artista con más presentaciones.

Por su dilatada trayectoria en el festival, la Municipalidad de Viña del Mar, a cargo de la organización del festival, decidió entregar a Bosé por primera vez el premio ‘Icono del Festival’.

«Se lo merece, porque es una persona muy cercana con Viña del Mar y a su festival», dijo este lunes en una rueda de prensa la alcaldesa de la localidad, Virginia Reginato.

El cantante español, de 61 años,  desplegará en la Quinta Vergara -escenario del festival- todos los éxitos de su carrera artística de 40 años.

Con mucho ritmo pero ‘Despacito’

En su mejor momento artístico, el puertorriqueño Luis Fonsi, tendrá a su cargo la responsabilidad de hacer bailar a los cerca de 20.000 fanáticos que irán a verlo el miércoles para explotar con su éxito mundial: ‘Despacito’.

La canción cosechó éxitos en todo el mundo, ganó cuatro Grammy Latinos el año pasado, ha sido número uno en 40 países y fue grabado hasta en mandarín, convirtiéndose en uno de los temas más escuchados de la década.

La organización del festival gastó cerca de 700.000 dólares para contar este año con Fonsi, con lo que se convirtió en el número más caro de la edición 2018 de este evento musical.

Su majestad el reguetón

El reguetón volverá a reinar en el festival, repitiendo el éxito que ha tenido en los últimos años con diferentes exponentes y que tiene al ‘Despacito’ de Fonsi como estandarte.

El grupo ‘Gente de Zona’ con su éxito ‘La Gozadera’, grabado junto a Marc Anthony, la banda juvenil estadounidense CNCO y el dúo puertorriqueño Zion & Lennox tienen a su cargo la misión de hacer bailar al público de la Quinta Vergara.

Jamiroquai pone el funk

La banda inglesa Jamiroquai, encabezada por el cantante Jason Kay, pondrá el toque funk a este festival, en uno de los dos números ‘anglos’ contratados para este año, junto a la banda Europe.

La noche del jueves, los ingleses recorrerán toda su exitosa discografía con temas clásicos como ‘Space Cowboy’, ‘Virtual Insanity’ o ‘Cosmic Girl’, que mantienen vigente una carrera de 26 años.

En esa misma jornada, actuarán los suecos Europe, una veterana banda que brilló en la década de los ochenta con éxitos como ‘The Final Countdown’ o la balada ‘Carrie’. (19/02/2018)

Comparte y opina:

Un Bosé histórico abre un Festival de Viña del Mar cargado de reguetón

Por su dilatada trayectoria en el festival, la Municipalidad de Viña del Mar, a cargo de la organización del festival, decidió entregar a Bosé por primera vez el premio 'Icono del Festival'.

/ 20 de febrero de 2018 / 00:56

En su décima actuación sobre este escenario, el español Miguel Bosé será el encargado de inaugurar el martes el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, cargado este año de reguetón, y al contagioso ritmo del ‘Despacito’ de Luis Fonsi.

Creado en 1960, el festival, que se realiza todos los años en el balneario de Viña del Mar, en el litoral central chileno, es considerado el evento musical más importante de Latinoamérica, y en sus 59 años de historia ha recibido a artistas de la talla del español Julio Iglesias, el mexicano Luis Miguel o los británicos The Police y Elton John.

Premio a la décima presentación

El festival de este año arrancará con uno de sus hijos pródigos: Miguel Bosé, quien impulsó su carrera fuera de España en 1981 con su primera presentación en Viña del Mar. Tras ello, Bosé actuó en otras nueve ocasiones convirtiéndose en el artista con más presentaciones.

Por su dilatada trayectoria en el festival, la Municipalidad de Viña del Mar, a cargo de la organización del festival, decidió entregar a Bosé por primera vez el premio ‘Icono del Festival’.

«Se lo merece, porque es una persona muy cercana con Viña del Mar y a su festival», dijo este lunes en una rueda de prensa la alcaldesa de la localidad, Virginia Reginato.

El cantante español, de 61 años,  desplegará en la Quinta Vergara -escenario del festival- todos los éxitos de su carrera artística de 40 años.

Con mucho ritmo pero ‘Despacito’

En su mejor momento artístico, el puertorriqueño Luis Fonsi, tendrá a su cargo la responsabilidad de hacer bailar a los cerca de 20.000 fanáticos que irán a verlo el miércoles para explotar con su éxito mundial: ‘Despacito’.

La canción cosechó éxitos en todo el mundo, ganó cuatro Grammy Latinos el año pasado, ha sido número uno en 40 países y fue grabado hasta en mandarín, convirtiéndose en uno de los temas más escuchados de la década.

La organización del festival gastó cerca de 700.000 dólares para contar este año con Fonsi, con lo que se convirtió en el número más caro de la edición 2018 de este evento musical.

Su majestad el reguetón

El reguetón volverá a reinar en el festival, repitiendo el éxito que ha tenido en los últimos años con diferentes exponentes y que tiene al ‘Despacito’ de Fonsi como estandarte.

El grupo ‘Gente de Zona’ con su éxito ‘La Gozadera’, grabado junto a Marc Anthony, la banda juvenil estadounidense CNCO y el dúo puertorriqueño Zion & Lennox tienen a su cargo la misión de hacer bailar al público de la Quinta Vergara.

Jamiroquai pone el funk

La banda inglesa Jamiroquai, encabezada por el cantante Jason Kay, pondrá el toque funk a este festival, en uno de los dos números ‘anglos’ contratados para este año, junto a la banda Europe.

La noche del jueves, los ingleses recorrerán toda su exitosa discografía con temas clásicos como ‘Space Cowboy’, ‘Virtual Insanity’ o ‘Cosmic Girl’, que mantienen vigente una carrera de 26 años.

En esa misma jornada, actuarán los suecos Europe, una veterana banda que brilló en la década de los ochenta con éxitos como ‘The Final Countdown’ o la balada ‘Carrie’. (19/02/2018)

Comparte y opina:

Últimas Noticias