Mundo

domingo 25 jul 2021 | Actualizado a 19:14

Liberan a tres mujeres cautivas durante 30 años en una casa de Londres

El caso es el último de una serie de largos cautiverios descubiertos en los últimos tiempos, aunque ninguno se prolongó tantos años.

/ 21 de noviembre de 2013 / 18:35

La policía británica detuvo hoy a dos personas y liberó a tres aterrorizadas mujeres de una casa en Londres en la que dijeron haber estado cautivas durante unos 30 años.

Se trata de una malasia de 69 años, una irlandesa de 57 y una inglesa de 30, que «al parecer estuvieron cautivas alrededor de 30 años», explicó la policía en un comunicado.

«Las tres mujeres, que estaban muy traumatizadas, fueron trasladadas a un lugar seguro en el que permanecen», explicó la policía.

Una de las mujeres se puso en contacto con la organización no gubernamental Freedom Charity, que combate la esclavitud y los matrimonios forzados, tras ver un documental sobre sus actividades, y esta se puso en contacto con la policía.

«Aplaudimos la acción de Freedom Charity y trabajamos con ellos para dar apoyo a estas víctimas que parece que estuvieron cautivas durante 30 años», explicó el detective de Scotland Yard Kevin Hyland.

«Un documental televisivo sobre matrimonios forzados relacionado con el trabajo de Freedom Charity fue el detonante que llevó a una de las víctimas a llamar pidiendo ayuda y que llevó a su rescate», agregó.

Los dos detenidos tienen 67 años y su nacionalidad no fue especificada. La liberación es el resultado de una investigación sobre «esclavitud y servicio doméstico», precisó Scotland Yard.

Aneeta Prem, fundadora de Freedom Charity, dijo a la televisión Sky News que las mujeres fueron maltratadas durante su cautiverio.

«Creo que sí» sufrieron daños físicos y psicológicos. «Las mujeres tenían absoluto terror a esa gente», explicó Prem. «Es una historia increíble» que «va más allá de la imaginación».

«Se trata basicamente de esclavitud doméstica, y uno no esperaría que eso ocurriese en Gran Bretaña, en Londres, en 2013», agregó.

«No me dijeron nada de eso», dijo Prem cuando le preguntaron si las mujeres sufrieron abusos sexuales.

«La descrbiría como una casa normal, en una calle normal, que no despertaría sospechas ni entre los vecinos ni entre nadie», narró Prem, describiendo el lugar del cautiverio de las mujeres.

El caso de las tres mujeres es el último de una serie de largos cautiverios descubiertos en los últimos tiempos, aunque ninguno se prolongó tanto años como el de Londres.

El más reciente fue el de las tres mujeres secuestradas en Cleveland, en Estados Unidos, por el depredador sexual Ariel Castro, que estuvieron secuestradas hasta trece años y sometidas a un trato terrible.   El 27 de agosto de 2009, en Estados Unidos, Jaycee Lee Dugard fue encontrada 18 años después de haber sido secuestrada a los 11 años de edad, en el jardín trasero de la casa de su secuestrador, Phillip Garrido, quien tuvo dos hijos con ella.

En Austria, Natascha Kampusch fue secuestrada cuando tenía diez años por Wolfgang Priklopil, quien la mantuvo encerrada en un sótano durante ocho años, hasta que pudo salir en 2006. El secuestrador se lanzó a las vías de un tren la noche en que Natascha escapó.

También en Austria, Elisabeth Fritzl fue secuestrada y violada durante 24 años por su padre, Josef Fritzl, en el sótano de su casa en Amstetten, 150 kilómetros al oeste de Viena. El horror terminó en abril de 2008, cuando fue hospitalizado uno de los siete niños producto de la relación incestuosa. Josef Fritzl fue condenado a cadena perpetua.

En junio de 2008, cerca de Caserta, en la región de Nápoles, Maria Monaco, de 47 años, fue rescatada por las autoridades, gracias a una llamada anónima, tras haber permanecido 18 años encerrada por su familia en castigo por haber tenido un hijo fuera del matrimonio.

En enero de 2000, una joven fue encontrada por un golpe de suerte cuando llevaba nueve años secuestrada en Japón. La chica, cuya identidad se desconoce, fue raptada a los nueve años y encerrada en un cuarto en la casa de su secuestrador. Fue descubierta cuando una ambulancia llegó al sitio a buscar al secuestrador, a petición de su madre, quien denunció su comportamiento «extraño».

Comparte y opina:

El último misterio de P. D. James

A los 94 años murió la creadora de los detectives Adam Dalgliesh y Cordelia Gray

/ 30 de noviembre de 2014 / 04:00

La popular escritora británica de novelas policíacas P. D. James, la mayoría de cuyas obras acabó siendo llevada al cine o la televisión, murió el jueves a los 94 años en su casa de Oxford.

“Con gran tristeza, la familia de la escritora P. D. James, baronesa James de Holland Park (…), anuncia que murió en paz en su casa de Oxford”, en el sur del Reino Unido, dice el comunicado de su editorial, Faber & Faber.

P. D. James fue autora de 20 obras, protagonizadas por el detective y poeta Adam Dalgliesh, o por Cordelia Gray, nombres ya del elenco de grandes sabuesos de la tradición literaria británica liderados por Poirot (creación de Agatha Christie) y Sherlock Holmes (Arhur Conan Doyle).

Una de las más famosas, la distopía Children Of Men, fue llevada al cine en 2006 por el director mexicano Alfonso Cuarón y protagonizada por Julianne Moore y Clive Owen.

Su última obra fue Death comes to Pemberley, publicada en 2011, que se convirtió en una serie de la BBC, especulaba con lo que ocurría después de Orgullo y prejuicio, la novela clásica de Jane Austen.

Phyllis Dorothy James nació en Oxford el 3 de agosto de 1920, abandonó la escuela a los 16 años y pasó tres décadas trabajando como funcionaria, una parte de ellas en el departamento de policía del Ministerio de Interior.

A los 42 años, relativamente tarde, publicó su primera novela, Cover Her Face, en cuya adaptación a la radio el actor Hugh Grant puso voz al detective Dalgliesh.

En 1991 recibió el título nobiliario de baronesa. Entre sus recompensas literarias figura el premio Pepe Carvalho, que lleva el nombre del detective creado por el escritor español Manuel Vázquez Montalbán, y que la ciudad de Barcelona le otorgó en 2008.

James escribió en varias ocasiones sobre su técnica literaria y el origen de su preferencia por la novela de misterio, como en 2004, en un artículo publicado en The Guardian.

“Empecé a contar historias muy temprano, ciertamente antes de cumplir diez años”, narró en aquel texto. “Mi hermana pequeña, mi hermano y yo dormíamos en una gran habitación (…) Por la noche esperaban que les contase historias hasta que yo no pudiera más o ellos se durmieran.”

“Creo que supe que sería una novelista tan pronto como aprendí a leer”, agregó James, antes de recurrir a otro escritor inglés para explicar su visión de la trama novelística.

“E. M. Forster escribió: ‘El rey murió y luego murió la reina’ es una historia. ‘El rey murió y luego la reina murió de pena’ es una trama. ‘La reina murió y nadie supo de qué hasta que descubrieron que fue de pena, es un misterio’, algo susceptible de ser desarrollado”. “Y a eso”, continuó James, “añadiría: ‘La reina murió y todo el mundo pensó que era de pena hasta que descubrieron la herida incisiva en su garganta’, es una trama criminal, y en mi punto de vista también es muy susceptible de gran desarrollo.”

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Últimas Noticias