Mundo

Sunday 2 Oct 2022 | Actualizado a 02:01 AM

Una renovada Bachelet asume la Presidencia de Chile con aires de cambio

Su Gobierno partirá con una economía en clara desaceleración y donde difícilmente se mantendrán las altas tasas de empleo alcanzadas durante la Administración de su antecesor, el derechista Sebastián Piñera.

/ 11 de marzo de 2014 / 16:29

Michelle Bachelet, la primera mujer que es reelegida presidenta de Chile, asumió hoy el poder para iniciar un nuevo Gobierno cargado de promesas para realizar profundos cambios sociales y políticos, en un país que ha cambiado notoriamente desde su primer mandato.

Bachelet recibió la banda presidencial de manos de Isabel Allende, hija del fallecido presidente Salvador Allende y primera mujer en ocupar ese cargo, otro signo de los nuevos tiempos que corren en Chile.

«En este tiempo Chile se ha mirado a sí mismo y ha decidido que es momento de iniciar transformaciones de fondo. La victoria de esta jornada es un sueño colectivo que triunfa», dijo Bachelet.

Pero lo que le espera a la presidenta no se perfila para nada fácil. Su Gobierno partirá con una economía en clara desaceleración y donde difícilmente se mantendrán las altas tasas de empleo alcanzadas durante la Administración de su antecesor, el derechista Sebastián Piñera.

Ello, combinado con altas expectativas sociales que, en parte, fueron alimentadas por la propia Bachelet en su campaña, pero que venían desde mucho antes y que se manifestaron ruidosamente en las calles en 2011, cuando los estudiantes levantaron sus exigencias de una educación gratuita y de calidad.

La exdirectora de ONU Mujeres también ha cambiado. Ahora sonríe menos, guarda más silencios y permanece rodeada de un estrecho «circulo de hierro», que está atento a cualquier acceso que alguien desee tener a ella.

«Siempre he sido madura y seria, pero sigo siendo súper alegre», reconoce la candidata.

Aunque su aura haya mutado, no es timidez o inseguridad precisamente lo que irradia. Por el contrario, la nueva Michelle se muestra más decidida a impulsar grandes cambios en un país menos tolerante con la desigualdad.

Con un programa que despertó severas críticas de la derecha gobernante, Bachelet quiere reemplazar la Constitución heredada de la dictadura de Augusto Pinochet, garantizar la educación gratuita y de calidad y subir los impuestos a las empresas de un 20 a 25 %.

La propia presidenta ha reconocido que su proyecto es ambicioso, pero tiene a su favor una gran popularidad y los buenos resultados que la Nueva Mayoría obtuvo en las últimas parlamentarias, que le dan mayoría en ambas Cámaras del Congreso.

Bachelet, en todo caso, tiene experiencia en enfrentar escenarios cuesta arriba.

El camino recorrido no ha sido fácil para esta médico cirujana, pediatra y epidemióloga de la Universidad de Chile, de 62 años, que domina seis idiomas, se casó dos veces, está separada y es madre de tres hijos.

Verónica Michelle Bachelet Jeria nació el 29 de septiembre de 1951 en Santiago y fue la segunda hija de la antropóloga Angela Jeria y del general de brigada aérea Alberto Bachelet, colaborador del Gobierno de Salvador Allende, quien falleció por torturas en prisión después del golpe militar del 11 de septiembre de 1973.

La muerte de su padre marcó la vida de Bachelet que cuando se produjo el golpe militar tenía 22 años y militaba en las Juventudes Socialistas.

Un año después del fallecimiento de su progenitor fue detenida junto a su madre por la policía secreta y trasladada a «Villa Grimaldi», el peor centro de reclusión de la dictadura.

«Me separaron de mi madre. Me empezaron a interrogar. Me torturaron (…), me cuesta recordar, como que se me bloquearon los malos recuerdos. Pero lo mío no fue nada al lado de lo que sufrieron otros», relató en una entrevista.

Tras ser liberadas, madre e hija se exiliaron en Australia y luego en la República Democrática Alemana, donde Bachelet prosiguió su carrera de medicina en la Humboldt Universitat, de Berlín.

Regresó a Chile en 1979, retomó sus estudios y se tituló como médico cirujana, al tiempo que se reintegraba a la actividad política y colaboraba con ONG de apoyo a hijos de torturados y desaparecidos.

Familiarizada desde niña con los temas castrenses, Bachelet también realizó un curso sobre estrategia militar en Chile y otro en el Colegio Interamericano de Defensa, en Washington.

En 1995 fue elegida miembro del comité central del Partido Socialista y en 1998 se integró a su comisión política, para posteriormente sumarse al Gobierno de Ricardo Lagos (2000-2006) primero como ministra de Salud y después como titular de Defensa.

En poco tiempo, Bachelet tomó el mando, demostró una estoica fortaleza y, sin rencores ni debilidades, se ganó el respeto de los militares.

Una de las situaciones que recuerda con mayor tensión es haber coincidido en el ascensor de su casa con uno de sus torturadores.

Durante su gestión en Defensa, comenzó, además, a ganar popularidad en las encuestas.

Su imagen pública quedó marcada cuando, durante unas inundaciones en el sector norte de Santiago, apareció encaramada en un tanque dirigiendo la operación de rescate de los damnificados.

Ese día, según los analistas, nació el «fenómeno Bachelet», aunque pocos imaginaban que se convertiría en la primera presidenta de Chile (2006-2010) y en una líder política suficientemente convincente como para aglutinar tras de sí a formaciones políticas que van desde el centro hasta la izquierda.

Superando iniciales reticencias, Bachelet incluso ha logrado incorporar a su proyecto a un grupo de jóvenes diputados elegidos recientemente que hasta hace poco lideraron el movimiento estudiantil.

Por eso, hay quienes auguran que su presidencia será «potente» e «intensa».

 «Su Gobierno será el más difícil desde Allende y su programa, el más transformador desde entonces», comenta un cercano colaborador.

Ella, con una tranquilidad que muchas veces irrita a sus adversarios, no muestra temor frente a los nuevos desafíos que se ha impuesto.

«Tengo experiencia para conducir este proceso con responsabilidad y gobernabilidad, porque nadie quiere una crisis en el país», aseguró.

Comparte y opina:

Biden defiende la nominación del embajador rechazado por Nicaragua

Washington ha aplicado decenas de sanciones a funcionarios y allegados de Ortega por violación de los derechos humanos y corrupción.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Por AFP

/ 1 de octubre de 2022 / 19:29

El presidente estadounidense Joe Biden deposita «su máxima confianza» en el embajador designado para Nicaragua, quien fue rechazado por el gobierno de Daniel Ortega, informó este sábado un portavoz del Departamento de Estado.

Hugo Rodríguez «sigue gozando de la máxima confianza del presidente», afirmó el portavoz, agregando que en su audiencia de nominación ante el Senado, reflejó «con precisión las posiciones políticas bipartidistas» de Estados Unidos

El gobierno nicaragüense anunció que «no será admitido» por sus posiciones «injerencistas».

«El señor Hugo Rodríguez, repetimos, no será bajo ninguna circunstancia admitido en nuestra Nicaragua (…) así que lo tienen claro los señores imperialistas: aquí no entra Hugo Rodríguez», afirmó la vicepresidenta y primera dama, Rosario Murillo.

Rodríguez, quien en su audiencia en el Senado tachó al gobierno de Ortega de «dictadura», abogó además por sacar a Nicaragua del Cafta (Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, República Dominicana y Estados Unidos).

Ante el rechazo, Washington opta por mantener en sus funciones al embajador actual Kevin Sullivan.

«Un embajador requiere que el gobierno anfitrión acepte sus credenciales para poder desempeñar funciones oficiales» de modo que Sullivan «continuará al frente de nuestra misión en Managua mientras evaluamos la situación», afirmó el portavoz del Departamento de Estado.

Estados Unidos sigue comprometido con «promover la vuelta de un gobierno democrático en Nicaragua», añadió.

Washington ha aplicado decenas de sanciones a funcionarios y allegados de Ortega por violación de los derechos humanos y corrupción.

Además de rechazar la llegada del nuevo embajador asignado de Estados Unidos, el gobierno de Nicaragua profundizó esta semana su aislamiento internacional al expulsar a la embajadora de la Unión Europea (UE) y romper relaciones diplomáticas con los Países Bajos.

Comparte y opina:

La electricidad vuelve a La Habana tras dos noches de protestas sin internet

El servicio de internet se cortó el viernes cerca de las 20.00 locales

Por AFP

/ 1 de octubre de 2022 / 17:52

El servicio eléctrico se restableció en 94,53% en los hogares de La Habana tras una segunda noche de manifestaciones en diferentes puntos de la ciudad y con un corte generalizado de internet en Cuba, informó el sábado la empresa estatal Unión Eléctrica (UNE).

El servicio de internet se cortó el viernes cerca de las 20.00 locales (24.00 GMT) en toda la isla, en medio de protestas por la falta de electricidad debido al apagón generalizado ocurrido el martes, tras el violento paso del huracán Ian por el oeste de Cuba.

La empresa eléctrica de la capital, filial de la estatal y monopólica UNE, dijo en su cuenta de Facebook que en «La Habana con un total de 854.074 clientes, se encuentran afectados 46.719 (y) con servicio eléctrico 807.360, para un 94.53% de recuperación» del servicio.

Mientras, en la provincia de Pinar del Río, la más occidental de la isla y con mayor afectación por Ian, la restauración eléctrica es de apenas el 3,12%, mientras que en la vecina Artemisa es de 38,11 del total de usuarios.

La UNE no proporcionó el nivel de rastauración del servicio a nivel de todo el país.

NetBlocks, un sitio con sede en Londres que supervisa los bloqueos de internet en el mundo, tuiteó de su lado el viernes por la noche que «los datos de la red en tiempo real muestran que se ha cortado Internet en #Cuba por segunda noche consecutiva».

El sitio especializado señaló que «las métricas muestran un colapso en la conectividad después de las 8 p.m. hora local en medio de las protestas por las malas condiciones y los cortes de energía empeorados por el huracán Ian».

El servicio de internet volvió lentamente el sábado, constató la AFP. La empresa cubana de telecomunicaciones Etecsa no confirmó la caída total del servicio durante las dos noches.

«Queremos la luz»

Este sábado continuaron las manifestaciones en al menos un barrio de La Habana, de 2,1 millones de habitantes, desatadas desde el jueves en diversos puntos de la urbe para exigir a las autoridades el regreso de la electricidad.

En el Vedado, un concurrido barrio del centro de La Habana, unas decenas de personas salieron esta mañana tocando calderos a exigir luz, constató AFP.

En Guanabacoa, un municipio del este de La Habana, otro grupo de personas salió a obstruir las calles con ramas, árboles derrumbados por Ian y contenedores de basura, como ha venido sucediendo en otras partes de la ciudad, según imágenes difundidas en internet.

El viernes por la noche unas cien personas salieron en el populoso municipio de Cerro, en una céntrica zona de la capital, constató AFP. Por momentos se calentó el ambiente ante la fuerte presencia policiaca.

«íQueremos la luz!, íQueremos la luz!», repetían. «Vienen a meter muela (hablar mucho), pero no ponen la luz», dijo a la AFP un hombre de 60 años que no quiso identificarse. En otro punto cercano salieron sobre todo mujeres con niños a protestar.

Estas mujeres, como la mayoría de los manifestantes, se desesperan por los prolongados apagones que ponen en peligro los escasos alimentos que atesoran en sus congeladores y que también impiden el bombeo de agua desde las fuentes que abastecen a la capital.

Las fuerzas policíacas fueron desplegadas en toda la ciudad, aunque en general permitieron el desarrollo de las protestas.

La máxima autoridad de La Habana, el primer secretario del gobernante Partido Comunista (PCC, único), Luis Antonio Torres, dijo el viernes que «Protestar es un derecho», pero consideró que, en vez de ayudar, retrasan los trabajos de recuperación.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Peruanos acuden a las urnas el domingo a elegir alcaldes y gobernadores

Los tres candidatos favoritos a la alcaldía limeña para el periodo 2023-2026 son el general retirado Daniel Urresti, el empresario ultraconservador Rafael López Aliaga y el exfutbolista George Forsyth.

Por AFP

/ 1 de octubre de 2022 / 16:50

Los peruanos acudirán el domingo a las urnas a elegir a alcaldes y gobernadores, en una contienda en la que el sillón municipal de Lima acapara la mayor atención.

Los tres candidatos favoritos a la alcaldía limeña para el periodo 2023-2026 son el general retirado Daniel Urresti, el empresario ultraconservador Rafael López Aliaga y el exfutbolista George Forsyth.

Estos comicios despiertan escaso interés entre los peruanos, de acuerdo a los sondeos, y amenazan con «profundizar la división del país», que ha tenido cinco presidentes en cinco años, según el analista político Hugo Otero.

«Como no hay partidos políticos [fuertes], se van a elegir caciques [caudillos]», dijo Otero a la AFP.

Un sondeo de Ipsos mostró a inicios de semana que el 57% de los electores no había decidido aún por quien votar.

«Sinceramente yo por mí no votaría por nadie, todos los candidatos son malos», dijo a la AFP María del Carmen Ávila, ama de casa de 64 años.

«No sé por quién por votar, no me agrada ir a votar, pero es un deber», indicó por su lado Cecilia Yep, comerciante de 53 años.

Urresti (28,4% en el último sondeo Ipsos) promete «recuperar» la seguridad en la capital, López Aliaga (26,7%) un «shock» de inversiones y Forsyth (19,9%) clausurar locales de venta de artículos robados, entre otras propuestas.

La alcaldía de Lima es un premio consuelo para estos tres candidatos, quienes en 2021 compitieron por la presidencia y perdieron ante el entonces casi desconocido maestro rural izquierdista Pedro Castillo.

Como el país, Lima no ha estado exenta de zozobras políticas y sospechas de corrupción.

Los exalcaldes limeños Susana Villarán (2011-2014) y Luis Castañeda (2003-2010 y 2014-2018) estuvieron en prisión preventiva por el escándalo de la constructora brasileña Odebrecht.

Además, el alcalde Jorge Muñoz, cuyo mandato expiraba en diciembre de 2022, fue destituido sorpresivamente en abril. Su falta fue haber sido en forma simultánea director de la empresa estatal de agua potable de Lima.

Casi 25 millones de peruanos están convocados a las urnas para elegir a 25 gobernadores regionales, 196 alcaldes provinciales y 1.694 alcaldes municipales, según el órgano electoral ONPE. El voto es obligatorio.

Las 84.232 mesas de sufragio funcionarán 12 horas en 11.299 locales de sufragio, indicó la ONPE.

Los votantes no tendrán obligación de llevar mascarillas, a diferencia de las elecciones de 2021, que coincidieron con un pico de contagios de covid-19.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Embajadora de la UE abandona Nicaragua tras expulsión

Muscheidt, quien asumió el cargo en Managua en septiembre del 2021, dejo el país a bordo de un vuelo de Aeroméxico, rumbo a México

Bettina Muscheidt

Por AFP

/ 1 de octubre de 2022 / 16:38

La embajadora de la Unión Europea (UE) ante Nicaragua, Bettina Muscheidt, abandonó este sábado Nicaragua, tras ser declarada non grata por el gobierno de Daniel Ortega, en medio de varias expulsiones ordenadas este año por el país centroamericano, informaron fuentes diplomáticas.

Muscheidt, quien asumió el cargo en Managua en septiembre del 2021, dejo el país a bordo de un vuelo de Aeroméxico, rumbo a México, donde hará escala para luego dirigirse a París, indicaron las fuentes, que agregaron que fue cercada por la policía en su residencia hasta su salida del país.

Comparte y opina:

Venezuela libera a siete estadounidenses y EEUU a dos venezolanos en canje de prisioneros

Los siete están "actualmente camino de casa y de sus familias en Estados Unidos", dijo un alto funcionario de la Casa Blanca en rueda de prensa.

Foto: RRSS

Por AFP

/ 1 de octubre de 2022 / 16:31

El presidente Joe Biden anunció este sábado la excarcelación de siete estadounidenses detenidos en Venezuela, que poco después anunció a su vez la liberación de «dos jóvenes venezolanos» detenidos en Estados Unidos.

«Hoy, después de años de estar detenidos injustamente en Venezuela, traemos a casa a Jorge Toledo, Tomeu Vadell, Alirio Zambrano, José Luis Zambrano, José Pereira, Matthew Heath y Osman Khan», afirmó Joe Biden en un comunicado.

Los siete están «actualmente camino de casa y de sus familias en Estados Unidos», dijo un alto funcionario de la Casa Blanca en rueda de prensa.

Los primeros cinco detenidos citados por el presidente estadounidense son exdirectivos de la petrolera Citgo -cuatro estadounidenses nacidos en Venezuela y un venezolano residente permanente en Estados Unidos- acusados de corrupción en el país caribeño y condenados a entre ocho y 13 años de prisión.

Un sexto jerarca de Citgo, Gustavo Cárdenas, quien fuera vicepresidente encargado de relaciones estratégicas de esta filial estadounidense de la estatal petrolera de Venezuela PDVSA, fue liberado en marzo.

Matthew Heath es un exmarine detenido hace dos años y procesado por «terrorismo».

Osman Khan es uno de los tres estadounidenses detenidos este año en la frontera con Colombia y cuyas identidades no habían sido reveladas por fuentes gubernamentales.

Poco después del anuncio de Biden, el gobierno del mandatario venezolano Nicolás Maduro publicó un comunicado.

«Producto de distintas conversaciones realizadas desde el pasado 5 de marzo con representantes del gobierno de Estados Unidos, se ha logrado la liberación de dos jóvenes venezolanos injustamente apresados en ese país», afirma sin revelar sus nombres.

También confirmó la excarcelación de un «grupo de estadounidenses» detenidos en Venezuela «por razones humanitarias».

Desde su arresto en 2017, la situación de los presos estadounidenses ha sufrido los vaivenes de las relaciones entre Caracas y Washington.

Caracas acusa a Estados Unidos de querer atentar contra instalaciones básicas y derrocar a Nicolás Maduro, a quien Washington no reconoce en el cargo por considerar fraudulenta su reelección en 2018. Por el contrario, considera presidente interino al líder opositor Juan Guaidó.

Comparte y opina: