Mundo

domingo 3 jul 2022 | Actualizado a 18:24

Peña Nieto regresa a la región mexicana donde desaparecieron 43 estudiantes

La desaparición de los jóvenes, que fueron atacados por policías y narcotraficantes la noche del 26 de septiembre en Iguala (Guerrero), ha marcado un antes y un después para Peña Nieto.

/ 4 de diciembre de 2014 / 23:18

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, viajó este jueves al conmocionado estado de Guerrero (sur) por primera vez desde la presumible masacre de 43 estudiantes en septiembre para lanzar un plan de reactivación del decaído turismo de Acapulco.

«Quiero reiterarles mi permanente e invariable solidaridad ante los lamentables hechos ocurridos en Iguala producto de la infiltración del crimen organizado en las instituciones municipales», manifestó el mandatario en un evento en Acapulco, a unos 390 km de la capital.

Acompañado de gran parte de su gabinete, Peña Nieto defendió la cuestionada actuación de su gobierno ante el crimen de los estudiantes, uno de los peores de la historia reciente de América Latina.

La desaparición de los jóvenes, que fueron atacados por policías y narcotraficantes la noche del 26 de septiembre en Iguala (Guerrero), ha marcado un antes y un después para Peña Nieto.

Inmerso en la peor crisis desde que asumió la presidencia en 2012, Peña Nieto no se había vuelto a desplazar hasta ahora a Guerrero. Se le esperaba el pasado miércoles en Iguala para el lanzamiento del operativo en el que fuerzas federales asumieron la seguridad de Acapulco y otros municipios, pero finalmente decidió enviar a su ministro de Gobernación y a la cúpula militar.

No se registraron protestas alrededor del centro de exposiciones en el que se encontraba Peña Nieto, en cuyos alrededores hubo un gran despliegue de policías federales y gendarmes.

Padres de los 43 estudiantes se encontraban este jueves en Ciudad de México para conocer los avances de la investigación.

«Peña Nieto puede ir a Acapulco, a Cocula (Guerrero), a Nueva York o recorrer el mundo pero para nosotros sigue fallando a su compromiso» de encontrarlos en un tiempo corto, dijo a la AFP Felipe de la Cruz, vocero de las familias.

De la Cruz se refería al único encuentro que el mandatario ha tenido con las familias de los desaparecidos, el 29 de octubre en su residencia oficial de Los Pinos.

Los padres rechazan la investigación de la fiscalía que, por declaraciones de algunos de los 70 detenidos, apunta a que los jóvenes fueron entregados por policías de Iguala a sicarios del cártel Guerreros Unidos que los asesinaron e incineraron. Para confirmarlo, envió varios restos humanos a un laboratorio de Austria para su identificación.

Las familias insisten en que sus hijos están vivos y exigen al gobierno que redoble la búsqueda. Furiosos tras diez semanas sin noticias de los estudiantes, los padres ahora reclaman directamente la renuncia del presidente.

Recuperar turismo extranjero

En su visita a Acapulco, Peña Nieto anunció un paquete de medidas para la reactivación económica y turística de este legendario balneario, afectado en las últimas semanas por las fuertes protestas por los desaparecidos.

«Hemos perdido muchas reservaciones, tenemos mucha cancelaciones (…) Necesitamos recuperar el mercado canadiense, que se ha perdido, el americano y el de Sudamérica», recalcó el hotelero Pedro Haces, presidente del Fideicomiso de Promoción Turística de Acapulco.

Miles de maestros y compañeros de los desaparecidos han llegado a sitiar durante horas el aeropuerto de Acapulco mientras que en la capital de Guerrero, Chilpancingo, han incendiado edificios oficiales como la sede de la gobernatura y su parlamento.

Acapulco y el resto del estado son además desde hace años uno de los principales escenarios de las sangrientas disputas entre cárteles de la droga.

Nuevo operativo

Para tranquilizar a los turistas, el gobierno federal lanzó el miércoles un nuevo operativo en el que asumió la seguridad de Acapulco (790.000 habitantes) y de la de otros 36 municipios cercanos bajo un mando militar.

Más de 900 policías federales se desplegarán en Acapulco y otros 2.000 en los otros 36 municipios.

Además de este operativo, Peña Nieto asumió la solicitud que le hicieron los hoteleros de «garantizar el libre tránsito» de la autopista por la que viajan los turistas de Ciudad de México a Acapulco.

Esta vía ha sido bloqueada regularmente en los últimos años, tanto en las manifestaciones por los desaparecidos como en protestas por demandas magisteriales.

«Para asegurar paz hay que asegurar desarrollo», subrayó Peña Nieto, que anunció también acciones de apoyo económico y un plan de promoción especial para Acapulco y otros destinos de Guerrero como la colonial Taxco.

El turismo es la principal actividad económica de Guerrero, una de las regiones más pobres del país, y una de las tres principales fuentes de divisas de México.

Comparte y opina:

Sismo de magnitud 7,1 en México deja un muerto

En cuanto a daños materiales, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo en un mensaje que solo se reportaron "piedras caídas de bardas".

/ 7 de septiembre de 2021 / 23:58

Un hombre murió al caerle un poste de luz pública durante el sismo de magnitud 7,1 que sacudió la noche de este martes el centro y sureste de México, informó un gobernador regional.

«Un hombre murió porque le cayó un poste en el municipio de Coyuca de Benítez», Guerrero (sureste), informó a Milenio TV el gobernador de esa demarcación, Héctor Astudillo.

En cuanto a daños materiales, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo en un mensaje que solo se reportaron «piedras caídas de bardas, lo mismo en Morelos (centro), no hay daños en Oaxaca (sur), no hay daños en Puebla (centro)», así como tampoco en Ciudad de México.

El sismo se registró a la 01.47 GMT del miércoles y tuvo su epicentro 11 km al sureste de Acapulco, Guerrero, sureste de México, de acuerdo con el Sismológico Nacional. Hasta el momento se han registrado tres réplicas, la más alta de magnitud 5.

«Hasta el momento no se reportan daños graves», escribió en Twitter la alcaldesa de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

«Tentemos algunos cortes de luz, pero sin novedad relevante, el metro y el metrobús siguen funcionando», dijo a Milenio TV, Omar García, titular de la secretaría de Seguridad Ciudadana.

Crisis nerviosas

La alcaldesa de Acapulco, Adela Román, reportó que «hay crisis nerviosas, la gente está preocupada porque hay réplicas».

También dijo que se habían detectado «muchas fugas de gas» en zonas residenciales.

Un corresponsal de la AFP constató que en la avenida Costera se cayeron postes de luz pública que aplastaron vehículos, y que colapsó la fachada de una iglesia.

Afuera de un hotel, un turista intentaba recuperarse del fuerte susto, mientras abrazaba a su madre de 86 años que lloraba.

«Me estaba bañando y de repente sentí un movimiento muy fuerte y pues me espanté y grité», dijo Sixto a la AFP, un residente de la Ciudad de México que vacaciona en Acapulco, y que solo alcanzó a salir con una toalla de baño.

«Vengo con mi madre y estamos en el piso 11 del hotel (…) creo que sí quedó muy dañado el hotel», añadió.

El sismo también se percibió con moderación en algunas regiones del Estado de México y Veracruz (este).

El movimiento telúrico provocó crisis de nervios también en el centro de la Ciudad de México, cuyos habitantes tienen fresco aún el recuerdo trágico del sismo de 7,1 grados registrado el 19 de septiembre de 2017, que sacudió al centro del país y dejó 369 fallecidos, la mayoría en la capital.

«Estoy muy asustada, no sé si duerma esta noche, me preocupa mi hija, la desperté para bajarla y yo ni zapatos me puse», dijo a la AFP Laura Villa, de 49 años, residente del centro de la Ciudad de México.

Turistas hospedados en hoteles de la avenida Reforma, una de las principales de la capital, también evacuaron despavoridos sus cuartos, según imágenes televisivas.

La Ciudad de México fue devastada por terremotos ocurridos en septiembre de 1985 que dejaron más de 10.000 muertos.

Comparte y opina:

Últimas Noticias