Mundo

viernes 26 feb 2021 | Actualizado a 12:27

La ayuda llega a zonas alejadas de Nepal; hay al menos 5.000 fallecidos

Terremoto. Una nueva avalancha dejó cerca de 250 desaparecidos en Ghodatabela

Por AFP

/ 29 de abril de 2015 / 06:04

Los equipos de rescate empezaron ayer a llevar ayuda a las víctimas del terremoto en las zonas más remotas de Nepal tras el sismo del sábado que ha causado al menos 5.000 muertos y 8 millones de damnificados. Una nueva avalancha dejó, además, cerca de 250 desaparecidos en la región de Ghodatabela, cerca del epicentro del sismo, por donde pasa una concurrida vía de senderismo, declaró un responsable local, Uddhav Prasad Bhattarai.  

En Gorkha, uno de los distritos más castigados, un periodista de la AFP vio desde un helicóptero del ejército indio a los habitantes alzando los brazos al cielo pidiendo agua y comida y muchas casas destruidas en medio de pilas de madera y techos de metal.

Temblor. “La tierra sigue temblando, incluso esta mañana. Cada vez parece como si fuera a tragarnos, como si fuéramos a morir, Quiero irme de aquí”, exclamó Sita Gurung, de 24 años, señalando a lo lejos su casa que quedó destruida.

Aviones militares de varios países, entre ellos Estados Unidos, China e Israel, participan en las tareas de ayuda. El balance oficial de víctimas es por ahora de 5.057 personas y 10.000 heridos, indicó  el Ministerio del Interior. Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), ocho millones de personas fueron afectadas por el temblor.

Se trata de la mayor catástrofe en Nepal de los últimos 80 años. El terremoto también afectó a India, donde murieron 73 personas, y la región china de Tíbet, con 25 muertos. “Nos llegan peticiones de ayuda de todas partes (…). Pero no hemos sido todavía capaces de empezar el rescate en muchas zonas porque nos falta equipamiento y socorristas expertos”, reconoció el primer ministro nepalí Sushil Koirala, que decretó tres días de luto nacional.

El sismo provocó también una avalancha en el Everest que sepultó una parte del campo base en plena temporada de ascenso, dejando al menos 18 muertos. En Katmandú, miles de personas empezaron a salir de la ciudad en autobuses abarrotados con gente sentada en el techo que quería volver a sus pueblos de origen. También se veían largas colas en las gasolineras y los supermercados, tomados de asalto para conseguir productos básicos como arroz o aceite para cocinar. Las personas que decidieron quedarse en Katmandú durmieron a la intemperie en tiendas improvisadas porque han perdido sus casas o por el miedo a las réplicas si vuelven a sus hogares.

Los hospitales y las morgues de la capital están llenos y los médicos trabajan sin descanso para atender a las víctimas, muchas de ellas traumatizadas o con fracturas múltiples. El terremoto también supone un duro golpe para la economía de Nepal, uno de los más pobres del mundo, que apenas se estaba recuperando de diez años de una guerra civil que terminó en 2006.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) decidió invertir $us 116,5 millones para dar comida a 1,4 millones de personas en los próximos tres meses. El Fondo Central de la ONU para la Acción en Casos de Emergencia puso a disposición $us 15 millones para financiar la ayuda humanitaria. Noruega ya ha prometido $us 15,5 millones; Estados Unidos, 10 millones; Japón, 8 millones, mientras que Australia otros 4,7 millones.  Nepal y la cordillera del Himalaya están situados en el punto de contacto entre las placas tectónicas euroasiática e india, una zona muy vulnerable a los temblores.

Una mujer sobrevive bajo escombros

EFE

Una mujer parapléjica de 32 años fue rescatada con vida y está “estable” tras permanecer tres días atrapada entre los escombros de su vivienda en Katmandú, derrumbada el sábado por el terremoto de 7,8 grados en Nepal, informaron fuentes oficiales.

“Tiene una lesión en la espalda, pero está estable”, dijo ayer el médico voluntario Kapil Pardel, que estos días cuida de ésta y otras víctimas del sismo en el hospital Teaching de la capital nepalí. El doctor explicó que su condición no era buena cuando los equipos de rescate la trajeron ayer por la tarde, pero aseguró que se recuperó favorablemente en las últimas horas.

Trishna L. Graeju, cuñada de la superviviente, se encontraba en su tienda de vegetales con su hija; su marido, carpintero, estaba trabajando cuando el sismo azotó la ciudad. Tampoco la familia del hermano de Graeju, que también residía en la misma casa de tres plantas, se encontraba allí en el momento del derrumbe, por lo que la víctima se hallaba sola en el edificio en Bakhtapur, una de las áreas más afectadas.

“Llamé a mi marido después del terremoto y vino a mi tienda. Conseguimos juntar a alguna gente para ir a rescatarla, pero continuaba habiendo réplicas”, expresó Graeju, que recuerda cómo esa noche durmió a la intemperie sin saber si su familiar continuaba con vida, como tantos otros centenares de personas. La joven aseguró que el pesimismo se había apoderado ya de la familia.

“Creíamos que nuestra hermana estaba muerta, ya que incluso nuestro vecino que podía caminar lo está”, manifestó sobre un pensamiento que, dijo, les inundó por completo la noche del domingo después de que ese día se produjese otro terremoto que hizo caer el último muro en pie de su vivienda.

Comparte y opina:

Un autobús sin conductor circula por la ciudad española de Málaga

Desarrollado por la compañía española Irizar, se parece a cualquier otro autobús: mide doce metros de largo y puede llevar a 60 pasajeros.

Por AFP

/ 26 de febrero de 2021 / 09:27

Un autobús sin conductor comenzó a circular en las calles de Málaga, en el sur de España, en un proyecto presentado como una primicia en Europa.

Dotado de sensores y cámaras, este autobús 100% eléctrico, entró en servicio el sábado, para hacer una ruta que une el puerto con el centro de la ciudad andaluza. Un circuito de ocho kilómetros que efectúa seis días a la semana.

«El autobús sabe en cada momento dónde está, sabe en cada momento todo lo que tiene alrededor», explicó a la AFP Rafael Durbán Carmona, director de la división sur de la sociedad Avanza, a la cabeza del consorcio público-privado responsable del proyecto.

El vehículo «puede interactuar con las infraestructuras, con los semáforos», estos últimos equipados también con sensores que indican cuando se ponen en rojo, señaló.

Tiene también un dispositivo de inteligencia artificial que le permite mejorar sus «decisiones» en función de los datos que recoge a lo largo del trayecto.

Desarrollado por la compañía española Irizar, se parece a cualquier otro autobús: mide doce metros de largo y puede llevar a 60 pasajeros.

Europa ha visto otros proyectos piloto de vehículos autónomos, como en Francia o en Estonia, pero ninguno que involucre a un autobús urbano de tamaño normal que ocupe las mismas calles que otros automóviles.

La legislación española no autoriza a que circule un vehículo sin conductor, por lo que un chofer ocupa el asiento habitual, pero sin tocar el volante o los pedales. Su tarea consiste en, excepcionalmente y de forma ligera, corregir la trayectoria, como por ejemplo al llegar a una rotonda.

En caso de un problema, el conductor puede tomar el control.

«Se ve bastante normal, incluso parece que lo lleva el chofer (…) Vengo con mi nieto y creo que todo (va) bien, con seguridad, que si no, no me subo», declaró a la AFP una pasajera, Marta.

Este proyecto se beneficia de una financiación del gobierno español y de la colaboración de varias universidades.

Fuera de Europa, Singapur comenzó a finales de enero a probar la explotación comercial de autobuses autónomos, mientras que China hace ensayos con taxis autónomos en varias ciudades.

En Estados Unidos, Waymo (filial de Google) probará en San Francisco sus taxis robot sin conductor, en servicio en Arizona desde 2017.

Una automóvil autónomo Uber estuvo involucrado en un accidente mortal en marzo de 2018 en Estados Unidos.

Los principales obstáculos citados por los expertos para alcanzar la autonomía completa de los vehículos son las reglamentaciones y la aceptación por parte del público en general, dados los riesgos que pueden plantear en términos de seguridad y ciberseguridad.

Comparte y opina:

Las trabajadores del sexo de Holanda protestan porque los burdeles siguen cerrados

El primer ministro holandés, Mark Rutte, anunció el martes 24 de febrero que se mantendrán algunas de las medidas para combatir la pandemia de COVID-19.

Por AFP

/ 26 de febrero de 2021 / 09:20

Las trabajadoras del sexo en Holanda advirtieron el jueves 25 de febrero que organizarán una protesta para denunciar el cierre continuado de los burdeles, mientras que varios restaurantes y cafés tienten previsto reabrir sin autorización.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, anunció el martes 24 de febrero que se mantendrán algunas de las medidas para combatir la pandemia de COVID-19, incluyendo el toque de queda y el cierre de bares, cafeterías y restaurantes.

No obstante, decretó una flexibilización para la mayoría de las profesiones llamadas de contacto, con la reapertura de los salones de peluquería y de masaje a partir del 3 de marzo.

Según Rutte, las trabajadoras del sexo no han sido autorizadas a reanudar su quehacer —no pueden hacerlo desde diciembre— debido a «la naturaleza específica del trabajo, que implica un contacto muy estrecho y la posibilidad de transmisión del virus».

Las trabajadoras del sexo, cuya labor es legal en Holanda desde 2000, tienen previsto reunirse el martes ante el Parlamento para protestar.

«Vamos a protestar porque somos la única profesión de contacto que ya está excluida de la flexibilización de las medidas gubernamentales», declaró Moira Mona, una de las organizadoras de la manifestación.

«Tenemos un estricto protocolo de higiene y sabemos, quizás mejor que nadie, cómo prevenir la transmisión del virus», explicó a la AFP.

Comparte y opina:

EEUU y la UE aseguran que campañas de vacunación ANTICOVID avanzan a buen ritmo

La vacunación es muy desigual en el planeta, y la mayor parte de las 217 millones de dosis administradas se concentran en los países más desarrollados

Campaña de vacunación ANTICOVID en Alemania

Por AFP

/ 26 de febrero de 2021 / 09:16

Estados Unidos defendió avances en su campaña de vacunación contra el COVID-19, que Hong Kong y Corea del Sur iniciaron este viernes, en tanto los líderes de la Unión Europea aseguraron que el despliegue del inmunizante, que registró retrasos, marcha según lo previsto.

La pandemia continúa avanzando y Brasil, el segundo país más golpeado del mundo por el COVID-19, detrás de Estados Unidos, superó el jueves la sombría cifra de 250.000 fallecidos. En América Latina y el Caribe, el balance asciende a más de 670.000 muertos y más de 21 millones de contagios.

Clave para frenar la propagación del virus, la vacunación es muy desigual en el planeta, y la mayor parte de las 217 millones de dosis administradas se concentran en los países más desarrollados.

Este viernes, los ministros de Finanzas y los banqueros centrales de los 20 países más ricos del mundo iniciaron una reunión en la que debían discutir si adoptan medidas para facilitar el acceso a las vacunas en los países empobrecidos.  

«Sin un acceso a las vacunas, muchos países de bajos ingresos específicamente van a experimentar trágicas pérdidas de vidas y un retraso innecesario en su recuperación», señaló la nueva secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, en una misiva dirigida a sus homólogos del G20.

Datos

La situación es diferente en los países más ricos. En Estados Unidos, el presidente Joe Biden declaró que el programa de vacunación está «varias semanas adelantado» y celebró que desde que asumió el cargo, el 20 de enero, se han administrado 50 millones de dosis.  

«Nos estamos moviendo en la dirección correcta a pesar del lío que heredamos», dijo Biden, y señaló que el ritmo del lanzamiento se había «duplicado» durante sus seis semanas en el poder.  

Con todo, advirtió: «No es hora de que nos relajemos», en un país que superó el medio millón de muertos por COVID-19 a principios de semana.

(26/02/2021)

Comparte y opina:

Machu Picchu reabrirá el lunes con aforo de 40%

Tras permanecer cerrada en 2020 casi ocho meses por la pandemia, la ciudadela de piedra reabrió en noviembre, pero tuvo que cerrar otra vez el 31 de enero en un nuevo golpe para el turismo, el sector más afectado por la pandemia en Perú.

Por AFP

/ 26 de febrero de 2021 / 09:13

La ciudadela inca de Machu Picchu, joya del turismo en Perú, reabrirá el lunes con aforo de 40%, tras permanecer cerrada todo febrero por una cuarentena destinada a reducir los contagios de COVID-19.

«Reabrimos la ciudadela, el lunes 1 de marzo con 40% de aforo. Podrán ingresar unos 897 visitantes diariamente bajo estrictos protocolos sanitarios «, dijo a la AFP una fuente del ministerio de Cultura.

Tras permanecer cerrada en 2020 casi ocho meses por la pandemia, la ciudadela de piedra reabrió en noviembre, pero tuvo que cerrar otra vez el 31 de enero en un nuevo golpe para el turismo, el sector más afectado por la pandemia en Perú.

Ahora podrá recibir solo el 40% de los 2.244 visitantes autorizados anteriormente, pero de todos modos impulsará la reactivación económica de la región de Cusco, según su gobernador, Jean Paul Benavente.

«Tenemos que reactivarnos y mirar hacia adelante», dijo a la radio RPP Benavente, quien indicó que en 2020 la región dejó de percibir unos $us 1.400 millones por la ausencia de turistas.

«Existen corredores seguros para los turistas. Hay que reactivarnos con mucha fuerza, pero de manera gradual y responsable», añadió.

La región de Cusco registra este año 14.395 casos de coronavirus y 493 decesos y sigue siendo de «nivel muy alto» de contagios, según el gobierno.

Sin embargo, «no hay ningún indicio de que alguna persona se haya contagiado en Machu Picchu», expresó a la AFP la fuente del ministerio de Cultura, que pidió mantener el anonimato.

La ciudad de Cusco, cabecera regional, es la antigua capital del imperio inca. Vive principalmente del turismo, lo mismo que los poblados del Valle Sagrado de los Incas, donde se encuentra la ciudadela construida en el siglo XV.

Machu Picchu y los demás sitios arqueológicos de Perú fueron cerrados el 31 de enero debido al incremento de contagios de COVID-19 con la segunda ola de la pandemia.

Sin embargo, el gobierno decidió el miércoles no prolongar la cuarentena que regía en varias provincias del país desde entonces, aduciendo una desaceleración de los contagios y la compleja situación económica.

El PIB peruano cayó 11,12% en 2020, pero la caída fue mucho mayor en el sector de turismo (-50,45%), según cifras oficiales.
Machu Picchu (Montaña Vieja en lengua quechua) es el cartón postal del país andino. Colocó a Perú en el mapa turístico mundial a mediados del siglo XX y fue declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1983.

Comparte y opina:

Danzantes aymaras enseñan medidas sanitarias en altiplano de Perú

Los 'kusillos' o bufones enseñan a los habitantes de Puno la importancia de mantener distancia física y usar mascarillas cuando salen de sus casas.

Por AFP

/ 26 de febrero de 2021 / 09:10

Unos bailarines aymaras con trajes tradicionales recorren las calles de una ciudad peruana a orillas del lago Titicaca para concientizar sobre los peligros del coronavirus.

Los ‘kusillos’ o bufones enseñan a los habitantes de Puno la importancia de mantener distancia física y usar mascarillas cuando salen de sus casas.

«Nosotros también queremos contribuir a la sociedad ayudando, concientizar para que este virus no avance», dice a la AFP Alexander, de 24 años, uno de los kusillos de esta ciudad fronteriza con Bolivia.

Los coloridos kusillos bailan tradicionalmente en las festividades religiosas, como la fiesta de la Candelaria (del 25 de enero al 8 de febrero), pero este año no pudieron hacerlo pues todas las celebraciones públicas fueron prohibidas en Perú por la pandemia.

Los bufones con trajes multicolores y un látigo recorren mercados y calles de la ciudad para recordar la necesidad de evitar aglomeraciones y otras medidas de precaución.

«Me he sentido muy halagado por la presencia de los kusillos tratando de guardar, o hacer guardar orden y también al mismo tiempo de que cuiden la salud», dice a la AFP Guillermo, un residente de Puno.

Región andina de 1,2 millones de habitantes, Puno registra 40.900 casos confirmados de COVID-19 y 1.183 fallecidos desde que empezó la pandemia.

La ciudad cabecera de la región (del mismo nombre) está ubicada a 3.800 metros de altitud a orillas del Titicaca, el lago navegable más alto del mundo que Perú comparte con Bolivia.

Perú registra 1,3 millones de contagios confirmados y más de 45.000 fallecidos.

Comparte y opina:

Últimas Noticias