Mundo

martes 24 may 2022 | Actualizado a 04:24

Francisco comulga con los cubanos y pide paz en Colombia

Entre los 3.500 invitados especiales que asistieron a la misa que dictó el Papa este domingo se encontraba la presidenta argentina Cristina Kirchner, junto al mandatario cubano Raúl Castro.

/ 20 de septiembre de 2015 / 21:24

El papa Francisco se encontró con los cubanos en una emotiva misa en la Plaza de la Revolución, en La Habana, en la que pidió cuidar a los más frágiles, rechazar toda ideología en el servicio a los demás, y rogó por la paz de Colombia.

«El servicio siempre mira el rostro del hermano, toca su carne, siente su proximidad y hasta en algunos casos la ‘padece’ y busca su promoción», expresó el papa ante una multitud de fieles que desde la madrugada colmó la plaza.

Poco después, en el Angelus, el papa rogó por la paz de Colombia e hizo un llamado a evitar «otro fracaso» en la reconciliación de ese país que sufre un conflicto armado de más de medio siglo.

«En este momento me siento en el deber de dirigir mi pensamiento a la querida tierra de Colombia, consciente de la importancia crucial del momento presente, en el que, con esfuerzo renovado y movidos por la esperanza, sus hijos están buscando construir una sociedad en paz», dijo Francisco en alusión a los diálogos del gobierno de ese país y la guerrilla comunista FARC.

Desde 2012, el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las FARC llevan adelante esas conversaciones en La Habana, en el cuarto intento que realizan por negociar la paz en los últimos 30 años.

Gusto por la amistad

En su homilía, el papa argentino rindió además un homenaje a los cubanos: «un pueblo que tiene gusto por la fiesta, por la amistad, por las cosas bellas».

«Es un pueblo que tiene heridas, como todo pueblo, pero que sabe estar con los brazos abiertos, que marcha con esperanza, porque su vocación es de grandeza», expresó Francisco.

Entre los 3.500 invitados especiales que asistieron a la misa se encontraba la presidenta argentina Cristina Kirchner, junto al mandatario cubano Raúl Castro.

La Plaza de la Revolución fue el espacio en el que también oficiaron misa los papas Juan Pablo II en 1998 y Benedicto XVI en 2012, entre un gran monumento en honor al héroe nacional José Martí y un retrato gigante de Ernesto Che Guevara.

Al anochecer del domingo, después de una ceremonia en la Catedral, Francisco tendrá un encuentro con jóvenes cubanos. Será la ocasión de mostrar su espontaneidad en un diálogo improvisado, donde debe dar coraje a una juventud en dificultades en una isla en plena transición económica.

Probable encuentro con Fidel

Francisco se reunirá también este domingo en el palacio presidencial con Raúl Castro, quien probablemente le agradecerá por su papel de facilitador en el acercamiento con Estados Unidos.

Pero también puede que sostenga una entrevista con su hermano mayor, el padre de la revolución cubana Fidel Castro, de 89 años, durante la jornada.

«Si se da, yo pienso que se da mañana», dijo el sábado a los periodistas el portavoz de la Santa Sede, padre Federico Lombardi.

Benedicto XVI tuvo un encuentro con Fidel Castro durante su visita en 2012.

A su llegada al aeropuerto de La Habana, el papa rogó a Raúl Castro que transmitiera sus «sentimientos de especial consideración y respeto a su hermano Fidel».

El padre Lombardi resumió el sábado en la noche los grandes asuntos que preocupan a Francisco en este viaje, que él mismo había comentado en el avión con los periodistas.

Las preocupaciones que el papa debe abordar a lo largo de este periplo de ocho días que lo llevará el martes a Estados Unido son la paz amenazada por «una Tercera Guerra Mundial por etapas», las migraciones y la necesidad de acoger a los migrantes, y la cultura del diálogo, que  «debe permitir construir puentes».

Justo antes de partir a Cuba el sábado, el papa contó haber estado «muy emocionado» por un encuentro con una familia cristiana de Damasco, a la que el Vaticano decidió acoger. Además declaró que el mundo está «sediento de paz».

«Cuba, llave entre norte y sur»

El papa destacó que Cuba, que se ha mantenido aislada durante largo tiempo por un embargo estadounidense, debe recuperar la vocación que la geografía le dio como «punto de encuentro».

«Cuba es un archipiélago que mira hacia todos los caminos, con un valor extraordinario como ‘llave’ entre el norte y el sur, entre el este y el oeste. Su vocación natural es ser punto de encuentro para que todos los pueblos se reúnan en amistad», expresó ante Raúl Castro el papa, quien ve a Cuba en la vanguardia de un nuevo diálogo en América.

La visita de Francisco es la tercera de un papa a esta isla que tiene apenas un 10% de católicos practicantes, aunque los bautizados son muchos más.

El papa irá el lunes y martes a Holguín y Santiago de Cuba, en el oriente de la isla.

Comparte y opina:

Papa advierte que «pobreza y frustración» propician «terrorismo»

El pontífice también pidió a los dirigentes del planeta que promuevan "modelos responsables de desarrollo económico" para afrontar "la grave crisis medioambiental que amenaza al mundo".

/ 25 de noviembre de 2015 / 19:12

El papa Francisco llamó el miércoles en Kenia a luchar contra «la pobreza y la frustración», que propician «los conflictos y el terrorismo», y a repartir de manera «justa» los recursos naturales y humanos.

El pontífice también pidió a los dirigentes del planeta que promuevan «modelos responsables de desarrollo económico» para afrontar «la grave crisis medioambiental que amenaza al mundo».

Francisco inició este miércoles su primera gira por África, al aterrizar en la capital de Kenia, y tiene previsto visitar también Uganda y República Centroafricana.

«La experiencia nos demuestra que la violencia, los conflictos y el terrorismo se alimentan del miedo, la desconfianza y la desesperación, que tienen su origen en la pobreza y la frustración», destacó el papa argentino ante dirigentes kenianos.

«Les exhorto, en particular, a preocuparse verdaderamente por las necesidades de los pobres, las aspiraciones de los jóvenes y una justa distribución de los recursos naturales y humanos», afirmó.

Además, estimó, «existe una clara relación entre la protección de la naturaleza y la construcción de un orden social justo y equitativo».

Así, Francisco pidió a los dirigentes del planeta que promuevan «modelos responsables de desarrollo económico» para afrontar «la grave crisis medioambiental que amenaza al mundo».

«Tenemos la responsabilidad de transmitir a las generaciones futuras la belleza de la naturaleza en su integridad, y la obligación de administrar adecuadamente los dones que hemos recibido», puntualizó, tras un encuentro con el presidente keniano Uhuru Kenyatta.

En una sociedad «que, en vez de proteger, sigue explotando nuestra casa común, estos valores deben inspirar los esfuerzos de los líderes nacionales para promover modelos responsables de desarrollo económico», añadió.

Previamente, también este miércoles, bailarines y un coro habían dado la bienvenida al papa en el aeropuerto de Nairobi. Las banderas de Kenia y el Vaticano se izaron desde la cabina de tripulación poco después del aterrizaje y Kenyatta recibió al papa en el aeropuerto, sobre una alfombra roja de bienvenida.

Francisco sonrió y saludó con la mano cuando salía del avión, al tiempo que la multitud lo ovacionaba.

Las autoridades habían movilizado a unos 10.000 militares para garantizar la seguridad del papa argentino.

El papa escogió para la primera gira por este continente tres países azotados en forma distinta por las desigualdades sociales, la corrupción y la violencia islamista.

Francisco, de 78 años, desea promover la paz, la reconciliación, la justicia social y el diálogo entre el islam y el cristianismo durante los cinco densos días que pasará en el continente, del 25 al 30 de noviembre.

Al saludar a cada uno de los 75 periodistas que lo acompañan en el avión papal, Francisco expresó su deseo de que el viaje «dé los mejores frutos, tanto espirituales como materiales» a los africanos.

Cuando un periodista le preguntó si estaba nervioso por las amenazas de atentados lanzadas antes de partir, el pontífice argentino, que nunca había pisado tierra africana, respondió con una sonrisa:  «En realidad le tengo más miedo a los mosquitos», dijo.

El programa del undécimo viaje al exterior de Francisco incluye 19 discursos y numerosos encuentros con la población local.

Francisco presidirá el jueves un encuentro interreligioso en Kenia, un país que cuenta con muchos musulmanes y protestantes.

El viernes visitará el barrio más pobre y grande de ese país, Kangemi, donde se encontrará con los «movimientos populares», cristianos y no cristianos.

En Uganda, segunda etapa del viaje, Francisco se reunirá con el presidente, Yoweri Museveni y después visitará Munyonyo, donde fueron condenados a muerte mártires católicos y anglicanos.

El papa rendirá homenaje así a todos los mártires cristianos de África y celebrará una misa en un santuario para conmemorar a los primeros santos, 22 jóvenes cristianos que fueron quemados vivos a finales del siglo XIX por haber rechazado convertirse en esclavos sexuales.

Por su parte, la principal organización ugandesa de defensa de los homosexuales afirmó este miércoles que militantes gays católicos de Uganda solicitaron una audiencia privada al papa cuando visite este país africano esta semana.

La etapa más peligrosa de su recorrido será la última, Bangui, capital de la República Centroafricana, adonde llegará el domingo 29, según el programa oficial.

Allí tiene planeada una visita a la mezquita del barrio-fortaleza árabe, a un campamento de refugiados y a las víctimas de la guerra civil.

Francisco inaugurará el jubileo extraordinario en África, al abrir la puerta santa de la catedral de Bangui, diez días antes de que se inicie con una ceremonia solemne en el Vaticano.

No se excluye que tenga que cambiar en el último momento sus planes debido a la violencia entre milicias musulmanes y cristianas y a la inseguridad que reina en ese país.

«No hemos recibido amenazas contra el papa, solo muy genéricas. Obvio que estamos preocupados, no somos unos inconscientes. El papa se siente sereno y no quiere cambiar su programa de viaje», reconoció el martes Costanzo Alessandrino, vicecomandante de la Gendarmería vaticana, en un programa de televisión del canal italiano Rete4.

Comparte y opina:

La Iglesia perdonará excepcionalmente el aborto durante el Jubileo de la Misericordia

Durante el Jubileo de la Misericordia, también llamado Año Santo, que se celebrará entre el 8 de diciembre de 2015 y el 20 de noviembre de 2016, los católicos de todo el mundo hacen peregrinaciones para pedir el perdón ("indulgencia") de sus pecados.

/ 11 de mayo de 2015 / 12:06

La Iglesia católica absolverá excepcionalmente durante la celebración del Jubileo de la Misericordia a las mujeres que han abortado y a quienes les ayudaron, una medida que sin embargo no modifica la posición del Vaticano sobre esta cuestión.

Según el derecho canónico, el aborto es una falta particularmente grave que implica la excomunión automática, al menos que la persona se vea forzada a hacerlo.

Pero el papa Francisco, que lo califica de «horror», se ha mostrado en varias ocasiones sensible al sufrimiento de millones de mujeres, entre ellas muchas católicas, que abortan cada año.

Durante el Jubileo de la Misericordia, también llamado Año Santo, que se celebrará entre el 8 de diciembre de 2015 y el 20 de noviembre de 2016, los católicos de todo el mundo hacen peregrinaciones para pedir el perdón («indulgencia») de sus pecados.

«Entre los posibles perdones acordados a los misioneros de la misericordia también figurará el aborto», declaró a la prensa italiana el coordinador del Jubileo, el arzobispo italiano Rino Fisichella.

Durante el Año Santo, miles de sacerdotes ejercerán de «misioneros» de la misericordia por todo el mundo, donde administrarán el llamado «sacramento de la reconciliación», es decir la penitencia expresada mediante la confesión.

En períodos concretos como el Adviento (antes de Navidad) o en Cuaresma (antes de Pascua), los obispos pueden autorizar a algunos o a todos los sacerdotes de su diócesis a perdonar el aborto.

Durante el Año Santo, el perdón podrá otorgarse a las mujeres que hayan abortado y también a los médicos o a cualquier otra persona que las haya ayudado, con la única condición de que expresen un «verdadero arrepentimiento».

«El aborto sigue siendo un pecado y el papa no ha decidido derogarlo», recordó el cardenal conservador Valasio de Paolis, quien teme un malentendido en los medios de comunicación.

«Es normal, con motivo del Jubileo (…) que la iglesia (…) levante todos los obstáculos para permitir la absolución de pecados tan graves como el aborto», explicó al diario La Nazione.

Cuestión delicada

El aborto es una cuestión delicada para la Iglesia católica, acusada a menudo de ser insensible con las mujeres y niñas violadas, especialmente durante los conflictos, que abortan.

Al igual que sus predecesores, el papa argentino condena el aborto aunque no suele pronunciar esta palabra.

En 2009, el Vaticano apoyó al arzobispo de Recife, en Brasil, que excomulgó a una mujer y a los médicos que ayudaron a abortar a una niña de 9 años violada por su padrastro, considerando que la violación era «menos grave que el aborto».

Sin embargo, este caso generó muchas críticas, también dentro de la jerarquía eclesiástica.   Francisco habló recientemente a los obispos sudafricanos de «profundas heridas morales y físicas» soportadas por muchas mujeres y en septiembre de 2013, en una entrevista a la revista jesuita Civilta Cattolica, puso como ejemplo a una mujer que conocía.   «Sufrió el fracaso de su matrimonio, durante el cual abortó. Luego se casó y ahora vive tranquila con cinco niños. El aborto pesa mucho en su conciencia y está verdaderamente arrepentida. A ella le gustaría profundizar en la vida cristiana. ¿Qué hace el confesor?», se preguntó.

Durante el Jubileo Francisco quiere llegar al mayor número de fieles. Por eso, aunque tradicionalmente los peregrinos que quieren obtener la indulgencia deben venir a Roma y pasar por la llamada puerta santa de cada una de las cuatro grandes basílicas de la ciudad, el papa permitirá que esta vez puedan hacerlo en su catedral habitual.

Comparte y opina:

Los tuit del Papa en latín, un éxito misterioso e inesperado

El Papa argentino, que emplea un lenguaje directo y con muchas metáforas, escribe de  ternura, alegría, del cristiano 'low cost', por lo que no siempre se encuentra la palabra correspondiente en latín.

/ 4 de febrero de 2014 / 19:59

Los tuits del papa Francisco en latín son para el Vaticano un éxito tan intrigante como inesperado, y dos años después de su lanzamiento tienen 205.000 seguidores, más que las versiones en alemán o en árabe.

Dos meses después de su lanzamiento por Benedicto XVI, quien quiso una versión en latín, los célebres mensajes cortos del pontífice en la lengua de Cicerón contaban con 2.000 a 5.000 seguidores.

Pero el fenómeno ahora resulta sorprendente, ya que la lengua que se hablaba en la Antigua Roma, considerada el idioma de la ciencia hasta el siglo XIX, se adapta fácilmente al nuevo lenguaje de los tuits, al expresar conceptos e ideas con pocas palabras en 140 caracteres.

«Pero es difícil traducir los tuits de Francisco, porque usa un lenguaje corriente, informal», reconoció en una charla con la AFP el religioso estadounidense Daniel Gallagher, de la Secretaría de Estado, quien forma parte del equipo de traductores de los cerca de 250 tuits en latín que han sido escritos por Benedicto XVI y Francisco.

El papa argentino, que emplea un lenguaje directo y con muchas metáforas, escribe de  ternura, alegría, del cristiano ‘low cost’, por lo que no siempre se encuentra la palabra correspondiente en latín.

El pasado 4 de septiembre, cuando hizo un llamado a favor de la paz en el mundo, escribió en español: «Que el grito de la paz se alce con fuerza en todas las partes de la tierra».

El resultado en latín fue el siguiente: «Pacem per totum terrarum orbem magna voce clamate! «

Comparte y opina:

El papa Francisco llegó a Rio, donde lo espera una multitud de fiesta

El papa argentino, de 76 años,  inicia así en Brasil, el país con más católicos del mundo, su primer viaje internacional para presidir la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) del 23 al 28 de julio, a la que asistirán más de un millón y medio de personas.

/ 22 de julio de 2013 / 19:12

El papa Francisco aterrizó este lunes en Rio de Janeiro, donde miles de peregrinos de todo el mundo lo esperan en las calles en clima de fiesta para dar la bienvenida al primer papa latinoamericano de la historia.

El papa argentino, de 76 años,  inicia así en Brasil, el país con más católicos del mundo, su primer viaje internacional para presidir la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) del 23 al 28 de julio, a la que asistirán más de un millón y medio de personas.

El papa Francisco, apóstol de una iglesia misionera y cercana a los pobres, cumplirá una intensa agenda en este país sacudido recientemente por protestas sociales contra la corrupción y los pésimos servicios públicos, que incluye una visita a una favela, a adictos de crack y al mayor santuario católico de Brasil, Aparecida, en el estado de Sao Paulo.

Paseo en papamóvil descubierto

Del aeropuerto internacional de Rio, donde fue recibido por la presidenta Dilma Rousseff, el papa se dirigirá a la catedral metropolitana, y luego se paseará en un papamóvil descubierto por el centro de la ciudad.

Miles de personas lo esperan cantando y bailando, agitando banderas del Vaticano y de sus países de origen.

«Queremos que el papa nos muestre esa iglesia abierta, de todas las nacionalidades, que es lo que nos reúne hoy», dijo a la AFP la argentina Eliana Tardivo, de 23 años y oriunda de Santa Fe, mientras aguarda al papa cerca de la catedral.

«La venida del papa es una esperanza para el crecimiento de esta nueva iglesia», sostuvo el monje franciscano Everton Xavier Marques, de 29 años, de Minas Gerais (sureste de Brasil).

El papa Francisco advirtió el lunes que el mundo corre el riesgo de tener una generación entera de jóvenes desempleados desde el avión que lo conducía a Brasil.

«Mi viaje tiene como objetivo estimular a los jóvenes para que se integren en el tejido social, con los ancianos», explicó el pontífice.

«Corremos el riesgo de tener una generación desempleada», dijo el papa, y pidió que se evite «aislarlos». También condenó «la cultura del rechazo a los ancianos».

Respetando su estilo sencillo y franco, el papa jesuita saludó uno por uno a los 70 periodistas que lo acompañan en el vuelo, y reconoció que evita dar entrevistas porque le resulta «agotador».

Durante su visita de siete días en Brasil, Francisco buscará revitalizar a la Iglesia en Latinoamérica, su mayor feudo pero donde pierde terreno desde hace tres décadas, sobre todo ante las iglesias pentecostales y el laicismo.

El pontífice encontrará un Brasil confrontado a un creciente descontento social y en plena transformación religiosa.

El hartazgo ante la corrupción política y la pésima calidad del transporte, la salud y la educación pública -en contraste con los millones que se gastan en estadios para el Mundial de fútbol 2014- llevó a más de un millón de brasileños, sobre todo jóvenes de clase media, a protestar en las calles en junio, en plena Copa Confederaciones.

Las protestas terminaron muchas veces en enfrentamientos violentos con la policía y con saqueos y destrozos, la última de ellas el jueves pasado en Leblon e Ipanema, dos de los barrios más ricos de Rio.

Manifestaciones cuando visite la gobernación

El papa debe reunirse este lunes con Rousseff en el palacio Guanabara, frente al cual el grupo Anonymous Rio convocó a través de las redes sociales a un acto contra los 53 millones de dólares que cuestan a los contribuyentes brasileños su visita y la JMJ.

Los ateos, que protestarán por el mismo motivo, han llamado a un «desbautismo» colectivo, y grupos de defensa a los derechos de homosexuales convocaron a un «beijaço» (besazo) entre personas del mismo sexo.

Pero nada de eso disuadió al papa argentino de su voluntad de pasearse por el centro de Rio en un papamóvil descubierto inmediatamente después de su llegada.

El Vaticano asegura que el pontífice no está preocupado por las protestas y los expertos señalan que su discurso de reforma de una Iglesia en crisis, contra el derroche y en defensa de los desposeídos, está en sintonía con los manifestantes.

El operativo de seguridad contará con unos 30.000 militares y policías.

«Llego a Río en unas horas y mi corazón está lleno de gozo porque dentro de poco estaré con ustedes para celebrar la JMJ», escribió el papa en un tuit en español antes de emprender el viaje.

Un 64,6% de los brasileños son católicos, según el censo de 2010, contra 91,8% en 1970. Según un sondeo publicado el lunes, solo 44,2% de los jóvenes se declara católico. 

Al margen de la visita papal, la Iglesia católica reclamó a Rousseff que vete un proyecto aprobado en el parlamento sobre la atención a víctimas de violencia sexual, y que en su opinión abre la vía a una legalización amplia del aborto, actualmente solo autorizado con muchas restricciones en casos de peligro de vida para la madre o en caso de violación.

Comparte y opina: