Mundo

jueves 21 oct 2021 | Actualizado a 01:16

Trump, un torbellino en las últimas horas de campaña

Después de haber cruzado siete estados el domingo, el millonario comenzó su día de cálculos políticos en Florida, el estado del sureste que, junto con Ohio, podría propulsarlo a la victoria o hundir su suerte el martes.

/ 7 de noviembre de 2016 / 22:30

Donald Trump se lanzó este lunes, en el último día de la campaña presidencial más salvaje de la que se tenga recuerdo, desesperado por persuadir a los estadounidenses que estarán mejor con un ‘outsider’ que con una favorita del establishment como Hillary Clinton.

Después de haber cruzado siete estados el domingo, el millonario comenzó su día de cálculos políticos en Florida, el estado del sureste que, junto con Ohio, podría propulsarlo a la victoria o hundir su suerte el martes.

«¿Quién hubiera creído esto?», preguntó Trump delante de los 4.000 adeptos que se acercaron a verlo en Sarasota, Florida, en referencia a su odisea de 18 meses en busca de la Casa Blanca. «Sí que ha sido una campaña», agregó.

De los estados que albergan esas ciudades –Colorado, Iowa, Minnesota, Michigan, Pensilvania y Virginia–, sólo Iowa se inclina por el Partido Republicano, una señal de que Trump intenta conquistar en el último suspiro territorios demócratas para dar la sorpresa.

«Estamos liderando en Carolina del Norte. Estamos muy, muy bien en Pensilvania», insistió, aumentando su hipérbole a medida que eñ reloj llega al martes. «Mis resultados en las encuestas están por el techo», agregó.

En medio de informaciones de que consejeros y personal de campaña han chocado tras bastidores en los últimos días de la carrera, la resistencia de la campaña del magnate inmobiliario de Manhattan, de 70 años, ha sido extraordinaria.

Trump recorrió el sábado unos 7.240 km a bordo de su Boeing 757, y otros 4.800 el domingo, cuando se burló de los periodistas cansados que viajaban con él.

El sueño de Florida

No hay duda de que Florida es fundamental para Trump. Los votantes masculinos blancos se han alineado -según las encuestas- detrás del aspirante republicano, que no obstante sufre con los hispanos y las mujeres, que forman un bloque de electores cada vez más influyente en este estado clave.

Trump insistió en que logrará entre el electorado femenino resultados mucho mejor a lo previsto por las encuestas. «Miren: las mujeres se van a revelar a lo grande», dijo en Sarasota.

Con las excentricidades exhibidas en las últimas horas de la campaña, el candidato llamó a una persona de la multitud que llevaba una máscara con su rostro.

«Bella cabellera», dijo Trump mientras sostenía la máscara.

El candidato republicano sostuvo el segundo mitin del día, en Raleigh, Carolina del Norte, donde cuenta con una estrechísima ventaja.

Clinton podría recuperar el terreno al destacar que el FBI sepultó la posibilidad de presentar cargos en su contra por usar un servidor privado de correo electrónico cuando era secretaria de Estado.

Trump renovó su proclamación de que «el sistema está totalmente manipulado» y que Estados Unidos era un «hazmerreír» global debido al escándalo del correo electrónico.

«Corresponde al pueblo estadounidense hacer mañana justicia en las urnas», dijo. Kathy Smith, dueña de una empresa de construcción, dijo que estaba emocionada pero nerviosa por el último día de la elección.

«Muchos parecen haber renunciado a Trump pero yo no. Sólo creo que la gente va a salir mañana y votar por él», dijo a la AFP mientras esperaba en la fila en el evento de Raleigh.

«Hillary es una persona horrible. Mintió y engañó», agregó. Trump se dirigirá luego a la ciudad de Scranton, Pensilvania, donde Clinton tiene raíces familiares pero donde el republicano cuenta con el apoyo de la clase obrera.

Clinton tendrá en Pensilvania un mega cierre de campaña con la presencia del presidente Barack Obama y la primera dama Michelle, así como de su marido, el exmandatario Bill Clinton, y el ídolo del rock Bruce Springsteen.

No hay descanso para la campaña, que continúa en Manchester, New Hampshire, en una concentración en la enorme sala de la Southern New Hampshire University (SNHU), sitio del acto final de Romney en 2012.

Trump concluye su torbellino en Grand Rapids, Michigan, un estado donde es poco probable que gane, según las encuestas. Pero su equipo ha expresado confianza y espera que el entusiasmo de los votantes lo coloque en la cima. (07/11/2016)

Comparte y opina:

Trump demanda a Facebook, Twitter y Google

Los tres grupos "implementan una censura ilegal e inconstitucional", añadió el líder republicano de 75 años que fue suspendido en Facebook y Twitter tras el mortal asalto de sus simpatizantes al Capitolio el 6 de enero.

El expresidente de EEUU, Donald Trump

/ 7 de julio de 2021 / 16:22

El expresidente estadounidense Donald Trump anunció este miércoles que interpondrá una demanda colectiva contra Facebook, Twitter y Google, intensificando su batalla por la libertad de expresión en las redes, tras la censura de la que se dice víctima.

«Estoy presentando, como representante principal, una demanda colectiva contra las grandes tecnológicas, incluidas Facebook, Google y Twitter, así como sus directores ejecutivos, Mark Zuckerberg, Sundar Pichai y Jack Dorsey», anunció Trump en su club de golf de Bedminster, Nueva Jersey.

Los tres grupos «implementan una censura ilegal e inconstitucional», añadió el líder republicano de 75 años que fue suspendido en Facebook y Twitter tras el mortal asalto de sus simpatizantes al Capitolio el 6 de enero.

«Estamos pidiendo a la Corte Federal del Distrito Sur de Florida que ordene el fin inmediato de la censura ilegal y vergonzosa por parte de grupos de redes sociales dirigida a estadounidenses», dijo. «Exigimos (…) el fin del silencio forzado», reclamó.

«Nos alzamos por la democracia estadounidense al defender los derechos a la libertad de expresión de cada estadounidense: demócrata, republicano, independiente, lo que sea», dijo Trump. «Esta demanda es solo el comienzo», añadió.

Trump, quien dice ser acompañado en la demanda por miles de ciudadanos que han sido excluidos de redes sociales, aseguró que busca el fin inmediato de la censura, las listas negras y lo que llama la «cancelación» de personas que comparten sus posiciones políticas.

Remarcó que no busca ningún tipo de acuerdo con sus demandados. «Estamos en una pelea que vamos a ganar», dijo. Los espectadores aplaudieron su anuncio.

La demanda se presenta en momentos en que el Congreso emprendió una acción sin precedentes para mitigar el poderío de las grandes corporaciones tecnológicas.

A fines de junio, la Cámara de Representantes avanzó en una reforma de las leyes antimonopolio dirigida a poner coto a prácticas comerciales de Google, Apple, Amazon y Facebook que considera perjudiciales para el mercado y los consumidores.

«Fuera de control»

«No hay mejor prueba de que las ‘big tech’ están fuera de control que el hecho de que prohibieron al presidente de Estados Unidos en funciones» expresarse en sus plataformas, dijo Trump en su discurso.

«Si me lo pueden hacer a mí, se lo pueden hacer a cualquiera. Y además, eso es exactamente lo que hacen», justificó.

En junio, Facebook anunció su decisión de suspender las cuentas de Trump durante dos años.

Ya había sido excluido temporalmente el 7 de enero, cuando aún era presidente, por haber instado a sus seguidores a impedir que el Congreso confirmara la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones de noviembre. Sin presentar pruebas, Trump ha dicho que perdió esa elección en forma fraudulenta.

La red social Twitter también lo había suspendido tras la invasión de la sede legislativa en plena sesión de certificación de la victoria de Biden, aquel 6 de enero.

Antes de ser suspendido, Trump tenía casi 89 millones de seguidores en Twitter, 35 millones en Facebook y 24 millones en Instagram.

«Google y YouTube han eliminado innumerables videos que osaban cuestionar el criterio de la Organización Mundial de la Salud» (OMS) durante la pandemia de coronavirus, dijo también el miércoles.

Pocas chances – Algunos expertos legales creen que Trump tiene pocas posibilidades de ganar.

La Primera Enmienda de la Constitución, que consagra la libertad de expresión, «obliga solamente a los actores del gobierno, no a entidades privadas», dijo a la AFP Eric Goldman, académico de la Universidad Santa Clara. Agregó que docenas de demandas similares a las de Trump fracasaron.

En la acción contra Facebook, Trump alega que la cooperación de las grandes tecnológicas con el gobierno federal modificó su estatuto de empresas privadas y las convirtió en actores del Estado.

«Como tal, el acusado está limitado por el derecho de la Primera Enmienda a la libre expresión en las decisiones de censura que toma con sus usuarios», dice la demanda.

CCIA, una entidad que reúne a las empresas de computación y comunicaciones, y de la cual Facebook, Google y Twitter son miembros, dijo que los servicios digitales tienen derecho de aplicar sus propias políticas de servicio.

El presidente de la CCIA, Matt Schruers, tildó de «frívola» la demanda de Trump y agregó que «no cambiará el hecho de que los usuarios, incluso presidentes de Estados Unidos, deban acatar las reglas que aceptaron».

Comparte y opina:

Obama se suma de lleno a la campaña presidencial de Hillary Clinton

En tres semanas en la convención demócrata en Filadelfia, Clinton será proclamada como candidata a la Casa Blanca.

/ 5 de julio de 2016 / 22:00

El presidente estadounidense Barack Obama se sumó de lleno este martes a la campaña presidencial de Hillary Clinton, al participar de un acto público para impulsarla en su enfrentamiento con Donald Trump en vistas de las elecciones de noviembre.

Obama y Clinton compartieron escenario en la ciudad de Charlotte, Carolina del Norte, aunque evitaron mencionar la decisión del FBI de no recomendar al Departamento de Justicia la presentación de cargos contra la exsecretaria de Estado por uso indebido de correos electrónicos durante su gestión.

Clinton sorprendió al viajar desde Washington a Charlotte junto a Obama en el avión presidencial, el Air Force One.

«Estoy hoy aquí porque creo en Hillary Clinton», dijo Obama, para quien su exsecretaria de Estado «es y será una estadista que nos hace sentir orgullosos en todo el mundo. Estoy listo a pasar el bastón. Y sé que ella lo recibirá».

«No ha habido nunca una mujer más calificada para ser presidente. íNunca!», dijo Obama a la multitud, desatando una ovación.

Obama añadió que tenía un «asiento de primera fila» para observar y dar testimonio de sus criterios y su firmeza, así como de su «compromiso con la diplomacia».

El apoyo de Obama podría ser vital para Clinton. Aunque todos los sondeos coinciden en colocarla como favorita, su ventaja sobre Trump se va acortando.

La última encuesta NBC News/Wall Street Journal revela incluso que en materia de honestidad y fiabilidad Trump la derrota por varios cuerpos: 41% a 25%.    

Extremadamente descuidada

El anuncio de que el FBI no recomendaría al Departamento de Justicia la presentación formal de cargos contra Clinton ayudó a disipar en parte la nube de dudas que empañó su campaña presidencial casi desde el inicio.

Sin embargo, el director del FBI, James Comey, trazó un sombrío panorama de las normas de seguridad durante la gestión de Clinton al frente del Departamento de Estado.
 

Comey llegó a afirmar que tanto Clinton como sus asesores fueron «extremadamente descuidados» en la manipulación de información reservada.

De acuerdo con Comey, la investigación del FBI reveló que Clinton utilizó diversos servidores privados para sus correos, que varios de sus mensajes incluían información secreta y que es «posible» que «actores hostiles» hayan tenido acceso a ellos.

Clinton declaró durante más de tres horas el sábado ante el FBI a raíz de este escándalo.

A tres semanas de la convención demócrata en Filadelfia, en la cual Clinton será proclamada como candidata a la Casa Blanca, los republicanos han aprovechado este caso para insistir sobre la escasa confiabilidad y seriedad de la exjefa de la diplomacia estadounidense.

Máxime cuando se supo que el expresidente Bill Clinton se reunió recientemente en una pista de aeropuerto con la fiscal general Loretta Lynch, cuyo Departamento supervisa la investigación vinculada con la mensajería electrónica de Hillary.

En una entrevista que salió al aire el domingo en el programa «Meet The Press», de la cadena NBC, Hillary Clinton reconoció que fue imprudente que su marido se reuniera con Lynch.

Una candidata «elitista» 

El aspirante presidencial por el partido Republicano, Donald Trump, se valió de ese encuentro para insistir sobre la pertenencia de los Clinton a una «élite» enquistada en Washington y acostumbrada a manejar un sistema «amañado y corrupto».

«La deshonesta Clinton es culpable al máximo, pero el conjunto del sistema está amañado y corrupto», afirmó el magnate.   «¿Dónde están los 33.000 e-mails que faltan?», agregó, refiriéndose a los correos electrónicos que Clinton dijo haber borrado porque estaban relacionados con su vida privada y no con su labor como secretaria de Estado.   A lo largo de la campaña Trump se ha esforzado por mostrar a Clinton como una privilegiada a la cual, en razón de sus vínculos con los estamentos de poder en Washington, no se le aplican las reglas que rigen para todos los estadounidenses.

Los sangrientos ataques suicidas del domingo atribuidos al grupo Estado Islámico en Bagdad, que provocaron la muerte de más de 200 personas, le sirvieron por otro lado a Trump para volver a atacar a Clinton por su «debilidad» en la lucha contra el terrorismo.   «Hillary nunca será capaz de manejar la complejidad y el peligro del EI», afirmó el magnate republicano. «Con Hillary y Obama los atentados terroristas sólo empeorarán. Idiotas políticamente correctos, se niegan a mencionar a las cosas por su nombre: ISLAM RADICAL», escribió Trump en la red social Twitter.

Comparte y opina: