Mundo

lunes 12 abr 2021 | Actualizado a 21:53

El EEUU anti-Trump estalla en cólera

Con la cara cubierta con pañuelos negros, encapuchados o vistiendo máscaras anti-gas, entre 500 y mil personas quebraron vitrinas y lanzaron piedras contra la policía antidisturbios en la K Street, la denominada "avenida del poder" a pasos de la Casa Blanca, que alberga a grandes bufetes de abogados y cabilderos.

Un manifestante cerca a la Casa Blanca.

Basureros, coches incendiados, vitrinas rotas, gases lacrimógenos: las calles habitualmente asépticas de Washington fueron teatro de disturbios el viernes, cuando cientos de manifestantes anti-Trump se enfrentaron violentamente con la policía al margen de la investidura del presidente estadounidense.

Con la cara cubierta con pañuelos negros, encapuchados o vistiendo máscaras anti-gas, entre 500 y mil personas quebraron vitrinas y lanzaron piedras contra la policía antidisturbios en la K Street, la denominada «avenida del poder» a pasos de la Casa Blanca, que alberga a grandes bufetes de abogados y cabilderos.

Unos 200 policías intentaron dispersar a los manifestantes tirando decenas de cartuchos de gases lacrimógenos y lanzando gas pimienta.

La policía arrestó a 217 personas. Seis uniformados resultaron heridos.

Una humareda acre se elevaba sobre dos manzanas de casas sobrevoladas por un helicóptero policial, llenas de basureros calcinados, trozos de vidrio, cajas metálicas de periódicos destrozadas y cartuchos vacíos.

Los manifestantes rompieron los vidrios de una limusina negra, la incendiaron y le grafitearon el símbolo de la anarquía en la puerta.

«Cuatro años de lucha», leía la pancarta de una manifestante enmascarada, en referencia al mandato del magnate inmobiliario Donald Trump, que se convirtió unas horas antes en el 45° presidente de Estados Unidos.

Muchos manifestantes protestaban directamente contra Trump, pero una minoría no tan pequeña tenía otras reivindicaciones, sobre todo relativas a los derechos de las minorías.

«Tengo miedo»

Tras un ataque de la policía, Raven Devanney, una joven rubia de 19 años, retomó el aliento en una parada de bus que ha sido pintada con el grafiti «Nosotros el pueblo».

«Estoy aquí para defender los derechos de las mujeres, de los musulmanes, de los negros, de los inmigrantes, de los homosexuales. En fin, para conservar todo por lo cual hemos luchado en esta última década», aseguró la joven, que vestía un gorro de béisbol con la leyenda «Tornemos a EEUU gay otra vez» (Make America gay again), juego de palabras con el eslogan de Trump «Devolvamos la grandeza a EEUU» (Make America great again).

«Tengo miedo de que Trump revierta muchos derechos que adquirimos», agregó esta estudiante llegada de Boston, mientras ajustaba la bufanda sobre su nariz y deploraba las violencias del día.

Más temprano hubo enfrentamientos menos violentos entre la policía y varias decenas de jóvenes manifestantes que llevaban abrigos con capuchas y pañuelos negros característicos del grupo Black Block, un movimiento radical y muchas veces violento.

Estos manifestantes ya habían quebrado otras vitrinas y dañado coches.

«Los daños materiales no me molestan», explicó Scout Holiday, de 21 años, una estudiante de la universidad de Michigan.

«Es lo que pasa cuando la gente entra en cólera, y hay muchas razones para estar encolerizado hoy».

«Vergüenza»

El resto de las marchas y reuniones durante la jornada de investidura presidencial en Washington fueron pacíficas, puntuadas a veces por insultos y gritos entre ambos bandos.

Sammy Lett, llegado en bus de Wisconsin y envuelto en una gran bandera de arcoiris de la comunidad homosexual, resumió las razones de su presencia en la capital: «Todos los que no son hombres blancos heterosexuales tienen razones para estar preocupados».

No lejos de la avenida Pensilvania, que une el Congreso a la Casa Blanca, manifestantes anti-Trump bloqueaban el paso de los pro-Trump que llegaron a aplaudir al flamante mandatario.

«Vergüenza, vergüenza», gritaban los primeros al paso de los simpatizantes de Trump, la mayoría con gorros de béisbol rojos, el color de los republicanos y de la campaña Trump.

«Quiero unir mi voz a todos los que protestan contra el racismo, el sexismo, la opresión en todas sus formas y trabajan por un mundo mejor», afirmó Nadine Block, una cincuentona de Washington.

Daniel, de 19 años, vino a protestar desde Nueva York contra «la oligarquía» y a «empujar el espectro político estadounidense hacia la izquierda», explicó, agitando autoadhesivos de Bernie Sanders, el rival derrotado de Hillary Clinton en la primaria demócrata.

A mitad de la tarde, unas centenas de manifestantes aún se enfrentaban a la policía en el barrio que rodea a la Casa Blanca. (20/01/2017)

Comparte y opina:

Lasso anuncia ‘un verdadero cambio’ para Ecuador tras era correísta

El presidente electo ecuatoriano tomará las riendas de un país en crisis el 24 de mayo.

Por AFP

/ 12 de abril de 2021 / 21:44

El presidente electo Guillermo Lasso anunció este lunes un “verdadero cambio” en Ecuador, tras poner fin a una era de la izquierda en el poder marcada por la figura del derrotado exmandatario socialista Rafael Correa.

El líder de la derecha y exbanquero, de 65 años, consolida su victoria sobre Andrés Arauz, delfín de Correa, cuando el escrutinio de la segunda vuelta del domingo se acerca al final.

Conservador y miembro del Opus Dei, Lasso obtiene el 52,5% de los apoyos frente al 47,4% de su rival, con el 97% de los votos computados, según el Consejo Nacional Electoral (CNE). El voto nulo impulsado por los indígenas alcanza un 16%, un avance importante con respecto al 9,5% de la primera vuelta y del 7% que sumó en las presidenciales de 2017.

“Empieza una nueva etapa para Ecuador, en la que todas y todos podamos vivir mejor. Ganaron la democracia, la libertad y las familias ecuatorianas”, escribió Lasso en Twitter.

El exbanquero, quien logró aglutinar el voto anticorreísta bajo las banderas de la derecha, se proclamó el domingo gobernante electo casi al mismo tiempo en que Arauz aceptaba su derrota.

El pequeño país petrolero recibió sin protestas el triunfo de Lasso al término de una campaña áspera que giró en torno a Correa, quien pese a estar fuera de Ecuador y con el gobierno en contra, logró llevar a segunda vuelta a su joven y desconocido delfín de 36 años. El exmandatario, que se instaló en Bélgica una vez terminado su mandato (2007-2017), aceptó que erró en sus “proyecciones”, le deseó éxito al nuevo gobierno y le pidió que cese «el lawfare», la supuesta persecución política de la que se dice víctima tras ser condenado en ausencia por corrupción.

Lasso tomó revancha de las derrotas que le propinó la izquierda socialista en 2013 y 2017.

“Trabajaremos juntos desde ya por el verdadero cambio. Hoy amanecemos en paz y con la certeza de que vienen mejores días para todos. Seré el Presidente de los 17 millones de ecuatorianos”, escribió Lasso en otro mensaje en Twitter.    

PRESIÓN. Después de su discurso de victoria, ofrecido la víspera en Guayaquil, de donde es oriundo y núcleo económico del país, Lasso agradeció los saludos a su triunfo desde Chile, Colombia, Brasil, España, la Casa Blanca, el FMI y la Unión Europea, entre otros.

El presidente electo tomará las riendas de un país en crisis el 24 de mayo. Sucederá al impopular Lenín Moreno, quien rompió con Correa apenas subió al poder hace cuatro años.

Lasso deberá ocuparse del desastre económico que deja el COVID-19. Para ello, dijo en una rueda de prensa en Quito, buscará “desde el primer día un tratado de libre comercio con los Estados Unidos”.

Con más de 17.000 muertos en poco más de un año de pandemia, Ecuador registró en 2020 una caída del PIB del 7,8% y además arrastra una deuda pública que representa el 63% del Producto Interno Bruto (PIB). Lasso partirá sin mayoría en la Asamblea. Su movimiento, Creando Oportunidades (Creo), alcanzó una mínima representación en las legislativas de febrero, por detrás de la Unión por la Esperanza (Unes), la fuerza de Arauz, y de Packakutik, el brazo político de los indígenas que se quedaron a las puertas del balotaje con su candidato Yaku Pérez.  

“Aspirar a transformar a Ecuador en cuatro años, eso no es posible”, comentó este lunes a la AFP Esteban Nichols, politólogo de la Universidad Andina Simón Bolívar. En su opinión, el próximo gobierno podrá darse por bien servido si saca adelante un “buen plan de vacunación” y logra “estabilizar la economía”.

Lasso se comprometió a inmunizar a nueve millones de ecuatorianos en los primeros 100 días de gestión y a impulsar el libre comercio para generar más empleos. Hasta ahora, apenas 183.000 personas han sido vacunadas. Lasso también anunció que promoverá la regularización de migrantes venezolanos que huyen de la crisis económica.

CORREÍSMO. En sus primeras palabras como mandatario electo, Lasso ofreció paz, invocó repetidamente a Dios y reforzó su mensaje de protección a la familia y contra la discriminación de las minorías sexuales.

“No llego con una lista de a quiénes quiero perseguir ni ver en la cárcel. Yo quiero ver a todos los ecuatorianos libres, que no tengan miedo al gobierno (…), que expresen sus opiniones con libertad”, señaló.

Implícitamente, quiso tranquilizar a sus oponentes correístas que bajo el gobierno de Moreno fueron encausados y algunos llevados a la cárcel por corrupción, mientras otros se autoexiliaron aduciendo una cacería de brujas.

Este lunes, el perdedor de las elecciones abogó de nuevo por “la reconciliación”. “La persecución política debe terminar, debemos tratarnos como adversarios y no como enemigos”, escribió Arauz en Twitter.

A juicio de analistas, el correísmo quedó “muy golpeado” y su líder, sin opciones de retorno. “Si no está Rafael Correa aquí, ¿se disolverá el correísmo?”, planteó Paolo Moncagatta, politólogo de privada Universidad San Francisco de Quito. (12/04/2021)

Comparte y opina:

Al menos 22 muertos al volcar un autobús en ruta andina de Perú

El Canal N de televisión señaló que la mayoría de los pasajeros del autobús regresaba a sus hogares después de haber viajado para votar a localidades de la región de Áncash

El accidente de tránsito en la sierra de Áncash. Foto: Andina

Por AFP

/ 12 de abril de 2021 / 21:40

Al menos 22 personas murieron y otras 13 resultaron heridas este lunes al volcar un autobús de pasajeros en una ruta andina de Perú, informó la policía.

«Hasta el momento tenemos una cifra preliminar de 22 fallecidos en el accidente de esta mañana», dijo por teléfono a la AFP un suboficial de la policía en la ciudad andina de Huaraz, cerca de la zona del siniestro, unos 600 km al norte de Lima.

El policía, que no precisó hacía donde se dirigía el autobús, indicó que el accidente ocurrió «en una zona agreste, en la que todavía está lloviendo», y que se desconocían las causas del siniestro.

Por su parte, el Canal N de televisión señaló que la mayoría de los pasajeros del autobús regresaba a sus hogares después de haber viajado para votar a localidades de la región de Áncash en las elecciones generales del domingo.

«Hay al menos otras 13 personas que resultaron heridas», que fueron asistidas «por personal médico que llegó a la zona para prestar ayuda», indicó Canal N, que difundió imágenes del bus accidentado.

La radio RPP dijo que «algunos testigos señalaron que la excesiva velocidad con la que manejaba el conductor habría causado el siniestro».

Comparte y opina:

Izquierdista Castillo y derechista Fujimori se encaminan a la segunda vuelta en Perú

Al 90% de los votos escrutados, el primero tiene el 18,83% y el segundo el 13,21%. Ambos deberían medirse en un balotaje el 6 de junio.

El profesor Pedro Castillo, de Perú Libre.

Por AFP

/ 12 de abril de 2021 / 21:04

El profesor de izquierda Pedro Castillo y la derechista Keiko Fujimori se encaminaban el lunes a asegurar su paso al balotaje en Perú, al liderar con 18,83% y 13,21%, respectivamente, el escrutinio de los comicios del domingo, con casi el 90% de los votos procesados.

Detrás de ellos hay dos candidatos de derecha, el economista Hernando de Soto (11,97%) y el empresario Rafael López Aliaga (11,90%), según el último cómputo de la oficina nacional electoral (ONPE).

Castillo y Fujimori deberían medirse en un balotaje el 6 de junio y el vencedor asumiría el 28 de julio, día en que Perú conmemora el bicentenario de su independencia.

El nuevo gobernante peruano tendrá el reto de superar la emergencia sanitaria que no da tregua, con cifras récord de contagios y decesos en los últimos días, una profunda recesión económica y la crisis política en una nación de 33 millones de habitantes.

El escrutinio de la elección al Congreso unicameral de 130 miembros avanza más lentamente en forma paralela y también es encabezado por los partidos de Pedro Castillo (Perú Libre) y de Keiko Fujimori (Fuerza Popular) con 16,6% y 12,6%, respectivamente.    

LUCHA. «El cambio y la lucha recién comienzan», dijo Castillo, de 51 años, quien salió del anonimato en 2017 al dirigir a miles de colegas en una prolongada huelga nacional.

Este maestro de escuela rural solo hace ocho días comenzó a figurar con posibilidades en los sondeos y a destacarse, tras recorrer silenciosamente el país y tener buen desempeño en los debates electorales por televisión.

“Con Castillo tenemos una izquierda antiestablishment, conservadora en lo social y que rechaza la economía de libre mercado”, dijo a la AFP el politólogo Carlos Meléndez, quien anticipa un “balotaje complicado”.

Muchos quedaron sorprendidos por los resultados de la votación, que busca poner fin a un convulso quinquenio en el que, desde 2018, desfilaron cuatro presidentes.

En un país sin partidos políticos fuertes y donde las figuras pesan más que la ideología, un total de 18 candidatos estaban en liza por la presidencia, sin ningún favorito.

“Lastimosamente nos sorprendió lo de Castillo y estamos pues preocupados, pero a la vez, también, viendo que realmente el país está dividido”, indicó a la AFP la limeña Rumi Cahuana, de 38 años.

BOLSA. En la bolsa de Lima el Índice S&P/BVL Perú General, el más representativo, caía 2,29% en la jornada. Nueve índices bajaban y dos permanecían estables, mientras el dólar se empinó levemente a 3,64 soles, pero luego bajó a 3,62, un poco más bajo que el cierre del viernes.

Un responsable del sector bancario, que pidió reservar su identidad, dijo a la AFP que “el resultado de la primera vuelta no está dejando una mala reacción en el mercado, como se podía prever en principio”.

JUICIO. La encuestadora Ipsos había anticipado que las actas de votos de las zonas rurales que faltaban contar favorecerían a la hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), aunque al comienzo del escrutinio el segundo lugar lo ocupaba De Soto.

La dirigente, que se postula por tercera vez a la presidencia —perdió en sendos balotajes ante Ollanta Humala en 2011 y Pedro Pablo Kuczynski en 2016— dice que tiene “mucha fe” que se confirmaría su pase a la segunda vuelta.

Está bajo la lupa de la fiscalía por el escándalo del gigante brasileño de la construcción Odebrecht, que también salpicó a cuatro expresidentes peruanos.

La fiscalía, que se prepara para llevarla a juicio, anunció el 11 de marzo que pediría condena de 30 años de prisión para Keiko Fujimori por los presuntos delitos de “crimen organizado, lavado de activos, obstrucción a la justicia”.

De ganar la presidencia, solo podría ser llevada a juicio una vez que termine su mandato de cinco años.

‘ANTIVOTO’. Entre Castillo y Fujimori se anticipa “una segunda vuelta polarizada”, dijo el jefe de Ipsos Perú, Alfredo Torres.

“Ambos tienen bastante antivoto. Hay un sentimiento antifujimori en un sector de la población y en otro hay un sentimiento anticomunista”.

“El anticomunismo se debe a la experiencia terrible con [la guerrilla maoísta de] Sendero Luminoso […] y en alguna medida también se debe a la evidencia del fracaso del régimen chavista en Venezuela”, indicó Torres a la AFP.

“En Perú hay un millón de emigrantes venezolanos y eso lo perciben como una mala señal los peruanos”, añadió.

Para Meléndez “va a ser una segunda vuelta de dos antivotos: el antifujimorismo y el histórico anticomunista”. Pero además habrá un enfrentamiento geográfico, según el politólogo: “La elección deja una división Lima/costa norte versus el resto del país andino y rural”. (12/04/2021)

Comparte y opina:

Ucrania está ‘preparada’ para posible invasión rusa y pide el cese de la actividad militar en frontera

El mandatario ha subrayado que su país sabe desde 2014 que ello 'puede ocurrir cualquier día'.

Por Europa Press

/ 12 de abril de 2021 / 20:49

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, ha afirmado que Ucrania está «preparada» para una posible invasión rusa, lo que considera «una posibilidad muy real», mientras el Ministerio de Relaciones Exteriores ha pedido al Kremlin que cese su actividad militar en la frontera.

«Ellos están listos, pero nosotros también estamos listos porque estamos en nuestra tierra y nuestro territorio», ha dicho Zelenski a un corresponsal de CNN, según ha recogido este lunes el medio ucraniano Unian.

El mandatario ha subrayado que su país sabe desde 2014 que ello «puede ocurrir cualquier día».

Asimismo, ha solicitado hablar con su homólogo ruso, Vladimir Putin, sobre la escalada del conflicto en el este de Ucrania, tal y como ha confirmado la portavoz del presidente ucraniano, Yulia Mendel, quien ha precisado que aún no se ha recibido respuesta y ha confiado en que eso «no sea una negativa al diálogo».

Al respecto, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha negado que haya visto la solicitud de conversaciones «en los últimos días».

Mendel también ha incidido este lunes en que Kiev quiere lograr la paz a través de negociaciones y ha descartado que el país tenga planes de ofensiva militar en la parte de Donbás ocupada por Rusia.

«Pero otra cosa es Rusia. El mundo entero está hablando ahora de la concentración de tropas rusas cerca de la frontera con Ucrania. Ya se han desplegado un total de 40.000 tropas rusas a lo largo de la frontera, el mismo número se encuentra en la Crimea ocupada. Y ahora la pregunta es si Rusia podría atacar», ha alertado.

En este contexto, el representante de Inteligencia del Ministerio de Defensa ucraniano, Vadym Skibitsky, ha reiterado este lunes que Rusia está aumentado su presencia militar en Ucrania, con una acumulación de tropas y simulacros militares llevados a cabo por tropas rusas cerca de la frontera.

Slitbitsky ha recordado, en este contexto, que la última vez que las autoridades ucranianas observaron tales movimientos fue entre 2014 y 2015.

CESE DE LA ACTIVIDAD MILITAR

Por su parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores en Kiev ha pedido a Rusia que cese la actividad militar, y la que ha calificado de «retórica militar y desinformación».

La cartera también ha indicado que cualquier solución al actual conflicto debe adherirse a los acuerdos de paz firmados en 2015 en Minsk.

Por su parte, Rusia sigue negando las afirmaciones de que Rusia representa una amenaza para Ucrania.

«Se preguntan qué está haciendo Rusia en la frontera con Ucrania. La respuesta es simple, vivimos así, es nuestro país. Mientras tanto, qué está haciendo Estados Unidos con sus barcos y militares organizando constantemente actividades de la OTAN en Ucrania, a miles de kilómetros de su territorio, sigue sin respuesta», ha criticado el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, en referencia al envío de barcos al Mar Negro, según ha recogido TASS.

«CAMPAÑA DE DESINFORMACIÓN»

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, señaló recientemente que la Administración de Joe Biden ha dejado en claro que «si Rusia actúa de manera imprudente o agresiva, habrá costos, habrá consecuencias».

Precisamente, Blinken, quien dijo que está en contacto con aliados europeos sobre el despliegue de tropas de Rusia, viaja junto al responsable de Defensa norteamericano, Lloyd Austin, a la sede de la OTAN en Bruselas para abordar este tema, entre otros.

Por otra parte, los representantes permanentes de la alianza se reunirán con el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania el martes, según ha avanzado el subsecretario interino de la Oficina de Asuntos Europeos y Euroasiáticos del Departamento de Estado, Philip Reeker, en una rueda de prensa.

«Realmente seguimos preocupados por las acciones que Rusia ha tomado para aumentar las tensiones con Ucrania», ha reiterado Reeker, para acusar a Rusia de una campaña de desinformación «diseñada descaradamente para culpar falsamente a Ucrania por las propias acciones del Kremlin».

En el contexto de la tensión entre Ucrania y Rusia, los ministros de Asuntos Exteriores del G-7 han expresado este lunes su «profunda preocupación» por el envío de tropas rusas a la frontera con Ucrania y a Crimea por considerarlo «amenazante» y pide el cese de estas «provocaciones».

Las autoridades ucranianas han criticado durante los últimos días a Rusia por el despliegue de militares en una zona cercana a la frontera común, lo que ha sido rechazado desde Moscú, que argumenta que puede trasladar a sus militares por su territorio sin cortapisas.

En la zona los conflictos se han mantenido desde hace años por las tensiones entre Ucrania y Rusia. En el caso de Crimea, Rusia se anexionó este territorio durante el conflicto de 2014 con Ucrania antes de que la población decidiera su incorporación en un referéndum mientras que la región de Donbás vive desde hace años un conflicto armado que enfrenta a las tropas del Gobierno ucraniano y a los separatistas prorrusos.

Los Acuerdos de Minsk, suscritos en septiembre de 2014 y en febrero de 2015, sentaron las bases para una solución política al conflicto, pero no han derivado hasta ahora en el cese de la violencia. Las hostilidades han dejado hasta la fecha al menos 13.000 muertos, según estimaciones de la ONU.

Comparte y opina:

Europa supera el millón de muertes en un ‘punto crítico’ de la pandemia

Más de 2,9 millones de personas han muerto en todo el mundo a causa del COVID-19.

Vacunación de personas mayores en Dinamarca.

Por AFP

/ 12 de abril de 2021 / 20:45

La pandemia de COVID-19 entró en una fase “crítica”, advirtió la OMS este lunes, día en que Europa registró más de un millón de muertes desde el inicio de la crisis sanitaria.

Los 52 países y territorios de la región (que va, al este, hasta Azerbaiyán y Rusia) totalizan al menos 1.000.531 muertes (en más de 46,5 millones de casos), por delante de América Latina y el Caribe (832.755 muertes, 26,2 millones de contagios), y del área comprendida por Estados Unidos y Canadá (585.760 muertes, 32,3 millones de infecciones).

Sin embargo, las tendencias son muy diferentes y hasta contrapuestas en estas zonas geográficas. Varias experimentan disparadas en las infecciones, con restricciones en vigor, mientras las autoridades intentan acelerar las campañas de vacunación. Por ejemplo Asia, que cuenta 285.824 decesos, registra récords en el sur, donde se intensifican las medidas para frenar al virus.

En cambio, en Europa, Reino Unido se encuentra en un momento de esperanza, pese a haber sido en un momento de la pandemia uno de los territorios más afectados y a pasar un invierno confinado: este lunes celebró al alcanzar su objetivo de vacunación a mayores de 50 años, y volvió a habilitar las terrazas de los pubs y las peluquerías.

Más de 2,9 millones de personas han muerto en todo el mundo a causa del COVID-19, según un balance de la AFP basado en fuentes oficiales.

Tras más de un año de su inicio, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió este lunes que la pandemia está en un “punto crítico […], creciendo de forma exponencial”, pero que se podría controlar “en unos meses” si se tomaran las medidas adecuadas.

India (1.300 millones de habitantes) registró un rápido aumento de infecciones en las últimas semanas, con lo que el número de casos llegó a 13,5 millones, por encima de los 13,48 millones de Brasil. En cantidad absoluta de muertes, sin embargo, aún se encuentra lejos del gigante sudamericano.

“Todo el país ha sido complaciente: hemos permitido congregaciones sociales, religiosas y políticas”, dijo a la AFP Rajib Dasgupta, profesor de sanidad de la universidad Jawaharlal Nehru. “Ya nadie hacía fila” para el distanciamiento social, aseguró.

En Brasil, que suma 353.000 fallecimientos, la mayoría de las personas ingresadas en cuidados intensivos tienen menos de 40 años, reveló un estudio de la Asociación Brasileña de Cuidados Intensivos (AMIB).

En tanto, Paraguay está en una situación urgente, con los hospitales desbordados, pocos testeos y un alza de casos acelerada que llevó el domingo a un récord de 78 muertos en 24 horas.

ESPERANZA. Mientras, Alemania ha cruzado el umbral de los tres millones de contaminaciones. “Esta tercera ola es quizás la más dura”, dijo el lunes la canciller Angela Merkel, quien recordó que la vacunación es “el arma más importante contra el virus”.

Pero en otros territorios, despuntan destellos de esperanza.

Desde este lunes, los ingleses pueden acudir a las terrazas de los pubs y de los restaurantes, una medida bien acogida por el sector pese a las frías temperaturas.

“Con suerte es el fin del confinamiento, pero quién sabe. ¿Qué representa? Con suerte en buen verano”, dijo Richard Newman, un médico de 32 años mientras esperaba con amigos afuera del pub Half Moon en el este de Londres a las nueve de la mañana.

Reino Unido, confinado por tercera vez en enero (y algunas regiones como Londres desde mediados de diciembre), experimenta una fuerte mejoría sanitaria.

Actualmente tiene menos de 3.000 casos y 50 muertes diarias. Los pacientes hospitalizados no llegan a 3.000, contra los casi 40.000 en el peor momento de enero.

Casi el 60% de la población ha recibido una primera dosis de vacuna y este lunes alcanzó con algo de anticipación su objetivo de ofrecer al menos una primera dosis a los mayores de 50 años y a los más vulnerables o expuestos, anunció el gobierno.

“Hemos pasado una etapa muy significativa en nuestro programa de vacunación”, declaró el primer ministro Boris Johnson en un comunicado.

El gobierno prevé que todos los adultos hayan recibido una dosis para finales de julio, pese a las preocupaciones por los posibles riesgos de trombos vinculados con la vacuna de AstraZeneca.

Esta semana también se espera un alivio en las restricciones sanitarias en Italia, Irlanda y Eslovenia.

En Grecia, las escuelas secundarias reabrieron este lunes tras más de cinco meses cerradas, aunque tanto estudiantes como profesores deberán someterse a dos test por semana, según la ministra de Educación.

De su lado, Francia, inmersa en la tercera ola, extenderá la vacunación el lunes a todas las personas de 55 años o más, con las vacunas de AstraZeneca o de Johnson & Johnson.

RAMADÁN. Millones de fieles musulmanes comienzan esta semana el ayuno sagrado del Ramadán, uno de los cinco pilares del islam. Durante este mes deben abstenerse de comer y beber desde el amanecer hasta el atardecer. En este periodo suelen celebrarse reuniones y los fieles acuden en masa a las mezquitas, pero este año las autoridades han impuestos restricciones y les han pedido que oren en casa. En Arabia Saudita, solo las personas vacunadas contra el COVID-19 podrán realizar la umrah, la pequeña peregrinación a La Meca, a partir del comienzo del Ramadán. (12/04/2021)

Comparte y opina:

Últimas Noticias