Mundo

domingo 26 sep 2021 | Actualizado a 20:12

Selecciones europeas podrían participar en la Copa América de 2019

Los dirigentes del fútbol sudamericano planean aumentar de 12 a 16 el número de países participantes en el certamen para selecciones más antiguo del mundo, informa Globo Sporte.

El trofeo y el balón oficial de la última Copa América durante la final que disputaron Argentina y Chile hace dos años. Foto: T13.

/ 31 de marzo de 2017 / 18:50

En las próximas semanas se realizará una reunión para conformar el Comité Organizador de la Copa América, que se disputará en territorio brasileño dentro de dos años, y el formato de torneo. Según fuentes allegadas a la Confederación Sudamericana de Fútbol, existe la posibilidad de que selecciones europeas puedan ser invitadas.

Una publicación en el portal de Globo Esporte devela que los dirigentes del fútbol sudamericano planean aumentar de 12 a 16 el número de países participantes en el certamen para selecciones más antiguo del mundo, si esto se hace realidad equipos nacionales de España, Portugal, Francia e Italia podrían estar en Brasil.

La edición del 2019 será la última que se juegue en año impar, la CONMEBOL cambiará el calendario al modelo de la Eurocopa.

La Copa América es el principal certamen de selecciones masuculinas de fútbol de América del Sur, la primera edición se celebró en Argentina en 1916, en aquella oportunidad el seleccionado uruguayo alzó el trofeo como campeón.

La última vez el torneo se realizó en Chile el año 2015 con el triunfo del anfitrión.

(31/03/2017)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Socialdemócratas encabezan ligeramente las elecciones de Alemania

Los comicios arrojaban resultados muy repartidos, por lo que ambas formaciones mayoritarias necesitarán el apoyo de otros dos partidos para lograr una coalición

Angela Merkel junto a miembros de su partido en la jornada electoral

Por AFP

/ 26 de septiembre de 2021 / 16:30

Los socialdemócratas alemanes lideraban, por poco, las legislativas de este domingo, que marcaban el fin de la era Merkel, pero el país se prepara para un largo periodo de incertidumbre sobre la sucesión de la canciller.  

Liderados por el ministro de Finanzas y vicecanciller saliente Olaf Scholz, los socialdemócratas del SPD recabarían entre el 25,7% y el 26% de los votos, mientras que la alianza conservadora de la Unión Cristiano-Demócrata (CDU) de Angela Merkel y su aliado bávaro, la CSU, encabezada por Armin Laschet, obtendría alrededor del 24,5% de los sufragios, según las estimaciones publicadas por las cadenas de televisión.

 Scholz afirmó que se trataba de un «gran éxito» y afirmó que «muchos ciudadanos […] quieren un cambio de gobierno» y que él sea «el próximo canciller».

 Pero los conservadores, pese a su resultado «decepcionante», también prevén formar el próximo gobierno, advirtió no obstante Armin Laschet.

 «Haremos cuanto podamos para construir un gobierno dirigido por la Unión» CDU-CSU, aseguró el candidato democrisitano.

 Los comicios arrojaban resultados muy repartidos, por lo que ambas formaciones mayoritarias necesitarán el apoyo de otros dos partidos para lograr una coalición con peso suficiente para gobernar. Esto no había sucedido desde los años 1950.

Parálisis

Además, esta competición podría sumir a la primera economía europea en un largo periodo de parálisis política mientras duren las negociaciones entre partidos.

 Tanto Olaf Scholz como Armin Laschet afirmaron que desean que las negociaciones terminen «antes de Navidad». No obstante, tras las últimas elecciones, en 2017, se necesitaron más de seis meses para alcanzar un acuerdo y formar la actual gran coalición de conservadores y socialdemócratas.

 Para los democristianos, las «pérdidas son amargas», admitió Paul Ziemak, número dos de la CDU. Su partido nunca había caído por debajo del 30% de los votos. En 2017, recabó el 32,8%.

 En cualquier caso, los resultados que se van perfilando en Alemania presentan un renacimiento inesperado del partido socialdemócrata, dado por moribundo hace tan solo unos meses. Los resultados de las encuestas fueron recibidos con alegría en la sede berlinesa de la formación.

 Sin embargo, gran parte de los electores votaron por correo, por lo que estas estimaciones podrían cambiar durante la noche, conforme avance el escrutinio.

 Pero todo apunta a que los democristianos podrían sufrir un revés sin precedente, que podría complicar la sucesión de Angela Merkel dentro de la formación.

 Un resultado inferior al 30% sería una «catástrofe», según el diario Bild.

 Un descenso así ensombrecería, además, el fin del mandato de Merkel quien, pese a seguir siendo muy popular al término de cuatro legislaturas, parece haber sido incapaz de preparar su sucesión.

¿Quién tendrá la llave de gobierno?

Los Verdes, liderados por Annalena Baerbock, que durante un tiempo aparecían como favoritos, recabarían, según las encuestas, un 14,8%. De este modo, batirían su récord de 2009 (10,7% de los votos) y progresarían seis puntos respecto a las elecciones de 2017.

 Los liberales del FDP, en tanto, quedarían cuartos, con alrededor del 11,5%, lo que les daría la llave del gobierno y haría del partido un actor ineludible para formar una futura coalición.

 Por su parte, los ultraderechistas del AfD, cuya entrada en el Bundestag en las elecciones de 2017 fue muy comentada, confirmarían su permanencia en el tablero político de Alemania. Sin embargo, con entre el 10% y el 11% de los votos, este partido islamófobo debilitado por sus problemas internos, registraría un leve retroceso respecto a los anteriores comicios (12,6%).

 Si la tendencia se confirma, Scholz podría estar en posición de suceder a Merkel y desencadenar el «cambio» que prometió al final de su campaña.

 Con todo, deberá componer una coalición tripartita, algo nunca visto en la historia contemporánea de Alemania. Cerca de un 55% de los alemanes prefiere esta opción, según un sondeo de ZDF.

 Los Verdes se reservan la posibilidad de aliarse tanto con el SPD como con la derecha, afirmando que lo que desean, por encima de todo, es promover su programa para luchar contra el cambio climático.

¿Se retrasará la marcha de Angela Merkel?

La opción de una coalición puramente de izquierdas, en cambio, parece descartada, pues la izquierda radical de Die Linke recabó unos resultados demasiado bajos, según las estimaciones.

Lo que parece estar claro es que las negociaciones retrasarán a buen seguro la marcha de Merkel, de 67 años, que ha pasado más de tres décadas en política.

Tras una campaña caótica marcada por sus meteduras de pata, Laschet, que parece perfilarse como el gran perdedor de la noche, tendrá que mostrarse muy persuasivo.

Su último traspié: al depositar su voto, mostró la papeleta ante las cámaras, infringiendo la regla que marca que el voto debe ser secreto.

El fin de la era Merkel podría desembocar en una nueva guerra de jefes en la derecha alemana, donde el liderazgo de Laschet podría ser puesto en entredicho, ocho meses después de su elección.

Comparte y opina:

El Parlamento de Islandia, el primero de Europa con mayoría de mujeres

Pese a que varios partidos reservan una proporción mínima de mujeres entre sus propios candidatos, no existe ninguna ley que imponga una cuota en las legislativas en Islandia

Carteles electorales en Reykjavik, Islandia el 25 de septiembre de 2021

Por AFP

/ 26 de septiembre de 2021 / 12:52

Islandia se ha convertido en el primer país de Europa en elegir a más mujeres que hombres en el Parlamento, tras los resultados de este domingo en unas legislativas marcadas por la debilitada posición de la primera ministra, en una coalición saliente que aún ostenta una representación mayoritaria.

De los 63 escaños del Althingi (Parlamento), 33 serán ocupados por mujeres, lo que representa el 52,3% del hemiciclo, tras los comicios del sábado en este país de 370.000 habitantes.

Es un resultado histórico, puesto que ningún país de Europa había flanqueado la barrera simbólica del 50%, con Suecia hasta ahora en primer lugar con el 47% de mujeres diputadas, de acuerdo al Banco Mundial.

«Tengo 85 años, he esperado toda mi vida a que las mujeres sean mayoría (…) y estoy realmente muy feliz», manifestó a la AFP Erdna, una residente de Reikiavik, capital de este país nórdico.

Pese a que varios partidos reservan una proporción mínima de mujeres entre sus propios candidatos, no existe ninguna ley que imponga una cuota en las legislativas en Islandia, según la organización democrática International Idea.  

Islandia suele estar a la vanguardia en la causa de las mujeres y ha encabezado durante 12 años consecutivos la clasificación del Foro Económico Mundial en materia de igualdad de género.

«Estoy muy satisfecha de que las mujeres hayan superado el 50% de los escaños, creo que este es el curso normal de lo que ha sucedido en Islandia desde hace un siglo», señaló Thora Kolbeinnsdottir, librera y trabajadora social.

Paradójicamente, pese a esta situación sin precedentes, es una mujer la que ha salido más perjudicada en estas elecciones: la primera ministra, Katrin Jakobsdottir, cuyo partido Movimiento Izquierda-Verde perdió tres escaños y obtuvo el 12,6% de los votos detrás de sus dos actuales aliados de derecha.

Júbilo

El gran ganador es el Partido del Progreso (centroderecha), que consiguió 13 escaños, cinco más que en las pasadas legislativas de 2017, con el 17,3% de los votos.

El júbilo reinaba el sábado en esta formación, que regresa «al primer plano de la escena política», según su líder, Sigurour Ingi Jóhannsson.

El Partido de la Independencia (conservador) del ex primer ministro Bjarni Benediktsson se mantiene sin embargo como la principal fuerza en el país, con 24,4% de los votos, de modo que conserva sus 16 escaños.  

Con un total de 37 diputados, los tres partidos aliados consolidan su mayoría, pero la derecha se encuentra en una posición de fuerza, con opciones de formar una coalición con otro socio más cercano ideológicdamente como los centristas Reforma (cinco escaños), Centro (tres) o, incluso, el Partido Popular (seis).

A pesar de que el futuro de la coalición sigue siendo incierto, Islandia se aleja de un escenario de bloqueo político como anunciaban las encuestas.

Desde la espectacular quiebra de los bancos islandeses en 2008, nunca un gobierno de la isla ha conservado su mayoría. Hay que remontarse a 2003 para encontrar un precedente.

Datos

El debilitamiento de la primera ministra, en cambio, plantea la cuestión de su futuro en Stjornarradid, la sede del gobierno.  

«Dado el declive que estamos viendo, es posible que la Izquierda-Verde tenga que revaluar su posición en el gobierno», explicó Eva Önnudóttir, profesora de Ciencias Políticas en la Universidad de Islandia.

Desde 2017, Jakobsdottir ha introducido los impuestos más progresivos, invirtiendo en vivienda social y en el permiso de paternidad.

Su gestión del covid-19, con sólo 33 muertos, ha sido elogiada. Pero, esta ecologista de izquierda en el poder también tuvo que renunciar a objetivos para salvar su coalición, como su promesa de crear un parque nacional en el centro del país.

Esa alianza le brindó a Islandia cuatro años de estabilidad después de una década de crisis.

Entre 2007 y 2017, los islandeses tuvieron que ir a las urnas en cinco ocasiones para elegir a sus diputados en un contexto de desconfianza ante la clase política y de repetidos escándalos.

Comparte y opina:

El sistema electoral de Alemania, mayoritario y proporcional a la vez

La mitad de los escaños (299) se asignan por votación directa y uninominal por circunscripción. El candidato en cabeza, aunque no alcance el 50%, es elegido

Una mujer con un sombrero de pompón, típico de la región de la Selva Negra llena sus papeletas de voto para las elecciones federales alemanas

Por AFP

/ 26 de septiembre de 2021 / 12:42

Las elecciones legislativas alemanas que se celebran este domingo se desarrollan según un sistema de votación complejo, que combina un escrutinio uninominal directo a una vuelta con un principio proporcional.   Alemania es una democracia parlamentaria en la que el canciller es elegido por los diputados del Bundestag, la cámara baja del Parlamento, y no directamente por la población.   

Dos votos

Cada uno de los 60,4 millones de votantes tiene dos votos para elegir a los diputados, cuyo número se ha fijado en 598 como mínimo. Sin embargo, se espera que la cifra final sea mayor y no se conozca hasta después de la votación.  

La mitad de los escaños (299) se asignan por votación directa y uninominal por circunscripción. El candidato en cabeza, aunque no alcance el 50%, es elegido.  

Esto favorece tradicionalmente a los partidos grandes, ya que los pequeños tienen muy pocos diputados elegidos directamente.

Pero los votantes tienen un segundo voto, que deben asignar a una de las listas que presentan los partidos en cada estado regional.

Es allí donde interviene el sistema proporcional, establecido bajo la influencia de los aliados después de la guerra para evitar un retorno del totalitarismo, con un umbral mínimo del 5% de los votos para entrar en el Bundestag.    

Escaños adicionales

El elector puede votar dos veces por el mismo partido o diferenciar sus sufragios.  

Los alemanes optan a menudo por esta última solución porque están acostumbrados a ser gobernados por coaliciones, debido al sistema proporcional, y tratan de influir en su composición.  

El segundo voto es muy importante: el resultado de cada partido en cada estado regional determinará en gran parte su representación en el Bundestag, a través de un modo de cálculo complicado.   Si un partido obtiene, por ejemplo, en una región (o a nivel nacional) el 30% de los votos en el proporcional tendrá derecho al 30% de todos los escaños asignados.    

Reequilibrio

En esta etapa, se dan dos casos: si el número de elegidos directamente en el escrutinio mayoritario representa menos del 30%, se completa con los elegidos de la lista regional.

Si, en cambio, es superior al del voto proporcional, estos escaños directos adicionales se conservan y aumentan mecánicamente el número total de diputados en el Bundestag.

En este caso, el Tribunal Constitucional alemán impone un reequilibrio en forma de atribución de escaños adicionales también a los demás pequeños partidos, con el fin de preservar la dimensión proporcional.

En consecuencia, el número final de diputados no ha dejado de aumentar. Son 709 diputados en el Bundestag saliente y, según algunas previsiones, podrían superar esta vez los 750.   En el pasado se ha intentado poner un tope, pero ha sido en vano.

(26/09/2021)

Comparte y opina:

Candidato conservador en elecciones alemanas comete un error al votar

La popularidad de Laschet comenzó a declinar tras una serie de entuertos, como cuando se le captó en televisión riendo durante un tributo a las víctimas de las inundaciones

Armin Laschet deposita su voto, con la papeleta visible, en un colegio electoral

Por AFP

/ 26 de septiembre de 2021 / 12:31

Armin Laschet, el candidato de la Unión Demócrata Cristina (CDU) a la cancillería alemana, cometió este domingo un grave error al no ocultar ante las cámaras su voto mientras depositaba su papeleta en una urna en Aquisgrán en las legislativas tal como estipula la ley electoral.  

Laschet, que ha multiplicado los traspiés durante la campaña electoral, no plegó de manera correcta su boleto en la que cada elector alemán debe poner dos cruces en las casillas de los postulantes.

Los presentes observaron que el aspirante a jefe de gobierno, que debe suceder a Angela Merkel tras 16 años en el poder, había marcado los recuadros de su partido, en el momento que insertaba la papeleta en el recipiente. La legislación alemana establece que el voto debe mantenerse en secreto.

El elector debe «doblar su papeleta para que su voto no sea reconocible», precisa el código electoral, que en última instancia podría invalidar el voto del líder de los conservadores.

La popularidad de Laschet comenzó a declinar tras una serie de entuertos, como cuando se le captó en televisión riendo durante un tributo a las víctimas de las inundaciones en julio en el oeste de Alemania, que dejaron 180 muertos y causaron inmensos daños materiales.

Los resultados electorales previstos a partir de las 18.00 (12.00 en Bolivia) prometen ser estrechos entre los socialdemócratas, que están a la cabeza en las últimas encuestas, y los conservadores, lastrados sobre todo por las meteduras de pata de Laschet.

Comparte y opina:

San Marino celebra una votación histórica sobre el aborto

Los activistas esperan que esta pintoresca república, situada en la ladera de una montaña en el centro de Italia, se alinee con la mayor parte de Europa

Anuncios sobre el referéndum

Por AFP

/ 26 de septiembre de 2021 / 12:25

Cuarenta y tres años después que lo hiciera la vecina Italia, la pequeña república de San Marino empezó a votar el domingo en un referéndum la legalización del aborto, una cuestión muy controvertida en este microestado de fuerte tradición católica.

Los activistas esperan que esta pintoresca república, situada en la ladera de una montaña en el centro de Italia, se alinee con la mayor parte de Europa en el levantamiento de lo que actualmente es una prohibición absoluta de interrumpir un embarazo.

Pero la influencia de la iglesia católica sigue siendo fuerte y el papa Francisco reiteró la semana pasada su posición inflexible afirmando que el aborto es «un asesinato».   Un total de 35.411 votantes fueron llamados a las urnas, un tercio de ellos en el extranjero.

Junto con Malta, Andorra y el Vaticano, San Marino es uno de los últimos lugares de Europa que tiene una prohibición total del aborto, incluso en casos de violación o incesto, de graves daños al feto o de riesgo para la vida de la madre.

El referéndum del domingo fue iniciado por la Unión de Mujeres de San Marino (UDS).

La pregunta es si se debe permitir o no el aborto hasta las doce semanas de embarazo.   A partir de la duodécima semana, el aborto solo se permitiría si la vida de la madre estuviera en peligro o en caso de anomalías fetales que pudieran perjudicar a la mujer física o psicológicamente.

Resultado incierto

A falta de sondeos de opinión, el resultado de la votación es muy incierto.  

«Esperamos ganar. La mayoría de los jóvenes están de nuestro lado, porque es un tema que afecta directamente sus vidas», explica Francesca Nicolini, una doctora de 60 años y miembro de la UDS. «Es inaceptable tratar de criminales a las mujeres que se ven obligadas a abortar», destaca.

En la actualidad, el aborto conlleva una pena de hasta tres años de prisión para la mujer y de seis años para el médico que realiza el procedimiento. Sin embargo, nunca se ha condenado a nadie.

Las mujeres que deciden abortar suelen viajar a Italia, donde es legal desde hace más de 40 años.

La oposición a la despenalización del aborto es fuerte, liderada por el gobernante Partido Demócrata Cristiano, estrechamente vinculado con la iglesia católica. Han llamado a votar «no» para «defender el derecho a la vida».  

El obispo de San Marino-Montefeltro, Andrea Turazzi, señaló que la iglesia está «decididamente en contra», recordando las palabras del papa Francisco la semana pasada.  

«Científicamente es una vida humana. ¿Es correcto acabar con ella para resolver un problema?», dijo el pontífice a los periodistas de regreso de su viaje a Eslovaquia.

Población dividida

«La población está muy dividida sobre el tema», afirma Manuel Ciavatta, vicesecretario del Partido Demócrata Cristiano, que cuenta con algo más de un tercio de los diputados.  

«E incluso en el parlamento, hay miembros de partidos progresistas que están en contra del aborto, y diputados de la derecha que están a favor del derecho al aborto, especialmente en casos de violación o de anomalías fetales», indicó a la AFP.

Afirmó que, sea cual sea el resultado, su partido «respetará la voz de los votantes».

Un voto a favor de la legalización del aborto supondría un cambio radical para San Marino, donde la prohibición se remonta a 1865 y fue confirmada tanto por el régimen fascista de principios del siglo XX como más tarde, en 1974.

Las cifras registradas en Italia sugieren que pocas mujeres del pequeño estado cruzan la frontera para aprovechar las leyes de aborto de allí.  

Entre 2005 y 2019, solo una veintena de ellas abortaron por año en Italia, cifra que se redujo a 12 en 2018 y a siete en 2019, según los datos oficiales del Istat citados por los activistas contra el aborto.

Pero esto sigue siendo demasiado para los opositores, como Rocco Gugliotta, un trabajador de almacén, de 41 años, que se pregunta: «¿Por qué debe decidir solo la madre?».  

Alfiero Vagnini, cocinero, de 65 años, dijo que votaría «sí», explicando que «en muchos temas, San Marino está atrasado. Tenemos que convertirnos en un país más moderno».

(26/09/2021)

Comparte y opina:

Últimas Noticias