Mundo

lunes 29 nov 2021 | Actualizado a 07:35

Hijo mayor de Trump admite que buscó ayuda de Rusia contra Clinton

La explosiva revelación constituye un capítulo más en el interminable escándalo sobre la presunta injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales del año pasado, que es objeto de investigaciones del fiscal especial Robert Mueller y el Congreso.

Donald Trump Jr

/ 12 de julio de 2017 / 01:06

El hijo mayor del presidente estadounidense Donald Trump divulgó este martes correos electrónicos que lo muestran deseoso de obtener información comprometedora sobre la candidata demócrata, Hillary Clinton, de una abogada presentada como una emisaria del gobierno ruso con la que se reunió durante la campaña electoral de 2016.

La explosiva revelación constituye un capítulo más en el interminable escándalo sobre la presunta injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales del año pasado, que es objeto de investigaciones del fiscal especial Robert Mueller y el Congreso.

El asunto, que Trump niega como falsedades, persiste como una pesada nube negra sobre la Casa Blanca.

El presidente emitió una mínima declaración en la que defendió a su hijo, al que definió como una persona de «muchas cualidades». «Aplaudo su transparencia», agregó.

El empresario Donald Trump Jr. decidió hacer públicos los correos electrónicos para salir al cruce de una serie de denuncias publicadas el fin de semana por el diario The New York Times, que reveló esa reunión.

Pero el gesto empeoró aún más la situación. Según los mensajes, Rob Goldstone, un abogado vinculado con los negocios de Trump en el pasado, informó el 3 de junio de 2016 al hijo del magnate que había personas en Rusia que tenían «documentos oficiales e información que podía comprometer a Hillary» y que ello podía ser «muy útil» para la campaña de su padre.

Goldstone calificó la información «de muy alto nivel y muy sensible, pero es parte del apoyo de Rusia y de su gobierno al señor Trump».

Trump Jr., quien maneja los negocios de bienes raíces de la familia, respondió que estaba viajando en ese momento, pero dejó claro su interés: «Si es lo que me dices, me encantaría».

Inicialmente, el hijo de Trump pretendía agendar una entrevista telefónica, pero Goldstone le sugirió un contacto con el empresario ruso Aras Agalarov para definir los detalles del encuentro.

Finalmente, el 9 de junio se realizó la reunión con una «abogada del gobierno ruso» en una oficina de la Torre Trump en Nueva York, según los correos electrónicos.

«No tenía información»

El empresario Jared Kushner, casado con una hija de Trump y consejero del mandatario, y Paul Manafort, quien en ese momento era el jefe de la campaña del magnate inmobiliario, también participaron del encuentro.

Trump Jr. explicó en Twitter que la abogada «no tenía información para proporcionar y quería hablar sobre la política de adopción» de niños rusos por parte de familias estadounidenses.

También intentó distanciar a su padre del asunto, apuntando que no le informó al presidente sobre la reunión. «No había nada que contar», declaró Trump Jr. en una entrevista con Fox News.

La abogada, Natalia Veselnitskaya, aseguró a la red estadounidense de televisión MSNBC que ella nunca tuvo ninguna información comprometedora sobre Clinton y que ni siquiera sabía que sus interlocutores esperaban esos datos de ella.

Según su testimonio, Kushner se retiró de la reunión después de unos 10 minutos para no retornar, y Manafort permaneció todo el tiempo leyendo cosas en su teléfono celular.

«Nunca tuve ninguna información sensible sobre Hillary Clinton, ni nunca fue mi intención tenerla», aseguró a través de un intérprete, para añadir que Trump Jr, Kushner y Manafort «posiblemente estaban buscando» esos datos.

«Los querían con ganas», añadió. Trump Jr. afirmó este martes que decidió divulgar los correos electrónicos que condujeron a la reunión para ser «totalmente transparente», aunque al mismo tiempo dejó en evidencia que accedió al encuentro en busca de informaciones para perjudicar a Clinton.

«Honestamente, pensé que alguien tenía información sobre nuestro oponente», contó en Fox News, reconociendo que «en retrospectiva, probablemente haría las cosas un poco diferente», aunque sin especificar cómo.

¿Traición?

Las reacciones escandalizadas no se hicieron esperar. El influyente senador republicano Lindsey Graham dijo a CNN que Trump Jr. es «nuevo en la política» y que «no se puede permitir que un gobierno extranjero contacte una campaña y diga que quiere ayudar».

El episodio, dijo el influyente senador, «requerirá que muchas preguntas sean formuladas y respondidas».

El senador Tim Kaine, quien fue candidato a vicepresidente en la fórmula con Clinton, dijo que el escándalo ha adquirido tal dimensión que ya podía llegar a un caso de traición.

«Creo que ya estamos mucho más allá de la obstrucción a la justicia. Esto se está moviendo hacia el perjurio, el falso testimonio y hasta potencialmente la traición», apuntó.

De su lado, el vicepresidente Mike Pence rápidamente buscó distanciarse del escándalo.

Su portavoz Marc Lotter afirmó en Twitter que «no tuvo conocimiento de la reunión. Tampoco está concentrado en las historias sobre la campaña, especialmente aquellas que se refieren a un período anterior al momento en que él se sumó a la campaña». (11/07/2017)

Comparte y opina:

El FMI dio luz verde a enorme acuerdo stand-by para Argentina

Argentina recurrió al FMI a inicios de mayo para enfrentar una aguda crisis cambiaria, que depreció al peso en casi 35% con relación al dólar este año, y una fuerte caída de las reservas internacionales.

/ 20 de junio de 2018 / 20:49

El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó este miércoles un acuerdo stand-by con Argentina por 50.000 millones de dólares, y autorizó de inmediato el giro de 15.000 millones.

Argentina, país que ejerce actualmente la presidencia pro tempore del G20, tuvo que recurrir al FMI a inicios de mayo para enfrentar una aguda crisis cambiaria, que depreció al peso en casi 35% con relación al dólar este año, y una fuerte caída de las reservas internacionales.

Esta decisión es «evidencia clara de la confianza de la comunidad internacional en la iniciativa de reformas en Argentina y el programa económico del gobierno», dijo la Directora Gerente del Fondo, la francesa Christine Lagarde.

Argentina había solicitado al Fondo un acuerdo de «alto acceso», por encima de la cuota que le corresponde ante el organismo. El total de 50.000 millones de dólares aprobado representa nada menos que 1.110% la cuota argentina ante el FMI.

En una nota oficial, el FMI informó que la aprobación formal del programa por parte del Directorio permite a Argentina «realizar una compra inmediata de USD 15.000 millones» de dólares.

Como fue acordado entre el FMI y el gobierno argentino, la mitad de esa liberación inicial de 15.000 millones será destinada al «respaldo presupuestario», y el resto debe ser reservado a operaciones a cargo del Banco Central para estabilizar el mercado cambiario.

Los 35.000 millones de dólares restantes serán liberados por el Fondo a lo largo de los próximos tres años, aunque ello estará «supeditado a exámenes trimestrales a cargo del Directorio Ejecutivo», añadió la entidad.

El FMI apuntó que el plan económico adoptado por el gobierno argentino busca «reforzar la economía del país restableciendo la confianza del mercado».

Para ello delineó un «programa macroeconómico coherente» que, entre otras cosas, «afianza el plan de reducción de la inflación mediante metas de inflación más realistas y el fortalecimiento de la independencia del Banco Central».

Sin embargo, Lagarde volvió este miércoles a mantener cautelosa distancia del programa que propuso el gobierno argentino para pavimentar el camino a un acuerdo.

Este programa «fue diseñado y es asumido por las autoridades argentinas», reforzó la dirigente.

Fuerte presión interna

El órgano crediticio apuntó también que el acuerdo contempla la posibilidad de aumentar los gastos en la red de protección social «en caso de que las condiciones sociales desmejoraran».

A cambio del auxilio, el FMI reclama eliminar el déficit fiscal de 3,9% del PIB en tres años. El gobierno reconoció que la austeridad afectará la obra pública y el PIB. Sólo desde enero a abril, el costo de vida aumentó casi 10%.

Otro de los aspectos críticos del acuerdo es la trayectoria inflacionaria, ya que Argentina y Venezuela son los dos únicos países de América Latina con inflación superior a un dígito. La del año pasado superó el 20%.

El pedido de ayuda al FMI ya desató protestas sociales en un país que pareció haber reabierto las heridas de la monumental crisis de 2001 con su default de 1000.000 millones de dólares de la deuda externa y largos años de recesión.

La crisis cambiaria empujó este mes al presidente, Mauricio Macri, a reformular su equipo económico.

Así, Macri desplazó de su silla al presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger. Para ocupar ese cargo Macri nombró a Luis Caputo, quien se desempeñaba como Ministro de Finanzas.

En ese enroque, Dujovne -principal negociador del acuerdo con el Fondo- pasó a acumular los ministerios de Finanzas y Hacienda, en un gesto claro de la Casa Rosada al FMI sobre quién da las cartas en la economía argentina.

La llegada de Caputo al Banco Central no logró, sin embargo, calmar al mercado y el dólar sigue por encima de los 28 pesos por unidad.

En una desesperada tentativa por evitar la salida de dólares, el Banco Central elevó a 47% desde 40% a su principal tasa de interés, la más elevada del mundo. (20/06/2018)

Comparte y opina:

Trump eleva aún más el tono y reafirma controvertidas medidas contra inmigrantes

El mandatario dijo que entre los inmigrantes que buscan entrar al país hay personas "que pueden ser asesinos y ladrones, y muchas cosas más. Queremos un país seguro, y eso empieza en la frontera. Y así será".

/ 18 de junio de 2018 / 21:02

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reafirmó este lunes las controvertidas medidas contra familias de inmigrantes en la frontera, a pesar del creciente escándalo por los miles de casos de separación familiar.

«Estados Unidos no será un campo de inmigrantes, y no será un complejo para mantener refugiados. No lo será», dijo el mandatario, quien llegó a mencionar la crisis migratoria en Europa para justificar sus criticadas medidas internas.

Según el mandatario, entre los inmigrantes que buscan entrar al país hay personas «que pueden ser asesinos y ladrones, y muchas cosas más. Queremos un país seguro, y eso empieza en la frontera. Y así será».

De acuerdo con datos oficiales repasados al Senado, entre el 5 de mayo y el 9 de junio 2.342 niños fueron separados de sus familias al ingresar clandestinamente al país, en una medida que desató una ola de indignación generalizada en el país.

La controversia es de tal magnitud que Trump se refirió al tema durante una ceremonia en la Casa Blanca dedicada al programa espacial estadounidense.

En su discurso, Trump dijo que «si uno mira lo que ocurre en Europa, lo que ocurre en otros lugares… no podemos permitir que eso ocurra en Estados Unidos. No bajo mi mando».

Poco antes, en una serie de mensajes en Twitter, Trump se había referido al «gran error» de Europa de permitir la entrada a su territorio de «millones de personas que han cambiado su cultura de forma tan fuerte y violenta».

EEUU «no pedirá disculpas»

En tanto, la Secretaria de Seguridad Interna, Kirstjen Nielsen, dijo este lunes que Estados Unidos «no pedirá disculpas o ceder por estar haciendo el trabajo que los estadounidenses esperan que hagamos».

«No se confundan: nuestra frontera (sur) está en crisis. Está siendo explotada por criminales, contrabandistas y miles de personas que no tienen respeto por nuestras leyes», dijo Nielsen.

De acuerdo con la funcionaria, el gobierno no tiene opción sino separar a los niños de las familias inmigrantes.

«No podemos detener niños con sus padres. Debemos liberar a padres y niños (…) o debemos separarlos para poder procesar a los adultos», justificó.

Por su parte, el Secretario de Justicia y Fiscal General, Jeff Sessions, también aseguró que el gobierno no desea continuar con la odiosa política de separar niños de sus familiares, pero también coincidió en la falta de opción.

«No queremos separar niños de sus padres (…) Y No queremos traer niños a este país de forma clandestina, poniéndolos en riesgo», alegó.

Sin embargo, Sessions reforzó que «ésta es una de las razones por las que los estadounidenses eligieron presidente a Trump. Para poner fin de la ilegalidad en la frontera sur».

Sin embargo, Trump volvió a insistir este lunes en que la responsabilidad por esta situación es de los legisladores del Partido Demócrata, quienes se niegan a negociar una ley migratoria.

«Si los demócratas deciden sentarse a negociar en vez de obstaculizar, podríamos hacer algo muy rápidamente, algo bueno para los niños, para el país, y para el mundo. Eso podría ocurrir rápidamente», dijo.

La insistencia de Trump en que la odiosa normativa que separa familias se apoya en una legislación aprobada durante el gobierno de Barack Obama ya ha sido cuestionada por legisladores demócratas y republicanos.

Airadas reacciones

La medida de separación de niños y familias ya provocó airadas reacciones no solo en Estados Unidos sino también en el ámbito de la ONU.

En una rara crítica directamente dirigida a Washington, la oficina del Secretario General de la ONU, el portugués Antonio Guterres, apuntó claramente que los niños «no deben ser separados de sus familiares».

«Como regla general, el Secretario general cree que refugiados y emigrantes deben ser tratados con respeto y dignidad», afirmó el vocero de Guterres, Stephane Dujarric.

«Los niños no deben ser traumatizados siendo separados de sus padres. Debe preservarse la unidad familiar», añadió.

En tanto, el Alto Comisionado de la ONU para Derechos Humanos, Zeiz Ra’ad Al Hussein, apuntó que la medida es «inadmisible» y «cruel».

En una nota, la líder del bloque de legisladores demócratas en la Cámara Representantes, Nancy Pelosi, calificó como «bárbara» la normativa adoptada por el gobierno de Trump.

«Esta política bárbara viola nuestras leyes de asilo y los derechos constitucionales de los padres», aseguró.

El coro de indignados tuvo también la voz de Laura Bush, esposa del ex presidente George W. Bush,  para quien «esta política de tolerancia cero es cruel. Es inmoral y rompe mi corazón». (18/06/2018)

Comparte y opina:

Trump eleva aún más el tono y reafirma controvertidas medidas contra inmigrantes

El mandatario dijo que entre los inmigrantes que buscan entrar al país hay personas "que pueden ser asesinos y ladrones, y muchas cosas más. Queremos un país seguro, y eso empieza en la frontera. Y así será".

Decenas de manifestantes denuncian la política del gobierno del presidente Donald J. Trump de separar a los niños inmigrantes detenidos de sus padres.

/ 18 de junio de 2018 / 21:02

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reafirmó este lunes las controvertidas medidas contra familias de inmigrantes en la frontera, a pesar del creciente escándalo por los miles de casos de separación familiar.

«Estados Unidos no será un campo de inmigrantes, y no será un complejo para mantener refugiados. No lo será», dijo el mandatario, quien llegó a mencionar la crisis migratoria en Europa para justificar sus criticadas medidas internas.

Según el mandatario, entre los inmigrantes que buscan entrar al país hay personas «que pueden ser asesinos y ladrones, y muchas cosas más. Queremos un país seguro, y eso empieza en la frontera. Y así será».

De acuerdo con datos oficiales repasados al Senado, entre el 5 de mayo y el 9 de junio 2.342 niños fueron separados de sus familias al ingresar clandestinamente al país, en una medida que desató una ola de indignación generalizada en el país.

La controversia es de tal magnitud que Trump se refirió al tema durante una ceremonia en la Casa Blanca dedicada al programa espacial estadounidense.

En su discurso, Trump dijo que «si uno mira lo que ocurre en Europa, lo que ocurre en otros lugares… no podemos permitir que eso ocurra en Estados Unidos. No bajo mi mando».

Poco antes, en una serie de mensajes en Twitter, Trump se había referido al «gran error» de Europa de permitir la entrada a su territorio de «millones de personas que han cambiado su cultura de forma tan fuerte y violenta».

EEUU «no pedirá disculpas»

En tanto, la Secretaria de Seguridad Interna, Kirstjen Nielsen, dijo este lunes que Estados Unidos «no pedirá disculpas o ceder por estar haciendo el trabajo que los estadounidenses esperan que hagamos».

«No se confundan: nuestra frontera (sur) está en crisis. Está siendo explotada por criminales, contrabandistas y miles de personas que no tienen respeto por nuestras leyes», dijo Nielsen.

De acuerdo con la funcionaria, el gobierno no tiene opción sino separar a los niños de las familias inmigrantes.

«No podemos detener niños con sus padres. Debemos liberar a padres y niños (…) o debemos separarlos para poder procesar a los adultos», justificó.

Por su parte, el Secretario de Justicia y Fiscal General, Jeff Sessions, también aseguró que el gobierno no desea continuar con la odiosa política de separar niños de sus familiares, pero también coincidió en la falta de opción.

«No queremos separar niños de sus padres (…) Y No queremos traer niños a este país de forma clandestina, poniéndolos en riesgo», alegó.

Sin embargo, Sessions reforzó que «ésta es una de las razones por las que los estadounidenses eligieron presidente a Trump. Para poner fin de la ilegalidad en la frontera sur».

Sin embargo, Trump volvió a insistir este lunes en que la responsabilidad por esta situación es de los legisladores del Partido Demócrata, quienes se niegan a negociar una ley migratoria.

«Si los demócratas deciden sentarse a negociar en vez de obstaculizar, podríamos hacer algo muy rápidamente, algo bueno para los niños, para el país, y para el mundo. Eso podría ocurrir rápidamente», dijo.

La insistencia de Trump en que la odiosa normativa que separa familias se apoya en una legislación aprobada durante el gobierno de Barack Obama ya ha sido cuestionada por legisladores demócratas y republicanos.

Airadas reacciones

La medida de separación de niños y familias ya provocó airadas reacciones no solo en Estados Unidos sino también en el ámbito de la ONU.

En una rara crítica directamente dirigida a Washington, la oficina del Secretario General de la ONU, el portugués Antonio Guterres, apuntó claramente que los niños «no deben ser separados de sus familiares».

«Como regla general, el Secretario general cree que refugiados y emigrantes deben ser tratados con respeto y dignidad», afirmó el vocero de Guterres, Stephane Dujarric.

«Los niños no deben ser traumatizados siendo separados de sus padres. Debe preservarse la unidad familiar», añadió.

En tanto, el Alto Comisionado de la ONU para Derechos Humanos, Zeiz Ra’ad Al Hussein, apuntó que la medida es «inadmisible» y «cruel».

En una nota, la líder del bloque de legisladores demócratas en la Cámara Representantes, Nancy Pelosi, calificó como «bárbara» la normativa adoptada por el gobierno de Trump.

«Esta política bárbara viola nuestras leyes de asilo y los derechos constitucionales de los padres», aseguró.

El coro de indignados tuvo también la voz de Laura Bush, esposa del ex presidente George W. Bush,  para quien «esta política de tolerancia cero es cruel. Es inmoral y rompe mi corazón». (18/06/2018)

Comparte y opina:

Trump asegura que preparativos para cumbre con Kim siguen en marcha

Después de varios días de intensos rumores cruzados sobre una eventual suspensión del encuentro previsto para el 12 de junio en Singapur, Trump afirmó que representantes de los dos países siguen negociando sin ningún cambio.

/ 17 de mayo de 2018 / 21:49

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró este jueves que los preparativos para su reunión con Kim Jong Un siguen en marcha, y adelantó que un acuerdo permitiría que el líder norcoreano se mantenga en el poder.

Después de varios días de intensos rumores cruzados sobre una eventual suspensión del encuentro previsto para el 12 de junio en Singapur, Trump afirmó que representantes de los dos países siguen negociando sin ningún cambio.

Los norcoreanos, dijo Trump, «negocian como si nada hubiese ocurrido», al punto que las discusiones se centran en detalles como hoteles y cuartos reservados para reuniones.

El presidente incluso trató de retirar de la escena un elemento que complicaba el proceso al bajar el tono de declaraciones formuladas por su asesor de Seguridad Nacional, John Bolton.

En una entrevista, Bolton había hecho referencia a la aplicación de un «modelo libio» para conseguir la desnuclearización de Corea del Norte, frase que generó una enorme irritación en Pyongyang.

«El modelo libio no es lo que tenemos en mente», dijo Trump este jueves al recibir en el Salón Oval al líder de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Libia fue «diezmada»

«Hemos diezmado ese país por completo», admitió el mandatario en alusión a las operaciones esencialmente conducidas por la OTAN en Libia, que llevaron al derrumbe del gobierno de Muamar Gadafi, quien posteriormente resultó asesinado.

«Fuimos y lo destruimos por completo. E hicimos lo mismo con Irak. No discutiré si debimos hacerlo, pero yo fui contrario a eso desde el inicio», dijo.

De acuerdo con Trump, el escenario mencionado por Bolton se refiere al caso «en que no llegamos a un acuerdo» con Corea del Norte.

La idea de un «modelo libio» mencionada por Bolton alude a un escenario en el que «vayamos a tener problemas. Porque no podemos permitir que ese país tenga armas nucleares».

Según Trump, la idea de un acuerdo con Kim sobre la desnuclearización incluye la posibilidad de que el líder norcoreano se mantenga en el poder.

«Nunca le dijimos a Gadafi: ‘oh, no te preocupes que te daremos protección, vamos a fortalecer tu ejército'», expresó Trump, quien indicó que si se llega a un acuerdo con Kim, éste «podría seguir comandando su país».

«Si alcanzamos un acuerdo, Kim podrá ser muy feliz», apuntó.

Poco antes, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, había afirmado que Washington mantenía los preparativos para el encuentro.

«Si los norcoreanos quieren una reunión, ahí estaremos», dijo Sanders, quien añadió que «por ahora no hay ningún cambio en nuestro proceso de preparación».

En tanto, este mismo jueves el Pentágono anunció que no tenía planes de anticipar el fin de los ejercicios militares conjuntos que realiza con fuerzas de Corea del Sur, y que también habían generado una airada reacción de Pyongyang.

«No hay conversaciones sobre reducir nada», afirmó la portavoz del Pentágono, Dana White, para quien esos ejercicios son «de naturaleza defensiva y su amplitud no ha cambiado». (17/05/2018)

Comparte y opina:

Trump rompe con el acuerdo sobre política nuclear firmado con Irán

Todos los otros firmantes del acuerdo reafirmaron su intención de mantenerse fieles al entendimiento, pero la retirada estadounidense abre un interrogante real sobre su supervivencia como herramienta diplomática.

/ 8 de mayo de 2018 / 20:14

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este martes la retirada estadounidense del «desastroso» acuerdo multilateral firmado en 2015 con Irán por su programa nuclear y el restablecimiento inmediato de las sanciones económicas contra Teherán.

En un dramático pronunciamiento desde la Casa Blanca, Trump afirmó que la comunidad internacional no puede «prevenir una bomba nuclear iraní bajo la estructura podrida de este acuerdo», y por ello decidió retirarse del entendimiento.

Este acuerdo, conocido por sus siglas en inglés JCPOA, fue firmado en 2015 por Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Alemania, Rusia y China con Irán, y se refiere a mecanismos de enriquecimiento de uranio para impedir que Teherán desarrolle un arma nuclear.

En la misma jornada, todos los otros firmantes del acuerdo reafirmaron su intención de mantenerse fieles al entendimiento, pero la retirada estadounidense abre un interrogante real sobre su supervivencia como herramienta diplomática.

«Estoy anunciando hoy (martes) que Estados Unidos se retirará del acuerdo nuclear con Irán. En momentos, firmaré el memorando presidencial que restablece sanciones» a Irán, dijo el mandatario en un mensaje televisado desde la Casa Blanca.

Luego de la histórica declaración, Trump ocupó un pequeño escritorio donde firmó el documento que marcó la ruptura de Washington con el acuerdo que la comunidad internacional hilvanó con Irán durante años de esfuerzos diplomáticos continuados.

EEUU repone las sanciones a Irán

«Implementaremos sanciones económicas del más alto nivel. Cualquier nación que ayude a Irán en su búsqueda de armas nucleares también será sancionada fuertemente por Estados Unidos. No seremos rehenes de un chantaje nuclear», afirmó.

Por su parte, John Bolton, el ‘halcón’ que se desempeña como asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, destacó que las sanciones que habían sido suspendidas por la firma del acuerdo de 2015 fueron restablecidas con efecto inmediato.

«El memorando que el presidente firmó repone en su lugar las sanciones que existían cuando el acuerdo fue firmado, y las repone en su lugar de forma inmediata», expresó.

La decisión de Trump fue adoptada a pesar de los reiterados llamados a no retirarse del acuerdo que le habían sido formulados por aliados firmes como Francia, Alemania o el Reino Unido, que son firmantes de ese entendimiento  Instantes más tarde, el secretario general de la ONU, el portugués Antonio Guterres, formuló un llamado urgente a todos los otros signatarios del acuerdo a que reafirmen sus obligaciones.

En una nota oficial, Guterres afirmó estar «profundamente preocupado» y pidió «a los otros participantes del JCPOA que mantengan plenamente sus respectivos compromisos».

Fisuras evidentes

El gesto del mandatario estadounidense abre una fisura evidente en su alianza con países europeos y las otras potencias nucleares sobre la continuidad del acuerdo con Irán.

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, lamentó la decisión estadounidense y dijo que el bloque europeo está «determinado a preservar» el acuerdo.

En un mensaje en la red Twitter, el presidente francés, Emmanuel Macron, había señalado que «Francia, Alemania y el Reino Unido lamentan la decisión estadounidense» y añadió que esos tres países van a trabajar «colectivamente» en favor de un acuerdo «más amplio».

Seguidamente, esos tres gobiernos emitieron una nota conjunta en la que apuntaron que «permanecen comprometidos a asegurar que el acuerdo es respetado». 

Por su parte, el presidente de Irán, Hasan Rohani, afirmó en un mensaje transmitido por TV que su país estaba dispuesto a negociar con Europa, Rusia y China formas de garantizar los intereses iraníes.

«He dado instrucciones a la Organización Iraní de Energía Atómica que tome las medidas requeridas para futuras acciones de forma que, caso sea necesario, podamos retomar el enriquecimiento industrial (de uranio) sin límites», dijo.

No obstante, añadió que para eso «esperaremos algunas semanas antes de aplicar esta decisión».

Pocas horas antes del pronunciamiento de Trump, la Unión Europea ya había instado a que «todas las partes» mantengan sus compromisos a la luz del acuerdo JCPOA.

En un encuentro con el vicecanciller de Irán, Abas Araghchi, los representantes de la UE se manifestaron en favor de «la aplicación plena y efectiva» del acuerdo de 2015.

En contrapartida, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, dijo en un mensaje televisado que su gobierno apoyaba «totalmente» el gesto «valiente» de Trump.

Netanyahu recordó que se opuso al acuerdo «desde el principio» porque «no sólo este acuerdo no bloquea la vía a Irán hacia la bomba, sino que abre la vía hacia un arsenal completo de bombas nucleares, y ello en unos años».

«Error monumental»

En el plano interno, hasta el habitualmente discreto expresidente Barack Obama rompió su silencio para apuntar en una nota oficial que la decisión de Trump fue «equivocada».

«La realidad es clara: el JCPOA está funcionando», afirmó el exmandatario.

El diplomático Tony Blinken, que fue subsecretario de Estado cuando el acuerdo fue firmado, en 2015, dijo que la retirada de Washington era un «error monumental».

Además, apuntó Blinken, el gesto de Trump otorgó a los defensores de una ‘línea dura’ en el gobierno de Irán un argumento para retomar sus tentativas de conseguir un arma nuclear.

Wendy Sherman, otra exnegociadora estadounidense, dijo a la prensa que Trump había puesto la estabilidad internacional en riesgo «únicamente por cuestiones políticas domésticas».

«Esta es una crisis que el propio Trump ha precipitado para responder a su base, para cumplir una promesa de campaña, sin tener siquiera una idea de qué es tener un plan B», apuntó. (08/05/2018)

Comparte y opina: