Mundo

lunes 14 jun 2021 | Actualizado a 10:54

Flynn, un general de EEUU caído en desgracia por sus mentiras

El ex director de inteligencia militar, conocido su indulgencia con Rusia, su línea dura contra el extremismo islámico y su respaldo al presidente turco Recep Tayyip Erdogan, era una de las escasas figuras de la defensa estadounidense que apoyó a Trump en la campaña presidencial de 2016.

Michael Flynn despues de su declaración.

/ 1 de diciembre de 2017 / 19:43

Michael Flynn, exconsejero de Seguridad Nacional del presidente Donald Trump, era un brillante oficial de inteligencia cuya reputación se derrumbó tras revelarse que mantuvo contactos con funcionarios rusos y que mintió al respecto.

El ex director de inteligencia militar, conocido su indulgencia con Rusia, su línea dura contra el extremismo islámico y su respaldo al presidente turco Recep Tayyip Erdogan, era una de las escasas figuras de la defensa estadounidense que apoyó a Trump en la campaña presidencial de 2016.

«Estoy encantado de que el general Michael Flynn esté a mi lado ahora que trabajamos para vencer al terrorismo islámico radical», había dicho Trump al anunciar la nominación del militar como consejero de Seguridad Nacional en noviembre de 2016.

Pero la luna de miel duró poco. Tras asumir el cargo casi a la par que Trump asumía la presidencia el 20 de enero, Flynn fue obligado a renunciar el 13 de febrero debido a sus contactos secretos con el embajador de Moscú en Washington, Sergei Kislyak, antes y después de las elecciones de 2016.

Por esa época, cuando el gobierno de Barack Obama ordenaba nuevas sanciones contra Rusia por su presunta injerencia en las elecciones estadounidenses, Flynn también habría asegurado al diplomático ruso que Trump sería menos severo con Moscú una vez que llegara a la Casa Blanca. 

Con Moscú contra los yihadistas

Este viernes, Flynn se declaró culpable de mentir a los investigadores del FBI ante un juez. El fiscal especial, Robert Mueller, lo acusó de mentir «obstinadamente y a sabiendas».

El militar siempre fue partidario de un acercamiento a Rusia y China, incluso apareciendo junto al presidente Vladimir Putin durante una cena en Moscú en diciembre de 2015, organizada por el canal de televisión ruso RT.

«Derrotamos a Hitler debido a nuestra relación con los rusos, entonces verla como una relación necesaria para nuestros intereses comunes y contra el grupo Estado Islámico (…) es la verdadera posición que tengo sobre Rusia», dijo Flynn en una entrevista con The Washington Post a principios de 2016.

De rasgos duros y nariz aguileña, Flynn defendió también una línea más agresiva contra el islamismo, acusando al gobierno de Obama de haberse mostrado poco enérgico ante esa amenaza, e incluso llegó a ser calificado de islamofóbico por sus detractores.

«Tenemos un problema con el islamismo radical y podemos trabajar» con los rusos «contra este enemigo», expresó.

En un libro publicado en 2016, el general también defendió la idea de que los países musulmanes deberían ser forzados a identificar y erradicar los movimientos islamistas radicales que, según él, están haciendo «metástasis» en todo el mundo.

Apoyo a Erdogan

Hijo de un banquero de la costa oeste y nacido en diciembre de 1958, Flynn tuvo una carrera militar muy diversa, pasando de trabajar en inteligencia a servir en Irak y Afganistán, donde dirigió la unidad de inteligencia de las fuerzas de la coalición internacional dirigida por Estados Unidos.

En 2012, el entonces presidente Obama lo nombró jefe de la inteligencia militar (DIA, en inglés), con unos 16.500 funcionarios. Pero fue obligado a renunciar a sus funciones menos de dos años después, debido a problemas en la entidad y a sus conflictos con el Ejecutivo.

Tras ese episodio arremetió incansablemente contra el gobierno de Obama y, más tarde, contra la entonces candidata demócrata a la presidencia Hillary Clinton, llegando a pedir que la encarcelaran ante los simpatizantes de Trump durante la campaña.

Los expertos de seguridad nacional critican a Flynn por sus posturas monolíticas, con las que debilitó relaciones muy estables y beneficiosas para Estados Unidos. Asimismo fue criticado por su apoyo al presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

A inicios de noviembre, la prensa estadounidense reveló que los investigadores del fiscal Mueller estaban interesados particularmente en una reunión entre Flynn, su hijo Michael y altos responsables del gobierno turco.

El objetivo de la reunión, realizada tras la victoria de Trump en las presidenciales, era negociar la extradición del opositor turco Fethullah Gulen, quien es acusado por Ankara del fallido golpe de estado de 2016 y reside en Estados Unidos.

Pero la embajada de Turquía en Washington consideró que las acusaciones son «ridículas». (01/12/2017)

Comparte y opina:

China acusa al G7 de ‘manipulación’ tras sus críticas sobre Xinjiang y Hong Kong

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, instó a Pekín a "empezar a actuar de manera más responsable a nivel de las reglas internacionales sobre los derechos humanos"

Xi Jinping (C), pronuncia un discurso durante una ceremonia en Pekín

Por AFP

/ 14 de junio de 2021 / 10:51

China acusó el lunes al G7 de «manipulaciones políticas» después de sus críticas a Pekín sobre los derechos humanos en Hong Kong y en Xinjiang, donde reside la minoría musulmana uigur.

En un comunicado al término de su cumbre de tres días en Inglaterra, los líderes del G7 reprocharon a China sus abusos en materia de derechos humanos sobre las minorías que viven en la región occidental Xinjiang y los activistas prodemocracia en Hong Kong.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, instó a Pekín a «empezar a actuar de manera más responsable a nivel de las reglas internacionales sobre los derechos humanos».

La embajada de China en el Reino Unido reaccionó el lunes a estar declaraciones y acusó al G7 de «interferencia».

El G7 «se aprovecha de las cuestiones relacionadas con Xinjiang para llevar a cabo manipulaciones políticas e interferir en los asuntos internos de China, a lo que nos oponemos con firmeza», dijo el portavoz de la embajada en un comunicado.

Según el texto, el G7 es fuente de «mentiras, rumores y acusaciones sin fundamento».   Grupos de defensa de los derechos humanos acusan a China de recluir a más de un millón de uigures y otras minorías en campos de reeducación en Xinjiang.

Pekín lo niega y dice que son centros de formación profesional destinados a mantenerlos alejados del terrorismo y el separatismo.

(14/06/2021)

Comparte y opina:

Un ‘nuevo día’ en Israel, con el primer gobierno sin Netanyahu en 12 años

Con 60 diputados a favor de la nueva "coalición del cambio" y 59 en contra (de los 120 en la Knéset), el Parlamento israelí pasó el domingo la página de Netanyahu, el primer ministro más longevo de la historia del país.

Foto: AFP

Por AFP

/ 14 de junio de 2021 / 10:51

Tras 12 años de reinado ininterrumpido de Benjamin Netanyahu, Israel empezó este lunes la semana con un nuevo primer ministro, el ultraderechista Naftali Bennett, al frente de una dispar coalición de gobierno que deberá encarar múltiples desafíos.

Con 60 diputados a favor de la nueva «coalición del cambio» y 59 en contra (de los 120 en la Knéset), el Parlamento israelí pasó el domingo la página de Netanyahu, el primer ministro más longevo de la historia del país.

Naftali Bennett, de 49 años, toma las riendas de un gobierno variopinto de 26 ministros, que representan un amplio espectro ideológico, de la izquierda, al centro y la derecha e incluye a un partido árabe. Su único punto de unión era sacar del poder a Netanyahu, acusado y juzgado por corrupción.

El nuevo primer ministro, Naftali Bennett. Foto: AFP

La coalición deberá encontrar compromisos sobre múltiples cuestiones, como la recuperación económica, la colonización israelí en los Territorio Palestinos ocupados e incluso el delicado tema de la relación entre el Estado y la religión.

El primer reto ya llegará el martes, con una manifestación prevista por la extrema derecha en Jerusalén Este, sector palestino ocupado desde 1967 y anexionado por Israel.

El movimiento islamista Hamas, en el poder en el enclave palestino de Gaza, ya amenazó con tomar represalias si la marcha llega cerca de la Explanada de las Mezquitas. Dijo también que el nuevo gobierno no cambia «nada» en sus relaciones con Israel.

Para la Autoridad Palestina, en Cisjordania ocupada, la salida de Netanyahu marca «el fin de uno de los peores periodos del conflicto» israelo-palestino, en palabras del primer ministro Mohamed Shtayyeh.

Traspaso de poderes

Este lunes se lleva a cabo el traspaso oficial de poderes.

Los ministros acudieron a la residencia del presidente Reuven Rivlin para la tradicional fotografía del nuevo gobierno.

Por la tarde, Netanyahu se reunirá con Bennett, exaliados que se convirtieron en rivales, en la sede del primer ministro en Jerusalén.

Según el acuerdo de coalición, Bennett, jefe del partido de derecha radical Yamina, dirigirá esta frágil coalición durante dos años. Luego cederá el cargo al centrista Yair Lapid.

En las últimas legislativas de marzo, el conservador Likud fue el partido más votado, pero Netanyahu no logró formar gobierno. El líder opositor Yair Lapid sí lo consiguió, creando una coalición con dos partidos de izquierda, dos de centro, tres de derecha y, en un hecho rarísimo, el partido árabe Raam, de Mansur Abas.

«Esta mañana marca el alba de un nuevo día. Es la mañana de un trabajo difícil, a veces digno del trabajo de Sísifo para reconstruir las ruinas», afirma el comentarista político Ben Caspit en el diario Maariv.

«El deseo de numerosos israelíes es vivir en paz, sin incitación a la violencia, sin odio y sobre todo sin las mentiras interminables que Netanyahu ha dejado en herencia», prosigue.

El domingo por la noche, multitudes de israelíes celebraron la salida de Netanyahu del poder en Jerusalén, en las afueras de la Knéset y en la emblemática plaza Rabin de Tel Aviv.

Sin cambios

Las reacciones internacionales no se hicieron esperar.

El primer jefe de Estado en manifestarse fue el estadounidense Joe Biden, que felicitó inmediatamente a Bennett en un comunicado en el que dijo tener «prisa por trabajar» con él. Estados Unidos es el un gran aliado de Israel.

En cambio, para Irán, archienemigo de Israel, todo sigue igual. «No creo que la política del régimen de ocupación en Jerusalén cambiará con la llegada de esta persona o la salida de aquella otra», dijo el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores iraní Said  Khatibzadeh.

En su último día en el poder, Netanyahu recordó al Parlamento los logros de su gestión: la «normalización» de relaciones con varios países árabes, la inserción internacional de la economía israelí y su línea dura con Irán.

Al presentar las grandes líneas de su gobierno, Bennett afirmó que su coalición no dejará que Irán «se dote de un arma nuclear».

«Este gobierno comienza su trabajo con la más grave de las amenazas a la seguridad», dijo a propósito de Irán, asegurando que su país «se reserva una libertad total de acción» contra su enemigo jurado, que niega buscar un arma atómica.

Comparte y opina:

Antes de Biden-Putin, Ginebra fue escenario del encuentro Reagan-Gorbachov

Una de las imágenes que perdura es la de los dos dirigentes, muy sonrientes, conversando cerca de una chimenea como dos amigos.

Foto: AFP

Por AFP

/ 14 de junio de 2021 / 10:46

Noviembre de 1985, Ginebra. A pesar del frío, el histórico encuentro entre los líderes de Estados Unidos, Ronald Reagan, y soviético, Mijail Gorbachov, propició una distensión que vuelve a la memoria de cara a la cumbre entre Joe Biden y Vladimir Putin.

«El ambiente era distendido, la gente había venido a olvidar la Guerra Fría. Cada uno había preparado su pequeño número para seducir al campo contrario. Todos nosotros estábamos conscientes de que era un momento histórico», recordó el entonces corresponsal de AFP, Didier Lapeyronie.

Las cosas comenzaron con problemas. Con el frío reinante en Ginebra, un soldado que participaría en la rendición de honores cayó desvanecido instantes antes de la llegada de Reagan a uno de los sitios de la cumbre.

Seis años antes del colapso de la Unión Soviética, la cumbre de Ginebra de 1985, que se extendió por tres días y fue cubierta por 3.500 periodistas, tenía por tema la desescalada armamentista entre las dos superpotencias de la época, con la esperanza de mejorar las relaciones este-oeste.

El periodista Nicolas Burgy, quien cubrió para AFP la llegada del presidente estadounidense al aeropuerto de Ginebra, recordó la «alegría», el ambiente «distendido» que había.

Una de las imágenes que perdura es la de los dos dirigentes, muy sonrientes, conversando cerca de una chimenea como dos amigos.

La misma cordialidad la mostraron las primeras damas Raisa Gorbachov y Nancy Reagan, quienes conversaron alrededor de un té bajo la mirada de los fotógrafos.

Marie-Noëlle Blessig, corresponsal de AFP que cubrió a las primeras damas, recuerda cuando la esposa de Gorbachov llegó a la sede de las Naciones Unidas en Ginebra para «saludar al personal de la ONU, donde fue aplaudida ruidosamente».

Otra señal de deshielo fue el primer apretón de mano, que duró siete segundos, entre Reagan y Gorbachov frente a la Villa Fleur d’eau, una edificación de fines del siglo XIX a la orilla del lago Leman.

El acontecimiento tuvo lugar frente a las cámaras y numerosos periodistas congelados que esperaban desde mucho antes en el jardín.

«A gusto»

Como los estadounidenses habían escogido esta casona como su cuartel general, Reagan llegó primero para recibir a Gorbachov «con la apariencia de una gran amabilidad», contó Claude Smadja, exjefe de redacción adjunto de la Televisión Suiza TSR, testigo de ese momento histórico.

«En seguida se vio el lado muy americano, muy californiano de Reagan al apretar la mano de Gorbachov, le puso la otra mano en el hombro para llevarlo adentro intercambiando sonrisas. Los dos querían mostrar que estaban a gusto», comentó.

Christiane Berthiaume, corresponsal de Radio Canada en aquel entonces, entendió el significado de ese instante cuando llegó el líder soviético.

«Ningún periodista le hizo una pregunta al salir del vehículo. Nos quedamos de boca abierta, era impresionante, era la señal de que la Guerra Fría, un período marcado por el miedo, llegaba a su fin», comentó.

Dada la importancia de lo que estaba en juego, las dos delegaciones impusieron un cierre total a las informaciones a la prensa hasta el fin de la cumbre.

«De hecho, a pesar del buen ambiente el contacto fue muy severo. Las posiciones de una parte y la otra estaban muy distantes», observó Claude Smadja, quien también fue director general del Foro Económico Mundial.

Suiza también estaba plenamente consciente del foso que separaba a las dos potencias, al punto que Walter Fust, entonces asistente personal del presidente suizo Kurt Furgler, le escribió «dos discursos diferentes de bienvenida, tomando en cuenta las culturas diferentes».

Fust contó a AFP un detalle que ilustró la diferencia entre las delegaciones: «Los participantes rusos llegaron en formación y muy disciplinados. Los americanos eran menos disciplinados para moverse bajo el orden protocolar y seguir las instrucciones».

Comparte y opina:

En la cumbre con Biden, Putin espera respeto

Por su lado, Biden llega a la cita con Putin, uno sus grandes adversarios geopolíticos, tras una semana de reuniones con sus principales aliados en el G7, la Unión Europea (UE) y la OTAN

Biden (izq.) y Putin, los líderes de las potencias frente a frente

Por AFP

/ 14 de junio de 2021 / 10:44

En el primer encuentro con su homólogo estadounidense Joe Biden, este miércoles en Ginebra, el presidente ruso Vladimir Putin no exigirá mayores avances en el control de armas y el fin de las sanciones ni tampoco disculpas por haber sido tratado de «asesino».

El principal objetivo de Putin era que la cumbre se llevara a cabo para demostrar la importancia de Rusia y eso ya lo consiguió.

Por su lado, Biden llega a la cita con Putin, uno sus grandes adversarios geopolíticos, tras una semana de reuniones con sus principales aliados en el G7, la Unión Europea (UE) y la OTAN.

Ante la magnitud de las tensiones y la lista de reclamos estadounidenses a Rusia –ciberataques, injerencia electoral, encarcelamiento del opositor Alexéi Navalny, eliminación de la oposición del juego político– funcionarios de ambos países rebajan las expectativas de la cumbre.

Para Putin, según los expertos, la invitación de Biden es suficiente por sí sola porque es una señal de respeto. El reconocimiento del poder de Rusia es el principal tema para Putin después de dos décadas en el poder.

«Uno de los motores absolutamente cruciales de su política exterior es devolver a Rusia su lugar en el escenario mundial, y este tipo de eventos juega en ese sentido», explicó Mark Galeotti, profesor de estudios rusos del University College de Londres.

«La cumbre en sí misma es una victoria», agregó el académico, al destacar que Putin será uno de los primeros líderes en reunirse cara a cara con Biden desde su llegada a la Casa Blanca en enero.

La cita se realiza por iniciativa de Biden, en momentos que Rusia hace una demostración de fuerza con decenas de miles de soldados en su frontera con Ucrania.

Los cincos puntos de tensión de la cumbre Biden-Putin de la cumbre de Ginebra el 16 de junio – AFP / AFP

Campo de los grandes

«La cumbre muestra que Rusia juega en la cancha de los grandes», comentó Alexandre Choumiline, de la Academia Rusa de las Ciencias. «El Kremlin lo desea así y occidente también», agregó.

Nadie espera un intercambio amigable, luego de que los dos presidentes se aplicaron sanciones y contrasanciones durante seis meses.

Biden llegó a considerar apropiado referirse a Putin como «asesino», una declaración que provocó el llamado de sus respectivos embajadores a las capitales.

Prometió también una postura dura ante el jefe del Kremlin por los ciberataques, Ucrania y la injerencia electoral, al tiempo que aseguró que no quedará «de brazos cruzados» antes las «violaciones» de derechos humanos.

Rusia, a su vez, designó oficialmente a Estados Unidos como un «Estado inamistoso».

El único acontecimiento positivo en las relaciones ruso-americanas es la prolongación en febrero del tratado nuclear New Start, para la reducción de armamentos entre los dos rivales.

En una entrevista con la cadena estadounidense NBC News, divulgada el viernes, el presidente ruso consideró que las relaciones con Washington «se han deteriorado al punto más alto de los últimos años», pero dijo esperar que Biden sea menos impulsivo que su antecesor, Donald Trump.

«Nosotros no buscamos el conflicto» con Rusia, aseguró Biden el domingo a periodistas durante la cumbre del G7 en Inglaterra.

El jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, afirmó que Moscú no guarda «ninguna ilusión» sobre la cumbre y espera, a lo sumo, avances sobre la cuestión de la «estabilidad estratégica».

Para los expertos, los dos líderes buscarán darle a su confrontación una forma más previsible.

«Las relaciones entre Rusia y Estados Unidos se han vuelto irracionales», consideró Fiodor Lukianov, redactor en jefe dela revista Russia in Global Affairs.

«Ellos ahora quieren pasar a un sistema estructurado que recuerda más a la Guerra Fría», consideró.

(14/06/2021)

Comparte y opina:

Israel pasa la página Netanyahu y entroniza a Bennet como jefe de gobierno

En su turno, el jefe de gobierno saliente Benjamin Netanyahu dijo al parlamento que continuará en política y vaticinó que volverá "pronto" al poder

El primer ministro saliente de Israel, Benjamin Netanyahu, le da la mano a su sucesor, el primer ministro entrante Naftali Bennett,

Por AFP

/ 13 de junio de 2021 / 18:47

Israel abrió el domingo una nueva página con un ajustadísimo voto de confianza en el parlamento que ungió a una «coalición de cambio» formada por rivales ideológicos unidos para echar del poder a Benjamin Netanyahu, el primer ministro más longevo de su historia.

El derechista Naftali Bennet, en una alianza que va de la izquierda a la derecha e incluye a partidos árabes, logró el voto favorable de 60 de los 119 diputados presentes (sobre 120 con que cuenta la Cámara), y 59 en contra, pertenecientes al Likud del saliente jefe de gobierno y a las agrupaciones de extrema derecha y ultraortodoxos.  

La Knéset había iniciado su sesión poco después de las 16.00 para que el centrista y líder opositor Yair Lapid y el jefe de la derecha radical Naftali Bennett presentaran su equipo, antes de la votación.

«Entiendo que hoy no es un día fácil para muchos, pero tampoco de luto, es un día de cambio, de cambio de régimen en el marco de una democracia», había indicado el líder de derecha radical en su discurso ante la Knéset.

«Prometo que este gobierno trabajará para todo el país en su conjunto, nadie debe tener miedo», agregó.   También advirtió que su gobierno no dejará que «Irán desarrolle armas nucleares» y «se reserva una absoluta libertad de acción» contra Teherán.  

En su turno, el jefe de gobierno saliente Benjamin Netanyahu dijo al parlamento que continuará en política y vaticinó que volverá «pronto» al poder.  

«Si nuestro destino es estar en la oposición, lo haremos con la frente en alto, haremos caer a este mal gobierno y volveremos a dirigir al país a nuestra manera (…) íVolveremos pronto!», aseguró .  

Antes de la votación que aprobó el gobierno de esta coalición heterogénea (dos partidos de izquierda, dos de centro, tres de derecha y una formación árabe) el lider opositor centrista Lapid habia tuiteado: (es) «La mañana del cambio».

Dato

El primer ministro saliente publicó por su parte en la misma red social una foto con el difunto rabino Menachem Mendel Schneerson, quien le deseaba «éxito» en sus luchas.

Netanyahu, de 71 años, está siendo juzgado desde hace un año por presunta corrupción. Las protestas para pedir su dimisión se venían sucediendo, la última de ellas el sábado por la noche.

Frente a su residencia oficial en Jerusalén, los manifestantes no esperaron al voto en el Parlamento para celebrar la «caída» del «rey Bibi», el apodo de Netanyahu, que fue jefe de gobierno de 1996 a 1999 y sin interrupción desde 2009.

«Lo único que quería Netanyahu era dividirnos, una parte de la sociedad contra la otra, pero mañana estaremos unidos, derecha, izquierda, judíos, árabes», declaró Ofir Robinsky, un manifestante.

«Está bien, se acabó, se va», comentó por su parte Gali Israel Tal, una manifestante de 62 años.

Comparte y opina:

Últimas Noticias