Mundo

viernes 22 oct 2021 | Actualizado a 17:40

Trump decreta el fin de los pedidos de asilo para inmigrantes ilegales

El lunes, unos 4.800 soldados fueron desplegados (1.100 en California, 1.100 en Arizona y 2.600 en Texas), informó el Pentágono, que dijo que "pronto" espera tener más de 7.000 soldados en servicio activo en la la zona.

/ 10 de noviembre de 2018 / 01:03

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decretó el viernes el fin de los pedidos de asilo para quienes ingresen ilegalmente al país, una medida que busca disuadir a los migrantes centroamericanos que avanzan por México hacia la frontera sur estadounidense.

La negación automática de las solicitudes de asilo de los migrantes sin documentos, que alegan buscar refugio por la violencia en sus países de origen, fue cuestionada por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), y demandada de ante la justicia por organizaciones de derechos civiles.

Trump sustentó su decisión para salvaguardar el «interés nacional» ante la esperada llegada de «un número sustancial» de extranjeros, principalmente centroamericanos, que desde hace casi un mes marchan hacia Estados Unidos.

«La continua migración masiva de extranjeros sin base legal para ingresar por nuestra frontera sur ha precipitado una crisis y socava la integridad de nuestras fronteras», señaló en el decreto.

«Por lo tanto, debo tomar medidas inmediatas para proteger el interés nacional y mantener la efectividad del sistema de asilo para los solicitantes de asilo legítimos, que demuestren que han huido de la persecución y justifiquen los muchos beneficios especiales asociados», añadió.

La medida no afectará a ningún extranjero que pida protección presentándose debidamente en un puesto fronterizo, ni a ningún residente permanente legal en Estados Unidos. Tampoco alcanzará a los menores de edad que viajen solos.

Pero Acnur no tardó en cuestionarla, diciendo que Estados Unidos empuja así a los migrantes, que suelen tomar esta decisión de manera «desesperada», a recurrir a los traficantes de personas.

«Acnur espera que todos los países, incluido Estados Unidos, hagan posible la protección y la asistencia humanitaria», dijo.

La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, en inglés), la ONG Southern Poverty Law Center y el Centro para los Derechos Constitucionales (CCR) ya presentaron una demanda impugnando la orden.

«Desde los horrores de la Segunda Guerra Mundial, las naciones del mundo se han comprometido a darles a los solicitantes de asilo la oportunidad de buscar refugio. La administración Trump no puede desafiar este principio humanitario más elemental», dijo Baher Azmy, del CCR.

«Buscar protección en México»

La orden ejecutiva, que rige a partir de esta medianoche, estará vigente por 90 días, eventualmente renovables.

Pero la administración Trump explícitamente busca que el gobierno mexicano se haga cargo del tema, al estipular que el decreto dejaría de estar en vigor si se llega a un acuerdo que «permita a Estados Unidos expulsar a extranjeros a México».

Para eso, el decreto señala que el secretario de Estado y el secretario de Seguridad Interior de Estados Unidos consultarán con el gobierno mexicano sobre cómo «desalentar, disuadir y hacer retornar» a los grupos de extranjeros antes de que ingresen a Estados Unidos.

Según el gobierno estadounidense, las patrullas fronterizas registraron más de 400.000 ingresos ilegales en 2018. Y en los últimos cinco años, el número de solicitantes de asilo ha aumentado en un 2.000%, desbordando el sistema, que tiene más de 700.000 casos acumulados para procesar.

Las autoridades estadounidenses consideran que como México es el primer «país seguro» al que llegan los migrantes de Guatemala, El Salvador y Honduras, las solicitudes de asilo deben presentarse allí.

«Sin duda, México es un país seguro para estas personas que huyen de la persecución», dijo el viernes a periodistas un funcionario del gobierno.

«Deberían buscar protección en México», señaló.

Estados Unidos manda regularmente a inmigrantes mexicanos indocumentados de regreso a su país, pero ha tenido dificultades para obtener cooperación para repatriar a hondureños, salvadoreños y guatemaltecos.

Tres caravanas, miles de soldados

A pesar de las severas advertencias de Trump, miles de centroamericanos que dicen escapar de la violencia y la pobreza en sus países marchan actualmente a través de México en busca del «sueño americano».

La principal caravana, que desató la oleada migratoria, partió el 13 de octubre de San Pedro Sula, Honduras. Pero de los más de 5.500 integrantes, en su mayoría hondureños, que estaban alojados en los últimos días en un albergue en Ciudad de México, sólo unos cientos reanudaron este viernes su marcha hacia la frontera norte, constató la AFP.

A este grupo le siguen a la distancia dos más, con unos 2.000 migrantes cada uno.

Trump acusa a los migrantes de protagonizar una «invasión» y para contenerlos dispuso el envío de miles de soldados a la frontera sur.

El lunes, unos 4.800 soldados fueron desplegados (1.100 en California, 1.100 en Arizona y 2.600 en Texas), informó el Pentágono, que dijo que «pronto» espera tener más de 7.000 soldados en servicio activo en la la zona.

Unos 2.100 reservistas de la Guardia Nacional llevan ya varios meses en la frontera. (09/11/2018)

Comparte y opina:

OPS alerta sobre ‘terrible’ alza de COVID-19 en Brasil e impacto en sus vecinos

Con más de 298.000 muertos, Brasil es el segundo país del mundo con más fallecidos por covid-19 después de Estados Unidos.

Técnicos de laboratorio trabajan en el análisis de muestras de personas para analizar el coronavirus COVID-19. Foto: AFP

/ 23 de marzo de 2021 / 20:30

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) alertó el martes sobre el «terrible» aumento de casos de covid-19 en Brasil, que también golpea a sus vecinos Venezuela, Bolivia y Perú, y destacó el alza de los contagios en Chile, Paraguay y Uruguay.

«El virus de covid-19 no está retrocediendo, ni la pandemia está comenzando a desaparecer», advirtió en rueda de prensa Carissa Etienne, directora de la OPS, oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La región de las Américas es la más afectada del mundo por el covid-19: suma 54,4 millones de contagios y 1,3 millones de muertos desde que el nuevo coronavirus se reportó por primera vez en China en diciembre de 2019, según un conteo de la AFP basado en cifras oficiales.

Etienne dijo que la transmisión del virus «sigue aumentando peligrosamente en todo Brasil», donde consideró «crucial» que se adopten las medidas preventivas para frenar la propagación.

Con más de 298.000 muertos, Brasil es el segundo país del mundo con más fallecidos por covid-19 después de Estados Unidos. El martes, el gigante sudamericano batió el récord de más de 3.000 muertos en 24 horas.

Sylvain Aldighieri, gerente de incidentes de la OPS, dijo que 23 de los 27 estados y el distrito federal en Brasil reportan 85% de ocupación de sus Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

Además, señaló que la variante P1, detectada inicialmente en la ciudad amazónica de Manaos a finales de 2020 y considerada muy contagiosa, ha sido identificada en 15 países y territorios de las Américas.

«Emergencia de salud pública activa»

La directora de la OPS llamó la atención sobre lo que consideró una «emergencia de salud pública activa».

«Lamentablemente, la terrible situación de Brasil también está afectando a los países vecinos. Los casos han aumentado en Venezuela, particularmente en los estados de Bolívar y Amazonas, que limitan con Brasil», indicó.

«Se ha reportado un aumento de casos en el departamento de Pando en Bolivia y la ocupación de camas en las UCI sigue siendo muy alta en Loreto, Perú», agregó.

Etienne también señaló un incremento de los contagios en el Cono Sur, subrayando la presión que esto supone para el sistema sanitario en Paraguay, donde la mayoría de las camas de UCI están ocupadas, y llamando la atención sobre la «alarmante» situación en Uruguay, una pequeña nación de 3,4 millones de habitantes.

«Uruguay ha reportado más de 1.000 casos por día varias veces en las últimas semanas, lo cual es alarmante dado el tamaño del país», dijo.

En el Caribe, Etienne señaló un aumento constante de contagios en Jamaica, Cuba, Aruba, Curazao y Antigua y Barbuda, mientras en Centroamérica, Guatemala tiene al límite los hospitales.

Aunque las infecciones han comenzado a estabilizarse en Estados Unidos, Canadá y México, se reportaron nuevos contagios en Ontario, Canadá, y un alza de muertes en los estados estadounidenses de Minnesota y Virginia Occidental.

Cuidado con Semana Santa

Más de 155,8 millones de dosis de vacunas anticovid ya fueron aplicadas en las Américas, de las cuales más de dos tercios en Estados Unidos. De los 35 países del continente americano, solo dos aún no han iniciado sus campañas de vacunación: Haití y Cuba.

Etienne destacó el avance de las campañas de vacunación, incluida la entrega de más de 2,1 millones de dosis a través del mecanismo Covax impulsado por la OMS para asegurar un acceso equitativo a la inmunización.

Pero recalcó que aunque se espera que todos los países latinoamericanos y caribeños dispongan en abril de vacunas del Covax, esas dosis no serán suficientes para proteger a los grupos más vulnerables.

Etienne instó encarecidamente a los países ricos con dosis excedentarias de vacunas a compartirlas con los que han recibido pocas, a través de donaciones al Covax o por otros medios. También pidió «ampliar urgentemente» la producción de vacunas para todos los países.

«Estamos muy lejos de superar la marca del 70%» de la población vacunada que los expertos estiman que es necesario para controlar la trasmisión de covid-19, dijo Etienne.

Por eso, llamó a mantener estrictamente las medidas de salud pública recomendadas: distanciamiento físico, uso frecuente de mascarillas y lavado frecuente de manos.

Ciro Ugarte, director de Emergencias en Salud de la OPS, señaló la preocupación del organismo ante el relajamiento de la población en el cumplimiento de esas medidas, que según dijo provocará un refuerzo de las restricciones, toques de queda y conflictos.

«En Semana Santa es necesario reducir los viajes a lo esencial», dijo, implorando no repetir el incremento «muy significativo» de casos tras las fiestas de fin de año y Carnaval.

Comparte y opina:

Trump presionado a renunciar o enfrentar otro juicio político

La presidenta de la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, Nancy Pelosi, advirtió que el Congreso actuará si Trump no renuncia, tras informar que discutió con un alto jefe militar formas de asegurarse de que el mandatario no use códigos nucleares del arsenal de la nación.

Donald Trump durante una rueda de prensa

Por AFP / Alina Dieste

/ 8 de enero de 2021 / 17:19

La presidencia de Donald Trump estaba al borde del colapso el viernes, dos días después de la toma del Capitolio alentada por el mandatario en busca de revertir su derrota electoral, que dejó cinco muertos y ha conmocionado a Estados Unidos y al mundo.

En el fin de su tumultuoso mandato, el presidente republicano es acusado de haber socavado las instituciones democráticas al incitar a una «insurrección», y crecen los pedidos para que deje anticipadamente el poder, que deberá entregar el 20 de enero al demócrata Joe Biden.

La presidenta de la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, Nancy Pelosi, advirtió que el Congreso actuará si Trump no renuncia, tras informar que discutió con un alto jefe militar formas de asegurarse de que el mandatario no use códigos nucleares del arsenal de la nación.

«Esta mañana hablé con el presidente del Estado Mayor Conjunto, Mark Milley, para analizar las precauciones disponibles para evitar que un presidente inestable inicie hostilidades militares o acceda a los códigos de lanzamiento y ordene un ataque nuclear», dijo en un texto.

«La situación con este presidente desequilibrado no podría ser más peligrosa», prosiguió, prometiendo que el Congreso tomará «medidas» si Trump «no deja el cargo de manera inminente y voluntaria».

El Departamento de Justicia anunció en tanto que procesó a 15 personas involucradas en el asalto al Capitolio, incluido un hombre acusado de haber fabricado bombas caseras.

Varios sospechosos fueron arrestados, incluido un hombre que tenía 11 cócteles Molotov en su camioneta, y otro que invadió la oficina de Pelosi, señalaron las autoridades.

Las banderas del Capitolio, templo de la democracia estadounidense, fueron izadas el viernes a media asta tras el deceso de un policía durante la irrupción de la turba trumpista.

Una veterana de la Fuerza Aérea y ferviente partidaria de Trump murió por disparos de un policía dentro del edificio y otros tres simpatizantes de Trump perecieron por «emergencias médicas».

«Fue uno de los días más oscuros de la historia de nuestra nación», deploró Biden el jueves desde su bastión en Wilmington, describiendo lo ocurrido como «la culminación» del «implacable ataque» de Trump a la democracia durante los últimos cuatro años.

Ausente en la investidura

Cada vez más aislado, Trump, que desde hace dos meses denuncia sin pruebas que le robaron la reelección, anunció en un lacónico tuit que no asistirá a la ceremonia de investidura de Biden.

Desde 1869, cuando Andrew Johnson decidió no asistir a la toma de posesión de Ulysses Grant, a quien detestaba, un presidente estadounidense saliente no se ha perdido la toma de posesión del líder entrante, una ceremonia que simboliza la transferencia pacífica del poder.

Trump reconoció finalmente el jueves que su periodo está finalizando, luego de que el Congreso certificara en la madrugada, horas después de los disturbios, la victoria de Biden en las elecciones del 3 de noviembre. Y, aunque no admitió explícitamente el triunfo de su rival, se comprometió a asegurar una transición «tranquila, ordenada y sin problemas».

En un mensaje en video, se dijo «escandalizado» por la violencia desatada por sus seguidores. Pero no asumió ninguna responsabilidad en lo ocurrido, a pesar de que él mismo arengó el miércoles a sus simpatizantes a marchar hacia el Congreso.

La secretaria de Educación, Betsy DeVos, segunda integrante del gabinete en renunciar luego de la titular de Transporte, Elaine Chao, le dijo a Trump en una carta que su comportamiento era «inadmisible».

Según los medios estadounidenses, la única razón por la que no ha habido más dimisiones es la decisión de altos funcionarios de tratar de mantener la estabilidad durante la transición.

«Solo dividirá más»

Los demócratas en la Cámara de Representantes, que ya sometieron en 2019 a Trump a un juicio político del que fue absuelto en el Senado de mayoría republicana, dijeron que podrían tener lista para votación una segunda acusación del presidente la próxima semana.

«Podemos actuar muy rápidamente cuando queremos», aseguró a CNN la congresista Katherine Clark.

El jefe de la minoría republicana en la Cámara baja, Kevin McCarthy, rechazó la medida, advirtiendo que aumentaría la polarización.

«Someter a un proceso de destitución al presidente cuando restan solo 12 días para el fin de su mandato solo dividirá más a nuestro país», afirmó en una declaración, aunque consideró lo ocurrido como «inaceptable» y «antidemocrático».

McCarthy, uno de los legisladores leales a Trump más poderosos, dijo que contactó a Biden para «hablar con él sobre cómo debemos trabajar juntos para calmar los ánimos y unir al país para resolver los retos de Estados Unidos».

La acusación contra Trump, de prosperar, podría no avanzar en el Senado, que aún no cuenta con la mayoría demócrata que tendrá al asumir la vicepresidenta Kamala Harris y los dos flamantes senadores elegidos el martes en una histórica segunda vuelta en Georgia.

El senador Ben Sasse, un republicano que dijo que «definitivamente considerará» un juicio político, recomendó que Trump como mínimo dé un paso al costado y deje que el vicepresidente Mike Pence tome las riendas.

«Creo que cuanto menos haga el presidente durante los próximos 12 días, mejor», dijo a la radio NPR.

La poderosa central sindical AFL-CIO se sumó a un creciente coro de organizaciones empresariales y políticas que pedían la destitución inmediata de Trump.

Pence ha sido llamado a invocar la 25ª Enmienda de la Constitución, que permite destituir a un presidente que se considere no apto para el cargo, pero según reportes de prensa se opone a apelar a este mecanismo porque teme un aumento de las tensiones.

Para Jeh Johnson, exsecretario de Seguridad Interior, cualquiera que tenga un poco de influencia sobre Trump debería enviarle un mensaje sencillo: «Súbase al Air Force One, vaya a Mar-a-Lago y quédese allí».

Comparte y opina:

OPS enviará misión por coronavirus a países con ‘mayor riesgo’ como Haití y Venezuela

La OPS recordó en un comunicado que según la información hasta ahora, un 80% de los casos de la enfermedad son leves y se recuperan, un 20% son graves, de los cuales cerca del 2% pueden terminar en la muerte.

Un niño se cubre con un barbijo dentro de un bus en Colombia. Foto: AFP

/ 7 de marzo de 2020 / 18:56

La Organización Panamericana de la Salud enviará a partir de la próxima semana misiones de apoyo a países de la región que "conllevan un mayor riesgo" por la epidemia del nuevo coronavirus, entre ellos Haití y Venezuela, dijeron este viernes autoridades del organismo.

El listado incluye además a Surinam, Guyana, Nicaragua, Honduras, Guatemala, Bolivia y Paraguay, así como las islas del Caribe oriental.

"Estaremos en el terreno para evaluar y ayudarlos a abordar algunos de los problemas que pueden ser importantes", señaló la directora de la OPS, Carissa Etienne, en rueda de prensa en la sede del organismo en Washington.

Hasta la tarde del viernes, había 257 casos del nuevo virus confirmados en diez países y cuatro territorios de la región: Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guayana Francesa, Martinica, México, República Dominicana, Estados Unidos, San Bartolomé y San Martín.

"Estos países de América Latina y el Caribe ya están en la fase de respuesta a casos y brotes de COVID-19", señaló Etienne a la prensa y luego a los embajadores en Washington ante la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Pero dijo que aunque la región está mejor preparada que hace 10 años tras las "lecciones" de la pandemia de influenza H1N1 y de zika, "lo que se requiere ahora es que los países estén listos, listos para responder hoy y listos para responder con las herramientas que ya tienen a su disposición ahora".

"Debemos estar en alerta máxima", señaló, reiterando las advertencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Consultada sobre si hay países en América Latina y el Caribe donde hay mayor peligro de propagación del nuevo virus, Etienne dijo que "los países con sistemas de salud más débiles conllevan un mayor riesgo".

"Un mayor riesgo no solo para la importación de casos, sino también para la capacidad de garantizar una vigilancia sólida y detectar casos de manera temprana. Y, lo que es más importante, para la capacidad de gestionar casos para salvar vidas y garantizar que la infección esté bajo control", señaló.

"Es por eso que estamos apuntando fuertemente a estos países para brindarles un intenso apoyo de la OPS", afirmó, al anunciar el comienzo de las misiones la próxima semana.

Los equipos en el terreno revisarán los planes nacionales para enfrentar el nuevo virus, el sistema de vigilancia para detectar nuevos casos y la preparación para atenderlos, incluyendo dónde se realizará la cuarentena de los infectados.

– "Muy probable crecimiento" –

  • Un par de mujeres esperan en el aeropuerto cubiertas con barbijos en Colombia. Foto: AFP

¿Qué puede esperar la región con la llegada del coronavirus?

Etienne describió tres posibles escenarios que pueden darse incluso simultáneamente: focos de casos luego de importaciones; grandes brotes en "lugares cerrados", como asilos de ancianos, prisiones, campamentos militares, reuniones masivas; y casos de transmisión comunitaria masiva, con mayor probabilidad de ocurrir durante la temporada de la gripe que está por empezar.

"Es muy probable que tengamos un crecimiento del número de casos y de países que registren casos porque van a recibir viajeros", dijo durante la rueda de prensa Jarbas Barbosa, subdirector de la OPS.

¿Qué debe hacer la región?  Etienne mencionó por un lado la necesidad de contener el virus una vez introducido en los países, a través de la detección y el aislamiento de casos y el rastreo de contactos. Además, instó a salvar vidas y a proteger a los trabajadores de la salud, organizando los servicios para responder a una posible mayor afluencia de pacientes críticos.

Por último, llamó a desacelerar la transmisión, mediante un "enfoque multisectorial" para determinar las medidas públicas que se activarán de ser necesario, como el cierre de escuelas, la cancelación de eventos masivos y la implementación del teletrabajo.

La OPS recordó en un comunicado que según la información hasta ahora, un 80% de los casos de la enfermedad son leves y se recuperan, un 20% son graves, de los cuales cerca del 2% pueden terminar en la muerte. Los fallecimientos se han dado principalmente en personas mayores con otras dolencias, como enfermedades cardiovasculares y diabetes, precisó. (07/03/2020)

Comparte y opina:

Trump decreta el fin de los pedidos de asilo para inmigrantes ilegales

El lunes, unos 4.800 soldados fueron desplegados (1.100 en California, 1.100 en Arizona y 2.600 en Texas), informó el Pentágono, que dijo que "pronto" espera tener más de 7.000 soldados en servicio activo en la la zona.

/ 10 de noviembre de 2018 / 01:03

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decretó el viernes el fin de los pedidos de asilo para quienes ingresen ilegalmente al país, una medida que busca disuadir a los migrantes centroamericanos que avanzan por México hacia la frontera sur estadounidense.

La negación automática de las solicitudes de asilo de los migrantes sin documentos, que alegan buscar refugio por la violencia en sus países de origen, fue cuestionada por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), y demandada de ante la justicia por organizaciones de derechos civiles.

Trump sustentó su decisión para salvaguardar el «interés nacional» ante la esperada llegada de «un número sustancial» de extranjeros, principalmente centroamericanos, que desde hace casi un mes marchan hacia Estados Unidos.

«La continua migración masiva de extranjeros sin base legal para ingresar por nuestra frontera sur ha precipitado una crisis y socava la integridad de nuestras fronteras», señaló en el decreto.

«Por lo tanto, debo tomar medidas inmediatas para proteger el interés nacional y mantener la efectividad del sistema de asilo para los solicitantes de asilo legítimos, que demuestren que han huido de la persecución y justifiquen los muchos beneficios especiales asociados», añadió.

La medida no afectará a ningún extranjero que pida protección presentándose debidamente en un puesto fronterizo, ni a ningún residente permanente legal en Estados Unidos. Tampoco alcanzará a los menores de edad que viajen solos.

Pero Acnur no tardó en cuestionarla, diciendo que Estados Unidos empuja así a los migrantes, que suelen tomar esta decisión de manera «desesperada», a recurrir a los traficantes de personas.

«Acnur espera que todos los países, incluido Estados Unidos, hagan posible la protección y la asistencia humanitaria», dijo.

La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, en inglés), la ONG Southern Poverty Law Center y el Centro para los Derechos Constitucionales (CCR) ya presentaron una demanda impugnando la orden.

«Desde los horrores de la Segunda Guerra Mundial, las naciones del mundo se han comprometido a darles a los solicitantes de asilo la oportunidad de buscar refugio. La administración Trump no puede desafiar este principio humanitario más elemental», dijo Baher Azmy, del CCR.

«Buscar protección en México»

La orden ejecutiva, que rige a partir de esta medianoche, estará vigente por 90 días, eventualmente renovables.

Pero la administración Trump explícitamente busca que el gobierno mexicano se haga cargo del tema, al estipular que el decreto dejaría de estar en vigor si se llega a un acuerdo que «permita a Estados Unidos expulsar a extranjeros a México».

Para eso, el decreto señala que el secretario de Estado y el secretario de Seguridad Interior de Estados Unidos consultarán con el gobierno mexicano sobre cómo «desalentar, disuadir y hacer retornar» a los grupos de extranjeros antes de que ingresen a Estados Unidos.

Según el gobierno estadounidense, las patrullas fronterizas registraron más de 400.000 ingresos ilegales en 2018. Y en los últimos cinco años, el número de solicitantes de asilo ha aumentado en un 2.000%, desbordando el sistema, que tiene más de 700.000 casos acumulados para procesar.

Las autoridades estadounidenses consideran que como México es el primer «país seguro» al que llegan los migrantes de Guatemala, El Salvador y Honduras, las solicitudes de asilo deben presentarse allí.

«Sin duda, México es un país seguro para estas personas que huyen de la persecución», dijo el viernes a periodistas un funcionario del gobierno.

«Deberían buscar protección en México», señaló.

Estados Unidos manda regularmente a inmigrantes mexicanos indocumentados de regreso a su país, pero ha tenido dificultades para obtener cooperación para repatriar a hondureños, salvadoreños y guatemaltecos.

Tres caravanas, miles de soldados

A pesar de las severas advertencias de Trump, miles de centroamericanos que dicen escapar de la violencia y la pobreza en sus países marchan actualmente a través de México en busca del «sueño americano».

La principal caravana, que desató la oleada migratoria, partió el 13 de octubre de San Pedro Sula, Honduras. Pero de los más de 5.500 integrantes, en su mayoría hondureños, que estaban alojados en los últimos días en un albergue en Ciudad de México, sólo unos cientos reanudaron este viernes su marcha hacia la frontera norte, constató la AFP.

A este grupo le siguen a la distancia dos más, con unos 2.000 migrantes cada uno.

Trump acusa a los migrantes de protagonizar una «invasión» y para contenerlos dispuso el envío de miles de soldados a la frontera sur.

El lunes, unos 4.800 soldados fueron desplegados (1.100 en California, 1.100 en Arizona y 2.600 en Texas), informó el Pentágono, que dijo que «pronto» espera tener más de 7.000 soldados en servicio activo en la la zona.

Unos 2.100 reservistas de la Guardia Nacional llevan ya varios meses en la frontera. (09/11/2018)

Comparte y opina:

Últimas Noticias