Mundo

sábado 17 abr 2021 | Actualizado a 19:52

Millonarios y empresas prometen nás de 600 millones de euros para reconstruir Notre Dame

La familia Bettencourt, heredera de L'Oréal, anunció una donación de 200 millones de euros, cien a través de la compañía y cien a través de su fundación.

/ 16 de abril de 2019 / 14:32

Empresas y millonarios prometieron este martes donaciones por más de 600 millones de euros para reconstruir la catedral de Notre Dame de París, destruida parcialmente por un incendio.

La familia de Bernard Arnault, propietario del grupo de productos de lujo LVMH, anunció una donación de 200 millones de euros.

Además propuso que su empresa ponga a disposición «sus equipos creativos, arquitectónicos y financieros» para ayudar a la reconstrucción y a la recaudación de fondos.

La familia Bettencourt, heredera de L’Oréal, anunció una donación de 200 millones de euros, cien a través de la compañía y cien a través de su fundación.

Por su parte la familia de François Pinault, propietario del grupo Kering, que comercializa marcas como Gucci o Yves Saint Laurent, anunció 100 millones de euros a través de su compañía de inversiones Artemis.   Martin Bouygues, propietario del grupo Bouygues, y su hermano Olivier dijeron estar «muy afectados» y harán una donación «a título personal» de diez millones de euros a través de su holding familiar, SCDM.

El millonario Marc Ladreit de Lacharrière, que controla la compañías de inversiones Fimalac, prometió también diez millones de euros «para la restauración de la aguja, símbolo de la catedral» que se derrumbó por el incendio.   El presidente de la petrolera francesa Total, Patrick Pouyanné, anunció en Twitter que el grupo, «primer mecenas de la Fundación para el Patrimonio», una fundación privada francesa, haría un «donativo especial» de cien millones de euros.

A través de su fundación, el banco Crédit Agricole anunció una donación, cinco millones de euros, destinados a las medidas de salvaguardia de urgencia de la catedral.

Otros bancos, como Société Générale, BNP Paribas, Crédit Mutuel y CIC prometieron donaciones pero sin precisar el monto.   El grupo informático Capgemini anunció un millón de euros, la constructora Vinci dijo que aportaría «parte de la financiación» pero sin anunciar el monto y el grupo Michelin también participará a través de fundación.

La principal organización patronal francesa, el Medef, pidió a las empresas que participen en la colecta organizada por la Fundación del Patrimonio. La Confederación de Pequeñas y Medianas Empresas (CPME) está por su parte «a disposición de los poderes públicos para movilizar a su red nacional de artesanos».

Otras compañías, como Groupama, anunciaron una donación de 1.300 robles de sus bosque en Normandía para reconstruir «la techumbre» de la catedral. y la compañía Air France dijo que «transportará gratuitamente a todos los responsables oficiales que participarán en la reconstrucción».

En el extranjero, Henry Kravis, cofundador del fondo de inversión estadounidense KKR, y su esposa Marie-Josée Kravis, «apenados por el incendio», prometieron diez millones de dólares.   En Twitter, el director ejecutivo de Apple, Tim Cook, anunció un donativo pero sin dar el monto.

La ciudad húngara de Szeged también donará 10.000 euros porque en 1879 París había ayudado a reconstruir esta ciudad del sur del país, devastada por una inundación.   En Costa de Marfil el rey de Krindjabo, la capital del reino de Sanwi, en el sureste del país, prometió un donativo pero sin especificar el monto. Un príncipe de su reino fue bautizado en la catedral en el siglo XVIII.

Por su parte la millonaria brasileña Lily Safra hizo un «donativo importante». (16/04/2019)

Comparte y opina:

La tormenta Eleanor deja tres muertos en Europa y miles de hogares sin luz

Un esquiador murió al caerle encima un árbol en Morillon, en los Alpes franceses, y una pareja de españoles fue arrastrada por el mar en una zona costera del País Vasco español, mientras contemplaban el oleaje.

Gente observa la aproximación de la tormenta Eleanor

/ 4 de enero de 2018 / 04:02

La tormenta invernal Eleanor se abatía este miércoles sobre Europa occidental con fuertes vientos que causaron tres muertos, obligaron a parar el tráfico aéreo y de ferrocarril y dejaron a miles de personas sin electricidad.

Un esquiador murió al caerle encima un árbol en Morillon, en los Alpes franceses, y una pareja de españoles fue arrastrada por el mar en una zona costera del País Vasco español, mientras contemplaban el oleaje.

Al menos 26 personas resultaron heridas, cuatro de ellas graves, en Francia, donde varios aeropuertos y trenes quedaron paralizados.

Otra persona resultó herida al caerle encima también un árbol en el pueblo holandés de Heesch. En el centro de Suiza, en la localidad de La Lenk, descarriló un vagón y ocho personas resultaron heridas.

El fuerte viento, de hasta 163 km/h en Suiza y 147 km/h en el norte de Francia, obligó a cerrar durante unas horas los aeropuertos franceses de Estrasburgo y Basilea-Mulhouse (compartido con Suiza).

En el aeropuerto parisino Charles de Gaulle, el 60% de las salidas sufrieron retrasos, así como un tercio de las llegadas, y algunos vuelos tuvieron que desviarse hacia otros destinos.

El viento atizó varios incendios en la isla francesa de Córcega, donde todos los vuelos con salida y destino a los aeropuertos de Bastia, Calvi y Figari quedaron anulados.

Los aeropuertos de Amsterdam-Schipol, Fráncfort y Zúrich también sufrieron percances.

Unos 35.000 hogares seguían sin electricidad el miércoles por la noche en Francia.

La Torre Eiffel, que recibe a unos seis millones de visitantes cada año, estuvo cerrada durante unas horas, y la capital francesa cerró todos sus parques durante el día por temor a la caída de árboles.

En los Alpes, numerosas estaciones de esquí tuvieron que cerrar durante la jornada. Una veintena de esquiadores tuvieron que ser evacuados de una telecabina en Kitzbühel, en Austria, a causa de una avería.

Las autoridades elevaron el riesgo de avalancha a cuatro sobre un nivel máximo de cinco en varias zonas del país.

En Reino Unido, la fuerte lluvia y crecida de las aguas obligó a cerrar la barrera del río Támesis, que protege de inundaciones a Londres.

«Se produjeron fuertes lluvias en el sur de Reino Unido con granizo, y truenos y relámpagos fuertes que despertaron a la gente», dijo la meteoróloga Becky Mitchell.

En el noroeste de Inglaterra, los vientos alcanzaron a los 160 kilómetros por hora, y los vehículos volcados y las ramas causaron varios cortes en autopistas.

En Irlanda, la compañía eléctrica ESB anunció que había restablecido la electricidad a 123.000 clientes, pero que 27.000 seguían sin luz.

Bélgica y partes de España estaban en alerta «naranja», el segundo nivel más peligroso, y las autoridades pidieron cautela a la gente que se aventure fuera de su hogares.

Eleanor es la cuarta gran tormenta en golpear Europa desde diciembre. (04/01/2017)

Comparte y opina:

Últimas Noticias