Mundo

sábado 16 ene 2021 | Actualizado a 11:17

EEUU y China firman ‘trascendental’ acuerdo comercial

Trump firmó el acuerdo con el viceprimer ministro de China Liu He, negociador principal de Pekín. Agradeció al líder chino, Xi Jinping, y dijo que visitaría a China "en un futuro no muy lejano".

El viceprimer ministro de China Liu He extiende la mano al presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Foto: AFP

Por AFP

/ 16 de enero de 2020 / 08:14

Estados Unidos y China, las mayores economías del mundo, firmaron el miércoles una primera fase de un acuerdo comercial que genera alivio tras casi dos años de conflicto, aunque aún se mantienen en pie aranceles importantes.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien está jaqueado por un juicio político y enfrenta una dura batalla por la reelección en noviembre, calificó de "trascendental" el acuerdo.

La distensión de las fricciones entre ambas potencias animó a los mercados en las últimas semanas, aunque los aranceles sobre productos importados en cientos de miles de millones de dólares seguirán vigentes, por lo cual los consumidores y empresas estadounidenses deberán seguir pagando la cuenta.

El acuerdo, llamado de "fase uno", incluye el compromiso de China de elevar sustancialmente sus compras de productos estadounidenses, proteger la tecnología de ese país y aplicar nuevos mecanismos de cumplimiento de normas comerciales.

"Hoy damos un paso trascendental que nunca hemos dado antes con China" y que asegurará "un comercio limpio y recíproco", dijo Trump en la Casa Blanca, antes de que varias cadenas de televisión interrumpieran la transmisión para mostrar el Congreso, donde los cargos contra Trump por abuso de poder iban a ser presentados al Senado en un nuevo paso hacia un juicio de destitución.

Trump firmó el acuerdo con el viceprimer ministro de China Liu He, negociador principal de Pekín. Agradeció al líder chino, Xi Jinping, y dijo que visitaría a China "en un futuro no muy lejano".

Sin embargo Geng Shuang, un portavoz de la diplomacia china, no quiso confirmar este visita.

"Las negociaciones fueron duras", pero condujeron a un resultado "increíble", añadió Trump.

No obstante indicó que la eliminación de los aranceles restantes será posible solo si se alcanza "la fase dos" del acuerdo.

En una carta a Trump, leída por Liu, el presidente chino dijo que el acuerdo "es bueno para China, para Estados Unidos y para el mundo entero".

En una conferencia de prensa posterior con medios chinos en Washington, Liu dijo que el acuerdo "abordó considerablemente las preocupaciones de ambas partes", según la agencia oficial Xinhua.

El pacto "contempla una importancia tanto económica como política", añadió.

Tras la desaceleración de la economía mundial entre 2018 y 2019 por el conflicto comercial, el acuerdo es "bienvenido", dijo en un tuit la directora general del FMI, Kristalina Georgieva.

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, destacó "el comienzo de un nuevo capítulo en las relaciones comerciales entre las dos economías" pero reconoció que "aún habrá disputas".

Wall Street terminó al alza el miércoles pero las bolsas chinas cerraron dispares, con Shangái a la baja (-0,52%) y Hong Kong al alza (+0,38%).

– Pendientes

La federación estadounidense de Minoristas (NRF) y el principal sindicato agrícola del país, la Federación de la Oficina Agrícola Estadounidense, reaccionaron con moderación, destacando "el trabajo aún por hacer".

"La guerra comercial no terminará hasta que todos los aranceles hayan desaparecido", dijo Mathew Shay, presidente de la NRF.

Los asuntos más delicados -como los enormes subsidios de China a las industrias estatales- quedaron para ser resueltos en la "fase dos" de las negociaciones.

"Estos problemas complejos y de larga data (…) tienen un impacto significativo en la capacidad de las empresas estadounidenses para competir", dijo Thomas Donohue, presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, en referencia a los subsidios chinos.

Horas antes de la firma, el secretario estadounidense del Tesoro, Steven Mnuchin, presionó a Pekín a mantenerse en la mesa de negociaciones y hacer concesiones, entre ellas algunas sobre ciberseguridad y acceso de firmas estadounidenses a China, para que Washington pueda aliviar los aranceles.

"En la fase dos habrá reducciones adicionales", dijo Mnuchin. "Eso le da a China un gran incentivo para volver a la mesa".

Algunos elementos del acuerdo que Washington considera como logros llevan la relación entre las superpotencias al lugar en que estaban cuando Trump asumió en 2017.

"La primera fase del acuerdo entre Estados Unidos y China es en esencia una tregua comercial, con grandes compras dirigidas por el estado como añadido", aseguró en un análisis la economista Mary Lovely del Instituto Peterson de Estudios Económicos. "La tregua es una buena noticia para Estados Unidos y para la economía mundial".

Pero el impacto de las tensiones "se seguirá viendo" en "los costos más elevados de las empresas y en inversiones más lentas", añadió.

Tras anunciar el acuerdo el 13 de diciembre, Estados Unidos canceló nuevos aranceles y prometió reducir a la mitad el arancel de 15% a productos chinos por 120.000 millones de dólares impuestos en setiembre.

– ¿Qué dice el acuerdo?

Según el texto, China aceptó importaciones adicionales de bienes estadounidenses por 200.000 millones de dólares en dos años, incluyendo 32.000 millones de dólares en productos agrícolas y marinos.

Es un impulso para los agricultores estadounidenses, golpeados por la guerra arancelaria: la exportación de soja a China, por ejemplo, cayó a 3.000 millones de más de 12.000 millones en 2017. El gobierno dio 28.000 millones de dólares en ayudas.

Pero muchos economistas se preguntan si existe la capacidad para cubrir tal demanda.

Y Lovely duda sobre lo apropiado que pueda ser depender tanto del mercado chino: "También significa que podría ocurrir una represalia china, moderando la voluntad de los agricultores a invertir para cumplir con los elevados objetivos de exportación del pacto", dijo. (16/01/2020)

Comparte y opina:

Armin Laschet, aliado de Merkel, elegido presidente de partido alemán CDU

Con una mayoría de 521 votos a favor sobre un total de 1.001, Laschet, de 59 años, recibió más apoyos que Friedrich Merz (466 votos), rival histórico de la canciller.

Foto: AFP

Por AFP

/ 16 de enero de 2021 / 08:18

Armin Laschet, un moderado partidario de continuar la línea política de Angela Merkel en Alemania, fue elegido este sábado presidente de la formación política de la canciller, el partido conservador CDU.

Con una mayoría de 521 votos a favor sobre un total de 1.001, Laschet, de 59 años, recibió más apoyos que Friedrich Merz (466 votos), rival histórico de la canciller y favorable a un giro a la derecha en el partido, según los resultados de esta votación interna.

(16/01/2021)

Comparte y opina:

Donald Trump dejará Washington pocas horas antes de la investidura de Joe Biden

Es el primer presidente estadounidense en despreciar la toma de posesión de su sucesor en más de 150 años.

Foto: AFP

Por AFP

/ 16 de enero de 2021 / 08:11

El presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, dejará Washington el próximo miércoles al alba, pocas horas antes de la toma de posesión de su sucesor demócrata Joe Biden, a quien sigue sin haber felicitado.

Visiblemente interesado en no marcharse de la capital federal como expresidente, el magnate republicano partirá antes de que acabe su mandato hacia Florida, a su lujoso club de Mar-a-Lago, donde planea instalarse.

Después de salir en helicóptero desde los jardines de la Casa Blanca, Trump despegará desde la base militar de Andrews (Maryland) para su último vuelo a bordo del Air Force One.

En Washington, ciudad ahora irreconocible y transformada en un campamento atrincherado tras los disturbios del Capitolio la semana pasada, los preparativos continúan para la prestación de juramento de Joe Biden, quien el miércoles a mediodía se convertirá en el 46º presidente de la historia de Estados Unidos.

Su equipo va difundiendo detalles día a día. Lady Gaga, a quien Biden califica como «gran amiga», interpretará el himno nacional.

Pero la fiesta tendrá este año un gusto particular: el National Mall, la inmensa explanada ante el Capitolio, estará cerrada al público.

Solo personas debidamente acreditadas estarán autorizadas a entrar en esta zona donde, tradicionalmente, se reúnen cientos de miles de seguidores del presidente electo.

Desde la toma del Capitolio por los seguidores de Trump el 6 de enero, Washington está sometida a una fuerte vigilancia, controlada por las fuerzas del orden ahora apoyadas por miles de militares.

Tanto el equipo de Biden como la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, pidieron a la población que evite el centro de Washington y siga la ceremonia de investidura por televisión o internet.

Se vacía la Casa Blanca

En marcado contraste con Donald Trump, privado de su cuenta de Twitter y quien vive recluido ahora en la Casa Blanca, el vicepresidente Mike Pence parece cada día más la persona al mando.

El jueves, felicitó por teléfono a la futura vicepresidenta, Kamala Harris, según indicó una fuente el viernes a la AFP. Se trataba de su primer contacto desde su debate de otoño, en plena campaña electoral.

Biden también tiene previsto participar en la ceremonia de investidura, al igual que los antiguos presidentes Barack Obama, George W. Bush y Bill Clinton.

Tras la ceremonia, Biden acudirá con éstos al cementerio nacional de Arlington para depositar una corona en la tumba del soldado desconocido y lanzar un llamado a la unidad.

Donald Trump es el primer presidente estadounidense en despreciar la toma de posesión de su sucesor en más de 150 años.

Tras haber rechazado durante más de dos meses reconocer su derrota en las elecciones del 3 de noviembre, el multimillonario republicano acabó prometiendo hace unos días una transición en orden, pero nunca felicitó a Joe Biden.

Una semana después de los disturbios en el Capitolio, Donald Trump continúa recibiendo críticas procedentes incluso de miembros de su propio gabinete, como el secretario de Salud, Alex Azar. En una carta publicada el viernes en su cuenta de Twitter, el ministro confirma que sí colaborará con la transición y condena «los actos y los discursos que siguieron a la elección».

La Casa Blanca, de su lado, se va vaciando a gran velocidad y muchos consejeros han dejado ya el lugar, llevándose documentos y recuerdos.

Las fotos de Trump viajando por Estados Unidos y el mundo, que colgaban en las paredes de la célebre Ala Oeste, ya no están allí.

En las grandes paredes vacías, solo quedan algunos ganchos, a la espera de que lleguen las de Joe Biden.

(16/01/2021)

Comparte y opina:

Caravana de migrantes se estrella con barrera en Guatemala en su viaje a EEUU

México advirtió que "no permitirá el ingreso irregular de caravanas de personas migrantes" y desplegó 500 agentes en Chiapas y Tabasco, estados fronterizos con Guatemala.

Por AFP

/ 15 de enero de 2021 / 23:28

Miles de migrantes salieron a pie de Honduras el viernes, pero se toparon con retenes policiales a ambos lados de la frontera con Guatemala, que podrían despertarlos bruscamente de su sueño de un recibimiento y una mejor vida en Estados Unidos bajo el próximo presidente Joe Biden.

«De aquí no nos vamos hasta que nos dejen pasar, vamos a hacer una huelga de hambre, no tenemos trabajo ni comida por eso decidí viajar a Estados Unidos», comentó Dania Hinestrosa, de 23 años, en el puesto integral fronterizo El Florido, del lado hondureño, esperando cruzar junto con una de sus hijas pequeñas.

Deja atrás a otra hija de tres años y unos gemelos de cuatro, dice la joven, que trabajaba como empleada doméstica.

Muchos de los agentes y soldados portaban garrotes de madera, máscaras antigas y escudos. Además, una decena de vehículos policiales se localizan en el lado guatemalteco de El Florido, unos 220 km al este de Ciudad de Guatemala.

Su objetivo es detener a los migrantes hondureños que intenten pasar sin portar documento de identificación y la prueba negativa de covid-19 que exigen sus normas, según comentarios de policías. Muchos de los viajeros no cumplen con el requisito.

«No quieren que salgamos»

«Lo que no quieren es que salgamos del país», lamentó Juan Orellana, de 32 años, mientras descansa con su esposa Nimsi Contreras y su hijo de 12 años, quien se moviliza con muletas debido a que padece parálisis cerebral desde que nació.

Perdió su empresa de aire acondicionado el año pasado y espera que en Estados Unidos puedan operar al muchacho, que en Honduras no consiguió ser tratado con éxito.

Guatemala decretó «estado de prevención» en siete departamentos, lo que le permite disolver aglomeraciones públicas incluso «por la fuerza». Aunque dispuso puntos de apoyo a los migrantes, ya ha devuelto a unos 600, según información policial.

México, en tanto, advirtió que «no permitirá el ingreso irregular de caravanas de personas migrantes» y desplegó 500 agentes en Chiapas y Tabasco, estados fronterizos con Guatemala.

Huyendo de la crisis

La crisis que dejó el paso de dos huracanes en noviembre y la falta de empleo por la pandemia incrementaron los problemas económicos del país, que se suman a la violencia asociada a las pandillas y el narcotráfico.

La gran mayoría de migrantes partió de la terminal de transporte de San Pedro Sula, 180 km al norte de Tegucigalpa, para recorrer los cerca de 260 km en dirección a Agua Caliente, en la frontera con Guatemala.

La masa, inicialmente de unas 3.000 personas, quedó dividida cuando otros optaron por el punto fronterizo El Florido, ubicado casi a la mitad del camino, pero planeaba reagruparse.

En la larga marcha, la mayoría lleva mochilas, mascarillas por la pandemia y banderas de Honduras. Algunos aprovechan el paso de algún camión para adelantar camino.

«Vamos con el corazón roto. En mi caso, dejo mi familia. Se queda mi esposo y mis tres hijos», lamentó Jessenia Ramírez, de 36 años. «Vamos buscando un mejor futuro, un trabajo para poder mandar unos centavos» a Honduras, añadió.

Muchos participantes de esta caravana están convencidos de que el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, quien asume el 20 de enero, será más flexible que su antecesor, Donald Trump, con las normas migratorias.

Pero Washington ya descartó la posibilidad de un trato especial para el grupo, que incluye personas de todas las edades y familias enteras.

«No pierdan su tiempo y dinero y no arriesguen su seguridad y salud». «Es un viaje mortal», precisó el comisionado interino de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP), Mark A. Morgan.

Los «coyotes»

La vicecanciller hondureña, Nelly Jeréz, reconoció que «la gente va buscando una mejora de calidad de vida», algo a lo que «todos tenemos derecho», pero sugirió una migración «regular, ordenada y segura», y denunció a la gente «inescrupulosa» que cobra por guiar a los migrantes.

Desde 2019 Honduras ha detenido a 293 de los denominados «coyotes», personas señaladas de organizar cruces de migrantes por pasos no autorizados. Al menos tres fueron detenidos en esta caravana, dijo Jeréz.

En tanto, las autoridades de El Salvador detuvieron a tres personas, acusadas de estar organizando, con fines de lucrarse, otra caravana rumbo a Estados Unidos.

Más de una docena de caravanas, algunas con miles de migrantes, han salido de Honduras desde octubre de 2018, pero se han topado con miles de guardias fronterizos y militares estadounidenses posicionados en la frontera sur con México por el presidente Donald Trump.

Sin embargo, a través de convocatorias en redes sociales insisten en hacer esta larga travesía que, de culminar, los habrá hecho recorrer más de 5.000 km.

Comparte y opina:

Twitter suspende cuentas de dos exjefes de las FARC que retomaron armas en Colombia

"En Twitter no se toleran las organizaciones terroristas o los grupos extremistas violentos, ni las personas que se afilian a ellos y promueven sus actividades ilícitas", precisó un portavoz de la empresa.

Por AFP

/ 15 de enero de 2021 / 23:17

Twitter suspendió las cuentas de dos exjefes de la disuelta guerrilla de las FARC que se rearmaron en Colombia y son prófugos de la justicia por violar sus políticas sobre «terrorismo y extremismo violento», indicó la red social a la AFP este viernes.

«En Twitter no se toleran las organizaciones terroristas o los grupos extremistas violentos, ni las personas que se afilian a ellos y promueven sus actividades ilícitas», precisó un portavoz de la empresa.

Los perfiles del exnúmero dos de la otrora guerrilla comunista, Iván Márquez (@IvanMarquezFarc), y su mano derecha, Jesús Santrich (@JSantrich_FARC), aparecen con el mensaje «cuenta suspendida» y sus trinos no pueden leerse.

La decisión de Twitter se da luego de que los antiguos rebeldes publicaran un video en el que critican al presidente conservador de Colombia, Iván Duque, lo acusan de «dañar el acuerdo de paz» y apoyan una iniciativa en curso para revocar su mandato.

Márquez, Santrich y una veintena de exguerrilleros se apartaron en agosto de 2019 del histórico acuerdo de paz que puso fin a más de medio siglo de conflicto armado con las FARC.

El perfil de Twitter @SMarquetalia, que correspondería a esta nueva rebelión llamada «Segunda Marquetalia», también fue suspendido.

El alto consejero presidencial del posconflicto, Emilio Archila, tildó el video de los rebeldes de «bravuconada» y acusó a Márquez de narcotraficante y aliado de «uno de los peores dictadores de la historia de Latinoamérica», en referencia al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

El tribunal de paz encargado de juzgar los crímenes más graves del conflicto excluyó a ambos disidentes de los beneficios penales consagrados en el pacto, por lo que en caso de ser capturados quedarían a disposición de la justicia ordinaria.

Estados Unidos ofrece hasta 10 millones de dólares por información que permita su captura.

Férreo contradictor del acuerdo de paz, el presidente Duque sostiene que Márquez y compañía se ocultan en Venezuela, donde según versiones oficiales también encontraron refugio líderes del Ejército de Liberación Nacional (ELN), la última guerrilla activa reconocida en Colombia.

De acuerdo a la inteligencia militar, estos grupos ilegales en el país vecino sumarían unas 1.400 personas.

La responsabilidad de los gigantes de la tecnología sobre el contenido que publican sus usuarios es objeto actualmente de intensos debates.

Las redes sociales Twitter, Instagram y Facebook suspendieron recientemente la cuenta del presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, acusándolo de haber incitado a sus seguidores a la violencia, luego de que invadieran el Capitolio en Washington.

Comparte y opina:

Colombia vuelve a endurecer restricciones ante hospitales acosados por la pandemia

Tras las vacaciones y fiestas decembrinas aumentó la velocidad de propagación del virus, según las autoridades, alcanzando su pico más alto este viernes, cuando se registraron más de 21.000 contagios en un día.

Por AFP

/ 15 de enero de 2021 / 19:34

Casi 30 millones de colombianos volverán a pasar el fin de semana confinados o bajo toques de queda como medida para frenar la propagación del covid-19, cuando los hospitales de las principales ciudades de este país de 50 millones de habitantes se encuentran al borde del colapso.

Por segundo fin de semana consecutivo habrá restricciones a la movilidad en una docena de departamentos, ante el incremento sostenido de contagios que ubican a Colombia como el segundo país con más casos de Latinoamérica, que ya superan los 1,8 millones desde el inicio de la pandemia.

«Estamos colapsados, nosotros no habíamos llegado a estos indicadores en el primer pico de la pandemia nunca», advierte a la AFP Gina Rojas, directora del ‘Pacto nacional por la salud y la vida’, una agremiación de unas 140 organizaciones sociales, académicas y sindicales.

Tras las vacaciones y fiestas decembrinas aumentó la velocidad de propagación del virus, según las autoridades, alcanzando su pico más alto este viernes, cuando se registraron más de 21.000 contagios en un día.

Las muertes por covid-19 superan ya las 47.800, el peor balance de la región solo por detrás de Brasil y México.

La situación «está inmanejable, se salió de control», insiste la doctora Rojas, de 46 años.

Debacle económica

En Colombia rigió uno de los confinamientos más estrictos del continente entre marzo y septiembre de 2020, pero el gobierno relajó después las restricciones ante el descalabro económico y descarta endurecer el encierro.

«Sería realmente impensable cuando sabemos cómo esto afecta la pobreza», afirmó la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, en entrevista con la agencia Colprensa.

Para la doctora Rojas, sin embargo, parte del problema es el «relajamiento de la población por el mismo mensaje que manda el gobierno nacional para reactivar la economía».

Pese a haber sufrido un conflicto armado de casi seis décadas, Colombia nunca había vivido tantos confinamientos y toques de queda como ahora.

Junto con Bogotá, que con casi ocho millones de habitantes es el principal foco de contagio del país con el 31% del total de casos, este fin de semana cerrarán también las regiones que superan el 70% de ocupación en sus Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

Los departamentos con esa presión en su sistema de salud son Antioquia (noroeste), Risaralda (noroeste), Cauca (suroeste), Valle del Cauca (suroeste), Tolima (suroeste), Boyacá (centro), Santander (noreste), Norte de Santander (noreste), Cundinamarca (centro), Caldas (noroeste), Meta (centro), Putumayo (suroeste), así como las ciudades de Cartagena, Neiva, Ipiales y Villavicencio.

El resto de la semana se limitará la movilidad y, en algunos casos, se impondrán toques de queda nocturnos.

También se prolongó el cierre de las fronteras terrestres y fluviales hasta el 1 de marzo, pese a que el gobierno preveía abrirlas el domingo luego de diez meses de cierre.

Mientras tanto, en los barrios marginales de Bogotá se exhiben trapos rojos como llamado de auxilio en medio de la pobreza.

Agotamiento

Los médicos y enfermeras están cansados. Además de la presión en plena crisis hospitalaria, «un 80%» trabaja por medio de contratos tercerizados, sin derecho a vacaciones, ni beneficios laborales como primas y cesantías, denuncia Rojas.

Equipados con batas de protección, gorras, máscaras quirúrgicas y caretas, los galenos del hospital Santa Clara de Bogotá intentan salvar tantos pacientes como pueden.

Algunos enfermos están intubados, otros yacen inconscientes en sus camas, y los que tienen más suerte se comunican con sus allegados por teléfono.

Aunque la alcaldía de Bogotá niega que las UCI estén saturadas, como denuncia la personería local, reconoce que el 93,9% de las 1.939 unidades disponibles están ocupadas, y que la cifra crece a diario, impulsada por el aumento de casos de covid-19 y otras enfermedades.

«Esperamos por supuesto no llegar al 100%» de ocupación, «estamos trabajando a marcha forzada» para que no suceda, aseguró Manuel González, subsecretario de Salud de Bogotá, quien también resalta la lucha contra el «desabastecimiento mundial» de medicamentos.

Colombia detectó un primer contagio de covid-19 proveniente de Italia el 6 de marzo de 2020 y entró en confinamiento estricto a finales de ese mes.

Desde el 1 de septiembre el gobierno apostó por el autocuidado, así como el uso generalizado de mascarillas y la prohibición de eventos masivos.

Las esperanzas están puestas ahora en la inmunización de la población a partir de febrero, según el gobierno, que ya adquirió vacunas para 29 millones de personas de los laboratorios Pfizer, Janssen, AstraZeneca y las dispuestas por el acuerdo Covax, de la Organización Mundial de la Salud.

Pero tanto la oposición como las agremiaciones médicas critican poca transparencia en la adquisición de las vacunas y la estrategia de inmunización, mientras el gobierno se defiende apelando a los acuerdos de confidencialidad suscritos con los laboratorios.

Comparte y opina: