Mundo

jueves 6 ago 2020 | Actualizado a 12:36

Primeras pruebas de vacunas en seres humanos contra coronavirus completadas en Rusia

Rusia registra 746.369 casos de coronavirus y 11.770 muertes por COVID-19, según las cifras oficiales de este miércoles.

/ 15 de julio de 2020 / 10:01

Un visitante en el Museo Estatal de Artes Plásticas de Moscú. Foto: AFP

Por AFP

Rusia anunció este miércoles haber realizado los primeros ensayos clínicos en seres humanos de una vacuna contra el nuevo coronavirus, que serán completados a finales de julio.

Los ensayos, realizados por el ministerio de Defensa de Rusia y el centro de investigación en Epidemiología y Microbiología Nikolai Gamaleya, comenzaron a mediados de junio en un prestigioso hospital militar en Moscú, con un grupo de voluntarios compuesto, principalmente, por militares rusos, pero también por algunos civiles.

El primer grupo, de 18 voluntarios, «terminó su participación y salió del hospital», dijo este miércoles el ministerio de Defensa ruso en un comunicado.

La tarea principal para este grupo era comprobar la seguridad de la vacuna y la tolerancia del organismo humano a sus componentes, según la misma fuente.

Los voluntarios permanecieron hospitalizados durante 28 días después de la vacunación realizada el 18 de junio, y fueron objeto de exámenes diarios.

Durante este período, las funciones vitales de su cuerpo permanecieron «dentro de los límites de la normalidad», sin que «ningún efecto adverso grave o complicación fuese registrado», asegura el comunicado.

Un segundo grupo de 20 voluntarios, que fueron vacunados el 23 de junio, está actualmente en aislamiento en el hospital bajo control médico, según el comunicado.

Los ensayos clínicos de esta vacuna deben completarse a finales de julio, añade.

Rusia registra 746.369 casos de coronavirus y 11.770 muertes por COVID-19, según las cifras oficiales de este miércoles.

(15/07/2020)

Comparte y opina:

Brasil puede llegar a 200.000 muertos por COVID-19 en octubre, según experto

El coordinador del LIS en la Facultad de Medicina de la Universidad de Sao Paulo en Ribeirao Preto afirma que las autoridades están “sacrificando a la población”

/ 6 de agosto de 2020 / 10:21

Imagen aérea muestra un en un área del cementerio Nossa Senhora Aparecida en Manaos

Por AFP

Brasil se aproxima a los 100.000 muertos por el nuevo coronavirus y, de mantenerse el ritmo actual, ese balance se duplicará hacia mediados de octubre, advierte Domingos Alves, especialista en estadísticas relacionadas con la pandemia.  

En entrevista con la AFP, el coordinador del Laboratorio de Inteligencia en Salud (LIS) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sao Paulo en Ribeirao Preto afirma que las autoridades están «sacrificando a la población». Y atribuye la hecatombe al «negacionismo» del gobierno de Jair Bolsonaro frente a la emergencia sanitaria, a la falta de medidas estrictas para reducir los contagios y a un desconfinamiento precipitado.    

Domingos Alves. Foto: A Gazeta

A este ritmo, ¿cuándo calcula que Brasil alcanzará los 200.000 muertos por COVID-19? 

Si se mantienen las tendencias actuales, debemos alcanzar esa cifra el 15 o el 16 de octubre. Pero podría adelantarse, porque incialmente yo había previsto 100.000 muertos la próxima semana y alcanzaremos esa marca algunos días antes.

 Estimo que las curvas de contagios y decesos van a acelerarse en las próximas semanas (…). Si continúa así, veremos una media de muertes diarias elevada hasta que haya una vacuna».    

¿Cómo ve la evolución de la pandemia en Brasil?

El ritmo de contagios se acelera en el campo, en el interior, mientras que se reduce en las capitales de los estados. Y, regionalmente, la situación se deteriora en aquellos estados donde la pandemia no había llegado con fuerza hasta ahora, como los del sur o el centro-oeste [donde se ubica Brasilia].

El número de casos sigue siendo subestimado. Según nuestros cálculos, las cifras reales son entre seis y siete veces superiores a los datos oficiales.

Al comienzo de la pandemia la subnotificación era en torno a 16 casos reales por cada uno notificado, pero esto no quiere decir que desde entonces hayamos controlado la epidemia. Aumentó el número de test diagnósticos, pero Brasil sigue siendo uno de los países que practica menos exámenes

¿Cómo llegó Brasil a una situación tan dramática? 

Se debe en gran parte al negacionismo de sus líderes. El gobierno federal sigue creyendo que se trata de una «gripecita» y no existe una política nacional integrada de combate contra la COVID-19.  

Recientemente, los alcaldes y gobernadores regionales [que inicialmente habían determinado medidas de aislamiento social] empezaron a moverse en la misma dirección [negacionista], principalmente debido a las elecciones municipales, previstas en noviembre.

El desconfinamiento empezó en junio, pese a que nunca debería haberse iniciado una reapertura con un nivel tan elevado de casos nuevos.  

Seguimos batiendo récords diarios de nuevos contagios y muertes, pero las autoridades intentan hacerle creer a la población que con aumentar el número de camas en unidades de terapia intensiva es suficiente.

Su objetivo es alcanzar una tasa de ocupación de camas aceptable, que les permita justificar la reapertura de los comercios. No existe ningún plan para reducir el ritmo de los contagios. El plan es sacrificar a la población, en nombre de una seudorrecuperación económica.  

Brasil ha rechazado sistemáticamente las medidas de confinamiento recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que han funcionado en Europa. No existe ninguna voluntad política y la ciencia ha dejado de tener voz en nuestro país, hace mucho tiempo.    

(06/08/2020)

Comparte y opina:

Juan Carlos se exilió para salvar una monarquía española ya frágil y desgastada

Sondeos privados han mostrado en tiempos recientes un país dividido a partes iguales entre defensores de la Corona y antimonárquicos.

/ 6 de agosto de 2020 / 10:14

El Rey Juan Carlos (izq.) de España y el Príncipe Heredero Felipe saludan a la Reina Sofía en 2014

Por AFP

Perseguido por un escándalo de corrupción, el rey emérito Juan Carlos I marchó al exilio para intentar salvar la imagen de la Corona española, una institución de todas maneras frágil y con popularidad mermada, aunque blindada en la Constitución.

Con sus cuentas secretas en Suiza investigadas tanto en Ginebra como en Madrid, el ex jefe de Estado de 82 años anunció el lunes su salida del país, a un destino aún desconocido, para «contribuir a facilitar el ejercicio de [las] funciones» de su hijo, el rey Felipe VI.  

Pero muchos analistas se preguntan si esta medida será cortafuegos suficiente.

Detalles

Los datos estadísticos disponibles «muestran una situación muy frágil por parte de la institución, no solo porque ha caído mucho el crédito político que tenía hace 15 o 20 años, cuando llegó a ser la institución mejor valorada, sino porque sufre una crisis de confianza», indica a la AFP el politólogo Lluís Orriols.

La oficina estadística pública dejó de preguntar sobre el apoyo a la monarquía en 2015, cuando este se ubicaba apenas por encima de 4 puntos sobre 10, tras superar los 7 puntos en los noventas, en el momento álgido de popularidad de Juan Carlos.  

Sondeos privados han mostrado en tiempos recientes un país dividido a partes iguales entre defensores de la Corona y antimonárquicos.

La clave es que la monarquía dejó de ser una institución de consenso en el país y «ahora genera confrontaciones ideológicas», explica Orriols, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Carlos III de Madrid, suscitando mayores apoyos en sectores de mayor edad y conservadores y menores entre jóvenes e izquierdistas.

Falta de tradición, utilidad y ejemplaridad

Su problema es que es difícil defender que cuente con los pilares básicos de las monarquías europeas modernas: tradición, utilidad y ejemplaridad, estima Jaume Claret, profesor de Historia de la Universitat Oberta de Catalunya.

«No pueden apelar a la tradición» ya que en los últimos dos siglos «la Corona borbónica solo ha conseguido tener dos reyes continuos», señala Claret. Isabel II, a mediados del siglo XIX, y Alfonso XIII, en el primer tercio del XX, también se exiliaron. Entre medias hubo guerras, dos repúblicas de corta duración y dictaduras, la última de Francisco Franco, quien decidió restablecer la monarquía.

Tampoco muestra utilidad, prosigue Claret, por el desapego manifiesto de las generaciones jóvenes, mientras que su ejemplaridad quedó en entredicho por los escándalos. Juan Carlos abdicó en 2014 tras un accidente cuando cazaba junto a su amante en África en plena crisis económica en España, mientras un caso de corrupción llevó a su yerno a prisión.

Desde su llegada al trono, Felipe VI tomó medidas para mejorar la imagen de la Corona, como imponer un código de conducta a la familia real o, en marzo pasado, retirar la asignación anual al rey emérito al conocerse más detalles sobre su fortuna opaca.

La Corona española debería ser «cautelosa», cuando las monarquías han pasado en el último siglo de ser «la forma de Estado modal» a un sistema «residual» en el mundo, señala Orriols.

De todas maneras, «eso no quiere decir que se vaya a producir una Tercera República, ya que los experimentos republicanos en España han sido más bien frágiles» y culminaron violentamente, advierte Claret.

Blindaje total

En todo caso, modificar el sistema de monarquía parlamentaria, establecido en el primer artículo de la Constitución, requeriría de una reforma «complicada no, complicadísima», apunta Alberto Lardiés, periodista y autor de libros sobre la monarquía.

Dicha reforma tendría que ser aprobada por dos tercios del Congreso, vuelta a avalar por un nuevo Congreso surgido de elecciones y finalmente ratificada en un referéndum.

«Hay un blindaje total» de la monarquía, dice Lardiés, desde el punto de vista constitucional pero también político, «porque los dos grandes partidos, el PSOE (socialista) y el PP (conservador) no ponen en duda la monarquía».  

Además, según Lardiés, la institución recibe «sobreprotección mediática», que en décadas pasadas favoreció a Juan Carlos I y ahora a Felipe VI.

«Hoy en España las personas contrarias a la monarquía carecen de fuerza y de capacidad de arrastre social para cambiar la situación», dice Luis Palacios Bañuelos, catedrático de Historia en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, sin que eso evite que las turbulencias de la Corona sean usadas por «populistas y separatistas».  

El experto se refería al partido de izquierda radical Podemos, abiertamente republicano y socio de gobierno de los socialistas, y a formaciones independentistas y nacionalistas en Cataluña y País Vasco, todos muy críticos con la salida de Juan Carlos.

(06/08/2020)

Comparte y opina:

La UE planea una cumbre en septiembre con China, Turquía y ‘brexit’ en la agenda

No se descarta que los líderes aborden rápidamente la negociación con la Eurocámara sobre el plan de recuperación y el presupuesto plurianual de la UE

/ 6 de agosto de 2020 / 10:09

La sede de la UE en Bruselas

Por AFP

Tras la maratónica cumbre de julio sobre su plan de recuperación, la Unión Europea (UE) planea otra reunión de sus líderes el 24 y 25 de septiembre para abordar los asuntos que la pandemia aparcó, entre ellos China, Turquía y el “brexit”.

Fuentes europeas indicaron a la AFP este jueves que, si los 27 aceptan las fechas, la reunión tendría lugar de manera presencial siempre y cuando la situación sobre la pandemia del nuevo coronavirus lo permita.

Aunque el objetivo es tratar los asuntos aparcados por la pandemia, no se descarta que los líderes aborden rápidamente la negociación con la Eurocámara sobre el plan de recuperación y el presupuesto plurianual de la UE, alcanzados en julio.

Apuntes

Sobre la mesa tendrán así la estrategia política y económica frente a China, tras aplazar una cumbre prevista en septiembre en Leipzig (Alemania) por el coronavirus y en un momento de tensión por la nueva ley de seguridad que Pekín impuso en Hong Kong.

La relación con la Turquía de Recep Tayyip Erdogan será también objeto de discusión, en un contexto de crecientes diferendos: el papel de Ankara en el conflicto en Libia, las perforaciones ante las costas de Chipre o la decisión sobre Santa Sofía.

El negociador europeo para el “brexit”, Michel Barnier, debería informar también a los dirigentes sobre el estado de la negociación sobre la futura relación con el Reino Unido. Una ronda está prevista a partir del 28 septiembre en Bruselas.

(06/08/2020)

Comparte y opina:

Beirut cuenta sus muertos y recibe a Macron, que promete ayuda

Varios países ya han enviado ayuda frente a la emergencia sanitaria y económica. La Unión Europea anunció $us 40 MM

/ 6 de agosto de 2020 / 10:03

Macron (centro), rodeado de militares libaneses, visita el sitio devastado por la explosión

Por AFP

Decenas de personas siguen desaparecidas en Beirut tras las explosiones que causaron al menos 137 muertos y 5.000 heridos en la devastada capital libanesa, donde el presidente francés Emmanuel Macron pidió este jueves al gobierno «reformas indispensables» y un «nuevo pacto político» para evitar el «hundimiento» del país.

Las explosiones, provocadas según las autoridades por un incendio en un depósito del puerto donde se guardaban grandes cantidades de nitrato de amonio, también dejaron unas 300.000 personas sin casa, en un país en quiebra económica donde más de la mitad de los habitantes ya vivía en la pobreza.

«Líbano no está solo», escribió Macron en Twitter a su llegada al aeropuerto de Beirut, donde fue recibido por el presidente libanés Michel Aoun. Más tarde dijo a la prensa que Francia quiere «reformas indispensables para el país». «Si estas reformas no se hacen Líbano continuará hundiéndose».

Datos

Macron, el primer jefe de Estado que visita Líbano tras las explosiones, se dirigió primero al puerto y luego al barrio de Gemmayze, devastado por la tragedia y donde enfrentó a una multitud enojada con la clase política, que apenas ha cambiado desde el final de la guerra civil (1975-1990), y a la que acusa de corrupción y negligencia.

«El pueblo quiere que caiga el régimen», coreaban los habitantes. El presidente francés respondió que iba a proponer «un nuevo pacto político» y pedir a sus interlocutores, entre ellos principales responsables libaneses, «cambiar el sistema, terminar con las división y luchar contra la corrupción».

Macron dijo que Francia, que ejerció un mandato sobre Líbano desde la década de 1920 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial y conserva lazos profundos con el país, quiere «organizar la cooperación europea y más ampliamente la ayuda internacional», mientras la diáspora libanesa ya empezó a movilizare.

Varios países ya han enviado socorristas y material para hacer frente a la emergencia después de la doble explosión. La Unión Europea anunció una ayuda de emergencia por 33 millones de euros (unos 40 millones de dólares).

Comisión de investigación  

Un coronel de la seguridad civil francesa dijo que hay «buenas chances» de encontrar a unos diez empleados del puerto que estarían atrapados bajo tierra.

Tras las explosiones el gobernador de la ciudad, Marwan Abboud, describió una «situación apocalíptica». El estado de urgencia fue decretado durante dos semanas y todavía hay decenas de personas desaparecidas.

El jefe de la diplomacia libanesa, Charbel Wehbé, anunció el jueves una comisión de investigación «que tiene cuatro días para dar un informe detallado sobre las responsabilidades» en declaraciones a la radio francesa Europe 1.

Las autoridades no pusieron en marcha ningún dispositivo para albergar a las personas sin domicilio pero los libaneses salieron a las calles para limpiar los escombros o acoger a las personas sin hogar, en un gran movimiento de solidaridad.

La explosión alimentó la cólera de los libaneses que salieron a las calles desde octubre de 2019 para protestar contra los políticos, acusados de corrupción e incompetencia.

Las enormes deflagraciones fueron provocadas por un incendio en un almacén que contenía 2.750 toneladas de nitrato de amonio desde hace seis años, «sin medidas de precaución», según las autoridades.

Prácticamente destruyeron el puerto y devastaron barrios enteros de Beirut, haciendo añicos los cristales de las ventanas a varios kilómetros a la redonda.

Según fuentes de seguridad, las autoridades del puerto, los servicios de aduanas y los servicios de seguridad estaban todos al corriente de que había material químico peligroso en el puerto pero se acusaban mutuamente de ser responsables.

 Cuélguenlos   

Desde las explosiones, los libaneses piden cuentas a los responsables y la etiqueta «Cuélguenlos» circulaba en Twitter.   Esta tragedia se ceba con un país sumido desde hace meses en una crisis económica gravísima, con una inédita depreciación de la moneda, hiperinflación, despidos masivos y drásticas restricciones bancarias.

Sus efectos se han visto agravados aún más por la pandemia de coronavirus, que ha obligado en los últimos meses a las autoridades a confinar a la población durante más de tres meses.

El organismo de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO) teme a corto plazo una escasez de harina en el Líbano, ya que los silos de cereales instalados cerca del puerto han reventado.

«Incluso con el coronavirus, y todo lo que pasó en el país, siempre mantuve la esperanza. Pero ahora se acabó, ya no tengo esperanza», dijo Tala Masri, una voluntaria, mientras quitaba cristales rotos de una acera de un barrio cercano al puerto.

Varias ciudades del país se han ofrecido a acoger a familias que se hayan quedado sin vivienda. El patriarcado católico maronita ha anunciado por su parte que abrirá los monasterios y las escuelas religiosas.

(06/08/2020)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Lufthansa registró una pérdida neta de $us 4.275 MM en el primer semestre

La compañía efectuó en julio 20% de los vuelos que efectuaba antes de la crisis y calcula que en el cuarto trimestre llegará al 50%.

/ 6 de agosto de 2020 / 09:57

Aviones de Lufthansa estacionados en el aeropuerto de Munich

Por AFP

El principal grupo europeo de aviación, el alemán Lufthansa, salvado de la quiebra por el estado, registró una pérdida neta de 3.600 millones de euros (4.275 millones de dólares), de los cuales 1.500 millones en el segundo trimestre, cuando la pandemia de COVID-19 paralizó casi totalmente el transporte aéreo mundial.

Lufthansa, cuyo número de pasajeros cayó en un 96% en el segundo trimestre de 2020 con relación al del año anterior, prevé un resultado de explotación «claramente» negativo en el segundo semestre a pesar del reinicio de los vuelos.  

La compañía efectuó en julio 20% de los vuelos que efectuaba antes de la crisis y calcula que en el cuarto trimestre llegará al 50%.

Por otra parte, Lufthansa, que desde el plan de rescate tiene como principal accionista al estado alemán, dijo que era «irrealista» querer cumplir el plan de supresión de 22.000 puestos de trabajo sin despidos.

«Dada la evolución del mercado del transporte aéreo y de las negociaciones con los interlocutores sociales», el objetivo de evitar licenciamientos mediante jubilaciones anticipadas, renuncias voluntarias o reducciones de salarios «se convirtió en algo irrealista también en Alemania», explicó la compañía en un comunicado.

Datos

Hasta ahora Lufthansa ya se separó de 8.000 empleados, principalmente en el extranjero.

La supresión de empleos forma parte de un plan de economías para mejorar la productividad en un 15%.

Lufthansa va a vender más de 100 aviones de la flota de 760 aparatos y reducir en 20% su personal ejecutivo.

«Vivimos una cesura en el transporte aéreo mundial», declar{o el presidente de Lufthansa Carsten Spohr, para quien el tráfico aéreo recuperará el nivel precedente a la pandemia recién en el año 2024.

(06/08/2020)

Comparte y opina: