Mundo

martes 1 dic 2020 | Actualizado a 04:28

‘Los números no mienten’ pero Trump insiste en no reconocer la derrota

"Los números no mienten", declaró Brad Raffensperger, secretario de Estado de este territorio republicano del sur de Estados Unidos. "Representan el veredicto del pueblo", declaró el funcionario, encargado del proceso electoral.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habla durante un evento. Foto: AFP

/ 20 de noviembre de 2020 / 20:56

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mantuvo este viernes su tenaz voluntad de no reconocer la derrota frente al demócrata Joe Biden en las elecciones de principios de mes, lo que plantea dudas sobre cómo pretende salir de esta situación.

En una rueda de prensa en la que no admitió preguntas, el mandatario republicano reiteró que fue el ganador de la «campaña» y que se impuso pese a tener a «las grandes farmacéuticas, a los medios y a las tecnológicas en contra».

Sin aportar pruebas, Trump se atrincheró en una posición cada vez más difícil de sostener, un día después de que se anunciara el resultado del recuento de votos en Georgia, donde Biden se impuso por un estrecho margen.

«Los números no mienten», declaró Brad Raffensperger, secretario de Estado de este territorio republicano del sur de Estados Unidos. «Representan el veredicto del pueblo», declaró el funcionario, encargado del proceso electoral.

Ante las insistentes preguntas de cuándo va a reconocer la derrota el mandatario, su portavoz Kayleigh McEnany fue esquiva.

«El presidente lanzó acciones ante la justicia, él se está tomando las cosas un día a la vez», respondió en una tensa conferencia de prensa.

Recluido en la Casa Blanca, el mandatario comenzó su día retuiteando un video de la caótica conferencia de prensa que ofreció el jueves su abogado personal, Rudy Giuliani.

Giuliani defendió durante casi dos horas las tesis de Trump de que el Partido Demócrata organizó un fraude a gran escala en las elecciones, mientras sudaba abundantemente, a tal punto que una gota de color marrón que rodó desde su pelo quedó marcada como un surco en su mejilla.

Este viernes Trump recibió a las autoridades locales de Michigan, un estado donde en 2016 se impuso frente a Hillary Clinton y que este año perdió frente a Biden.

Esta invitación, en vísperas de la certificación de los resultados en ese estado programada para el lunes, generó una ola de críticas.
Bob Bauer, el abogado del equipo de Biden, denunció esta visita como «patética».

«Es un abuso de poder, es una iniciativa orientada a intimidar a los responsables electorales», declaró, matizando que está seguro de que ese intento fracasará.

El jueves por la tarde, el senador republicano Mitt Romney acusó al presidente de ejercer «presiones manifiestas sobre las autoridades federales y locales» para ir en contra de la «voluntad del pueblo».

Este viernes el senador republicano Lamar Alexander, que termina en este ciclo su carrera política, se convirtió en el último de sus correligionarios en presionar a Trump para que aceptara la derrota.

Biden «tiene muy buenas posibilidades» de convertirse en el próximo presidente, dijo el legislador, que indicó se le deben dar todos los recursos para asegurar un traspaso de poder exento de problemas.

Alexander, que representa a Tennessee, se jubila, pero aún así es el republicano de más rango en el Senado en tomar una postura en contra del mandatario desde el anunció el resultado el 7 de noviembre.

Baja aprobación del comportamiento de Trump

«Es difícil imaginar cómo razona este hombre», estimó el jueves Biden.

«Estoy convencido de que sabe que perdió y que yo voy a jurar como presidente el 20 de enero, lo que vuelve esto simplemente escandaloso», agregó el presidente electo, que celebró este viernes su 78 cumpleaños, justo dos meses antes de la toma de poder.

Su equipo de campaña no anunció ningún evento especial para celebrar su cumpleaños, pero si se reunió en su residencia en Wilmington, en Delaware, con Nancy Pelosi, la líder de la Cámara de Representantes y con el jefe de la minoría demócrata del Senado, Chuck Schumer.

Según un estudio publicado este viernes, la consultora Pew Research Center analizó la opinión que tienen los estadounidenses sobre el comportamiento de Trump y de Biden desde la elección del 3 de noviembre.

El resultado es que sólo un 31% de los entrevistados aprueba como bueno o excelente el comportamiento del actual inquilino de la Casa Blanca frente a un 62% que le otorga este calificativo a Biden.

A nivel nacional, Biden logró cerca de 80 millones de votos en noviembre, frente a 74 millones de Trump.

Sin embargo, en Estados Unidos la presidencia se atribuye por un sistema de votos electorales otorgados a cada estado, y Biden logró imponerse por un estrecho margen en varios bastiones claves.

(20/11/2020)

Comparte y opina:

Trump echa a John Bolton, su asesor de seguridad nacional

El mandatario dijo que nombrará la próxima semana el reemplazo de Bolton al frente del Consejo de Seguridad Nacional (NSC en inglés) de la Casa Blanca.

Trump y Bolton se estrechan la mano durante un evento en la Casa Blanca, en 2018. Foto: AFP

/ 10 de septiembre de 2019 / 16:35

Adiós a John Bolton en la Casa Blanca: el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el martes el despido de su asesor de seguridad nacional, polémico por sus duras posturas desde Irán y Corea del Norte pasando por Venezuela y Cuba.

Washington se sorprendió con la noticia, conocida 48 horas después de que Trump revelara la cancelación de conversaciones secretas con los talibanes de Afganistán y cuando Washington y Teherán viven momentos de tensión, signados por la extrema firmeza y el ánimo de negociar del mandatario.

Si bien es demasiado pronto para decir si la partida de Bolton marcará un punto de inflexión en la política exterior del 45° presidente de Estados Unidos, la salida de este exembajador de célebre bigote blanco y reputación guerrerista, el mismo que reunió a Venezuela, Cuba y Nicaragua en "la troika de la tiranía", indudablemente cambiará la dinámica dentro del "Ala Oeste".

"Anoche informé a John Bolton que sus servicios ya no son necesarios en la Casa Blanca. Estaba fuertemente en desacuerdo con muchas de sus sugerencias, al igual que otros en el gobierno, y por lo tanto le pedí a John su renuncia, que me fue dada esta mañana", escribió Trump en Twitter.

El mandatario dijo que nombrará la próxima semana el reemplazo de Bolton al frente del Consejo de Seguridad Nacional (NSC en inglés) de la Casa Blanca.

En un lacónico tuit, Bolton, de 70 años, presentó una versión diferente de las últimas 24 horas, diciendo que había ofrecido su renuncia al presidente el lunes por la noche y éste le había dicho: "Hablemos de eso mañana".

Trump tuiteó sobre el despido menos de dos horas antes de una conferencia de prensa anunciada por la Casa Blanca y en la que tenía que participar Bolton junto a los secretarios de Estado, Mike Pompeo, y del Tesoro, Steven Mnuchin.

Pompeo, cerca de Trump

El jefe de la diplomacia estadounidense aprovechó la oportunidad para señalar que solía estar en desacuerdo con Bolton e insistió en su cercanía con Trump. "Estamos trabajando muy de cerca con el presidente de Estados Unidos", dijo Pompeo.

En la misma rueda de prensa, Mnuchin aseguró que Trump mantendrá una "campaña de máxima presión sobre Teherán" a pesar de su disposición a reunirse con su homólogo iraní Hasan Rohani.

La salida de Bolton se conoce luego de que el fin de semana Trump cancelara una reunión secreta programada en Camp David con los talibanes, con quienes Washington negoció durante varios meses un acuerdo de paz para Afganistán.

Bolton, exembajador de Estados Unidos en las Naciones Unidas, fue notoriamente hostil a la mano extendida de Trump al líder norcoreano Kim Jong Un. Pyongyang aludió a esto en 2018: "Ya hemos evocado, en el pasado, la personalidad de Bolton y no ocultamos el asco que nos inspira", dijo el ministerio de Relaciones Exteriores.

A principios de la década de 2000, la extrema firmeza de Bolton en este tema le había valido ser tratado como "basura humana" en la prensa norcoreana.

Poco antes de su llegada a la Casa Blanca, Bolton estimó que era "perfectamente legítimo" que Estados Unidos respondiera a la amenaza planteada por una Corea del Norte nuclear, "atacando primero".

"Gobierno por el caos"

El líder de la oposición demócrata en el Senado, Chuck Schumer, dijo que la decisión de Trump de echar a Bolton "es solo el último ejemplo de su enfoque de gobierno por el caos".

El senador republicano Rand Paul saludó a viva voz la noticia. "El presidente tiene excelentes conocimientos sobre política exterior y la necesidad de poner fin a nuestras guerras interminables", tuiteó. "Debería ser aconsejado por quienes comparten su visión".

A modo de resumen, Robert Malley, presidente de la organización International Crisis Group, recordó que desde la llegada de Trump a la Casa Blanca en 2017 dos voces le susurraban al oído: una que le recomendaba diplomacia y no quería conflictos y otra que presionaba por la beligerancia y advertía sobre el riesgo de parecer débil. 

"Con la partida de Bolton, la segunda voz sin duda perdió a su principal defensor. Esto podría crear nuevas oportunidades diplomáticas en Irán, Afganistán, Corea del Norte y Venezuela. Espero que el presidente las aproveche", destacó. (10/09/2019)

Comparte y opina: