Mundo

miércoles 20 ene 2021 | Actualizado a 22:01

Colombia dice haber batido récord de erradicación de narcocultivos por segundo año consecutivo

"Hemos logrado el máximo nivel de erradicación manual de coca jamás registrado por Colombia: 130.000 hectáreas", se felicitó el presidente Iván Duque en una declaración a medios.

Erradicación de coca en Colombia

/ 30 de diciembre de 2020 / 20:51

El gobierno de Colombia aseguró este miércoles haber superado por segundo año consecutivo el récord de erradicación de hoja de coca, materia prima de la cocaína, aunque el país sigue siendo el mayor productor de esta droga.

«Hemos logrado el máximo nivel de erradicación manual de coca jamás registrado por Colombia: 130.000 hectáreas», se felicitó el presidente Iván Duque en una declaración a medios.

La cifra, similar a la superficie de una ciudad como Los Ángeles, supera a la de 2019, cuando el gobierno aseguró haber erradicado 94.000 hectáreas de hoja de coca con el mismo método, cifra récord hasta ese momento.

Según la ONU, ese mismo año Colombia albergaba 154.000 hectáreas de narcocultivos y producía 1.137 toneladas de cocaína, cantidad ligeramente superior a la del año anterior.

Aún se desconocen las cifras de los sembradíos detectados por Naciones Unidas en 2020, que por lo general se publican a mitad del año siguiente.

El presidente también aseguró haber alcanzado en 2020 «máximos históricos» en incautaciones de cocaína (498 toneladas) y destrucción de laboratorios para procesar la sustancia (5.447).

Desde que asumió el poder en agosto de 2018, el gobierno conservador de Duque estableció como prioridad la lucha contra el narcotráfico y lanzó un plan antidrogas que prevé reducir a la mitad el territorio cultivado con coca entre 2022 y 2023.

Aunque el mandatario dice haber alcanzado las metas estipuladas hasta ahora, el total de cultivos se ha reducido en apenas un 9% según la ONU.

Expertos estiman que la resiembra alcanza en promedio cerca del 50% de las hectáreas arrancadas a la fuerza.

Duque también prevé reactivar la aspersión con glifosato, una iniciativa aplaudida por Estados Unidos, que ha enviado militares a Colombia para apoyar su plan antinarcóticos, pese al rechazo de la oposición.

Las aspersiones aéreas con este herbicida fueron suspendidas en 2015, por decisión del entonces presidente Juan Manuel Santos en atención a una advertencia de la Organización Mundial de la Salud que considera a ese producto como «posiblemente» cancerígeno.

Tras cuatro décadas de lucha sostenida contra el narcotráfico, Colombia sigue siendo el principal productor mundial de cocaína y Estados Unidos el principal consumidor de esa droga. Cerca del 70% de la cocaína que circula a nivel mundial se produce allí.

El país sudamericano también atraviesa la peor oleada de violencia desde la firma de la paz en 2016 con la exguerrilla marxista FARC.

En lo que va del año han ocurrido 90 masacres -o asesinatos de tres o más personas en un mismo hecho-, de acuerdo al observatorio independiente Indepaz.

El gobierno culpa a grupos armados que se financian del narcotráfico.

(30/12/2020)

Comparte y opina:

Kamala Harris, una vicepresidenta histórica

A los 56 años, la dinámica y belicosa exsenadora demócrata de California permitió que Joe Biden, de 78 años, obtuviera el apoyo de un electorado más diverso que buscaba estar mejor representado en la cima del poder.

Kamala Harris

Por AFP

/ 20 de enero de 2021 / 21:08

Pionera en multitud de ocasiones, Kamala Harris rompió este miércoles otro nuevo techo de cristal al convertirse en la primera mujer, y la primera persona de color, en acceder a la vicepresidencia de Estados Unidos en la consagración de una carrera fuera de lo común.

A los 56 años, la dinámica y belicosa exsenadora demócrata de California permitió que Joe Biden, de 78 años, obtuviera el apoyo de un electorado más diverso que buscaba estar mejor representado en la cima del poder.

Tanto es así que algunos dijeron que no votaron por Biden sino por ella, una abogada de padre jamaicano y madre india.

Vestida de blanco, en recuerdo a las sufragistas, Harris dio su discurso de victoria en noviembre rindiendo un emocionado homenaje a su madre y a quienes «sacrificaron tanto por la igualdad, la libertad y la justicia para todos».

«Pienso en ella, en las generaciones de mujeres, negras, asiáticas, blancas, latinas, nativas americanas, que abrieron el camino», lanzó.

Y saludando la «audacia» de Joe Biden al haberla elegido, prometió: «Podré ser la primera mujer en este cargo, pero no seré la última». «Porque cada niña que me está mirando esta noche ve que este es un país de posibilidades», añadió.

Activa

Durante la campaña, esta exfiscal llamó incansablemente a una movilización histórica, denunciando los intentos de obstruir el voto en los estados tradicionalmente republicanos.

«¿Por qué creen que tanta gente poderosa (…) está tratando de impedirles que voten?», preguntó a una audiencia de jóvenes electores afroestadounidenses en la sureña Georgia. «Ellos saben del poder que ustedes tienen», respondió.

Tras la ola histórica de indignación contra el racismo y la violencia policial, prometió junto a quien fuera vicepresidente de Barack Obama «erradicar» las injusticias.

Siempre con tapabocas para protegerse del coronavirus y respetando la distancia social como Biden, Harris hizo una campaña más activa que el septuagenario, en la que se la pudo ver bailar o hablar con clientes de los cafés, siempre al aire libre por el covid-19.

Pionera

Con una carrera brillante, digna del mejor «sueño americano» a pesar de capítulos controvertidos, Harris soñaba con convertirse en la primera mujer negra presidenta de Estados Unidos.

Finalmente se postuló a la vicepresidencia pero, sin duda, con la mirada puesta en las elecciones presidenciales de 2024 y con la esperanza de romper entonces el techo de cristal definitivo.

Harris acumula ya varios títulos de pionera.

Creció en Oakland, donde su padre, profesor de economía, y su madre, investigadora del cáncer de mama ya fallecida, eran activistas de los derechos civiles.

Graduada de la Universidad Howard, fundada en Washington DC para acoger a estudiantes afroestadounidenses en medio de la segregación, recuerda regularmente su membresía en la asociación de estudiantes negros «Alpha Kappa Alpha».

Después de dos mandatos como fiscal en San Francisco (2004-2011), fue elegida dos veces fiscal general de California (2011-2017), convirtiéndose en la primera mujer, pero también la primera persona negra, en encabezar los servicios judiciales del estado más poblado del país.

Después, en enero de 2017, prestó juramento en el Senado en la capital estadounidense como la primera mujer del sur de Asia y la segunda senadora negra de la historia.

Como vicepresidenta tampoco abandonará definitivamente la Cámara Alta: según la constitución, ella podrá inclinar la balanza en caso de igualdad previsible en las votaciones del Senado, que desde este miércoles tiene 50 legisladores demócratas contra 50 republicanos.

«Lista para ser presidenta» – Sus rigurosos interrogatorios a los candidatos de Donald Trump en las audiencias de confirmación le hicieron famosa en el Senado.

Pero fue durante uno de los debates de las primarias demócratas -cuando se enfrentó al propio Biden, atacándolo por sus posiciones pasadas con respecto a las políticas de desegregación racial en la década de 1970-, cuando llamó la atención de más gente.

Su relato de cómo, cuando era pequeña, estaba en uno de los autobuses que llevaban escolares negros a barrios blancos, emocionó a la audiencia y le hizo crecer brevemente en las encuestas.

Sin embargo, acabó tirando la toalla de la carrera presidencial. Su experiencia en los poderes legislativo, judicial y ejecutivo, y su cercanía con Beau Biden, hijo de Joe y exfiscal de Delaware que murió de cáncer en 2015, convencieron a su exrival para elegirla como su compañera de fórmula.

Biden se benefició también de su imagen de mujer moderna, «Momala» de los dos hijos de su marido, orgullosa de su familia mixta y ensamblada con el abogado blanco Douglas Emhoff, quien también participó activamente en la campaña presidencial.

Pero el pasado de Harris como fiscal también pesa en su contra. Votantes negros y progresistas deploran su reputación de dureza, en particular al castigar estrictamente delitos menores que, según sus detractores, han afectado principalmente a las minorías.

Frente a Mike Pence, en el único debate de los candidatos a vicepresidentes, atacó varias veces el manejo del gobierno de la crisis del coronavirus, que calificó como «el mayor fracaso de cualquier administración presidencial en la historia» del país.

Al día siguiente, el todavía presidente Donald Trump la llamó «monstruo».

«No hago comentarios sobre observaciones pueriles», reaccionó Harris.

A su lado, Biden se indignó por las afirmaciones «vergonzosas» del ahora exmandatario. Antes de elogiar a su compañera de fórmula: «Es una de las mejores personas que he conocido. Es alguien que está lista, desde el primer día, para ser presidenta de Estados Unidos», aseguró.

Comparte y opina:

‘Nos regresaron la esperanza’, migrantes confían en cambio de política con Biden

La migración fue un tema central durante el gobierno de Trump, quien tomó medidas polémicas como la separación de familias de migrantes indocumentados o la construcción de un muro en la frontera con México, de casi 3.200 km.

Por AFP

/ 20 de enero de 2021 / 20:55

Migrantes que aguardan en México sus trámites para radicarse en Estados Unidos confiaron este miércoles en que el nuevo presidente de ese país, Joe Biden, flexibilizará su política tras las duras medidas del gobierno de Donald Trump.

«Estamos muy alegres, contentos, nos regresaron la esperanza», dijo a la AFP la nicaragüense Jessica Valles, quien lleva 18 meses en Ciudad Juárez (norte) esperando una respuesta favorable a su solicitud.

Con ese sentimiento, Valles siguió este miércoles por televisión la investidura de Biden en un albergue que acoge a migrantes varados.

«Nos hace sentir más confiados y estamos viendo que el nuevo presidente no nos está dejando de lado y creo que sí está pensando en nosotros», señaló por su parte Fátima, una salvadoreña que lleva dos años en México y quien evitó dar su apellido.

La migración fue un tema central durante el gobierno de Trump, quien tomó medidas polémicas como la separación de familias de migrantes indocumentados o la construcción de un muro en la frontera con México, de casi 3.200 km.

Bajo el gobierno de Trump, Estados Unidos envió también a México a unos 60.000 migrantes, la mayoría de Centroamérica, en el marco del programa «Quédate en México».

Esa política dispone que los solicitantes de asilo que llegan a la frontera sur estadounidense deben esperar en territorio mexicano la resolución de sus casos.

Biden firmó este miércoles un decreto ordenando poner un alto al muro -cuyas obras continuaban este miércoles en Juárez- y presentará un proyecto ante el Congreso que permitirá la naturalización de unos 700.000 jóvenes que llegaron como indocumentados en su infancia acompañando a sus padres, colectivo conocido como los «soñadores».

También proyecta un plan de asistencia para El Salvador, Guatemala y Honduras, de donde son originarios la mayoría de los migrantes, así como fondos adicionales para la vigilancia y control fronterizos.

«Es una esperanza, no puedo decir que vaya a suceder porque los políticos prometen mucho, pero tenemos la esperanza de que así sea, de que se nos dé la oportunidad», comentó por su parte Dennys López, un cubano que lleva cuatro años en México y tres meses en Ciudad Juárez.

Tras las multitudinarias caravanas migratorias de finales de 2018 y principios de 2019, Trump amenazó a México con sanciones comerciales si no tomaba medidas para detener la oleada migratoria.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, desplegó entonces unos 26.000 militares en sus fronteras norte y sur.

Comparte y opina:

Satisfacción de aliados y escepticismo de rivales por llegada de Biden a la presidencia de EEUU

Tras la salida de Donald Trump, los líderes del mundo han reaccionado al nuevo líder del país del norte

Joe Biden durante su discurso frente al Capitolio

Por AFP

/ 20 de enero de 2021 / 17:15

La llegada a la Casa Blanca de Joe Biden, tras cuatro años de la controvertida presidencia de Donald Trump, generó el miércoles una ola de optimismo entre los tradicionales aliados de Estados Unidos, que le propusieron un «nuevo comienzo», y entre los principales rivales, que esperan mejores relaciones.

Estas son algunas de las principales reacciones en el mundo.

Unión Europea

Europa tiene «un amigo en la Casa Blanca», afirmó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en un discurso ante el Parlamento Europeo.

«La jornada trae buenas noticias. Estados Unidos está de regreso, y Europa está lista a reconectarse con un asociado antiguo y de confianza, para darle una nueva vida a nuestra alianza», expresó.

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, hizo un llamado a la construcción de un nuevo «pacto fundador» para la alianza transatlántica.

OTAN

«Esperamos trabajar con el presidente electo Joe Biden para fortalecer aún más los lazos entre Estados Unidos y Europa, ya que nos enfrentamos a desafíos globales que ninguno puede afrontar solo», tuiteó el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Alemania

La canciller alemana Angela Merkel afirmó que espera abrir un «nuevo capítulo» con Biden, indicó su portavoz.

El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, expresó este miércoles su «gran alivio» por la investidura de Joe Biden.

Reino Unido

El primer ministro británico, Boris Johnson, felicitó al presidente Joe Biden y a su vicepresidenta Kamala Harris por su «histórica investidura» como primera mujer en el cargo.

Vaticano

El papa Francisco animó el miércoles a Joe Biden a favorecer «la reconciliación y la paz» en Estados Unidos y entre los pueblos, en un mensaje escrito en inglés.

Espera que el presidente será «guiado en sus esfuerzos para favorecer la reconciliación y la paz en Estados Unidos y entre las naciones del mundo, para hacer avanzar el bien común universal».

Canadá

El Primer ministro canadiense Justin Trudeau se mostró «impaciente de trabajar con el presidente Biden» para «buscar que nuestros países sean más seguros, más prósperos y fuertes».

India

El Primer ministro indio Narendra Modi dijo que «espera con impaciencia trabajar» con Biden «para reforzar la asociación estratégica entre India y Estados Unidos».

Israel

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu pidió el miércoles al nuevo presidente estadounidense Joe Biden «reforzar la alianza» entre Israel y Estados Unidos para enfrentar «desafíos comunes» como la «amenaza» iraní.

Palestinos

Los palestinos invitaron al presidente Biden a trabajar en la creación de una palestina «independiente». «Estamos impacientes de trabajar juntos por la paz y la estabilidad en la región y en el mundo», afirmó el presidente palestino Mahmud Abas.

Rusia

Rusia declaró el miércoles que espera un trabajo «más constructivo» con el gobierno del nuevo presidente estadounidense Joe Biden para prolongar el tratado de desarme New Start, que expira el 5 de febrero y que limita los arsenales nucleares de las dos potencias.

Irán

El presidente iraní, Hasan Rohani, se congratuló este miércoles del «fin» de la era del «tirano» Donald Trump. «La era de otro tirano llega a su término y hoy es el último día de su terrible reinado», declaró Rohani en una reunión del gobierno iraní.

Perú

El presidente de Perú, Francisco Sagasti, dijo que «les renovamos en nombre del Perú y su pueblo el interés en trabajar conjuntamente por el fortalecimiento de la democracia y la lucha contra el Covid-19 en la región».

El Salvador

El gobierno del presidente Nayib Bukele manifestó «su plena voluntad para continuar fortaleciendo las históricas relaciones de amistad y colaboración con los Estados Unidos». Seguiremos trabajando «de la mano de nuestro principal socio confiable».

Ecuador

El presidente de Ecuador Lenín Moreno, expresó por Twitter que «es un gran día para EE.UU. Triunfa la democracia, prevalece el respeto a la voluntad del pueblo y se fortalecen esos principios en todas las naciones de la región».

Guatemala

«Tenemos objetivos comunes como la importancia de la generación de prosperidad como el camino para reducir la migración irregular, el combate al narcotráfico, crimen organizado y otras amenazas a la seguridad regional», afirmó el gobierno de Guatemala.

Costa Rica

En un comunicado el gobierno indicó que pretende «impulsar el desarrollo de una agenda verde, inclusiva, transformadora e innovadora hacia la consecución del desarrollo sostenible».

Comparte y opina:

Las redes sociales se enfrentan a una nueva realidad tras la suspensión de Trump

Javier Pallero, director de políticas de la organización de derechos digitales Access Now, dijo que la prohibición de Trump podría marcar el inicio de una nueva forma en que las firmas de redes sociales lidiarán con contenido peligroso

Donald Trump

/ 20 de enero de 2021 / 16:49

Los gigantes de las redes sociales dieron un paso inédito cuando clausuraron las cuentas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y de muchos de sus simpatizantes. Ahora se enfrentan al dilema de esforzarse en permanecer políticamente neutrales pero promoviendo, al mismo tiempo, la democracia y la libertad de expresión.

Después de la violencia sin precedentes en la sede del Congreso, plataformas como Facebook, Twitter, YouTube y Snapchat, propiedad de Google, le pusieron un bozal a Trump al suspender sus cuentas para evitar que incitara a los alborotadores.

La red social alternativa Parler, entonces refugio de la ultraderecha, fue obligada a desconectarse cuando Amazon le retiró el servicio de «hosting».

Estas prohibiciones, que por un lado abrieron nuevos caminos para las empresas de Internet, por el otro hicieron añicos la noción de que estas son simplemente plataformas neutrales abiertas a que todos expresen cualquier clase de opinión.

«Prohibir a Donald Trump fue para las redes sociales como cruzar el Rubicón, y ahora no pueden volver atrás», dijo Samuel Woolley, profesor e investigador del Centro para la Participación de los Medios de la Universidad de Texas.

«Hasta ahora, su mayor objetivo era promover la libertad de expresión, pero los acontecimientos recientes han demostrado que ya no pueden hacer esto».

El jefe de Twitter, Jack Dorsey, defendió la semana pasada la prohibición de Trump, pero reconoció que fue producto de su «fracaso en promover una conversación saludable».

Además, «sienta un precedente que considero peligroso: el poder que tiene un individuo o una corporación sobre parte de la conversación pública global», dijo.

Javier Pallero, director de políticas de la organización de derechos digitales Access Now, dijo que la prohibición de Trump podría marcar el inicio de una nueva forma en que las firmas de redes sociales lidiarán con contenido peligroso, incluso el proveniente de líderes políticos.

«Las empresas reaccionaron frente a los llamados a la violencia del presidente de Estados Unidos y esa fue una buena decisión. Pero fracasaron en otras regiones como Birmania», donde las redes sociales se han utilizado para llevar a cabo persecuciones, dijo Pallero.

¿Derechos humanos primero?

En algunas regiones del mundo, las plataformas sociales están viéndose forzadas a elegir entre seguir las leyes nacionales, o darles prioridad a los principios de los derechos humanos, señaló Pallero.

«Les pedimos a las plataformas que pongan los derechos humanos en primer lugar. A veces lo hacen, pero las decisiones sobre la gobernanza del contenido son siempre frustrantes de alguna forma», dijo.

En regímenes autoritarios con leyes restrictivas sobre redes sociales, las plataformas «deberían quedarse y proporcionarle una voz a los activistas por la democracia… Sin embargo, si se ven forzadas a identificar a los disidentes o a censurarlos, entonces probablemente deberían irse. Pero no sin dar la pelea», añadió Pallero.

Woolley dijo que es probable que las redes sociales que prohibieron a Trump, ahora se vean presionadas a tomar medidas contra líderes de estilo similar que abusan de las plataformas.

«No pueden simplemente prohibir a un político en Estados Unidos sin tomar medidas similares en todo el mundo», dijo. «Sería visto como priorizar a Estados Unidos de una manera que sería considerada injusta».

El poder de la plataforma – Hasta hace poco, las plataformas les habían dado a los líderes mundiales un margen de maniobra, puesto que sus comentarios podían ser considerados de interés público aunque fueran incendiarios.

Y quitarle las plataformas a Trump subrayó el inmenso poder de un puñado de redes sociales respecto del flujo de la información, destacó Bret Schafer, investigador de la organización sin fines de lucro Alliance for Securing Democracy.

«Una de las cosas que los obligó a actuar fue que vimos que la retórica del presidente se manifestaba en violencia en el mundo real», dijo Schafer. «Eso puede ser el límite donde se traza la línea».

Pero destacó las inconsistencias en la aplicación de estas políticas en otras partes del mundo, incluso en regímenes autoritarios.

«Discutir que los líderes de algunos de estos países puedan tener una cuenta cuando sus ciudadanos no pueden participar en la discusión es un argumento legítimo», dijo Schafer.

Es probable que las empresas de internet se enfrenten a mayores exigencias de regulación tras los recientes disturbios.

Karen Kornbluh, quien dirige la iniciativa de innovación digital y democracia del German Marshall Fund, dijo que cualquier posible ajuste regulatorio debería ser modesto, para evitar que sea el gobierno el que acabe regulando el discurso en línea.

Añadió que las plataformas deberían tener un «código de conducta» transparente que limite la desinformación y las incitaciones a la violencia, y que deberían rendir cuentas si no cumplen esos términos.

Las plataformas podrían usar alguna clase de «interruptores de circuito» para evitar que el contenido incendiario se viralice, de la misma forma como actúa Wall Street cuando hay cambios extremos.

Comparte y opina:

Democracia, verdad y COVID: las claves del discurso de investidura de Biden

Algunas de las frases más importantes del discurso del flamante presidente de EEUU

El nuevo presidente de los Estados Unidos, Joe Biden

Por AFP

/ 20 de enero de 2021 / 16:39

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, habló durante poco más de 20 minutos en su investidura este miércoles en Washington. A continuación, unos pasajes claves de su discurso.

Las elecciones y la democracia

«Es el día de Estados Unidos. Es el día de la democracia, un día de historia y de esperanza, de renovación y resolución (…) Estados Unidos ha sido puesto a prueba una vez más, y Estados Unidos ha respondido al reto».

«Hoy celebramos el triunfo no de un candidato, sino de una causa, la causa de la democracia (…) Se ha escuchado la voluntad del pueblo».

«Hemos aprendido otra vez que la democracia es valiosa. La democracia es frágil. Y en este momento, amigos míos, la democracia ha prevalecido».

El asalto al Congreso

«Aquí estamos apenas unos días después de que una turba desenfrenada pensara que podría usar la violencia para acallar la voluntad del pueblo, para detener el trabajo de nuestra democracia, para expulsarnos de este terreno sagrado. No sucedió. Nunca sucederá. Ni hoy, ni mañana, nunca».

La pandemia

«Poca gente en la historia de nuestra nación se ha enfrentado a un mayor reto o vivido en una época tan desafiante o difícil como la actual. Un virus único en un siglo acosa silenciosamente al país. Se ha cobrado tantas vidas en un año como las que perdió Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. Millones de personas han perdido su empleo, cientos de miles de negocios han cerrado».

«En el trabajo que tenemos por delante, nos vamos a necesitar los unos a los otros. Necesitamos nuestra fortaleza para perseverar durante este invierno oscuro».

«Estamos entrando en la que puede ser la fase más dura y mortífera del virus. Debemos dejar a un lado las ideas políticas y enfrentar esta pandemia como una nación».

Justicia racial

«Un clamor por la justicia racial iniciado hace unos 400 años nos mueve. El sueño de una justicia para todos no se aplazará más».

«Podemos brindar justicia racial y podemos hacer de Estados Unidos una vez más la fuerza líder para el bien en el mundo».

«Sé que las fuerzas que nos dividen son profundas y reales. Pero también sé que no son una novedad. Nuestra historia ha sido una lucha constante entre el ideal estadounidense según el cual todos somos iguales y la dura y fea realidad de que el racismo, el nativismo, el miedo y la demonización nos han separado desde hace mucho tiempo».

Un presidente para todos

«La política no tiene que ser un fuego furioso que lo destruye todo a su paso».

«Todos los desacuerdos no deben conducir a una guerra total».

«A todos los que no nos apoyaron, déjenme decirles esto: Escúchenme mientras avanzamos. Evalúenme a mí y a mi corazón. Si siguen en desacuerdo, que así sea. Eso es la democracia. Eso es Estados Unidos».

«El derecho a disentir pacíficamente en los límites de nuestra república es tal vez la mayor fuerza de nuestra nación. Pero escúchenme bien, el desacuerdo no tiene que llevar a la desunión».

«Y les prometo algo, seré el presidente de todos los estadounidenses».

«Debemos acabar con esta guerra incivil que enfrenta a los rojos (republicanos) contra los azules (demócratas). El campo contra la ciudad, los conservadores contra los liberales».

«Podemos hacer eso si abrimos nuestras almas en vez de endurecer nuestros corazones. Si mostramos un poco de tolerancia y humildad».

Verdad y mentiras

«Debemos rechazar la cultura en la que los hechos se manipulan e incluso se inventan».

«Las últimas semanas y meses nos han enseñado una lección dolorosa: hay verdad y hay mentiras».

«Y cada uno de nosotros tiene un deber y una responsabilidad, como ciudadanos, como estadounidenses, y especialmente como líderes, líderes que han prometido honrar nuestra Constitución y proteger nuestra nación, defender la verdad y derrotar las mentiras».

Comparte y opina:

Últimas Noticias