Mundo

martes 26 ene 2021 | Actualizado a 04:14

Pistolas desenfundadas y vidrios rotos: fanáticos de Trump generan caos en el Congreso

En el gran edificio abovedado del Capitolio de Estados Unidos, inicialmente fuera de la vista de las cámaras, ocurrieron escenas que parecían bastante similares a un golpe de Estado o a un ataque de terrorismo doméstico.

Foto: AFP

Por AFP

/ 7 de enero de 2021 / 01:50

Tensos oficiales desenfundaron las armas mientras los legisladores se ponían máscaras de gas y los manifestantes rompían las ventanas: esto ocurrió el día en que el intento del presidente Donald Trump de revertir las elecciones estadounidenses se fue de las manos.

En el gran edificio abovedado del Capitolio de Estados Unidos, inicialmente fuera de la vista de las cámaras, ocurrieron escenas que parecían bastante similares a un golpe de Estado o a un ataque de terrorismo doméstico.

Los alborotadores lograron rápidamente su principal objetivo: suspender la ceremonia que acababa de comenzar, en la cual los senadores se disponían a certificar la victoria electoral del demócrata Joe Biden sobre Trump en noviembre.

Ondeando sus banderas azules y los gorros rojos de la campaña de Trump, los simpatizantes del presidente saliente irrumpieron en el edificio y avanzaron derecho a la cámara de debates.

Los legisladores recibieron máscaras de gas para que se protegieran del gas lacrimógeno mientras huían por su seguridad.

Para aquellos que huían, era una carrera contra el tiempo: los manifestantes estaban entrando tan rápidamente como salían los miembros del Congreso.

Una mujer, que no fue identificada por las autoridades, resultó herida de un disparo de bala en el edificio del Capitolio, según confirmaron socorristas a la AFP. De acuerdo a una portavoz de la policía, la víctima murió más tarde.

En la Cámara de Representantes, una foto que se viralizó en Twitter mostró a guardias de seguridad, vestidos de civil, apuntando con pistolas a través de la ventana rota de una puerta a los intrusos que pretendían entrar.

Algunos ocuparon la oficina de la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, y se tomaron fotografías ocupando burlonamente su escritorio. Otros posaron para las fotos, cual tropas vencedoras, en la Cámara del Senado.

Trump había prometido a sus seguidores que este miércoles sería un día «salvaje» para la capital de Estados Unidos.

Y así fue.

«No veo nada como esto desde que estuve desplegado en Irak», dijo Mike Gallagher, un legislador republicano y veterano de guerra, al canal de noticias CNN.

Respondiendo la llamada del líder

Tras varias horas de caos, Trump emitió un corto video en Twitter donde pedía a la gente que volviera a sus casas.

Pero no había ninguna señal de arrepentimiento; mucho menos de condena de la violencia que se había suscitado.

En cambio, utilizó el video en la Casa Blanca para repetir afirmaciones falsas e incendiarias según las cuales le habrían «robado la elección».

«Los amo. Ustedes son especiales», añadió, felicitando al tumulto.

Desde noviembre, Trump ha estado intentado revertir el resultado de las elecciones.

La diferencia es que, dos semanas antes de la inauguración de Biden el 20 de enero, las tácticas de Trump se volvieron más crudas.

Inicialmente intentó anular los resultados en tribunales y llegó hasta la Corte Suprema con afirmaciones insostenibles sobre un supuesto fraude electoral masivo.

Tras su fracaso en esta instancia, trató de que los funcionarios electorales locales «encontraran» votos adicionales a su favor, como pidió en una llamada telefónica a uno de ellos en Georgia.

Finalmente, dijo abiertamente a su vicepresidente, Mike Pence, que encontrara la forma de anular la ceremonia de certificación de este miércoles.

Pero Pence respondió que no tenía ninguna autorización constitucional para hacerlo. Y esto enfureció a Trump.

De modo que el trabajo quedó en manos de los simpatizantes del presidente.

En un discurso de más de una hora en una explanada cercana a la Casa Blanca, Trump les dijo un torrente de afirmaciones falsas y teorías conspirativas y los alentó a marchar al Congreso.

En minutos, la turba subía en tropel los escalones del Capitolio. Luego, pequeños grupos violentos se enfrentaron con la policía y finalmente pudieron entrar.

Imágenes de televisión mostraron a hombres, algunos con ropa militar, rompiendo una ventana y trepando hacia ella. Otros se subieron a los techos de los vehículos negros de los oficiales, estacionados frente al Congreso y abandonados por sus conductores.

«¡USA, USA, USA!», gritaban los manifestantes cuando se batían con los oficiales, tumbando postes y arrojando escombros.

«No nos pueden detener a todos», gritó un hombre en un megáfono, cuando urgía a la multitud a entrar al Capitolio.

Uno de los participantes, Jordan Shackleford, de 25 años, insistió en que estaba del lado de la razón. Había conducido desde Oklahoma, en el centro del país, para apoyar a Trump.

«Ellos manipularon la elección», insistió.

Al acabar la jornada, la policía intentó despejar a los últimos rezagados antes de que entrara en vigor un draconiano toque de queda en Washington. Pero la amenaza persistía.

Al ver una zona acordonada donde se congregaban los periodistas que intentaban cubrir las escenas fuera del Congreso, un grupo de unos 45 violentos partidarios de Trump lanzaron las cámaras al suelo y destruyeron sus equipos, gritándoles «traidores».

«¡Nosotros somos las noticias ahora!», gritaba uno de ellos.

(07/01/2021)

Comparte y opina:

Suministro de jeringuillas especializadas dificulta vacunaciones de COVID-19

Las agencias de medicamentos de Europa y Estados Unidos confirmaron a inicios de mes que los frascos podían contener seis dosis.

Por AFP

/ 26 de enero de 2021 / 00:06

La escasez de jeringuillas especializadas está dificultando los planes para sacar una dosis extra de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer-BioNtech de su frasco, dijo el lunes el gigante de dispositivos médicos Becton Dickinson (BD).

El frasco contenía inicialmente oficialmente cinco dosis pero los trabajadores sanitarios rápidamente se dieron cuenta de que a veces podían extraer al menos una sexta dosis, incluso una séptima, como una manera de acelerar la vacunación.

Las agencias de medicamentos de Europa y Estados Unidos confirmaron a inicios de mes que los frascos podían contener seis dosis.

Pero para extraer una sexta dosis, normalmente hace falta una jeringa específica, con un espacio muerto -el volumen que queda en la jeringa luego de que el émbolo es empujado completamente-, muy reducido.

Y «las jeringuillas de bajo espacio muerto son productos de nicho y ha habido (…) tradicionalmente una mínima demanda de mercado basada en las necesidades de los proveedores de atención sanitaria», dijo a AFP un portavoz de Becton Dickinson, Troy Kirkpatrick.

«Debido a esto, esos productos tienen una capacidad de producción limitada, y llevaría tiempo aumentar la capacidad de producción de estos dispositivos».

El recién instalado presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se comprometió a emplear la Ley de Producción de Defensa para aumentar la producción industrial de suministros médicos clave y establecer el objetivo de administrar 100 millones de vacunas en sus primeros 100 días en el cargo.

Sin embargo, ese objetivo se haría más difícil si la escasez de este tipo de jeringas provoca un desperdicio de la vacuna Pfizer-BioNtech, que junto con la vacuna de Moderna es una de las dos aprobadas en la campaña de inoculación contra el virus autorizadas en Estados Unidos.

Cuando BD comenzó a trabajar con funcionarios estadounidenses la primavera pasada, «no se puso énfasis en las jeringuillas con poco espacio muerto, por lo que otros dispositivos tuvieron prioridad cuando se incrementó la producción para satisfacer las necesidades de vacunación de covid», dijo el portavoz.

La empresa se comprometió a producir en total más de mil millones de jeringas para la vacunación contra el covid-19, incluyendo 286 millones en Estados Unidos. Ya entregó 150 millones en el país a fines de 2020 y espera entregar el resto de aquí a marzo.

Comparte y opina:

México supera los 150.000 muertos por COVID-19

El país sumó un total de 150.273 fallecimientos causados por el coronavirus.

Transeúntes en el centro de la Ciudad de México en medio de la pandemia de COVID-19

Por AFP

/ 25 de enero de 2021 / 23:04

México registró en las últimas 24 horas 659 fallecimientos por covid-19, con lo que superó la barrera de las 150.000 muertes por la enfermedad, de acuerdo con cifras oficiales difundidas este lunes.

El país sumó un total de 150.273 fallecimientos causados por el coronavirus. Además, las autoridades sanitarias informaron que en las últimas 24 horas se registraron 8.521 casos confirmados, por lo que se alcanzó un total de 1.771.740 contagios.

Las autoridades informaron también de un 60% de ocupación hospitalaria a nivel nacional, con Ciudad de México, el vecino Estado de México y los centrales estados de Guanajuato e Hidalgo como las regiones con menor número de camas disponibles para atender a los enfermos.

El número de contagios y fallecimientos por coronavirus ha aumentado en las últimas semanas en México. Apenas el jueves pasado se registró un récord de casos confirmados y de muertes por la enfermedad.

El virus alcanzó incluso al presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, quien dijo el domingo que había dado positivo a covid-19, aunque mencionó que tuvo síntomas leves.

El mandatario no estuvo en su habitual rueda de prensa matutina y fue sustituido este lunes por la ministra de Gobernación (interior), Olga Sánchez Cordero.

También el empresario mexicano Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo, padece covid desde hace más de una semana aunque ha presentado síntomas menores, de acuerdo con su familia.

México, con 128 millones de habitantes, es el cuarto país más enlutado por la enfermedad en números absolutos.

Comparte y opina:

Janet Yellen es confirmada como la primera mujer secretaria del Tesoro en EEUU

Yellen, de 74 años, no es nueva en el papel de pionera: ya fue la primera mujer en liderar la Fed y antes, en dirigir el Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca.

Janet Yellen

Por AFP

/ 25 de enero de 2021 / 21:09

Janet Yellen, expresidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed, banco central), fue confirmada el lunes por amplio margen en el Senado como la primera mujer secretaria del Tesoro.

Yellen, de 74 años, no es nueva en el papel de pionera: ya fue la primera mujer en liderar la Fed y antes, en dirigir el Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca.

Ahora, desempeñará un papel clave en la elaboración de la política económica del presidente demócrata Joe Biden en medio de la pandemia de covid-19 que golpea a Estados Unidos.

«Enfrentamos grandes desafíos como país en este momento. Para recuperarnos, debemos restaurar el sueño americano, una sociedad en la que cada persona pueda desarrollar su potencial y soñar aún más grande para sus hijos», dijo Yellen en Twitter tras conocerse su nombramiento en noviembre.

«Como secretaria del Tesoro, trabajaré todos los días para reconstruir ese sueño para todos», prometió entonces.

Esta destacada economista es el tercer miembro del gabinete de Biden que recibe luz verde del Senado, después del secretario de Defensa, Lloyd Austin, primer afroestadounidense en dirigir el Pentágono, y de Avril Haines, directora nacional de Inteligencia. Yellen fue elegida para reemplazar a Steven Mnuchin como el rostro de la política económica de Biden.

Su papel será fundamental en las primeras semanas de la nueva administración, ya que deberá negociar con el Congreso para lograr la aprobación del paquete de rescate de 1,9 billones de dólares que propuso Biden para reactivar la economía estadounidense de la crisis del covid-19.

Eso implicará convencer a los legisladores escépticos de que un mayor gasto es beneficioso incluso ante el creciente nivel de deuda del país.

«Ni [Biden] ni yo proponemos este paquete de ayuda sin apreciar la carga de la deuda del país», dijo Yellen al Comité de Finanzas del Senado en su audiencia de confirmación la semana pasada.

«Actuar en grande»

«Pero ahora mismo, con las tasas de interés en mínimos históricos, lo más inteligente que podemos hacer es actuar en grande», destacó.

Biden enfatizó el lunes en la necesidad de aprobar su paquete urgentemente.

«No podemos permitirnos el lujo de no invertir ahora», dijo, advirtiendo sobre los riesgos que supone no hacerlo para el empleo y el crecimiento futuros.

Casi 16 millones de estadounidenses viven actualmente de los beneficios por desempleo.

La pandemia y sus consiguientes restricciones a la actividad han puesto de rodillas al mercado laboral estadounidense, una parte de la economía a la que Yellen, experta en temas de empleo, prestará mucha atención.

El líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, que ha expresado firmemente su reticencia a aprobar grandes paquetes de ayuda, apoyó la nominación de Yellen, a pesar de la oposición de más de una docena de miembros de su partido.

Yellen también tendrá un papel que jugar después de las guerras comerciales de múltiples frentes iniciadas por el expresidente Donald Trump.

En las relaciones más polémicas con Pekín, Yellen se comprometió la semana pasada a utilizar todas las herramientas disponibles para abordar «las prácticas abusivas, injustas e ilegales de China» que según dijo socavan la economía estadounidense.

Entre ellas, mencionó «subsidios ilegales, dumping de productos, robo de propiedad intelectual y barreras a los productos estadounidenses».

Sin embargo, aunque Yellen coincidió en que China es «claramente» el «competidor estratégico más importante» de Estados Unidos, a diferencia de Trump, destacó que será importante «trabajar con» los «aliados» de Washington para enfrentar el reto.

Yellen llegó a dirigir la Fed en 2014 designada por el presidente Barack Obama, de quien Biden fue vicepresidente ocho años. En 2018 no fue reelegida por Trump. Anteriormente, dirigió el Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca de Bill Clinton, de 1997 a 1999.

Comparte y opina:

El delantero Paolo Guerrero volverá a la selección peruana frente a Bolivia

El delantero, de 35 años, por dicha lesión no puedo disputar los primeros cuatro partidos del clasificatorio a Qatar, celebrados en 2020 y en los que Perú sufrió tres derrotas y consiguió un empate.

El goleador peruano Paolo Guerrero

Por AFP

/ 25 de enero de 2021 / 19:34

El delantero Paolo Guerrero liderará el ataque de Perú frente a Bolivia y Venezuela en la fecha doble de marzo de las clasificatorias sudamericanas al Mundial de Qatar-2022, aseguró este lunes el preparador físico de la selección inca, el argentino Néstor Bonillo.

«Estamos en contacto permanente con nuestros futbolistas. Con Paolo (Guerrero) tengo comunicación constante, está absolutamente convencido que el 25 (marzo) va a estar para la fecha doble de marzo. Confiamos en él», dijo Bonillo a la peruana radio Unión.

Bonillo, miembro de comando técnico del argentino Ricardo Gareca, manifestó que Guerrero, tras recuperarse de una lesión en una rodilla, está esforzándose con entrenamientos para llegar de mejor manera a la fecha doble.

El delantero, de 35 años, por dicha lesión no puedo disputar los primeros cuatro partidos del clasificatorio a Qatar, celebrados en 2020 y en los que Perú sufrió tres derrotas y consiguió un empate.

Su club, el Internacional de Porto Alegre, estima que Guerrero entrenará con normalidad desde el próximo mes y a inicios de marzo quedará listo para retornar a la actividad oficial. Justamente en esas fechas arrancará la nueva edición del Campeonato Gaúcho, según la prensa.

Los próximos partidos de Perú en el premundial regional serán el 25 de marzo ante Bolivia en La Paz y el 30 de marzo frente a Venezuela en Lima.

Comparte y opina:

Opinión

Angela Merkel invita a Joe Biden a Alemania

Merkel aplaudió las decisiones de Biden de reintegrar a su país en el Acuerdo de París sobre el Clima y en la Organización Mundial de la Salud (OMS), de los que Washington había salido por orden de su predecesor, Donald Trump

Biden y Merkel en un encuentro en Alemania en 2015 cuando el primero ejercía la Vicepresidencia de EEUU.

Por AFP

/ 25 de enero de 2021 / 18:10

La canciller alemana, Angela Merkel, invitó a Joe Biden a Alemania «en cuanto la pandemia lo permita», este lunes durante su primera conversación telefónica desde que fuera investido el presidente estadounidense, anunció el portavoz del gobierno.

La dirigente, que dejará el cargo tras las elecciones legislativas del 26 de septiembre, le dijo a Biden que Alemania está dispuesta a «asumir sus responsabilidades para cumplir con los deberes internacionales con los socios europeos y transatlánticos», precisó Steffen Seibert en un comunicado.

Los dos responsables políticos también estuvieron de acuerdo en que la lucha contra la pandemia de covid-19 requiere de «esfuerzos internacionales reforzados», agregó.

Además, Merkel aplaudió las decisiones de Biden de reintegrar a su país en el Acuerdo de París sobre el Clima y en la Organización Mundial de la Salud (OMS), de los que Washington había salido por orden de su predecesor, Donald Trump.

Trump nunca visitó Alemania durante sus cuatro años en el cargo. Pese a que Alemania y Estados Unidos suelen mantener unas estrechas relaciones, el mandato de Trump estuvo marcado por una frialdad entre Berlín y Washington.

El expresidente criticó a Alemania porque, según él, contribuía demasiado poco en el presupuesto de la OTAN, y también por sus exportaciones.

En julio, anunció la retirada de 12.000 soldados estadounidenses estacionados en Alemania.

Comparte y opina:

Últimas Noticias