Mundo

martes 26 ene 2021 | Actualizado a 20:58

Trump aún cuenta con un grupo de fieles en la Cámara Baja de EEUU

Una especie de guardia pretoriana se mantiene firme en la Cámara Baja, respaldando las infundadas acusaciones de Trump de fraude electoral

El representante republicano por Ohio, Jim Jordan, en la Cámara baja

Por AFP

/ 13 de enero de 2021 / 08:04

Las últimas semanas de Donald Trump en la Casa Blanca provocaron una caída en el apoyo que los republicanos del Senado de Estados Unidos le profesan, pero los leales en la Cámara están montando una última y desafiante batalla, señalando que el trumpismo puede llegar para quedarse.  

Una especie de guardia pretoriana se mantiene firme en la Cámara Baja, respaldando las infundadas acusaciones de Trump de fraude electoral generalizado y su inútil intento por anular la victoria de Joe Biden.  

Su misión consiste en proteger el legado de Trump, deslegitimizar la presidencia de Biden y garantizar que el atractivo populista del presidente continúe más allá de su mandato, a pesar de que otros republicanos dejaron constancia el martes que votarán para acusar al presidente.  

«Creo que el presidente Trump ha sido el líder del partido y continuará siendo el líder del partido», dijo el congresista Jim Jordan a la AFP.  

«Claro que va a tener una gran influencia». Entre los rebeldes de extrema derecha está la legisladora defensora de las armas Lauren Boebert, de Rifle, Colorado, y la defensora de teorías conspirativas de Q Anon Marjorie Taylor Greene, de Georgia, ambas jóvenes congresistas de primer mandato que consiguieron el cargo prometiendo lealtad al presidente.  

Entre sus fervientes seguidores también está el republicano de Alabama Mo Brooks, quien dijo a los partidarios de Trump que comenzaran a «patear traseros» horas antes de que irrumpieran en el Capitolio de Estados Unidos la semana pasada, lo que provocó un motín mortal que sacudió la capital del país.

A pesar de que estos y otros republicanos denunciaron la violencia en Washington, más de 135 de ellos, una sólida mayoría de republicanos en la Cámara de Representantes se opuso a certificar los votos electorales de los estados indecisos, esencialmente votando para descartar las papeletas emitidas legalmente por millones de conciudadanos.  

Varios de los comentarios de esos congresistas pueden haber servido también como un grito de guerra para los alborotadores, algunos de los cuales corearon «cuelguen a Mike Pence», el vicepresidente que preside la certificación de la victoria de Biden.  

Para Boebert, cuyo perfil de Twitter muestra una fotografía suya con un arma y una gorra de Trump, los hechos del Capitolio de las semana pasada fueron un momento revolucionario.  

Le puede interesar…

Paul Gosar, un republicano de Arizona que se opuso a la certificación de los votos electorales en su propio estado, citando irregularidades electorales, incluso exigió a Biden «conceder» la victoria a pesar de ganar la elección por más de siete millones de votos.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnel, advirtió que anular los resultados electorales legales desencadenaría una «espiral de muerte» para la democracia estadounidense.

McConnell pudo mantener las objeciones de certificación a solo siete de sus 50 miembros.

El proceso en la Cámara fue más libre, con republicanos ansiosos por mostrar lealtad a Trump, pero también por ganarse el favor de su poderosa base.

El congresista veterano Michael Burgess aseguró sigue siendo el líder del partido pero dijo que «el tiempo dirá» si mantiene ese control.

«Sé esto: el presidente fue único porque escuchó a la gente», dijo Burgess a la AFP. «Y sé que en este momento la gente se pregunta si alguien los escuchará o hablará por ellos».

«Gran influencia»

A solo ocho días de dejar el cargo, Trump se enfrenta a la mayor crisis de su presidencia, en medio de grandes esfuerzos para sacarlo.

Quizás su incitación a un ataque fue la gota que colmó el vaso, y con Trump fuera de la Casa Blanca, su poder puede erosionarse.

«Por otro lado, los republicanos de base siguen pareciendo muy leales al presidente, y muchos creen sus tonterías sobre una elección robada», dijo Kyle Kondik del Centro de Política de la Universidad de Virginia.

La presión sobre los republicanos de la Cámara ha sido intensa, agregó.

«Muchos temen las reacciones negativas tanto del presidente como de sus propios electores, muchos de los cuales son más leales a Trump que al Partido Republicano en su conjunto o al representante o senador electo de la Cámara», dijo Kondi.

A diferencia de los presidentes de un mandato Jimmy Carter o George H.W. Bush, Trump perdió las elecciones pero «todavía ejerce una gran influencia dentro de su propio partido».

(13/01/2021)

Comparte y opina:

Mayoría de senadores republicanos votan en contra del juicio a Trump

Trump, que concluyó su mandato el 20 de enero, fue acusado una semana antes por la Cámara de Representantes de "incitación a la insurrección" por su papel en el asalto de sus partidarios al Capitolio, que dejó cinco muertos.

Por AFP

/ 26 de enero de 2021 / 19:39

Casi todos los republicanos en el Senado de Estados Unidos votaron el martes a favor de desestimar el histórico segundo juicio político de Donald Trump, una clara señal de que una condena al expresidente sigue siendo poco probable.

Trump, que concluyó su mandato el 20 de enero, fue acusado una semana antes por la Cámara de Representantes de «incitación a la insurrección» por su papel en el asalto de sus partidarios al Capitolio, que dejó cinco muertos.

El Senado, que recibió el lunes el acta de acusación, debe ahora juzgarlo.

La votación del martes se realizó justo después de que los 100 senadores se comprometieran a impartir «una justicia imparcial» en el proceso que está programado para comenzar en la Cámara Alta la semana del 9 de febrero.

El procedimiento es doblemente histórico: es la segunda vez que Trump será sometido a un juicio político, tras ser absuelto de otro en febrero de 2020. Y es la primera vez que un presidente estadounidense es juzgado tras dejar la Casa Blanca.

Es precisamente este último punto el que impugnó el republicano Rand Paul, quien se presenta como conservador y libertario, al considerar este juicio inconstitucional ya que el magnate republicano ya no está en el cargo.

En una moción para que los senadores se pronunciaran abiertamente, Paul planteó este punto en la sesión, lo que obligó a votar a favor o en contra de bloquear el proceso.

Y 45 de los 50 senadores republicanos apoyaron su iniciativa, incluido el poderoso líder de la minoría, Mitch McConnell, que aún no descartó condenar al expresidente.

Para Paul, este resultado significa que el juicio «nació muerto», dado que una condena a Trump requeriría una mayoría de dos tercios del Senado, esto es, 17 votos republicanos además de los 50 demócratas.

Pero si bien algunos han enfatizado que esta votación no prejuzga su decisión final de condenar o no a Trump, evidencia la aún fuerte influencia del expresidente en su partido.

Solo cinco republicanos votaron en contra de la moción de Paul, junto con los 50 demócratas: Mitt Romney, Susan Collins, Lisa Murkowski, Ben Sasse y Pat Toomey.

Tras el rechazo de la moción, los senadores votaron las reglas para la organización del juicio, una resolución aprobada por 83 votos contra 17.

En una imagen poco común en la Cámara Alta, los 100 senadores estaban presentes para prestar juramento a sus funciones como jurados.

El demócrata Patrick Leahy presidirá el juicio, en su calidad de «presidente pro tempore» del Senado, título que tradicionalmente ostentaba el miembro de mayor edad de la mayoría.

«Todos hemos sido testigos» de la violencia perpetrada por manifestantes pro-Trump el 6 de enero, dijo el líder de la mayoría demócrata, Chuck Schumer.

«Para mí, Trump hizo la cosa más despreciable que haya hecho un presidente. Creo que debería ser condenado», aseveró.

Comparte y opina:

Más de 100 millones de casos de coronavirus en el mundo, según recuento

En total, 100.010.798 de casos fueron oficialmente detectados, responsables de 2.151.242 muertes.

El nuevo coronavirus o COVID 19

Por AFP

/ 26 de enero de 2021 / 18:54

Más de 100 millones de personas resultaron infectadas oficialmente por el nuevo coronavirus desde su aparición en China en diciembre de 2019, según un recuento realizado por la AFP con base en balances suministrados por las autoridades, el martes a las 21.30 GMT.

En total, 100.010.798 de casos fueron oficialmente detectados, responsables de 2.151.242 muertes.

La inmensa mayoría de las personas infectadas se curan, pero una parte conserva síntomas durante varias semanas o meses. El número de diagnosticados refleja solo una fracción del número real de contaminaciones.

Algunos países no hacen pruebas de los casos graves, otros utilizan las pruebas prioritariamente para rastrear casos y muchos países disponen de pocas posibilidades para hacer pruebas suficientes.

La región Europa (que incluye a 52 países y territorios entre ellos Rusia y Turquía) tiene el mayor número de casos (32.449.888, 710.599 muertes).

Siguen Estados Unidos y Canadá (26.142.605 casos, 443.015 muertes), América Latina y Caribe (18.313.560, 577.385) y Asia (14.981.661, 236.477). Luego Oriente Medio (4.618.806, 96.023), Africa (3.472.636, 86.798) y Oceanía (31.642, 945).

Desde la llegada de la segunda ola, especialmente en Europa en el otoño boreal, el número de infecciones a nivel mundial oscila alrededor de una meseta «alta» entre 600.000 y 700.000 casos diarios en promedio.

El número de muertes diarias sigue aumentando lentamente, pasando de 10.000 a inicios de diciembre a cerca de 14.000 en los últimos siete días.

Estados Unidos, que superó el fin de semana pasada el umbral de 25 millones de casos confirmados, es el país más afectado del mundo, lejos por delante de India (10,7 millones de casos) y Brasil (8,9 millones).

En proporción de la población, Montenegro (cerca de 9,4 casos por 100 habitantes), República checa (8,8) y Luxemburgo (7,9) son los países que han registrado más casos.

Según este indicador, Estados Unidos es el 5º país más afectado, con cerca de 7,7 casos por 100 habitantes.

Comparte y opina:

COVID-19: EEUU tendrá vacunas para 300 millones de personas a fines del verano boreal

Una mitad se adquirirá al laboratorio Pfizer y los otros 100 millones a Moderna, las dos empresas que han sido aprobadas por las autoridades sanitarias hasta el momento.

Por AFP

/ 26 de enero de 2021 / 18:19

El gobierno de Estados Unidos comprará 200 millones de dosis adicionales de vacunas contra el covid-19 y tendrá suficiente para inocular a 300 millones de personas para el final del verano boreal, dijo un funcionario el martes.

Una mitad se adquirirá al laboratorio Pfizer y los otros 100 millones a Moderna, las dos empresas que han sido aprobadas por las autoridades sanitarias hasta el momento.

«Con estas dosis adicionales, Estados Unidos tendrá vacunas suficientes para 300 millones de estadounidenses para el final del verano (boreal)», prácticamente la totalidad de la población del país, dijo el funcionario, bajo condición de anonimato, a la prensa.

El presidente Joe Biden se comprometió a vacunar a 100 millones de personas en sus primeros 100 días de mandato y el funcionario dijo que se estaba aumentando el suministro semanal a los estados y territorios.

Se ha pasado de 8,6 millones de dosis por semana a 10 millones.

«Estamos muy ansiosos por tener a todos vacunados lo antes posible», señaló.

«Desearíamos poder decir hoy que cada estadounidense que desee ser vacunado podría vacunarse», agregó. «Pero va a llevar unos meses antes de que podamos decirles» que las cosas se encaminaron.

Comparte y opina:

Elon Musk y Jeff Bezos en duelo de palabras por proyectos espaciales

SpaceX dijo en una carta a la Comisión Federal de Comunicaciones que los cambios en las órbitas no interferirán con sus rivales. La empresa de Musk lanzó el domingo su cohete estrella Falcon 9 con una carga de 143 satélites.

Elon Musk y Jeff Bezos

Por AFP

/ 26 de enero de 2021 / 17:49

Jeff Bezos y Elon Musk, las dos personas más ricas del mundo, intercambiaron críticas este martes por sus respectivos proyectos para brindar internet por medio de satélites.

Los planes de ambos se encuentran bajo evaluación de las autoridades.

Bezos, fundador de Amazon y de la empresa espacial Blue Origin que adelanta el «Proyecto Kuiper», emitió un comunicado en el que afirma que el proyecto rival de Musk y su empresa SpaceX -«Starlink»- busca cambios en el diseño que «pueden crear un ambiente más peligroso para colisiones en el espacio» y generar una mayor interferencia de radio.

El Proyecto Kuiper, de 10.000 millones de dólares, será capaz de brindar internet desde el espacio y ya recibió un permiso de parte del gobierno de Estados Unidos para instalar 3.000 satélites en una órbita baja.

SpaceX ha desplegado satélites pequeños para formar un sistema global de banda ancha y solicita a las autoridades un permiso para colocarlos en órbitas más bajas, lo que preocupa a Amazon.

«Pese a lo que SpaceX publica en Twitter, son los cambios propuestos por SpaceX los que ahorcarán a la competencia entre los sistemas de satélites», agregó Bezos, subrayando sus objeciones a las autoridades.

«Está claro el interés de SpaceX de ahogar a la competencia en sus inicios si puede, pero no es ciertamente el interés del público».
Musk por su parte respondió al asegurar que su proyecto «Starlink» avanza más rápido que el de su rival.

«No sirve al público ahorcar a Starlink hoy en favor de un sistema de satélites de Amazon que está, en el mejor de los escenarios, a varios años de ser operativo», tuiteó.

SpaceX dijo en una carta a la Comisión Federal de Comunicaciones que los cambios en las órbitas no interferirán con sus rivales.
La empresa de Musk lanzó el domingo su cohete estrella Falcon 9 con una carga de 143 satélites.

La comunidad científica ha expresado su preocupación sobre la cantidad de objetos que se acumulan en el espacio alrededor de la Tierra.

SpaceX asegura que sus satélites están diseñados para incendiarse en su reingreso a la atmósfera luego de varios años de servicio.

Comparte y opina:

Facturación de restaurantes de EEUU cae $us 240.000 millones en 2020

Segundo mayor empleador luego de la salud, el sector gastronómico de restauración contaba a fines de diciembre con 2,5 millones de empleos menos que antes de la pandemia.

Por AFP

/ 26 de enero de 2021 / 17:34

La facturación de los restaurantes estadounidenses cayó 240.000 millones de dólares entre marzo y diciembre de 2020 por la pandemia de coronavirus, según un informe de la Federación Nacional de Restaurantes publicado el martes.

Segundo mayor empleador luego de la salud, el sector gastronómico de restauración contaba a fines de diciembre con 2,5 millones de empleos menos que antes de la pandemia.

En abril, cuando las restricciones de movilidad alcanzaron su máximo, ocho millones de personas empleadas en bares y restaurantes habían sido despedidas.

«En lugar de continuar luchando en un ambiente comercial extremadamente incierto, muchos dueños de restaurantes decidieron cerrar sus puertas», lamenta la federación.

Comparte y opina:

Últimas Noticias