Mundo

domingo 18 abr 2021 | Actualizado a 11:16

Largas filas en hospitales de Buenos Aires para pruebas de COVID-19

En las últimas 24 horas se reportaron 13.667 nuevos casos, por lo que la cifra total de contagios alcanzó a 2.407.159 sobre una población de 45 millones de habitantes

Foto: Télam

Por AFP

/ 5 de abril de 2021 / 19:05

Las unidades de pruebas para detección de covid-19 de los hospitales de Buenos Aires se vieron este lunes colmadas de personas con síntomas compatibles que aguardaron hasta cuatro horas para ser hisopados en medio de los crecientes contagios en el país sudamericano, constató la AFP.

Este lunes, luego del feriado de Semana Santa, se reportaron 272 muertes, lo que llevó el balance total a 56.471 muertos.

En las últimas 24 horas se reportaron 13.667 nuevos casos, por lo que la cifra total de contagios alcanzó a 2.407.159 sobre una población de 45 millones de habitantes, con récord diario en la capital argentina (+2.428).

En la vereda del Hospital Durand de Buenos Aires, en el barrio de Caballito, una paciente fila de personas aguardó por horas para hisoparse, muchos con fiebre, dolor de cabeza y tos.

«Estamos hace cuatro horas esperando porque estamos con síntomas por un contacto positivo que vive con nosotros», explicó Jazmín Medina, una vendedora de 26 años.

A su alrededor varios optaron por recostarse en el suelo para mitigar la espera. «Es increíble cómo no avanza (la fila), no sé qué pasa, mucha gente se siente peor y está todo colapsado parece porque está todo muy mal», sostuvo la joven.

Argentina transita una segunda ola de contagios con la circulación de las cepas de Brasil y del Reino Unido, mientras la vacunación avanza con dificultades debido al retraso en la llegada de dosis.

El presidente Alberto Fernández, de 62 años, dio positivo el viernes pese a haber recibido las dos dosis de la vacuna Sputnik V. Aunque se encuentra «estable y asintomático» según el parte oficial, permanece aislado. Vladimir Putin lo llamó este lunes para desearle una «pronta y completa recuperación», según un comunicado del Kremlin.

«Muy asustados»

«Ahora llega a casi dos cuadras de cola, yo creo que sí, estamos empezando a estar en una situación complicada, hay muchos casos», dice Fernando Bardelli, un empleado de 49 años que también acudió a hisoparse ante la sospecha de padecer covid-19.

En el hospital Rivadavia y en el Pedro de Elizalde, ambos en la capital argentina, se repiten las filas y la angustia.

«Estamos todos muy asustados, la gente no se cuida, no usa el barbijo [tapaboca], los bares están abiertos hasta cualquier hora», se quejó Nathaly Basualdo una cajera de 38 años también con síntomas y a la espera del test.

«Bastante mal todo, la gente tiene mucho miedo», concluyó.

Argentina aplicó el año pasado un duro confinamiento durante varios meses y, pese al impacto económico con una contracción del Producto Interno Bruto de 9,9%, logró evitar el colapso del sistema sanitario.

Después de un año escolar sin clases presenciales en 2020, las escuelas volvieron a abrir en marzo para el nuevo ciclo del calendario austral. Las actividades comerciales y productivas se reanudaron hace meses y hay resistencia a cerrar de nuevo.

Pero los epidemiólogos expresan preocupación. «¿Qué pasa si en dos semanas tenemos 30.000 o 35.000 detectados [diarios]? Ya no vamos a tener que tomar medidas parciales, vamos a tener que hacer un cierre global. Yo creo que se tendrían que haber tomado medidas restrictivas antes de Semana Santa», sostuvo el médico inmunólogo Jorge Geffner.

Durante los feriados de Semana Santa miles de personas se desplazaron hacia destinos turísticos internos. Las fronteras sin embargo permanecen cerradas.

La ocupación en las terapias intensivas alcanzó este lunes a 56,1% a nivel nacional y trepó al 62,0% en la ciudad de Buenos Aires y su periferia.

«Hay un aumento exponencial de casos, más rápido que el año pasado, y son más jóvenes los que están usando terapia intensiva», explicó la médica Rosa Reina, presidenta de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva. «Está el temor de que el sistema de salud se sature porque no da tiempo al recambio», advirtió.

Hasta ahora, Argentina ha recibido tan solo unas 7 millones de vacunas de las más de 60 millones que tiene comprometidas en distintos acuerdos.

Comparte y opina:

Los partidos políticos argentinos barajan aplazar las elecciones primarias

En concreto se plantea aplazar un mes las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) y las Elecciones Legislativas ante el incremento de los contagios.

Por AFP

/ 18 de abril de 2021 / 09:54

El Frente de Todos, afín al presidente argentino, Alberto Fernández, ha comenzado una ronda de contactos con la oposición para abordar la posibilidad de aplazar las elecciones primarias previas a las elecciones legislativas previstas para octubre y en las que se debería renovar la mitad del Parlamento.

En concreto se plantea aplazar un mes las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) y las Elecciones Legislativas ante el incremento de los contagios, informa la agencia de noticias oficial argentina, Télam.

La intención del Gobierno y de los legisladores del Frente de Todos es avanzar con el proyecto para diferir un mes las Primarias y las generales, y un vocero indicó a esta agencia que «la postergación de las PASO es inevitable».

Busca así consensos para posponer un mes las PASO con la intención de evitar la aglomeración de gente en los meses de invierno, lo que incrementa el riesgo de contagios.

«Lo que estamos buscando con la postergación es un mes más de vacunación. De ninguna manera buscamos la suspensión de la elección sino vacunar un mes más porque además hay que vacunar al personal electoral y judicial que va a estar afectado a los comicios», ha declarado la vicepresidenta del bloque del Frente de Todos, Cecilia Moreau a Télam.

En las últimas horas han llegado a Argentina un total de 864.000 dosis de la vacuna Covishield contra el coronavirus a través del mecanismo del Fondo Global de Acceso a las Vacunas contra la COVID-19 de la Organización Mundial de la Salud (COVAX). El nuevo cargamento se suma a las más de 7,2 millones de dosis recibidas hasta el momento.

Después de registrar el pasado viernes el récord de 29.472 nuevos casos de coronavirus en una jornada, el Ministerio de Salud de Argentina ha informado de una bajada de los contagios este sábado con 19.119 nuevos positivos este sábado, con lo que el total desde el inicio de pandemia ha ascendido a 2.677.747.

Respecto a los fallecidos, Argentina ha lamentado 80 nuevas víctimas del coronavirus. El total de decesos por coronavirus en el país sudamericano es de 59.164.

Comparte y opina:

Rusia detiene a diplomático ucraniano acusado de espionaje y Ucrania protesta

Rusia hizo haber que la presencia del diplomático en territorio ruso 'ya no era bienvenida' y 'recomendó que abandone sus fronteras en las 72 horas'.

Por AFP

/ 17 de abril de 2021 / 16:59

Un diplomático ucraniano al que se acusa de haber recibido información sensible de un ciudadano ruso, en plena crisis militar y diplomática entre ambos países, fue detenido, informó este sábado 17 de abril el servicio de seguridad ruso FSB.

«Un diplomático ucraniano, un cónsul del consulado general de Ucrania en San Petersburgo, Alexander Sosonyuk, fue detenido por el FSB de Rusia», afirmó el servicio de seguridad en un comunicado, en el que precisa que el arresto tuvo lugar el viernes.

El servicio de inteligencia ruso interno señaló que Sosonyuk fue descubierto «con las manos en la masa» durante un encuentro con un ciudadano ruso cuando buscaba recibir información «clasificada».

«Tal actividad no es compatible con su estatuo diplomático y es de una clara naturaleza hostil hacia la Federación Rusa», precisó el FSB.
«De conformidad con el derecho internacional, se tomarán medidas contra el diplomático extranjero», agregó.

El ministerio ruso de Relaciones Exteriores anunció en un comunicado que convocó el sábado al encargado de negocios ucraniano en Rusia, Vasili Pokotilo, para protestar contra las «actividades ilegales» de Sosonyuk, «incompatibles con el estatus de funcionario consular».

Rusia hizo haber que la presencia del diplomático en territorio ruso «ya no era bienvenida» y «recomendó que abandone sus fronteras en las 72 horas».

PROVOCACIÓN

De su lado, Ucrania confirmó que el diplomático estuvo detenido varias horas antes de ser liberado y se dirigió luego al consulado ucraniano.

El vocero del ministerio ucraniano de Relaciones Exteriores, Oleg Nikolenko, afirmó que la detención es «otra provocación en medio de las actividades de desestabilización de Rusia», en comunicado enviado a la AFP.

Expresa una «enérgica protesta contra la detención ilegal» de Sosonyuk y afirma que «descarta completamente» la veracidad de las acusaciones contra su compatriota.

Añadió que Ucrania expulsará a un diplomático ruso como represalia en un plazo de 72 horas.

Muchos ucranianos han sido detenidos en Rusia y rusos en Ucrania por casos de espionaje desde 2014, pero la detención de un diplomático es poco común.

Rusia y Ucrania están enfrentados desde que los prooccidentales llegaron al poder en Kiev en 2014, a lo que siguió la anexión de Crimea por Moscú y una guerra entre las fuerzas de Kiev y los separatistas prorrusos en el este de Ucrania, que ha dejado más de 13.000 muertos.

Desde principios de año, este conflicto con los separatistas ha experimentado un nuevo estallido que se saldó con decenas de muertos y Kiev acusa a Rusia de querer «destruirlo».

Rusia, por su parte, ha asegurado que «no amenaza a nadie», al tiempo que denuncia las «provocaciones» ucranianas.

Por su parte, el presidente ucraniano Volodimir Zelenski, que fue recibido el viernes en París por el presidente francés Emmanuel Macron y por la canciller alemana Angela Merkel, afirmó que espera la reanudación de la tregua en la guerra del este de su país la próxima semana, al tiempo que pedía una cumbre de paz con Moscú con una mediación franco-alemana.

Comparte y opina:

Perú prorroga por un mes el estado de emergencia por la pandemia

En los últimos días, la pandemia dejó un promedio de 300 fallecidos por jornada. Desde su llegada a Perú en marzo de 2020, se cobró la vida de 56.454 personas.

Por AFP

/ 17 de abril de 2021 / 16:54

El gobierno peruano prorrogó este sábado 17 de abril por un mes el estado de emergencia vigente desde hace más de un año por la pandemia del coronavirus, lo que le permite restringir derechos ciudadanos.

Un decreto firmado por el presidente transitorio Francisco Sagasti y sus ministros dispuso que el estado de emergencia, que terminaba el 30 de abril, se prolongue durante todo mayo.

«Durante la presente prórroga del Estado de Emergencia Nacional queda restringido el ejercicio de los derechos constitucionales relativos a la libertad y la seguridad personales, la inviolabilidad del domicilio y la libertad de reunión y de tránsito en el territorio», dice el decreto publicado en la edición en línea de la gaceta oficial El Peruano.

Desde hace 13 meses rige en Perú un toque de queda nocturno para contener los contagios de la segunda ola de la pandemia, impulsada por la variante brasileña del coronavirus, más contagiosa.

En Lima, el 40% de los contagios se debe a esa variante, según el ministro de Salud, Oscar Ugarte.

Perú ha enfrentado esta semana un vertiginoso aumento de casos de COVID-19, con 13.326 nuevos contagios el jueves.

La cifra difundida por el Ministerio de Salud el viernes elevó a 1.689.051 el total de contagios en 13 meses de pandemia en Perú, cuya población es de 33 millones de habitantes.

En los últimos días, la pandemia dejó un promedio de 300 fallecidos por jornada. Desde su llegada a Perú en marzo de 2020, se cobró la vida de 56.454 personas.

El récord de muertes diarias es de 384, el 10 de abril.

La segunda ola tiene sin aliento al sistema sanitario que trabaja con hospitales al límite de sus capacidades.

Para hacer frente a la ola, el gobierno reimpuso a partir del 25 de abril la cuarentena dominical obligatoria en Lima y 41 de las 196 provincias peruanas, principalmente de la zona andina y la costa, por estar en «riesgo extremo» de contagios de COVID-19.

Comparte y opina:

La reina Isabel II despidió a su esposo en una sobria ceremonia

Por la pandemia estas exequias no pudieron ser de gran envergadura, ni concurridas por mandatarios de todo el mundo.

Por AFP

/ 17 de abril de 2021 / 16:42

La reina Isabel II dio el último adiós este sábado 17 de abril al hombre con quien estuvo casada 73 años, su «fuerza y apoyo», el príncipe Felipe, en un sobrio funeral de cariz militar con mascarillas y pocos invitados debido a la pandemia.

Las exequias de la realeza británica suelen ser de gran envergadura, planificadas durante años y concurridas por monarcas y mandatarios de todo el mundo.

Pero las restricciones impuestas por el coronavirus obligaron a modificar los planes para el entierro de Felipe, que falleció el 9 de abril, dos meses antes de cumplir 100 años. La ceremonia se limitó a 30 invitados íntimos con mascarillas y distancias de seguridad.

El acto comenzó con un minuto de silencio antes del oficio religioso en San Jorge, la capilla gótica del siglo XV situada en el casi milenario castillo de Windsor, unos 50 km al oeste de Londres.

Luciendo sus medallas militares sobre trajes civiles, los cuatro hijos y varios de los nietos de la pareja real acompañaron a pie hasta allí al Land Rover verde, especialmente diseñado por Felipe para llevar su féretro, durante un breve cortejo fúnebre por los jardines del castillo.
La reina les siguió en un Bentley oficial con una dama de compañía.

Sin embargo, la monarca, que el próximo miércoles cumple 95 años, se sentó sola en la capilla para despedir a su esposo, el hombre con quien se casó siendo aún princesa en 1947 y cuya muerte la deja sola en el ocaso de su reinado.

Un coro de cuatro cantantes distanciados en la enorme nave entonaron temas elegidos por el propio duque de Edimburgo, incluidos dos que él mismo encargó a los compositores británicos Benjamin Britten en 1961 y William Lovelady en 1996.

Y el decano de Windsor, David Conner, recordó la «vida de servicio» de Felipe.

Tras el funeral, presidido por el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, líder espiritual de los anglicanos, el duque fue descendido en privado a la cripta real de la capilla San Jorge para ser inhumado.

GUILLERMO Y ENRIQUE

El príncipe consorte fue una presencia constante junto a Isabel II desde que, con solo 25 años, fue coronada en 1952, cuando el Reino Unido se reconstruía tras la Segunda Guerra Mundial y su imperio empezaba a desmoronarse.

La monarca publicó el sábado 17 de abril una conmovedora fotografía personal en la que los dos aparecían relajados y sonrientes en 2003 en el Parque Nacional de Cairngorms, en Escocia.

Y en las redes sociales de la familia real se difundieron imágenes de momentos clave del matrimonio.

Numerosos expertos reales aseguran que era Felipe quien manejaba con mano de hierro una familia marcada por las crisis, ayudando a la reina a capear los escándalos.

El sábado, las miradas estuvieron puestas en los príncipes Enrique y Guillermo, cuyas relaciones son tensas.

Esta fue la primera aparición pública de Enrique, de 36 años, con la realeza desde que él y su esposa Meghan, que no viajó al Reino Unido por estar embarazada, abandonaron sus funciones reales y se fueron a vivir a California.

Enrique no caminó tras el féretro junto a su hermano, de 38 años. Entre ellos se situó su primo Peter Phillips, lo que alimentó las especulaciones sobre una persistente disputa.

Sin embargo, los dos salieron charlando al término de la ceremonia, acompañados por la esposa de Guillermo, Catalina, en una posible señal de reconciliación.

«EL PAÍS LO ECHARÁ DE MENOS»

Debido al coronavirus se pidió a los británicos que no se desplazasen hasta Windsor. Aún así algunos decidieron hacer el viajes mientras la mayoría del país seguía el acto por televisión, como hizo el primer ministro Boris Johnson desde su residencia de campo de Chequers.

«Se supone que la gente no debe venir, pero este es un gran evento, único en una generación, el duque era especial», dijo a la AFP Mark, de 57 años, uno de las decenas de agentes de seguridad desplegados en las calles de Windsor.

«Era muy importante para mí estar hoy aquí», aseguró Kaya Mar, pintor de 65 años que llegó en el primer tren desde Londres con un gran retrato de Felipe bajo el brazo. «Era un buen hombre» y «el país lo echará de menos», afirmó.

Cubierto con su espada, su gorra naval y su estandarte personal, el féretro del duque había sido trasladado de mañana por portadores del Primer Batallón de Granaderos -de los que Felipe fue coronel durante 42 años- desde la capilla privada de la familia real a otro salón del castillo.

Antes de la procesión, los guardias reales con sus altos gorros negros de pelo de oso y decenas de representantes de otros cuerpos militares se alinearon sobre el impecable césped del patio central del castillo mientras tocaban las fanfarrias.

Bajo un brillante sol, llegó el carruaje personal del duque, tirado por sus dos ponies y llevando la gorra y los guantes del difunto.

En las escalinatas de la capilla se posicionaron los representantes de la caballería, vestidos de gala, con sus torsos metálicos y cascos de largos penachos.

Los portadores entraron a continuación el féretro, para la ceremonia final.

Comparte y opina:

Indígenas mexicanos se vacunan contra COVID-19 en zona bajo asedio del narco

Para obtenerla, la mayoría caminó unas cuatro horas hasta llegar al punto de vacunación en la comunidad Nueva Colonia.

Por AFP

/ 17 de abril de 2021 / 14:18

Luego de caminar hasta cuatro horas desde sus comunidades, asediadas por narcotraficantes, indígenas wixárika de la tercera edad fueron vacunados contra el COVID-19 en una apartada región del este de México.

Un centenar de miembros de esta etnia, una de las más representativas del país por su cultura, recibieron el viernes el inmunizante chino CanSino Biologics, que requiere una única dosis.

La mayoría caminó unas cuatro horas hasta llegar al punto de vacunación en la comunidad Nueva Colonia, en el municipio de Mezquitic (estado de Jalisco), al que se accede por senderos de tierra.

Las brigadas de salud arribaron al pueblo con el acompañamiento de militares de la Guardia Nacional para dar inicio a la campaña en esta zona enclavada en la Sierra Madre Occidental.

Los habitantes de la región viven bajo el asedio de cárteles que se disputan el control de rutas para el tráfico de drogas en los límites de los estados de Jalisco, Zacatecas y Durango, denuncian autoridades y pobladores.

Para esas organizaciones, el área es clave porque ofrece «muchas rutas de escape» ante posibles operativos de las autoridades, señaló a la AFP una lugareña que pidió no revelar su nombre.

El cartel Jalisco Nueva Generación y el de Sinaloa suelen colocar retenes en las vías de acceso. «Te preguntan a dónde vas, de dónde vienes (…) El simple hecho del interrogatorio, de ver las armas, es algo muy fuerte», sostuvo.

Según un balance oficial actualizado hasta el pasado 18 de marzo, la pandemia se había cobrado la vida de 2.627 indígenas mexicanos, especialmente con edades comprendidas entre 60 y 74 años. A ello se suman 17.822 casos confirmados de coronavirus en esta comunidad.

VACUNA CONTRA EL «MIEDO»

Guillermo Islahuaca Álvarez, director de una seccional de la Secretaría de Salud de Jalisco, señaló a la AFP que debido a los problemas de seguridad, como asaltos a personal médico y robo de automóviles, no había sido posible enviar trabajadores sanitarios a la zona desde febrero.

«Los compañeros se reintegran el día de hoy después de dos meses de estar fuera de su unidad de adscripción», dijo el funcionario, indicando que durante ese lapso personal de salud perteneciente al pueblo wixárika atendió los casos de emergencia.

La primera en recibir la vacuna fue Lucía Mijares, de 69 años. «Ya no quería tener miedo», declaró a la AFP a través de una intérprete.

De acuerdo con el censo de 2020, 7,3 millones de habitantes de México hablan alguna lengua indígena, principal criterio para determinar la identidad de ese sector de la población.

Una segunda jornada de inmunización fue programada para el próximo 26 de abril en comunidades donde se reporta la instalación de puntos de control por parte de narcotraficantes.

Desde el pasado 24 de diciembre, en México han sido vacunadas 13,4 millones de personas, de las cuales 3,2 millones con el esquema completo.

El país, de 126 millones de habitantes, es el tercero más enlutado por la epidemia en números absolutos con casi 212.000 fallecidos y 2,3 millones de contagios. Sin embargo, su tasa de letalidad por 100.000 habitantes es la decimonovena en el mundo.

En Jalisco se contabilizan 11.668 muertes por COVID-19.

Comparte y opina:

Últimas Noticias