Mundo

viernes 23 jul 2021 | Actualizado a 20:43

De los torniquetes a las urnas: los estudiantes chilenos empujaron la Constituyente

Con la llamada 'Revolución pingüina' de 2006; luego con las multitudinarias protestas de 2011 y las tomas feministas de universidades en 2018, los estudiantes han sido protagonistas de las manifestaciones sociales más multitudinarias de los últimos años en Chile.

Por AFP

/ 10 de mayo de 2021 / 18:49

Encaramados sobre los torniquetes de estaciones del metro de Santiago en octubre de 2019, los estudiantes encendieron la mecha de las mayores protestas sociales en décadas en Chile. Un último hito tras años de movilizaciones que tienen al país sudamericano a puertas de una histórica elección de constituyentes.

Primero con la llamada «Revolución pingüina» de 2006; luego con las multitudinarias protestas de 2011 exigiendo «Educación pública, gratuita y de calidad», y las tomas feministas de universidades en 2018, los estudiantes han sido protagonistas de las manifestaciones sociales más multitudinarias de los últimos años en Chile.

Su llamado a «evadir» el pago del boleto del metro en octubre de 2019 encendió el llamado «estallido social», que logró poner en jaque al gobierno del conservador Sebastián Piñera tras protestas que convocaron a más de un millón de personas.

Las manifestaciones dejaron una treintena de muertos, centenares de heridos y destrozos en la infraestructura pública, pero lograron encauzar el plebiscito en el que un año más tarde se aprobó —por una abrumadora mayoría del 80%— escribir una nueva Constitución que acabe con la heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

«La movilización estudiantil en este largo ciclo [de protestas] previo al ‘estallido social’ es fundamental», dice a la AFP Emilia Schneider, expresidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile y hoy candidata a constituyente para la elección de este 15 y 16 de mayo.

Para Rodrigo Pérez, expresidente del centro de alumnos del Instituto Nacional, el emblemático colegio cuna de las movilizaciones que antecedieron a las masivas protestas de octubre de 2019, esas manifestaciones jaquearon «a una democracia que por tantos años se basaba en la Constitución de Pinochet, que es el símbolo de la desigualdad».

DECEPCIÓN DEL MODELO

Los estudiantes chilenos dieron una primera prueba de su fuerza en 2006, cuando con sus uniformes escolares —azul y blanco, por lo que coloquialmente se les apoda como pingüinos— salieron a las calles para exigir el fin de la Ley de Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE) que dictó Pinochet casi al final de su régimen para traspasar a los municipios la administración de las escuelas públicas.

En 2011, con muchos de esos estudiantes secundarios ya en las universidades, fueron por más y abogaron por una «Educación pública, gratuita y de calidad», en uno de los países con más altos aranceles y donde no se podía estudiar gratis. En marzo de 2016, por primera vez en 35 años estudiantes chilenos volvieron a tener la posibilidad de estudiar de forma gratuita.

Y en 2018, a través de extensas tomas feministas y protestas callejeras, las estudiantes empujaron una agenda de género y protocolos especiales al interior de las universidades.

«En la educación se ha visto la decepción del modelo neoliberal en Chile. Nos decían que a través de ella podíamos ascender socialmente y mejorar nuestra calidad de vida y de las personas que queremos, pero eso termina no siendo así», dice Schneider, para explicar por qué los estudiantes se han puesto al centro de las manifestaciones.

Para Martín Hopenhayn, profesor de sociología de la juventud de la Universidad Diego Portales, los jóvenes «se sienten engañados, estafados por una sociedad que cultiva y perpetúa privilegios por cuna».

ESPERANZA Y DESCONFIANZA

Los estudiantes esperan que la nueva Constitución consagre como derechos sociales todas las demandas que surgieron de la última revuelta.

«La Constitución es el punto de convergencia, es el camino correcto hacia la consagración de los derechos sociales para que haya una mejor educación y para que deje de existir una salud para pobres y otra salud para ricos», dice Pérez, candidato a concejal por el municipio de Independencia.

Pero algunos también desconfían de este proceso, sobre todo, porque para la elección de constituyentes entre los casi 1.400 candidatos hay apenas 50 inscritos de entre 18 y 25 años.

«Las trabas para los candidatos independientes son brutales, tienen poco tiempo en la franja televisiva electoral como también poca capacidad de recursos a diferencia de los candidatos de partidos políticos», dice Víctor Chanfreau, exvocero de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (Aces), el ala más combativa de los estudiantes.

Chanfreau, nieto de una de las miles de víctimas de la dictadura de Pinochet, desconfía también del eventual veto que pueda ejercer una minoría conservadora «que podría poner trabas a los cambios que realmente queremos, principalmente en educación».

Comparte y opina:

Pedro Castillo descarta copiar ‘modelos’ extranjeros en Perú

"Vamos a gestar el verdadero modelo peruano (…) respetando la institucionalidad", dijo Castillo tras recibir de manos del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) su "credencial" de presidente de la República para el período 2021-2026.

Pedro Castillo y Dina Boluarte en la entrega de credenciales de hoy en Lima.

Por AFP

/ 23 de julio de 2021 / 19:20

El presidente electo de Perú, el izquierdista Pedro Castillo, descartó este viernes que en su gobierno vaya a copiar «modelos» extranjeros e insistió en que no es «chavista» ni «comunista».

«Vamos a gestar el verdadero modelo peruano (…) respetando la institucionalidad», dijo Castillo tras recibir de manos del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) su «credencial» de presidente de la República para el período 2021-2026.

«Rechazo rotundamente que vamos a traer modelos de otros países. No somos chavistas, no somos comunistas, no somos extremistas, menos somos terroristas», agregó el maestro de escuela rural al rechazar los calificativos que le dan sus adversarios.

Castillo fue proclamado el lunes como presidente electo por el JNE, que demoró seis semanas en revisar impugnaciones de votos y apelaciones antes de declararlo ganador del balotaje del 6 de junio.

El JNE le entregó este viernes su credencial, un diploma en una carpeta de cuero, en una ceremonia efectuada en el auditorio del Ministerio de Cultura en Lima, a la que asistieron pocas autoridades como medida de precaución por la pandemia. También recibió el simbólico documento la nueva vicepresidenta, Dina Boluarte.

«Debo llamar a la más amplia unidad de todos los partidos políticos, a todos los gremios, a todos los maestros del Perú, a las organizaciones sindicales y populares del país, a todas las comunidades originarias, a los pueblos indígenas», dijo Castillo, quien lucía su sombrero blanco de copa alta, atuendo tradicional de los campesinos de su natal Cajamarca (norte).

La gobernabilidad es uno de los retos de Castillo, tras una polarizada campaña electoral y las convulsiones políticas del último quinquenio, que condujeron a Perú a tener tres presidentes en noviembre de 2020.

El presidente electo, de 51 años, debe anunciar en cualquier momento los nombres de su jefe de gabinete y ministros claves.

El mandatario interino Francisco Sagasti entregará el mando a Castillo el 28 de julio.

El exmaestro de escuela rural superó en el balotaje por estrecho margen a la candidata derechista Keiko Fujimori, quien inicialmente denunció «fraude», sin aportar pruebas concluyentes, aunque poco antes de la proclamación dijo que reconocería los resultados.

Los observadores de la OEA, así como Estados Unidos y la Unión Europea, dijeron que el proceso electoral fue limpio.

El titular del JNE, Jorge Luis Salas, rechazó nuevamente en su discurso los señalamientos de fraude. «El proceso de elecciones ha sido correcto […] y el mundo entero así lo reconoce», expresó.

Comparte y opina:

Haití se despide del asesinado presidente en medio de tensiones

El ataúd, cubierto por la bandera nacional y la banda presidencial, estaba expuesto en una explanada adornada de flores. Los restos eran custodiados por soldados de las Fuerzas Armadas de Haití.

Funeral de Jovenel Moise. Foto: Telesur

Por AFP

/ 23 de julio de 2021 / 19:14

Haití rindió este viernes un último homenaje al asesinado presidente Jovenel Moise, con una custodiada ceremonia funeraria en una ciudad donde se desataron actos violentos que ilustran la inestabilidad del país.

Los actos solemnes se desarrollaban en la ciudad de Cabo Haitiano, en el extremo norte de Haití. Moise, asesinado el 7 de julio a sus 53 años por un comando armado en su domicilio de la capital, Puerto Príncipe, era originario de la región vecina a la de su lugar de entierro, también en el norte.

Agentes de policía estaban desplegados en todas las calles pero no impidieron, como la víspera, un estallido de episodios violentos. Incluso desde dentro del recinto donde se llevaba a cabo el funeral se escucharon disparos, que forzaron la salida apresurada de algunos participantes en medio de una nube de gases lacrimógenos lanzados por la policía.

El ataúd, cubierto por la bandera nacional y la banda presidencial, estaba expuesto en una explanada adornada de flores. Los restos eran custodiados por soldados de las Fuerzas Armadas de Haití.

La viuda del presidente, Martine, quien resultó gravemente herida en el ataque nocturno, estaba presente en Cabo Haitiano, con el brazo en cabestrillo tras ser atendida en un hospital en Florida, Estados Unidos.

Con el rostro cubierto por una mascarilla con una foto de su marido, la viuda se inclinó sobre el ataúd.

«Abandonado» y «traicionado»

Representantes de delegaciones extranjeras, del cuerpo diplomático y miembros del gobierno se turnaron para ofrecerle el pésame.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, envió una delegación de alto nivel al funeral, incluida su embajadora ante las Naciones Unidas, Linda Thomas-Greenfield, y su nuevo enviado especial para Haití, Daniel Foote. No se quedaron mucho tiempo.

«La delegación presidencial está a salvo y completa después del tiroteo reportado durante el funeral. Están todos de regreso a Estados Unidos», dijo Jen Psaki, la portavoz de la Casa Blanca.

A su regreso a Nueva York, la embajadora Thomas-Greenfield declaró que «el pueblo de Haití merece la paz, la seguridad y un futuro mejor».

Un batallón rindió honores militares al jefe de Estado. Mientras que la ceremonia religiosa fue dirigida por cinco sacerdotes.

La viuda recordó a su marido, su fructífera carrera empresarial antes de entrar a la política, y deploró su fin trágico, «salvajemente asesinado», «abandonado y traicionado».

«¿Qué crimen cometiste para merecer tal castigo?», se preguntó. «Él conocía bien los vicios de este sistema podrido e injusto», afirmó también. «Ese sistema que pocos antes que él quisieron atacar».

«Se encontró, de la noche a la mañana, con todo ese sistema en bloque, en su cara», siguió, asegurando que no desea «venganza ni violencia».

Sus elogios contrastan con la fuerte desconfianza que suscitaba Moise en buena parte de la población antes de su muerte. Pues muchos le señalaban de inacción ante la crisis y de un proceder autoritario.

Tensiones

Hasta ahora, el asesinato ha sumido al país aún más en la incertidumbre y ha hecho resurgir tensiones históricas.

Más de 20 personas -la mayoría colombianas- fueron arrestadas por su implicación en el complot, que según la policía fue organizado por haitianos con ambiciones políticas y vínculos fuera del país.

Presente en Cabo Haitiano, el director general de la policía nacional, Leon Charles, fue abucheado el jueves cuando supervisaba el operativo de seguridad de los funerales.

Los haitianos le reprochan que no haya sido capaz de proteger al presidente Moise, cuya muerte reavivó las tensiones históricas entre el norte de Haití y el oeste, donde está la capital, Puerto Príncipe.

Esos problemas se derivan en parte de divisiones raciales históricas que se remontan al colonialismo francés entre los negros del norte que son descendientes de esclavos y los haitianos de piel más clara que viven en el sur y el oeste.

Algunos residentes incluso levantaron barricadas en las carreteras que conducen a Cabo Haitiano para evitar que la gente de Puerto Príncipe asistiera al funeral.

Ariel Henry, el nuevo primer ministro, quien asumió el cargo el martes, ha prometido llevar ante la justicia a los responsables del asesinato de Moise, así como restablecer el orden para organizar las elecciones exigidas por la población y la comunidad internacional.

Haití actualmente no tiene un Parlamento en funcionamiento y cuenta solo con un puñado de senadores electos. El gobierno interino no tiene presidente.

Washington ha dicho que las elecciones deberían celebrarse a finales de este año.

Moise había gobernado Haití, el país más pobre de las Américas, por decreto después de que las elecciones legislativas previstas para 2018 se demorasen tras múltiples disputas.

Comparte y opina:

Djokovic desiste de jugar el Masters 1000 de Toronto

Los organizadores aludieron a la agitada agenda de Djokovic, que incluye los Juegos Olímpicos y su búsqueda de un Grand Slam de calendario, para justificar la baja.

El serbio Novak Djokovic

Por AFP

/ 23 de julio de 2021 / 18:33

El número uno del mundo, el serbio Novak Djokovic, que busca el oro olímpico en el torneo de tenis masculino de los Juegos de Tokio, se retiró del evento de la ATP Masters 1000 de Toronto del próximo mes.

Los organizadores aludieron a la agitada agenda de Djokovic, que incluye los Juegos Olímpicos y su búsqueda de un Grand Slam de calendario, para justificar la baja.

El serbio persigue la historia tras las victorias en el Abierto de Australia, Roland Garros y Wimbledon y busca emular el logro incomparable de la alemana Steffi Graf de 1988 cuando arrasó en las cuatro torneos mayores (falta el US Open) y se llevó el oro en los singles femeninos en la Olimpiada de Seúl.

«Hubiera sido fantástico haber recibido a Novak (Djokovic)», dijo el portavoz del torneo de Toronto Karl Hale. «Sin embargo, después de una gran carrera hacia su 20º título de Grand Slam en Wimbledon y su participación en los Juegos Olímpicos de Tokio, entendemos su decisión. Le deseamos todo lo mejor para el resto de la temporada».

Hale también dijo que otros astros como Dominic Thiem (N.6), David Goffin (N.20) y Stan Wawrinka (N.29)también se retiraron del cuadro principal.

Thiem se recupera de una lesión en la muñeca que sufrió en el Campeonato de Mallorca (España) el mes pasado. Goffin tiene una lesión en el tobillo y Wawrinka se sometió recientemente a una cirugía en un pie.

Comparte y opina:

El rey de España asistirá a investidura del nuevo presidente peruano

La investidura coincide con el bicentenario este año de la firma del acta de independencia del Perú.

El rey Felipe VI de España en una ceremonia real

Por AFP

/ 23 de julio de 2021 / 18:17

El rey Felipe VI asistirá a la investidura del presidente electo peruano, Pedro Castillo, el próximo 28 de julio, informó este viernes la Casa Real española.

El comunicado no da más detalles del desplazamiento del monarca y se limita a indicar que la embajada española en Lima divulgará el programa.

La investidura coincide con el bicentenario este año de la firma del acta de independencia del Perú.

Lee también: Morales fue invitado a la posesión de Pedro Castillo como presidente de Perú

El general argentino José de San Martín proclamó la independencia el 28 de julio de 1821 en Lima y el país logró la victoria decisiva en la batalla de Ayacucho, el 9 de diciembre de ese mismo año.

Castillo, un maestro de escuela que salió del anonimato hace cuatro años cuando encabezó una huelga del magisterio, fue proclamado el pasado lunes presidente electo por el jurado electoral, que demoró seis semanas en revisar impugnaciones de votos y apelaciones.

Comparte y opina:

La presidenta del Senado de Chile anuncia su candidatura presidencial

"Acepto este desafío porque aquellos que queremos transitar en paz, aquellos que queremos transformaciones profundas para nuestro país, somos muchos más que aquellos que solo se dedican a gritar", dijo Provoste.

La presidenta del Senado Yasna Provoste

Por AFP

/ 23 de julio de 2021 / 17:01

La presidenta del Senado Yasna Provoste, de la Democracia Cristiana (DC), anunció este viernes su candidatura para las elecciones presidenciales del 21 de noviembre en Chile, cinco días después de la primaria que resolvió las nominaciones de la izquierda y la derecha.

En un acto en su ciudad natal, Vallenar, a unos 665 km al norte de Santiago, Provoste hizo oficial un anuncio que mantenía en vilo a la política chilena. Sumándose a la carrera presidencial, en la que ya se inscribieron el diputado Gabriel Boric, por el pacto entre el Frente Amplio y el Partido Comunista; y el independiente Sebastián Sichel, que ganó la primaria de la derecha oficialista.

«Acepto este desafío porque aquellos que queremos transitar en paz, aquellos que queremos transformaciones profundas para nuestro país, somos muchos más que aquellos que solo se dedican a gritar y que solo creen que la violencia puede resolver las dificultades de nuestro país», dijo Provoste en el acto.

El anuncio se produjo cinco días después del sorpresivo resultado de las primarias legales a las que se sometieron la coalición formada por los partidos del Frente Amplio y el PC, y la alianza oficialista. Pero de las que no participaron los partidos que forman parte de la exConcertación -entre ellos la DC-, quienes gobernaron por dos décadas Chile tras el fin de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Contrario a las encuestas, Boric, de 35 años -la edad mínima para postular a la Presidencia de Chile- se impuso al comunista Daniel Jadue.
Sichel, por su parte, también dio la sorpresa al imponerse al ultraconservador Joaquín Lavín, en su tercer intento por llegar a la presidencia y quien igualmente lideraba las encuestas.

Para analistas, los triunfos de Boric y Sichel dan cuenta de que los chilenos optaron por políticos de una nueva generación y tono más moderado.

En este escenario, Provoste apunta a conquistar los votos de centro.

En la disputa por la presidencia de Chile también figura la socialista Paula Narváez, que podría medirse en primarias convencionales con Provoste, docente de profesión y de descendencia del pueblo originario diaguita.

Exministra de Educación en el primer mandato de Michelle Bachelet (2006-2010) fue destituida de su cargo por el Congreso e inhabilitada por cinco años de ejercer cargos públicos. Una vez cumplido ese plazo, se convirtió en senadora y ahora postula a la presidencia.

Comparte y opina:

Últimas Noticias