Mundo

viernes 30 jul 2021 | Actualizado a 05:41

Antes de Biden-Putin, Ginebra fue escenario del encuentro Reagan-Gorbachov

Una de las imágenes que perdura es la de los dos dirigentes, muy sonrientes, conversando cerca de una chimenea como dos amigos.

Foto: AFP

Por AFP

/ 14 de junio de 2021 / 10:46

Noviembre de 1985, Ginebra. A pesar del frío, el histórico encuentro entre los líderes de Estados Unidos, Ronald Reagan, y soviético, Mijail Gorbachov, propició una distensión que vuelve a la memoria de cara a la cumbre entre Joe Biden y Vladimir Putin.

«El ambiente era distendido, la gente había venido a olvidar la Guerra Fría. Cada uno había preparado su pequeño número para seducir al campo contrario. Todos nosotros estábamos conscientes de que era un momento histórico», recordó el entonces corresponsal de AFP, Didier Lapeyronie.

Las cosas comenzaron con problemas. Con el frío reinante en Ginebra, un soldado que participaría en la rendición de honores cayó desvanecido instantes antes de la llegada de Reagan a uno de los sitios de la cumbre.

Seis años antes del colapso de la Unión Soviética, la cumbre de Ginebra de 1985, que se extendió por tres días y fue cubierta por 3.500 periodistas, tenía por tema la desescalada armamentista entre las dos superpotencias de la época, con la esperanza de mejorar las relaciones este-oeste.

El periodista Nicolas Burgy, quien cubrió para AFP la llegada del presidente estadounidense al aeropuerto de Ginebra, recordó la «alegría», el ambiente «distendido» que había.

Una de las imágenes que perdura es la de los dos dirigentes, muy sonrientes, conversando cerca de una chimenea como dos amigos.

La misma cordialidad la mostraron las primeras damas Raisa Gorbachov y Nancy Reagan, quienes conversaron alrededor de un té bajo la mirada de los fotógrafos.

Marie-Noëlle Blessig, corresponsal de AFP que cubrió a las primeras damas, recuerda cuando la esposa de Gorbachov llegó a la sede de las Naciones Unidas en Ginebra para «saludar al personal de la ONU, donde fue aplaudida ruidosamente».

Otra señal de deshielo fue el primer apretón de mano, que duró siete segundos, entre Reagan y Gorbachov frente a la Villa Fleur d’eau, una edificación de fines del siglo XIX a la orilla del lago Leman.

El acontecimiento tuvo lugar frente a las cámaras y numerosos periodistas congelados que esperaban desde mucho antes en el jardín.

«A gusto»

Como los estadounidenses habían escogido esta casona como su cuartel general, Reagan llegó primero para recibir a Gorbachov «con la apariencia de una gran amabilidad», contó Claude Smadja, exjefe de redacción adjunto de la Televisión Suiza TSR, testigo de ese momento histórico.

«En seguida se vio el lado muy americano, muy californiano de Reagan al apretar la mano de Gorbachov, le puso la otra mano en el hombro para llevarlo adentro intercambiando sonrisas. Los dos querían mostrar que estaban a gusto», comentó.

Christiane Berthiaume, corresponsal de Radio Canada en aquel entonces, entendió el significado de ese instante cuando llegó el líder soviético.

«Ningún periodista le hizo una pregunta al salir del vehículo. Nos quedamos de boca abierta, era impresionante, era la señal de que la Guerra Fría, un período marcado por el miedo, llegaba a su fin», comentó.

Dada la importancia de lo que estaba en juego, las dos delegaciones impusieron un cierre total a las informaciones a la prensa hasta el fin de la cumbre.

«De hecho, a pesar del buen ambiente el contacto fue muy severo. Las posiciones de una parte y la otra estaban muy distantes», observó Claude Smadja, quien también fue director general del Foro Económico Mundial.

Suiza también estaba plenamente consciente del foso que separaba a las dos potencias, al punto que Walter Fust, entonces asistente personal del presidente suizo Kurt Furgler, le escribió «dos discursos diferentes de bienvenida, tomando en cuenta las culturas diferentes».

Fust contó a AFP un detalle que ilustró la diferencia entre las delegaciones: «Los participantes rusos llegaron en formación y muy disciplinados. Los americanos eran menos disciplinados para moverse bajo el orden protocolar y seguir las instrucciones».

Comparte y opina:

Brasil vence 25-23 a Argentina en vibrante clásico sudamericano de balonmano

Los brasileños terminaron festejando el vibrante clásico sudamericano después de un final apretado y con sufrimiento, luego del final de un primer tiempo en el que dominó y se fue al descanso con una clara ventaja 14-7 que no hacía predecir ese final para el infarto.

Foto: AFP

Por AFP

/ 30 de julio de 2021 / 01:35

La selección de Brasil derrotó 25-23 a su par de Argentina, este viernes en el estadio Yoyogi, en partido del Grupo A del torneo de balonmano masculino de los Juegos Olímpicos de Tokio-2020.

Los brasileños terminaron festejando el vibrante clásico sudamericano después de un final apretado y con sufrimiento, luego del final de un primer tiempo en el que dominó y se fue al descanso con una clara ventaja 14-7 que no hacía predecir ese final para el infarto.

Si bien la segunda mitad continuó con esa tónica y las diferencias se ampliaron hasta 22-11, a partir de allí los Gladiadores tuvieron una racha de 9 goles seguidos que dejó el partido 22-20 a falta de pocos minutos para el final.

En esos minutos finales, la Canarinha logró volver a controlar las acciones, intercambiaron gol por gol y la historia se cerró con un electrizantes 25-23.

Argentina cerrará su participación olímpica ante España, pues ya no tiene chances de pasar a cuartos, mientras que los brasileños deberán volver a triunfar ante Alemania, en un mano a mano directo por un boleto en cuartos de final, el domingo.

Comparte y opina:

El chino Shun Wang sucede a Phelps como campeón olímpico de 200 m estilos

Shun Wang, bronce en esta distancia en los Juegos Olímpicos de Rio-2016, cubrió esta vez la distancia en 1:55.00, estableciendo un nuevo récord de Asia y resistiendo el ataque final de Duncan Scott (1:55.28).

Foto: AFP

Por AFP

/ 30 de julio de 2021 / 01:29

El chino Shun Wang ganó este viernes la final de 200 metros estilos en los Juegos Olímpicos de Tokio-2020, una prueba dominada durante muchos años por el legendario Michael Phelps, superando en el podio al británico Duncan Scott, plata, y al suizo Jeremy Desplanches, bronce.

Shun Wang, bronce en esta distancia en los Juegos Olímpicos de Rio-2016, cubrió esta vez la distancia en 1:55.00, estableciendo un nuevo récord de Asia y resistiendo el ataque final de Duncan Scott (1:55.28), mientras que Desplanches consiguió el bronce por apenas cinco centésimas de segundo sobre el japonés Daiya Seto.

La prueba entraba en una nueva era tras la retirada del estadounidense Michael Phelps, que conquistó todos los títulos olímpicos entre Atenas-2004 y Rio-2016.

A sus 27 años, Shun Wang había dominado las semifinales y se presentaba como favorito, pero primero tuvo que alcanzar al estadounidense Michael Andrew (22 años), que comenzó muy rápido y que finalmente falló en el último largo, para terminar quinto (1:57.31).

Duncan Scott (24 años) añade por su parte una tercera medalla a su cosecha de Tokio, después de la plata del martes en 200 m, por detrás de su compatriota Tom Dean, y luego el oro al día siguiente con el 4×200 m británico.

Finalmente, el subcampeón mundial Jeremy Desplanches dio a Suiza su primera medalla olímpica en natación desde el bronce de 200 m braza de Etienne Dagon en Los Angeles-1984.

Daiya Sato (26 años), vigente campeón mundial, quedó cuarto y perdió una ocasión de resarcirse tras su eliminación el sábado en las series de los 400 metros estilos, donde era el gran favorito.

Comparte y opina:

El mundo se moviliza para contener la variante Delta del coronavirus

Desde Israel a Estados Unidos, gobiernos en el mundo anunciaron nuevas medidas para frenar un aumento de casos de coronavirus impulsados por la supercontagiosa variante Delta.

El presidente de EEUU, Joe Biden, anunció medidas para incentivar la vacunación. Foto: AFP

Por AFP

/ 30 de julio de 2021 / 01:20

Desde Israel a Estados Unidos, gobiernos en el mundo anunciaron nuevas medidas para frenar un aumento de casos de coronavirus impulsados por la supercontagiosa variante Delta.

Menos de un mes después de haber cantado victoria sobre el virus y celebrado la fiesta nacional, sonriente y sin máscara, entre una multitud en la Casa Blanca, el presidente estadounidense, Joe Biden, ordenó una serie de medidas para impulsar la vacunación, estancada tras un arranque trepidante.

La despreocupación durante el verano boreal parece haber acabado también en Israel, que convocará a los mayores de 60 años a recibir una tercera dosis de vacuna, ante el alza de contagios en las últimas semanas a causa de la propagación de la variante Delta.

Esta cepa, detectada primero en India, también preocupa a la Organización Mundial de la Salud (OMS), que advierte de una «cuarta ola» en 15 países de Oriente Medio, Magreb, África y Asia.

Esos países están en riesgo especialmente porque las tasas de vacunación son muy bajas (solo 5,5% de la población ha sido vacunada de manera completa).

Más de 4.000 millones de dosis de vacunas anti COVID fueron administradas en el mundo, según un recuento de la AFP el jueves a partir de datos oficiales, pero su distribución es altamente desigual.

Aun en países donde las vacunas son más accesibles, los dirigentes están sonando las alarmas.

«Hay personas que están muriendo y que morirán, que no tienen por qué morir», dijo Biden en un discurso en la Casa Blanca sobre las nuevas directrices.

Imagen simbólica: por primera vez en meses, el mandatario estadounidense entró a la sala donde lo esperaban periodistas con una mascarilla negra.

Los cuatro millones de empleados federales deberán decir si tienen la vacuna y los que no hayan sido inoculados deberán usar mascarilla en el trabajo y someterse a pruebas de COVID-19.

Biden también ordenó al Pentágono que estudie la posibilidad de añadir la vacuna anti COVID a su lista de vacunas obligatorias para los miembros del ejército, y pidió a los gobiernos estatales y locales que ofrezcan $us 100 como incentivo para que los rezagados se vacunen.

Se trata de un cambio de rumbo para la administración Biden, que hasta ahora insistía más en la responsabilidad individual y en los mensajes de fomento a la inoculación.

«No estamos totalmente fuera de peligro, porque lo que está ocurriendo en Estados Unidos en este momento es una pandemia, una pandemia de los no vacunados», dijo el mandatario.

Dosis «adicional» en Israel

En Israel, el primer ministro Naftali Bennet anunció que los mayores de 60 años recibirán una tercera dosis de vacuna, disponible desde el domingo.

«Llamo a todas las personas mayores que ya han sido vacunadas a recibir esta dosis adicional», dijo Bennet. «Protéjanse».

«La decisión estuvo basada en mucha investigación y análisis, así como en el aumento de los riesgos de una ola de la variante delta», afirmó.

Uno de los primeros países en vacunar masivamente a su población, Israel había eliminado muchas de las restricciones sobre concentraciones públicas en junio, pero los casos se multiplicaron y las mascarillas son nuevamente obligatorias en espacios públicos cerrados.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos también instaron a los habitantes de zonas de alto contagio a usar mascarillas en espacios cerrados.

Con el aumento de contagios en Estados Unidos, los vacunados están molestos con los que rehúsan a hacerlo.

«Es casi como si no les importara el resto del mundo. Están siendo egoístas y egocéntricos», dijo a AFP Alethea Reed, una administradora sanitaria de 58 años en Washington.

Medidas dispares

Las estrategias en el combate contra el virus son disímiles alrededor del mundo: mientras la turística Cataluña, la región más afectada por la última ola de contagios en España, y la ciudad ecuatoriana de Guayaquil extienden o refuerzan las restricciones, otros están levantando medidas.

Arabia Saudita anunció que reabrirá sus fronteras a los turistas extranjeros vacunados, tras 17 meses cerradas debido a la pandemia.

En Portugal, a partir del domingo las tiendas y restaurantes podrán abrir más horas y ya no será obligatorio trabajar a distancia.

Pero en los Juegos Olímpico de Tokio, que ya fueron postergados un año por la pandemia, el virus seguía causando problemas: cerca de 200 atletas, periodistas y empleados del evento han dado positivo.

Japón registró un nuevo récord de casos diarios (más de 10.000) el jueves, y el estado de emergencia ya en pie en la capital fue extendido a otras cuatro regiones.

«La situación actual es peor que nunca», dijo un asesor del gobierno contra el virus, Shigeru Omi, según la cadena nacional NHK.

Colombia también puede llegar a restringir el acceso a espacios públicos a las personas no vacunadas, advirtió el ministro de Salud, Fernando Ruiz, de visita en Washington.

«El principio fundamental del plan de vacunación colombiano no es el derecho individual sino el interés general», explicó Ruiz en entrevista con la AFP.

El virus ha matado a más de 4,1 millones de personas en el mundo, según un conteo de la AFP basado en fuentes oficiales. La región más enlutada es América Latina, con 1,36 millones de fallecidos.

En México, el Instituto Nacional de Estadísticas dijo que se registraron más de 200.000 muertes por COVID-19 en 2020, cifra 35% superior a la reportada originalmente por el gobierno.

Comparte y opina:

El chino Shun Wang se proclama campeón olímpico en 200 m estilos

Shun Wang, bronce en esta distancia en los Juegos Olímpicos de Rio-2016, cubrió esta vez la distancia en 1:55.00

El chino Shun Wang

Por AFP

/ 29 de julio de 2021 / 22:47

El chino Shun Wang ganó este viernes la final de 200 metros estilos en los Juegos Olímpicos de Tokio-2020, una prueba dominada durante muchos años por el legendario Michael Phelps, superando en el podio al británico Duncan Scott, plata, y al suizo Jeremy Desplanches, bronce.

Shun Wang, bronce en esta distancia en los Juegos Olímpicos de Rio-2016, cubrió esta vez la distancia en 1:55.00, estableciendo un nuevo récord de Asia y resistiendo el ataque final de Duncan Scott (1:55.28), mientras que Desplanches consiguió el bronce por apenas cinco centésimas de segundo sobre el japonés Daiya Seto.

Comparte y opina:

La nadadora australiana Emma McKeon gana el oro olímpico en 100 metros libre

La nadadora de Wollongong cubrió la ida y vuelta, prueba reina de la natación, en 51 segundos y 96 centésimas

La australiana Emma McKeon

Por AFP

/ 29 de julio de 2021 / 22:41

La australiana Emma McKeon, de 27 años, se convirtió este viernes en campeona olímpica de 100 metros en estilo libre, donde era la gran favorita, superando a la revelación hongkonesa de los Juegos, Siobhan Bernadette Haughey (plata), y a otra australiana, Cate Campbell (bronce).

Después de haber lanzado al relevo 4×100 metros hacia el oro y el récord del mundo el domingo y haber ganado luego el bronce en 100 metros mariposa, la nadadora de Wollongong cubrió la ida y vuelta, prueba reina de la natación, en 51 segundos y 96 centésimas, con 31 centésimas de margen sobre Haughey (52.27) y 56 sobre Campbell (52.52).

En busca de un primer título olímpico individual, Emma McKeon llegó con el mejor crono del año (52.19), firmado en el preolímpico clasificatorio australiano, y luego destacó ya en las series mejorando una primera vez el récord olímpico (52.13).

Su reto era soportar la presión en la final, que había afectado mucho a su compatriota Cate Campbell en los Juegos de Rio-2016, donde apenas fue sexta pese a ser la gran favorita. Campbell se tomó una pequeña revancha este viernes al colgarse la medalla de bronce.

La victoria de McKeon eleva todavía más el balance de las nadadoras australianas. Su país no había logrado un título olímpico individual en la categoría femenina de la natación desde Pekín-2008 y en Tokio-2020 llevan ya cuatro, ya que anteriormente se coronaron Kaylee McKeown (100 m espalda) y Ariarne Titmus (200 y 400 m libre).

Pero la prueba reina de la natación también confirmó a la hongkonesa Siobhan Bernardette Haughey, que ya había sido plata en los 200 m libre con un nuevo récord de Asia y que repitió logro este viernes en los 100 m.

Haughey, que se entrena la mayor parte del tiempo en Estados Unidos, en la Universidad de Michigan, se convirtió en 2019 en la primera nadadora de Hong Kong en disputar la final de un Mundial.

Mermada por su fractura de codo de febrero, la plusmarquista mundial sueca Sarah Sjöström consiguió llegar a la final, como el lunes en los 100 metros mariposa (7º), pero terminó apenas quinta, con un crono de 52 segundos y 68 centésimas.

Comparte y opina: