Mundo

miércoles 26 ene 2022 | Actualizado a 10:52

La reina Isabel II pasó una noche hospitalizada para ‘pruebas preliminares’

A pesar de su edad, de la muerte de su marido Felipe en abril y de la pandemia de COVID-19, Isabel II, que el próximo año cumplirá 70 años como monarca, ha seguido asistiendo incansablemente en los últimos meses a actos públicos.

/ 21 de octubre de 2021 / 19:40

La reina británica Isabel II, de 95 años, pasó la noche del miércoles al jueves ingresada en un hospital para hacerse «pruebas preliminares» después de que los médicos pidieron «guardar reposo», anunció este jueves el palacio de Buckingham.

«La reina fue a un hospital el miércoles por la tarde para hacerse pruebas preliminares y regresó al castillo de Windsor hoy (jueves) a la hora de comer y mantiene un buen estado de ánimo», informó el palacio real en un breve comunicado.

La institución realizó el anuncio poco después de que el diario británico The Sun filtrara la noticia. Según el tabloide, se quedó en la clínica londinense porque se había hecho demasiado tarde para volver a su alejada residencia de Windsor.

A pesar de su edad, de la muerte de su marido Felipe en abril y de la pandemia del covid-19, Isabel II, que el próximo año cumplirá 70 años como monarca, ha seguido asistiendo incansablemente en los últimos meses a actos públicos.

El martes estuvo presente en una recepción oficial en Windsor al empresario Bill Gates y al enviado estadounidense para el clima, John Kerry, en la que también participó el primer ministro británico, Boris Johnson.

Pero el miércoles, aunque «a regañadientes», aceptó suspender una visita a Irlanda del Norte después de que los médicos le aconsejaran guardar reposo durante unos días.

Según la agencia de prensa británica PA, la soberana estuvo ingresada en el hospital privado Eduardo VII en el centro de Londres, donde su esposo Felipe había sido atendido en numerosas ocasiones antes de su deceso.

Su estancia se limitó a consultas con especialistas, pero se decidió que pasara la noche en el centro por razones «prácticas», indicó esta agencia, señalando que la reina volvió después a su oficina para «tareas ligeras».

No se tiene constancia de que la reina haya tenido algún problema de salud grave en los últimos años.

Infatigable tras 70 años

La reina Isabel II ostenta el récord de longevidad en el trono británico, al que accedió hace casi 70 años, en 1952.

Se ha especulado en repetidas ocasiones sobre una posible jubilación, especialmente tras la muerte en abril de su inseparable marido a los 99 años. Pero la jefa de Estado de 16 países continúa con una atareada agenda.

Si bien ya no se desplaza al extranjero, donde la representa su hijo y heredero, el príncipe Carlos, participó en la cumbre del G7 en junio, otorga condecoraciones y recibe a los nuevos embajadores en el Reino Unido, a veces por videoconferencia.

Desde principios de mes había participado en eventos públicos casi a diario, en lugares como la abadía de Westminster, la ciudad galesa de Cardiff o las carreras de caballos en Ascot.

La reina debe acudir a la conferencia sobre el clima de las Naciones Unidas de la COP26 a principios de noviembre en Glasgow, en Escocia.

El martes, la revista británica The Oldie indicó que la reina había rechazado un premio que ese medio otorga cada año a una persona de edad avanzada.

«Su Majestad piensa que uno tiene la edad que siente y, en consecuencia, cree que no cumple los criterios para aceptarlo», indicaron sus servicios de prensa en la carta para declinar el galardón.

Comparte y opina:

Ucrania negocia con Rusia a todos los niveles sobre gas y pacificación del este del país

Moscú advirtió que la empresa semiestatal rusa Gazprom suspenderá los suministros de gas si Ucrania no abona antes del martes por la noche su deuda de miles de millones de dólares, una medida que perturbaría el aprovisionamiento de Europa.

/ 10 de junio de 2014 / 01:40

Ucrania estaba inmersa este lunes en negociaciones a todos los niveles con Rusia para intentar poner fin a la rebelión prorrusa en el este del país y evitar un corte del suministro de gas ruso que podría afectar a los países europeos.

Las conversaciones sobre la espinosa cuestión del gas comenzaron a las 17H00 GMT en Bruselas. Las partes se separaron sin ponerse de acuerdo al cabo de siete horas de difíciles negociaciones y decidieron volver a verse el martes por la noche o miércoles por la mañana, anunció el comisario europeo para Energía, Gunther Oettinger.

Moscú advirtió que la empresa semiestatal rusa Gazprom suspenderá los suministros de gas si Ucrania no abona antes del martes por la noche su deuda de miles de millones de dólares, una medida que perturbaría el aprovisionamiento de Europa.

Las autoridades ucranianas rechazan el precio estipulado por Rusia, el más alto aplicado a un país europeo, tras la accesión al poder de un gobierno pro-occidental.

Tres días después de su breve conversación con el presidente Vladimir Putin en Francia y dos días después de su investidura, el flamante presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, parece predispuesto a rebajar la tensión con Moscú cuanto antes y se dio una semana de plazo para restablecer la calma  en el este del país.    Poroshenko abrió negociaciones el domingo en Kiev por primera vez desde la caída de su predecesor y la incorporación de Crimea en marzo a Rusia, tras un referéndum considerado ilegal por los occidentales.

Estas discusiones a puerta cerrada entre el embajador ruso Mijaíl Zurabov y el embajador de Ucrania en Alemania, Pavlo Klimkine, en presencia de una representante de la Organización para Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), deben continuar todos los días hasta dar con una solución.

Las tres primeras sesiones han permitido «una comprensión común de las etapas claves» para «una desescalada de la situación en las regiones de Donetsk y Lugansk», indicó la noche del lunes el Ministerio ucraniano de Exteriores.

Choques entre ejército y separatistas

Para Kiev, el tiempo apremia. La insurrección en el este industrial y prorruso gana terreno, a pesar de la ofensiva lanzada hace más de dos meses por las fuerzas ucranianas.

Los separatistas tomaron el control de parte de la frontera con Rusia, un revés para Kiev, que no cesa de denunciar la llegada de armas y combatientes provenientes del territorio ruso. Los guardias fronterizos afirmaron haber repelido durante la noche del domingo un nuevo asalto contra el puesto de Izvarino.

Cerca de Slaviansk, bastión prorruso contra el que ha intensificado su ofensiva el ejército, una unidad militar fue atacada de noche en Artemivsk por medio centenar de insurgentes equipados con armas automáticas. Los militares repelieron el ataque y mataron a un separatista, según la misma fuente.

En total, los combates han dejado más de 200 muertos entre rebeldes, soldados ucranianos y civiles.

El nueva presidente ucraniano «toma todas la medidas prácticas que permiten esperar que se tomen decisiones sensatas en un plazo corto y que los habitantes del este de Ucrania vivan en paz», aseguró el ministro de Interior, Mijailo Koval, citado por la agencia Interfax Ucrania.

Pero en Donetsk, el «primer ministro» de la «República de Donetsk» autoproclamada, Alexandre Borodai, dijo estar «dispuesto a dialogar» siempre y cuando Kiev «retire todas sus fuerzas armadas».

En su investidura, Porochenko, multimillonario de 48 años, se dirigió en ruso a los habitantes del este para prometerles que no los abandonará. En cambio, se mostró inflexible en cuanto a la orientación europea de su país y la pertenencia de Crimea a Ucrania.

Reunión decisiva en Bruselas

Ex ministro de Economía y de Relaciones Exteriores que integró gobiernos prorrusos y pro-occidentales, Porochenko debe evitar desde los primeros días de su mandato una nueva «guerra del gas» con su vecino ruso.

En Bruselas, las negociaciones organizadas por el comisario europeo de Energía, Günther Öttinger, reúnen a los ministros rusos y ucraniano de Energía, así como a los responsables de la compañía rusa Gazprom y la ucraniana Naftogaz.

«Es más que probable que se trate del encuentro final», indicó una fuente rusa al diario Vedomosti. Según el rotativo ruso, Naftogaz, que hace una semana efectuó un pago de 786 millones de dólares, podría abonar mil millones de dólares a partir de este lunes y aceptar en cuestión de días un calendario de pagos del resto.

Los analistas estiman que Gazprom concederá una rebaja del precio del gas a Ucrania.

El dossier de la energía encona también las relaciones entre Moscú y la Unión Europea, que el domingo obtuvo de Bulgaria la interrupción de las obras de construcción de South Stream, un gasoducto realizado por Rusia y compañías eléctricas europeas para transportar gas ruso a Europa a partir de finales de 2015 sin pasar por Ucrania.

«Bruselas se guía por las ganas de castigo y venganza», denunció el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, después de una reunión con su homólogo finlandés, Erkki Tuomioja.

«Recientemente, hemos oído en Bruselas que las negociaciones sobre South Stream permanecerán congeladas mientras Rusia no reconozca a las autoridades de Kiev. ¿Les parece constructivo?», espetó el jefe de la diplomacia rusa, que también calificó de «contraproducente» la expansión de la OTAN hacia el Este.

Comparte y opina:

Obama pide a Putin que retire sus tropas de la frontera ucraniana

El presidente estadounidense criticó duramente a su homólogo ruso, al que acusó de tener "un profundo rencor por lo que considera la pérdida de la Unión Soviética", y advirtió del riesgo "de volver al tipo de prácticas que eran corrientes durante la Guerra Fría".

/ 28 de marzo de 2014 / 23:15

El presidente estadounidense Barack Obama pidió el viernes el retiro de las tropas de la frontera ucraniana al presidente ruso Vladimir Putin, quien expresó al jefe de la ONU que no tiene intención de invadir el este de Ucrania tras la anexión de Crimea.

«Para frenar la escalada, Rusia tendría que retirar esas tropas y empezar negociaciones directas con el gobierno ucraniano y con la comunidad internacional», dijo Obama en una entrevista a la cadena CBS.

El presidente estadounidense criticó duramente a su homólogo ruso, al que acusó de tener «un profundo rencor por lo que considera la pérdida de la Unión Soviética», y advirtió del riesgo «de volver al tipo de prácticas que eran corrientes durante la Guerra Fría».

Putin llamó este viernes a Obama para hablar de la propuesta estadounidense sobre Ucrania, anunció la Casa Blanca.

La propuesta de Estados Unidos será tratada directamente por los jefes de la diplomacia de ambos países, John Kerry y Serguei Lavrov, indicó la presidencia estadounidense desde Arabia Saudita, donde Obama se encuentra de visita.

El presidente estadounidense «sugirió a Rusia que ponga por escrito su respuesta», indicó la misma fuente.

Obama amenazó con sancionar «sectores clave» de la economía rusa si Moscú no cambiaba de actitud y pasó gran parte de su gira por Europa esta semana buscando apoyo de sus aliados contra Rusia.

Luego de informar este viernes al Consejo de Seguridad de la ONU, sobre su viaje a Ucrania y Rusia, el Secretario general Ban Ki-moon afirmó que «el presidente Putin me dijo que no tenía intención alguna de llevar a cabo una operación militar», ante preguntas de los periodistas sobre una eventual invasión de la tropas rusas en el sur y este de Ucrania, donde la mayor parte de la población habla ruso.

«Debo decir también que el presidente Putin expresó su preocupación sobre algunos elementos extremistas y en relación a todo el movimiento a lo largo de las fronteras», agregó Ban.

«Las emociones son muy altas y la tensión muy cargada. En consecuencia, mi prioridad inmediata es urgir a los líderes de ambas (partes) a comprometerse en un diálogo directo», agregó el jefe de la ONU.

Ban agregó: «Exhorto igualmente a los líderes de las autoridades ucranianas a considerar preocupaciones domésticas que también pueden crear una preocupación para la parte rusa».

Ucrania evalúa en 100.000 el número de soldados que están estacionados en su frontera este, y teme que se vuelva a repetir una situación similar a la de Crimea, que fue anexada en sólo tres semanas.

El grueso de las tropas ucranianas leales a Kiev ya se retiró de Crimea, una península de cerca de dos millones de habitantes, en su gran mayoría de origen y lengua rusos, que este mes decidió de forma unilateral reincorporarse a Rusia, a la que había pertenecido hasta 1954.

La anexión, aprobada rápidamente por el gobierno y el parlamento rusos, preocupa a los países de Europa oriental y central que estuvieron en la órbita de Moscú hasta el desmembramiento de la Unión Soviética, a principios de los años 1990.

Pero los diplomáticos rusos niegan cualquier intención de invadir el este de Ucrania y afirman que varias inspecciones internacionales concluyeron en marzo que no había ningún «preparativo agresivo» por su parte.

En Moscú, un alto responsable de los servicios secretos rusos (FSB), aseguró que «las amenazas exteriores contra Rusia se han incrementado brutalmente» y prometió responder con una «ofensiva» de contraespionaje a la «histeria de Estados Unidos y sus aliados» por la situación en Crimea.

Por su parte Vladimir Putin aseguró que los hechos en Crimea demostraron las «nuevas capacidades» del ejército ruso.

La anexión de Crimea está provocando un enfrentamiento que recuerda la Guerra Fría y divide además a la comunidad internacional.

El jueves, la asamblea general de la ONU adoptó una resolución condenando el referéndum del 16 de marzo en Crimea pero con la abstención de los países emergentes.

Por su parte la diplomacia rusa, que denunció esta «iniciativa improductiva», parece decidida a responder una a una a las sanciones económicas occidentales.

Preparativos electorales

El presidente ucraniano prorruso Viktor Yanukovich, derrocado el 22 de febrero, pidió este viernes desde Rusia, donde está refugiado, que se lleven a cabo referéndums en cada región de Ucrania sobre una posible anexión a Rusia.

En Kiev, los candidatos a las presidenciales del próximo 25 de mayo tienen hasta el domingo para presentar su candidatura.

Los líderes del movimiento proeuropeo que llevó a la destitución de Yanukovich salen como favoritos, como el exboxeador Vitali Klitschko, que podría sin embargo retirarse para ceder el lugar al exministro y magnate Petro Porochenko, favorito en los sondeos.

Pero tendrá que enfrentarse a Yulia Timoshenko, de 53 años, una de las figuras emblemáticas de la revolución proeuropea de 2004 y ex primera ministra, que el jueves anunció su candidatura.

«Mientras Crimea esté ocupada por el Kremlin, Vladimir Putin seguirá siendo para mi el enemigo número uno de Ucrania», dijo Timoshenko, que estuvo encarcelada hasta la destitución de Yanukovich.

También aspiran a la presidencia varios representantes del Partido de las Regiones de Yanukovich, como el exgobernador de la ciudad rusohablante de Jarkov, Mijailo Dobkin, y el ex viceprimer ministro de cuestiones gasísticas Iuri Boiko, así como el empresario Serguei Tiguipko o el diputado prorruso Oleg Tsariev.

Comparte y opina:

Obama pide a Putin que retire sus tropas de la frontera ucraniana

En una entrevista con la cadena estadounidense CBS News difundida poco antes de su llegada a Arabia Saudita, Obama dijo que la decisión de Vladimir Putin de concentrar fuerzas militares en la frontera puede ser ‘simplemente un esfuerzo para intimidar a Ucrania’.

/ 28 de marzo de 2014 / 13:27

El presidente estadounidense Barack Obama instó este viernes a Rusia a retirar sus tropas de la frontera con Ucrania, después de la operación en Crimea que según Vladimir Putin fue un «examen» exitoso para su ejército.

En una entrevista con la cadena estadounidense CBS News difundida poco antes de su llegada a Arabia Saudita, Obama dijo que la decisión de Vladimir Putin de concentrar fuerzas militares en la frontera puede ser «simplemente un esfuerzo para intimidar a Ucrania, o puede ser que ellos tengan planes adicionales».

Aunque las estimaciones sobre el número de efectivos rusos concentrados en la frontera varía según las fuentes, Obama señaló que para «aliviar la situación» Rusia debería «hacer retroceder esas tropas y comenzar negociaciones directamente con el gobierno ucraniano así como con la comunidad internacional».

Putin confirmó por su parte implícitamente la participación de militares rusos en la toma de control de Crimea, la península ucraniana anexada por Rusia tras el referéndum secesionista del 16 de marzo que desató la crisis con Occidente.

«Los acontecimientos en Crimea fueron un examen. Demostraron las nuevas capacidades de nuestras fuerzas armadas, y la moral sólida de los hombres», declaró Putin durante una ceremonia en el Kremlin.

El profesionalismo de los militares rusos «permitió evitar las provocaciones e impedir el derramamiento de sangre», instando a «continuar con el desarrollo de las capacidades de combate» de las fuerzas armadas rusas.

Al final de febrero, Putin pidió y consiguió que el Senado ruso autorizara una intervención del ejército en Ucrania.

Hombres armados pero sin distintivo de nacionalidad tomaron el control de las infraestructuras de la península de Crimea, y nunca hubo hasta ahora una confirmación oficial de la intervención de militares rusos.

Entre tanto, Viktor Yanukovich, el presidente destituido el 22 de febrero, hizo su tercera aparición desde que huyó a Rusia para llamar a un referéndum en cada región de la ex república soviética a fin de determinar su estatuto.

«íNo permitan que los impostores les utilicen!», sostuvo el ex jefe del Estado, excluyendo «la posibilidad de elecciones justas».

Sin embargo, en la capital ucraniana se organiza su sucesión y se aceleran los preparativos para los comicios del 25 de mayo. Los candidatos tienen hasta el domingo para anunciar su decisión.

Los proeuropeos favoritos

Con la candidatura de Yulia Timoshenko, quien a los 53 años se muestra más decidida que nunca, la campaña se anuncia dura entre los líderes del movimiento proeuropeo, que encabeza las encuestas.

El ex campeón de boxeo Vitali Klitschko podría ceder su lugar al ex ministro y empresario Petro Porochenko, favorito de las encuestas. También se destacan el nacionalista Oleg Tiagnikbok y el líder del movimiento paramilitar ultranacionalista Pravy Sektor, Dimytro Yaroch.

Varios representantes del Partido de las Regiones de Yanukovich ya manifestaron también su interés.

Timoshenko, que salió de la cárcel el día de la destitución de Yanukovich, dio el tono de su campaña al catalogar al presidente ruso Vladimir Putin como el enemigo número uno y prometiendo poner fin a «la agresión» de Rusia.

La veloz incorporación de esa península a Rusia fue condenada el jueves por una resolución no vinculante de la Asamblea General de la ONU, cuyo secretario general, Ban Ki-moon debe pronunciar este viernes un discurso ante el Consejo de Seguridad.

El ministerio ruso de Relaciones Exteriores denunció una «iniciativa contraproducente (que) no hace más que complicar la solución de la crisis política en Ucrania».

Las autoridades de transición en Kiev tratan de mantener la presión y alertan sobre la posibilidad de una intervención rusa en el este rusófono de Ucrania, donde manifestaciones separatistas congregan todos los fines de semana a miles de partidarios.

Obama destacó el miércoles la unidad de los países de la OTAN, que la semana próxima realizarán una reunión ministerial en Bruselas, ante la demostración de fuerza rusa en sus fronteras occidentales.

«Rusia está sola (…) los 28 miembros de la Unión Europea están unidos, los miembros de la OTAN están unidos», dijo en Bruselas.

En lo económico, el gobierno ucraniano proeuropeo puede congratularse de haber recibido el jueves la seguridad de una ayuda masiva de los occidentales: 27.000 millones de dólares en dos años, incluyendo una línea de crédito de 14.000 a 18.000 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional.

Comparte y opina: